Página precedente Indice Página siguiente


PARTE B
Identificación de los posibles riesgos para la salud humana por contaminación

Introducción

En la Parte A se llevó a cabo una evaluación para determinar si los derrames de plaguicidas contaminaban el suelo o las aguas subterráneas. En la Parte B se determinará si esta contaminación representa un riesgo potencial para la salud humana. Si existen riesgos, se deben tomar medidas para reducirlos. Estas medidas se detallan más adelante, en la Parte C. De no existir riesgos, se puede hacer caso omiso de la contaminación porque no tendrá efectos sobre la salud humana. En cualquier caso, es prudente tomar una o más muestras para comprobar si el resultado previsto en este manual se corresponde con las concentraciones reales en el suelo y las aguas subterráneas en la zona. La forma de llevar a cabo estas comprobaciones se describe en la Parte C.

Al igual que en la Parte A, la Parte B incluye diversos trámites que hay que seguir para determinar si la contaminación conlleva riesgos para la salud humana. El Trámite 5 evalúa si hay puntos en las cercanías del almacén donde seres humanos estén expuestos a la contaminación. Tales «puntos de exposición» pueden ser una casa o un pozo, esto es, lugares que la población visita o utiliza con frecuencia. El Trámite 6 determina las concentraciones de plaguicidas que se prevén en los lugares de exposición. El Trámite 7 evalúa de qué modo está expuesta la población. Esto es, determina las vías de exposición entre la contaminación y los seres humanos. Por último, el Trámite 8 determina si las concentraciones superan los «niveles de exposición admisibles», a saber, los niveles de contaminación que aún se consideran seguros para los seres humanos.

Trámite 5
Identificación de los puntos de exposición

PUNTOS DE EXPOSICIÓN EN LA ZONA EN QUE LAS AGUAS SUBTERRÁNEAS ESTÁN CONTAMINADAS

Los objetos vulnerables a la contaminación por plaguicidas a través de las aguas subterráneas son los pozos, los manantiales, los ríos, los lagos, los embalses y los estanques. Elabore una lista de todos los objetos vulnerables en las inmediaciones del almacén, dentro de un radio de 300 metros.

Sin embargo, no todos los posibles puntos de exposición corren el riesgo de ser contaminados.

CUADRO 5.1

Posibles puntos de exposición
(aguas subterráneas)
Distancia al almacén (m)
  
  
  
  
  
  
  
  

Para determinar el riesgo han de seguirse los siguientes trámites:

Los pozos y los manantiales constituyen lo que se conoce como sumideros. Si un sumidero se encuentra fuera del cuadrante de la corriente aguas abajo, puede que aún corra el riesgo de contaminarse.

Calcule el radio de influencia (r) de todos los sumideros mediante la siguiente fórmula:


FIGURA 5.1

FIGURA 5.1
Trazado del cuadrante de la corriente aguas abajo

Para cada sumidero, compruebe si su radio de influencia se solapa con el cuadrante de la corriente aguas abajo, como se muestra en la Figura 5.2. Si es así, señale este sumidero como objeto «que corre riesgo».

Repita estos trámites para todos los objetos vulnerables identificados como objetos «que corren riesgo» y elabore una lista de todos los objetos pertinentes en el Cuadro 5.2.

CUADRO 5.2

Puntos de exposición pertinentes
(aguas subterráneas)
Distancias desde el almacén (m)
  
  
  
  

PUNTOS DE EXPOSICIÓN EN LA ZONA EN QUE LA CAPA SUPERIOR DEL SUELO ESTÁ CONTAMINADA A CAUSA DEL VIENTO

Los objetos vulnerables a la contaminación por la acción del viento son objetos en que los seres humanos permanecen durante períodos de tiempo prolongados, tales como casas, escuelas, lugares de reunión y zonas de trabajo. Las cosechas y el ganado también han de considerarse objetos vulnerables, dado que son consumidos por los seres humanos. Elabore una lista de todos los objetos vulnerables en las inmediaciones del lugar de almacenamiento, dentro de un radio de 300 metros.

CUADRO 5.3

Posibles puntos de exposición
(aguas subterráneas)
Distancia desde el almacén (m)
  
  
  
  

FIGURA 5.2

FIGURA 5.2
Trazado del radio de influencia de los sumideros

Trámite 6
Previsión de las concentraciones en los puntos de exposición

PUNTOS EXPUESTOS A LA CONTAMINACIÓN POR LAS AGUAS SUBTERRÁNEAS

El cálculo de las concentraciones en los puntos de exposición se describe más adelante (véase el Apéndice 7).

Calcule la distancia relativa (d) entre el lugar de almacenamiento y cada punto de exposición.

Tenga presente que una vez que el plaguicida disuelto ha llegado a las aguas subterráneas, se supone que es transportado en sentido horizontal y en línea recta hacia un objeto vulnerable que corre riesgo. El plaguicida disuelto se mueve con las aguas subterráneas en el llamado frente de dispersión.

CUADRO 6.1

Datos de entradaDimensiónValor
Log Koc - consulte al hidrogeólogoLog (ml/g) 
Calcule la constante (A)
A = log Koc -3
Sin dimensión 
Calcule el retardo (R)
R = 0,3 + 2 × 10a
Sin dimensión 
Recupere Q (caudal de las aguas subterráneas) - véase el Cuadro 3.2M/año 
Determine T (tiempo transcurrido desde el comienzo del derrame)Años 
Calcule S (distancia horizontal recorrida por el centro de la masa del frente de dispersión)
s = q/R × T
Metros 
Mida la distancia entre el lugar de almacenamiento y el punto de exposición (x)Metros 
Calcule la distancia relativa (d)
d = x/s
Metros 

Nota: El cálculo del factor de retardo (R) se basa en una formación de porosidad suficiente (aproximadamente 0,3) y contenido extremadamente bajo de materia orgánica (≤ 0,1 por ciento). Estos tipos de formaciones son los más vulnerables a la contaminación por plaguicidas.

La contaminación de las aguas subterráneas por lixiviación de plaguicidas descenderá gradualmente a medida que el agua contaminada se mezcle con agua limpia en el acuífero. Para empezar, calcule la proporción de mezcla. La concentración en el punto de exposición se calcula multiplicando el factor de mezcla por la concentración original debajo del lugar de almacenamiento, corregida por un factor de corrección. Véanse el Cuadro 6.3 y la Figura 6.1.

CUADRO 6.2

Puntos de exposición (pozos, manantiales o ríos)Distancia relativa (d)
  
  
Puntos de exposición (lagos, embalses) 
  
  

Calcule la proporción de mezcla (mg) de un pozo, manantial o río con un caudal Q:

A mayor distancia desde la fuente de contaminación, más se propagará el plaguicida a través del acuífero, como resultado de la dispersión hidrodinámica. Haga caso omiso de cualquier dispersión perpendicular a la dirección principal de la corriente de las aguas subterráneas, que en la mayor parte de los casos será de poca cuantía. Además, se supone que la dispersión equivale al 10 por ciento de la distancia (x) al objeto vulnerable.

Utilice estos supuestos para calcular un factor de corrección (fg), que tenga en cuenta la dispersión hidrodinámica. Este factor de corrección se ha trazado en la Figura 6.1 en función de la distancia relativa recorrida por el centro de la masa del frente de dispersión. Utilice esta figura para encontrar el valor de fg correspondiente a la distancia relativa (d).

Utilice la siguiente fórmula para calcular la concentración de plaguicida (Cg) en un pozo, manantial o río:

Cg = Cl × fg × mg

FIGURA 6.1

FIGURA 6.1
El factor de corrección fg en función de la distancia relativa (d)

Cuando un almacén está situado a orillas de un lago o de otra reserva de agua de gran extensión, calcule la concentración calculando la proporción de mezcla (ms) de un lago, estanque o embalse con un volumen de agua V:

De nuevo, cuanto mayor sea la distancia desde la fuente de contaminación, más se propagará el plaguicida a través del acuífero, como resultado de la dispersión hidrodinámica. Se supone que el plaguicida se acumulará en la superficie de la masa de agua hasta que se alcance la concentración máxima (Cl).

Utilice estos supuestos a fin de calcular un factor de corrección (fs) para el agua superficial que tenga en cuenta la dispersión hidrodinámica. Este factor de corrección se ha trazado en la Figura 6.2 en función de la distancia relativa recorrida por el centro de la masa del frente de dispersión. Utilice esta figura para buscar el valor de fs correspondiente a la distancia relativa (d).

Aplique la siguiente fórmula para calcular la concentración de plaguicida (Cs) en el lago, estanque o embalse:

Cs = Cl × fs × ms

Después de calcular la concentración en cada uno de los puntos de exposición identificados, enumérense los resultados en el Cuadro 6.3.

PUNTOS EXPUESTOS A LA CONTAMINACIÓN A CAUSA DEL VIENTO

La dispersión de plaguicidas por el viento causa la deposición de plaguicida en polvo en la zona en torno al lugar de almacenamiento. El que una zona esté contaminada con plaguicida en polvo no significa necesariamente que esa zona represente un riesgo para la salud humana. Puede que las concentraciones sean demasiado bajas para tener consecuencias. Por tanto, es importante determinar cuáles concentraciones siguen siendo admisibles (es decir, no tienen repercusiones sobre la salud) y cuáles no. Las concentraciones admisibles para el contacto directo y para el consumo de hortalizas, productos pecuarios o agua potable se encuentran en el Apéndice 3 (estas concentraciones también se aplican a los plaguicidas dispersados por el viento).

FIGURA 6.2

FIGURA 6.2
El factor de corrección fs en función de la distancia relativa (d)

CUADRO 6.3

Puntos de exposiciónConcentración
  
  
  
  

Téngase presente que, con independencia de que la concentración sea o no suficientemente alta para representar un riesgo para la salud, se calcula mediante modelos de evaluación de riesgos por computadora. El modelo empleado para confeccionar este manual (Csuelo) está demostrado científicamente y aceptado internacionalmente. Se ofrece más información en el Apéndice 6.

Utilice el Cuadro 6.4 para completar los valores.

Las Figuras 6.3, 6.4 y 6.5 muestran las concentraciones que pueden encontrarse en la zona en torno al almacén. Esto se aplica a todas las direcciones. Así pues, se puede dibujar un círculo alrededor del lugar de almacenamiento que indique la zona afectada por el viento. De hecho, ésta sería la hipótesis mas desfavorable. Al dibujar un círculo suponemos que el viento predominante sopla en todas las direcciones. (En el modelo de dispersión por el viento empleado para dibujar las figuras 6.3 a 6.5 se ha utilizado una dirección predominante del viento. Se ha supuesto que durante el 25 por ciento del tiempo el viento había soplado en la dirección predominante.)

FIGURA 6.3

FIGURA 6.3
Gráfico para determinar la dispersión de contaminantes por el viento (emisiones altas)

FIGURA 6.4

FIGURA 6.4
Gráfico para determinar la dispersión de contaminantes por el viento (emisiones intermedias)

FIGURA 6.5

FIGURA 6.5
Gráfico para determinar la dispersión de contaminantes por el viento (emisiones bajas)

CUADRO 6.4

PlaguicidaConcentración admisible (contacto directo)
  
  
  
  

Ahora que se conocen las concentraciones admisibles de plaguicidas pertinentes, puede identificarse la zona en que se superan estas concentraciones. Con este fin se ha utilizado un modelo normalizado de dispersión del viento. Los resultados se presentan en las Figuras 6.3 a 6.5 (una para cada tasa de emisión, como se establece en el Trámite 4). En el Apéndice 6 se ofrece más información sobre los parámetros y el modelo empleados para los cálculos.

Ahora, con la ayuda de la Figura 4.1 (evaluación de la tasa de emisión), el Cuadro 6.4 (concentraciones admisibles) y las Figuras 6.3 a 6.5 (relación entre la concentración y la distancia), se puede determinar la deposición de plaguicidas en los puntos de exposición.

Trámite 7
Identificación de las vías de exposición

Para valorar si los seres humanos pueden verse afectados por la contaminación (proceso conocido como «evaluación de riesgos») han de identificarse en primer lugar las vías correspondientes. Existen dos formas de exposición, la exposición directa y la exposición indirecta.

La exposición directa tiene lugar a través del contacto directo con el suelo. Éste puede ser posible mediante:

En estos casos sólo es pertinente la contaminación de la capa superficial del suelo. La exposición directa a la contaminación de las capas más profundas del suelo sólo sería pertinente en el caso de que se realizaran excavaciones.

La exposición indirecta es posible a través de varias vías. Éstas son:

Todas estas vías de exposición no serán siempre procedentes. Por citar un ejemplo, si los cultivos no crecen en la zona contaminada, la «ingestión de hortalizas o de frutas contaminadas» no es una vía de exposición procedente, y por tanto no es pertinente. Utilice el Cuadro 7.1 para enumerar sólo las vías de exposición pertinentes. A fin de identificar las vías de exposición pertinentes considérense las siguientes cuestiones:

Suelo

Agua

Prosígase con el Trámite 8, pero sólo para las vías de exposición pertinentes.

CUADRO 7.1

Puntos de exposiciónVías de exposición pertinentes
Pozos Agua potable 
Manantiales Agua de riego 
Ríos Pesca 
Lagos Agua usada para bañarse/lavar/nadar 
Embalses   
Estanques   
Casas Contacto directo 
Escuelas Consumo de cultivos, hortalizas o frutas 
Lugares de reunión   
Hospitales   

Trámite 8
Determinación de cuándo se han superado los niveles de exposición admisibles

Los organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) definen generalmente los riesgos para la salud de los seres humanos derivados de sustancias químicas como la ingesta diaria admisible (IDA). El valor de la IDA indica las cantidades máximas de una sustancia química determinada que un ser humano puede absorber en un día sin mostrar síntomas de enfermedad.

NIVELES DE EXPOSICIÓN ADMISIBLES PARA LAS AGUAS SUBTERRÁNEAS

El consumo de aguas subterráneas contaminadas puede plantear riesgos para la salud humana. Sin embargo, el consumo de aguas subterráneas con concentraciones de plaguicidas inferiores a las admisibles no supone un riesgo para la salud. Por supuesto, la concentración admisible varía según el plaguicida y la vía de exposición. Consulte el Apéndice 3 para conocer las concentraciones admisibles, también llamadas niveles de exposición. Utilice el Cuadro 8.1 para comparar estos niveles con las concentraciones pronosticadas (véase el Cuadro 6.3), a fin de determinar si se han superado o no las concentraciones admisibles.

NIVELES DE EXPOSICIÓN ADMISIBLES PARA EL VIENTO

Cuando los plaguicidas se dispersan por el viento, pueden contaminar el suelo que rodea la zona de almacenamiento. El contacto directo con el suelo contaminado (por ejemplo, ingestión de suelo, contacto dérmico) o el contacto indirecto (consumo de frutas u hortalizas cultivadas en sitios contaminados), pueden conllevar riesgos para la salud humana, pero sólo cuando se han superado las concentraciones admisibles.

Con respecto a la contaminación causada por el viento, también es importante la deposición admisible. En el Apéndice 3 se indican las concentraciones admisibles según la vía de exposición pertinente. Para calcular la deposición admisible hay que contar el número de horas durante las cuales se ha producido la deposición total (Nd) de la siguiente forma:

Nd = M / nivel medio de emisión

Donde:
Nd : número de horas en las que se ha producido la deposición total [horas]
M : cantidad total derramada, véase el Cuadro 3.2 [kg o litros]
nivel medio de emisión : véase el Trámite 4 [kg/hora]

Calcule la deposición admisible como sigue: deposición admisible = (concentración admisible × 0,5 × 365 × 24) / horas de emisión [g/m2/año]

Una vez conocida la deposición admisible, compárese con la deposición pronosticada (Trámite 6) para determinar si las concentraciones pronosticadas superan los niveles de exposición admisibles.

CUADRO 8.1

Punto de exposiciónVía de exposiciónConcentración pronosticadaNivel de exposición admisible¿Se superan los niveles admisibles? (sí/no)
     
     
     
     

Página precedente Inicìo de página Página siguiente