FAO/SMIA - Cosechas y escaseces alimentarias No.2, Abril 2000 - Page 4

Previous PageTable Of ContentsNext Page

AFRICA DEL NORTE

ARGELIA (5 de abril)

Las perspectivas para las cosechas de invierno de 1999/2000, que se recogerán a partir de mayo, son inciertas. Desde mediados de enero ha reinado un tiempo seco prolongado en las zonas productoras de cereales, que dio lugar al despunte de cultivos manchados y al retraso de crecimiento de las plantas. Los cultivos afectados particularmente son los de las zonas centrales y occidentales, mientras que en el este las condiciones de crecimiento son relativamente mejores. Unos chaparrones moderados caídos a mediados de marzo en algunas zonas aportó el alivio que hacía tanta falta. Sin embargo, se necesitan más lluvias durante el resto del período vegetativo para impedir una merma ulterior de los rendimientos.

Todo parece indicar que la cosecha de este año será inferior a la producción de cereales de 1999 que, estimada en alrededor de 2 millones de toneladas, había sido inferior en un 30 por ciento a la del año anterior e inferior a la media. Es probable que la necesidad de importación de cereales, principalmente trigo, para la campaña comercial 2000/01 (julio/junio) exceda de los 6 millones de toneladas calculados para el corriente año.

EGIPTO (5 de abril)

En Egipto, las perspectivas para la cosecha de cereales de invierno de 1999/2000, principalmente trigo y cebada, son favorables. Las condiciones de crecimiento han sido satisfactorias para la cosecha de trigo, principalmente de regadío, que se recogerá a partir de mediados de mayo. La superficie plantada se calcula en alrededor de 1 millón de hectáreas, semejante a la del año anterior, pero se prevé un aumento de los rendimientos y de la producción como consecuencia de los incentivos ofrecidos por el Gobierno para que los productores cultivaran variedades nuevas y utilizaran prácticas de cultivo mejoradas. La producción de cereales de 1999 se calcula en torno a los 17,2 millones de toneladas, alrededor de un 4 por ciento menos que el año anterior pero un nivel superior a la media. En la cifra indicada se incluyen 6,3 millones de toneladas de trigo, 6,8 millones de toneladas de cereales secundarios y 4 millones de toneladas de arroz. Ello no obstante, para satisfacer las necesidades en 1999/2000 (julio/junio) el país necesita importar alrededor de 10 millones de toneladas de cereales, incluidos unos 6,8 millones de toneladas de trigo y harina de trigo.

LIBIA (5 de abril)

Las perspectivas para los cultivos de invierno de 1999/2000, que se recogerán a partir de mayo, son inciertas. En las zonas del norte y el nordeste plantadas con cereales de invierno ha reinado un tiempo seco prolongado, que reducirá los rendimientos. Aunque siguen registrándose chaparrones localizados, se necesitan más lluvias en el resto del período vegetativo para impedir una disminución ulterior de los rendimientos.

La producción de cereales de 1999 se calcula en 251 000 toneladas, alrededor de un 5 por ciento más que la cosecha relativamente buena del año anterior. La necesidad de importación de cereales para 1999/2000 se estima en 2,1 millones de toneladas, principalmente trigo.

MARRUECOS (5 DE ABRIL)

Una grave sequía imperante en la mayor parte del país en los últimos tres meses ha afectado seriamente los cultivos de invierno, que se recogerán a partir de mayo. Aunque la campaña dio comienzo en noviembre y diciembre con lluvias generalizadas, en febrero una sequía prolongada y una ola de calor han agotado la humedad del suelo, afectando gravemente a los cultivos y causando daños a grandes extensiones de trigo y cebada. Las imágenes obtenidas por satélite indican que la situación puede ser peor que la del año pasado, en el que la producción se vio gravemente menguada por la sequía. Salvo en los lugares más altos y en el litoral atlántico que recibieron algunas lluvias ligeras en marzo, sigue habiendo sequía en el resto del país, donde desde mediados de enero se han recibido menos de 100 mm. de lluvia. Si no lloviera en las próximas semanas, algunas zonas productoras podrían sufrir una pérdida completa de la cosecha, aunque para algunos cultivos que están en la fase de maduración ya puede ser demasiado tarde.

Según los primeros indicios, la cosecha de cereales de este año podría ser inferior a la de 1999, estimada en 3,8 millones de toneladas, que había sido inferior en un 42 por ciento a la del año anterior, debido también a un tiempo desfavorable. Como consecuencia, las importaciones de cereales en la campaña comercial 1999/2000 (julio/junio) se estiman actualmente en alrededor de 4,4 millones de toneladas, un 25 por ciento más que el año anterior. Debido a una segunda cosecha menguada consecutiva aumentarán las importaciones en la campaña comercial 2000/01, y el incremento del coste global de las mismas ejercerá una ulterior presión sobre las escasas reservas en divisas.

El Gobierno está preparando medidas para situaciones imprevistas, sobre todo la restricción del uso del agua de los embalses para la población, el ganado y los cultivos, y medidas de emergencia para ayudar a los agricultores, muchos de los cuales ya habían sido víctimas de la sequía del año pasado.

TUNEZ (5 de abril)

Las perspectivas para los cereales de invierno de 1999/2000 que se recogerán a partir de mayo y junio son inciertas, debido a un tiempo seco prolongado registrado en febrero y marzo. Las precipitaciones fueron irregulares, con un comienzo tardío seguido de lluvias moderadas en diciembre y enero, después de las cuales sobrevino una racha seca. Siguen registrándose chaparrones localizados en diversas zonas, pero en marzo las precipitaciones acumulativas fueron inferiores a lo normal. En las próximas semanas se necesitan más lluvias para que los cultivos maduren sin pérdidas ulteriores de rendimientos. Las lluvias beneficiarían también a los ganaderos al reducir la escasez de agua y de forrajes.

La producción de cereales de 1999 se calcula en 1,8 millones de toneladas, un 9 por ciento más que la cosecha media del año anterior. En este volumen se incluyen 1,4 millones de toneladas de trigo, nivel ligeramente superior al de 1998. Las importaciones de cereales en la campaña comercial 1999/2000 (julio/junio), principalmente trigo y maíz, se estiman en alrededor de 1,4 millones de toneladas, volumen semejante al del año anterior pero muy inferior al nivel de 1997/98, cuando la producción se vio afectada por la sequía.


Previous PageTable Of ContentsNext Page