FAO/SMIA - Cosechas y escaseces alimentarias No.1, febrero 2002

AFRICA ORIENTAL

BURUNDI* (4 de febrero)

El rendimiento de las cosechas recién recogidas de la primera temporada de 2002 fue bueno. La producción de cereales y frijoles se estimó en 86 000 y 69 000 toneladas, respectivamente, casi como el año anterior. Las raíces y tubérculos aumentaron 9 por ciento, a 527 000 toneladas; y 3 por ciento los bananos y plátanos, a 477 000 toneladas. En cuanto a la producción de cultivos no cerealeros, el aumento se debe al incremento de la superficie sembrada como efecto, a su vez, de una disponibilidad suficiente de material de siembra, una situación de seguridad estabilizada en la mayor parte del país, y unas lluvias suficientes. La superficie y los rendimientos de los cereales y los frijoles se vieron limitados por la escasez de semillas (pese a los cuantiosos insumos agrícolas distribuidos por las organizaciones humanitarias), el cese temprano de las lluvias en algunas zonas y el exceso de las precipitaciones caídas en otras. En diciembre de 2001, los precios de los alimentos básicos habían bajado significativamente en los principales mercados provinciales con respecto a los niveles de hacía un año.

Sin embargo, pese a una producción global en general satisfactoria, en las provincias orientales y en algunas partes de la Provincia rural de Bujumbura la producción se vio limitada por la inseguridad alimentaria. Constituye un motivo de grave preocupación la situación alimentaria de unas 432 000 personas desplazadas en el interior, para las cuales se sigue necesitando asistencia alimentaria.

ERITREA* (1 de febrero)

La recolección de las cosechas de cereales y legumbres está terminada. Las previsiones que indicaban una buena cosecha de cereales en 2001 se vieron atenuadas por las lluvias inferiores a lo normal recibidas durante las fases de floración y fructificación. El Ministerio de Agricultura todavía no publicó los datos definitivos de dicha cosecha, pero las estimaciones recientes indican una producción de cereales situada entre 150 000 y 200 000 toneladas, de todas maneras muy superior a la mala cosecha del año anterior. Durante 2001, el PMA ha distribuido alrededor de 150 000 toneladas de productos alimentarios a un millón de beneficiarios y en 2002 espera distribuir alrededor de 130 000 toneladas a 800 000 personas.

En general, la situación del suministro de alimentos sigue siendo difícil debido al desplaza-miento de los agricultores provocado por la reciente guerra con Etiopía y los efectos de la sequía. En noviembre de 2001 se lanzó un llamamiento interinstitucional unificado de las Naciones Unidas para 2002 por 120 millones de dólares EE.UU. para asistencia a programas de mediano y largo plazo, particularmente los destinados al regreso de las personas desplazadas en el interior (PDI). Aunque el número de las PDI que viven en campamentos está disminuyendo gradualmente (actualmente son alrededor de 60 000), también se necesita asistencia alimentaria para los refugiados que regresan del Sudán, los soldados desmovilizados, las PDI reasentadas en las zonas de seguridad y las personas afectadas por la sequía en las regiones sahelianas del país.

ETIOPIA* (1 de febrero)

Una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA enviada al país al final de 2001 estimó la producción de cereales y legumbres de la temporada principal "Meher" de 2001 en 12 330 000 toneladas, 4 por ciento menos que la estimación poscosecha de 2000 pero alrededor de 9 por ciento más que la media de los últimos cinco años. El aumento se debió principalmente a las lluvias favorables y a una baja incidencia de plagas y enfermedades. La abundancia de la cosecha se ha traducido en un descenso brusco de los precios en la ma-yoría de los mercados, con repercusiones negativas en los ingresos de los agricultores. El des-censo de los precios podría incidir negativamente también en la producción del próximo año. Por otro lado, los precios bajos ofrecen la oportunidad de realizar una significativa reconstitu-ción de las existencias en todos los niveles. Las posibilidades de exportación se verán limi-tadas a causa de las buenas cosechas obtenidas en los vecinos países de Kenya y el Sudán.

La cosecha en general buena encubre la existencia de comunidades deficitarias de alimentos en la mayor parte del país debido a sequías localizadas, al desplazamiento de la población y al limitado poder adquisitivo. Las necesidades alimentarias de urgencia en 2002 se prevén en alrededor de 560 000 toneladas, para unos 5,2 millones de personas. La Misión recomendó con ahínco a los donantes deseosos de dar ayuda alimentaria al país que efectuaran compras locales. (Para más detalles, el informe de la misión está a disposición en la dirección http://www.fao.org/giews/english/alertes/2002/SRETH202.htm)

KENYA (1 de febrero)

Las perspectivas para la cosecha secundaria de cereales de "lluvias cortas", que absorbe alrededor del 15 por ciento de la producción anual, son favorables. En algunas partes de las provincias centrales y orientales esta cosecha constituye la fuente principal de alimentos.

La cosecha principal de cereales de "lluvias largas" de 2001 fue significativamente mayor que en 2000, debido principalmente a las lluvias abundantes y bien distribuidas recibidas en la principal zona productora de la provincia del Valle del Rift. La producción de maíz para la temporada se ha estimado en 2 310 000 toneladas, lo que representa un aumento de alrededor del 20 por ciento con respecto al año anterior. Suponiendo una cosecha de "lluvias cortas" de nivel medio, la producción total de maíz de 2001/02 sería, según las proyecciones, de 2,7 millones de toneladas. Debido a la buena cosecha de maíz de "lluvias largas" y a las existencias remanentes, en los últimos meses los precios han bajado de forma pronunciada, lo que indujo al Gobierno a solicitar a los donantes que incrementaran las compras locales.

Pese a un mejoramiento global del suministro alimentario, persisten graves dificultades en las zonas pastorales, particularmente en los distritos de Turkana, Mandera y en algunas partes del distrito de Marsabit. En noviembre y diciembre de 2001 el PMA distribuyó alrededor de 27 000 toneladas de alimentos a 1,5 millones de personas, aproximadamente, en 13 distritos pastorales y agropastorales afectados por la sequía.

RWANDA* (1 de febrero)

La recolección de los cultivos alimentarios de la primera temporada de 2002 está terminada. En general, las copiosas lluvias recibidas durante la campaña beneficiaron el desarrollo de los cultivos, aunque provocaron inundaciones y aludes de lodo en algunos lugares. Todavía no se conocen los resultados de la evaluación de los cultivos organizada conjuntamente en el lugar por MINAGRI/FAO/FEWS y NET/PMA, pero se prevé una producción buena de raíces y de bananos y plátanos. En cambio, es probable que las precipitaciones excesivas recibidas particularmente en las tierras bajas hayan perjudicado la producción de los cereales y frijoles.

La situación del suministro de alimentos sigue siendo en general satisfactoria. Los precios de los principales alimentos básicos, que descendieron a sus niveles más bajos desde 1994, han continuado bajando con la llegada de la nueva cosecha a los mercados. Lo cual ha mejorado el acceso a los alimentos de la mayoría de los grupos vulnerables.

SOMALIA* (1 de febrero)

La recolección de la cosecha de cereales de la temporada secundaria "Deyr" de 2001/02, que normalmente representa el 25-30 por ciento de la producción anual de cereales, está muy avanzada. A pesar de las incertidumbres iniciales, las perspectivas han mejorado en general gracias a unas buenas lluvias recibidas en las principales zonas productoras. Los pronósticos más recientes indican una cosecha de cereales de alrededor de 160 000 toneladas, incluidas 90 000 toneladas de sorgo y 70 000 toneladas de maíz, lo que representa un aumento de alrededor de 68 por ciento con respecto de la cosecha del año anterior.

Sin embargo, la situación de la seguridad alimentaria en las regiones de Gedo, Sanag Este, Sool y en algunas partes de la región de Bari constituye un motivo de preocupación. En conjunto, se estima que en Somalia más de 500 000 personas están atravesando graves dificultades alimentarias, debidas principalmente a las malas cosechas de la temporada principal "Gu" de 2001. La lenta recuperación de varias temporadas sucesivas de sequía y de los efectos a largo plazo de la inseguridad, sumada a la disminución de los ingresos de divisas debida a la prohibición de las importaciones de ganado de Africa oriental impuesta por los países de la Península arábiga a causa de la fiebre del Valle del Rift han socavado gravemente la seguridad alimentaria de los hogares.

SUDAN* (1 de febrero)

Una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA enviada al país en octubre- diciembre de 2001 pronosticó la producción total de cereales de 2001/02 en alrededor de 4 810 000 toneladas, incluidos 3 770 000 toneladas de sorgo, alrededor de 579 000 toneladas de mijo, 315 000 toneladas de trigo (que se recogerán en abril/mayo de 2002) y alrededor de 146 000 toneladas de otros cereales. En este nivel, la producción de cereales supera en alrededor del 38 por ciento a la del año pasado y en un 13 por ciento, aproximadamente, la media de los últimos cinco años. En las principales zonas productoras los precios de mercado del sorgo son más bajos que los costos de producción, lo que podría determinar una reducción de la superficie sembrada el próximo año.

No obstante, en algunas zonas del sur del Sudán escasearán los alimentos debido principalmente al desplazamiento de la población y a la inseguridad, mientras que en algunas partes del norte se han sufrido pérdidas de cosechas debidas a la irregularidad de las precipitaciones. Por lo tanto, en esas zonas hace falta con urgencia asistencia alimentaria selectiva y, sobre todo, facilitar la compra y la transferencia oportunas de cereales desde las zonas excedentarias hacia las zonas deficitarias para ayudar tanto a los productores como a los consumidores.

Para diversas intervenciones en los estados afectados por la sequía de Kordofan, Darfur y el Mar Rojo, se necesitan unas 78 000 toneladas de cereales. En el sur del Sudán, donde la inseguridad es la causa principal de las necesidades de ayuda alimentaria, las necesidades totales se estiman en 52 000 toneladas. En las montañas de Nuba (tanto en los sectores septentrionales como meridionales) ascienden a alrededor de 25 000 toneladas. En total, se necesitarán 155 000 toneladas de ayuda alimentaria en 2002 para prestar asistencia a unos 2 millones de PDI, a las personas afectadas por la sequía, y a los grupos vulnerables.

 

TANZANIA (1 de febrero)

En las zonas de precipitaciones bimodales está muy avanzada la recolección de las cosechas de cereales de la temporada corta "Vuli" de 2001/02. Las perspectivas son variadas. Se prevé una cosecha satisfactoria en torno a la Cuenca del Lago Victoria y en la parte occidental de Tanzanía, mientras que en las regiones septentrionales y orientales se debería de obtener una mala cosecha debido principalmente al tiempo seco. La producción total de cereales de 2001/02 se pronostica en 4 millones de toneladas, alrededor de 14 por ciento más que la mala cosecha del año pasado pero casi semejante a la producción media de los últimos cinco años.

Pese a una situación alimentaria en general estable, los últimos informes indican que en 10 dis-tritos hay un total de cerca de 120 000 personas que necesitarían asistencia alimentaria. En al-gunas partes los precios de los alimentos han subido de forma pronunciada debido al incre-mento de la demanda de cereales en los vecinos países de Zambia, Malawi y la República De-mocrática del Congo, que tienen déficit alimentarios debidos al mal tiempo o a la inseguridad.

UGANDA (1 de febrero)

La recolección de la cosecha de la segunda temporada de 2001 está casi terminada y la producción de maíz debería disminuir alrededor de 25 por ciento respecto a los niveles normales debido a una reducción de la superficie sembrada tras la abundante cosecha obtenida en la primera temporada. Según las estimaciones, la producción total de cereales obtenida en 2001 supera en un 9 por ciento a la del año 2000 y en un 3 por ciento a la producción media de los últimos cinco años.

Sin embargo, a pesar de una situación alimentaria global satisfactoria, alrededor de 700 000 refugiados, personas desplazadas y víctimas de la sequía siguen dependiendo de la asistencia alimentaria.