Director General  QU Dongyu
Declaración del Director General de la FAO Qu Dongyu

Conferencia Regional Oficiosa para América del Norte de 2020 - Sesión plenaria 

Discurso del Director General de la FAO, Sr. QU Dongyu

22 de octubre de 2020

Traducción de la intervención preparada en inglés

 

Excelentísimos señores ministros,

Distinguidos delegados,

Señoras y señores:

1. Me complace sobremanera acompañarles hoy con ocasión de la Conferencia Regional Oficiosa para América del Norte. Comenzamos esta mañana con las celebraciones del 75.º aniversario de la FAO, donde subrayé cuán profundamente apreciamos nuestras raíces norteamericanas. 

2. Aun en medio de la guerra y el caos, el Presidente Franklin D. Roosevelt tuvo visión global y el liderazgo para prever la necesidad de una organización internacional permanente con miras a combatir el hambre, la inanición y las endemias en buena parte del mundo. La conferencia de Hot Springs (Virginia) condujo a la creación de la FAO, que nació formalmente el 16 de octubre de 1945, en el transcurso de la celebración de su primera conferencia en el hotel Chateau Frontenac de Quebec, bajo la presidencia del Honorable Sr. Lester B. Pearson, quien más tarde llegó a convertirse en primer ministro del Canadá, y la vicepresidencia del Excmo. Sr. P. W. Tsou de China.

3. En los últimos siete decenios y medio, la relación de la FAO con estas dos grandes naciones no ha hecho sino ahondarse. Siempre nos hemos beneficiado ampliamente de las recomendaciones y el apoyo recibidos del Canadá y los Estados Unidos de América, y estamos deseosos de estrechar aún más esa relación.

4. Hoy, aprovecharé la oportunidad para destacar algunas de las esferas temáticas relevantes para América del Norte y la FAO. Sé que ya han tenido una sesión informativa previa a la presente conferencia, de dos días de duración, con mis colegas de aquí en Roma, donde discutieron acerca de muchos ámbitos de interés y preocupación. Me alegro de que así haya sido y acojo con satisfacción este tipo de iniciativas de cara al futuro. 

5. Los temas a los que aludiré brevemente son: A) la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) y la respuesta de la FAO; B) la Iniciativa Mano de la mano; C) las emergencias; D) la innovación; E) la Plataforma Internacional para la Alimentación y la Agricultura Digitales, y F) la reforma estructural y de la gobernanza.

Permítanme empezar con la cuestión que nos afecta a todos actualmente: la COVID-19.

A. La pandemia de la COVID-19 y la respuesta de la FAO 

6. Aunque pueda parecerles frívolo, lamento que la COVID-19 me hiciera perder la ocasión de visitar la hermosa ciudad de Quebec y de reunirme presencialmente con todos ustedes para conmemorar el 75.º aniversario de la FAO y entrevistarnos personalmente.

7. Pero esta aflicción no es ni mucho menos comparable al pesar tan profundo por la pérdida de vidas, la destrucción de medios de vida logrados con tanto esfuerzo y el sufrimiento que esta pandemia ha acarreado al mundo.  

8. Sabemos que cientos de millones de personas ya eran víctimas del hambre y la malnutrición antes de que el virus nos golpeara. La recesión económica que se está desencadenando a escala mundial ha empeorado la situación, aumentando la probabilidad de que cerca de 130 millones de personas más sufran hambre crónica de aquí a finales de 2020.

9. Las investigaciones de la FAO revelan que las medidas para controlar el brote del virus han entorpecido el funcionamiento de las cadenas de suministro alimentario mundial, echado por tierra medios de vida, ocasionado escasez de mano de obra, repercutido en el suministro de insumos agrícolas, clausurado instalaciones de elaboración y, sobre todo, restringido el acceso a alimentos, esto último debido principalmente a la recesión económica y la pérdida de empleos. 

10. La FAO respondió rápidamente a estos desafíos y puso en marcha una serie de instrumentos para respaldar análisis de políticas y evaluar la repercusión de la COVID-19 en la alimentación y la agricultura, las cadenas de valor, los precios de los alimentos y la seguridad alimentaria en todo el planeta.

11. Seguimos comprometidos a proporcionar los datos más recientes y asesoramiento sobre políticas a nuestros Miembros, así como a reducir al máximo los efectos de la COVID-19 en la seguridad alimentaria y la nutrición.

12. Hemos adoptado multitud de medidas al respecto. Permítanme destacar algunas de ellas: 

13. Elaboramos un Programa exhaustivo e integral de respuesta y recuperación de la COVID-19 para afrontar, de manera proactiva y sostenible, las repercusiones socioeconómicas de la pandemia.

14. Mediante análisis exhaustivos, las consultas puestas en marcha con nuestras oficinas sobre el terreno y conversaciones bilaterales con los asociados que aportan recursos, determinamos siete ámbitos de actuación fundamentales, necesarios para garantizar un apoyo rápido y continuo a las comunidades más vulnerables:

  • El Plan Mundial de Respuesta Humanitaria está ayudando a combatir los efectos de la COVID-19 y salvaguardar los medios de vida en contextos de crisis alimentaria.
  • Los datos para la toma de decisiones están garantizando los datos y el análisis de calidad para brindar apoyo eficaz en materia de políticas relativas a los sistemas alimentarios y el Hambre cero.
  • La inclusión económica y la protección social para reducir la pobreza están garantizando repuestas a la COVID-19 en favor de los pobres para una recuperación económica inclusiva después de la pandemia.
  • Las normas de comercio e inocuidad alimentaria facilitan y aceleran el comercio alimentario y agrícola durante la pandemia de COVID-19 y posteriormente.
  • El fomento de la resiliencia de los pequeños productores para la recuperación está protegiendo a los más vulnerables, promoviendo la recuperación económica y mejorando las capacidades de gestión de riesgos.
  • La prevención de próximas pandemias a causa de zoonosis está reforzando y ampliando el enfoque “Una salud” con miras a evitar las pandemias de origen animal.
  • La transformación de los sistemas alimentarios consiste en construir para transformar durante la respuesta y recuperación.

15. En concreto, el exhaustivo Programa de la FAO de respuesta y recuperación de la COVID-19 está aprovechando el poder de convocatoria de la Organización para dirigir los esfuerzos internacionales mediante un enfoque multilateral flexible, que presta apoyo a las asociaciones adaptadas a cada caso y permite establecer vínculos entre los donantes y las personas que más asistencia necesitan. Brinda a los asociados oportunidades únicas para demostrar sus valores, aumentar su repercusión y alcanzar objetivos humanitarios y de desarrollo. 

16. Todo ello precisa de los recursos financieros que sean oportunos, en cantidades suficientes. La FAO está pidiendo una inversión inicial de 1 300 millones de USD para proporcionar una respuesta mundial ágil y coordinada. Esto es necesario para asegurar una alimentación nutritiva para todos, durante y después de la pandemia. Tengo la convicción de que los gobiernos y donantes privados, así como todos nuestros asociados, estarán a la altura de las circunstancias y garantizarán los fondos necesarios para esos cruciales esfuerzos.

La asociación es justamente el vehículo perfecto para permitirme pasar a la segunda esfera temática: la Iniciativa Mano de la mano.

B. Iniciativa Mano de la mano 

17. La Iniciativa Mano de la mano tiene menos de un año de vida, pero en este corto espacio de tiempo ha demostrado una capacidad excepcional para servir como plataforma perfecta para impulsar los esfuerzos de desarrollo. Es una iniciativa ambiciosa, pero albergo la esperanza de que, en los próximos años, todos seamos testigos de resultados tangibles. 

18. Puse en marcha la Iniciativa Mano de la mano con el objetivo de terminar con la pobreza y el hambre en los países que carecen de recursos y capacidades para lograrlo por sí mismos, o que se han visto duramente golpeados por el conflicto, la crisis o el cambio climático.  

19. Se trata de una iniciativa basada en hechos comprobados, controlada y dirigida por los países, que se ajusta a los principios consagrados en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y las aspiraciones de la Agenda 2030.

20. Su misión otorga prioridad a las medidas destinadas a erradicar la pobreza (ODS 1) y poner fin al hambre y a todas las formas de malnutrición (ODS 2), acelerando la transformación agrícola y el desarrollo rural sostenible.

21. Hasta la fecha, se han sumado a la iniciativa 27 países en calidad de beneficiarios, y varios otros han manifestado que esperan hacerlo en breve. 

22. De mis consultas con los gobiernos, les anticipo que nos aproximaremos a los cincuenta países antes de que finalice el año.

23. Permítanme presentarles algunos de los elementos esenciales de la iniciativa:  

  • En primer lugar, utilizamos análisis avanzados y un marco de sistemas agroalimentarios orientados a los mercados para diferenciar territorios y establecer dónde existen grandes posibilidades de desarrollo sostenible de la producción agroalimentaria y los servicios de las cadenas de valor. 
  • En segundo lugar, consultamos con una amplia variedad de partes interesadas a fin de determinar lo que se necesita para desarrollar ese potencial y buscar asociados que puedan proporcionar los medios de ejecución necesarios. 

24. Ambas medidas culminan en un plan integral de inversión —una hoja de ruta para la transformación con miras a liberar el potencial del país y facilitar un acuerdo a fin de que los asociados colaboren entre sí—.

25. La clave está en reunir asociados de primera clase, de los sectores público y privado, que cuenten con los medios y capacidades para concretar el plan, y puedan comprometerse a ello.

26. Creo firmemente que, en adelante, una asociación sostenible con el sector privado ofrecerá numerosas ventajas mutuas, que trasciendan la mera recepción de fondos. 

27. Las asociaciones para la transformación constituirán una base sólida sobre la que se vaya asentando la Iniciativa Mano de la mano. Confío en que este enfoque redunde en beneficios sumamente abundantes y garantice a los donantes un uso fructífero de sus fondos.

Esto me lleva a la tercera esfera temática, que deseo abordar: la labor de la FAO relativa a las amenazas emergentes y las emergencias.

C. La FAO y las nuevas amenazas 

28. Recordarán que en la versión más reciente del Informe mundial sobre las crisis alimentarias, de septiembre, se informaba de que más de 100 millones de personas en 27 países se habían visto afectadas por situaciones de inseguridad alimentaria aguda en grado de crisis o aún peor, lo que indicaba un deterioro general en muchos países desde principios de año. 

29. La pandemia ha seguido exacerbando las vulnerabilidades de las comunidades de mayor riesgo frente a las perturbaciones existentes y emergentes, en particular los conflictos, los choques climáticos y los peligros naturales.

30. Muy pronto, se publicará el segundo informe conjunto de la FAO y el PMA sobre los lugares críticos con respecto al hambre, donde se destaca en particular el considerable deterioro de la situación de inseguridad alimentaria aguda en varios países, como Burkina Faso, el noreste de Nigeria, Sudán del Sur y el Yemen. 

31. Permítanme recordarles que hasta el 80 % de las personas que viven en esos contextos dependen de la agricultura para subsistir.

32. En 2019, la FAO llegó, mediante su programa de emergencia y resiliencia, a más de 35 millones de personas —y me gustaría dar las gracias a los Estados Unidos de América por ser uno de los mayores contribuyentes a esos esfuerzos. 

33. El apoyo a la agricultura de emergencia en contextos de crisis aumenta rápidamente la producción alimentaria, garantiza el acceso de las personas a los alimentos y sienta las bases de la resiliencia y de una mayor estabilidad.

34. Y permítanme reconocer aquí la función catalizadora que el Canadá ha desempeñado en la financiación de las iniciativas conjuntas de resiliencia de los OSR en el plano nacional, que ha permitido incorporar a otros asociados y ha ayudado a allanar el camino para la puesta en marcha de la Red mundial contra las crisis alimentarias, en la que tanto el Canadá como los Estados Unidos de América están cada vez más implicados. 

35. Una forma eficaz de abordar los crecientes niveles de hambre aguda es la adopción inmediata de medidas a escala para salvaguardar los medios de vida y mantener la producción de alimentos de las personas a fin de prevenir una crisis. 

36. Las medidas preventivas sustentadas en sistemas de advertencia temprana y evaluaciones del riesgo de desastres que resulten eficaces pueden salvar millones de vidas y medios de subsistencia en tiempos de crisis. 

37. “Alerta temprana y acción temprana” es, por tanto, un principio básico de mi Administración en la FAO para hacer frente a los posibles riesgos para el sistema agroalimentario mundial, incluso antes del brote más reciente de langosta y la pandemia de COVID-19. 

38. El Servicio de información de la FAO sobre la langosta del desierto, por ejemplo, desempeña un papel crucial en la declaración de alertas tempranas de brotes de langosta inminentes, como el rebrote de 2020 en y allende el Cuerno de África. 

39. Gracias a la respuesta rápida y generosa de nuestros asociados a estas alertas, incluidos del Canadá y los Estados Unidos de América, la operación dirigida por la FAO ha protegido los medios de vida de 13 millones de personas, ha salvado cereales suficientes para alimentar a 11,4 millones de personas durante un año, ha evitado daños por valor de más de 512 millones de USD y ha librado a más de 685 000 hogares de pastores de la pérdida de sus medios de subsistencia y de la indigencia.

40. ¡Y salvar esos medios de vida significa salvar vidas!

Pasemos a la innovación. Desde el primer día que tomé posesión del cargo de DG de la FAO, la innovación ha sido una esfera prioritaria de mi Administración. 

D. Innovación 

41. Creo que la innovación es el motor fundamental, que transformará los sistemas alimentarios, sacará a los agricultores en pequeña escala y familiares de la pobreza y ayudará al mundo a lograr la seguridad alimentaria, la agricultura sostenible y los ODS, en particular el ODS 1 y ODS 2. Constituye el núcleo de nuestra labor.

42. La innovación agrícola implica soluciones tecnológicas, como las aplicaciones, los drones y nuevos tipos de maquinaría agrícola, pero no se limita a las nuevas tecnologías. La innovación mediante diferentes procesos sociales, orgánicos o institucionales, tales como nuevas clases de servicios de crédito, extensión o comercialización, es igualmente importante. 

43. Más aún, es esencial comprender que la innovación trasciende todas las dimensiones del ciclo alimentario a lo largo de la cadena de valor.

44. En diciembre de 2019, el Consejo de la FAO aprobó mi propuesta de establecer una nueva Oficina para la Innovación para ayudar a garantizar que la Organización aplicara la ciencia y la tecnología modernas y adoptara enfoques innovadores en su trabajo, a nivel externo e interno.

45. Recientemente, hemos designado a nuestro primer Científico Jefe, que formará parte del grupo directivo superior de la Organización de apoyo a las innovaciones en todas las esferas de nuestro mandato: la Sra. Ismahane Elouafi, una científica canadiense-marroquí muy respetada, que ha desarrollado gran parte de su carrera en la Agencia de Inspección Alimentaria del Canadá. 

46. Estoy seguro de que todos estarán de acuerdo en que necesitamos del poder de la innovación para alimentar a una población en aumento, afrontar el desafío de unas condiciones meteorológicas extremas, intensificar la producción agrícola en forma sostenible, apoyar eficazmente a los pequeños agricultores e incrementar su productividad con el fin de ayudar a aprovechar el potencial de los agronegocios, y empoderar a mujeres y jóvenes.

47. En síntesis, necesitamos innovaciones para crear soluciones mundiales. Debe estar en nuestro ADN.

Una de las muchas formas en que me propongo recurrir a la innovación es propiciando una revolución digital en la agricultura mundial. Permítanme extenderme un poco al respecto.

E. Plataforma Internacional para la Alimentación y la Agricultura Digitales.

48. La promoción de la agricultura digital y el desarrollo rural digital se encontraban entre las cinco medidas de mi campaña para las elecciones al cargo de Director General de la FAO.

49. Destaqué que debería empoderarse a los agricultores con tecnologías digitales en su lucha contra la pobreza y recalqué la necesidad de trabajar para reducir la asimetría digital entre los países y las regiones y las ciudades y el campo.

50. Las tecnologías digitales ofrecen oportunidades únicas para mejorar la producción y el comercio de alimentos, especialmente en el caso de los pequeños agricultores, y ayudarnos a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

51. En enero de 2019, el Foro Mundial sobre la Alimentación y la Agricultura pidió a la FAO que elaborase, en consulta con otras organizaciones internacionales, una nota de exposición de conceptos acerca del establecimiento de una Plataforma Internacional para la Alimentación y la Agricultura Digitales. 

52. Esta propuesta era el resultado de una consulta abierta e inclusiva con aproximadamente 355 partes interesadas de más de 100 organizaciones que habían contribuido activamente a su elaboración.

53. En el comunicado del Foro Mundial sobre la Alimentación y la Agricultura de fecha 18 de enero de 2020 se pedía a los órganos rectores de la FAO que apoyaran un proceso con vistas al establecimiento de la Plataforma internacional.

54. El Consejo de la FAO hizo suyos los informes en los que se presentaba la propuesta de que la Organización hospedase la Plataforma y solicitó el examen de su mandato por los comités técnicos y el Comité del Programa. Los Comités de Agricultura y Forestal ya han realizado este examen.

55. La Plataforma Internacional tiene como objetivo facilitar un foro inclusivo de múltiples partes interesadas en el que detectar y debatir los posibles riesgos y beneficios de la digitalización en los sectores de la alimentación y la agricultura. Sirviéndose del diálogo, la Plataforma:

a. fomentará la coordinación y reducirá la brecha entre los foros internacionales y multilaterales del ámbito de la economía digital y de la alimentación y la agricultura, y aumentará la sensibilización sobre cuestiones específicas de la digitalización de los sectores agrícola y alimentario; y

b. ofrecerá a los gobiernos recomendaciones sobre políticas, como directrices voluntarias u otros instrumentos no jurídicamente vinculantes, con miras a facilitar la adopción de decisiones en niveles superiores. 

56. El hospedaje de la Plataforma internacional por la FAO se logrará mediante un mecanismo de coordinación flexible, ágil y consensual, al tiempo que se cumplen los reglamentos, normas y procedimientos de la Organización. La participación en este mecanismo es opcional y los costos se sufragarán mediante contribuciones voluntarias.

57. Sin embargo, el acceso de la Plataforma a fondos suficientes para financiar su actividad determinará cuán eficaz puede ser para alcanzar sus objetivos.

58. Apelo a todos ustedes a pensar en grande para descubrir su verdadero potencial. La agricultura digital es el futuro y debemos esforzarnos extraordinariamente a fin de que se convierta en una realidad para todos los agricultores familiares del planeta.

Hasta el momento, he hablado de algunas de las esferas temáticas relevantes y de las nuevas iniciativas que he introducido en la FAO. Pero nada de lo que he tratado es posible sin una buena gobernanza y transparencia en la Organización.

F. Reformas de la gobernanza y orgánicas de la FAO 

59. Nuestras disposiciones en materia de gobernanza se rigen por la visión de una FAO dinámica, eficiente y eficaz.

60. Gracias a la adopción de las tecnologías más recientes y la flexibilidad de los empleados de la FAO y de nuestros Miembros, hemos asegurado la buena continuación de las deliberaciones y consultas de los órganos rectores mediante reuniones virtuales. La reunión de hoy es un ejemplo excelente de lo bien que nos hemos adaptado.

61. Estos métodos innovadores de trabajo han garantizado la posibilidad de hacer progresos en la aplicación de los ajustes necesarios en el programa y disposiciones orgánicas de la FAO, así como en las consultas sobre el futuro Marco estratégico.

62. Todos ustedes están muy al tanto de la modernización de la gobernanza interna, que incluyó la introducción de un organigrama ágil y flexible para reflejar un enfoque modular moderno, poniendo fin a la compartimentación, alentando la colaboración y permitiéndonos responder mejor a las necesidades emergentes y a los cambios de prioridades. 

63. Ya estamos cosechando los beneficios de esos cambios en la pandemia, durante la cual la FAO se ha adaptado con rapidez y eficacia, especialmente dando un gran salto hacia su propia digitalización.

64. Ahora existe un grupo directivo superior integrado por los tres directores generales adjuntos, el Economista Jefe, la Científica Jefe y el Director de Gabinete, que me prestan apoyo en todos los ámbitos de competencia de la Organización.

65. Todos los jefes de oficinas, centros y divisiones rinden cuentas al equipo directivo superior, creando así una organización plana con una rendición de cuentas y un marco de control interno potentes que permiten las sinergias, las consultas y el intercambio de información en toda la Organización.

66. De ahora en adelante, nuestro trabajo se medirá con arreglo a cinco metas: ser “concreto, tangible, participativo, transparente y cohesivo”.

Observaciones finales

Queridos amigos:

67. Podría proseguir con mis ideas y visiones de la FAO y la agricultura mundial, pero quiero ceñirme al tiempo que nos queda en aras de las importantes deliberaciones que nos esperan en los próximos dos días.

68. Baste señalar que siempre me atreveré a soñar con un mundo mejor, un mundo sin pobreza ni hambre, y que no cejaré en mi empeño de hacer realidad ese sueño.

69. Soy un hombre con prisa, pues quiero asegurarme de que a los 700 millones de almas hambrientas no les vuelva a faltar alimento.

70. Pero no puedo hacerlo solo. Con toda humildad, les tiendo mi mano e invito a todos a unirse a nosotros y ayudar a la FAO a cumplir sus propósitos.

71. Quisiera dar las gracias a los Gobiernos del Canadá y los Estados Unidos de América por ser asociados fundamentales de la FAO y por su continuo apoyo.

72. ¡Les deseo unas fructíferas deliberaciones!

Gracias.

Send
Print