FAO/SMIA - Perspectivas Alimentarias No. 1, Febrero 2001 p. 9

Previous PageTable Of ContentsNext Page


SEMILLAS OLEAGINOSAS, ACEITES Y HARINAS OLEAGINOSAS 1/

------------------------------------------

1/ Nota sobre metodología: Casi todo el volumen de los cultivos oleaginosos recogido en todo el mundo se moltura con objeto de obtener aceites y grasas para la nutrición humana o para fines industriales, y las tortas y harinas se utilizan como ingredientes en los piensos. Por lo tanto, en vez de referirse a las semillas oleaginosas, el análisis de la situación del mercado se realiza principalmente en términos de aceites/grasas y tortas/harinas. En consecuencia, los datos sobre la producción de aceites (tortas) derivados de semillas oleaginosas se refieren al aceite (torta) equivalente de la producción actual de las semillas oleaginosas pertinentes, mientras que los datos sobre el comercio y las existencias de aceites y tortas se refieren a la suma del comercio y las existencias de aceites y tortas más el aceite y la torta equivalente del comercio y las existencias de semillas oleaginosas
 
 

Los precios de las harinas oleaginosas se fortalecen, mientras que los de los aceites y grasas se mantienen débiles

Durante la campaña 1999/2000 (octubre/septiem-bre), los precios internacionales de los aceites y grasas estuvieron bajo una presión a la baja, atribuida principalmente a una oferta abundante en relación con la demanda. Por el contrario, los precios de las semillas y harinas oleaginosas se fortalecieron al detenerse la expansión de los suministros mundiales de dichos productos mientras continuaba aumentando la demanda. Al comenzar la campaña de 2000/01, los precios de las tortas y harinas oleaginosas continúan aumentando, mien-tras que los de los aceites y grasas se mantienen bajos. En el primer trimestre de la campaña (oc-tubre-diciembre de 2000), el promedio del índice de los precios de la FAO para los aceites y las grasas descendió a 75 puntos, el nivel más bajo registrado desde 1986/87. En el mismo período, el índice medio de los precios de las harinas oleaginosas ascendió a 99 puntos, 27 más que el nivel bajo sin precedente registrado a mediados de 1999.

Precios internacionales de los productos de semillas oleaginosas

 
Indices de la FAO de precios del mercado internacional
Promedio de precios del mercado international
Aceites/grasas comest./sapon.
Tortas y harinas oleaginosas
Soja a/
Aceite de soja b/
Aceite de palma c/
Harina de soja d/
Octubre/septiembre
( . . 1990-92=100 . . )
 ( ... dólares EE.UU./tonelada ...)
1994/95
153
94
247
641
645
184
1995/96
140
128
303
574
544
257
1996/97
134
133
298
536
545
278
1997/98
154
116
256
634
641
197
1998/99 - oct.-marzo
141
90
219
548
620
153

- abril-sept.
109
74
198
418
407
146

1999/00 - oct.-marzo
98
87
206
374
356
176

- abril-sept.
84
90
213
337
318
184

2000 -oct.-diciembre
75
99
209
317
257
207

Fuente: FAO, Oil World
a/ Soja, EE.UU., cif Rotterdam.
b/ Aceite de soja, holandes, fob en almazara.
c/ Aceite de palma, crudo, cif puertos del Norte de Europa.
d/ Granulos de soja, 44/45 % Argentina, cif Rotterdam.

En base a la información disponible actualmente, las posibilidades de una recuperación sostenida de los precios de los aceites y grasas en 2000/01 son limitadas, salvo crisis imprevistas de la demanda o de la oferta. Estas perspectivas se basan en el nivel récord de las existencias iniciales y en la previsión de que, como continúa creciendo la demanda de harinas, el aumento de las molturaciones contribuirá a incrementar los suministros de aceites y grasas. Aunque se prevé un crecimiento de la demanda de aceites y grasas, especialmente en Asia, puede que ello no sea suficiente para contrarrestar el efecto de las existencias onerosas y del aumento de la producción.

Es probable que la recuperación de los precios in-ternacionales de las tortas y harinas oleaginosas, que comenzó durante 1999/2000, continúe durante la campaña actual, como consecuencia de que, según los pronósticos, el aumento de la demanda compensará con creces el aumento previsto de la oferta. Se prevé que en Asia, así como en Europa, la demanda de soja y harina de soja aumentará a niveles sin precedentes, siendo éste un factor que debería ejercer una presión al alza sobre los precios. Sin embargo, la cosecha sin precedente de soja en los Estados Unidos y las cosechas abundantes de soja previstas en el Brasil y la Argentina deberían impedir que los precios de la harina aumenten drásticamente. Si se concretizara el aumento pronosticado de la producción de soja de los principales productores de América Latina sería un alivio bien acogido, ya que los suministros y la disponibilidad de las otras harinas importantes, particularmente de colza y girasol, deberían contraerse respecto de la campaña anterior. El alcance del movimiento alcista de los precios de las harinas oleaginosas durante la campaña actual dependerá también de lo que suceda con los precios de los cereales forrajeros, particularmente el maíz. Según las previsiones actuales, los precios de dichos cereales continuarán su trayectoria de recuperación durante la campaña, lo cual, de concretizarse, limitaría la posibilidad de sustituir cereales forrajeros por harinas oleaginosas.

La producción mundial de semillas oleaginosas aumentará sólo marginalmente en 2000/01

Según los pronósticos, en 2000/01 la producción mundial de las siete principales semillas oleaginosas aumentará poco más de 2 millones de toneladas, o sea 0,8 por ciento, a alrededor de 306 millones de toneladas, lo que representa el aumento porcentual más bajo de una campaña a otra registrado en los últimos años. Fuera de la soja, se prevé que la producción de la mayoría de las otras semillas oleaginosas importantes descenderá respecto de la última campaña. En particular, se pronostica que la producción de colza y girasol descenderá alrededor del 10 por ciento cada una. En los principales productores de colza, Canadá, la CE y los países de Europa oriental, la producción descendió debido a que los precios de la colza en relación con los de otros cultivos y la abundancia de las existencias indujeron a una desviación de la tierra. En la India y Australia, la razón de la disminución prevista de la producción es el tiempo desfavorable. En cambio, en China la producción de colza aumentó notablemente porque los agricultores continuaron gozando de ingresos mejores que los de los cereales. Con respecto al girasol, la mayor parte de la contracción prevista de la producción tendrá lugar en la Argentina, donde se estima que la superficie sembrada ha disminuido tanto como 37 por ciento respecto a la temporada anterior.

Sin embargo, el aumento pronosticado de la producción mundial de soja debería compensar con creces la disminución prevista de la producción de las otras semillas oleaginosas. Los Estados Unidos han obtenido en la presente campaña otra cosecha abundante, ya que los agricultores continuaron beneficiándose del nivel alto de los precios a efectos de los préstamos para la comercialización de la soja, además de otras disposiciones favorables contenidas en la Ley Federal de mejora y reforma agrarias de 1996. En Brasil y Argentina, se señala que la superficie plantada con soja ha aumentado ulteriormente y, si las condiciones de crecimiento siguieran siendo favorables, se podría lograr una producción sin precedente. Ambos países han visto en los últimos años un crecimiento impresionante tanto de la superficie como de la producción de soja debido a una combinación de factores, como modificaciones favorables en materia de políticas, aumento de los márgenes de utilidad para los agricultores, y mejoras tecnológicas. Análogamente, se prevé que los productores de Bolivia y el Paraguay producirán más soja. Aunque hay informes sobre una ola de calor que ha afectado a algunas partes de la Argentina durante diciembre y principios de enero, todo parece indicar que no se han producido daños importantes a los cultivos de soja.

Producción mundial de los siete princi-pales semillas oleaginosas

 
1998/99
1999/00
2000/01 estim.
(. . . millones de toneladas . . .)
Soja
160,9
158,1
167,6
Semillas de
     
algodón
33,2
33,5
33,1
Maní (cáscara)
31,8
30,7
31,0
Semillas de
     
girasol
27,9
26,7
24,1
Semillas de
     
colza
36,1
42,4
37,9
Almendras de
     
palma
5,9
6,3
6,7
Copra
4,0
5,3
5,3
Total
299,9
303,2
305,6
Fuente: FAO
Nota: En los años emergentes se agrupan las cosechas anuales del hemisferio norte recolectadas en el segundo semestre del primer año indicado, con las cosechas anuales del hemisferio sur recolectadas en el primer semestre del segundo año indicado. Para los cultivos arbóreos, que se producen durante todo el año, se utiliza la producción del año civil del segundo año indicado.

Los suministros tanto de aceites y grasas como de harinas oleaginosas aumentarán pero a un ritmo lento

Según los pronósticos, la producción mundial de aceites y grasas en 2000/01 aumentará ulterior-mente, siguiendo la tendencia alcista, pero a un ritmo más lento de lo que se ha observado en los últimos años. Actualmente se prevé que la producción total aumentará en un nivel moderado de 1 por ciento a alrededor de 116 millones de toneladas. El aceite de soja debería representar la mayor parte del aumento previsto en la producción total de aceites tras el pequeño descenso registrado en la campaña pasada. Sin embargo, la proporción de los aceites blandos1/ en la producción total de aceites y grasas disminuirá por tercer año consecutivo mientras que la producción de aceites tropicales2/, así como su proporción en la producción mundial de aceites y grasas, debería alcanzar niveles sin precedentes. Es probable que el porcentaje representado por el aceite de palma alcance el 20 por ciento. Considerando la lenta expansión prevista de la producción de aceites y grasas, los suministros mundiales de aceites y grasas (incluidas las existencias de comienzos de la campaña) podrían experimentar en 2000/01 un moderado incremento de alrededor del 1 por ciento a aproximadamente 130 millones de toneladas, en comparación con las dos campañas anteriores, en las que los suministros totales aumentaron alrededor del 4 por ciento. Con respecto a las tortas y harinas oleaginosas, se pronostica que la producción mundial, expresada en equivalentes en proteínas aumentará alrededor del 2 por ciento, tras el estancamiento observado en la campaña anterior, a alrededor de 79 millones de toneladas. Casi todo el incremento se deberá a la harina de soja, que compensará con creces la disminución prevista en la producción de la mayor parte de las otras harinas. Sin embargo, debido a una dismi-nución de las existencias remanentes, se pronostica que los suministros mundiales de harinas y tortas, expresadas en equivalentes en proteínas, se man-tendrán cercanas en 2000/01 al nivel de la campaña anterior.

--------------------

1/ Este grupo de aceites comprende el aceite de soja, de colza, de girasol, de algodón, de maní y de oliva.
2/ Se refiere a los tres principales aceites tropicales, de palma, de almendra de palma y de coco.

El consumo de aceites y grasas y de tortas y harinas oleaginosas aumentará moderadamente

Los pronósticos indican que la utilización total de aceites y grasas continuará aumentando en 2000/01, aunque a un ritmo lento en comparación con las campañas anteriores. Como en los años anteriores, los países asiáticos, particularmente China y la India, representarán la mayor parte de la expansión prevista. Contribuirán a este incremento algunos factores, como los precios bajos, la mejora de los ingresos per cápita, y el crecimiento demo-gráfico. En cuanto a los aceites/grasas tomados individualmente, se prevé que el aceite de palma representará la mayor parte del aumento, seguido de cerca por el aceite de soja.

Según las proyecciones, también aumentará en 2000/01 el consumo de tortas y harinas oleaginosas. Sin embargo, debería continuar en la presente campaña la gradual desaceleración del crecimiento observada en los últimos años. Durante 2000/01, se pronostica que la utilización mundial total de tortas y harinas oleaginosas, expresada en equivalente en proteínas, alcanzará los 80 millones de toneladas aproximadamente. Como las condiciones económicas siguen mejorando en algunos de los países asiáticos que se habían visto afectados por la crisis financiera de finales de los años noventa, la demanda de carne ha seguido la corriente y, por lo tanto, la utilización de harinas oleaginosas debería continuar aumentando en la región. En América del Norte, es probable que el volumen utilizado de harinas oleaginosas se mantenga prácticamente invariado. El consumo de harinas en la CE debería experimentar una expansión debido a la prohibición de utilizar en los piensos compuestos la harina de carne con hueso. Para toda la campaña 2000/01, el aumento de la utilización de harinas oleaginosas en la CE, expresado en equivalente en proteínas, se estima provisionalmente en 0,4 millones de toneladas. La mayor parte del incremento debería consistir en harina de soja. También a nivel mundial, se pronostica que la harina de soja representará la mayor parte de la expansión prevista del consumo de harinas oleaginosas, dado que los suministros de muchas de las otras harinas principales serán limitados en 2000/01. Cabe señalar que es probable que la evolución de los precios, particularmente los de la harina de soja con respecto a los de los cereales forrajeros, influya en el volumen de la harina consumida durante la campaña. Según los indicios actuales, los precios de los cereales forrajeros aumentarán y disminuirá la relación de los precios correspondiente, lo que lleva a pensar que podría darse durante 2000/01 alguna sustitución de harinas oleaginosas por cereales forrajeros.

Las existencias tanto de aceites y grasas como de harinas oleaginosas descenderán, pero el inventario de aceites y grasas seguirá siendo oneroso

Después de subir a niveles sin precedentes en las dos últimas campañas, se pronostica que las exis-tencias finales de aceites y grasas descenderán durante 2000/01, ya que su utilización mundial de-bería exceder de la producción en un margen pe-queño. Considerando que las existencias iniciales mundiales se encuentran en niveles superiores a la media, no es probable que la disminución prevista del inventario (y la consiguiente reducción de la re-lación entre las existencias y la utilización) deter-mine una recuperación sostenible de los precios del aceite vegetal. Según los pronósticos, las exis-tencias mundiales de final de la campaña de tortas y harinas oleaginosas serán inferiores a sus niveles iniciales por segundo año consecutivo, ya que se prevé que el consumo mundial superará a la producción. La correspondiente disminución de la relación entre las existencias y la utilización sostendrá seguramente los precios durante la campaña.

Se pronostica un pequeño incremento del comercio internacional de aceites y grasas y de harinas oleaginosas en 2000/01

Aunque el comercio mundial de aceites y grasas (incluido el aceite contenido en las semillas oleaginosas comercializadas) debería aumentar en 2000/01 del 1,3 por ciento a 51 millones de tone-ladas, la tasa de crecimiento sería significativa-mente inferior a la de las campañas anteriores debi-do a los altos niveles de las existencias o al aumen-to de la producción en algunos de los principales países importadores. Además, suponiendo que la reciente disminución de los precios de los aceites y grasas se detuviera durante 2000/01, debería dis-minuir el incentivo para que los importadores compren aceites y grasas con el fin de mantener las existencias (como parece que hubiera ocurrido du-rante las últimas dos campañas). Desde una pers-pectiva regional, Europa debería representar la ma-yor parte de la expansión del comercio pronos-ticada, seguida de cerca por Asia. Es probable que la India, que durante cada uno de los últimos dos años importó alrededor del 35 por ciento de sus ne-cesidades internas de aceites y grasas, expe-rimente otro aumento grande de sus importaciones a pesar de los aumentos de los derechos de impor-tación previstos para limitar el reciente incremento de las importaciones. Con el afán de reducir la gran dependencia del país de los aceites y grasas impor-tados, se prevé que el Gobierno intensificará sus esfuerzos destinados a estimular la producción in-terna de semillas oleaginosas. Las compras de América del Norte podrían ser semejantes a las de la última campaña, mientras que las importaciones de China deberían contraerse ligeramente debido al aumento de la disponibilidad interna. Es probable que, estimulado por los bajos precios, el comercio de aceites de soja y palma sea el que más aumente durante la campaña, mientras que se pronostica que disminuirán las importaciones de aceites de colza y girasol debido a la escasa disponibilidad de los mismos.

Por lo que se refiere a los envíos de exportación, Malasia e Indonesia, los principales exportadores mundiales de aceites tropicales, podrían aumentar sus exportaciones totales en un 7 por ciento a un volumen conjunto sin precedentes de 16,4 millones de toneladas. De concretizarse, los dos países re-presentarían más del 30 por ciento del comercio mundial de aceites y grasas (incluido el aceite contenido en las semillas oleaginosas comercializadas) pronosticado para 2000/01. Se prevé que los envíos de algunos de los aceites blandos disminuirán du-rante la campaña, debido a la disminución de los suministros. La excepción en ese grupo sería el aceite de soja, cuyas exportaciones aumentarán ulteriormente, según los pronósticos, debido a su gran abundancia y al aumento de la demanda mun-dial. Cabe señalar que es probable que continúe durante la campaña actual la fuerte competencia por la cuota de mercado entre el aceite de palma y el aceite de soja.

En conjunto, se prevé que el comercio de los pro-ductos de semillas oleaginosas en 2000/01 se verá impulsado en gran medida por la demanda de hari-nas oleaginosas. Se prevé que el comercio mundial de tortas y harinas oleaginosas (incluida la harina contenida en las semillas oleaginosas comerciali-zada) superará los 95 millones de toneladas duran-te la campaña, creciendo a un ritmo de alrededor del 1,6 por ciento, que, de concretizarse, sería mar-cadamente inferior al de la última campaña. Entre los factores que contribuyen a esta desaceleración figuran la disminución del crecimiento del consumo total de harinas oleaginosas, las perspectivas de un aumento de los precios, y el hecho de que China, responsable de la mayor parte del incremento del comercio de la última campaña, importará menos debido a un aumento de la disponibilidad interna. Desde una perspectiva regional, se pronostica que Europa, que representa más del 40 por ciento de las importaciones mundiales de tortas y harinas oleaginosas, registrará el aumento mayor de las im-portaciones. Esta expansión prevista en las impor-taciones se basa en gran medida en la disminución de los suministros internos y en la prohibición de la harina de carne con hueso en la CE. En la región de Asia en conjunto, se pronostica un estancamiento de las necesidades de importación, en contraposi-ción al aumento verificado en la última campaña. Con respecto a las exportaciones, América Latina, principalmente Brasil y Argentina, está en con-diciones de aumentar su cuota en el mercado de exportaciones de soja y harina de soja en 2000/01. Salvo condiciones meteorológicas adversas durante los próximos meses, es probable que ambos países obtengan cosechas de soja sin precedentes y, por lo tanto, aumenten sus disponibilidades exportables. Con respecto a las harinas tomadas individual-mente, las perspectivas sugieren que la harina de soja representará la parte del león del aumento pronosticado en el comercio, dado que probable-mente la disminución de los suministros de la mayor parte de las otras harinas, particularmente las de colza y girasol, limitará su comercio. También es probable que se contraigan las exportaciones de harina de pescado ya que los suministros de Perú, el mayor exportador, debería disminuir.


Previous PageTable Of ContentsNext Page