Sistemas integrados y diversificados de alimentos y de energía 

Es importante desarrollar sistemas de producción que también respondan a las necesidades energéticas de los pequeños agricultores. Sin embargo, 3.000 millones de personas (aproximadamente la mitad de la población) dependen de fuentes de  energía basadas en la biomasa, insostenibles para responder a sus necesidades en cuanto a preparación de  alimentos y calor, mientras 1.600 millones de personas carecen de acceso a la electricidad (IEA, 2002. World Energy Outlook. Chapter 13. Energy and Poverty). En las comunidades rurales de los países en desarrollo esto desemboca a menudo en la invasión de los ecosistemas naturales, talando, por ejemplo, bosques para obtener combustible, provocando así mayores fuentes de emisión.  Los Sistemas integrados de alimentos y energía (SIAE; en inglés, IFES) tratan de abordar estos temas produciendo simultáneamente alimentos y energía.

Esto se traduce habitualmente en dos métodos principales: el primero combina productos alimenticios y utilizables para energía en la misma parcela de tierra, como, por ejemplo, en la agroforestería (plantación de árboles para leña y carbón vegetal); el segundo se logra utilizando subproductos/residuos de un tipo de producto para producir el otro, como, por ejemplo, biogás de los residuos del ganado, pienso animal derivado de restos del etanol del trigo o  bagazo para energía como subproducto de la producción de caña de azúcar con fines alimentarios. Mientras los sistemas simples de SIAE como la agroforestería o los sistemas de biogás están ampliamente extendidos, los más complejos se emplean raras veces debido a la capacidad técnica e institucional necesaria para ponerlos en práctica y mantenerlos, así como a la falta de apoyo político. La energía solar térmica, fotovoltaica, geotérmica, eólica e hidráulica son otras opciones y pueden incluirse en los SIAE, pese a su alto coste inicial y al apoyo especializado necesario para su instalación y servicio. 

Programa Nacional de Biogás, Vietnam

Vietnam se embarcó en un sistema integral de manejo de la  tierra, siguiendo los derechos sobre la tierra otorgados a campesinos individuales. Esto está  apoyado por la Asociación Vietnamita de Horticultores (VACVINA), que trabaja a todos los niveles y tiene la responsabilidad nacional de promover este concepto, llamado sistema integrado VAC. Implica el cultivo en huertos, la cría de peces y de animales para  conseguir un uso óptimo de la  tierra. Los combustibles tradicionales como la madera y el carbón para cocinar son cada vez más escasos y más caros, y pueden contribuir a la deforestación. Aumentar la producción ganadera en las comunidades rurales con una alta densidad de población tiene consecuencias sobre la salud y el medio ambiente por la cantidad de excrementos animales que se producen. Los digestores de biogás son parte de la solución aportada por esta iniciativa, utilizando los residuos para generar energía. Además, el estiércol líquido sobrante puede ser utilizado como fertilizante para mejorar la calidad del suelo. Se adoptó un enfoque con miras al mercado para diseminar las plantas, y el servicio prestado a quienes compran los digestores es exhaustivo. El cliente debe tener al menos de cuatro a seis cerdos o de dos a tres vacunos que proporcionen el estiércol animal. Ellos pagan el coste total de instalación de los digestores a los proveedores locales del servicio y operan el biodigestor siguiendo las instrucciones que estos les facilitaron previamente. Un biodigestor produce diariamente energía suficiente para cocina e iluminación. Todo esto mejora el medio ambiente, mientras los animales producen carne, leche y productos derivados de la pesca para el consumo local y la agricultura de subsistencia.

Fuente: FAO/Acción Práctica, 2009 

...más

  

Producción sostenible de alimentos y estiércol líquido en sistemas
agroforestales, RDC

Kinshasa, la capital de la República Democrática del Congo, tiene una población de ocho millones de personas y consume el equivalente a seis millones de toneladas de bioenergía al año. La ciudad está rodeada de prados y pequeños bosques. La bioenergía utilizada en los hogares urbanos consiste, principalmente, en madera combustible (carbón vegetal y leña). Las necesidades de carbón vegetal, y también  la mayoría de los alimentos amiláceos de la dieta (la casava y el maíz), se cubren con agricultura migratoria de tala y quema y con la carbonización de los pequeños bosques y sabanas con árboles, en deterioro continuo. La producción obtenida de este tipo de árboles se está haciendo cada vez más escasa y costosa. La fertilidad del suelo está disminuyendo, al igual que el rendimiento de los cultivos tras el
barbecho; las primaveras son cada vez más secas y los incendios forestales son cada día más frecuentes. El cultivo de tala y quema da lugar al barbecho forestal de uno a tres años después del cultivo, debido al agotamiento de las reservas del suelo. La mejora del barbecho forestal consiste en plantar leguminosas arbóreas, cuyas raíces, combinadas con microorganismos, fijan el nitrógeno atmosférico. Se acelera así la presencia de materia orgánica y el almacenamiento de nitrógeno en el suelo. Esto vale especialmente para las acacias, árboles también conocidos por su gran producción de biomasa/madera. Los árboles también pueden plantarse durante el periodo de siembra y seguir creciendo rápidamente tras la cosecha, durante la fase de barbecho.

...más

 

Biogás en Tailandia 

 El metano de los residuos del cerdo representa la principal fuente de emisiones de GEI derivada del ganado en Tailandia, donde se estima se duplicará el número de porcinos entre 2000 y 2020. Un proyecto piloto en diez granjas porcinas con una media anual de unos 131.200 cerdos reducirá las emisiones de metano derivadas del uso de los desperdicios de los animales con la instalación de sistemas de tratamiento  anaeróbico que recuperan el biogás para ser utilizado como energía. Se estima la reducción de emisiones en unas 58.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) equivalente al año (tCO2e/año). El proyecto está parcialmente financiado por estas reducciones a través de un Mecanismo de Desarrollo
Limpio del Protocolo de Kyoto. Se espera utilizar la electricidad producida para el consumo en la granja. Los residuos serán secados y utilizados como fertilizantes y enmienda del suelo. Además, el proyecto incluye actividades para la comunidad como la iluminación de las calles, acceso a agua potable, becas escolares, una máquina de fumigación de mosquitos, una tienda comunitaria y formación. Este proyecto es implementado por el Banco Mundial y la FAO. Es parte del proyecto de Gestión de los desechos pecuarios en Asia Oriental, cuyo objetivo ambiental general es reducir la contaminación terrestre y la degradación medioambiental provocadas por la ganadería 

...más

última actualización:  jueves 30 de diciembre de 2010