Perspectivas alimentarias 09/96

Previous Page TOC Next Page


FLETES MARITIMOS
(Nota preparada por el Consejo Internacional de Cereales)


FLETES MARITIMOS PARA EL TRIGOLos fletes se mantuvieron débiles al final de junio y en julio, debido a la competencia por el número limitado de cargamentos en oferta. Al mejorar notablemente las perspectivas de la nueva cosecha de cereales y soja de los Estados Unidos, los precios bajaron y algunos países del Lejano Oriente compraron en el mercado para cubrir sus necesidades futuras. En el sector de carga seca a granel, la mejora de la demanda de la industria siderúrgica de Europa y el Japón estimuló las contrataciones de embarca-ciones de gran calado para cargar mineral de hierro en el Brasil.

En la primera quincena de agosto se registraron pocas exportaciones de cereales. Los fletes al Japón y la República de Corea se debilitaron a raíz de los informes de que los fabricantes de piensos de esos países habían cubierto sus necesidades para varias semanas. Las grandes cosechas internas tanto de trigo como de cereales secundarios indujeron a la mayoría de los comerciantes a bajar los pronósticos relativos a las importaciones de China.

Para mediados de agosto, el índice de fletes del Báltico (IFB) había disminuido a alrededor de 1060, el más bajo desde octubre de 1995, pero se recuperó ligeramente en la quincena siguiente. Sin embargo, en la mayoría de las rutas los fletes se mantuvieron considerablemente bajos respecto a los de hace un año. La ruta principal de cereales pesados,

desde el Golfo de los Estados Unidos al Japón, había bajado a menos de 20 dólares EE.UU. por tonelada, frente a 33,50 dólares EE.UU. por tonelada en agosto de 1995. Los fletes a los países en desarrollo fueron también más débiles, habiendo descendido los de la CE a Marruecos en 4,25 dólares EE.UU. a 11,25 dólares EE.UU. por tonelada.


Previous Page TOC Next Page