FAO.org

Inicio > Portal lácteo > Producción > Recursos forrajeros
Portal lácteo

Recursos forrajeros

En las condiciones que imperan en los países en desarrollo, la mala calidad de los alimentos (bajo nivel de digestibilidad y escaso valor nutritivo) es uno de los principales factores que limita la producción láctea. Los animales lecheros se alimentan a menudo con alimentos fibrosos, principalmente residuos de cultivos y pastos de mala calidad, con escaso contenido en de nitrógeno, minerales y vitaminas. Los camellos, los pequeños rumiantes, los búfalos de agua, los yak y los equinos tienen mayor capacidad de aprovechar el forraje de mala calidad que el ganado vacuno. Por ejemplo, se sabe que los búfalos de agua digieren alimentos de mala calidad mejor que el ganado, mientras que los caballos y burros son más eficientes en el reciclaje de la urea.

Los pequeños productores de leche de los países en desarrollo generalmente utilizan los recursos forrajeros disponibles localmente, como los pastos naturales, los residuos de cultivos, la hierba cortada, cultivos forrajeros y alimentos locales (entre ellos subproductos industriales). El pastoreo comunal es una práctica frecuente en todos los países en desarrollo. Los pastizales a menudo no son objeto de prácticas de conservación y tiene escasa calidad nutritiva. El pastoreo sin alimentación suplementaria es una práctica muy difundida en América Latina y algunas regiones de África. En la mayor parte de Asia y el Oriente Próximo, los animales lecheros se alimentan en gran medida con paja de cereales, con o sin suplementos de tortas de semillas oleaginosas y otros subproductos como el salvado.

El uso de suplementos (alimentos ricos en energía y/o proteínas) es particularmente importante para los animales lecheros, puesto que la producción de leche es un proceso de alto consumo de energía. Los pequeños productores lecheros generalmente no pueden utilizar suplementos convencionales como concentrados a base de cereales, tortas de semillas oleaginosas y minerales debido a su elevado costo y reducida disponibilidad. Por tanto, la producción lechera de los pequeños productores depende principalmente de las fluctuaciones estacionales de la calidad y cantidad del forraje natural. La conservación del forraje como heno o ensilado permite producir y vender leche durante los períodos de escasez de alimentos. Los productores de leche de África y Asia están utilizando de manera creciente forraje de árboles y arbustos (frescos, secos o elaborados) para superar los elevados costos de los piensos y hacer frente a las fluctuaciones estacionales de otras fuentes de forraje.

¿Sabía que?

  • En los países en desarrollo, los animales lecheros compiten menos directamente con los seres humanos por los alimentos debido al uso limitado de concentrados.
  • El rendimiento lácteo es mayor cuando los animales lecheros paren durante la estación húmeda, debido a la elevada disponibilidad de alimentos y agua.
  • La mayoría de los recursos forrajeros tropicales son pobres de nitrógeno y minerales y ricos en fibras.