FAO/SMIA - Cosechas y escaseces alimentarias No.3, junio 2001

ASIA

AFGANISTAN* (12 de junio)

El país se encuentra paralizado por una grave crisis alimentaria debida al tercer año consecutivo de una producción agrícola inferior a la media a causa de la sequía, los continuos conflictos civiles y un invierno crudo. El 8 de junio publicó su informe la misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA que visitó el país en mayo de 2001.

La misión observó que los cultivos de secano (trigo y cebada) se habían perdido casi totalmente, salvo en algunos focos de diferentes regiones. Según las estimaciones, la producción de trigo de secano en 2001 era incluso inferior en alrededor del 40 por ciento a la producción extremadamente escasa del año pasado. También la producción de cereales de regadío se había visto gravemente afectada por la sequía, como la de 2000. De todos modos, habida cuenta de que algunas zonas recibieron precipitaciones ligeramente mejores y de que las tierras y el agua de riego utilizadas anteriormente para el cultivo de la adormidera se destinaron al cultivo de trigo, se estima que la producción de trigo de regadío en 2001 supera en 14 por ciento a la de 2000, aunque es inferior en alrededor del 24 por ciento a la de 1999. Según las estimaciones, la producción de los cultivos secundarios (arroz, maíz, cebada) supera en alrededor del 24 por ciento a la producción extremadamente escasa del año pasado, pero es inferior en aproximadamente 42 por ciento a la de 1999. Por consiguiente, la misión estimó la producción total de cereales de 2001 en 2 030 000 toneladas, alrededor de 12 por ciento más que en 2000 pero 37 por ciento menos que en 1999. Como consecuencia, la necesidad de importación de cereales en la campaña comercial de 2001/02 (julio/junio) se estimó en alrededor de 2,2 millones de toneladas, volumen ligeramente inferior al nivel sin precedente de 2,3 millones de toneladas, paro alrededor del doble del volumen de 1999 (1,1 millones de toneladas).

Debido a la pérdida de recaudaciones fiscales por parte de las Autoridades Talibanas como consecuencia del abandono del cultivo de la adormidera este año y de la intensificación de los problemas económicos que afectan tanto a los comerciantes como a los consumidores, la capacidad de importación comercial del Afganistán ha disminuido ulteriormente con respecto al año pasado. Ello no obstante, las importaciones comerciales de cereales se estiman generosamente en alrededor de 760 000 toneladas, 25 por ciento menos que la estimación del año pasado aproximadamente, lo que deja un déficit no cubierto de más de un millón de toneladas. Un déficit de esta magnitud, unido al grave deterioro del poder adquisitivo de la población, podría acarrear consecuencias desastrosas en el caso de no poder colmarse.

Millones de afganos de todas las categorías -sedentarios, trashumantes y nómadas - tienen poco o ningún acceso a los alimentos a través de los mercados debido a problemas relacionados con el poder adquisitivo, y su acceso a los alimentos a través de la producción propia se ha visto gravemente minado por la sequía, así como por el deterioro de la infraestructura de riego y de la capacidad de los agricultores para conseguir los insumos necesarios. El poder adquisitivo ha disminuido mucho por la falta de oportunidades de empleo dentro y fuera de la agricultura, el abandono del cultivo de la adormidera y la disminución de la producción de otros cultivos comerciales como cebollas, papas, almendros y albaricoques, así como por la disminución del número de cabezas de ganado y los bajos precios de éste. Otro factor que lleva a la población campesina pobre a un círculo vicioso de empobrecimiento es la deuda rural. Los préstamos rurales otorgados por las pocas personas que disponen de recursos suponen tasas de interés muy elevadas. La misión se encontró con intereses del 50 por ciento pagaderos en dos meses. El reembolso del capital y del interés empobrece cada vez más a los prestatarios de año en año hasta transformarlos en indigentes.

La situación de conjunto es muy grave, con millones de afganos que se enfrentan con problemas de inanición, muchos de los cuales han agotado la mayor parte de sus medios de subsistencia y no les queda otra opción que dejar sus hogares y engrosar las filas de las PDI o de los refugiados. Esta situación alarmante continuará empeorando a medida que avance la campaña comercial de 2001/02. A través de sus viajes por todo el país, la misión encontró pruebas cada vez más evidentes de la existencia de un gran número de indicadores que preanuncian una situación de hambre, a saber: la considerable reducción de la ingesta de alimentos, el derrumbe del poder adquisitivo, el exterminio de los animales, el agotamiento en gran escala de los bienes personales, la subida rápida de los precios, y el número cada vez mayor de PDI y de refugiados. En el Afganistán, este año la cuestión de la "supervivencia" será incluso más crucial que el año pasado.

ARABIA SAUDITA (25 de mayo)

La producción de trigo en 2000/01 se pronostica en 1,8 millones de toneladas, volumen ligeramen-te superior al del año pasado. Las importaciones de cereales en 2000/01 (julio/junio) se pronostica actualmente en 6,9 millones de toneladas. Arabia Saudita es el mayor importador mundial de cebada, que representa cerca de una tercera parte del comercio mundial de ese producto.

ARMENIA* (24 de mayo)

Las perspectivas para la cosecha de cereales de 2001 han mejorado con las lluvias superiores a la media caídas en abril y mayo, que contribuyeron a reponer la humedad del suelo y las reservas de riego. En algunos lugares, sin embargo, las lluvias acumulativas para el período vegetativo de 2000/01 siguen siendo inferiores a lo normal, y en los meses venideros será decisivo que llueva en forma regular para lograr una cosecha de cereales buena. Las imágenes de satélite indican que el desarrollo de la biomasa es en general marcadamente mejor que en el período correspondiente del año pasado. Según los primeros indicios, la escasez de semillas debida a la reducida cosecha de cereales de 2000 afectada por la sequía (225 000 toneladas) se ha traducido en una disminución de alrededor del 34 por ciento de la superficie sembrada con trigo de invierno a 65 000 hectáreas. Se espera aumentar las superficies sembradas con cereales de primavera a 108 000 hectáreas, mientras que el objetivo total para la producción de primavera es de 197 000 hectáreas, incluidos 33 000 hectáreas de papas (2000: 34 000) y 21 000 hectáreas de hortalizas.

Pese a la disminución de las plantaciones de trigo de invierno, la cosecha de granos (cereales y legumbres) de 2001 podría exceder de las 220 000 toneladas previstas por la FAO. Sin embargo, en vista del déficit de precipitaciones invernales, el resultado definitivo y la situación de la seguridad alimentaria en el próximo año dependerán decisivamente de la regularidad de las lluvias que se reciban durante todo el período vegetativo, no sólo para los granos sino también para otros cultivos básicos. Hay indicios de que el país podría importar hasta 400 000 toneladas de cereales en 2000/01 y es probable que se necesite una cuantía semejante en 2001/02.

Los datos de las encuestas indican que hasta un 68 por ciento de la población vive en la indigencia, en la pobreza o cerca de la línea de pobreza, y que el 55 por ciento de la población es pobre o indigente. Por familias pobres se entienden aquéllas cuyo nivel de consumo per cápita es inferior a la línea de pobreza (una cesta mínima de alimentos y bienes de consumo), y por familias indigentes se entienden aquéllas cuyo nivel de consumo per cápita es inferior a la línea de alimentación (una cesta mínima de productos alimenticios), situándose las dos líneas en 11 735 dracmas (21,5 dólares EE.UU.) y 7 194 dracmas por mes. Alrededor del 32 por ciento de la población vive en la pobreza y casi el 23 por ciento en la indigencia. Los porcentajes correspondientes a las familias son del 30 y 19 por ciento, respectivamente. Además, algunas familias se consideran potencialmente pobres, ya que sus ingresos oscilan entre 12 000 y 12 500 dracmas, superando de poco la línea de pobreza. Como consecuencia, hasta un 68 por ciento de la población podría necesitar alguna forma de protección social relacionada con la pobreza. Las encuestas revelan también que el nivel real de desempleo es de 27,3 por ciento, muy superior a la estimación oficial de 10,0-11,5 por ciento. El sueldo mensual medio es de 20 157 dracmas, o sea menos del doble del nivel de pobreza, y alrededor del 17 por ciento de la fuerza laboral gana demasiado poco para asegurarse un ingreso superior a la línea de alimentación. Ahora bien, los salarios no son la fuente principal de los ingresos monetarios: constituyen sólo el 24,6 por ciento de los ingresos, mientras que las ventas de la producción agrícola represen-tan el 32,1 por ciento, los ingresos derivados de actividades emprendidas por cuenta propia el 10,6 por ciento, y las pensiones y los subsidios estatales el 9,3 por ciento. Alrededor del 19,3 por ciento de los ingresos provienen de las transferencias de parientes, incluido un 12,8 por ciento de remesas (este rubro es por sí solo más significativo que las pensiones y los subsidios estatales). Sólo el 0,1 por ciento de los ingresos se relaciona con la propiedad (es decir, arriendos, intereses, dividendos, etc.) lo que permite ver el efecto limitado de la privatización en la modalidad de la remuneración. Hay un alto grado de desigualdad en materia de ingresos. El nivel de los ingresos del 20 por ciento más rico de la población es 32,2 veces más alto que el del 20 por ciento más pobre. La encuesta confirmó también de que por lo menos 620 000 armenios (y posiblemente hasta un millón), sobre una población de 3,8 millones de habitantes, viven actualmente en el extranjero buscando otras fuentes de ingresos. Muchos de ellos están en edad de trabajar, y dos terceras partes son hombres.

Los extenuantes problemas políticos, económicos y sociales del decenio pasado se han traducido en una situación generalizada de desempleo y subempleo y de inseguridad alimentaria . Los niveles de malnutrición crónica entre los niños de 3-59 meses oscilan entre 14 y 32 por ciento, con una media de 22 por ciento. Estos niveles se consideran moderados pero muestran una tendencia creciente de los niveles de malnutrición en los dos últimos años. El PMA ha extendido su asistencia alimentaria de urgencia a las víctimas de la sequía hasta el final de diciembre de 2001 y prevé continuar prestando asistencia alimentaria a cerca de 300 000 agricultores de subsistencia. La operación de urgencia (OU) se integrará plenamente con la próxima operación prolongada de socorro y recuperación (OPSR), efectiva a partir de julio de 2001, que proporcionará alrededor de 60 000 toneladas de suministros alimentarios a alrededor de 280 000 personas afectadas por la sequía. Para mediados de 2003, el PMA habrá distribuido más de 68 000 toneladas de productos alimenticios en el marco de la OU y de la OPSR.

AZERBAIYAN (24 de mayo)

El bajo nivel de las reservas de agua para riego debido a la sequía del año pasado y a las precipitaciones inferiores a lo normal recibidas en el invierno de este año en las cuencas fluviales hacen que las perspectivas para la cosecha de 2001 sigan siendo algo inciertas. Sin embargo, las precipitaciones recibidas en la primavera han sido buenas y las imágenes de satélite indican que el desarrollo de la biomasa es mejor que en el período correspondiente del año pasado en los valles de los ríos pero menos en las zonas del litoral. En 2000, la producción de cereales aumentó en una tercera parte como consecuencia del incremento de la superficie sembrada con trigo de invierno y de unos rendimientos mejores, ya que esta cosecha recogida en junio y julio se vio menos afectada por la sequía. Las obras de emergencia llevadas a cabo este invierno (profundización de los canales de riego, etc.) podrían contribuir a mantener los niveles de producción de cultivos rentables. Habida cuenta del ulterior aumento de la superficie sembrada con cereales y legumbres de invierno (a 650 000 hectáreas, incluidas 523 000 hectáreas de trigo), y del aumento previsto de las plantaciones de cereales y legumbres de primavera, que lleva a 712 000 hectáreas la superficie total sembrada con cereales y legumbres, la cosecha de cereales podría llegar a alrededor de 1,6 millones de toneladas, frente a 1,5 millones de toneladas en 2000, siempre y cuando las condiciones de crecimiento fueran normales hasta la terminación de la cosecha.

Pese a la buena cosecha prevista tras la producción muy superior a la media de 2000, la necesidad de importación de cereales debería mantenerse bastante estable en torno a las 700 000 toneladas, debido en parte a que las zonas urbanas se abastecen primordialmente de las importaciones. Además, es probable que aumente la necesidad de cereales y legumbres para el ganado, en consonancia con el número de cabezas y a causa de que los agricultores tienen que hacer frente a la competencia de las importaciones en el mercado de los cereales alimentarios. La mayor parte de las necesidades de importación de cereales se cubrirá comercialmente, aunque los grupos vulnerables, incluidas las personas desplazadas en el interior del país, siguen necesitando asistencia alimentaria selectiva. El PMA continúa prestando ayudando a 485 000 beneficiarios a través de una operación prolongada de socorro y recuperación trienal que comenzó en julio de 1999. El total de los alimentos comprometidos para la vida del proyecto asciende a 47 880 toneladas de ayuda alimentaria.

BANGLADESH (18 de mayo)

Unas tormentas y tornados tropicales violentos registrados al final de abril y en mayo provocaron muertes y cuantiosos perjuicios a las propiedades y a la infraestructura. No se han señalado daños a los cultivos de arroz.

Unos chaparrones premonzónicos caídos en abril aumentaron la humedad del suelo para la plantación de la cosecha aus, la más pequeña de las tres cosechas de arroz del país. La cosecha boro se está recogiendo ahora. Suponiendo un nivel medio de rendimiento, el objetivo para la cosecha boro de 2000/01 se fijó en 11,2 millones de toneladas (arroz elaborado), alrededor de 200 000 toneladas más que el año anterior, lo que hace una producción total de arroz de 35,6 millones de toneladas, 100 000 toneladas más que la cosecha récord del año pasado. A finales de mayo, las existencias de cereales del Gobierno ascendía a 1 millón de toneladas, 9 por ciento menos que en el período correspondiente del año pasado.

CAMBOYA (25 de mayo)

Unas condiciones atmosféricas buenas favorecieron la recolección del arroz secundario de la estación seca que está a punto de terminar. Se supone que la producción de este cultivo excederá de las 735 000 toneladas previstas al principio de este año debido al aumento de la superficie plantada. Informes recientes indican que este año la superficie plantada con arroz de la estación seca ha aumentado a alrededor de 260 000 hectáreas, 4 por ciento más que el año pasado y unas 50 000 hectáreas más que la media de los últimos cinco años. La plantación del arroz de la estación húmeda (principal) debería comenzar con la llegada de las lluvias monzónicas en junio. Esta cosecha principal representa alrededor del 80 por ciento de la producción arrocera total, y el resto corresponde a la producción de la estación seca (segunda). Suponiendo condiciones de crecimiento normales, los primeros indicios anuncian perspectivas favorables para la producción arrocera total de 2001.

A pesar de que la situación del suministro de alimentos es en general satisfactoria, todavía se sienten los efectos de las grandes inundaciones de septiembre pasado en las comunidades afectadas que siguen necesitando asistencia alimentaria.

COREA, REPUBLICA POPULAR DEMOCRATICA DE* (25 de mayo)

Tras el invierno más frío en decenios, el país se encuentra ante una grave sequía primaveral. Aumentan las preocupaciones por las proyecciones de la cosecha y por las perspectivas para el suministro de alimentos de este año.

Una visita interinstitucional sobre el terreno realizada a la principal provincia productora de Hwanghae Norte confirmó los considerables daños causados a los cultivos dobles de secano, pero la situación de los cultivos de regadío era buena. Las plantas de papa de secano de las tierras bajas no se habían desarrollado normalmente y alrededor de una tercera parte de los campos mostraban signos de grave falta de agua. Mientras el trasplante del arroz procedía normalmente en los arrozales de regadío, la falta de precipitaciones ha retrasado considerablemente el trasplante del maíz. También se ha informado que los niveles hidrostáticos habían bajado, los pozos se estaban secando y los abastecimientos de agua se habían visto afectados. Una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA visitará el país entre el 23 de junio y el 3 de julio de 2001 para examinar la situación del suministro de alimentos y evaluar las perspectivas iniciales de la cosecha.

La misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA llevada a cabo en noviembre de 2000 estimó la necesidad de importación de cereales en 1 870 000 toneladas, de las cuales se prevé que las importaciones comerciales cubrirán 200 000 toneladas, mientras que otras 810 000 se han prometido como ayuda alimentaria por conducto del PMA y otras 500 000 más a través de importaciones bilaterales en condiciones de favor.

COREA, REPUBLICA DE (13 de junio)

Según los informes, el país está experimentando la peor sequía en casi 100 años. Las regiones centrales son las más afectadas ya que el nivel de las precipitaciones recibidas durante los últimos tres meses es un 10 por ciento de la media anual. La sequía ha afectado al trasplante del arroz comenzado en mayo. Algunas zonas arroceras han recibido hasta ahora sólo el 30 por ciento de las precipitaciones medias. El Gobierno estima que han quedado sin sembrar alrededor de 4 500 hectáreas de arrozales y otras 8 000 hectáreas se han visto afectadas por la escasez de agua. Los embalses de riego se están secando. Los precios de las hortalizas han subido de forma pronunciada en las ciudades principales. Se estima que la sequía de este año causará daños a un 10 por ciento de los cultivos.

CHINA (19 de junio)

Unas condiciones atmosféricas extremas están provocando sequía en las partes septentrionales e inundaciones en las partes meridionales de China. En el norte, nordeste, parte de las zonas del noroeste y sudoeste, norte de Xinjiang, la Península de Shandong, la Provincia de Hubei y norte de la Provincia de Jiangsu, las precipitaciones han disminuido un 50 por ciento desde febrero de este año situándose en un nivel inferior en un 90 por ciento a lo normal. La sequía afecta también a Beijing, Tianjin, Chongqing, Hebei, Shangxi, Liaoning, Heilongjiang, Henan, Shangdong, Jiangsu, Sichuan, Guizhou, Yunnan, Gansu, Sha'anxi, Qinghai, la Provincia de Mongolia Interior , Ningzia y Xinjiang. Según fuentes oficiales, han quedado afectados más de 20 millones de hectáreas de cultivos. Se prevé que en 13 millones de hectáreas la cosecha será reducida mientras que en unas 800 000 hectáreas no se recogerá nada. Además, se han dejado sin plantar 4 millones de hectáreas debido a la falta de agua. Se señala también que falta el agua para 20 millones de personas y 15 millones de animales de tiro, lo que constituye un problema crítico en las ciudades situadas en la parte meridional del norte y nordeste y en la Península de Shandong. En algunas zonas se ha registrado la presencia de langostas que constituyen una amenaza para los cultivos que han sobrevivido. Se confirma la disminución de los rendimientos de los cultivos de verano en Sichuan, Chongqing, Henan y Jiangsu. La sequía ha afectado superficies extensas sembradas con trigo de invierno. Varios días de lluvias intensas a mediados de junio aportaron alivio a algunas zonas afectadas por la sequía, y los agricultores han empezado a replantar los cultivos perjudicados aunque los meteorólogos anuncian la posibilidad de que persistan las condiciones secas.

A diferencia de las provincias ahornagadas del norte, en el sur a principios de junio las inundaciones castigaron fuertemente las provincias de Guandong, Guangxi, Hunan, Hubei, Sichuan y otras. Según fuentes oficiales, además de los 17 millones de personas afectadas directamente (sobre 27 millones que viven en las zonas inundadas), las inundaciones causaron la muerte de cientos de otras, la evacuación de alrededor de 140 000 y daños a las propiedades. Se estima que han quedado destruidos 1,7 millones de hectáreas aproximadamente y que en 1,2 millones de hectáreas la cosecha podría verse reducida. Todavía no se conocen las repercusiones de las inundaciones en la plantación de los cultivos tardíos de arroz y en la recolección de los cultivos tempranos, que juntos representan alrededor del 43 por ciento de la producción arrocera total. También en otras provincias meridionales las inundaciones y los deslizamientos de tierra, intensificados por las lluvias estacionales de mediados de junio, han causado la muerte de al menos 100 personas.

CHIPRE (25 de mayo)

Según las previsiones, las perspectivas para las cosechas de trigo y cebada de 2001, que se están recogiendo ahora, se sitúan en torno a la media. La superficie total sembrada fue de alrededor de 61 000 hectáreas, semejante a la del año pasado. La producción de cereales en 2000, principalmente cebada, se estima en 101 000 toneladas, alrededor de un 1 por ciento menos que la media de los últimos cinco años.

Las importaciones de trigo en 2000/01 (mayo/abril) se pronostican en 100 000 toneladas, mientras que las importaciones agregadas de cebada y maíz en unas 540 000 toneladas, como el año pasado.

FILIPINAS (25 de mayo)

Se señala que la temporada monzónica ha comenzado puntualmente en muchas partes del oeste de Luzonin con la llegada, a finales de mayo, de las lluvias y de los vientos sudoccidentales.

En la mayor parte del país ha comenzado la recolección de la segunda cosecha de arroz y maíz de las tierras bajas y se prevén rendimientos normales. Se ha empezado a plantar la tercera cosecha de arroz. Suponiendo una temporada monzónica normal, la producción arrocera total de 2001 debería alcanzar los 12,6 millones de toneladas, alrededor de 100 000 más que el año pasado. Según las proyecciones, la demanda y el consumo de alimentos disminuirán este año debido a la desaceleración económica y a la actual coyuntura política. Según fuentes oficiales, este año podría no ser necesario importar arroz dada la gran cantidad de existencias arroceras.

GEORGIA* (31 de mayo)

Las perspectivas para la cosecha de 2001 han mejorado gracias a unas lluvias buenas recibidas en primavera. Las imágenes de satélite indican un desarrollo satisfactorio de los cultivos, aunque en densidad menor que el año pasado en las zonas septentrionales, desde Osetia Meridional hasta Shida Kartli, Mtianeti y Khaketi. Ello podría deberse a la reducción de la superficie plantada o a las plantaciones tardías del trigo de invierno. Como las precipitaciones recibidas durante los meses de invierno han vuelto a ser inferiores a la media, el resultado definitivo dependerá decisivamente de la regularidad de las precipitaciones que se reciban en los meses venideros. Hay indicios de que la superficie sembrada con trigo de invierno pueda no haber descendido tanto como se había informado al principio. Ahora bien, en muchas zonas se retrasó la plantación y muchos agricultores utilizaron cualquier tipo de semilla que pudieron conseguir. Se espera distribuir semillas suficientes para aumentar la superficie de papas y maíz de primavera y compensar posibles reducciones de la producción de trigo.

Si las condiciones atmosféricas lo permitieran, se prevé que la cosecha de trigo de 2001 se recuperará después del nivel reducido del año pasado (89 000 toneladas) a alrededor de 200 000 toneladas. Análogamente, la producción de la importante cosecha de maíz podría aumentar en una tercera parte, dando lugar a una producción total de cereales y legumbres superior en un 58 por ciento aproximadamente a la de 0,6 millones de toneladas del año pasado, pero aún así sería algo inferior a la media de los últimos cinco años .

La importancia del comercio no estructurado hace difícil controlar el nivel real del consumo de cereales. Habida cuenta de una necesidad nacional de consumo de cereales (consumo humano, forrajes, pérdidas) de 1,1 millones de toneladas en 2001/02, la necesidad de importación de cereales de Georgia se estima en alrededor de 500 000 toneladas, principalmente trigo. Es difícil calcular el volumen de las importaciones efectivas, pero hay indicios de que en 2000/01 el país importó más que eso. Frente a una necesidad de ayuda alimentaria estimada en 311 000 toneladas para la campaña comercial de 2000/01, hasta ahora se han registrado sólo 810 000 toneladas.

El año pasado el PMA formuló un llamamiento en el que pedía casi 66 000 toneladas para satisfacer las necesidades básicas de 696 000 víctimas de la sequía más vulnerables hasta la próxima cosecha principal durante un período de ocho meses (de noviembre a junio). La respuesta a ese llamamiento ha sido lenta y limitada: la primera entrega de productos llegó a Georgia recién en enero. La primera ronda de distribuciones comenzó tarde, en febrero. Debido a la falta de recursos, durante esa ronda se distribuyó sólo la mitad de la ración inicial. Un total de 516 750 beneficiarios (número revisado siguiendo las recomendaciones de una encuesta de economía alimenticia doméstica realizada en noviembre de 2000) recibió 6 802 toneladas de alimentos (6 199 toneladas de harina de trigo, 305 toneladas de aceite vegetal, 298 toneladas de frijoles). A principios de mayo ha comenzado una segunda ronda de distribución. Hasta la fecha, 327 329 beneficiarios recibieron 4 139 toneladas de alimentos. Para mediados de junio, las promesas cubrían el 65 por ciento del monto total solicitado (42 500 toneladas frente a las 66 000 toneladas del llamamiento).

INDIA (16 de mayo)

Está en curso la recolección de la cosecha de trigo y también ha comenzado la plantación de cereales secundarios y del arroz Kharif que se recogerán en septiembre/noviembre. Según el Departamento Meteorológico de la India, es probable que las precipitaciones monzónicas sudoccidentales de 2001 sean normales. Según los informes, las precipitaciones acumulativas para el período comprendido entre el 1° de marzo y el 16 de mayo de 2001 han sido normales en Rajastán, Madhya Pradesh, Chattisgarh y Orissa. En cambio, en la región de Gujarat y en Saurastra y Kutch las precipitaciones han sido muy deficientes. En condiciones normales, la estación monzónica comienza a principios de junio y dura hasta septiembre.

La falta de precipitaciones en los estados de Rajastán, Gujarat y Madhya Pradesh redujo la superficie plantada con trigo, legumbres y semillas oleaginosas. Se señala que unas condiciones atmosféricas desfavorables han afectado a la cosecha en Haryana y Punjab, la cesta de trigo del país. Como consecuencia, la producción de trigo de 2001/02 se ha reducido a 68,5 millones de toneladas, 7 millones de toneladas menos que la cosecha sin precedente del año pasado.

El nivel elevado de las existencias de cereales alimenticios está rebasando la capacidad de las instalaciones para el almacenamiento y el Gobierno ha autorizado algunas exportaciones de trigo y arroz para aliviar la presión sobre el espacio disponible.

INDONESIA* (28 de mayo)

Unas lluvias estacionales beneficiaron la plantación y el desarrollo de la cosecha de la estación seca iniciada en mayo. En Sulawasi se está plantando la cosecha secundaria de arroz y está a punto de comenzar en Sumatra, para ser recogida en julio/octubre. Se supone que la producción arrocera de 2001 alcanzará los 50 millones de toneladas, frente a los 51,1 millones de toneladas producidos el año pasado.

La situación alimentaria global del país continúa estabilizándose después de la crisis económica de 1997/98, que se vio agravada por una mala campaña agrícola debida a la sequía relacionada con El Niño. Como consecuencia de una buena producción interna y de las cuantiosas existencias que posee, Indonesia, el principal importador mundial de arroz, ha anunciado que en 2001 no importará arroz. Sin embargo, sigue habiendo preocupación por la situación alimentaria y humanitaria en algunas partes del país afectadas por disturbios civiles violentos y prolongados.

IRAK* (25 de mayo)

Las perspectivas para la cosecha de cereales de 2001 siguen siendo poco halagüeñas debido a los efectos de dos años consecutivos de grave sequía e insuficiente disponibilidad de insumos agrícolas esenciales. Una misión de evaluación alimentaria y nutricional de la FAO, el PMA y la OMS realizada en mayo de 2000 observó que en las zonas más afectadas del centro y el sur no sólo había disminuido la superficie plantada sino que también alrededor del 75 de la superficie cultivada con trigo y cebada había sufrido graves daños y se utilizaba principalmente para pastoreo. Los rendimientos habían descendido a niveles sin precedente. Como consecuencia, la producción total de cereales en 2000, estimada en aproximadamente 796 000 toneladas, era inferior en alrededor del 47 por ciento a la de 1999 e inferior en un 64 por ciento a la media de los últimos cinco años.

Las importaciones de cereales realizadas en el marco del acuerdo de "petróleo por alimentos" de la RCS 986 han dado lugar a mejoras significativas en la situación del suministro de alimentos. Continúan señalándose, sin embargo, largas demoras en el flujo de las importaciones de alimentos. Además, pese a los significativos aumentos de la ración de alimentos registrados a partir de la RCS 986, no parece que hayan mejorado sensiblemente las tasas de malnutrición infantil en el centro y el sur del país, y los problemas nutricionales siguen siendo graves y generalizados. Las actuales raciones de alimentos no ofrecen una alimentación nutricionalmente suficiente y variada. Es deficiente en hortalizas, frutas y productos pecuarios y, por consiguiente, en micronutrientes.

IRAN, REPUBLICA ISLAMICA DEL (18 de mayo)

Los efectos de tres años consecutivos de sequía han afectado gravemente a la producción agropecuaria. La sequía del año pasado fue la peor desde 1964 y afectó a unos 37 millones de personas, o sea a más del 50 por ciento de la población. Por consiguiente, la producción de trigo de 2000 descendió a alrededor de 8 millones de toneladas, unas 700 000 toneladas menos que la cosecha ya menguada a causa de la sequía de 1999 y casi 2 millones de toneladas menos que la media de los últimos cinco años. Como consecuencia del déficit de la producción agrícola, es probable que las importaciones de este año aumenten apreciablemente. Las perspectivas son poco halagüeñas no sólo para los cereales sino también para la producción pecuaria, de la que dependen grandes sectores de la población. Es probable que la sequía tenga graves repercusiones en los sectores vulnerables de la población, particularmente en las zonas rurales, que cuentan con posibilidades limitadas de recurrir a otras fuentes de ingresos.

Una misión de la FAO que visitó el país al final de abril confirmó la persistencia de la sequía en la mayoría de las zonas. Las lluvias de invierno y primavera fueron significativamente insuficientes, y 20 de las 28 provincias experimentaron déficit de precipitaciones. Las mediciones de las lluvias en Bandar Turkman, Kurdhui, Guimishan y Banawa señalaron un 60-70 por ciento del nivel del año anterior, que fue un año de grave sequía. Los cultivos de trigo y cebada sembrados en diciembre de 2000 y enero de 2001 crecían en forma desigual y raquíticos en las zonas de secano y en los campos en los que el riego de pozos profundos era insuficiente. En algunos campos de Ghomishan y Banawar, tres años consecutivos de sequía (1999-2001) han agravado el problema de la infiltración de sal, de suerte que los cultivos sufren tanto a causa de la falta de agua como del estrés provocado por la sal. En algunas fincas la misión vio ovejas que pastaban en los campos de cultivos abandonados.

Tras un tercer año consecutivo de sequía se estaban secando los ríos, incluso el Gorgon Rud (observado por la misión), los niveles de los embalses eran bajos y, en las zonas más castigadas (el este, el sur y algunas partes del norte), los niveles hidrostáticos ya bajos estaban descendiendo más todavía. En la Provincia de Gulistan, la sequía había causado daños en alrededor de 45 000 de las 65 000 hectáreas plantadas con trigo y cebada en diciembre y enero.

La misión señaló, además, que la producción cerealera de 2001 será inferior incluso al nivel más bajo en diez años registrado el año pasado - 11,8 millones de toneladas (en forma elaborada). Al proprio tiempo, se reducirá la cabaña ganadera nacional debido a la reducción de la superficie y a la disminución de la calidad de los pastizales, así como a la escasez de cereales forrajeros, piensos y residuos de cosechas.

ISRAEL (25 de mayo)

Las perspectivas para las cosechas de trigo y cebada de 2001 que se están recogiendo ahora son favorables, gracias a unas lluvias benéficas recibidas durante el período vegetativo. En años normales la producción interna de trigo cubre menos de una quinta parte de la necesidad total, y el resto se importa comercialmente.

La producción de la cosecha de trigo de 2000 se estimó en 80 000 toneladas, más del doble de la cosecha afectada a causa de la sequía del año anterior, pero inferior a la media. Las importaciones de cereales en 2000/01 (julio/junio) se pronostican en aproximadamente 2,9 millones de toneladas.

JAPON (26 de mayo)

La plantación del arroz de 2001 comenzó en mayo en condiciones atmosféricas normales, y se recogerá en octubre. Se prevé una merma de la producción arrocera ya que la superficie plantada continúa disminuyendo debido al programa de ajuste establecido por el Gobierno.

JORDANIA (25 de mayo)

Se han comenzado a recolectar las cosechas de trigo y cebada de 2001. Las perspectivas son malas debido a una sequía prolongada que retrasó la siembra y a unas temperaturas excepcionalmente elevadas de alrededor de 10 grados más que la media. Según pronósticos recientes, la producción agregada de trigo y cebada asciende a alrededor de 45 000 toneladas, volumen casi semejante al de la cosecha inferior a la media del año pasado e inferior en alrededor de un 40 por ciento a la media de los últimos cinco años. Este es el tercer año consecutivo en que se ha obtenido una producción de cereales inferior a la media debido a la sequía. También se vio afectado el sector pecuario, sobre todo los criadores de ovejas.

KAZAJSTAN (31 de mayo)

La plantación de primavera está muy avanzada y marchando a un ritmo mayor que el año pasado. Unas buenas nevadas caídas este año han proporcionado reservas abundantes de humedad del suelo. Si predominaran condiciones atmosféricas favorables en la mayor parte del país, es probable que éste alcance su objetivo de producción de cereales y legumbres establecido en 11,7 millones de toneladas (2000: 11,6 millones de toneladas), incluidos 9,2 millones de toneladas de trigo. Se han realizado algunas acciones limitadas de lucha contra las infestaciones de langostas que en los dos años anteriores habían constituido una amenaza para los cultivos.

Según se prevé, este año los cereales de primavera se cultivarán en 11,5 millones de hectáreas, con una producción prevista en 11,2 millones de toneladas, semejante a la del año pasado. Si se concretizaran los pronósticos para 2001, es probable que en 2001/02 se exporten alrededor de 4,7 millones de toneladas de cereales, principalmente trigo (4,2 millones de toneladas), y algo de cebada. Esta cifra es cercana a la de las exportaciones efectuadas en la actual campaña comercial que está terminando.

KIRGUISTAN, REPUBLICA DE (31 de mayo)

El objetivo de producción de granos (cereales y legumbres) es de 1,7 millones de toneladas. La situación agrícola es en general satisfactoria y la plantación de los granos de primavera está prácticamente terminada. El desarrollo de la biomasa hasta el momento está más avanzado que en el período correspondiente del año pasado, salvo en la región de Osh occidental. Como el río Syr Darya que proporciona riego a la región central de Asia nace en las montañas de Kirguistán, es posible que este país no se vea afectado por la insuficiencia de las precipitaciones recibidas en el invierno tanto como los vecinos de aguas abajo. Pero el aumento de la demanda de electricidad en los meses de invierno, como efecto de la interrupción del suministro de gas por falta de pago, ha hecho que el agua acumulada en el invierno se destinara a la producción hidroeléctrica y disminuyera su disponibilidad para el riego de toda la región en el verano. Se prevé que superficie sembrada con granos de primavera alcanzará las 398 000 hectáreas, con inclusión de 67 000 hectáreas de maíz. La producción de granos de 2000 se estima oficialmente en 1 570 000 toneladas, incluidos 1 040 000 toneladas de trigo. O sea, algo menos que el año anterior (1 630 000 toneladas) y un volumen inferior al objetivo, a causa de las pérdidas de cosecha debidas al tiempo seco y a las nieves tempranas.

La situación del suministro de alimentos es en general satisfactoria y el país exporta algunos cereales a los vecinos Tayikistán y Afganistán. De todos modos, una parte significativa de la población vive en la pobreza, y el acceso a alimentos suficientes es primordialmente un problema de poder adquisitivo. El país también importa trigo, debido en parte a la demanda de trigo de calidad para complementar la reserva de seguridad estatal (mediante entregas de ayuda alimentaria) y al estado deficiente de las comunicaciones internas.

LAOS* (25 de mayo)

Las lluvias premonzónicas beneficiaron a los preparativos de los campos para la plantación del arroz de la estación húmeda que debería comenzar en junio para recogerse en septiembre y octubre. Suponiendo condiciones atmosféricas normales, el pronóstico relativo a la producción arrocera en 2001 se cifra en 2,3 millones de toneladas, semejante a la del año pasado. Pese a algunas mejoras registradas en la producción de alimentos en los últimos años, todavía se necesita asistencia alimentaria para las personas afectadas por las inundaciones del año pasado.

En septiembre de 2000, una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA observó que, en consonancia con la gran insistencia con que el Gobierno ha promovido el desarrollo agrícola en los últimos años, ha habido un apreciable crecimiento en la producción arrocera debido a la adopción de variedades de alto rendimiento y a un aumento de la superficie plantada con cultivos de regadío de la estación seca. Además, a pesar de las inundaciones registradas durante la última estación húmeda, las precipitaciones fueron satisfactorias en su conjunto y dieron lugar a una producción en general favorable. Partiendo de los datos oficiales sobre la producción de la estación húmeda de 2000 y de un pronóstico provisional relativo a la estación seca de 2001, la misión previó la producción de arroz elaborado para la actual campaña comercial en aproximadamente 1 280 000 toneladas. Con la ayuda alimentaria para programas bilaterales y la asistencia alimentaria de urgencia prometida, la disponibilidad total de arroz ascenderá a 1 300 000 toneladas aproximadamente, con las que se satisfarían totalmente las necesidades de utilización estimadas.

LIBANO (25 de mayo)

La producción de la cosecha de trigo de 2001, que se está recolectando ahora, debería ser de alrededor de 60 000 toneladas, volumen muy superior al del año pasado. Las importaciones de trigo en 2000/01 (julio/junio) se pronostican en alrededor de 510 000 toneladas.

MALASIA (27 de mayo)

Se ha terminado de plantar el arroz de la segunda temporada que se recogerá en julio. Durante el mes de abril se registraron tormentas continuas, acompañadas frecuentemente de lluvias muy intensas en toda la Península, que causaron riadas repentinas en muchas zonas.

El país produce normalmente alrededor de 2 millones de toneladas de arroz al año, de los cuales el 60 por ciento corresponde a la cosecha principal. Las perspectivas para las cosechas de 2001 son favorables, estimándose la producción arrocera en 2,3 millones de toneladas. Normalmente, el país importa una tercera parte de las necesidades de consumo interno de arroz, mientras que el trigo y el maíz se importan casi totalmente. Para aumentar la producción, el Gobierno ha anunciado diversas estrategias destinadas a permitir una producción de alimentos sostenible y reducir la dependencia de las importaciones. Entre las estrategias anunciadas figuran la mejora de la eficacia y la productividad, la determinación de zonas de producción de alimentos, el fortalecimiento de los sistemas de mercadeo y de las industrias alimentarias, el desarrollo de la infraestructura y de los recursos humanos. Los sectores prioritarios serán los del arroz, las frutas, las hortalizas, la pesca y la avicultura.

MONGOLIA* (20 de mayo)

En las principales zonas productoras se ha comenzado a plantar la cosecha principal de trigo que se recogerá en septiembre. El efecto combinado del segundo desastre invernal consecutivo, después de dos sequías estivales consecutivas, y de los problemas subyacentes al sector agrícola podría traducirse en una merma ulterior de la producción de cereales en 2001 y en una dependencia mayor de la asistencia alimentaria internacional. Una borrasca de nieve registrada en abril ha aumentado el sufrimiento de muchos pastores al causar nuevas muertes en el ganado, y algunos brotes de fiebre aftosa y de rabia contribuyeron a acrecentar aún más las pérdidas. Según estimaciones oficiales, al 15 de abril de 2001 el número de animales muertos era de poco más de 2 millones, el triple que en el invierno anterior. Como varias provincias no han presentado todavía las cifras actualizadas de las pérdidas sufridas, se supone que el número podría ser mayor. La escala de las muertes registradas en el ganado, unidas a las del año pasado, implica que muchos ganaderos ya no podrán intercambiar sus animales para proporcionar a sus familias alimentos complementarios y otros productos no alimenticios esenciales.

En enero pasado las Naciones Unidas y el Gobierno lanzaron un llamamiento a la asistencia internacional pidiendo 7 millones de dólares EE.UU. en efectivo y 4,7 millones de dólares EE.UU. en efectivo para prestar asistencia a la población afectada en 73 distritos.

MYANMAR (15 de mayo)

La plantación de la cosecha principal de arroz de la estación húmeda está muy avanzada en la mayor parte del país. La cosecha principal representa alrededor del 95 por ciento de la producción total. Suponiendo condiciones de crecimiento normales, se prevé que la producción arrocera de 2001 superará a la del año pasado (20 millones de toneladas).

NEPAL (15 de mayo)

La cosecha del maíz se recogerá a partir de julio, y ya ha comenzado la plantación del arroz. Se prevé que la producción arrocera aumentará en 2001 a alrededor de 4,1 millones de toneladas, unas 100 000 toneladas más que el año pasado, como consecuencia del aumento de los rendimientos. El Gobierno está tratando de crear un sistema de riego para el incremento de los cultivos de regadío, aumentar el suministro de fertilizantes mediante una participación mayor del sector privado, y mejorar la infraestructura agrícola.

PAKISTAN (18 de junio)

Una tercera sequía consecutiva ha afectado a los cultivos en muchas partes del país. Durante los tres últimos años, Baluchistán y algunas partes de las Provincias de Sindh han recibido precipitaciones inferiores a la media, lo que derivó gradualmente en una sequía, cuya persistencia está afectando ahora a varias otras partes del Pakistán. Los cultivos de trigo de secano se han visto gravemente reducidos mientras que los de regadío han sufrido importantes pérdidas de rendimiento. La producción de trigo en 2001 se pronostica en 17-18 millones de toneladas, frente a la excelente cosecha de 22 millones de toneladas del año pasado. También el ganado ha sufrido las consecuencias de la escasez de pastizales y piensos. La mayoría de los ríos se encuentran en un nivel considerablemente inferior a lo normal, lo que perjudicará a las perspectivas de las posteriores cosechas de arroz y caña de azúcar.

Dada la merma de la producción, se prevé que la situación del suministro de alimentos será difícil en la campaña comercial de 2001/02 (mayo/abril). Sin embargo, la disponibilidad de alrededor de 3 millones de toneladas de existencias de trigo de la cosecha récord del año pasado es suficiente para enjugar el déficit. Una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA acaba de regresar del país y su informe será publicado en breve.

SIRIA (25 de mayo)

Tres años consecutivos de sequía han afectado gravemente a la producción agropecuaria. Se señala que este año las precipitaciones han sido mejores que el año pasado, pero quedan todavía focos en los que las lluvias no fueron suficientes para compensar el déficit de humedad del suelo.

En 1999 y 2000 graves sequías diezmaron los cultivos de cereales y dieron lugar a un significativo aumento de las tasas de mortalidad ovina que afectaron gravemente a los ingresos de los pastores en pequeña escala. Los informes más recientes cifran la producción de trigo de 2000 en 2,7 millones de toneladas, alrededor de un 4 por ciento menos que la menguada cosecha del año anterior pero 25 por ciento menos que la media de los últimos cinco años. La producción de cebada, casi toda de secano, se estima en 130 000 toneladas, alrededor de 88 por ciento por debajo de la media de los últimos cinco años.

SRI LANKA (18 de junio)

La cosecha del arroz Yala, que representa una tercera parte de la producción total comenzó en mayo con la llegada de las lluvias monzónicas sudoccidentales. Unas precipitaciones entre normales y superiores a lo normal recibidas después de la siembra han proporcionado condiciones de crecimiento buenas para los cultivos en las Provincias del Centro Norte y del Este y en las de Uva y Sabaragamuwa, que representan el 62 por ciento de la producción total Yala. La parte restante de la cosecha Yala se produce en las provincias nordoccidentales, centrales, occidentales y meridionales en las que las lluvias han sido inferiores a lo normal desde el comienzo de la campaña. En los últimos cinco años, el costo de producción del arroz ha aumentado significativamente debido al aumento del costo de la mano de obra, del combustible y de los fertilizantes. Además, los precios al productor, que han dejado de ser atractivos en los últimos años, podrían afectar en el futuro a las intenciones de siembra y a la producción arrocera.

TAILANDIA (28 de mayo)

Una depresión atmosférica atravesó la parte septentrional del país a principios de mayo causando lluvias intensas en la zona y riadas repentinas en las provincias de Kalasin y Nakhon Ratchasima. Las peores lluvias ciclónicas en su historia castigaron la provincia de Phrae en la región septentrional a principios de mayo. Una de las causas principales de las inundaciones fue la ordenación deficiente de los recursos forestales de la Provincia. Según los resultados de una encuesta, además de la pérdida de vidas humanas se ha destruido una gran parte de la infraestructura económica y agrícola en las 39 aldeas afectadas. Han quedado destruidas mucho más de 7 000 rai (1 120 hectáreas), además de las pérdidas en gran escala registradas en el sector de la pesca y de la ganadería. La Provincia de Phrae aguarda nuevas precipitaciones intensas en las semanas venideras.

Unas tormentas aisladas e intensas precipitaciones generalizadas en todo el país a partir de finales de abril marcaron el avance de la temporada monzónica desde el Mar Andaman hacia el Golfo de Tailandia. Las lluvias premonzónicas que atenuaron el ritmo de la cosecha secundaria del arroz aumentaron la humedad del suelo para la plantación de las cosechas principales de arroz y maíz. La producción arrocera total de 2001 se pronostica provisionalmente en 24 millones de toneladas, semejante a la del año pasado. Las exportaciones de arroz en 2001 deberían mantenerse en el mismo nivel que el año pasado.

TAJIKISTAN* (1 de junio)

Las perspectivas para la cosecha de cereales de 2001 no son buenas. Los datos oficiales más recientes indican que, contrariamente a las previsiones anteriores, la superficie sembrada con trigo no ha disminuido debido a la escasez de semillas tras la cosecha menguada a causa de la sequía del año pasado sino que se mantuvo estable en 345 000 hectáreas. Ahora bien, tras la sequía del año pasado algunas plantaciones fueron tardías. Sigue habiendo problemas de salinización debidos al estado deficiente del sistema de ordenación del riego y de las aguas y a un avenamiento insuficiente. La utilización de fertilizantes es también escasa, debido en parte a los altos precios mundiales del petróleo. Además, unos datos muy parciales indican que mientras en el período de octubre a diciembre de 2000 las precipitaciones superaron a las del período correspondiente del año anterior, entre enero y abril su nivel ha sido marcadamente inferior. El Gobierno ha pedido ayuda para satisfacer las necesidades de suministro de alimentos en vista de los temores ante la posibilidad de una nueva sequía por segundo año consecutivo.

Hasta mediados de mayo las imágenes de satélite indicaban que el desarrollo de la biomasa era inferior al de 2000 en las regiones meridionales de Khation y septentrionales de Leninabad, pero mejor en las regiones situadas aguas arriba de los ríos principales. El desarrollo de los cultivos es marcadamente inferior al de 1999, cuando la producción total de granos (cereales y legumbres) se estimó oficialmente en 482 000 toneladas. Desde finales de abril continuó el tiempo caluroso con temperaturas superiores a lo normal, lo que aumentó la falta de humedad y las necesidades de riego. Si persiste la sequía, la producción de alimentos y de la cosecha de algodón será nuevamente menguada. En esta fase inicial, dados los rendimientos algo menores a los del año pasado, la producción de granos de 2001 podría descender por debajo de las 350 000 toneladas. De todos modos, el resultado definitivo dependerá decisivamente de la intensidad y duración de la sequía.

Dos años desfavorables consecutivos para la producción de alimentos básicos podrían tener consecuencias nefastas para la población. Muchas familias se encuentran ya en una situación calamitosa. El Gobierno ha pedido asistencia internacional. Una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA está evaluando actualmente los efectos de la sequía en los cultivos y la situación del suministro de alimentos, con inclusión de las necesidades de asistencia alimentaria de la población afectada.

El PMA ha hecho un llamamiento pidiendo 126 000 toneladas de ayuda alimentaria por un valor de 62 millones de dólares EE.UU. para ejecutar una operación de urgencia destinada a socorrer a más de un millón de personas en grave necesidad de asistencia alimentaria. En el primer trimestre de 2001 se distribuyeron más de 15 600 toneladas de productos alimenticios a 775 000 personas afectadas por la sequía. El PMA prevé extender los programas de distribución de alimentos hasta diciembre de 2001. Sin una asistencia adecuada, alrededor de 1,2 millones de personas tendrán que hacer frente a una situación muy difícil, prácticamente sin oportunidades de empleo ni otras fuentes de ingreso para comprar alimentos en el mercado.

TIMOR ORIENTAL(23 de mayo)

La recolección del maíz ha terminado, y ha comenzado la de la cosecha del arroz de secano plantada a partir de noviembre. En las zonas meridionales, se están plantando las cosechas secundarias de arroz y maíz que se recolectarán en septiembre y octubre. Las perspectivas para las cosechas son relativamente favorables debido a las precipitaciones suficientes y al aumento de las semillas disponibles y de la superficie. El ganado ha aumentado significativamente desde 1999 cuando murió un gran número de animales durante las violencias que se habían desencadenado en el país. Pese a las mejoras experimentadas en la situación del suministro de alimentos, la inestabilidad de la situación económica y política, el deficiente sistema de mercadeo y la insuficiente infraestructura agrícola continúan impidiendo el desarrollo del sector agrícola.

TURKMENISTAN (6 de junio)

La escasez de agua para riego por segundo año consecutivo podría dar lugar a que los objetivos oficiales de gran alcance fijados para la producción de granos (cereales y legumbres) y algodón no se alcancen. El objetivo de producción de trigo de invierno es de 2 millones de toneladas, y además se producen algunas cantidades de arroz y maíz en la primavera. Según informes oficiales, los cereales de invierno se plantarán en alrededor de 775 000 hectáreas, o sea un 10 por ciento aproximadamente más que el año pasado, en un país que cuenta con un territorio en gran parte desértico en el que la mayoría de los cultivos necesitan riego. Prosigue la campaña destinada a aumentar la producción arrocera, que el año pasado fracasó, y este año se prevé la siembra de alrededor de 40 000 hectáreas por parte de productores especializados.

Las estimaciones de las superficies sembradas podrían no responder a la realidad. El hecho de que el trigo, el arroz y el algodón sean cultivos que siguen estando bajo el control estatal y para los cuales se pueden conseguir insumos podría inducir a pensar que las superficies sembradas están sobrestimadas y que los insumos se destinan a otros cultivos alimentarios. Más aún, la mayoría de las fuentes privadas consideran también exageradas las estimaciones sobre los rendimientos de los cultivos. Por un lado, la privatización de la tierra y la responsabilidad privada de la producción en régimen de arrendamiento han proporcionado incentivos para aumentar al máximo los rendimientos. Por otro lado, fuentes extraoficiales indican que los rendimientos efectivos del trigo se sitúan entre 1,5 y 2,0 toneladas por hectárea y no entre 2,5 y 2,6 toneladas por hectárea como se informa oficialmente desde 1999. La salinización debida al riego excesivo de suelos desérticos frágiles y el deficiente avenamiento es un problema creciente.

Habida cuenta de estas consideraciones, y del fuerte aumento de la disponibilidad de cereales indicado por los pronósticos oficiales, la FAO ha rebajado sus pronósticos desde 1999. La producción de trigo en 2000 se estima ahora en 1,4 millones de toneladas y la producción total de granos en 1,5 millones de toneladas. Los informes iniciales indican que los niveles de los embalses están más bajos que el año pasado y que se ha podido disponer de agua sólo para un solo riego en abril. Se señala que en mayo el agua disponible para regar los cultivos era insuficiente y que esto, además de comprometer el rendimiento de los cultivos de los granos y del algodón de primavera, podría también afectar al rendimiento del trigo de invierno. Se considera que las zonas más afectadas son la provincia de Dashagouz (en la frontera con Karakalpakstan y más cerca del extremo del río Amu Darya) y la provincia de Mary (en la frontera con el Irán y el Afganistán). La provincia de Mary depende para el riego del río Murghab, que ha estado seco durante la mayor parte de la temporada agrícola de primavera. Dada la amenaza de la escasez de agua, se rebajarán las perspectivas para las cosechas de cultivos alimenticios de 2001 pese a los informes que indican un aumento de la superficie sembrada.

Las importaciones de trigo han descendido de forma pronunciada en los últimos años y se estima que se mantendrán estables en alrededor de 40 000 toneladas en 2001/02, siempre y cuando se concretizaran los pronósticos relativos a la producción de cereales. De todos modos, es difícil obtener datos sobre el comercio y se informa de flujos de comercio no estructurado de harina de trigo. La estrategia del Gobierno hace hincapié en aumentar la producción interna de trigo y arroz para reducir al mínimo las necesidades de importación. Al proprio tiempo, el Gobierno desea también quintuplicar la producción de semillas de algodón para el año 2010.

TURQUIA (15 de junio)

Las perspectivas para las cosechas de invierno de 2001 que se recogerán a partir de junio son desfavorables debido a la sequía y a algunos daños causados por las inundaciones a principios de mayo. Como consecuencia, se prevé un descenso de la producción de trigo de 2001 a 17 millones de toneladas con respecto al pronóstico anterior del Gobierno que la situaba en 20 millones de toneladas. Análogamente, la cosecha de cebada debería disminuir a 6,5 millones de toneladas con respecto a los 8 millones de toneladas del año pasado.

En junio de 2000 el Gobierno ha reducido significativamente sus precios de sostenimiento de los cereales con objeto de reducir las presiones inflacionarias y rebajar los desembolsos gubernamentales. Por ejemplo, los precios de sostenimiento para el trigo rojo duro de Anatolia, que es el que se produce más comúnmente, se ha reducido en alrededor del 14 por ciento con respecto a 1999 a 166 dólares EE.UU. por tonelada.

Las compras de la Junta estatal de granos de Turquía (TMO) a los agricultores en 2001 se pronostican en alrededor de 3,5 millones de toneladas de cereales.

UZBEKISTAN (4 de junio)

Las perspectivas para las cosechas de cereales de 2001 se ven nuevamente amenazadas por la falta de agua para riego. A finales de abril, en la mayoría de las estaciones los caudales de agua tanto en el río Syr Darya como en el Amu Darya eran menores que en el período correspondiente del año pasado. Si no aumentan los deshielos como efecto de las temperaturas muy elevadas registradas a partir de finales de abril, se corre el riesgo de que los abastecimientos de agua para riego no sean suficientes para satisfacer las necesidades de los cultivos de la región. Los niveles de riego son bajos por varias razones, a saber: las precipitaciones recibidas en la zona de captación, que no fueron suficientes para compensar los bajos niveles del año pasado, la desviación de los recursos hídricos para la generación de hidroelectricidad río arriba en los meses de invierno, y el estado cada vez más deficiente del sistema de riego. De continuar esta situación, las perspectivas indican otra cosecha de primavera menguada.

Las elevadas temperaturas fuera de estación registradas a partir de finales de abril han permitido la plantación temprana de primavera pero también han aumentado las necesidades de riego. La plantación del algodón, el principal cultivo comercial, está prácticamente terminada. Puede que la plantación de cereales de primavera (principalmente arroz y maíz) y de otros cultivos alimentarios se vea afectada por la escasez de agua para riego. En Karakalpakstan (KK), la zona más afectada el año pasado por la falta de agua, la superficie total sembrada con cultivos de primavera se ha reducido más o menos a la mitad, a 200 000 hectáreas. Prácticamente no se ha plantado arroz en ninguna parte (el objetivo era de 80 000 hectáreas) y, como consecuencia, la superficie total sembrada con arroz podría descender a alrededor de 75 000 hectáreas con respecto al bajo nivel del año pasado situado en 125 000 hectáreas. La superficie sembrada con algodón en KK también disminuyó hasta en una tercera parte.

Las estimaciones oficiales más recientes confirman que la superficie sembrada con trigo de invierno ha disminuido alrededor de 100 000 hectáreas a 1,2 millones de hectáreas estimativamente, ya que algunas tierras de secano han sido retiradas de la producción. Como consecuencia de la disminución de las plantaciones de trigo y arroz, la superficie total sembrada con granos (cereales y legumbres) para la cosecha de 2001 se estima en sólo 1,4 millones de hectáreas, alrededor de 200 000 hectáreas menos que el año pasado. Dado que también en los países vecinos hay sequía, la cosecha de granos de 2001 podría ser inferior a la mala producción del año pasado (3,9 millones de toneladas).

Una misión conjunta FAO/PMA realizada en octubre de 2000 como efecto de la escasez de agua registrada ese año observó que aproximadamente 45 000 personas de KK experimentarían problemas de suministro de alimentos si no recibían asistencia. Este número podría ser mayor si se repite este año la misma situación de escasez de agua.

VIET NAM (29 de mayo)

En mayo la temporada monzónica ha llegado al Delta de Mekong y a algunas zonas del altiplano central con lluvias intensas y generalizadas. Se ha comenzado a recoger la cosecha de arroz de invierno y primavera, la mayor cosecha de arroz de las partes septentrionales y meridionales del país. En los Deltas del Río Colorado y del Río Mekong se pronostica para este año una cosecha de invierno y primavera más abundante, como consecuencia de la difusión del uso de variedades de arroz híbrido de alto rendimiento.

En el sur se está plantando el arroz de verano y otoño que se cosechará en octubre. En vista del debilitamiento de los precios del arroz, la superficie cultivada ha disminuido y en algunas zonas los agricultores han pasado del cultivo del arroz de verano-otoño a otros cultivos más rentables. Para impedir el descenso de los precios, en abril el Gobierno compró alrededor de 1 millón de toneladas de arroz a los agricultores locales. Los contingentes impuestos a las exportaciones y a las importaciones de fertilizantes se han abolido últimamente para estimular las exportaciones y la producción. A los compradores de Africa, Oriente Medio y Asia se han expedido alrededor de 2 millones de toneladas, o sea el 50 por ciento del objetivo de exportación de este año.

YEMEN (25 de mayo)

Según los informes, las precipitaciones y temperaturas para las cosechas principales de sorgo y mijo que se recogerán hacia fin de año son normales. La producción total de cereales en 2000 se estima en 672 000 toneladas, semejante a la media de los últimos cinco años.

Por lo que se refiere a la langosta del desierto, la situación se presenta tranquila, pero es probable que se den condiciones favorables para su reproducción después de las lluvias de invierno caídas recientemente en las llanuras costeras del Mar Rojo.