IndicePágina siguiente


PROLOGO


En los últimos años, países de todo el mundo han realizado una exhaustiva revisión de su vigente legislación en materia de fauna o han adoptado nuevos marcos jurídicos para la ordenación y protección de la vida silvestre. El propósito del presente estudio es evaluar la situación actual de las leyes nacionales sobre la fauna en el mundo, con particular atención a las nuevas leyes y a las innovaciones jurídicas que se han adoptado en el último decenio.

La legislación examinada abarca leyes que se ocupan concretamente de la fauna y la caza, así como disposiciones de utilidad incluidas en leyes concernientes a otras materias, como las áreas protegidas, los bosques, la biodiversidad y el medio ambiente. Cuando procede, también se hace referencia a instrumentos legales locales en los casos en que las competencias en materia de ordenación de la fauna se hayan transferido en parte o totalmente a los gobiernos locales.

Habida cuenta de la amplitud de la materia en examen, el presente estudio no pretende representar un examen exhaustivo de todas las leyes pertinentes que están vigentes en los países abarcados. Más bien determina las principales tendencias discernibles en la legislación relativa a la fauna silvestre - así como las excepciones más destacadas - mediante el examen de las leyes de una muestra representativa de países.

Con este proceso, se evalúa la forma en que la legislación vigente aborda los temas centrales relacionadas con la fauna y sus hábitats, a saber: (i) ordenación y protección de los animales salvajes mediante el uso de instrumentos de planificación, reglamentos de caza, requisitos para la concesión de licencias y control de la cría y reproducción de los animales de caza; (ii) propiedad de la fauna silvestre y derechos y obligaciones conexos, incluida la indemnización en caso de daños causados por los animales y el balance entre los derechos de los cazadores y los de los propietarios de la tierra en que viven los animales; (iii) áreas protegidas, comprendidas las disposiciones sobre protección de las zonas vecinas y la relación entre la protección de la vida silvestre y otras formas de aprovechamiento de la tierra; (iv) participación, facilitada por las instituciones, en la toma de decisiones relacionadas con la fauna silvestre y en los beneficios económicos resultantes, incluidos los mecanismos de consulta, los órganos representativos de la ordenación de la fauna, los acuerdos entre individuos o comunidades y las instituciones públicas, y la transferencia de competencias.

Si bien las leyes recientes suelen conservar muchos de los elementos básicos de las leyes anteriores, con frecuencia contienen a la vez importantes innovaciones.

En primer lugar, se tienden a colocar instrumentos arraigados de protección de la fauna en un contexto nuevo, en que se persiguen objetivos de mayor alcance y se tienen en cuenta exigencias más amplias. A fin de mantener más eficazmente la biodiversidad, las áreas protegidas se están estableciendo cada vez más como parte de sistemas nacionales y no en retazos esparcidos. En el marco de los regímenes de caza, se presta una mayor atención a las necesidades de subsistencia de las comunidades cazadoras tradicionales.

En segundo lugar, las leyes recientes sobre fauna abordan nuevas cuestiones y prevén nuevos medios para su protección y ordenación. En particular, disponen una protección más adecuada de la biodiversidad, teniendo más claramente en cuenta la interdependencia entre las especies. Además, en lugar de centrarse únicamente en el control de la caza, abarcan los factores que representan una amenaza de mayor amplitud para la fauna, en particular exigiendo la realización de evaluaciones del impacto ambiental de las actividades que pueden perjudicar la vida silvestre. Asimismo, hacen mayor hincapié en la planificación de la ordenación, pues prevén cada vez más que los procesos de ordenación y de sus objetivos básicos estén sujetos a la ley y dependan menos de las iniciativas de las administraciones, que pueden ser variables. Por último, crean normas, instituciones y procedimientos encaminados a: hacer participar a las personas afectadas y las partes interesadas en la adopción de decisiones relacionadas con la fauna; permitir que las comunidades locales puedan aprovechar los beneficios económicos que se derivan del aprovechamiento de los recursos silvestres; y tener en cuenta las dimensiones socioculturales de la ordenación de la fauna.

Al tiempo que se destaca la legislación nacional, en el estudio se examinan brevemente también los principales rasgos de los tratados internacionales en materia de fauna, con especial atención hacia los vínculos entre los diversos instrumentos locales, nacionales e internacionales. Como botón de muestra de un sistema regional particularmente desarrollado se analizan la legislación y la jurisprudencia de la Comunidad Europea.

El estudio es fruto de un esfuerzo conjunto entre la Oficina Jurídica y el Departamento de Montes de la FAO. Fue escrito por Maria Teresa Cirelli, quien es una consultora jurídica de la FAO y ha brindado asesoramiento a diversos países en materia de legislación sobre la vida silvestre. La supervisión técnica del estudio ha estado a cargo de Mohamed Ali Mekouar, Oficial Jurídico Superior del Servicio del Derecho para el Desarrollo de la FAO.

Lawrence Christy
Jefe, Servicio del Derecho para el Desarrollo
Oficina Jurídica

Manuel Paveri
Jefe, Subdirección de Políticas e Instituciones forestales
Departamento de Montes


Inicìo de página Página siguiente