FAO/SMIA - Cosechas y escaseces alimentarias No.4, Septiembre/Octubre 2000 - Page 12

Previous PageTable Of ContentsNext Page

EUROPA

CE (14 de septiembre)

En la CE, los resultados de la cosecha de cereales obtenidos hasta ahora continúan apuntando a un aumento de la producción de este año. El pronóstico más reciente de la FAO relativo a la pro-ducción total de cereales de la CE es de 214,9 millones de toneladas, volumen marginalmente infe-rior al del informe anterior, pero superior en un 6 por ciento a la producción de 1999. Según los pro-nósticos, al trigo corresponderán 105,1 millones de toneladas, casi un 8 por ciento más que en 1999. La mayor parte del incremento de la producción de trigo debería registrarse en Alemania, el Reino Unido y España, aunque se señala que también algunos otros países están obteniendo este año cosechas ligeramente mayores. La calidad de la cosecha de este año debería ser bastante va-riable debido a las condiciones variables del tiempo en toda la región. Se señala que Francia, el mayor productor, cuenta con una proporción superior a lo normal de trigo de calidad inferior, que servirá sólo para piensos, pero en todos los países se prevé una producción de nivel medio. Tam-bién se prevé para este año en la CE un aumento de la producción de todos los principales cerea-les secundarios. Según los pronósticos, las producciones de cebada, avena y centeno aumentarán un 6 por ciento, 10 por ciento y 5 por ciento, respectivamente. También son favorables las perspec-tivas para la cosecha de maíz de este año, con indicios que apuntan actualmente a una cosecha li-geramente mayor, de alrededor de 38 millones de toneladas. Ahora bien, como en las principales zonas productoras recién está comenzando la recolección, el resultado definitivo no se conocerá hasta dentro de un tiempo. Se está cosechando el arroz de 2000 en la CE, y se supone que la sequía imperante en las partes meridionales de Portugal y España durante el período de plantación habrá tenido un efecto negativo en los rendimientos. Los pronósticos indican una producción ligeramente inferior a la del año pasado, estimada en alrededor de 2,6 millones de toneladas.

ALBANIA (15 de septiembre)

La producción total de cereales de este año debería estar en torno a la media, entre 550 000 y 600 000 toneladas.

BELARUS (13 de septiembre)

Las imágenes de satélite confirman los pronósticos oficiales que indican una cosecha de cereales y legumbres algo mejor que la del año pasado, calculada en 3,6 millones de toneladas. Habida cuenta, sin embargo, de las heladas caídas a destiempo en el mes de mayo, de las condiciones secas imperantes en junio, de los problemas económicos generalizados y de la escasez de insumos, la FAO pronostica provisionalmente la cosecha de 2000 en 4,5 millones de toneladas, en su mayor parte peso limpio.

En 2000/01, el país tendrá que importar cereales destinados al consumo humano. Las importaciones totales de cereales en 2000/01 se calculan en 1,1 millones de toneladas.

BOSNIA Y HERZEGOVINA* (13 de septiembre)

Continúa la tendencia descendente en las plantaciones de cereales de invierno, debido a la baja rentabilidad del trigo tanto en Bosnia y Herzegovina como en la República Srpska. En cambio, la superficie sembrada con maíz continúa aumentando, aunque los rendimientos deberían ser menores que el año pasado como efecto del tiempo caluroso y seco del verano de este año. También han quedado afectados los forrajes y pastizales. Para satisfacer la demanda de consumo han ido aumentando constantemente las importaciones de trigo que, según las proyecciones, superarán en la campaña comercial de 2000/01 a las 300 000 toneladas importadas en 1999/2000

BULGARIA(15 de septiembre)

En Bulgaria, ha terminado la cosecha de trigo con una producción estimada oficialmente en 3,1 millones de toneladas, semejante a la del año anterior. La producción de cereales secundarios, sin embargo, disminuirá debido al efecto negativo que han tenido en los cultivos de maíz en desarrollo la sequía imperante durante la primavera y la ola de calor que se hizo sentir en el verano. Bulgaria produce normalmente alrededor de 1,6 millones de toneladas de maíz, pero los últimos indicios sugieren que la cosecha de este año podría descender muy por debajo de 1 millón de toneladas.

CROACIA (13 de septiembre)

La cosecha de trigo de 2000, estimada oficialmente en 1 080 000 toneladas, es mejor de lo que de-jaba prever el tiempo caluroso y seco experimentado en junio, y casi el doble de la producción de 1999 (558 000 toneladas). En cambio, los cultivos de primavera han quedado muy afectados por la sequía, de manera que se prevé una producción de maíz que alcanzará sólo la mitad del objetivo, y unos rendimientos del girasol probablemente más bajos todavía. También ha resultado afectada la producción de frutas, uva y remolacha, así como los pastizales y cultivos forrajeros. La producción total de cereales de 2000 podría descender a alrededor de 2,3 millones de toneladas, nivel inferior a la media y a la producción cercana a la media del año pasado (2,9 millones de toneladas).

A pesar de la disminución de la producción, el país prevé exportar en 2000/01 alrededor de 200 000 toneladas de trigo.

ESLOVENIA (15 de septiembre)

En Eslovenia, se prevé para este año una ulterior disminución de la producción de cereales debida a las malas condiciones atmosféricas imperantes durante la primavera y el verano. La producción total de cereales se pronostica en 400 000-450 000 toneladas.

ESTONIA (14 de septiembre)

Las perspectivas para la cosecha de 2000 son inciertas. Al tiempo caluroso y seco imperante en mayo y junio han seguido precipitaciones excesivas en julio y agosto. La superficie sembrada con trigo y centeno de invierno aumentó, pero la producción de 2000 podría ser algo inferior a la media quinquenal (570 000 toneladas).

EX REPUBLICA YUGOSLAVA DE MACEDONIA (15 de septiembre)

En la ex República Yugoslava de Macedonia, tras unas condiciones atmosféricas favorables, sobrevino una sequía durante la última parte de la primavera y en el verano que redujo los rendimientos de los cereales. La producción total de cereales en 2000 debería totalizar alrededor de 650 000 toneladas, de las cuales corresponderían al trigo unas 320 000 toneladas.

FEDERACION DE RUSIA (18 de septiembre)

La recolección de los cereales y legumbres de 2000 está muy avanzada y los rendimientos confirman los pronósticos relativos a un aumento de la producción con respecto a la mala cosecha del año pasado, estimada oficialmente en sólo 55 millones de toneladas de cereales y legumbres. Sin embargo, en algunas zonas afectadas por unas condiciones calurosas y secas durante el verano, como los Urales, los rendimientos han sido inferiores a lo previsto. Según los actuales indicios, la cosecha de 2000 podría estar en torno a los 66 millones de toneladas, o sea alrededor de un 10 por ciento más que la estimación de la FAO relativa a la producción del año pasado. Ahora bien, el resultado definitivo dependerá, en último término, del alcance de las pérdidas de potencial de rendimiento debidas a la sequía imperante durante el verano en las tierras vírgenes, y de que se pueda cosechar toda la superficie plantada (1 millón de hectáreas menos que el año anterior).

El descenso de los precios de los cereales confirman las perspectivas de una cosecha mejor. Si el pronóstico relativo a la producción se concretizara, la necesidad de importación de cereales podría descender significativamente en 2000/01 por debajo de los 8 millones de toneladas, aproximadamente, importados en 1999/2000.

En Chechenia, la producción agrícola de 2000 se vio muy comprometida por la situación de seguridad así como por la escasez de maquinaria, combustible e insumos. También se señala que son poco prometedoras las perspectivas para la plantación de cereales y legumbres de invierno que se recogerán el año que viene debido a la falta de recursos financieros y de combustible. Los informes más recientes señalan que se han preparado para la siembra de otoño solamente 40 000 hectáreas.

En Chechenia, hay muchas personas que viven en la indigencia, y tendrán que afrontar nuevamente las condiciones rigurosas del invierno de montaña con insuficientes viviendas, alimentos, agua, saneamiento e infraestructura. Una gran parte de la población de Chechenia necesita ayuda alimentaria para sobrevivir, pero hasta ahora las promesas son muy inferiores a las necesidades. Una evaluación interinstitucional de las Naciones Unidas de la situación en Grozny indicaba la existencia de una grave necesidad de ayuda alimentaria, sobre todo para las cocinas y panaderías comunitarias, que han dejado de funcionar debido a la escasez de alimentos. Esos servicios constituían una fuente importante de alimentación para los grupos vulnerables, tales como los ancianos, los niños y las personas discapacitadas.

El PMA está distribuyendo actualmente alimentos a 35 000 beneficiarios en tres distritos de Grozny y tiene previsto atender a otros 23 000 beneficiarios del cuarto distrito de Grozny a partir de septiembre. Pero, las promesas de ayuda alimentaria para apoyar la operación del PMA en Chechenia son muy inferiores a las necesidades.

HUNGRIA (15 de septiembre)

En Hungría, las cosechas de cereales se han visto gravemente afectadas por la sequía imperante durante el período vegetativo de 2000, pero para el trigo la situación no ha sido tan mala como en 1999 cuando también durante el período de siembra reinó el mal tiempo y, en consecuencia, descendió de forma pronunciada la superficie cultivada. La producción de trigo se calcula ahora en alrededor de 3,8 millones de toneladas, nivel superior a la cosecha drásticamente reducida del año pasado (2,6 millones de toneladas), pero muy inferior a la de 1997 y 1998 (alrededor de 5 millones de toneladas). Los rendimientos de los cereales secundarios han sido los más afectados por el tiempo excepcionalmente caluroso y seco de la primavera: la producción de cebada se calcula en sólo 900 000 toneladas, frente al nivel medio de alrededor de 1,2 millones de toneladas, y la de maíz podría ser muy escasa (alrededor de 5 millones de toneladas), frente a más de 7 millones de toneladas en 1999 y a una media de alrededor de 6 millones de toneladas.

LETONIA (14 de septiembre)

Al tiempo caluroso y seco imperante en mayo y en junio siguieron, en julio y agosto, unas lluvias excesivas. Es probable que el mal comienzo de la campaña agrícola de primavera, las condiciones variables de crecimiento y las pérdidas de cosecha ocasionadas por las inundaciones y los retrasos, limiten la recuperación de la cosecha de cereales del año pasado estimada oficialmente en un nivel bajo de 787 000 toneladas. En cambio, la superficie sembrada con cultivos de invierno aumentó y las condiciones de hibernación fueron buenas. La producción de cereales de 2000 se pronostica provisionalmente en 0,8 millones de toneladas, algo menos de la media. Como la producción pecuaria se ha mantenido deprimida, las importaciones de cereales se limitaron en los últimos años a alrededor de 50 000-70 000 toneladas por año, principalmente de trigo panificable.

LITUANIA (14 de septiembre)

Las perspectivas para la cosecha de cereales de 2000 han empeorado a raíz de las lluvias excesivas caídas en julio y agosto después de las condiciones calurosas y secas registradas en mayo y junio. La superficie total sembrada con cereales (1 061 000 hectáreas) estuvo muy cercana a la del año pasado. Se prevé que la producción de cereales de 2000 se recuperará algo con respecto al bajo nivel del año pasado (2,1 millones de toneladas) pero aún así será inferior a la media. Es probable que el rendimiento de la mayor parte de los cultivos de primavera (cereales, forrajes, remolacha, papas), que experimentaron condiciones secas y posteriormente inundaciones y anegamientos, sea inferior al del año pasado, mientras que el de los cultivos de invierno, que hibernaron bien, podría ser mayor.

MOLDOVA (15 de septiembre)

Unas heladas intempestivas y la persistencia de la sequía desde abril hasta finales de junio han comprometido las perspectivas de la cosecha de cereales de 2000, y afectado a la pro-ducción de los cereales, forrajes, frutas y uvas. La producción de trigo, prevista inicialmente en 1 millón de toneladas, se estima oficialmente en 780 000 toneladas, mejor que las estima-ciones anteriores y un volumen cercano al nivel bajo del año pasado. La producción de ce-bada se estima en 152 000 toneladas. Las perspectivas para la cosecha de maíz son todavía inciertas. El comienzo de las lluvias en julio ha mejorado algo las perspectivas para los cultivos de primavera pero aún así se prevé que la cosecha total de cereales de 2000 será muy inferior a la media e inferior al bajo nivel del año pasado (2,2 millones de toneladas).

La cosecha de trigo de 2000 es suficiente para satisfacer las necesidades de consumo de alimentos pero la escasez y los altos precios de los piensos harán necesario recurrir a las reservas. Este año el Gobierno ha prohibido las exportaciones de trigo y está tratando de comprar 60 000-80 000 toneladas para las reservas internas.

POLONIA (15 de septiembre)

En Polonia, las condiciones para la producción de cereales de este año han sido particularmente malas. A las heladas tardías de primavera siguieron unas condiciones excepcionalmente calurosas y secas, y las intensas lluvias caídas en el verano han trastornado las actividades de recolección. La producción de trigo se calcula en 8,2 millones de toneladas, casi un 10 por ciento menos que año pasado. También se pronostica un fuerte descenso de la producción de cereales secundarios como consecuencia del mal tiempo. La producción de centeno podría descender hasta un nivel bajo de 4 millones de toneladas, cerca de un 30 por ciento menos que la media de los últimos cinco años, y la de cebada se pronostica en sólo 2,8 millones de toneladas, un 20 por ciento menos que la media quinquenal.

REPUBLICA CHECA (15 de septiembre)

En la República Checa, la producción total de trigo se estima en un nivel cercano al de 1994 (alrededor de 4 millones de toneladas), a pesar del aumento de la superficie plantada. La disminución se debe a la sequía que determinó un descenso considerable de los rendimientos. Según las estimaciones, la producción de cebada que, por cultivarse principalmente en primavera, resultó muy afectada por la sequía, ha descendido de forma pronunciada respecto al año pasado debido a una disminución de los rendimientos y de la superficie sembrada.

REPUBLICA ESLOVACA (15 de septiembre)

A diferencia de las previsiones realizadas muy al comienzo de la campaña, se estima que la producción total de cereales de la República Eslovaca será inferior a la cosecha ya menguada del año pasado. Después de unas condiciones de plantación e hibernación favorables, los cultivos se vieron afectados por un tiempo caluroso y seco durante la primavera y el verano y los rendimientos han sido inferiores a lo normal. La producción total de cereales no debería superar con mucho los 2 millones de toneladas, frente a unos 2,8 millones de toneladas en 1999.

RUMANIA (15 de septiembre)

Rumania se ha visto asolada por una grave sequía en el verano de este año, considerada la peor en los últimos 30 años, que ha tenido un efecto devastador en la producción de cereales de 2000. La estimación oficial más reciente sobre la cosecha de trigo es de 4,3 millones de toneladas, algo mejor que algunas previsiones formuladas al principio del verano, pero aún así un volumen inferior en alrededor un 9 por ciento a la producción de 1999 y en un 20 por ciento a la media quinquenal. Pero la más afectada ha sido la producción de maíz de verano que según las informaciones más recientes, totalizará sólo 5,5 millones de toneladas, aproximadamente, frente a una media quinquenal de alrededor de 10 millones de toneladas.

UCRANIA (18 de septiembre)

Al aproximarse el final de la recolección de otros cereales distintos del maíz, se han confirmado los pronósticos que indicaban otra mala cosecha de cereales. Los rendimientos medios por hectárea señalados por el Gobierno son inferiores en alrededor de un 5 por ciento a los del año pasado. Además, no se ha aclarado la cuestión de si los 10,8 millones de toneladas de trigo, 7 millones de toneladas de cebada, 1 millón de toneladas de centeno y 800 000 toneladas de avena, que se habrían obtenido según el Ministerio de Políticas Agrarias, se consideran peso limpio o peso bruto. Hasta que termine la cosecha de maíz, la FAO pronostica provisionalmente la producción de cereales y legumbres de 2000 (incluida la producción de maíz estimada en 2,1 millones de toneladas) en 23,9 millones de toneladas. Esta estimación supera en un 10 por ciento a la actual información oficial, que podría tratarse de una subestimación de la producción real. La constante interferencia del Gobierno en el mercado de cereales y legumbres durante la presente campaña ha creado mucha incertidumbre, y no ha resultado ventajosa ni para los productores ni para los comerciantes.

Si el pronóstico relativo a la cosecha se concretizara, la producción de cereales y legumbres en Ucrania habría disminuido durante tres años consecutivos. En 1999/2000, el país siguió siendo un neto exportador de 2,3 millones de toneladas de cereales (principalmente trigo y cebada). Las importaciones de trigo registradas oficialmente llegaron a cerca de 450 000 toneladas en 1999/2000 y podrían superar esta cantidad en la actual campaña comercial.

YUGOSLAVIA,REP.FED.DE(SERBIAYMONTENEGRO)*(18deseptiembre)

Una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA visitó la República Federativa de Yugoslavia (RFY) (excluida la provincia de Kosovo administrada por las Naciones Unidas) del 21 de junio al 27 de julio de 2000 y tomó contacto con todas las principales zonas agrícolas. La misión observó que el sector agrícola del país había ido decayendo desde principios de los años noventa, pero que sobre todo la campaña agrícola de 1999/2000 había sido particularmente difícil. Las catástrofes provocadas por el hombre y las catástrofes naturales (sanciones, bombardeos, inundaciones, anegamientos y sequías prolongadas), la escasez de insumos, sobre todo fertilizantes pero también combustible, y los precios bajos han sido factores concomitantes que contribuyeron a reducir las superficies sembradas y los rendimientos medios de los cultivos tanto de invierno como de primavera.

La misión estimó que la superficie sembrada con trigo en Serbia y Montenegro para la cosecha de 2000 había descendido a 581 000 hectáreas, con respecto a las 619 000 en 1999 y las 800 000 en 1991, como efecto de los escasos incentivos que ofrecían los precios y de la crítica escasez de combustible y fertilizantes. Partiendo de su estimación de la superficie sembrada (muy inferior a la cifra oficial de 650 000 hectáreas), la misión calculó la cosecha de trigo de 2000 en 1 660 000 toneladas (hipótesis pesimista) o en 1,8 millones de toneladas (en el mejor de los casos), frente a la estimación oficial de 2,3 millones de toneladas.

El potencial de rendimiento de los cultivos de primavera, como el maíz, la remolacha y la soja, se ha visto también gravemente comprometido por las temperaturas elevadas y la escasez de agua durante la primavera y el verano de este año, hasta bien entrado el mes de agosto. De hecho, se necesitan lluvias abundantes para reponer las reservas de humedad del suelo para el trigo de invierno, que se plantará dentro de poco. Debido a la escasez de piensos, el número de los animales podría disminuir de forma pronunciada.

La producción interna y los volúmenes de las exportaciones agroalimentarias necesarias para garantizar las importaciones esenciales, particularmente petróleo, gas y medicamentos, determinan la disponibilidad interna de alimentos. El país tiene que importar el 70 por ciento del combustible necesario, que suele financiar mediante las exportaciones industriales y agrícolas. En 1999, en una coyuntura caracterizada por la contracción del PIB, la ruina del sector industrial, y el aumento del porcentaje de la agricultura en el PIB, las exportaciones de productos agroalimentarios representaron el 22 por ciento de las exportaciones totales en valor. En 2000, se continuaron exportando productos agrícolas, sobre todo maíz y una pequeña cantidad de trigo, aunque en una cuantía inferior al objetivo. Según el Gobierno, el país dispone de unos 2,8 millones de toneladas de trigo, más que suficientes para satisfacer la demanda interna. Una cantidad considerable de existencias procedentes de la excelente cosecha de maíz del año pasado (6,1 millones de toneladas) contribuirá a compensar la cosecha de este año, que podría reducirse a la mitad.

Ello no obstante, las perspectivas para 2000/01 indican que el suministro de alimentos es-caseará considerablemente y los precios seguirán subiendo, comprometiendo la seguridad alimentaria de la población de bajos ingresos. La posibilidad de conseguir alimentos a precios bajos y controlados es cada vez menor, mientras que una cantidad cada vez mayor de alimentos se está canalizando hacia los mercados más liberalizados y más caros. Al mismo tiempo, los sueldos y salarios van decreciendo. Los alimentos ya representan una proporción significativa de los presupuestos familiares de la población de bajos ingresos.

Actualmente, el PMA está prestando asistencia a alrededor de 700 000 refugiados y personas socialmente vulnerables. Además, el CICR presta asistencia a 200 000 PDI con una ración alimentaria individual y a 100 000 beneficiarios (casos sociales) con una comida caliente distribuida en el marco del su programa de comedores gratuitos.


Previous PageTable Of ContentsNext Page