Suelo y agua

@FAO/Giulio Napolitano

La adaptación al cambio climático y la sistemas agrícolas requieren de resistencia para el exceso de agua (por intensas lluvias) o falta de agua (extensos periodos de sequías). Un elemento clave para responder a estos dos problemas es el suelo orgánico que mejora y estabiliza la estructura, de manera que los suelos puedan absorber una mayor cantidad de agua sin causar el lavado de la superficie, que también puede resultar en erosión del suelo, y en inundaciones en las partes bajas de las cuencas. Los compuestos de los suelos orgánicos también mejoran su capacidad de absorción durante la sequías.

FAO promueve sistemas agrícolas de cultivos bajos, y mantenimiento de la cobertura del suelo en forma permanente de manera que puede incrementar el suelo orgánico y reducir el impacto de las inundaciones, erosión, sequías, lluvias torrenciales, y vientos. Una amplia gama de prácticas de manejo de aguas agrícolas y tecnologías están disponibles y además de sistemas amortizadores de riesgos. FAO además da asistencia técnica para asegurar la humedad en los suelos con técnicas de conservación en los periodos secos y en las franjas de amortiguamiento, humus y reducción de escorrentía para reducir los riesgos de erosión del suelo en áreas donde la intensidad de lluvia incrementa.

Actividades de FAO

Mitigación

  • El desarrollo de herramientas para elaboración de modelos (sistemas mundiales de zonificación agro-ecológica) para evaluar la sostenibilidad de la producción de cultivos, incluyendo los cultivos biocombustibles, en diferentes condiciones del suelo, condiciones climáticas y del terreno.
  • El desarrollo de bases de datos y estadísticas sobre uso de la tierra (producción de cultivos, área de cosecha, y campos) en el ámbito sub-nacional, que son útiles para realizar modelos de impacto para el cambio climático y en los centros actuales de producción de alimentos con los subsecuentes cambios en los sistemas de uso de la tierra (producción agrícola).
  • El desarrollo de bases de datos mundiales y nacionales sobre suelos, que hacen directrices disponibles y forman capacidad humana para efectuar evaluaciones de la potencialidad de secuestro de carbono del suelo
  • El desarrollo de bases de datos sobre estadísticas del agua, facilitando la evaluación del aumento de la producción intensiva por medio de irrigación (y contribuir a reducir la expansión de áreas de cultivos a áreas con mayor potencial de secuestro de carbono, por ejemplo áreas forestales).
  • Promoción de técnicas para mejorar la productividad de la base de los recursos (por medio de manejo sostenible de la tierra y conservación de agua y suelo), de manera que se reduzca la expansión de las áreas de cultivo a áreas forestales.

Adaptación

  • Promoción de tecnologías/prácticas de manejo para el uso eficiente del agua.
  • Promoción del uso sostenible de la tierra/agricultura (cultivos, ganado, pastos y praderas, y bosques) y prácticas de manejo y tecnología que favorezcan el secuestro de carbono.
  • Desarrollo de marcos adaptados, y prácticas más completas para la evaluación y planificación participativa del uso de la tierra y el agua, incluyendo reformas apropiadas de tenencia, para facilitar a las comunidades a enfrentar mejor los impactos esperados del cambio climático.

Publicaciones


última actualización:  miércoles 5 de diciembre de 2012