Previous PageTable Of ContentsNext Page

TENDENCIAS Y SITUACIÓN ACTUAL DE LAS PLANTACIONES FORESTALES

Términos y definiciones

La interrogante relativa a cuál es la función que las plantaciones forestales podrían desempeñar para satisfacer la futura demanda de Madera se halla inextricablemente vinculada con los patrones de distribución del establecimiento de las plantaciones en el pasado, el presente y el futuro. En efecto, la superficie de árboles presentes en el terreno determina la producción en el futuro inmediato. La plantación futura depende de los recursos disponibles, las tasas de rendimientos observadas, los éxitos logrados con anteriores programas de plantación y las percepciones de futuros desequilibrios entre la oferta y la demanda.

Desafortunadamente, sin embargo, como se mencionó supra, una información cabal de inventarios forestales relativa a los recursos de plantaciones escasea y es virtualmente inexistente (al menos en el sector público) a nivel mundial. Esto obedece a distintas razones, y una de las principales consiste en la dificultad de efectuar una diferenciación entre bosques naturales y plantaciones forestales. Como señalan Solberg et al (1996):

"La estimación de la superficie de plantaciones forestales presenta diversos desafíos. El términos "plantación" posee significados diferentes , y aun cuando se dispone de una definición precisa, no puede aplicarse a nivel mundial."

Por lo general, una plantación forestal se define de acuerdo con el grado de intervención del hombre en el establecimiento u ordenación del bosque. En muchos casos, puesto que existen múltiples prácticas silvícolas aplicadas en la ordenación forestal intensiva, la diferencia entre un bosque seminatural y una plantación es fundamentalmente arbitraria: en otras palabras, la plantación forestal depende de la opinión del clasificador.

En el marco del programa relativo a la FRA 2000, las plantaciones forestales en las regiones tropicales y subtropicales se definen como:

Rodales forestales establecidos mediante la plantación o siembra durante el proceso de forestación o reforestación. Pueden estar formados sea:

de especies introducidas (todos rodales plantados); o

rodales de especies nativas sometidos a manejo intensivo que cumplen todos los requisitos siguientes: una o dos especies al momento de la plantación, clases de edad pareja y espaciamiento regular. (FAO, 1998).

 

Por lo que se refiere a los países estudiados en el componente de bosques templados y boreales de la FRA 2000, se ha añadido la siguiente especificación (relacionada con la intensidad de la ordenación) a la definición anterior:

Se excluyen: los rodales que se establecieron como plantaciones pero que han permanecido sin recibir manejo intensivo por un lapso considerable. Esos bosques deberían considerarse seminaturales (ONU, 1997).

Las definiciones anteriores contienen diversas ambigüedades. Por ejemplo, ┐cómo debe definirse "espaciamiento regular", sobretodo cuando un rodal se ha establecido mediante siembra al voleo? Igualmente, las definiciones de "manejo intensivo" y "lapso considerable" dejan abierta la interpretación, y la dimensión de la superficie respecto del requisito de clase de edad uniforme no se especifica (es decir, ┐debe referirse a compartimientos, bloques de bosques o a una unidad de ordenación completa?).

En general, un cierto nivel de ambigüedad se hace necesario a fin de asegurar que la definición pueda aplicarse a un amplio abanico de bosques a través del globo terrestre y también que esa definición permanezca estable a lo largo del tiempo. No obstante, existe obligatoriamente un término medio entre la especificidad y la consistencia. Por ello, en el ámbito de estas definiciones, diversos países con sectores forestales importantes, como Finlandia, Alemania y el Canadá declaran no poseer ninguna plantación forestal. Por el contrario, países vecinos, con prácticas y filosofías forestales análogas, señalan la presencia de considerables superficies de plantaciones.

En resumidas cuentas, los sistemas de ordenación forestal y silvícolas existen como un proceso continuo en que los bosques "naturales" y "artificiales" ocupan diversas porciones, si bien perceptiblemente entremezcladas, de esa gama. Por esta razón, en muchos aspectos, y en especial por lo que se refiere a las zonas de bosques templados y boreales, el intento de establecer una demarcación entre bosques naturales y plantaciones es inexacto y equívoco.

El área de plantaciones forestales en 1995

El Estudio de las Perspectivas Mundiales de los Productos Forestales relativo a 1990 (FAO, 1995a) estimó que en ese año la totalidad de la superficie mundial de bosques era de 3 511 millones de hectáreas. Esta cifra se actualizó en el informe de la Situación de los Bosques en el Mundo de 1997 (FAO, 1997), en que se proporcionó una estimación para 1995 de 3 454 millones de hectáreas. Sin embargo, las plantaciones forestales representan sólo una porción muy reducida de la superficie forestal mundial. Los cálculos más recientes en este sentido para 1995 indican 123,7 millones de hectáreas, o un 3,6 por ciento, aproximadamente, de toda la superficie forestal mundial en 1995 (véase: Pandey (1997) para los países tropicales y subtropicales; y ONU (2000) para los países templados y boreales).

En la Figura 1 se indica la distribución geográfica del área estimada de plantaciones forestales en el mundo en 1995. En ella puede apreciarse que Asia contiene la mayor proporción mundial de plantaciones forestales, con poco menos de la mitad de la superficie total.

 


Figura 1: distribución mundial de plantaciones forestales por regiones en 1995

Fuentes principales: ONU (2000); Pandey (1997); y FAO (1995a).

 

Aún más revelador, sin embargo, es la parte total de los recursos de plantaciones forestales mundiales que poseen tan sólo unos cuantos países. Cada uno de los siguientes cinco países ha establecido más de 10 millones de hectáreas de plantaciones: China (21,4 millones ha); Estados Unidos de América (18,4 millones ha); Federación de Rusia (17,1 millones ha); la India (12,4 millones ha); y el Japón (10.7 millones ha). En conjunto, esos cinco países representan el 65 por ciento de todos los recursos de plantaciones forestales.

La concentración global de recursos de plantaciones en unos pocos países está ulteriormente demostrada por el hecho de que únicamente otros 13 países poseen un área de plantaciones mayor de un millón de hectáreas. Así pues, 18 países albergan el 87 por ciento de las plantaciones forestales del mundo. Entre los países que cuentan con menos de 10 millones de hectáreas de plantaciones, los de mayores dimensiones se hallan en Ucrania (4,4 millones ha), el Brasil (4,2 millones ha) e Indonesia (3,0 millones ha).

En el Cuadro 1 se presentan las estimaciones globales de las superficies de plantaciones industriales y no industriales en 1995, con inclusión de estadísticas para los países con las mayores superficies de plantaciones forestales. En el apéndice III figura un resumen de los datos sobre las superficies de plantaciones forestales relativas a todos los países incluidos en el presente estudio.

Cuadro 1: Distribución de plantaciones forestales por principales países y regiones en 1995

País o región

Superficie de la plantación forestal (en millones ha)

 

Industrial

No industrial

Total

América del Norte y Central

18,9

0,3

19,2

Estados Unidos

18,4

0,0

18,4

América del Sur

5,4

2,8

8,2

Asia

41,8

15,1

56,9

China

17,5

3,9

21,4

India

4,1

8,3

12,4

Japón

10,7

0,0

10,7

Oceanía

2,7

<0,1

2,7

África

3,6

2,2

5,7

Europa

8,7

0,0

8,7

Países de la antigua URSS

22,2

0,0

22,2

Federación de Rusia

17,1

0,0

17,1

Total

103,3

20,4

123,7

Fuentes principales: ONU (2000); Pandey (1997); y FAO (1995a).

Principales especies cultivadas en las plantaciones forestales

A través de las zonas templadas y tropicales se extienden diversos países con importantes recursos de plantaciones forestales. La dificultad de distinguir en modo preciso entre las plantaciones tropicales y las templadas en esos países se debe a que éstos han sido clasificados como pertenecientes por completo a un grupo o al otro, por lo general (pero no siempre) dependiendo de su condición de país desarrollado o en vías de desarrollo. Esto se traduce en una ligera predisposición a colocar los países que se hallan en la zona de división de las áreas tropicales y templadas en la categoría tropical y subtropical. En la Figura 2 se muestra una clasificación amplia de los países utilizados en el presente documento.


Figura 2
: Clasificación de los países como tropicales y subtropicales o templados y boreales

No tropicales

Tropicales/subtropicales

En un nivel muy amplio, las plantaciones del mundo pueden dividirse en tropicales y subtropicales, y templadas y boreales. A su vez, esas áreas pueden dividirse en plantaciones forestales de frondosas y coníferas. Se estima que en 1995 los recursos de plantaciones forestales tropicales y subtropicales abarcaban 55,4 millones de hectáreas, o el 44,7 por ciento de los recursos mundiales. Se calcula que las especies latifoliadas cubren 31,4 millones de hectáreas, o cerca del 56,7 por ciento del área de plantaciones tropicales y subtropicales. Las especies de coníferas, en cambio, ocupan 24 millones de hectáreas. Se considera que las plantaciones en los países templados y boreales abarcan 68,3 millones de hectáreas, y en ellas dominan las especies de coníferas (cerca de 60,7 millones de hectáreas, o el 88,9 por ciento de los recursos de plantaciones de esas zonas). Por su parte, las plantaciones de frondosas se extienden por 7,6 millones de hectáreas. En la Figura 3 se presenta una síntesis de tales cifras.

Figura 3: recursos de plantaciones forestales mundiales por tipo y superficie (1995)

Fuentes: plantaciones forestales tropicales y subtropicales, Pandey (1997); plantaciones forestales templadas y boreales, compilación de diferentes fuentes.

 

Plantaciones tropicales y subtropicales

En las plantaciones tropicales predominan dos géneros: Eucalyptus y Pinus. En conjunto, estos dos grupos de especies representan el 43,4 por ciento de las áreas de plantaciones tropicales. Entre otras especies de importancia figuran Acacia, Tectona grandis, y Gmelina arborea. Pandey (1997) observa, sin embargo, que existe una amplia variedad de especies (más de 100) utilizadas en las plantaciones tropicales y subtropicales. En el Cuadro 2 se proporciona un desglose de las estimaciones relativas a las superficies de plantaciones tropicales por grupos de especies en 1995. La importancia de las especies menores en dichas plantaciones queda demostrada por la superficie abarcada por las especies clasificadas como "otras coníferas" u "otras frondosas", y que equivale al 41,6 por ciento del total (si bien en algunos casos tales plantaciones podrían constituir plantaciones de especies no identificadas de Pinus o Eucalyptus). Alrededor de 6 millones ha de "otras coníferas" comprenden plantaciones de Cunninghamia lanceolata en China. Esta especie no se llega a plantar en gran escala en ninguna otra región, pero las grandes dimensiones de la superficie presente en China la convierten en una de las especies plantadas más extensivamente en el mundo. Las especies de Leucaena y otras especies afines con finalidades múltiples así como especies forrajeras integran una considerable porción de "otras frondosas".

Cuadro 2: superficie neta de plantaciones forestales tropicales y subtropicales por especies (1995)

Especies

Porcentaje de superficie total

Superficie

(en ha)

Acacia auriculiformis

1,4

757 655

Acacia mangium

0,8

454 370

Acacia mearnsii

0,6

325 292

Otras acacias

4,2

2 366 990

Especies de Casuarina

1,4

787 200

Dalbergia sissoo

1,1

626 020

Especies de Eucalyptus

17,7

9 949 588

Gmelina arborea

0,7

418 050

Swietenia macrophylla

0,3

151 214

Especies de Terminalia

0,5

303 957

Tectona grandis

4,0

2 246 559

Otras frondosas

24,7

13 920 826

Pinos de crecimiento rápido

10,5

5 923 754

Otros pinos

15,3

8 614 480

Otras coníferas

16,8

9 479 495

Total

100,0

Nota: el total se deriva directamente de Pandey (1997, y difiere ligeramente de la superficie total de plantaciones tropicales mencionada en el resto del documento, ya que para algunos países tropicales se ha recolectado información actualizada acerca de la superficie total de plantaciones. Los pinos de rápido crecimiento incluyen: Pinus caribaea y Pinus oocarpa en las zonas tropicales); Pinus radiata y Pinus elliottii (en las áreas subtropicales y templadas de los países tropicales y subtropicales); y Pinus patula (en las tierras altas tropicales).

Las especies de Eucalyptus se plantan abundantemente en todo el trópico y en particular en las regiones subtropicales. Los países que poseen los mayores recursos de este tipo de plantación son: la India (3,1 millones de hectáreas); el Brasil (2,7 millones de hectáreas); Sudáfrica (557 000 hectáreas); y Viet Nam (479 000 hectáreas), que en conjunto representan el 69 por ciento de todos los recursos de plantaciones de Eucalyptus.

También las especies de pinos de crecimiento acelerado, en especial Pinus caribaea, se plantan extensivamente. Con todo, las plantaciones más amplias de Pinus están situadas en las regiones templadas de los países incluidos en la clasificación de tropicales y subtropicales. Las plantaciones de Chile (1,4 millones de hectáreas), Australia (833 000 hectáreas) y Sudáfrica (757 000 hectáreas) están dominadas por Pinus radiata. Esos países, junto con el Brasil (1,1 millones de hectáreas), poseen las plantaciones de pinos de mayores dimensiones de los países clasificados como tropicales o subtropicales. La especie Pinus patula ocupa más de un millón de hectáreas en África Sudoriental, mientras que en China 6,4 millones de hectáreas están cubiertas por pinos de crecimiento más lento.

Otras especies son menos difundidas. Las acacias se plantan principalmente en África, Indonesia y en el subcontinente indio: la teca (Tectona grandis) crece predominantemente en la India, el sudeste asiático, y en regiones de América Central y el Caribe, mientras que Indonesia y Fiji poseen la más grande superficie de plantaciones de caoba introducida artificialmente (Swietenia macrophylla). No se dispone de información completa y detallada acerca de las principales especies utilizadas en China (que representa el 38 por ciento de la superficie de plantaciones tropicales y subtropicales). Sin embargo, las especies que se han plantado más extensivamente en China han sido Cunninghamia lanceolata (como se mencionó anteriormente), especies de Eucalyptus, especies de Populus y Pinus elliottii.

 

Plantaciones forestales de las zonas templadas y boreales

Las áreas de las plantaciones en los países templados y boreales por lo general están definidas con menor precisión que las de los países tropicales. En este sentido, Pandey (1995) señala lo siguiente:

Las plantaciones forestales en los países desarrollados o industrializados son muy diferentes de las situadas en la mayoría de los países en desarrollo. Con excepción de Australia, España, Nueva Zelandia, Portugal y el Reino Unido, en cuyas plantaciones predominan las especies exóticas (eucalypti y/o pinos), en los demás casos se usan principalmente las especies autóctonas de los países. Los resultados acarreados por las plantaciones en esos países a menudo no difieren mucho de los originados por la regeneración natural activa. Después de haber transcurrido un 20 por ciento del período de rotación, la diferencia entre los bosques plantados y los regenerados en forma espontánea desaparece casi por completo, y con frecuencia se hace difícil evaluar la superficie efectiva de plantaciones.

El componente de bosques templados y boreales de la CEPE/FAO en el ámbito de la FRA 2000 clasifica los bosques como naturales, seminaturales y plantaciones. En muchos casos, los bosques establecidos como plantaciones actualmente se clasifican como seminaturales, y frecuentemente no se sabe con certeza dónde, o cómo, se han fijado las demarcaciones. Debido a las dificultades que se afrontan para establecer una diferencia entre bosques naturales y plantaciones, sobretodo en los países europeos, la distribución de las especies boreales y templadas es meramente indicativa.

En comparación con las plantaciones forestales tropicales y subtropicales, las especies de coníferas abarcan una mayor proporción de plantaciones templadas y boreales. Las más importantes pertenecen a los géneros picea, pino y abeto, pues un 66,9 por ciento de las plantaciones templadas están integradas por esas especies. Los pinos son con mucho la especie de plantación más común, y representan alrededor del 54 por ciento de los recursos de plantaciones de las zonas templadas y boreales. Se hallan extensamente distribuidos a través de las regiones templadas, y mayormente en loe Estados Unidos de América (casi 17 millones de hectáreas, principalmente en el sur) y en los países de la antigua URSS (11,5 millones de hectáreas). Una serie de otros países, sin embargo, cuentan con plantaciones de pinos importantes. En España, Nueva Zelandia, el Japón y la República de Corea se han plantado más de un millón de hectáreas de pinos en plantaciones forestales en cada país (al igual que en Chile, que forma parte del grupo de países tropicales y subtropicales).

Las especies de piceas y de abetos también se plantan principalmente en la Federación de Rusia y los Estados Unidos de América. Asimismo, los países europeos, y ante todo el Reino Unido e Irlanda, poseen abundantes recursos de piceas. El Japón dispone de las mayores plantaciones de especies de cipreses, cedros y alerces, más considerables áreas de sugi autóctono (Cryptomeria japonica) e hinoki (Chamaecyparis obtusa). Los grupos de especies latifoliadas de zonas templadas y boreales de mayor relevancia son los de Quercus y Fagus. Se estima que estos géneros representan el 6,8 por ciento de las plantaciones en esas zonas. En el Cuadro 3 que figura a continuación se presenta un desglose de las especies por plantaciones forestales templadas y boreales en 1995.

Cuadro 4: áreas de plantaciones forestales templadas y boreales por especies (1995)

Especies

Porcentaje

Superficie

(en ha)

Especies de Pinus (pino)

54,3%

37 068 804

Especies de Picea y Abies (picea/abeto)

12,6%

8 632 269

Especies de Larix (alerce)

3,9%

2 644 438

Especies de Cupressus y Chamaecyparis (cipreses)

3,5%

2 375 260

Especies de Cedrus y Cryptomeria (cedro)

7,8%

5 355 310

Otras especies de coníferas

6,8%

4 659 592

Especies de Eucalyptus

0,6%

382 228

Especies de Quercus (roble)

5,6%

3 839 151

Especies de Fagus (haya)

1,2%

820 357

Especies de Betula (abedul)

0,3%

238 230

Otras frondosas

3,4%

2 297 497

TOTAL

100,0%

68 313 135

Fuente: autor.

Tendencias en cuanto a la superficie de las plantaciones forestales

Los cambios en la superficie de las plantaciones forestales varían a lo largo del tiempo y según los países. Esta variación está determinada por una serie de factores, a saber: las finanzas públicas; las condiciones económicas generales; los incentivos ofrecidos al sector privado para el establecimiento de plantaciones forestales; la percepción de la rentabilidad representada por las inversiones en plantaciones forestales; y el nivel de las actividades de promoción.

A largo plazo cabe prever que la superficie absoluta de nuevas plantaciones disminuirá a medida que los países y los inversionistas alcanzan un punto de saturación (esto se refiere, en términos económicos, al momento en que los beneficios marginales derivados del establecimiento de un mayor número de plantaciones forestales y los costos marginales de esta actividad se igualan). Sin embargo, a corto plazo, las modificaciones del ritmo de plantación podrían ser el resultado de cambios estructurales en el entorno económico o en las percepciones de los inversionistas. Por ejemplo, en Nueva Zelandia, el nivel anual de nuevas plantaciones en el período comprendido entre 1993 y 1997 alcanzó un promedio de 75 000 ha en comparación con las 23 000 ha de los cinco años anteriores. Ello se debió en gran medida a los cambios del valor percibido en relación con las plantaciones. Análogamente, los cambios en los factores sociales o ambientales pueden generar modificaciones a corto plazo en las actividades inherentes al establecimiento de plantaciones forestales o pueden desplazar el ritmo de plantación hacia una línea de tendencia diferente. Así, por ejemplo, si las plantaciones se convierten en una opción viable para los proyectos conexos con la retención de carbono, puede producirse un incremento de los niveles anuales de nuevas plantaciones en diversos países.

 

Ritmos de plantación en el pasado

Las estimaciones efectuadas en el pasado respecto de la superficie mundial de plantaciones forestales por lo general no son equiparables con el actual análisis, a causa de las dificultades con que se tropieza en la definición y clasificación de los recursos de plantaciones forestales y los datos generalmente imprecisos sobre las superficies de nuevas plantaciones, la regeneración y la mortalidad. Como se señaló más arriba, la definición de qué es una plantación forestal se torna problemática para los países desarrollados, mientras que las discrepancias entre datos tienden a distorsionar las estadísticas en el caso de los países en desarrollo. En consecuencia, incluso los cálculos más recientes relativos a la superficie forestal mundial varían considerablemente y existen importantes discrepancias respecto de las superficies notificadas en diversos países. Como muestra de ello, Solberg et al (1996) en 1990 realizaron una estimación del área de plantaciones en el mundo equivalente a 129,6 millones de hectáreas, y Pandey y Ball (1998) calcularon dicha área en 138 millones de hectáreas en 1995.

Por lo que se refiere a anteriores estimaciones de dichas superficies, reviste especial interés un estudio realizado por Lanly y Clement (1979), en que se calculaban las tendencias en las superficies forestales industriales en los países tropicales hasta el año 2000. Lanly y Clement hicieron unas estimaciones "básicas" de las superficies de plantaciones fores tales para los años de 1970 y 1975 (partiendo de los mejores datos disponibles en ese entonces) y sucesivamente elaboraron proyecciones de la superficie de plantaciones forestales para intervalos de cinco años hasta el año 2000. Si se compara el área estimada de plantaciones forestales para fines industriales en 1995 con esas proyecciones (para el mismo grupo de países), por lo visto éstas han sido extraordinariamente precisas (véase la Figura 4). Por consiguiente, parece lógico suponer que en el caso de esos países el desarrollo de las plantaciones forestales desde 1970 ha seguido en general tales proyecciones.

En el Cuadro 4 se presentan algunas estimaciones sobre el establecimiento de plantaciones forestales industriales en determinados países y se ponen de relieve diversas tendencias apreciables que caracterizan el establecimiento de plantaciones en muchos otros países. Tanto el Japón como Corea, por ejemplo, son países de densidad demográfica relativamente elevada, que han vuelto a constituir sus patrimonios forestales, que habían experimentado un reducción. En ambos países, la tasa de establecimiento de plantaciones ha disminuido muy rápidamente a medida que se han conseguido metas a nivel nacional. Por el contrario, en Myanmar el establecimiento de plantaciones ha sufrido una considerable aceleración a partir de 1980, gracias a la ejecución de un programa centralizado de plantación forestal en gran escala. El nivel de plantación en Australia, Chile y Nueva Zelandia ha fluctuado de acuerdo con diversos cambios de carácter institucional, legislativo y económico. En Australia, dicho nivel muestra un ligero descenso, mientras que en Nueva Zelandia y Chile sigue un patrón parecido de puntas máximas y mínimas, lo cual no deja de ser interesante.

 

Figura 4: superficie proyectada de plantaciones forestales industriales en el trópico (1970-2000)

Fuentes: Lanly y Clement (1979); Pandey (1997); y el autor.

VERTICAL PHRASE: "Superficie (en millones de ha)"

Cuadro 6: estimaciones relativas al establecimiento de plantaciones forestales industriales en determinados países

País o región

Superf.

Nivel anual estimado de establecimiento

 

en 1970 (en miles de ha)

1971-75

(en miles de ha)

1976-80

(en miles de ha)

1981-85

(en miles de ha)

1986-90

(en miles de ha)

1991-95

(en miles de ha)

Todos los países tropicales

3 100

322,0

364,0

456,0

524,0

472,0

Myanmar

70

2,8

6,3

26,8

28,9

29,7

Australia (sólo coníferas)

n.d.

33,9

35,0

32,6

32,3

18,6

Nueva Zelandia

465

30,2

46,0

49,8

33,2

43,4

Chile

n.d.

49,0

78,4

84,8

77,0

116,5

República de Corea

1 480

167,9

150,9

107,3

66,7

39,7

Japón

8 260

274,8

190,2

133,0

79,0

53,6

Notas: El total de países tropicales procede de Lanly y Clement (1979), mientras que el autor ha compilado otras estimaciones. Las estimaciones relativas a Myanmar, Australia, Chile y la República de Corea incluyen la replantación.

Niveles de plantación en las zonas tropicales y subtropicales

Pandey (1997) hace mención de un ritmo anual de establecimiento de plantaciones en los países tropicales y subtropicales ligeramente superior a los 4 millones de hectáreas en 1995 (véase el Cuadro 5). De éstas, cerca de 1,7 millones ha se hallan en las zonas tropicales y 2,4 millones ha en las áreas subtropicales. Sin embargo, una parte de estas plantaciones se refiere a una replantación de superficies explotadas o abandonadas. Pandey observa un descenso general en el ritmo anual de plantación en la mayoría de los países tropicales en comparación con la Evaluación de los Recursos Forestales de 1990 (en la que se estimaba un índice anual de plantación de 2,6 millones ha en la zona tropical).

Cuadro 8: nivel anual estimado de plantación en 1995 en los países tropicales y subtropicales con importantes programas de plantación

África

América del Sur y Central

Asia

País

Superficie

(en miles de ha)

País

Superficie

(en miles de ha)

País

Superficie

(en miles de ha)

Argelia

100

Argentina

30

Australia

25

Marruecos

30

Brasil

100

China

2 000

Sudáfrica

20

Chile

100

Filipinas

22

Sudán

40

Cuba

25

India

750

Túnez

20

Perú

20

Indonesia

250

   

Uruguay

40

Malasia

20

   

Venezuela

30

Myanmar

32

       

Pakistán

30

       

Tailandia

40

       

Viet Nam

120

Total

288

Total

400

Total

3 329

Fuente: Pandey (1997).

Ritmo de plantación en las zonas templadas y boreales

No se dispone de estadísticas globales mundiales sobre las tendencias registradas en el pasado en el establecimiento de plantaciones en las zonas templadas y boreales, y ello obedece en particular a las dificultades planteadas en la definición de plantación forestal en América del Norte, Europa y los países de la antigua URSS. A pesar de ello, es menester señalar que con pocas excepciones, se cuenta con un historial más largo respecto del establecimiento y ordenación de plantaciones forestales en la zona templada y boreal que en la tropical y subtropical. Por ejemplo, en la Figura 4 puede observarse que la mayor parte de las plantaciones en las zonas tropicales y subtropicales se ha plantado a partir de 1970. A diferencia de ello, en diversos estados europeos, como el Reino Unido y Alemania (véase el Recuadro 1), la experiencia en materia de plantaciones se remonta a dos siglos o más. Antes de 1930, se habían establecido considerables áreas de plantaciones forestales en los Estados Unidos de América, Nueva Zelandia, Australia y Sudáfrica. El Japón dio inicio a la parte más consistente de su programa de reforestación en 1946, y diferentes países de África del Norte emprendieron un proceso de plantación aproximadamente en el mismo período. La República de Corea comenzó a establecer extensas áreas de plantaciones en 1962. Las principales excepciones a esta tendencia en la zona templada y boreal son los países de la antigua URSS, en los que, al parecer, la mayoría de las plantaciones forestales se ha establecido a partir de 1970.

Recuadro 1 Breve historia de las plantaciones forestales en Alemania

En Alemania septentrional, se han plantado robles en los alrededores de las fincas desde la época medioeval, que proporcionaban bellotas útiles para la alimentación de los cerdos, corteza para el curtido, y madera de construcción para las generaciones futuras. En el siglo XIII, esta experiencia se aplicó a escala más grande, en el intento de volver a generar bosques en las superficies en las que se había efectuado la tala rasa.

Las primeras plantaciones en Alemania de las que se tiene constancia son las plantaciones de roble, como las establecidas en las cercanías de Dortmund (1343); o en el páramo de Dresda (1357); o en el bosque municipal de Frankfurt (1398). La siembra de robles y hayas se siguió efectuando en toda Alemania hasta comienzos del siglo XVII. A fin de poder hacer frente a la situación de agotamiento de los suelos y de suministrar madera para la construcción y minería y otros usos industriales, se empezaron a introducir coníferas, cuyo crecimiento tiene lugar con períodos de rotación más cortos, en fechas tan tempranas como 1368, cuando se sembraron con Pinus sylvestris diversos centenares de acres de la Selva de Lorenzer, cerca de Nuremberg. Éste constituyó el punto de partida de un programa en gran escala de conversión en Alemania de los bosques mixtos de latifoliadas (roble-haya) en bosques de monocultivos de pinos, abetos y piceas. La mayoría de los bosques actualmente existentes en Alemania se originan en este proceso de reforestación.

Desde comienzos del siglo XX, se ha estimulado la reconversión de los rodales de monocultivos en poblaciones mixtas con estructuras por edad desiguales. Actualmente, Alemania considera a todos los bosques del país como "seminaturales" por lo que respecta a las definiciones de los diferentes tipos de bosques utilizados en el componente de zonas templadas y boreales de FRA 2000.

Fuente: Killmann (1999).

Previous PageTop Of PageNext Page