FAO/SMIAR - Perspectivas Alimentarias No. 4 , Septiembre 1999 pa9909 p. 11

Previous PageTable Of ContentsNext Page


Los precios de los aceites y grasas, así como los de las tortas y harinas se encuentran bajo una fuerte presión a la baja

Los precios de los aceites y grasas se han visto sometidos a una fuerte presión a la baja desde principios de 1999, y no es probable que se recuperen durante el resto del año. En el trimestre mayo-julio de 1999, el índice de precios de la FAO para los aceites y grasas descendió a 110 puntos, en comparación con los 160 puntos alcanzados durante el mismo período del año pasado. Entre los factores principales que contribuyeron a esta evolución figuran los siguientes: las cosechas abundantes de cultivos de alto rendimiento de aceite obtenidas en 1998/99 (octubre/septiembre); el aumento de la relación entre las existencias y la utilización de los aceites previsto para la presente campaña, y las perspectivas de una total recuperación de la produc-ción de aceite de palma y de las disponibilidades ex-portables durante el resto de la campaña y durante 1999/2000. También han empeorado durante esta campaña los precios de las tortas y harinas olea-ginosas.

PRECIOS INTERNACIONALES DE LOS PRODUCTOS DE SEMILLAS OLEAGINOSAS

    Indices de la FAO
de precios del
mercado internacional
Promedio de precios del
mercado internacional 
Aceites/grasas,
comest./sapon.
Tortas y
harinas
oleaginosas
Soja Aceite
de soja
Aceite
de palma
Tortas
de soja
Octubre/septiembre ( 1990-92=100 ) ( dólares EE.UU./tonelada ) 
1993/94 128 93 259 582 452 202
1994/95 154 94 247 641 645 184
1995/96 140 128 303 574 544 257
1996/97 - oct.-marzo 136 134 301 527 560 282
- abril-sept. 134 132 295 546 530 275
1997/98 - oct.-marzo 151 130 277 638 605 238
- abril-sept. 159 103 236 631 678 155
1998/99 - oct.-marzo 142 90 219 547 620 152
- abril-juillet 114 72 196 419 425 139

El índice de los precios de la FAO para las tortas y harinas promedió en 83 puntos durante los primeros diez meses de la campaña actual (octubre de 1998 a julio de 1999), frente a un nivel compara-ble de 120 puntos alcanzado en 1997/98, lo que re-presenta una disminución de más del 30 por ciento. En mayo-julio de 1999, el índice de los precios des-cendió al nivel más bajo desde 1985 (71 puntos). Entre las razones principales que explican este fe-nómeno figuran las siguientes: las abundantes cose-chas de cultivos de soja (de alto rendimiento de ha-rina) obtenidas recientemente en Sudáfrica; la conti-nua competencia de los cereales forrajeros relativa-mente baratos; y el fuerte aumento de las existen-cias de harinas oleaginosas previsto para la presen-te campaña, junto con la previsión de una relación entre las existencias y la utilización de harinas supe-riores a la media. Parece improbable una ulterior disminución del índice de los precios de las harinas oleaginosas en los próximos meses, considerando que se prevé un descenso de la producción mundial de cereales en 1999, y una reducción de las exis-tencias de cereales durante la campaña 1999/2000.

PRODUCCIÓN MUNDIAL DE LOS SIETE PRINCI-PALES SEMILLAS OLEAGINOSAS

    1996/97 1997/98 1998/99 estim.
(. . . millones de toneladas . . .)
Soja 133,4 159,7 159,7
Semillas de algodón 38,4 40,1 35,7
Maní (cáscara) 30,0 30,2 32,9
Semillas de girasol 29,9 29,9 32,5
Semillas de colza 32,2 34,4 38,5
Almendras de palma 5,4 5,2 5,5
Copra 5,4 5,0 4,8
Total 274,7 304,5 309,5

Se confirman para 1998/99 producciones y suministros sin precedentes de productos oleaginosos y productos conexos

La producción mundial de los siete princi-pales productos oleaginosos en 1998/99 se cal-cula en casi 310 millones de toneladas, lo que re-presenta otro récord después de los 305 millones de toneladas alcanzados en 1997/98. El aumento de la producción se debe principalmente a los aumentos registrados en la producción de semillas de girasol (principalmente en la Argentina y los Estados Uni-dos), maní (China y la India) y semilla de colza (CE, Canadá y Australia), que compensan con creces la disminución de la producción de semillas de algodón (Estados Unidos y algunos países asiáticos) y co-pra. Se estima que la producción mundial de soja se mantendrá sin modificaciones respecto a la de 1997/98, y que la disminución, aunque mantenién-dose siempre en un nivel superior a la media, de los cultivos de América del Sur se verá compensada por la producción récord, por segundo año conse-cutivo, de los Estados Unidos.

Las estimaciones sobre la producción agrí-cola se traducen en una producción mundial récord de aceites y grasas de alrededor de 109 millones de toneladas en 1998/99, en comparación con los 104 millones de toneladas de la campaña anterior. La expansión de la producción total se debe prin-cipalmente a los aumentos de los dos cultivos de alto rendimiento de aceite, el girasol y la colza, y a una recuperación de la producción de aceite de palma registrada en el año civil 1999. Se estima que, como en los años anteriores, los aceites blandos1/ representan el 53 por ciento de la produc-ción mundial de aceites y grasas comestibles/sapo-nificables, el aceite de palma el 17 por ciento, los aceites láuricos el 5 por ciento, y los aceites mari-nos, las grasas animales y otras grasas el resto. Como consecuencia del aumento de la producción total, en 1998/99 los suministros mundiales de aceites y grasas comestibles/saponificables de-berían ser superiores en un 3 por ciento a los de 1997/98, a pesar de una disminución de la cuantía de las existencias registrada a principios de la campaña 1998/99. Según las estimaciones, la producción mundial de tortas y harinas aumenta-rá a cerca de 76 millones de toneladas2/, lo que representa un aumento de más del 3 por ciento respecto al excelente nivel registrado en la campaña anterior. El aumento de la producción se deberá principalmente a la cosecha récord de colza y a una recuperación de la producción de harina de pesca-do, mientras que la producción mundial de harina de soja permanecerá inalterada. Los suministros mun-diales de tortas y harinas en 1998/99 deberían au-mentar en alrededor de un 4 por ciento respecto al nivel de la campaña anterior, sostenidos por la recu-peración registrada en el volumen de las existencias de principios de la campaña.


Expansión de la utilización mundial de los productos basados en cultivos oleaginosos durante 1998/99, aunque a un ritmo más lento

Según los pronósticos, la utilización mundial de aceites y grasas continuará aumentando en 1998/99, aunque a un ritmo menor en comparación con la campaña anterior, y alcanzará los 107 millo-nes de toneladas. Los precios relativamente altos en comparación con la primera mitad de los años no-venta, y la crisis económica que ha afectado a algu-nos países desde 1997, explican el aumento relati-vamente moderado de la demanda mundial. Con respecto a la composición del consumo mundial, se pronostica que la parte correspondiente al aceite de colza y de girasol aumentará en la presente cam-paña, mientras que la del aceite de soja, aunque to-davía la mayor en términos absolutos, debería des-cender ligeramente. Estimulada por la fuerte baja de los precios de las tortas y harinas oleaginosas desde principios de 1998 en adelante, la utilización mundial de las tortas y harinas debería continuar expandiéndose en 1998/99 hasta alcanzar los 74 millones de toneladas. Se prevé que a los Estados Unidos, que se encuentran con suministros abun-dantes y perspectivas de exportación menos favora-bles, corresponderá más de la mitad del incremento del consumo mundial, con una utilización que alcan-zará un nivel récord de 14,6 millones de toneladas (en equivalente de proteínas). Se prevé que, debido principalmente a los precios muy atrayentes ofre-cidos por los exportadores de harina sudamericanos y a los precios bajos del mercado interno, la deman-da de tortas y harinas oleaginosas aumentará en la CE a un nivel sin precedentes (18,5 millones de to-neladas), ya que los fabricantes de piensos están aumentando el contenido de las harinas oleaginosas de las raciones de piensos a niveles superiores a la media. En Asia, donde el consumo ha registrado altas tasas de crecimiento en los últimos años, se prevé que la utilización crecerá sólo marginalmente, ya que los mercados se están todavía recuperando de los efectos de la crisis económica que ha desa-celerado la expansión del consumo de carne, que es un producto que depende más de los ingresos.


Las existencias de aceites y grasas así como de tortas y harinas alcanzará nuevamente niveles sin precedentes

En base a las estimaciones sobre la oferta y la demanda en la campaña 1998/99, las existencias mundiales de aceites y grasas del final de la campaña deberían recuperarse con respecto al nivel de la última campaña y registrar un nuevo récord, ya que se prevé que el nivel de la utilización total será inferior al de la producción. Particularmente en los Estados Unidos y Malasia, se prevé que los niveles de las existencias superarán la media de los últimos años. Se supone que al final de la campaña, aumentará también la relación entre las existencias y la utilización, lo que ejercerá una fuerte presión a la baja sobre los precios internacionales de los acei-tes y grasas. Como se pronostica que la producción de tortas y harinas de 1998/99 superará la utiliza-ción en casi 1,5 millones de toneladas, se estima que las existencias mundiales de tortas y harinas aumentarán ulteriormente, hasta alcanzar probable-mente un nuevo nivel sin precedentes al final de la campaña. El aumento previsto en un 20 por ciento respecto al nivel de la última campaña (superior a la media) se debe principalmente a un fuerte incre-mento (más del 115 por ciento) de las existencias de soja en los Estados Unidos. La relación entre las existencias mundiales y la utilización de las tortas y harinas debería superar la media de los últimos años, lo que contribuyó a la baja significativa de los precios internacionales de las tortas y harinas oleaginosas observada desde principios de año.


Escaso crecimiento del comercio de productos oleaginosos y productos conexos en 1998/99

En 1998/99, el comercio mundial de semi-llas y productos oleaginosos debería crecer a un rit-mo menor que en las dos campañas anteriores. Pe-se al descenso de los precios de los aceites princi-pales, el comercio total de aceites y grasas (inclui-do el contenido de aceite de las semillas oleagino-sas comercializadas) se pronostica en 45 millones de toneladas, sólo un 1 por ciento más que en la úl-tima campaña, a causa de la influencia ejercida por la demanda débil a nivel mundial. Es probable que el régimen de las ex-portaciones se mantenga inal-terado, registrándose la mayor parte de la expan-sión en Asia. En la India, se prevé un aumento de las importaciones de hasta un 50 por ciento. Entre los factores que contribuyen a dicho aumento se cuentan las iniciativas del Gobierno destinadas a ir liberalizando gradualmente el mercado de importa-ción y las reducciones de los aranceles. Es probable que China, que según se prevé aumentará nueva-mente sus importaciones, satisfará una parte relati-vamente grande de sus necesidades mediante la importación de semillas de alto rendimiento de acei-te (en particular, la semilla de colza), a la vez que reducirá las compras de aceites y grasas. En todas las otras regiones, se supone que el volumen de las importaciones se mantendrá casi igual. Con respec-to a las exportaciones, se prevé que el volumen de los envíos totales de los dos principales mercados de exportación, Asia y América del Norte, se estan-cará o registrará un ligero descenso. Mientras existe la probabilidad de que el aceite de palma reanude su expansión ya que los principales países produc-tores se están recuperando de la disminución sin precedentes de la producción de la última campaña, se prevé que la producción y las exportaciones de aceite de coco se recuperarán sólo hacia finales de este año. En China, un importador neto, es probable que sigan descendiendo los envíos combinados de semillas oleaginosas y aceites. En los Estados Unidos, se prevé que las ventas de exportación de aceites y grasas (incluido el aceite contenido en las semillas oleaginosas exportadas) disminuirán en más del 8 por ciento en 1998/99 con respecto a la campaña anterior, debido principalmente a la mayor competencia de los exportadores sudamericanos.

Se supone que el comercio mundial de tortas y harinas (incluida la harina contenida en las semillas oleaginosas comercializadas) aumentará en alrededor del 2 por ciento a 37 millones de tone-ladas en 1998/99, debido principalmente al incre-mento de los envíos de harina de colza y de harina de pescado, mientras que el comercio de tortas de soja debería descender respecto al nivel récord de la última campaña. Se prevé que las compras efec-tuadas por los dos principales mercados mundiales de exportación de tortas y harinas, Asia y la CE, continuarán expandiéndose durante la presente campaña, estimuladas principalmente por los bajos precios internacionales y porque los países asiáticos se están recuperando gradualmente de los efectos de la crisis económica experimentada durante 1997/98. En China, es probable que una parte relati-vamente grande de las necesidades de importación de harina de la presente campaña se colme median-te la importación de semillas, debido, también en este caso, a las iniciativas tomadas por el Gobierno para sostener la industria local. Por lo que se refiere a las exportaciones, los envíos de harina de América del Sur (incluida la harina contenida en las semillas oleaginosas exportadas) deberían seguir expandiéndose, debido a la abundancia de los suministros y a la ventaja de las exportaciones del Brasil después de la devaluación de su moneda efectuada a principios de la campaña. La competen-cia mayor de los exportadores sudamericanos es también la causa de la disminución prevista del 17 por ciento de los envíos totales de tortas y harinas de los Estados Unidos.


Ulteriores aumentos de la superficie plantada en 1999/2000 darán lugar posiblemente a una producción récord por tercer año consecutivo

Es probable que en 1999/2000 aumente ulteriormente la superficie total cultivada con semi-llas oleaginosas, principalmente la soja y la colza. Según las estimaciones, la superficie plantada en el hemisferio norte para la nueva campaña ha superado el nivel de la campaña anterior, a pesar de que abundan los suministros y los precios de la mayoría de los productos oleaginosos y productos derivados son bajos. Entre los factores principales que explican este fenómeno figuran los siguientes: el hecho de que las decisiones sobre la superficie sembrada con algunos cultivos se tomaron en un momento en que todavía los precios eran relativamente altos, el aumento de la tasa de detracción obligatoria en la CE, que estimuló la producción de semillas oleaginosas para usos industriales, y el mayor interés provocado por los pagos oficiales efectuados en el marco de los planes de protección de los ingresos agrícolas de los Estados Unidos y la CE. Considerando los pagos disponibles para los diversos cultivos y las expectativas respecto a los precios de las semillas oleaginosas durante 1999/2000, parece que los productores esperan durante la próxima campaña ingresos relativamente altos de los cultivos oleaginosos en relación con los cultivos competidores. En cambio, se prevé que en el hemisferio sur, donde las semillas oleaginosas se sembrarán más avanzado el año, la superficie sembrada se mantendrá inalterada o descenderá ligeramente, ya que es probable que los productores reaccionen ante los precios bajos del mercado y la situación económica menos favorable. En base a las previsiones de un aumento de la superficie total sembrada en la próxima campaña, la producción mundial de semillas oleaginosas podría - siempre y cuando las condiciones atmosféricas sean favorables - aumentar en otro 3-4 por ciento, y establecer un nuevo récord por tercer año consecutivo. También se prevén fuertes aumentos de la producción de los aceites de palma y los aceites láuricos, a raíz de la total recuperación del sector respecto a las condiciones atmosféricas negativas de los años anteriores. La demanda y el comercio mundiales de aceites y grasas también podrían aumentar considerablemente en la próxima campaña, ya que la gran cantidad de suministros y los ulteriores aumentos de las existencias podrían seguir haciendo bajar los precios. En cambio, es probable que el sector de las tortas y harinas oleaginosas se vea afectado por la desaceleración prevista en la producción de productos pecuarios, que podría afectar a los principales importadores, como China y la CE.


Previous PageTable Of ContentsNext Page