FAO/SMIA - Cosechas y escaseces alimentarias No.5, noviembre 2001

AFRICA OCCIDENTAL

BENIN (6 de noviembre)

La estación de las lluvias está llegando a su término. Las lluvias cesaron en el norte a mediados de octubre y se están recogiendo el mijo y sorgo. En el sur se está desarrollando satisfactoriamente la segunda cosecha de maíz. Las perspectivas para las cosechas son en general favorables.

En conjunto, la situación del suministro de alimentos es satisfactoria. Con la llegada a los mercados de los cereales cosechados recientemente aumentaron los suministros y empezaron a bajar los precios. Las importaciones de cereales para uso interno y para las reexportaciones durante la campaña comercial de 2001 se estiman en 138 000 toneladas, y las necesidades de ayuda alimentaria en 11 000 toneladas.

BURKINA FASO (6 de noviembre)

La estación de las lluvias ha terminado. En el norte y el centro las lluvias cesaron algo temprano al final de septiembre, lo que redujo el potencial de rendimiento de los cereales secundarios que se encontraban en la fase crítica de la granazón/maduración. Las lluvias recibidas a principios de oc-tubre en el oeste fueron limitadas y cesaron casi completamente a mediados de octubre. En las zo-nas agropecuarias los pastizales son abundantes y la mayoría de los embalses y aguadas se han vuelto a llenar. Con la ayuda de los servicios nacionales, una misión conjunta FAO/CILSS de eva-luación de cultivos que visitó el país al final de octubre estimó la producción total de los cereales secundarios de 2001 en 2 796 000 toneladas, 22 por ciento más que el nivel del año anterior y 15 por ciento más que la media.

Gracias a esta buena cosecha, en general el suministro de alimentos debería mejorar con respecto a la situación inestable imperante durante la temporada de carestía a causa de la magra cosecha obtenida en el año 2000 en algunas zonas. Según las previsiones, la reserva nacional de seguridad que se había agotado por las distribuciones de ayuda alimentaria o las ventas a precios subvencio-nados se repondrá a su nivel óptimo de 25 000 toneladas. Es posible, sin embargo, que siga habiendo dificultades alimentarias localizadas en algunas zonas de malas cosechas debidas a una terminación precoz de la temporada.

CABO VERDE (6 de noviembre)

Las escasas lluvias recibidas en septiembre afectaron gravemente al desarrollo de los cultivos, principalmente en las dos islas de Santo Antao y Sao Nicolau y en las zonas semiáridas de las islas de Santiago y Fogo. A mediados de octubre, una misión conjunta FAO/CILSS de evaluación de cultivos estimó la producción de 2001 en 18 680 toneladas de cereales, frente a 24 341 tonela-das en 2000, lo que representa una merma de alrededor de 23 por ciento, pero todavía un volumen superior a la media de los últimos cinco años.

Como consecuencia de esta mengua de la producción, en algunas zonas la situación de los suministros alimentarios seguirá siendo difícil. El Gobierno ha lanzado un llamamiento pidiendo asistencia alimentaria internacional así como insumos agrícolas.

COTE D'IVOIRE (6 de noviembre)

Las precipitaciones recibidas en septiembre fueron en general de nivel medio, y las de octubre inferiores a la media, salvo en el extremo sur. Puede que esto haya afectado al potencial de rendimiento de los cultivos de mijo y sorgo que se están recogiendo en el norte. En el sur, la segunda cosecha de maíz se recogerá en diciembre.

La situación del suministro de alimentos es satisfactoria. Además de los 120 000 refugiados liberianos que ya se encuentran en el oeste del país, se ha señalado la afluencia de nuevos refugiados debida a las hostilidades registradas en el distrito de Lofa en Liberia.

CHAD (6 de noviembre)

Tras las precipitaciones en general superiores a la media recibidas en septiembre, en la zona saheliana las lluvias cesaron a principios de octubre y en la zona sudanesa al final de octubre. Los pastizales son abundantes y las perspectivas para las cosechas de sorgo de tierras aluviales son buenas. Una misión conjunta FAO/CILSS de evaluación de cultivos que visitó el país a mediados de octubre estimó la producción total de cereales en un nivel récord de 1 237 250 toneladas, 33 por ciento más que el año anterior y 15 por ciento más que la media.

Como consecuencia de esta buena cosecha prevista, la situación del suministro de alimentos me-jorará principalmente en las zonas deficitarias de la zona saheliana afectada por las malas cose-chas obtenidas en 2000. En septiembre y octubre los precios de los cereales bajaron sensible-mente, pero se han identificado alrededor de 143 000 personas en situación de riesgo de dificulta-des alimentarias a raíz de las inundaciones registradas en algunas partes de la zona sudanesa que causaron daños a las casas y a alrededor de 140 000 hectáreas de tierras de cultivo. En el norte se señala una afluencia de personas expulsadas de Libia y el desplazamiento de la población de Tibesti. Durante la temporada de carestía, una operación de urgencia del PMA proporcionó 27 000 toneladas de ayuda alimentaria a 375 000 beneficiarios de ocho departamentos de la zona saheliana.

GAMBIA (6 de noviembre)

Desde mediados de septiembre hasta principios de octubre las precipitaciones fueron de nivel me-dio o inferior a la media, pero durante la segunda década de octubre mejoraron significativamente. La estación de las lluvias terminó al final de octubre. Una misión conjunta FAO/CILSS de evalua-ción de cultivos visitó el país al final de octubre y, junto con los servicios nacionales, estimó la pro-ducción total de cereales (incluido el arroz) en 198 200 toneladas, frente a las 175 900 toneladas del año pasado, que ya casi había alcanzado un nivel récord. La producción de este año es aproxi-madamente un 13 por ciento superior a la del año pasado y superior en un 49 por ciento a la media de los últimos cinco años. La producción total de cereales secundarios aumentó un 15 por ciento respecto al año 2000 y un 56 por ciento respecto a la media quinquenal. La superficie total cultivada con cereales se estima en 152 800 hectáreas, superior en un 14 por ciento a la del año anterior y en un 36 por ciento a la media de los últimos cinco años. También fue bueno el rendimiento de los principales cultivos comerciales, como el maní y el sésamo. La producción de maní se estima en 149 640 toneladas, 8 por ciento más que el año pasado y 54 por ciento más que la media de los últimos cinco años. La de sésamo, estimada en 1 361 toneladas, está cobrando importancia.

Tras varias cosechas abundantes consecutivas, la situación del suministro alimentario es en general satisfactoria. Sólo en el distrito de Kantora la germinación fue deficiente y se prevé una disminución de su producción agrícola, especialmente del mijo y maíz tempranos. Puede que una parte de la población de este distrito experimente dificultades alimentarias y se vea aquejada de inseguridad alimentaria, particularmente durante la temporada de carestía. La situación requiere una vigilancia cautelosa.

GHANA (6 de noviembre)

A fines de agosto las lluvias fueron inferiores a la media, mientras que en septiembre se extendieron por todas partes y alcanzaron un nivel medio, pero en octubre volvieron a ser muy inferiores a la media. Es probable, por lo tanto, que el desarrollo de los cultivos se haya visto afectado y las perspectivas para la cosecha sean ambiguas.

En algunas zonas la situación del suministro de alimentos es difícil. Las intensas lluvias caídas en julio causaron inundaciones en el sur y en la capital, impidiendo las actividades de comercializa-ción. Quedan todavía en el país alrededor de 10 000 refugiados liberianos y alrededor de 2 500 refugiados sierraleoneses.

GUINEA (6 de noviembre)

A fines de agosto las lluvias fueron abundantes en todo el país, y en septiembre y octubre siguieron siendo suficientes. La pluviosidad acumulativa es en general superior a lo normal. Las inundaciones verificadas en agosto y septiembre en Haute Guinée afectaron a unas 220 000 personas y destruyeron más de 20 000 hectáreas de tierras de cultivo. Las pers-pectivas para las cosechas son en general buenas, excepto en la prefectura de Nandiana de-bido a las escasas precipitaciones recibidas a fines de septiembre y principios de octubre.

La situación del suministro de alimentos es satisfactoria y los mercados se encuentran en general bien abastecidos, salvo en las zonas inundadas y en el sudeste donde las constan-tes incursiones de los rebeldes de Sierra Leona han afectado gravemente a las actividades agrícolas y comerciales. Se señala que en general la situación nutricional es "bastante estable" en los nuevos campamentos de Boreah, Kountaya y Telikoro, en las prefecturas de Albadaria y Sembakounya (Alta Guinea), adonde los refugiados se trasladaron desde Parrot's Beak.

El brote de violencia verificado en el vecino distrito liberiano de Lofa ha obligado a muchos de sus pobladores a buscar refugio en las zonas fronterizas guineas cerca de Macenta y N'Zerekore. Además, hay alrededor de 180 000 PDI en el país, pero gracias a la mejora de la situación de seguridad muchas han comenzado a regresar a sus hogares.

GUINEA-BISSAU (6 de noviembre)

Tras las escasas lluvias recibidas a mediados de septiembre, las precipitaciones mejoraron al final de ese mes, decrecieron algo a principios de octubre pero a mediados del mes fueron muy superiores a la media. El arroz se encuentra en la fase de crecimiento del tallo, y se ha empezado a recoger el mijo, el sorgo y el arroz de tierras altas. En general las perspectivas son favorables.

Una evaluación conjunta FAO/CILSS de la campaña agrícola de 2001 estimó la producción total de cereales en 164 300 toneladas, 3 por ciento menos que el nivel del 2000 y 8 por ciento más que la media. En la frontera con el Senegal la situación del suministro alimentario era difícil debido a la inseguridad.

LIBERIA* (6 de noviembre)

A principios de septiembre las lluvias fueron inferiores a lo normal, pero mejoraron al final del mes y a principios de octubre, excepto en el sur. A mediados y finales de octubre se recibieron lluvias abundantes en el norte. Las condiciones de crecimiento son en general buenas y permiten un desarrollo satisfactorio de los cultivos de arroz, que están a punto de cosecharse con perspectivas en general favorables.

Persisten las dificultades alimentarias ya que la producción interna todavía no se ha recuperado del todo después de varios años de guerra civil. Se estima que hay un total de alrededor de 70 000 refugiados sierraleoneses en Liberia, principalmente en el distrito de Lofa, una de las principales zonas arroceras del país, donde las recientes hostilidades han trastornado la agricultura y desplazado a miles de personas. Se ha comenzado a distribuir alimentos en los campamentos de personas desplazadas, pero algunas zonas siguen siendo inaccesibles a los organismos de socorro, principalmente el distrito de Gbarpolu, cerca de la frontera con Sierra Leona.

MALI (6 de noviembre)

La estación de las lluvias ha llegado a su término. Las lluvias cesaron un poco antes en el norte y en el centro, lo que redujo el potencial de rendimiento. Las precipitaciones acumulativas han sido en general entre normales y superiores a lo normal y más abundantes que el año pasado. Los pas-tizales son abundantes. Una misión conjunta FAO/CILSS de evaluación de cultivos que visitó el país al final de octubre dio una estimación provisional de la producción total de cereales situándola en alrededor de 2 860 000 toneladas, 20 por ciento más que el nivel de 2000 y muy superior a la media.

La situación del suministro de alimentos es satisfactoria. En general, los precios de los cereales comenzaron a bajar sensiblemente en octubre, como reflejo de las buenas perspectivas para los cereales de 2001. Para reconstituir la reserva nacional de seguridad y llevarla a su nivel óptimo de 35 000 toneladas se tendrán que comprar 15 000 toneladas en 2001/02.

MAURITANIA (6 de noviembre)

En septiembre se recibieron precipitaciones superiores a lo normal, pero en octubre dejó de llover. Según las estimaciones, la superficie plantada con cultivos de secano ("dieri") y con cultivos de tierras bajas ("bas-fonds") será menor que en 2000 ya que muchos agricultores decidieron no plantar los cultivos de secano de las tierras altas o abandonaron los campos debido a las rachas secas registradas en los meses de julio y agosto. El río Senegal no alcanzó la etapa de la inundación hasta principios de septiembre, o sea al final de la campaña. Una misión conjunta FAO/CILSS de evaluación de cultivos que visitó el país a mediados de octubre estimó la producción total de cereales de 2001/02 en 161 800 toneladas, 9 por ciento menos que en 2000/01 y 4 por ciento más que la media. La merma se debe a una disminución de los cultivos de regadío y de walos/tierras aluvionales y a los rendimientos menores obtenidos de los cultivos de secano. Por el contrario, en las zonas bajas la producción debería aumentar un 23 por ciento con respecto al nivel de 2000 ya que todos los embalses tienen un nivel superior al 70 por ciento.

La situación del suministro alimentario seguirá siendo difícil en algunas zonas, principalmente en el Valle del río Senegal y en Aftout. Se han identificado ya 79 comunas en situación de riesgo de escasez de alimentos en Gorgol, Brakna, Tagant, Adrar, Trarza y Hodh El Chargui.

NIGER (6 de noviembre)

A principios de septiembre se recibieron precipitaciones superiores a lo normal, pero a mediados y finales del mes las lluvias decrecieron hasta cesar totalmente en octubre. Una misión conjunta FAO/CILSS de evaluación de cultivos dio al final de octubre una estimación de la producción total de cereales cifrándola en alrededor de 2,8 millones de toneladas, volumen muy superior al del año anterior y superior a la media.

Gracias a esta buena cosecha, la situación alimentaria debería mejorar apreciablemente. Los precios de los cereales decrecieron significativamente en septiembre y octubre. Los agricultores deberían poder reconstituir sus existencias, y el Gobierno llevar la reserva nacional de seguridad a su nivel óptimo de 35 000 toneladas.

NIGERIA (6 de noviembre)

En el norte ya ha terminado la estación de las lluvias, y en el sur está a punto de terminar. Las perspectivas para las cosechas son variadas.

En algunas zonas la situación del suministro de alimentos es difícil. Hasta 550 000 personas se en-cuentran actualmente desplazadas en los estados de Benue, Nasarawa y Taraba, en la región cen-tral, como consecuencia de los enfrentamientos y de los ataques lanzados recientemente por el ejército contra algunas comunidades. Hay numerosas personas desplazadas en diez campamen-tos, principalmente en torno a Makurdi, la capital del estado de Benue, donde se unieron a otros que ya habían huido de las hostilidades desatadas en junio cerca del estado de Nasarawa. Es pro-bable que los conflictos que afectan a la región, una de las principales zonas productoras de alimentos de Nigeria, ponga en peligro la seguridad alimentaria del país. Zaki-Biam, una ciudad rural de 50 000 personas que soportó el peso principal de las recientes hostilidades, es considerada el mayor mercado de ñame de Nigeria.

SENEGAL (6 de noviembre)

La estación de las lluvias ha llegado a su término. A principios y mediados de septiembre las lluvias fueron muy superiores a la media, pero decrecieron al final del mes. Todavía a mediados de octubre se recibieron lluvias buenas en el sur, pero al final del mes dejó de volver. Tras una misión conjunta FAO/CILSS de evaluación de cultivos que visitó el país a mediados de octubre, los servicios nacionales estimaron la producción total de cereales en alrededor de 1,1 millones de toneladas, 4 por ciento más que en 2000 y 18 por ciento más que el nivel medio.

La situación del suministro de alimentos es satisfactoria. Los mercados están bien abastecidos y los precios del mijo y sorgo han decrecido al llegar al mercado productos frescos.

SIERRA LEONA* (6 de noviembre)

Tras unas precipitaciones algo escasas recibidas en la primera quincena de septiembre, las lluvias aumentaron al final del mes, y durante todo octubre fueron abundantes y superiores a la media. La producción arrocera debería ser superior a la del año pasado gracias al aumento de la superficie plantada por los agricultores repatriados y a unas condiciones mejoradas para la distribución de insumos.

Se señala que reina una situación de calma y seguridad. En el distrito de Bo continúan las actividades de desarme y desmovilización. La situación del suministro alimentario sigue siendo difícil. En diversos campamentos hay alrededor de 400 000 PDI y repatriados, pero la mayoría se encuentra en las ciudades principales y en los distritos de Tonkili y Port Loko. La mejora de la situación de seguridad facilitó el acceso a las poblaciones vulnerables. El PMA preveía distribuir más de 50 000 toneladas de alimentos a unas 544 000 personas durante 2001. También las ONG planificaron la distribución de alrededor de 37 000 toneladas en el mismo período. El país continúa descansando en grado sumo sobre la asistencia alimentaria internacional.

TOGO (6 de noviembre)

Las lluvias recibidas en agosto fueron muy inferiores a la media, pero en septiembre mejoraron. A principios de octubre decrecieron notablemente, y cesaron completamente al final del mes salvo en el extremo sur. Debido a esta irregularidad de las lluvias, las perspectivas para las cosechas son ambiguas.

La situación del suministro de alimentos es satisfactoria.