FAO/SMIA: Perspectivas alimentarias no 4, Septiembre 1998

Previous Page TOC Next Page

 


LAS INUNDACIONES CAUSAN DAÑOS INCALCULABLES A LOS CULTIVOS EN DIVERSAS PARTES DE ASIA


A partir de finales de junio, unas intensas lluvias e inundaciones atribuidas al fenómeno de La Niña han causado numerosas víctimas y provocado cuantiosos daños a las propiedades en diversas partes de Asia. Hasta ahora, se han señalado casi 4 000 víctimas relacionadas con las inundaciones, y más de 250 millones de personas han resultado afectadas. También ha sufrido daños graves la infraestructura, y han quedado sumergidas bajo las aguas grandes extensiones de tierras cultivadas en diversos países. Aunque todavía es demasiado pronto para evaluar el efecto de las inundaciones en la producción agrícola regional, se teme una disminución de la producción arrocera de esta región, que representa más del 90 por ciento de los suministros mundiales.

En Bangladesh, unas lluvias monzónicas intensas que comenzaron en la segunda década de julio causaron grandes inundaciones en 45 de los 64 distritos del país, provocando víctimas y cuantiosos daños a las pro-piedades. Según los informes, han resultado afectados alrededor de 25 millones de personas, y muchos miles han quedado sin vivienda. Urge una asistencia exterior para una rehabilitación de urgencia del sector agrícola.

En China, unas lluvias fuertes caídas desde mediados de junio en el centro, sudeste y nordeste del país han provocado grandes inundaciones que, a su vez, han causado la muerte de al menos 3 000 personas, mientras que más 14 millones de personas han tenido que ser reasentadas o trasladadas a zonas más altas. Los daños causados a los cultivos han sido enormes: alrededor de 22 millones de hectáreas afectadas, y 4,8 millones de hectáreas cultivadas destruidas. La mayor parte de los daños se registró en las principales regiones productoras de arroz que se encuentran a lo largo del río Yangtze, siendo las más afectadas las provincias de Hubei, Hunan, Anhui, Jiangxi y Sichuan. Se cuenta con reservas de cereales suficientes para un socorro alimentario inmediato, pero en las zonas inundadas escasean las hortalizas y otros productos básicos. El objetivo de producción de este año estaba fijado en 492,5 millones de toneladas de cereales, pero si las cosechas de otoño resultan muy menguadas, la producción final podría ser inferior.

En Indonesia, las inundaciones causadas por el exceso de lluvias recibidas al final de julio afectaron a la región de Kalimantan Este, provocando víctimas y daños a las propiedades. También hubo inundaciones en Sumatra. Las intensas lluvias y las marejadas gigantes pronosticadas en relación con el fenómeno meteorológico de La Niña podrían agravar la ya inestable situación de los suministros alimentarios, que habían sufrido un colapso con la sequía prolongada y la crisis financiera y económica del año pasado. Indonesia, que en un tiempo había sido autosuficiente en arroz, ahora es el importador más grande del mundo.

En el Japón, las precipitaciones recibidas a principios de agosto, las más fuertes que se hayan registrado en más de 80 años, causaron daños a la infraestructura y a las viviendas, y a unas 17 000 hectáreas de tierras agrícolas. Las más afectadas fueron las regiones productoras de arroz en el norte del país.

En la República de Corea, unas lluvias intensas que comenzaron al final de julio han provocado inundaciones graves que causaron la muerte de unas 273 personas y el desplazamiento de más de 150 000. Alrededor de 47 000 hectáreas quedaron inundadas, en su mayor parte arrozales ubicados en las partes septentrionales del país; y en las partes meridionales se destruyeron alrededor de 4 430 hectáreas de hortalizas. Es improbable que se alcance el objetivo de producción fijado para este año en 6,7 millones de toneladas de arroz (11 por ciento menos que el año pasado).

En la República Democrática Popular de Corea, se señala que las inundaciones han causado daños a los arrozales y a los cultivos de maíz en las partes meridionales y orientales del país. Los informes indican también que unas lluvias intensas, acompañadas de granizo y vientos fuertes han causado daños a los cultivos y a la infraestructura en algunas provincias occidentales y centrales. Más de 40 000 hectáreas de cereales han quedado perjudicadas.

En el Nepal, unas fuertes lluvias monzónicas caídas desde mediados de junio causaron grandes inundaciones en la mayor parte del país, provocando la muerte de unas 222 personas y el desplazamiento de más de 7 000 familias. Según los informes, han quedado destruidas alrededor de 1 160 hectáreas de cultivos y han muerto más de 300 cabezas de ganado.

En la India, los deslizamientos de tierras provocados por las lluvias torrenciales y la crecida de los ríos causaron la muerte de más de 1 800 personas. Las riadas repentinas provocadas en las partes septentrionales y orientales del país han causado daños en más de 2 millones de hectáreas cultivadas.

En Papúa Nueva Guinea, una marejada gigante de alrededor de 10 metros de alto, provocada por un terremoto registrado en las vecinas Islas Salomón, afectó últimamente la costa nordoccidental del país. Las marejadas se produjeron cuando el país estaba saliendo de una sequía prolongada que había afectado gravemente a alrededor de 1,2 millones de personas.



Previous Page TOC Next Page