FAO/SMIA - Cosechas y escaseces alimentarias No.5, noviembre 2001

AFRICA AUSTRAL

ANGOLA* (5 de noviembre)

Unas precipitaciones inferiores a la media recibidas en octubre, particularmente en las partes centrales, han retrasado la siembra del maíz de 2002 y afectado a los cultivos tempranos. Se necesitan lluvias mejores para evitar reducciones de la superficie plantada y de los rendimientos y para la siembra de los cultivos de sorgo y mijo en las partes meridionales. Las actividades agrícolas se han visto obstaculizadas también por las hostilidades registradas últimamente en la mayoría de las provincias, principalmente en las zonas inestables de Bié, las partes nordorientales de Huila, Moxico, Malange, Huambo y Uige, y por el consiguiente desplazamiento de la población rural. Las actividades militares han limitado todavía más la distribución de la asistencia humanitaria fuera de las capitales provinciales.

La producción total de cereales en 2001 aumentó un 5 por ciento respecto al año anterior, a 535 000 toneladas, debido a un incremento de la superficie sembrada y a unas condiciones atmosféricas en general favorables. Sin embargo, pese al mejoramiento de la producción interna, la situación del suministro de alimentos sigue siendo difícil para 2,7 millones de PDI y otros sectores vulnerables de la población. En mayo de 2001, una misión FAO/PMA estimó que alrededor de 1 340 000 personas necesitaban ayuda alimentaria de urgencia.

La necesidad de importación de cereales en la campaña comercial de 2001/02 (abril/marzo) se estima en 581 000 toneladas de cereales, incluidas 176 000 toneladas de ayuda alimentaria. Debido a las limitaciones de los recursos, el PMA no logra abarcar a todos los beneficiarios previstos y frecuentemente ha reducido las raciones alimentarias. La población que recibe actualmente asistencia asciende a 820 000 beneficiarios. El PMA estima que en diciembre habrá una crítica situación de déficit de azúcar y que para febrero de 2002 se habrán agotado el maíz y las legumbres. También hay un déficit en la financiación de la logística del transporte y de los artículos no alimentarios. Esta financiación es decisiva para transportar semillas y aperos en apoyo de la producción de alimentos durante la actual campaña agrícola.

BOTSWANA (5 de noviembre)

Unas lluvias abundantes recibidas en las zonas agrícolas occidentales en la segunda y tercera décadas de octubre mejoraron las condiciones del suelo para la siembra de los cultivos de maíz y sorgo de 2002 que están a punto de comenzar, y también las condiciones de los pastizales y del ganado en todo el país.

La producción de cereales en 2001, principalmente sorgo, se estima en 10 000 toneladas, sólo la mitad de la del año pasado y un volumen muy inferior a la media, como consecuencia de una racha seca registrada a mitad de la campaña. Pero incluso en los años normales el país importa la mayor parte de sus necesidades de consumo de cereales. Las necesidades de importaciones en la campaña comercial de 2001/02 (abril/marzo) se estiman en 263 000 toneladas, incluidas 197 000 toneladas de cereales secundarios y 66 000 toneladas de trigo. Aunque está previsto que estas necesidades se cubrirán con importaciones comerciales, se prevén dificultades alimentarias en las familias de zonas afectadas por las pérdidas de cosechas.

LESOTHO (5 de noviembre)

Unas lluvias superiores a la media recibidas en la segunda y tercera décadas de octubre mejoraron la humedad del suelo para la siembra de los cultivos de maíz y sorgo actualmente en curso. Las perspectivas iniciales son prometedoras. La cosecha de cereales de 2001 fue mala debido a unas condiciones atmosféricas desfavorables. Una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA estimó la producción en 80 000 toneladas, 47 por ciento menos que el año anterior y 60 por ciento menos que la media de los últimos cinco años. La necesidad de importación de cereales ha aumentado de forma pronunciada a 332 000 toneladas de cereales, principalmente maíz. Aunque la mayor parte de estas necesidades se cubrirá comercialmente, hace falta asistencia en los distritos más afectados de Mokhotlong, Thaba-Tseka, Mohale's Hoek y Quthing, en los que los agricultores perdieron sus cosechas y un número significativo de ellos no cuenta con medios suficientes para acceder a los alimentos.

MADAGASCAR (1 de noviembre)

Se han comenzado a plantar los cultivos de arroz y cereales secundarios de 2002. Unas lluvias normales recibidas en octubre beneficiaron los preparativos de la tierra para la siembra, pero las perspectivas son inciertas debido a la reducción prevista de la superficie plantada en reacción a una caída brusca de los precios internos.

Según las estimaciones, la producción arrocera de 2001 supera en un 10-15 por ciento a la del año anterior, situándose en alrededor de 2,6 millones de toneladas, la mayor en diez años, de resultas de unas condiciones de crecimiento en general favorables y de la ausencia de langostas durante el período vegetativo. Debido a esta cosecha de nivel excelente, unida a la gran cuantía de existencias remanentes, los precios del arroz han descendido un 50 por ciento con respecto a su nivel anterior a la cosecha.

Se prevé que la situación del suministro de alimentos en la campaña comercial de 2001/02 (abril/marzo) seguirá siendo en general satisfactoria, incluso en las zonas meridionales expuestas a la sequía. En julio, los precios de los alimentos básicos (arroz, maíz, yuca y papa irlandesa) bajaron en las zonas del sur, y el número de las personas necesitadas de ayuda alimentaria ha disminuido a 117 150. Las necesidades de ayuda alimentaria en estas zonas se estiman en 3 163 toneladas de maíz.

MALAWI (5 de noviembre)

La siembra de los cultivos de cereales de 2002, que se cosecharán a partir de abril del próximo año, está muy avanzada. Unas lluvias normales recibidas en octubre, que fueron superiores a lo normal en las partes septentrionales y meridionales, favorecieron las actividades de siembra y beneficiaron a los cultivos tempranos. En el sur se está ejecutando el programa gubernamental de entrega de insumos gratuitos a los agricultores, previéndose que en el marco de dicho programa recibirán insumos agrícolas un millón de familias.

Debido a unas lluvias excesivas y generalizadas recibidas durante el período vegetativo, la producción de cereales de 2001 resultó muy escasa. La cosecha de maíz se estimó en 1,7 millones de toneladas, 32 por ciento menos que las excelentes cosechas de los dos años anteriores en los que quedó un excedente exportable. Como consecuencia, la situación del suministro de alimentos es extremadamente tensa. Se han agotado las existencias oficiales, que ya escaseaban al comienzo de la campaña comercial de 2001/02 (abril/marzo). En los mercados locales los precios del maíz han subido alrededor de 400 por ciento con respecto a sus niveles de hace un año. En octubre, un kilogramo de maíz se cotizaba en 18 Kawacha, frente a los 2-5 Kawacha del mismo período del año pasado. En algunas partes escasean los alimentos, particularmente en los distritos meridionales más afectados por las inundaciones. El Gobierno ha adoptado disposiciones para importar 150 000 toneladas de maíz de Sudáfrica, pero hasta mediados de octubre sólo habían llegado al país 10 000 toneladas. Sin embargo, la mayor parte de dichas importaciones se venderá en el mercado libre donde los precios superan el poder adquisitivo de grandes sectores de la población. El Gobierno está examinando la posibilidad de distribuir maíz gratuitamente a las personas más vulnerables. La asistencia alimentaria de urgencia que el PMA distribuyó hasta octubre a 208 500 personas muy afectadas por las inundaciones se extenderá por dos meses más hasta fines de diciembre en vista de la grave situación del suministro de alimentos.

MOZAMBIQUE (6 de noviembre)

Recién se han comenzado a plantar los cultivos de cereales de 2002 que se recogerán a partir de abril del próximo año. Unas lluvias en general normales recibidas durante octubre, que en las partes meridionales fueron superiores a la media, favorecieron los preparativos de la tierra y la siembra temprana de los cultivos.

La producción de cereales de 2001 creció un 7 por ciento con respecto al nivel del año pasado, de-bido a un aumento de la superficie plantada. Pese a las graves inundaciones que tuvieron lugar en las provincias centrales y al tiempo seco imperante en las provincias meridionales, unas lluvias abundantes caídas en las principales zonas productoras del norte beneficiaron la cosecha de maíz, estimada en 1 140 000 toneladas. Con esta cuantía de producción el país contará con un exce-dente exportable de 100 000 toneladas de maíz en la campaña comercial de 2001/02 (abril/marzo).

Sin embargo, los precios reales del maíz son muy superiores a sus niveles de hace un año, particularmente en las provincias de Beira, Tete y Nampula. En Tete, al final de septiembre los precios en valores reales superaban en alrededor de 200 por ciento a los de hace un año, debido a la fuerte demanda del vecino Malawi donde la producción decreció significativamente. En Maputo, la capital, los precios del maíz aumentaron alrededor de una tercera parte. También aumentaron considerablemente durante el mes de octubre los precios de otros alimentos básicos como el arroz y el frijol.

Pese a una situación alimentaria satisfactoria a nivel nacional, el alza de los precios está restringiendo el acceso a los alimentos a los sectores más vulnerables de la población. Según los informes, ha habido escasez de alimentos en las provincias meridionales de Maputo, Gaza e Inhambane. Las evaluaciones emprendidas últimamente en el país por el Gobierno y organismos internacionales indican que entre 80 000 y 100 000 personas muy vulnerables necesitan ayuda alimentaria de urgencia hasta la próxima cosecha.

NAMIBIA (6 de noviembre)

La recolección de la cosecha de trigo de regadío está muy avanzada, y se prevé una producción media de 5 000 toneladas. La producción total de cereales se estima en 106 000 toneladas, volumen inferior en una cuarta parte al del año anterior. La producción se vio afectada por un tiempo seco, al que siguieron lluvias excesivas. Como consecuencia, la situación del suministro de alimentos en la campaña comercial de 2001/02 se presenta difícil. Las importaciones de cereales deberían de aumentar de forma pronunciada a 125 000 toneladas (50 000 toneladas de trigo y 75 000 toneladas de maíz). Aunque la mayor parte de esta necesidad debería de cubrirse comercialmente, se señalan dificultades en materia de suministro de alimentos en las comunidades que obtuvieron una mala cosecha y para las personas vulnerables de las zonas urbanas que carecen de poder adquisitivo suficiente.

La siembra de los cultivos de cereales secundarios de 2002 comenzará a partir del próximo mes.

SUDAFRICA (6 de noviembre)

En las principales zonas productoras del este se están plantando los cultivos de maíz de 2002. A unas lluvias inferiores a la media recibidas en la primera década de octubre siguieron precipitaciones abundantes en la segunda y tercera décadas. Las lluvias superiores a la media proporcionaron suficiente humedad del suelo para la siembra de los cultivos de maíz de 2002 y beneficiaron a los cultivos ya sembrados. Las perspectivas para la siembra son favorables debido también a la previsión de un aumento del 6 por ciento de la superficie plantada, a 2 878 000 hectáreas, como efecto del alza de los precios del maíz debido a la merma de la cosecha de este año y al incremento de las exportaciones a los países vecinos. La producción de maíz de 2001 se estimó en 7,5 millones de toneladas, lo que representa una disminución considerable respecto de la buena producción de 10,6 millones de toneladas del año anterior, debido a un decrecimiento del 17 por ciento de la superficie plantada y a una racha seca prolongada registrada a mitad de temporada que redujo los rendimientos.

La recolección de la cosecha de trigo de 2001 está avanzada. Los pronósticos relativos a la producción se han revisado al alza a 2,3 millones de toneladas, volumen superior en un 4 por ciento a la media de los últimos cinco años. El resultado refleja un incremento del 4 por ciento de la superficie plantada y unos abastecimientos suficientes de agua para riego.

SWAZILANDIA (6 de noviembre)

Después del tiempo seco registrado en la primera década de octubre siguieron precipitaciones entre normales y superiores a lo normal durante el resto del mes, que proporcionaron humedad del suelo suficiente para la siembra de los cultivos de cereales de 2002, principalmente maíz.

La producción de cereales de 2001 se estimó en 77 000 toneladas, nivel cercano al de la mala cosecha del año pasado, pero inferior en alrededor del 33 por ciento a la media quinquenal, debido principalmente a una racha seca imperante a mitad de la campaña y a una ola de calor. Como consecuencia, se supone que la situación del suministro de alimentos seguirá siendo difícil hasta el final de la campaña comercial de 2001/02 (abril/marzo). La necesidad de importaciones se estima en 123 000 toneladas, que deberían de cubrirse totalmente mediante importaciones comerciales. Sin embargo, puede que se necesite ayuda alimentaria para los hogares más afectados, particularmente en las provincias de tierras intermedias y bajas.

ZAMBIA (5 de noviembre)

Se han comenzado a plantar los cultivos de maíz de 2002, que se recogerán a partir de abril del próximo año. Unas lluvias superiores a la media caídas en octubre, particularmente en las zonas meridionales, beneficiaron las operaciones de siembra y los cultivos ya plantados. Se señala que las semillas y los fertilizantes disponibles para la nueva campaña son suficientes para satisfacer las necesidades.

La recolección de la cosecha de trigo de regadío de 2001 está muy avanzada. La producción se pronostica en 75 000 toneladas, 17 por ciento menos que el año pasado.

La cosecha de maíz de 2001 fue muy escasa debido al exceso de lluvias, unido al tiempo seco imperante en las partes meridionales. Todavía no se ha publicado una estimación oficial definitiva. Las estimaciones preliminares de la FAO apuntan a una cosecha de maíz de 950 000 toneladas, alrededor de un 28 por ciento menos que el año pasado. Con esta cuantía, y habida cuenta de las existencias disponibles, para la campaña comercial de 2001/02 (mayo/abril) queda un déficit estimado en 300 000 toneladas de maíz, que se colmará mediante importaciones comerciales y ayuda alimentaria. El organismo de reserva alimentaria del Gobierno ha anunciado licitaciones para la compra de 150 000 toneladas de maíz de Sudáfrica, que deberán proporcionarse entre noviembre de 2001 y marzo de 2002. Y ha anunciado, asimismo, una prohibición de las exportaciones de maíz.

Tras algunos informes relativos a la escasez de alimentos en algunas partes, a mediados de julio el Gobierno dirigió un llamamiento a la comunidad internacional pidiendo 98 000 toneladas de ayuda alimentaria para prestar asistencia a 2 millones de personas en 42 distritos, de los 73 que hay en el país, que habían sido declarados en estado de emergencia. También comenzó a distribuir maíz en las partes orientales del país. El PMA prevé la distribución de alrededor de 42 000 toneladas de ayuda alimentaria a 1 280 000 personas muy afectadas de 23 distritos.

ZIMBABWE* (5 de noviembre)

Unas lluvias en general normales recibidas en octubre, que en las partes orientales fueron superiores a la media, permitieron efectuar los preparativos de la tierra para la siembra de los cultivos de cereales de 2002 y mejoraron los pastizales para el ganado.

La recolección de la cosecha de trigo de regadío de 2001 está muy avanzada. Las estimaciones preliminares apuntan a una cosecha de 275 000 toneladas, alrededor de un 10 por ciento más que la escasa cosecha del año pasado pero todavía inferior a la media de los últimos cinco años. El incremento de la producción se debe principalmente a un aumento del 14 por ciento de la superficie plantada. Con esta cuantía de producción estimada, las proyecciones señalan una necesidad de importaciones de trigo de 80 000 toneladas hasta la próxima cosecha de octubre de 2002.

La cosecha de cereales secundarios de 2001 fue muy escasa. La de maíz, que representa más del 90 por ciento de la producción total de cereales, se estimó en 1,5 millones de tonela-das, 28 por ciento menos que el nivel del año pasado y muy inferior a la media. Este decreci-miento se debió principalmente a una disminución del 54 por ciento de la superficie planta-da en las granjas comerciales en gran escala, debido al trastorno causado por las activida-des de adquisición de tierras. En las tierras comunales, las plantaciones se vieron afectadas por los retrasos en los pagos efectuados por la Junta de Comercialización de Granos, mien-tras que los rendimientos resultaron perjudicados por una grave racha seca durante la mitad de la campaña seguida de lluvias excesivas, particularmente en las zonas meridionales.

Como consecuencia de la acentuada merma de la producción y de una grave falta de divisas, la situación del suministro de alimentos se va haciendo cada vez más difícil. La Junta de Comercialización de Granos ha anunciado licitaciones para importar 150 000 toneladas de maíz. Los precios de los alimentos de primera necesidad, que habían subido más del 300 por ciento de junio a agosto, se estabilizaron o bajaron después que el Gobierno ordenó el 12 de octubre reducciones de 5 a 20 por ciento de los precios de la harina de maíz, el alimento básico, y del pan, la carne, las hortalizas, la leche, el aceite de cocina y la sal. Sin embargo, muchos de los productos no se podían conseguir en los mercados en la segunda quincena del mes. La situación del suministro de alimentos es particularmente crítica en las zonas en las que los agricultores obtuvieron una mala cosecha y se han señalado situaciones localizadas de grave escasez de alimentos. Una evaluación de las necesidades alimentarias realizada últimamente por el PMA estimó que 706 000 personas necesitaban asistencia en algunos distritos de las provincias de Midlands, Matebeleland Norte, Matebeleland Sur, Masvingo, Mashonaland Oeste, Mashonaland Central y Manicaland. El PMA prevé la distribución de ayuda alimentaria a más de 500 000 personas a partir de diciembre.