Ganadería

© FAO/Ami VitaleEl cambio climático tiene efectos directos en la producción ganadera, e indirectos debido a los  cambios en la disponibilidad de forraje y pastos.  También determina el tipo ganado y como éste debe adaptarse a diferentes zonas agro-ecológicas, como también el número de animales que tienen capacidad de sostener las comunidades rurales.  Se espera además que el cambio climático afecte el ganado en términos de especies.

Las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por el ganado a través de la cadena de materias primas contribuye en un 9% de la emisión antropogénicas de dióxido de carbono, la emisión de metano es de 37%, y la emisión de oxido nitroso es de 65%.   Existen opciones técnicas que permiten mitigar las emisiones producidas por este sector, por ejemplo recuperación de carbono orgánico, secuestro de carbono por medio de la agroforestería, mejoramiento de dietas en los animales, mejor manejo de estiércol,  manejo cuidadoso de nutrientes.  La utilización de técnicas para biogás, es una manera de reducir las emisiones  provocadas por el manejo del estiércol y al mismo tiempo incrementa las ganancias y  provee beneficios ambientales.

Actividades de FAO

La FAO puede asistir en el monitoreo directo (recursos genéticos de los animales) e indirectos (disponibilidad de forraje y pastos) del efecto del cambio climático en el ganado, proporcionando advertencias tempranas para las diferentes zonas climáticas y asistir a los países en políticas de adaptación para la ganadería.   Adicionalmente la FAO puede trabajar con los campesinos quienes conocen por experiencia que tipos de animales deben producir o las variedades que mejor resisten al cambio de condiciones, para mitigar el impacto negativo que los rumiantes pueden tener en la emisión de gases,  recomendando cambio en los sistemas de crianza como dietas para los rumiantes y proporciones de producción.

FAO está trabajando en un proyecto con donantes múltiples, basado en la sede central de la institución llamado Ganadería medio ambiente y desarrollo (LEAD por sus siglas en inglés).  Su propósito es el de idear, promover estrategias y prácticas para la producción ganadera ecológicamente sostenible, al mismo tiempo preocuparse por  la reducción de la pobreza.  LEAD se centra en cuatro áreas principales de la interacción entre la  ganadería y el ambiente: (1) el rol de la ganadería en la deforestación,  (2) la contaminación del agua, el suelo a través de la intensificación de la concentración geográfica de la ganadería en países industrializados, (3) degradación de la tierra y desertificación debido a los sistemas de producción de ganadería extensiva,  y (4)  la coexistencia y competencia de la ganadería con la vida silvestre.

Publicaciones


última actualización:  miércoles 5 de diciembre de 2012