FAO/SMIA - Cosechas y escaseces alimentarias No.1, marzo 2003

Página anteriorInicioPágina siguiente

INFORMES POR PAISES1/

1/ Aparecen en negrita los países con malas perspectivas de cosecha, y/o con déficit de suministros de alimentos durante la campaña comercial en curso, que tienen necesidad de ayuda excepcional o de urgencia. Los países afectados o amenazados por malas cosechas sucesivas y/o escasez de alimentos se indican con un asterisco (*).

________________________

ÁFRICA DEL NORTE

ARGELIA (19 de febrero)

Se han terminado de sembrar los cereales de invierno que se recogerán a partir de junio de 2003. Los cultivos se beneficiaron de unas lluvias entre normales y abundantes recibidas en enero, particularmente en las partes nordorientales del país. Las perspectivas iniciales son buenas, siempre y cuando persistan condiciones atmosféricas normales. Las producciones de cereales en 2002 fueron escasas ya que los cultivos sufrieron gravemente durante la siembra debido al retraso de las lluvias. La superficie plantada disminuyó y los rendimientos obtenidos fueron inferiores a lo normal. La producción de trigo resultó particularmente afectada, habiendo alcanzado apenas la mitad de la producción de 2001, lo que representa un volumen inferior en un 23 por ciento aproximadamente a la media de los últimos cinco años. La de cebada, el principal cereal secundario, disminuyó en casi un 38 por ciento con respecto al nivel elevado de 2001 y fue muy inferior a la media.

Como consecuencia de la merma de la producción, se prevé que en la campaña comercial 2002/03 (julio/junio) las importaciones de cereales pasarán de los 7,2 millones de toneladas de 2001/02 a aproximadamente 7,6 millones de toneladas.

EGIPTO (19 de febrero)

La siembra de los cultivos de trigo y cebada de 2003 ha terminado en condiciones atmosféricas normales, y se están realizando los preparativos de la tierra para la siembra del maíz y el arroz que comenzará a partir de abril. La superficie plantada con arroz ha aumentado ligeramente con respecto al nivel medio de 2002, como consecuencia principalmente de los esfuerzos desplegados por el gobierno para aumentar la producción por medio de un programa de incentivos a los productores. La producción total de cereales en 2002 alcanzó un volumen elevado de 20,3 millones de toneladas, frente a los 19,3 millones de toneladas obtenidos en 2001 y a la media de 18,9 millones de toneladas de los últimos cinco años. En 2002 se obtuvo una producción de trigo superior a la media, mientras que la de arroz aumentó en más del 11 por ciento con respecto a la media. Las perspectivas iniciales para las cosechas de 2003 son buenas, en el supuesto de que persistan condiciones normales.

En 2002/03 (julio/junio), las importaciones de trigo deberían de decrecer a alrededor de 6,3 millones de toneladas con respecto a los 6,8 millones de toneladas importados en 2001/02, y las de maíz aumentarían ligeramente con respecto al nivel del año anterior.

MARRUECOS (18 de febrero)

A partir de diciembre se registraron lluvias entre normales y superiores a lo normal en la mayoría de las zonas productoras, salvo en algunas partes del este y sudeste del país. Se considera que los niveles de los embalses de agua son suficientes, aunque en las zonas secas se señalan algunos niveles bajos. Se han terminado de sembrar los cereales de invierno que se recogerán a partir de mayo, y se está sembrando la cosecha de maíz de 2003. Según estimaciones provisionales, la superficie sembrada con trigo y cebada es superior a la media. Los pronósticos iniciales indican para 2003 producciones satisfactorias, semejantes a las de 2002 cuya producción total de cereales fue casi un 25 por ciento superior a la media de los últimos cinco años.

En 2002/03 (julio/junio), las importaciones de trigo deberían de disminuir en alrededor de 100 000 toneladas con respecto a los 3 millones de toneladas importados en la campaña comercial de 2001/02 (julio/junio), como consecuencia principalmente del aumento de la producción de 2002 con respecto a la de 2001. Según los pronósticos, las importaciones de maíz se mantendrán en torno al nivel de 800 000 toneladas del año anterior. Las de cebada deberían bajar de 700 000 toneladas a 500 000 toneladas, debido a un notable incremento de la producción obtenida en 2002.

TÚNEZ (19 de febrero)

En enero se registraron lluvias superiores a lo normal en todo el país, con inundaciones localizadas en las partes septentrionales. Según los informes, los niveles de los embalses de agua están al máximo. Se han terminado de sembrar los cereales de invierno (trigo y cebada) y la situación de los cultivos es buena. Se prevén rendimientos superiores a lo normal y una recuperación notable con respecto a la mala cosecha del año pasado. La producción total de cereales en 2002 alcanzó un nivel bajo de 515 000 toneladas, comparado con una media de 1,4 millones de toneladas en los últimos cinco años.

Según los pronósticos, en la campaña comercial 2002/03 (julio/junio) las importaciones de trigo serán de alrededor de 1,8 millones de toneladas, alrededor de 500 000 toneladas más que el volumen importado en 2001/02 (julio/junio). Las de cebada estarían en torno a las 600 000 toneladas, volumen semejante al del año anterior.

ÁFRICA OCCIDENTAL

BENÍN (21 de febrero)

Predominan condiciones secas propias de la estación. En el sur se han comenzado los preparativos de la tierra para la primera cosecha de maíz, cuya siembra empezará con la llegada de las lluvias, que normalmente comienzan en marzo. Gracias a unas condiciones de crecimiento en general favorables imperantes durante la estación de las lluvias de 2002, la producción se estima en un nivel entre medio y superior a la media. En general, la situación en el suministro de alimentos es satisfactoria.

BURKINA FASO (21 de febrero)

Predominan condiciones secas propias de la estación. Una misión conjunta FAO/CILSS de evaluación de cosechas que visitó el país en octubre de 2002 estimó la producción total de cereales de ese año en 3 280 000 toneladas (el arroz en equivalente de arroz en cáscara), lo que representa un volumen superior en un 5 por ciento al del año pasado y marcadamente superior a la media de los últimos cinco años.

Gracias a esta buena cosecha, la situación en el suministro de alimentos es en general satisfactoria. Sin embargo, el regreso de miles de nacionales refugiados en Côte d'Ivoire y el cierre de la frontera entre los dos países a partir de septiembre de 2002 repercutirán negativamente en la situación alimentaria.

CABO VERDE (28 de febrero)

Debido al retraso de la estación de las lluvias que demoró las siembras, y a las precipitaciones irregulares que se recibieron posteriormente, la situación de los cultivos de maíz, el único cereal que se produce, ha sido mala en la mayoría de las islas.

Una misión conjunta de evaluación de los cultivos y el suministro de alimentos del PMA y la FAO que visitó el país en octubre estimó la producción de maíz de 2002 en alrededor de 5 000 toneladas, obtenidas principalmente en la isla de Santiago (54 por ciento), y en la isla de Fogo (35 por ciento). Este volumen representa sólo una cuarta parte de la producción obtenida en 2001 y es semejante al de las malas cosechas obtenidas en 1997 y 1998. La misión estimó en 108 518 toneladas las necesidades de importación de cereales para la campaña comercial de 2002/03. Teniendo en cuenta las importaciones comerciales de cereales previstas en 33 250 toneladas y las 37 300 toneladas de ayuda alimentaria prometida, quedaría para el año un déficit total no cubierto de alrededor de 37 900 toneladas. Aunque también en los años de producción normal el país importa la mayor parte de lo que necesita para el consumo, la población rural, particularmente de las zonas semiáridas, podría verse gravemente afectada. El gobierno ha formulado un llamamiento internacional pidiendo asistencia.

En respuesta a dicho llamamiento y a raíz de la mala cosecha de cereales pronosticada para la parte occidental del Sahel, el 16 de diciembre de 2002 la FAO y el PMA emprendieron una operación de urgencia (OU) para Cabo Verde, Gambia, Malí, Mauritania y el Senegal. Sin embargo, hasta la fecha se han recibido muy pocas promesas. Una misión complementaria FAO/CILSS que visitó el país últimamente observó que el gobierno ya había comenzado sus programas infraestructurales con elevado coeficiente de mano de obra (FAIMO) financiados con cargo a los fondos de contraparte destinados a la ayuda alimentaria. Los programas FAIMO mejoran el acceso a los alimentos por parte de la gente pobre a través de la creación de miles de empleos, pero de resultas de la escasa respuesta de los donantes al llamamiento del gobierno no cuentan con la financiación necesaria.

CÔTE D'IVOIRE (20 de febrero)

Hasta un millón de personas ha debido desplazarse a causa del conflicto que comenzó el 19 de septiembre de 2002 con un intento de golpe de estado. Las hostilidades estallaron primeramente en la capital Abidján y en las ciudades septentrionales de Bouake y Korogho, y posteriormente se extendieron hacia el oeste, en los alrededores de Man. En Abidján, miles de personas de los suburbios se desplazaron cuando las fuerzas gubernamentales comenzaron a incendiar las casas en búsqueda de rebeldes. Al menos 800 000 personas huyeron desde el norte y el centro del país hacia el sur y 300 000 se habían desplazado en la zona situada en los alrededores de la ciudad occidental de Man. Otras 200 000 han abandonado el país, principalmente los trabajadores que habían emigrado de Burkina Faso, Guinea, Liberia y Malí. A raíz de los desplazamientos, que han continuado en diversas partes del país, ha ido aumentando cada vez más el número de las personas vulnerables y en condiciones desesperadas.

Para este año se pronostica una merma de la producción arrocera (que se estimaba en 617 000 toneladas antes de que se desatara la rebelión) y de otros cereales, como consecuencia del tiempo desfavorable y del conflicto que obligaron a muchos agricultores a abandonar sus tierras, así como de la desorganización de las actividades comerciales. Las regiones más afectadas por el conflicto desatado en el norte (Bouaké, Katiola, Bouna y Korhogo) normalmente proporcionan alrededor del 80 por ciento de la producción nacional de ñame, el 40 por ciento del arroz, y la mayor parte del mijo, sorgo y fonio. Se informa que los cultivos se están pudriendo en los campos.

Según los informes, las personas vulnerables de las zonas controladas por los rebeldes y las personas desplazadas en los centros de tránsito están atravesando una situación grave en el suministro de alimentos. En la ciudad central de Bouake, controlada por los rebeldes, más del 60 por ciento de las familias carece de ingresos, mientras que el resto ha perdido el 80 por ciento de su poder adquisitivo. Además de los desequilibrios nutricionales, el acceso a los servicios médicos y a los medicamentos es muy deficiente y costoso. El PMA ha acometido una operación de urgencia regional destinada a prestar asistencia a alrededor de 170 000 personas afectadas por el conflicto durante un período inicial de cinco meses. La mayor parte de dicha operación tendrá lugar en Côte d'Ivoire, pero también abarcará los países vecinos como Burkina Faso, Malí y Ghana. Aunque las víctimas del conflicto de las zonas centrales y septentrionales han recibido alimentos de socorro a través de los corredores humanitarios establecidos por el PMA en noviembre, la situación de la seguridad en el acceso al oeste sigue siendo una fuente crítica de preocupaciones para los organismos humanitarios. A principios de febrero, el PMA estaba prestando asistencia a aproximadamente 91 000 personas vulnerables, incluidas 46 000 personas de Bouaké y de las aldeas vecinas, 18 600 PDI de Daloa y Duekoué y 7 000 PDI de Yamoussoukro y pueblos vecinos.

CHAD (21 de febrero)

Una misión conjunta FAO/CILSS de evaluación de cosechas que visitó el país en octubre de 2002 estimó provisionalmente la producción total de cereales en 1 120 000 toneladas, 15 por ciento menos que el volumen superior a la media del año pasado (1 320 000 toneladas) y sólo marginalmente inferior a la media de los últimos cinco años.

Pese a esta cosecha menguada, la situación en el suministro de alimentos es en general satisfactoria. Sin embargo, la población de las zonas afectadas por las inundaciones y la que vive en las zonas estructuralmente deficitarias del Kanem y Bahr El Ghazel continuarán necesitando asistencia alimentaria.

GAMBIA (20 de febrero)

Las cifras relativas a la producción de cereales de 2002 publicadas por el gobierno son significativamente más bajas que las estimaciones de la misión conjunta de evaluación de los cultivos y el suministro de alimentos del PMA y la FAO enviada en octubre de 2002, que había indicado una cosecha de nivel medio. La producción total de cereales se ha revisado a alrededor de 139 000 toneladas, 30 por ciento menos que el año pasado y 8 por ciento menos que la media.

Una misión complementaria FAO/CILSS confirmó recientemente que los precios del mijo, que el año pasado habían subido muchísimo, se mantienen todavía altos debido a la mala cosecha obtenida en Gambia en 2002/03 así como en toda la región occidental del Sahel. Estos precios altos de los cereales locales dificultan el acceso a los alimentos por parte de muchas familias, especialmente de las zonas rurales.

A raíz de la mala cosecha de cereales obtenida en el oeste del Sahel, el 16 de diciembre de 2002 la FAO y el PMA lanzaron un llamamiento en favor de una operación de urgencia (OU) destinada a Cabo Verde, Gambia, Malí, Mauritania y el Senegal. Para Gambia se ha asignado el equivalente de 2 340 toneladas en cereales. Pero hasta ahora no se han recibido promesas de ayuda.

GHANA (21 de febrero)

En el sur se están realizando los preparativos de la tierra para la primera cosecha de maíz, cuya siembra empezará con la llegada de las lluvias, que normalmente comienzan en marzo.

Según las estimaciones, alrededor de 40 000 personas han llegado a Ghana procedentes de Côte d'Ivoire después de un intento fallido de golpe de estado registrado el 19 de septiembre de 2002 que desató una guerra contra los rebeldes. Para llegar a Burkina Faso, Malí, el Níger y otros países, muchos atravesaron Ghana.

GUINEA (20 de febrero)

Tras los enfrentamientos armados registrados en el país y en los alrededores durante el período comprendido entre septiembre de 2000 y marzo de 2001, que provocaron desplazamientos de la población en gran escala, miles de guineos desplazados en el interior del país regresaron a sus hogares durante 2002, animados por la mejora general registrada en la situación de seguridad. Pero quedan todavía alrededor de 82 000 PDI, concentradas principalmente en las prefecturas de Kissigougou, Macenta y Gueckedou.

La presencia de una población numerosa de refugiados y la persistente inestabilidad de la subregión se han cobrado un alto tributo en el país, que ya antes del brote del conflicto armado en Côte d'Ivoire contaba con alrededor de 92 500 refugiados (alrededor de un 55 por ciento de liberianos y un 45 por ciento de sierraleoneses). El conflicto en Côte d'Ivoire produjo una afluencia de diversas categorías de personas desplazadas, tales como evacuados guineos, refugiados y nativos extranjeros en tránsito. Hasta fines de enero, se habían registrado alrededor de 52 000 guineos procedentes de Côte d'Ivoire.

GUINEA-BISSAU (21 de febrero)

Predominan condiciones secas propias de la estación. Una misión conjunta FAO/CILSS de evaluación de cosechas que visitó el país del 21 al 26 de octubre estimó la producción total de cereales de 2002 en alrededor de 147 000 toneladas (arroz en equivalente de arroz en cáscara), lo que representa una producción inferior en un 10 por ciento a la del año pasado y en un 5 por ciento a la media de los últimos cinco años.

La situación en el suministro de alimentos es en general satisfactoria. Sin embargo, la situación alimentaria de las personas que viven en zonas estructuralmente deficitarias, como las de la frontera septentrional con el Senegal, debería de ser vigilada de cerca.

LIBERIA* (20 de febrero)

Los continuos enfrentamientos armados que están teniendo lugar en las zonas de mayor producción agrícola, la falta de acceso a dichas zonas y el desplazamiento en gran escala de personas que se dedicaban principalmente a la agricultura de subsistencia han continuado afectando negativamente a la seguridad alimentaria en el país. Además, como las importaciones comerciales no pueden cubrir las necesidades alimentarias del país, la mayor parte de la población, especialmente las personas crónicamente pobres, continuarán viviendo en un futuro previsible con alguna forma de asistencia, incluida la ayuda alimentaria. La falta de tierras cultivables para las actividades agrícolas, unida a la carencia de aperos agrícolas para las personas desplazadas en el interior del país, reduce al mínimo sus posibilidades de complementar la ayuda alimentaria recibida y de mantenerse por sí mismas.

Como consecuencia de los continuos enfrentamientos armados, alrededor de 184 000 personas provenientes de las regiones septentrionales, nordoccidentales y centrales se han desplazado a otras partes del país, en las que viven en campamentos. Miles de liberianos desplazados huyeron, en cambio, a Sierra Leona al intensificarse a principios de febrero las hostilidades entre las tropas del gobierno liberiano y los rebeldes. Además, la continua inestabilidad que reina en Côte d'Ivoire ha acrecentado el número de los refugiados liberianos, estimado en 60 000, que todavía están tratando de obtener una repatriación inmediata o la evacuación hacia países vecinos. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados ha reiterado su invitación a los países de África occidental a que ofrezcan asilo a los refugiados liberianos, cuya protección no está garantizada en Côte d'Ivoire ni en su propio país. El PMA continuó prestando asistencia regular a alrededor de 117 600 habitantes del país.

MALÍ (21 de febrero)

Las cifras correspondientes a la producción de cereales de 2002 publicadas por el gobierno son significativamente inferiores a las estimaciones de la misión conjunta FAO/CILSS de evaluación de cosechas enviada en octubre de 2002 que había indicado una cosecha de nivel medio. La producción total de cereales se ha revisado a alrededor de 2 288 336 toneladas, un 8 por ciento menos que la media de los últimos cinco años.

La situación en el suministro de alimentos se presenta difícil principalmente en el oeste. El regreso de unos 130 000 malienses desde Côte d'Ivoire está ejerciendo una presión adicional sobre el suministro de alimentos. Sin embargo, la reserva de seguridad nacional se ha reconstituido hasta su nivel casi óptimo de 35 000 toneladas y el gobierno distribuyó 9 513 toneladas de alimentos a las personas vulnerables.

MAURITANIA* (20 de febrero)

Una misión conjunta de evaluación de los cultivos y el suministro de alimentos del PMA y la FAO que visitó el país en octubre de 2002 estimó la producción total de 2002 en alrededor de 100 000 toneladas, volumen inferior en alrededor de un 40 por ciento a la media de los últimos cinco años e inferior en un 18 por ciento a la mala cosecha de 2001. La cosecha ‘dieri’, que en un año normal representa más del 80 por ciento de las superficies plantadas, equivalente a alrededor del 60 por ciento de la producción total de cereales, decreció en un 80 por ciento a 8 000 toneladas aproximadamente. La misión estimó las necesidades de importación de cereales para la campaña comercial 2002/03 (noviembre/octubre) en 322 534 toneladas, de las cuales corresponden casi 200 000 toneladas al trigo. En toda Mauritania hay aproximadamente 420 000 personas que necesitan asistencia alimentaria. Se recomienda con urgencia el suministro de insumos agrícolas, como semillas, para que las familias agrícolas afectadas por los desastres puedan reanudar la producción agrícola durante la próxima temporada principal de siembra que comienza en octubre de 2003.

La hambruna, que estaba limitada a la zona de Aftout, se ha extendido al valle del Río Senegal y a la zona de la meseta central de Hodh El Chargui y Hodh El Gharbi, afectando a los pastores sedentarios así como a los agricultores. Abundan los signos de malnutrición en la forma de agotamiento y pérdida de peso, ceguera nocturna, escorbuto, deshidratación y diarrea, y muertes relacionadas con el hambre.

Una misión complementaria FAO/CILSS que visitó el país últimamente observó que los precios de los cereales, que el año pasado habían subido considerablemente en la mayoría de los mercados, se mantenían altos, mientras que los de los animales habían bajado muchísimo.

En marzo de 2002, el PMA acometió una operación de urgencia (OU), por un valor de 7,5 millones de dólares EE.UU. (16 230 toneladas de alimentos), destinada a prestar asistencia a 250 000 personas muy amenazadas por una grave escasez de alimentos. A mediados de diciembre, una operación de urgencia regional emprendida por la FAO y el PMA en favor de los cinco países del oeste del Sahel muy afectados por la sequía de 2002 incluyó una asignación de 43 632 toneladas de alimentos a Mauritania. Sin embargo, hasta ahora se han recibido muy pocas promesas para dicha operación de urgencia regional.

NÍGER (21 de febrero)

Una misión conjunta FAO/CILSS de evaluación de cosechas enviada en octubre de 2002 dio una estimación provisional de la producción total de cereales de alrededor de 3 millones de toneladas, volumen semejante al del año anterior y superior a la media.

Gracias a esta buena cosecha, la situación en el suministro de alimentos es en general satisfactoria. Los agricultores deberían de poder reponer sus existencias y el gobierno restablecer las reservas de seguridad nacional a su nivel ideal de 35 000 toneladas.

NIGERIA (21 de febrero)

Predominan condiciones secas propias de la estación. En el sur se han comenzado los preparativos para la primera cosecha de maíz, cuya siembra empezará con la llegada de las lluvias, que normalmente comienzan en marzo. Gracias a unas condiciones de crecimiento en general favorables durante la estación de las lluvias de 2002, se prevé una producción entre media y superior a la media.

La situación en el suministro de alimentos es en general satisfactoria. Sin embargo, algunos grupos de pobladores siguen siendo vulnerables debido a los conflictos comunales desatados principalmente en los estados de Benue, Nasarawa y Taraba. Entre abril y junio de 2002, más de 85 000 PDI se han reasentado en sus aldeas de origen situadas en la región central.

SENEGAL (21 de febrero)

Predominan condiciones secas propias de la estación. Las cifras de la producción final de 2002 publicadas por el gobierno son significativamente inferiores a las estimaciones de la misión conjunta de evaluación de los cultivos y el suministro de alimentos del PMA y la FAO enviada en octubre de 2002, que había estimado una producción de nivel medio. La producción total de cereales se estima ahora en alrededor de 776 800 toneladas, 16 por ciento menos que la media de los últimos cinco años.

Una misión conjunta complementaria FAO/CILSS que visitó el país últimamente observó que los precios de los cereales locales, que habían subido muchísimo durante la última campaña comercial, se mantenían todavía iguales debido a la mala cosecha obtenida en 2002 en el Senegal así como en toda la región del Sahel occidental. Los precios altos de los cereales locales dificultan el acceso a los alimentos por parte de muchas familias, especialmente de las zonas rurales.

Debido a la cosecha menguada y a la difícil situación alimentaria, en agosto de 2002el gobierno entregó 15 mil millones de francos CFA (23 millones de dólares EE.UU.) para la distribución de alrededor de 54 000 toneladas de arroz a las personas rurales afectadas. A mediados de diciembre la FAO y el PMA acometieron una operación de urgencia regional en favor de los cinco países del oeste del Sahel más afectados por la sequía de 2002. La operación de urgencia incluye la asignación de 2 999 toneladas de alimentos a 23 300 personas muy afectadas del Senegal. Sin embargo, hasta ahora se han recibido muy pocas promesas.

SIERRA LEONA* (20 de febrero)

La producción de cereales en 2002 se estima en aproximadamente 417 000 toneladas, lo que representa un 20 por ciento más que el año pasado. Este incremento se debe al mejoramiento de la situación de seguridad y al aumento de la superficie plantada por los refugiados y agricultores desplazados que habían regresado a sus hogares, así como a unas condiciones comparativamente mejoradas para la distribución de insumos agrícolas.

La situación humanitaria ha mejorado notablemente en el país tras la declaración del cese de las hostilidades. En 2002, más de 100 000 refugiados sierraleoneses y 124 000 PDI volvieron a sus hogares. Pero en ese mismo año, la reanudación del conflicto en Liberia ha causado la entrada de por lo menos 40 000 liberianos. Y al incrementarse a principios de febrero las hostilidades entre las tropas gubernamentales liberianas y los rebeldes, entraron en el país otros miles de liberianos desplazados.

TOGO (21 de febrero)

Predominan condiciones secas propias de la estación. En el sur se ha dado comienzo a los preparativos de la tierra para la primera cosecha de maíz, cuya siembra empezará con la llegada de las lluvias, que normalmente comienzan en marzo.

Gracias a unas condiciones de crecimiento en general favorables durante la estación de las lluvias de 2002, la producción total de cereales de 2002 se estima en 740 519 toneladas, volumen ligeramente superior al del año pasado pero muy superior al nivel medio.

ÁFRICA CENTRAL

CAMERÚN (21 de febrero)

Predominan condiciones secas propias de la estación. En el sur, la siembra de la primera cosecha de maíz que se recogerá a partir de julio comenzará en marzo. Gracias a unas condiciones de crecimiento en general favorables durante la estación de las lluvias de 2002, se prevé una producción entre media y superior a la media. La situación en el suministro de alimentos es en general satisfactoria.

CONGO, REPÚBLICA DE* (28 de febrero)

En marzo de 2002, el recrudecimiento de las hostilidades en la región de Pool (en las inmediaciones de Brazzaville, la capital) provocó la huida de por lo menos 84 000 personas. No se conoce el número exacto de las PDI de la región de Pool, que desde finales de marzo de 2002 han quedado aisladas de la ayuda humanitaria. En el mejor de los casos se trataría de unas 60 000 personas.

El PMA dispone de alimentos suficientes para la población solamente hasta marzo de 2003. Con objeto de centrarse en la asistencia de urgencia de las personas consideradas más vulnerables ya ha interrumpido todos los programas de rehabilitación. El desplazamiento de la población y la desorganización de las actividades comerciales han afectado gravemente a la situación en el suministro de alimentos. En diciembre, el Equipo de las Naciones Unidas en el País advirtió que la situación humanitaria podía asumir características terribles. La operación de urgencia destinada a la asistencia de los refugiados de la República Democrática del Congo presentes en el norte de Congo Brazzaville, que debía terminar el 31 de mayo de 2002, se prorrogó hasta diciembre de ese mismo año.

CONGO, REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL* (25 de febrero)

La persistencia del conflicto civil continúa afectando negativamente a la agricultura y a la situación alimentaria en todo el país. En la provincia oriental de Kasai, la intensificación de las hostilidades entre las milicias Mayi-Mayi y el movimiento rebelde “Rassemblement congolais pour la democratie-Goma” que se ha registrado en la banda occidental del Río Lomami desde finales de 2002, había provocado hasta enero de 2003 el desplazamiento de más de 30 000 personas. Debido a los repetidos saqueos e incendios de cultivos, las poblaciones se han visto obligadas a abandonar sus granjas y a buscar refugio en las zonas cercanas a Tshumbe, Wembonyama, Lubefu y Katako Kombe. Las hostilidades registradas al final de febrero en la provincia nordoriental de Bunia, en la frontera con Uganda, también determinaron nuevas oleadas de poblaciones desplazadas en el interior. En las provincias de Kivu, la inseguridad y el retraso de la estación de las lluvias se han traducido en otra cosecha menguada en la primera campaña de 2003. La situación nutricional de un gran número de personas desplazadas en las partes orientales del país constituye un motivo de grave preocupación.

GABON (21 de febrero)

Los cultivos alimentarios principales son la yuca y los plátanos, pero también se produce algo de maíz (alrededor de 31 000 toneladas). El país importa comercialmente la mayor parte de los cereales que necesita, estimados en alrededor de 88 000 toneladas en 2002.

GUINEA ECUATORIAL (21 de febrero)

Los cultivos básicos son las batatas, la yuca y los plátanos. El país importa un promedio de 5 000 toneladas de arroz y 10 000 toneladas de trigo.

REPÚBLICA CENTROAFRICANA (28 de febrero)

A fines de octubre surgieron hostilidades en Bangui entre las tropas gubernamentales y las de los rebeldes. Desde entonces, estos últimos tomaron el control del norte y del centro, y el este quedó aislado del resto del país. La población de esas zonas ha huido hacia Banqui o hacia el sur del Chad. En enero, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados con sede en Bangui informó que hacia el sur del Chad habían huido alrededor de 10 000 personas, incluidos por lo menos 1 300 nacionales de la República Centroafricana. La situación humanitaria se vio agravada por una ofensiva gubernamental registrada a mediados de febrero, que redundó en un ulterior desplazamiento de la población y en una modificación con respecto a las zonas controladas por los rebeldes, aunque todavía no se conocen con claridad los pormenores de la situación.

Debido a la inseguridad que reina en las zonas controladas por los rebeldes, el PMA todavía no puede llegar a las PDI seleccionadas en el marco de una operación de urgencia (más de 5 000). En cambio, la situación de seguridad relativamente estable que impera en la parte meridional de Bangui le permitió reanudar la distribución de alimentos. En las zonas meridionales vecinas de Bangui, más de 44 000 personas vulnerables afectadas por el conflicto armado han recibido durante el mes de enero 226 toneladas de alimentos, mientras que en diciembre se habían distribuido 766 toneladas a alrededor de 830 500 personas.

La situación de la seguridad alimentaria ha empeorado apreciablemente. La destrucción generalizada y los saqueos, combinados con la falta de semillas para la siembra y el desplazamiento de la población, hacen que los preparativos para la próxima campaña agrícola sean mucho peores de lo normal.

Siempre y cuando no aumente el número de los refugiados, el PMA dispone de alimentos suficientes para prestar asistencia a las personas más vulnerables de la población desplazada solamente hasta final del año 2003. Ya ha interrumpido todos los programas de rehabilitación con objeto de centrarse en la asistencia de urgencia a la población afectada por los disturbios civiles en curso.

SAO TOMÉ Y PRÍNCIPE (21 de febrero)

Los cultivos alimentarios básicos son las raíces, los plátanos y los tubérculos. La seguridad alimentaria no pareciera correr peligro.

ÁFRICA ORIENTAL

BURUNDI* (28 de febrero)

Una misión de evaluación de los cultivos organizada a nivel local por el gobierno y los organismos internacionales en enero de 2003 estimó la producción de los cultivos alimentarios de la primera campaña de 2003 en 1 millón de toneladas, lo que representa una disminución del 6 por ciento con respecto al volumen de la misma campaña del año pasado. La producción de cereales, situada en 82 000 toneladas, es un 5 por ciento inferior y la de las legumbres (56 000 toneladas) decreció en un 18 por ciento. Un retraso importante de la estación de las lluvias, unida a la inseguridad reinante durante el período de siembra principalmente en las provincias de Bujumbura-Rural, Ruyigi, Gitega, Muramvya y Bubanza, que dio lugar a desplazamientos de la población en gran escala, redujo la superficie sembrada en la presente campaña. La insuficiencia de semillas en las provincias afectadas por la inseguridad contribuyó a reducir aún más las siembras y los rendimientos, especialmente en el caso de las legumbres y de las papas irlandesas. Las heladas y los fuertes vientos registrados durante la campaña causaron pérdidas de bananos en algunas zonas.

Los precios de los frijoles y de otros cultivos alimentarios, incluidos las batatas y los bananos, son muy superiores a sus niveles de hace un año, particularmente en los mercados rurales. Durante el primer semestre de 2003 continuará siendo necesario prestar asistencia alimentaria a las personas desplazadas en el interior del país y a otras poblaciones vulnerables.

La situación de la seguridad continuaba empeorando a finales de febrero debido a la reanudación de las hostilidades cerca de Bujumbura, la capital, que provocaron algunas víctimas.

ERITREA* (28 de febrero)

Una grave crisis alimentaria ha surgido en Eritrea debido a la sequía prolongada que afectó gravemente a la producción agropecuaria. Ahora se estima que cerca de dos terceras partes de la población necesitan con urgencia asistencia alimentaria. Un gran número de las personas afectadas ya están manifestando señales de malnutrición grave.

El gobierno eritreo, que había pedido en un llamamiento alrededor de 476 000 toneladas de alimentos de socorro de urgencia, ha solicitado a la comunidad internacional una contribución mayor. El Programa Mundial de Alimentos (PMA) informó recientemente que los suministros disponibles terminarán en abril y que los donantes han prometido solamente una cuarta parte de los 150 millones de dólares EE.UU. que se necesitan para ayudar a Eritrea hasta fin de año. Se necesita, además, asistencia humanitaria para un gran número de personas desplazadas a causa de la guerra fronteriza con la vecina Etiopía (1998-2000), para los refugiados repatriados del Sudán, y para 80 000 niños beneficiarios del programa de alimentación escolar de urgencia del PMA.

ETIOPÍA* (28 de febrero)

Una misión conjunta de evaluación de los cultivos y el suministro de alimentos del PMA y la FAO enviada recientemente observó que la producción de cereales había disminuido de forma pronunciada debido principalmente a la sequía. Ha muerto un gran número de cabezas de ganado y las tasas de malnutrición han aumentado espectacularmente, particularmente entre los niños. La misión pronosticó la producción total de cereales y legumbres en alrededor de 9 270 000 toneladas, incluidos 8 920 000 toneladas de la cosecha de la campaña principal “meher” y una producción prevista en 350 000 toneladas de la campaña secundaria “belg” de 2003. De verificarse estos pronósticos, la producción de cereales y legumbres sería alrededor de un 25 por ciento inferior a la del año pasado y un 21 por ciento inferior a la media de los últimos cinco años. Se estima que la población que necesita ayuda de urgencia alcanzará en 2003 un nivel sin precedentes de más de 11 millones de personas, las cuales necesitarán alrededor de 1 440 000 toneladas de alimentos, incluidos 1,3 millones de toneladas de cereales. Mientras los donantes han prometido hasta ahora el 57 por ciento de las necesidades totales de alimentos de socorro, las promesas de alimentos complementarios constituyen solamente un 35 por ciento de las necesidades. Lo cual es particularmente preocupante dado el estado nutricional sumamente deficiente que se registra en muchas zonas del país.

KENYA* (19 de febrero)

Las perspectivas para la cosecha secundaria de cereales de las “lluvias cortas” de 2002/03, que se está recogiendo ahora, han mejorado debido a las lluvias favorables recibidas al final del año pasado. Esta cosecha constituye la fuente principal de alimentos en algunas partes de las provincias centrales y orientales y representa aproximadamente el 15 por ciento de la producción anual del país. Los pronósticos oficiales recientes indican una producción de maíz de alrededor de 450 000 toneladas, lo que representa un volumen situado en torno al nivel medio para la campaña secundaria. La producción de la cosecha principal de cereales de “lluvias largas” de 2002, recogida al final del año pasado, se estimó en alrededor de 1 890 000 toneladas, frente a los 2 320 000 toneladas obtenidos en 2001.

Las precipitaciones favorables recibidas en algunas zonas pastorales afectadas por la sequía mejoraron en general las perspectivas del suministro de alimentos, pero se señalan dificultades alimentarias en Baringo y en algunas partes de los distritos de Barsabit, West Pokot, Turkana y Mandera.

RWANDA (25 de febrero)

Todavía no se conocen los resultados de una misión de evaluación de los cultivos organizada a nivel local por el gobierno y los organismos internacionales en enero de 2003 para estimar el rendimiento de las cosechas de la primera campaña de 2003. Sin embargo, pese a un significativo retraso de la estación de las lluvias y a la escasez de batatas dulces, los datos extraoficiales denotan un incremento de la producción de la presente campaña. Lo que podría explicarse por la subestimación de la producción obtenida en la misma campaña del año pasado debida a una revisión a la baja de la población total del país.

Los precios de la batata dulce, el producto básico principal, han subido de forma pronunciada con respecto al nivel de hace un año, y los de la yuca y el banano siguen siendo altos. Es probable que haya dificultades alimentarias en las provincias en las que la producción de alimentos fue insuficiente, a saber Gikongoro, Butare y Kibuye, y en algunos focos afectados por el tiempo seco durante el período de crecimiento.

SOMALIA* (28 de febrero)

Ya está casi terminada la recolección de la cosecha de cereales de la campaña secundaria “deyr” de 2002/03, que normalmente absorbe entre el 25 y el 30 por ciento de la producción anual de cereales. Las perspectivas han mejorado en general gracias a unas buenas lluvias recibidas en las principales zonas productoras.

Un informe reciente de la Dependencia de Evaluación de la Seguridad Alimentaria indicó que los resultados satisfactorios obtenidos en la campaña deyr podrían revertir las previsiones anteriores que indicaban una mala situación de la seguridad alimentaria en Hiran. La superficie cultivada es superior a lo normal y los rendimientos deberían de ser buenos. La situación del ganado ha mejorado, pero siguen en pie las cuestiones relativas a la seguridad alimentaria a más largo plazo (pobreza, bajos niveles de los ingresos, dificultades para conseguir alimentos). Análogamente, la región de Gedo, aquejada de inseguridad alimentaria durante varios años consecutivos debido a la insuficiencia de las precipitaciones, está atravesando ahora un período de recuperación. Los efectos que podrían tener en las familias más pobres la temporada seca “jilaal”, que apenas ha comenzado, constituye todavía un motivo de cierta preocupación. En enero, el PMA distribuyó en algunas partes del país más de 900 toneladas de alimentos, principalmente en la forma de alimentos por trabajo.

SUDÁN* (19 de febrero)

Una misión conjunta de evaluación de los cultivos y el suministro de alimentos del PMA y la FAO que visitó el país al final del año pasado estimó la producción de cereales en un nivel muy inferior a la media debido a unas lluvias estacionales tardías y mal distribuidas. La producción total de cereales en 2002, estimada en 3,8 millones de toneladas, es alrededor de un 30 por ciento inferior a la del año anterior y un 15 por ciento inferior a la media. En consecuencia, la necesidad de importación de cereales en la campaña comercial 2002/03 (noviembre/octubre) se estima en cerca de 1,3 millones de toneladas, de los cuales se prevé que alrededor de 1,1 millones de toneladas se prevé que se importarán comercialmente. El aumento de los ingresos de exportación del petróleo en los últimos cinco años y la reciente reanudación de las exportaciones de ganado a los países de la Península Arábica, principalmente Arabia Saudita, tras la supresión del embargo de las importaciones debido a la fiebre del Valle del Rift, han redundado en unas perspectivas favorables para la macro y microeconomía. Además, las actuales conversaciones de paz que se están manteniendo en Machakos (Kenya) para terminar la ya larga guerra civil en el Sudán, incluido el Memorando de Entendimiento firmado el 15 de octubre de 2002, constituye un buen augurio para la solución pacífica del conflicto, lo cual podría impulsar las actividades agrícolas y otras actividades económicas en el sur del Sudán.

La mayoría de las zonas del sur del Sudán están experimentando graves déficit de alimentos debido principalmente al desplazamiento de la población y a las malas cosechas. En el norte del Sudán, algunas partes de Kordofan y Darfur y el estado del Mar Rojo están sufriendo también las consecuencias de varias malas cosechas consecutivas. Las necesidades de ayuda alimentaria de urgencia en 2003 se estiman en alrededor de 214 000 toneladas. Además, se necesita ayuda en el momento oportuno para apoyar el sector agrícola en la próxima campaña que comienza en abril/mayo en el sur y en junio/julio en el norte. El 10 de febrero de 2003 la FAO y el PMA aprobaron conjuntamente una revisión del presupuesto de una operación de urgencia en curso destinada a prestar asistencia alimentaria a más de medio millón de personas afectadas por la guerra y la sequía, por un valor de alrededor de 30,7 millones de dólares EE.UU., durante un período de 12 meses (desde abril de 2002 hasta marzo de 2003).

TANZANIA (19 de febrero)

La recolección de las cosechas de cereales de la temporada corta “Vuli” de 2002/03 en las zonas de precipitaciones bimodales está muy avanzada, y con perspectivas en general favorables. La producción total de cereales de 2002/03 se pronostica en 4 290 000 toneladas, alrededor de un 10 por ciento más que la buena cosecha del año pasado.

La situación en el suministro de alimentos es en general satisfactoria. A nivel nacional, los precios del maíz se mantienen estables. La disponibilidad suficiente de agua y forrajes ha mejorado también la seguridad alimentaria de la mayor parte de los pastores. Sin embargo, se prevén escaseces alimentarias localizadas en algunas partes del norte del país debido a malas cosechas. También se prevé en esas zonas una insuficiencia de agua y pastizales.

UGANDA (28 de febrero)

Se ha terminado de recoger la cosecha de la segunda temporada de 2002 y se prevé que la producción de maíz disminuirá con respecto al año pasado debido a una reducción de la superficie plantada. La producción de la cosecha de la temporada principal, recogida al principio del año, fue inferior a la media, y se pronostica que la producción total de cereales en 2002 será un 12 por ciento inferior a la media de los últimos cinco años.

Pese a que la situación en el suministro de alimentos se mantiene estable a nivel nacional, el desplazamiento de un gran número de personas de los distritos septentrionales, debido a la escalada del conflicto y a las malas cosechas provocadas por la sequía en algunas partes, ha agravado las dificultades alimentarias. Alrededor de 800 000 personas desplazadas en el norte de Uganda no pueden recoger la cosecha de la campaña debido a una creciente inseguridad, que podría también afectar a los preparativos de la tierra y a la siembra de la próxima campaña que comienza en marzo/abril de 2003. En la región nordoriental de Karamoja, zona propensa a la sequía, los efectos del fenómeno meteorológico de El Niño, que se ha manifestado en forma benigna, se tradujeron en una falta de lluvia en los períodos críticos del desarrollo de los cultivos de cereales. Los pronósticos indicaban una producción de cereales inferior a la media que darían lugar a un ‘período de hambre’ entre enero y junio de 2003, siempre y cuando la campaña fuera normal o cercana a lo normal. Se estima que alrededor de 350 000 personas se verán afectadas y necesitarán ayuda alimentaria. Para 2003, el PMA necesitará 210 000 toneladas de productos alimenticios para satisfacer las necesidades de las personas desplazadas y afectadas por la sequía, incluidos 140 400 refugiados que reciben actualmente asistencia en el país. El PMA presta actualmente asistencia a cerca de 1,5 millones de personas en varias regiones del país.

ÁFRICA AUSTRAL

ANGOLA* (10 de marzo)

Unas precipitaciones entre normales y superiores a lo normal recibidas desde finales de enero beneficiaron en general el desarrollo de los cultivos cereales y no cereales de 2003. La guerra civil que duró casi tres decenios ha devastado la economía y la infraestructura del país, estimándose que necesitan asistencia alimentaria cerca de 2 millones de personas, con inclusión de los repatriados, la población vulnerable y los soldados desmovilizados. Una característica importante de la situación creada en Angola después de los acuerdos de paz es la considerable redistribución de la población en el territorio nacional. Hasta octubre de 2002, por ejemplo, un gran número de personas había regresado a sus lugares de origen y reanudado las actividades agrícolas. Pero muchas otras que abandonaron los campamentos y las zonas de concentración intermedias todavía no habían encontrado ocupaciones productivas. La insuficiencia de las redes camineras y la existencia de extensas zonas minadas también continúan impidiendo el acceso a la población afectada y el comercio interno de alimentos básicos.

BOTSWANA (27 de febrero)

Las copiosas precipitaciones caídas en la segunda y tercera décadas de febrero, después de un tiempo seco, proporcionaron alivio a los cultivos cereales afectados, principalmente sorgo. Es posible, sin embargo, que las precipitaciones hayan llegado demasiado tarde para impedir una disminución de los rendimientos. El resultado definitivo de la cosecha que se recogerá a partir de abril dependerá de las lluvias que se reciban en el resto de la campaña. Las últimas precipitaciones beneficiaron a las tierras de pastoreo para el importante sector ganadero.

La situación en el suministro de alimentos se mantiene estable. Normalmente, el país cubre la mayor parte de las necesidades de cereales a través de importaciones comerciales. A raíz de los brotes de fiebre aftosa registrados en el país, el 10 de enero de 2003 el gobierno de Sudáfrica prohibió la importación de productos pecuarios procedentes de Botswana.

LESOTHO (25 de febrero)

Las perspectivas para las cosechas de cereales de 2003, que se recogerán a partir de abril, son inciertas. Al principio de la campaña agrícola que comenzó en octubre las precipitaciones fueron inferiores a lo normal, y en noviembre prácticamente se interrumpieron, lo que perjudicó los preparativos de la tierra y la siembra. Además, en los principales distritos productores de maíz (Maseru, Leribe, Berea y Butha-Buthe) la siembra se retrasó ulteriormente debido a la importación tardía de fertilizantes y semillas y al suministro tardío de los servicios de labranza del gobierno, de lo cual el 50 por ciento fue subvencionado y el resto concedido como crédito a reembolsarse después de la cosecha. El objetivo de la subvención fue estimular la producción de maíz después de dos años consecutivos de malas cosechas. Como consecuencia de la siembra tardía, a mediados de febrero la mayor parte del maíz de los distritos mencionados se encontraba en la fase vegetativa cuando ya debería haber estado en la de floración y de emisión de estigmas. Existe, por lo tanto, el riesgo de que los cultivos no hayan alcanzado todavía la maduración para cuando terminen las lluvias a principios de abril. Pero si las lluvias continúan durante todo el mes de abril se podría esperar una buena cosecha. Se impone la necesidad de una vigilancia intensa para que los responsables de las decisiones estén perfectamente informados sobre la evolución de la campaña y las consecuencias para la seguridad alimentaria.

En los distritos montañosos de Thaba-Tseka, Mokhotlong y Qacha’s Nek, donde las lluvias comienzan normalmente antes que en los distritos indicados anteriormente, la siembra se realizó a tiempo sin necesidad de esperar los insumos subvencionados. En consecuencia, a mediados de febrero el maíz (una variedad de las tierras altas locales) se encontraba en la fase del llenado de los granos o cercano a la maduración, especialmente en Thaba-Tseka. En Mokhotlong, sin embargo, las heladas caídas en diciembre y enero destruyeron una gran parte de los cultivos de maíz, guisantes y papas, y las perspectivas alimentarias para 2003/2004 son desfavorables. En cambio, la producción de la cosecha de trigo de invierno (que se plantó en junio/julio de 2002 y se está recogiendo ahora) es muy favorable.

En los distritos meridionales de Mafeteng, Mohale’s Hoek y Quthing, que en conjunto reciben una pluviosidad media menor que otras regiones del país, las perspectivas para la cosecha son desfavorables debido a la insuficiencia e irregularidad de las precipitaciones, y las perspectivas alimentarias son malas. A lo largo de todo el año 2003 se continuará necesitando una asistencia alimentaria selectiva.

La situación en el suministro de alimentos sigue siendo en general difícil, y los precios de la harina de maíz figuran entre los más altos del África austral. Ello se debe en parte a una capacidad de molienda insuficiente que limita la disponibilidad de harina de maíz obtenida de los cereales importados tanto comercialmente como en concepto de ayuda alimentaria.

MADAGASCAR (28 de febrero)

Las lluvias torrenciales de una tormenta tropical registrada en las partes occidentales al final de febrero, después de unas lluvias intensas recibidas en las semanas anteriores, han determinado una situación de saturación del suelo y la posibilidad de inundaciones locales. En conjunto, sin embargo, las lluvias copiosas caídas durante la temporada en las zonas arroceras del norte y del centro han beneficiado a la cosecha principal de arroz de 2003 y las perspectivas son prometedoras. En las zonas maiceras del sur las lluvias han sido irregulares y las perspectivas son inciertas.

Hasta el final de marzo se continuará distribuyendo alimentos a 394 250 personas muy vulnerables, incluidas las más afectadas por la crisis política del año pasado, las que obtuvieron una mala cosecha en los distritos meridionales y las afectadas por el ciclón Kesiny.

MALAWI (28 de febrero)

Hasta ahora, las perspectivas para la cosecha de cereales de 2003, que se recogerán a partir de abril, son favorables gracias a unas lluvias en general buenas recibidas durante la campaña agrícola y a una disponibilidad considerablemente mayor de insumos agrícolas.

El comienzo de la estación de las lluvias se retrasó en casi un mes en las regiones maiceras del sur y del centro. Sin embargo, las abundantes lluvias generalizadas recibidas a mediados de diciembre permitieron las operaciones de siembra y de resiembra. Pese a las lluvias intensas caídas en enero cuando se produjo el ciclón Defina, en enero y principios de febrero las lluvias han sido favorables para el desarrollo de los cultivos. Las evaluaciones provisionales de los daños causados por las inundaciones indicaron que habían quedado afectadas 23 500 hectáreas de cultivos alimentarios, pero que gracias a un tiempo bueno registrado posteriormente se había recuperado alrededor del 50 por ciento de los cultivos. La situación de los cultivos de maíz, que se según las regiones oscilan entre la fase de la floración masculina y la de la formación de la mazorca y la maduración, es en general buena. Sin embargo, el tiempo seco imperante durante una semana al final de febrero estaba afectando a las partes centrales, que necesitan más lluvias. Las perspectivas son satisfactorias como consecuencia también de una considerable ampliación del programa gubernamental de distribución gratuita de insumos a cerca de 3 millones de familias, en comparación con las 1,8 millones del año pasado. Gracias a las distribuciones adicionales realizadas por ONG y otras organizaciones humanitarias, unidas a los suministros del mercado, en la presente campaña se dispone de una cantidad de fertilizantes sin precedente.

El pronóstico oficial provisional preparado en enero indicaba una cosecha de maíz de 2 millones de toneladas para 2003, muy superior a las cosechas menguadas del año pasado (1,5 millones de toneladas). El incremento previsto en la producción se debe a una expansión del 4 por ciento de la superficie plantada y a una recuperación de los rendimientos.

Como consecuencia de la menguada cosecha de cereales de 2002, y debido a una grave escasez de alimentos experimentada el año anterior, el gobierno importó 233 000 toneladas de maíz para vender a un precio subvencionado de 17 kwacha/Kg., además de 27 000 toneladas destinadas a la reserva estratégica de cereales para distribuir gratuitamente. La necesidad de ayuda alimentaria se estimaba en 208 000 toneladas de cereales, ya prometidas, y hasta el final de la campaña comercial 2002/03 (abril/marzo) se prevé la distribución de más de 200 000 toneladas. Además, se han importado extraoficialmente de Mozambique y Tanzanía cantidades considerables de maíz (estimadas en por lo menos 100 000 toneladas). Aunque estas importaciones cuantiosas han estabilizado los precios del mercado en torno a los 17 kwacha/Kg. durante la presente campaña comercial, a la próxima se arrastrarán grandes cantidades de existencias. Para finales de febrero se habían vendido solamente 25 000 toneladas de las 233 000 toneladas de maíz que el gobierno estaba ofreciendo a precios subvencionados a través de ADMARC. El gobierno prevé acrecentar la reserva estratégica de cereales hasta 100 000 toneladas, a la vez que está tratando de vender parte de las existencias remanentes. Es probable que la abundancia de existencias remanentes, unida a las previsiones de una buena cosecha, determine una fuerte baja de los precios y perjudique las siembras de la próxima campaña. Al final de febrero los precios del maíz estaban bajando en la mayoría de los mercados y se hallaban muy por debajo de sus niveles de hace un año.

MOZAMBIQUE (28 de febrero)

Las intensas precipitaciones recibidas en la tercera década de febrero aliviaron las condiciones secas imperantes en algunas partes de las provincias meridionales de Gaza, Maputo e Inhambane afectadas por una grave sequía desde el comienzo de la campaña. Es probable, sin embargo, que las lluvias hayan llegado demasiado tarde para impedir una reducción considerable del potencial de rendimiento de los cereales. En otras partes del país, las lluvias copiosas caídas en febrero beneficiaron a los cultivos en las partes centrales, afectadas por una racha seca en las semanas anteriores, y mantuvieron una humedad del suelo abundante en las principales zonas productoras del norte, donde las lluvias torrenciales habían provocado inundaciones al principio de la campaña.

Los precios del maíz, que habían bajado de forma pronunciada tras la buena cosecha de cereales de 2002, han ido subiendo constantemente desde junio, pero es probable que la demanda de los países vecinos, principalmente Malawi, sea mucho menor que hace un año.

El número de las personas vulnerables que necesitan asistencia alimentaria en las provincias meridionales afectadas por una serie de cosechas menguadas, y en algunas partes de las provincias centrales, se ha revisado al alza a 660 000 (menos de un 4 por ciento de la población total). Las 50 000 toneladas de ayuda alimentaria necesarias en 2002/03 (abril/marzo) están ya prometidas.

NAMIBIA (25 de febrero)

En Namibia las perspectivas para la cosecha son inciertas. Las precipitaciones recibidas en la primera mitad del período vegetativo (octubre-diciembre) fueron irregulares en las zonas productoras del norte, lo que afectó negativamente a la germinación y el arraigo de los cultivos. Es posible que la escasez de tracción animal y los altos precios de las semillas de maíz durante el período de siembra, particularmente en las regiones nordorientales de Caprivi y Kavango, hayan reducido significativamente la superficie plantada. En cambio, la situación en materia de precipitaciones ha mejorado a partir de mediados de enero. Del 13 al 26 de febrero la Dependencia Nacional de Alerta Temprana realizó una evaluación de la situación de los cultivos, cuyos resultados deberían estar disponibles para mediados de marzo. La situación del ganado es entre regular y buena.

Gracias a un flujo constante de importaciones comerciales de maíz, la situación en el suministro de alimentos es en general satisfactoria. Sin embargo, alrededor de 350 000 personas gravemente afectadas por la mala cosecha de la última campaña están recibiendo asistencia alimentaria del gobierno.

SUDÁFRICA (28 de febrero)

Las fuertes lluvias caídas al final de febrero aportaron alivio a las partes nordorientales de la zona maicera, afectadas por un nivel de precipitaciones inferior a lo normal en las semanas anteriores. En conjunto, las perspectivas para la cosecha de maíz siguen siendo favorables. La superficie total plantada con maíz se estima en 3,5 millones de hectáreas, lo que representa un aumento del 4 por ciento con respecto al año pasado. La plantada con maíz blanco es de 2 millones de hectáreas, de los cuales el 42 por ciento se encuentra en la provincia nordoccidental y el 37 por ciento en Free State. Debido a una racha seca registrada en algunas partes al final de enero y principios de febrero se prevé que los rendimientos medios serán inferiores a los de la campaña anterior. El segundo pronóstico oficial apunta a una producción de maíz de 8,8 millones de toneladas en 2003, volumen prácticamente inalterado con respecto al nivel medio del año pasado. En este pronóstico se incluye solamente la producción del sector comercial ya que no se dispone todavía de las cifras correspondientes al sector agrícola en desarrollo.

SWAZILANDIA (25 de febrero)

El país está dividido en cuatro zonas agro ecológicas en un orden descendente de potencial de producción de secano, a saber: tierras altas (highveld), tierras intermedias (middleveld), altiplano (plateau) y tierras bajas (lowveld). En estas últimas, una grave sequía y una racha calurosa registradas en noviembre destruyeron completamente la cosecha de maíz en su fase inicial. Los agricultores que tenían todavía algo de semillas o las pudieron comprar en los mercados locales resembraron, pero se estima que hasta un 85 por ciento de los agricultores no cosecharán nada de maíz. Por lo tanto, en 2003/04 será necesaria una asistencia alimentaria selectiva. En otras partes del país las perspectivas iniciales para este año apuntan a una cosecha de cereales satisfactoria. Aunque noviembre fue también seco (pero menos caluroso) en el altiplano y en las tierras intermedias, se prevén cosechas entre regulares y buenas, mientras que en las tierras altas se prevé una cosecha muy buena si el resto de la campaña fuera normal.

La situación en el suministro de alimentos es difícil y los precios de la harina de maíz están subiendo, debido a que el ritmo de las importaciones comerciales de maíz es más bien lento. Hasta el 31 de enero de 2003, habían llegado aproximadamente 32 000 toneladas de maíz de las 56 000 previstas (o sea un 57 por ciento). Una razón importante que explica esta lentitud es el precio alto que la Corporación Nacional de Maíz, el único importador de maíz del país, cobra a los molineros (1 950R por tonelada, comparado con los 1 285R por tonelada del costo en muelle).

ZAMBIA (28 de febrero)

Las copiosas lluvias caídas en febrero en la provincia del Sur y en algunas partes de las provincias del Oeste y de Lusaka, que anteriormente habían recibido precipitaciones irregulares e inferiores a la media, redundaron en un notable mejoramiento de los cultivos que se encuentran en diferentes fases de desarrollo. Aunque los cultivos sembrados en noviembre con las primeras lluvias se perdieron a causa del tiempo seco, la mayor parte de los agricultores resembró en diciembre y enero. A causa de las precipitaciones muy irregulares recibidas en la presente campaña y de la diversidad de los períodos de siembra, al final de febrero los cultivos oscilaban entre la fase vegetativa y la del llenado de los granos. Si siguiera lloviendo bien hasta finales de marzo todavía se podría obtener en la provincia del Sur una producción en general satisfactoria, muy superior a la de la mala cosecha del año pasado. Habría que intensificar la vigilancia de la pluviosidad y de la situación de los cultivos hasta el final de la estación de las lluvias, particularmente en las zonas en las que los cultivos se vieron más afectados por el tiempo seco y se corre el riesgo de que los cultivos no hayan alcanzado la maduración para principios de abril cuando las lluvias suelen interrumpirse.

En otras partes, incluidas las principales zonas productoras del norte, la situación de los cereales es buena y las perspectivas generales para la producción de 2003 son favorables. Tras un retraso de la estación de las lluvias, en diciembre se recibieron precipitaciones buenas y generalizadas que proporcionaron suficiente humedad del suelo para la siembra y la resiembra. Las lluvias copiosas caídas en febrero provocaron inundaciones localizadas en las provincias del Este y del Centro pero en general beneficiaron a los cultivos que se encontraban en la fase del llenado de los granos. En general, las precipitaciones acumulativas caídas desde el comienzo de la campaña han sido entre normales y superiores a lo normal en la mayoría de las provincias.

La situación alimentaria se ha aliviado gracias a que desde diciembre ha mejorado la distribución de la ayuda alimentaria. En enero, se distribuyeron alrededor de 23 000 toneladas de cereales y se prevé que en febrero y marzo se distribuirán cantidades semejantes. En conjunto, se prevé que frente a las necesidades de 224 000 toneladas de ayuda alimentaria se habrán entregado para finales de abril alrededor de 130 000 toneladas de cereales. El déficit se debe a los retrasos en las distribuciones debidos a la decisión del gobierno de no aceptar como ayuda alimentaria el maíz modificado genéticamente (OMG). Las importaciones comerciales oficiales han disminuido ya que la mayor parte del déficit de alimentos del país se ha colmado con cuantiosas importaciones transfronterizas procedentes de Tanzanía y Mozambique. Los precios del maíz, que habían subido a partir de noviembre, han comenzado a bajar en previsión de una buena cosecha. Los comerciantes y molineros prevén una reducción considerable de los precios en la nueva campaña comercial.

ZIMBABWE* (27 de febrero)

Las perspectivas para las cosechas de cereales de este año son malas. En las zonas maiceras del norte, unas lluvias buenas caídas al final de enero y en febrero atenuaron la situación de los cultivos afectados por unas rachas secas prolongadas registradas al principio de la campaña, pero es probable que hayan llegado demasiado tarde para impedir que disminuyan los rendimientos. Pero el resultado final dependerá de las lluvias que se reciban hasta principios de abril. En las zonas meridionales y occidentales, las más afectadas por el tiempo seco imperante durante la campaña agrícola, las precipitaciones fueron insuficientes para modificar radicalmente la grave situación creada por la sequía. Las perspectivas para los cultivos de cereales, principalmente maíz, también son desfavorables debido a una grave escasez de insumos agrícolas y a la disminución de la superficie plantada a raíz de las reformas agrarias aplicadas en el sector comercial. Mientras el año pasado dicho sector había absorbido una tercera parte de la menguada producción de 498 000 toneladas, este año se supone que los agricultores comerciales producirán solamente 15 000 toneladas. Los pronósticos iniciales indican una cosecha de maíz situada en torno al nivel del año pasado. Actualmente, la Dependencia Nacional de Alerta Temprana está evaluando la situación de los cultivos.

La escasez de alimentos se está volviendo crítica en las zonas rurales y urbanas tras la menguada cosecha de cereales obtenida el año pasado y la crisis económica del país que impide las importaciones de alimentos. Los altos niveles de inflación continúan dificultando el acceso a los alimentos de la mayoría de la población. Ante un déficit excepcional de maíz estimado en aproximadamente 1,7 millones de toneladas en la campaña comercial 2002/03 (abril/marzo), el gobierno ha contratado 1 millón de toneladas, pero hasta principios de diciembre el país había recibido solamente unas 700 000 toneladas. Durante el mes de febrero el PMA aumentó a cerca de 55 000 toneladas la distribución de ayuda alimentaria a 3,4 millones de beneficiarios, más del doble del nivel récord anterior. Hasta el final de la campaña comercial que termina en marzo las distribuciones están previstas en 278 000 toneladas de alimentos. No obstante esta mejora, el déficit no cubierto sigue siendo enorme, en vista particularmente del número cada vez mayor de personas vulnerables, que las evaluaciones recientes revisaron al alza a 7,2 millones, o sea más de la mitad de la población total. Es urgente acelerar las importaciones comerciales.

ASIA

AFGANISTÁN* (5 de febrero)

Los informes más recientes indican un ligero aumento de las superficies plantadas con cultivos de invierno con respecto a los últimos años de sequía. La mejora de las precipitaciones y una suficiente humedad del suelo, particularmente en el norte del país, así como un acceso mejor a la compra de insumos han contribuido al incremento de las superficies plantadas con cereales de invierno. La cubierta de nieve, el deshielo y las precipitaciones registradas durante la primavera y el verano son los factores más críticos para la producción agrícola en la mayor parte del Afganistán.

El acceso a los alimentos por parte de miles de familias es muy limitado, en particular para los nómadas, las viudas, las personas discapacitadas y los refugiados repatriados. La nota-ble reducción del ganado registrada en los últimos años de sequía ha menoscabado la única fuente de sustento de unos 1,5 millones de nómadas (Kuchis), a la vez que las perso-nas desplazadas que están volviendo a sus hogares enfrentan la vida con muy pocos bie-nes, en el mejor de los casos. Por lo tanto, para satisfacer las necesidades de alimentos en el año venidero será necesaria una ayuda alimentaria selectiva conjugada con el despliegue de esfuerzos concertados para incrementar la producción de alimentos en el país.

ARABIA SAUDITA (19 de febrero)

Las condiciones de crecimiento para las cosechas de trigo y cebada de 2003 que se recogerán a partir de abril han mejorado gracias a las últimas precipitaciones. La producción de trigo en 2002 se estima en 1,8 millones de toneladas, semejante a la del año anterior y suficiente, junto con las existencias, para satisfacer las necesidades del país. Las importaciones de cereales secundarios (principalmente cebada y maíz) en 2002/03 (julio/junio) se pronostican en alrededor de 6,4 millones de toneladas.

ARMENIA (5 de febrero)

Los informes oficiales más recientes indican que las superficies plantadas con cereales de invierno que se cosecharán en 2003 fueron semejantes a las del año anterior. La superficie total cultivada este año con cereales se estima en 187 000 hectáreas, incluidas 130 000 hectáreas de trigo y 51 000 hectáreas de cebada. La papa es el segundo cultivo alimentario más importante, que se ha sembrado en 32 000 hectáreas de tierra, como el año pasado. Los cereales y las papas son propensos a la sequía de suerte que la obtención de la cosecha estimada actualmente en 340 000 toneladas de trigo, 62 000 toneladas de cebada y 400 000 toneladas de papas depende del nivel de las precipitaciones y de la disponibilidad del agua para riego durante la primavera y el verano. Armenia es un país con déficit de alimentos, cuya necesidad de importaciones para atender las necesidades del consumo se estima en 344 000 toneladas de cereales.

AZERBAIYÁN (5 de febrero)

Los informes más recientes indican que Azerbaiyán ha vuelto a plantar cereales de invierno en una superficie récord de 752 000 hectáreas, semejante a la de 2002, en las que se incluyen alrededor de 630 000 hectáreas de trigo y 122 000 hectáreas de cebada. Si persistieran las condiciones atmosféricas favorables durante el período crítico de la primavera y comienzos del verano, se pronostica que Azerbaiyán obtendrá en 2003 una nueva cosecha récord de 2 430 000 toneladas de cereales, semejante a la de 2002, incluidos 1 910 000 toneladas de trigo, 292 000 toneladas de cebada y 150 000 toneladas de maíz. La utilización interna de cereales se estima en alrededor de 3 millones de toneladas, y la necesidad de importaciones en alrededor de 631 000 toneladas, principalmente comerciales.

BANGLADESH (6 de marzo)

Las perspectivas para la cosecha de arroz de regadío boro, que se planta entre finales de noviembre y enero y se recoge a partir de mediados de abril, son favorables gracias a una disponibilidad suficiente de insumos agrícolas. Las precipitaciones postmonzónicas, en general buenas, han tenido un efecto positivo en la producción actual. La cosecha boro, que normalmente absorbe alrededor del 45 por ciento de la producción total de arroz, se pronostica en aproximadamente 19,5 millones de toneladas. Junto con las cosechas Aus y Aman, recogidas en agosto y diciembre del año pasado, respectivamente, la producción total de arroz se pronostica en un nivel sin precedentes de 38,5 millones de toneladas, equivalentes a 25,7 millones de toneladas de arroz elaborado. Este volumen de producción sería superior en un 1,8 por ciento al del año anterior y en un 14 por ciento a la media de los últimos cinco años. Se estima que la producción de trigo en 2002 aumentará en un 9 por ciento a 1 750 000 toneladas, debido a un aumento del 7 por ciento de la superficie sembrada.

Gracias al volumen suficiente de existencias de cereales alimentarios que posee el gobierno y a unas perspectivas buenas para la próxima cosecha, la situación en el suministro de alimentos sigue siendo en general satisfactoria. Ello no obstante, la necesidad de importaciones en la campaña comercial que termina en junio de 2003 debería de aumentar en alrededor de 0,3 millones de toneladas a 2,4 millones de toneladas (1,7 millones de toneladas de trigo, 0,7 millones de toneladas de arroz y 0,1 millones de toneladas de maíz).

Según los informes, alrededor de 700 personas han muerto a causa de la racha fría imperante durante todo el mes de enero de 2003. Las víctimas de las inundaciones y los grupos vulnerables continúan necesitando socorro alimentario.

CAMBOYA (18 de febrero)

Se ha terminado de recoger la cosecha de arroz de secano de la temporada principal, que representa alrededor de un 80 por ciento de la producción arrocera total. Según las estimaciones, la producción de esta cosecha disminuirá en alrededor de un 22 por ciento a 2,5 millones de toneladas como consecuencia de una reducción de la superficie sembrada y del tiempo desfavorable que predominó al principio de la campaña. En cambio, se prevé una producción superior a la media de la cosecha de arroz de regadío de la temporada seca, que se recogerá en marzo y abril, debido principalmente a un incremento, fomentado por el gobierno, de 200 000 hectáreas de la superficie sembrada. Por lo tanto, la producción total de arroz en 2002 se estima en 3 370 000 toneladas, o sea 2 090 000 de arroz elaborado, lo que representa una disminución de alrededor de 730 000 toneladas (18 por ciento) respecto a la cosecha récord del año pasado. Están en curso los preparativos de la tierra y de los plantones para la cosecha secundaria de maíz que se sembrará a partir de abril.

El gobierno informa que la sequía y las inundaciones registradas en 2002 afectaron a aproximadamente 3,4 millones de personas, de las cuales 671 000 necesitan asistencia alimentaria, según el PMA. Es más, incluso en años de condiciones atmosféricas normales, alrededor de una tercera parte de la población vive por debajo de la línea de pobreza en una situación de inseguridad alimentaria crónica y necesitada de socorro alimentario.

COREA, REPÚBLICA DE (18 de febrero)

A esta altura del año los únicos cereales sembrados son la cebada y el trigo, que se plantaron hacia finales del año pasado y se recogerán a partir de abril. El arroz, el cereal principal, se siembra a partir de mediados de mayo y se recoge a partir de mediados de septiembre. La cosecha de arroz de 2002 se estima oficialmente en 6,7 millones de toneladas, equivalentes a 5 millones de toneladas de arroz elaborado, lo que representa una disminución de alrededor del 11 por ciento respecto al año anterior. Este volumen de producción es el más bajo en los últimos cuatro años y prácticamente el mismo de la cosecha obtenida en 1998. La merma se debe en parte al mal tiempo pero también a las medidas de política orientadas a limitar la superficie cultivada con arroz para reducir la producción excedentaria y la cantidad enorme de reservas. El consumo de arroz per cápita ha ido disminuyendo constantemente, desde 119,6 Kg. en 1990 a 87,3 Kg. en 2002. También se producen cereales forrajeros, el más importante de los cuales es la cebada que se produce como cultivo de invierno. La producción anual de estos cereales secundarios se estima en 0,4 millones de toneladas.

La necesidad de importación de cereales en la campaña comercial 2002/03 (octubre/septiembre) se estima en 3,9 millones de toneladas de trigo, 8,5 millones de toneladas de maíz y 0,3 millones de toneladas de otros cereales, casi como el año anterior.

COREA, REPÚBLICA DEMOCRÁTICA POPULAR DE* (18 de febrero)

Actualmente se están realizando los preparativos de la tierra para los cultivos dobles de primavera (trigo, cebada y papas). Los cultivos de trigo y cebada de invierno, sembrados en octubre del año pasado, permanecerán en la fase de latencia hasta marzo, cuando se sembrarán los cultivos de trigo y cebada de primavera. Debido a las condiciones climáticas rigurosas, en el país se produce solamente una cosecha de arroz y maíz, los cultivos básicos principales, que se plantan a partir de marzo y se recogen en septiembre y octubre. Salvo alguna disminución considerable de los rendimientos, la producción de las cosechas de trigo y cebada de 2003, que se recogerán en junio, deberían de mejorar con respecto al año anterior siempre y cuando se concretizara el aumento de la superficie plantada previsto en un 10 por ciento. La producción total de cereales en 2002/03 se estima en 3 840 000 toneladas, incluido los pronósticos relativos a la cosecha y producción de papas, en equivalente de cereales, previstos para junio. La cifra indicada representa un aumento del 4,9 por ciento respecto a la producción de 2001/02, debido principalmente a unas precipitaciones más favorables, al riego mejorado, a una suficiente disponibilidad de fertilizantes y plaguicidas y a la prioridad asignada por el gobierno a la adjudicación, en el tiempo oportuno, de semillas y otros insumos agrícolas al sector de la agricultura. La merma de la producción de papas se vio compensada con creces por el aumento de otros cultivos cereales, particularmente maíz.

Pese a dos años consecutivos de cosechas mejoradas, la producción interna de alimentos volverá a descender con respecto a las necesidades mínimas, y el país tendrá que depender nuevamente de una asistencia alimentaria exterior abundante para la campaña que comien-za en octubre de 2003. Frente a un déficit de 1 080 000 toneladas 1/(1 300 000 toneladas el año anterior), la capacidad de importación comercial se estima en sólo 100 000 toneladas, lo que deja una necesidad de ayuda alimentaria en cereales de 980 000 toneladas. Una parte ya está cubierta por importaciones en condiciones de favor de 300 000 toneladas y por promesas de 126 000 toneladas en concepto de ayuda alimentaria. Queda, por lo tanto, un déficit no cubierto de 558 000 toneladas que debe colmarse con promesas adicionales de ayuda alimentaria o importaciones en condiciones muy favorables. Actualmente, las existencias del PMA están casi agotadas (sólo 19 000 toneladas de reservas) y se están tramitando solamente 97 000 toneladas de promesas. Debido a la falta de donativos, en febrero el PMA tuvo que interrumpir la asistencia a 2,9 millones de personas vulnerables, principalmente en el este del país. Para impedir el empeoramiento de la situación de hambre y malnutrición ya generalizada se necesitan con urgencia de los donantes más de 77 000 toneladas de ayuda alimentaria para cubrir la ya reducida operación del PMA hasta el primer semestre de 2003.

CHINA (18 de febrero)

La producción de la cosecha tardía de arroz, que se ha recogido últimamente, se estima oficialmente en 36 millones de toneladas de arroz en cáscara, lo que representa una merma del 9 por ciento respecto a la producción obtenida en 2001/02 debido principalmente a una reducción de la superficie sembrada. Una merma semejante se ha señalado en la producción de la cosecha temprana, estimada en 31 millones de toneladas. Estas producciones menguadas se vieron compensadas sólo parcialmente por un incremento del 4 por ciento de la producción de la cosecha principal intermedia que arrojó un volumen de 108,5 millones de toneladas. Como consecuencia, la producción total de arroz en 2002 se estima en 177,5 millones de toneladas, o sea 121,7 millones de toneladas de arroz elaborado, volumen marginalmente inferior al del año anterior e inferior en aproximadamente un 9 por ciento a la media de los últimos cinco años.

Las perspectivas para el trigo de invierno de 2003 que se cosechará a partir de mayo son desfavorables como consecuencia de la siembra tardía, de una reducción de aproximadamente un 5 por ciento de la superficie sembrada y del comienzo precoz de la fase de latencia. Por consiguiente, se estima que la producción de trigo de invierno disminuirá por quinto año consecutivo en alrededor de un 3 por ciento a 80,6 millones de toneladas. Según las estimaciones, la producción de cereales secundarios en 2002, principalmente maíz, será menor de lo que se había informado anteriormente debido a una merma de 1 millón de toneladas registrada en la producción de maíz a causa de una producción menor de lo previsto obtenida en las provincias de Shandong, Jilin, Hebei y Shanxi. La producción de la cosecha de maíz de 2002 se estima en 124,2 millones de toneladas, todavía superior en 10 millones de toneladas a la del año anterior. Así pues, la producción total de cereales de China en 2002 fue de 402,2 millones de toneladas (alrededor de un 1 por ciento más que el año anterior). Gracias a esta buena cosecha y a los altos precios de exportación, las exportaciones de maíz en 2002/03 deberían de aumentar con respecto al volumen de 8,6 millones de toneladas exportado el año anterior.

CHIPRE (19 de febrero)

La siembra de las cosechas de trigo y cebada de 2002/03 que se recogerán a partir de mayo han terminado en condiciones atmosféricas en general favorables. En 2002, la producción de cebada ha aumentado a 130 000 toneladas, frente a las 117 000 toneladas obtenidas en 2001. Las importaciones de cereales en 2002/03 (mayo/abril), principalmente trigo y cebada, se pronostican en el mismo nivel del año anterior (alrededor de 644 000 toneladas).

FILIPINAS (18 de febrero)

Habiéndose terminado de recoger la cosecha de la temporada principal, se prevé ahora que la producción arrocera de Filipinas en 2002 alcanzará un nivel récord de alrededor de 13,2 millones de toneladas, superior en un 1,1 por ciento a la del año anterior. Se considera que el tiempo más seco causado por El Niño ha sido más favorable durante la fase de maduración de los cultivos de arroz. Por consiguiente, se prevé que las importaciones de arroz para 2003 disminuirán en aproximadamente un 17 por ciento (alrededor de 1 millón de toneladas) respecto a las de 2002. Por primera vez se permitirá que una parte de esas importaciones (225 000 toneladas) se realice a través del sector privado, desmantelando de esa manera el monopolio para las importaciones de arroz que desde 1993 mantenía la Autoridad Alimentaria Nacional.

La producción de maíz en 2002 se estima en 4,3 millones de toneladas, alrededor de un 4,6 por ciento menos que el año anterior. La de 2003, en cambio, debería estar en torno a los 5 millones de toneladas debido al aumento de la superficie plantada con maíz, sucedáneo del arroz, a causa del fenómeno meteorológico de El Niño y de la utilización de semillas de maíz modificadas genéticamente y de alto rendimiento. Según el gobierno, las importaciones de maíz en 2003 deberían de superar los 0,2 millones de toneladas, frente a los 0,4 millones de toneladas de 2002. El país no produce trigo. En 2002, las importaciones de trigo fueron de alrededor de 3,4 millones de toneladas.

El análisis del Sistema de Información y Cartografía sobre la Inseguridad Alimentaria y la Vulnerabilidad (SICIAV) indica que la tendencia ascendente de la incidencia de la pobreza comenzada a partir de la crisis financiera de 1997 ha continuado en los últimos años.

GEORGIA (28 de febrero)

Los informes más recientes indican que este año la superficie plantada con trigo, situada en 139 000 hectáreas, es semejante a la de 2002. El trigo y el maíz son los dos cereales básicos principales del país. Si las condiciones atmosféricas siguieran siendo favorables, la cosecha total de cereales se pronostica en 677 000 toneladas, volumen semejante a la de 2002. En esta cifra se incluyen 216 000 toneladas de trigo y 400 000 toneladas de maíz. La utilización interna de cereales se estima en 1 250 000 toneladas, casi el doble de lo que produce el país. Las importaciones comerciales y la ayuda alimentaria selectiva se utilizan para colmar el déficit.

La actual operación prolongada de socorro y rehabilitación (OPSR) terminará en marzo de 2003. Para entonces se habrá distribuido un total de 27 600 toneladas de alimentos a 226 600 beneficiarios.

En el marco de esta operación y con la colaboración de la ACNUR los refugiados chechenios reciben asistencia alimentaria de socorro; los huérfanos, las personas discapacitadas y otros grupos vulnerables reciben alimentos del PMA en las instituciones gubernamentales; los ancianos pensionados y otras personas indigentes reciben asistencia en los comedores populares administrados por las municipalidades locales y ONG; los proyectos de alimentos por trabajo para la recuperación se ejecutan en cinco regiones muy vulnerables seleccionadas en función de las evaluaciones de la vulnerabilidad.

La nueva fase de la OPSR comenzará en abril de 2003 y abarcará un período de tres años hasta marzo de 2006. Las contribuciones aportadas hasta ahora para la nueva operación representan solamente el 5 por ciento del compromiso total. Lo cual, junto con la pequeña cantidad de existencias remanentes, permitirá el mantenimiento de proyectos de socorro de vital importancia sólo durante los dos primeros meses. Se necesita con urgencia la ayuda de los donantes para que el PMA pueda continuar satisfaciendo las necesidades alimentarias básicas de los grupos más vulnerables de la población hasta junio de 2003.

INDIA (18 de febrero)

En muchas partes del país la siembra de los cultivos Rabi se vio afectada por la escasa humedad del suelo derivada de unas precipitaciones inferiores a lo normal recibidas durante los meses posteriores al monzón comprendidos entre octubre de 2002 y enero de 2003. La siembra del trigo, sorgo, legumbres y semillas oleaginosas de la temporada Rabi ha arrojado un déficit en comparación con la campaña anterior y es probable que los sistemas de cultivos sufran alguna modificación en algunos de los estados afectados por la sequía. En consecuencia, según el Ministerio de Agricultura, la producción de trigo, el principal cultivo Rabi que se recogerá en marzo, debería de estar en torno a los 68,9 millones de toneladas, volumen muy inferior a los 71,8 millones de toneladas estimados para 2002. Habida cuenta de la sequía registrada en Rajastán (noroeste) y en Orissa (este), la producción total de cereales Rabi de este año se prevé en 92,9 millones de toneladas.

En cambio, unas buenas lluvias recibidas en octubre antes de las siembras en la mayor parte de la península meridional mejoraron la humedad del suelo, los recursos de agua subterránea y la disponibilidad de agua para riego, lo cual favoreció las siembras en esas zonas. La siembra del arroz Rabi, que se recogerá en marzo-mayo de 2003, ha terminado en Andhra Pradesh, Kerala, Karnataka y Bengala Occidental. La producción del arroz Rabi (elaborado) se estima en 10,3 millones de toneladas. Lo cual, sumado al arroz Kharif (elaborado), recogido en septiembre-noviembre de 2002 y estimado en 67,4 millones de toneladas, arroja una producción total de 77,7 millones de toneladas de arroz elaborado para 2002/03. La producción total de cereales alimentarios para 2002/03, estimada en 183,2 millones de toneladas (el arroz en su equivalente de arroz elaborado), es la peor de los últimos cinco años e inferior en un 13,6 por ciento a la cosecha récord de 212,0 millones de toneladas obtenida en 2001/02.

El Gobierno y las organizaciones locales e internacionales continúan prestando ayuda alimentaria y asistencia médica a las poblaciones de los estados afectados por las graves inundaciones del año pasado, mientras que los gobiernos estatales están ejecutando programas de alimentos por trabajo para las personas afectadas por la sequía. Las víctimas causadas por la racha seca registrada durante todo el mes de enero de 2003 fueron 900, principalmente en los estados nordorientales de Bihar y Uttar Pradesh. Una gran parte del norte se vio afectado durante el presente invierno por un tiempo excepcionalmente seco.

En general, la situación nacional en el suministro de alimentos sigue siendo satisfactoria pese de los déficit de alimentos registrados en muchas zonas debido a la merma de producción. Las compras récord o cercanas al nivel récord de arroz y trigo, impulsadas en las campañas anteriores por las políticas gubernamentales, dieron lugar a un volumen de existencias de cereales casi tres veces superior a la cuantía de existencias reguladoras deseadas oficialmente. Para reducir la carga financiera de la abundancia de existencias, se están fomentando las exportaciones. El gobierno ya ha asignado alrededor de 9 millones de toneladas de trigo y 6,6 millones de toneladas de arroz para la exportación. En el período comprendido entre abril y octubre de 2002 el país exportó 2 860 000 toneladas de trigo. Además, en noviembre de 2002 la India donó 1 millón de toneladas de trigo para la operación de urgencia del PMA en el Afganistán, que no cuenta con la financiación necesaria.

INDONESIA (18 de febrero)

La recolección de la cosecha principal de arroz de 2003 comenzará en marzo. Pese a un retraso de la estación de las lluvias, la superficie sembrada con los cultivos de la cosecha principal de arroz debería de mantenerse inalterada con respecto al año anterior. La producción arrocera del corriente año, incluida la cosecha secundaria que se está sembrando actualmente y se recogerá a partir de julio, se ha previsto en 51,4 toneladas (32 millones de toneladas de arroz elaborado), sólo marginalmente superior a la del año anterior. Las importaciones de arroz en la campaña comercial actual que termina en marzo se estiman en 3,5 millones de toneladas, de las cuales 1 millón de toneladas serán importadas por el BULOG (Organismo Nacional de Planificación Logística) y el resto por importadores privados.

La producción de la cosecha de maíz de 2002 se estima en 9,8 millones de toneladas, alrededor de un 5 por ciento más que el año anterior. Para satisfacer la creciente demanda de piensos para la industria avícola, se prevé que las importaciones de maíz aumentarán algo a 1,3 millones de toneladas.

No obstante la situación en general satisfactoria en el suministro de alimentos, un gran número de personas desplazadas en el interior del país, de personas pobres y de refugiados padece hambre y malnutrición. Para cubrir en parte sus necesidades, el PMA proporcionará socorro a 2,1 millones de personas muy afectadas hasta finales de 2003. Además, tras el acuerdo de paz firmado en diciembre entre el gobierno y los rebeldes separatistas en la provincia nordoccidental de Aceh, el PMA prevé la distribución, a partir de febrero, de 10 000 toneladas de arroz a las víctimas del conflicto.

IRAN, REPÚBLICA ISLÁMICA DEL (19 de febrero)

Como consecuencia de unas precipitaciones copiosas y generalizadas, de las condiciones atmosféricas favorables, del incremento considerable de los fondos asignados por el gobierno al sector agrícola y de los esfuerzos desplegados por los agricultores, la producción de todas las cosechas aumentó significativamente en 2002 con respecto a la producción afectada por la sequía del año anterior. La producción de trigo de 2002 se estima en un nivel récord de 12,5 millones de toneladas, volumen superior en más del 30 por ciento a los 9,5 millones de toneladas obtenidos el año precedente. La producción de la cosecha de arroz recogida recientemente arrojó también un incremento considerable con respecto a la cosecha anterior principalmente en las principales provincias productoras de Mazandaran y Gilan, que juntas absorben alrededor del 70 por ciento de la producción total. La producción total de arroz en 2002 se prevé en 2,7 millones de toneladas, volumen muy superior a la producción media de 2,3 millones de toneladas.

Gracias a un incremento considerable de la producción de 2002, las importaciones de trigo y arroz en 2002/03 deberían de disminuir de forma pronunciada con respecto a los altos niveles de los anteriores años de sequía.

Las perspectivas para las cosechas de trigo y cebada que se sembraron recientemente y se recogerán a mediados de 2003 son favorables gracias a que las lluvias y las nevadas comenzaron temprano en la mayor parte del país. En las doce principales provincias productoras de trigo, que juntas absorben alrededor del 80 por ciento de la producción total, las precipitaciones totales recibidas en la última década de diciembre igualaron el buen nivel recibido en el mismo período del año anterior.

La situación en el suministro de alimentos se mantiene en general estable en el país y se prevé que la ingesta de alimentos per cápita aumentará en 2003 gracias al incremento de los suministros.

En las zonas de la provincia de Qazvin que habían resultado gravemente afectadas por el terremoto de junio del año pasado, las actividades de reconstrucción y rehabilitación están muy avanzadas y se ha comenzado a distribuir la ayuda de la FAO para una rehabilitación agrícola de urgencia. Dicha ayuda, valuada en 224 000 dólares EE.UU., está destinada a respaldar la seguridad alimentaria de 2 218 familias afectadas por el terremoto (o sea un total de alrededor de 11 000 beneficiarios), a través del suministro de semillas, fertilizantes y piensos. Una operación de urgencia del PMA ha proporcionado ayuda alimentaria a 25 000 personas afectadas por el terremoto, cuyas viviendas quedaron destruidas en un 60-100 por ciento. La ayuda alimentaria incluyó 250 toneladas de harina de trigo, 75 toneladas de arroz, 25 toneladas de legumbres, 12,5 toneladas de azúcar y 5 toneladas de aceite vegetal.

IRAQ* (19 de febrero)

Las perspectivas para las cosechas de cereales de invierno de 2003 en Iraq son en general inciertas debido a las perspectivas de una posible guerra. Además, puede que la producción de cereales se vea afectada por una grave escasez de fertilizantes, piezas de repuesto para la maquinaria agrícola y otros insumos agrícolas. La producción de cereales (principalmente trigo y cebada) en 2002 se estima en alrededor de 1,7 millones de toneladas, aproximadamente un 7 por ciento más que el año anterior pero un volumen ligeramente inferior a la media de los últimos cinco años.

En los últimos cinco años, la producción total de cereales del Iraq ha alcanzado un promedio inferior a los 2 millones de toneladas, menos de la mitad del volumen alcanzado en 1990. La productividad agrícola, particularmente en las principales regiones productoras del centro y sur del país, ha continuado sufriendo las consecuencias de inversiones limitadas, de la escasez de insumos y del deterioro de la infraestructura de riego. Después de tres años consecutivos de grave sequía (1999-2001) la producción agrícola ha quedado devastada. En 2002 aumentó la producción de cereales gracias a unas condiciones atmosféricas mejoradas.

Los cereales importados en el marco del acuerdo petróleo por alimentos de la RCS 986 mejoraron significativamente la situación general en el suministro de alimentos. Sin embargo, la situación nutricional sigue siendo un problema grave. El 17 de febrero de 2003 la FAO y el PMA aprobaron conjuntamente una operación de urgencia destinada al envío de alimentos de emergencia a los países vecinos para 900 000 personas, por un valor de alrededor de 11,8 millones de dólares EE.UU., durante un período de diez semanas.

ISRAEL (19 de febrero)

Las perspectivas iniciales para las cosechas de trigo y cebada de 2003, que se recogerán a partir de abril, son hasta ahora favorables gracias a unas precipitaciones mejoradas recibidas en diciembre. En los años normales, la producción interna de trigo cubre menos de una quinta parte de las necesidades totales y el resto se importa comercialmente. La producción total de trigo y cebada de 2002 se estima en 183 000 toneladas, que constituye un volumen superior en más del 30 por ciento a la producción del año anterior y un nivel superior a la media. Las importaciones de cereales en 2002/03 (julio/junio) se pronostican en 2,7 millones de toneladas.

JAPÓN (18 de febrero)

La cosecha principal de arroz sembrada en mayo y junio se recogió en octubre y noviembre, y la de trigo sembrada en septiembre y octubre se recogerá en junio y julio. Gracias a unas condiciones de crecimiento favorables, se estima que en la mayoría de las zonas se han obtenido rendimientos medios para la cosecha de arroz de 2002. Sin embargo, como parte del programa de ajuste de las superficies sembradas con arroz, se estima que la producción del arroz en cáscara disminuirá en un 2 por ciento con respecto a los 11,3 millones de toneladas (8,2 millones de toneladas de arroz elaborado) obtenidos en 2001. La producción de trigo en 2002 se estima en 0,7 millones de toneladas, volumen prácticamente inalterado respecto al año anterior.

La necesidad de importación de cereales en 2002/03 (julio/junio) se estima provisionalmente en 26,5 millones de toneladas (19,9 millones de toneladas de cereales secundarios, 5,9 millones de toneladas de trigo y 0,7 millones de toneladas de arroz), sin modificaciones respecto al año anterior.

El gobierno prevé terminar en 2008 el programa de control de la producción arrocera que viene aplicándose desde hace 30 años. Se introducirá un sistema nuevo por el cual los productores y las organizaciones agrícolas determinarían su propia producción. En el ejercicio económico de 2003 el Ministerio de Agricultura reduciría la superficie sembrada con arroz en otras 50 000 hectáreas para alcanzar el objetivo de reducción de la superficie fijado en 1 060 000 hectáreas.

JORDANIA (19 de febrero)

La siembra de los cereales de invierno de 2003 terminó en diciembre en condiciones atmosféricas en general mejoradas. Unas precipitaciones entre medias y superiores a la media recibidas en diciembre y enero han mejorado la humedad del suelo y beneficiaron el desarrollo de los cultivos.

La producción total de trigo y cebada en 2002 se estimó en 133 000 toneladas, casi el triple de la menguada cosecha del año anterior. Normalmente, la producción interna de cereales cubre solamente una parte pequeña de las necesidades de consumo, y el resto se cubre con importaciones. Las importaciones de trigo en 2002/03 (julio/junio) se pronostican en 840 000 toneladas, casi igual que el año pasado. Las de cereales secundarios en 800 000 toneladas, volumen ligeramente inferior al del año pasado.

KAZAJSTÁN (5 de febrero)

Según las estimaciones oficiales, la superficie cultivada con trigo disminuirá alrededor de 1,2 millones de hectáreas con respecto a los 11,7 millones de hectáreas cultivadas en 2002, situándose en 2003 en 10,5 millones de hectáreas. El deterioro de la relación de intercambio para los cereales, debido a la baja de los precios internacionales del trigo y a la fuerte competencia de Rusia y Ucrania, constituye la razón principal de la reducción de la superficie del trigo de este año. Los pronósticos provisionales cifran la cosecha de cereales en 13,3 millones de toneladas, incluidos 10,5 millones de toneladas de trigo, 1 950 000 toneladas de cebada y 300 000 toneladas de maíz. Las exportaciones totales de cereales en la actual campaña comercial se estiman en 5,4 millones de toneladas, incluidos 5 millones de toneladas de trigo y 389 000 toneladas de cebada. Kazajstán ha estado destinando sus productos a mercados de exportación no tradicionales, como el Oriente Medio, África del Norte y Brasil.

KIRGUISTÁN, REPÚBLICA DE (5 de febrero)

Los informes más recientes indican para este año una producción de cereales de 1 850 000 toneladas, frente a los 1,9 millones de toneladas obtenidos en 2001. La cosecha de cereales de este año incluye 1,3 millones de toneladas de trigo y 533 000 toneladas de cereales secundarios (cebada y maíz). La necesidad de importación de cereales para la campaña comercial 2002/03 se estima en 179 000 toneladas, que se comprarán comercialmente, mientras que las exportaciones se estiman en 35 000 toneladas.

LAO (18 de febrero)

Se ha terminado de recoger la cosecha de arroz de la temporada seca, sembrada entre mediados de mayo y principios de julio. Esta cosecha, que se produce principalmente en la cuenca del Río Mekong, representa alrededor de un 75 por ciento de la producción arrocera total. La segunda cosecha, que se produce bajo riego en la temporada seca, se planta entre mediados de noviembre y enero y se cosecha en abril.

La producción de la cosecha de arroz de 2002, estimada en 2 410 000 toneladas de arroz en cáscara (1 450 000 toneladas de arroz elaborado) es ligeramente superior a la del año anterior. El continuo incremento en los últimos años del empleo de variedades de alto rendimiento ha determinado una tendencia ascendente de la producción desde 1996.

LÍBANO (19 de febrero)

La siembra de las cosechas de trigo y cebada, que se recogerán a partir de junio, se terminó en condiciones atmosféricas en general mejoradas. La producción de cereales de 2002 se estima en 94 000 toneladas, lo que representa un nivel situado en torno a la media.

Las importaciones de cereales, principalmente trigo, para 2002/03 (julio/junio) se pronostican en aproximadamente 760 000 toneladas, volumen ligeramente superior al del año anterior.

MALASIA (18 de febrero)

Los cultivos de la cosecha principal de arroz, sembrados hasta noviembre del año pasado, se desarrollaron con precipitaciones normales. La recolección, que comenzó en diciembre en algunas zonas, terminará en abril. La producción de esta cosecha que normalmente representa el 60 por ciento de la producción total de arroz debería de estar en torno a la media. La cosecha secundaria se planta a partir de marzo y la mayor parte se cosecha en julio. Suponiendo condiciones atmosféricas normales, se pronostica para 2002 una producción total de 2,1 millones de toneladas de arroz en cáscara, o sea 1,4 millones de toneladas de arroz elaborado, volumen prácticamente inalterado con respecto a los dos años anteriores. Este volumen de producción interna cubre solamente alrededor de dos terceras partes del consumo total de arroz. El resto tiene que cubrirse con importaciones de alrededor de 0,7 millones de toneladas. Las importaciones de trigo y maíz para la campaña comercial 2002/03 (julio/junio) se estiman en 1,4 millones de toneladas y 2,4 millones de toneladas, respectivamente, volumen semejante a las importaciones de los tres años anteriores.

MONGOLIA* (18 de febrero)

Los principales cereales alimentarios básicos que se producen en el país son el trigo y la cebada, pero este último constituye sólo un 1 por ciento de la producción de trigo. Pese al aumento de la superficie plantada, las condiciones de crecimiento desfavorables de la última campaña (es decir, menos del 50 por ciento de precipitaciones normales y temperaturas elevadas) afectaron gravemente a los cultivos. La cosecha de trigo recogida en septiembre del año pasado se estima en 159 000 toneladas, volumen superior al de la producción afectada por la sequía del año anterior pero inferior en un 25 por ciento a las cosechas medias obtenidas en los comienzos de los años noventa. También ha sido muy inferior a lo normal la producción de papas y de otras hortalizas. El año pasado, el 70 por ciento del país se vio afectado por una grave sequía, a la que siguieron nevadas tempranas caídas en diciembre presagiando otro invierno riguroso.

Las condiciones extremas del invierno de este año, el “dzud” que le llaman en Mongolia y que siguió a la sequía de los meses de verano, han constituido una amenaza para el sustento de 665 000 personas. Según la Cruz Roja Mongola y la Comisión Estatal de Emergencias se prevé que morirán hasta 2,5 millones de animales antes de la próxima primavera por falta de forrajes suficientes.

Para satisfacer las necesidades del consumo interno de cereales en la campaña comercial que termina en septiembre de 2003 el país tendrá que importar 220 000 toneladas de trigo, 13 000 toneladas de arroz, y 5 000 toneladas de maíz. El país tiene un problema grave de balanza de pagos, de manera que las importaciones comerciales cubrirán sólo una parte de esa necesidad y el resto tendrá que cubrirse con asignaciones de ayuda alimentaria.

MYANMAR (18 de febrero)

Las condiciones de crecimiento han sido en general satisfactorias tanto para la cosecha de arroz de la temporada principal recogida hasta diciembre del año pasado como para la cosecha secundaria que ya se ha sembrado y se recogerá a partir de mediados de marzo. La estimación actual de la producción total de arroz en 2002/03 se cifra en aproximadamente 21,8 millones de toneladas (13,9 millones de toneladas de arroz elaborado), volumen semejante al del año anterior. La producción de las cosechas de trigo y cereales secundarios (principalmente maíz), que se están recogiendo actualmente, se estima en 90 000 toneladas y 540 000 toneladas, respectivamente, sin variaciones respecto al año pasado. Gracias al constante aumento registrado en la producción arrocera de los últimos años, el país ha vuelto a entrar en el mercado mundial como importante exportador de arroz. Las exportaciones en 2002 se estiman en alrededor de 1 millón de toneladas.

NEPAL (19 de febrero)

La estimación provisional de la cosecha de arroz de 2002, que se ha terminado de recoger en diciembre, es de 4,0 millones de toneladas de arroz en cáscara (2,6 millones de toneladas de arroz elaborado), lo que representa una disminución del 4 por ciento respecto a la excelente cosecha de 4,2 millones de toneladas del año anterior. La producción total de cereales secundarios se estima en 1,8 millones de toneladas, casi igual a la del año pasado. La cosecha de trigo de invierno se recogerá en marzo de 2003. Teniendo en cuenta el tiempo imperante en los últimos meses, que ha sido más seco de lo normal, y la racha fría que caracterizó todo el mes de enero, el pronóstico inicial relativo a la producción se cifra en 1 260 000 toneladas, volumen prácticamente inalterado respecto al año anterior.

En julio, las inundaciones causadas por las intensas lluvias del monzón en el distrito nordoriental arrasaron muchas tierras agrícolas determinando una fuerte disminución de la producción agrícola y una carestía de alimentos en el distrito. También se señala una grave situación de escasez de alimentos en el distrito de Parbat, en el centro del Nepal, que necesita asistencia alimentaria. El PMA está prestando asistencia alimentaria a los programas nacionales de suficiencia de alimentos y a los refugiados butaneses que viven en campamentos situados en el Nepal

PAKISTÁN (18 de febrero)

En el Pakistán se observaron precipitaciones inferiores a lo normal durante los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2002. Las provincias de Sindh y Baluchistán están experimentando sequía, y en las de Punjab y Sindh escasea el agua para riego. Pero las intensas lluvias caídas en febrero han mejorado la disponibilidad de agua para la actual cosecha de trigo. Por ahora se prevé para 2003 una producción de trigo y de otros cereales inferior a lo normal, semejante a la producción afectada por la sequía de 2002. El Pakistán produjo en 2002 alrededor de 19 millones de toneladas de trigo, alrededor de 3 millones de toneladas menos que la cosecha récord de 2001. Desde abril de 2001 el país ha exportado 1,6 millones de toneladas de trigo de la producción excedentaria de ese año.

Se estima que la cosecha de cereales secundarios recogida en noviembre de 2002, y recuperada gracias a unas lluvias buenas caídas en septiembre de ese año, rendirá una producción media de alrededor de 2,1 millones de toneladas, volumen inalterado respecto al año anterior.

Una misión de la FAO y el PMA visitó las provincias de Baluchistán y Sindh del 3 de noviembre al 2 de diciembre de 2002 para evaluar los efectos de la sequía en la agricultura, el ganado y la seguridad alimentaria de las familias, y para determinar las necesidades de urgencia de la población afectada. La misión estimó las pérdidas sufridas en la agricultura de secano en un 60 a 100 por ciento, y el número de las personas en las dos provincias que necesitan asistencia alimentaria de urgencia en 496 000. A través de la operación de urgencia del PMA se está prestando asistencia a las poblaciones afectadas por la sequía y a los refugiados afganos.

SIRIA (19 de febrero)

Gracias a unas condiciones atmosféricas mejoradas, las perspectivas para las cosechas de trigo y cebada que se recogerán a partir de mayo son favorables. La producción de trigo en 2002 se estima en un nivel superior a la media de 4,5 millones de toneladas. También la de cebada se estima en un volumen superior a la media de 800 000 toneladas, pero inferior en casi un 15 por ciento a la buena cosecha del año anterior.

Las importaciones de trigo y arroz en 2002/03 (julio/junio) se pronostican en un volumen total de 235 000 toneladas, casi igual que el año pasado, y las de maíz en 500 000 toneladas, cerca de un 40 por ciento menos que el año anterior.

SRI LANKA (18 de febrero)

La cosecha de arroz de la temporada Maha plantada en octubre y noviembre se recogerá en marzo y abril de 2003. Todo parece indicar una cosecha excelente de cerca de 2 millones de toneladas, o sea alrededor de un 15 por ciento más que la producción Maha de 2002. Gracias al proceso de paz actualmente en curso se pudieron cultivar más tierras y transportar semillas, fertilizantes y otros insumos, particularmente en las zonas del norte y el este afectadas por el conflicto. Las precipitaciones superiores a la media recibidas desde octubre de 2002 también beneficiaron a la actual cosecha de arroz. La cosecha Maha suele absorber alrededor de dos terceras partes de la producción arrocera anual. La segunda siembra de arroz de la “temporada Yala” comienza en abril y mayo.

El maíz de la temporada Maha que se recogerá en febrero y marzo de 2003 debería de ser superior al nivel medio de alrededor de 30 000 toneladas.

Los últimos informes comunicados por los medios locales el 19 de diciembre de 2002 indicaban que las lluvias torrenciales habían obligado a casi 100 000 familias a abandonar sus hogares y trastornado el transporte en las zonas septentrionales y orientales. Las Naciones Unidas han comenzado la segunda fase de evaluación de las necesidades principalmente en las zonas del norte y el este de la isla afectadas por el conflicto. En una conferencia de donantes que se celebrará en Japón en junio de 2003 se presentarán proyectos de llamamientos unificados de las Naciones Unidas para la reconstrucción y rehabilitación de la agricultura y de otros sectores de la economía.

TAILANDIA (18 de febrero)

Se ha terminado de recoger el arroz de la temporada principal de 2002, en la que han habido lluvias excesivas e inundaciones durante agosto, noviembre y diciembre y lluvias inferiores a lo normal durante julio y octubre. Se prevé que la producción anual de arroz para 2002 será de alrededor de 25,8 millones de toneladas (17,1 millones de toneladas de arroz elaborado), siempre y cuando la segunda temporada (mayo-julio), que depende mucho del riego y suele absorber alrededor de un 25 por ciento de la producción anual, tenga un ritmo normal de producción.

También se han terminado de recoger los cereales secundarios, principalmente maíz, previéndose para 2002 una producción situada en torno a los 4,2 millones de toneladas. Lo que representa una producción inferior en un 11 por ciento a la de 4,7 millones de toneladas obtenida en 2001, debido principalmente a la sequía registrada en algunas zonas maiceras del norte.

Tailandia es el principal exportador mundial de arroz, que en 2002 ha exportado 7,3 millones de toneladas. Pero en enero y febrero de 2003 las exportaciones disminuyeron en comparación con el mismo período de 2002.

TAYIKISTÁN (5 de febrero)

Los informes más recientes indican que en 2003 la superficie plantada con cereales de invierno aumentó en 94 000 hectáreas con respecto a 2002. En vez de algodón se han sembrado cereales, debido a que el país está tratando de satisfacer sus necesidades alimentarias internas a través de su propia producción. El trigo, el cultivo alimentario más importante, se ha sembrado en 348 000 hectáreas. Si persistieran condiciones atmosféricas favorables en la primavera y el verano, Tayikistán debería de producir alrededor de 713 000 toneladas de cereales, lo que representaría un volumen superior en más de 91 000 toneladas al de la cosecha mejorada de 2002. El pronóstico provisional para este año incluye 600 000 toneladas de trigo, 40 000 toneladas de maíz y 23 000 toneladas de cebada. Como los pronósticos relativos a la producción y a la utilización interna de cereales indican un nivel superior a la media, la necesidad de importaciones para 2003/04 se estima en 526 000 toneladas de cereales, incluidas 103 000 toneladas de ayuda alimentaria.

TIMOR-LESTE, REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DE (18 de febrero)

Se ha comenzado a recoger el maíz, el principal cultivo alimentario básico del país. Se pronostica provisionalmente que la producción será algo superior al volumen de 106 000 toneladas estimado para el año pasado, debido a un aumento de la superficie sembrada a causa de una suficiente disponibilidad de insumos agrícolas y de una situación de seguridad mejorada. La cosecha de arroz, que se siembra de diciembre en adelante, normalmente produce alrededor de 50 000 toneladas.

No se dispone de estimaciones seguras sobre la producción de raíces, tubérculos y legumbres. Teniendo en cuenta la producción total de cereales, la necesidad de importaciones (por déficit de alimentos) para la campaña comercial 2002/03 (abril/marzo) se estima en alrededor de 28 000 toneladas, o sea un 17 por ciento de la necesidad total del consumo nacional. Se han señalado casos de escasez de alimentos y malnutrición, particularmente entre los refugiados repatriados.

En los enfrentamientos registrados a principios de diciembre en Dili hubo dos víctimas y varios heridos. Fueron los peores actos de violencia registrados desde que este país de alrededor de 800 000 habitantes logró su independencia en mayo de 2002.

TURKMENISTÁN (6 de febrero)

La superficie sembrada con cereales, en particular trigo, ha aumentado significativamente en consonancia con la política adoptada por el gobierno para alcanzar la autosuficiencia alimentaria. Los informes más recientes indican que se han sembrado cereales de invierno en 798 000 hectáreas, lo que representa una siembra semejante a la del año pasado. Si las precipitaciones y el promedio de los flujos de agua de los ríos Amu y Murghab fueran suficientes, el país debería de producir alrededor de 2,1 millones de toneladas de cereales, incluidos 2 millones de toneladas de trigo, 60 000 toneladas de cebada, 20 000 toneladas de arroz y 20 000 toneladas de maíz. De concretizarse este pronóstico, en 2003 Turkmenistán podrá satisfacer las necesidades internas de cereales y exportar una cantidad limitada de trigo.

TURQUÍA (19 de febrero)

Las perspectivas iniciales para el trigo y la cebada de 2003 han mejorado con las fuertes lluvias y nevadas caídas recientemente. La producción de trigo en 2002, estimada en 20 millones de toneladas, fue superior en alrededor de 1 millón de toneladas a la de 2001 debido al tiempo favorable. La producción de cereales secundarios (principalmente cebada y maíz) decreció en alrededor de 60 000 toneladas a 10,1 millones de toneladas. La producción arrocera se pronostica en 380 000 toneladas, volumen ligeramente superior al del año anterior. Las importaciones de trigo en 2002/03 (julio/junio) se pronostican en 400 000 toneladas, frente a 1 millón de toneladas estimado para el año anterior. También se pronostica que las importaciones de maíz disminuirán en 400 000 toneladas a 800 000 toneladas. Según se prevé, en la campaña que termina en junio de 2003 aumentarán las exportaciones de trigo y cebada.

UZBEKISTÁN (5 de febrero)

Uzbekistán ha desplegado esfuerzos notables para incrementar la producción de cereales con el fin de satisfacer las necesidades del consumo interno. En los últimos años, la superficie sembrada con cereales ha ido aumentando constantemente a expensas del algodón. La superficie sembrada con cereales de invierno pasó de 1,2 millones de hectáreas en 2002 a 1,3 millones de hectáreas en 2003. Si persistieran condiciones atmosféricas favorables y hubiera un flujo de agua suficiente en los ríos Mau y Sir, Uzbekistán debería de producir este año un volumen sin precedentes de 5,5 millones de toneladas de cereales, frente a la cosecha mejorada de 5,4 millones de toneladas obtenida en 2002. La producción total de cereales pronosticada para este año incluye 5 millones de toneladas de trigo, 140 000 toneladas de cebada, 155 000 toneladas de arroz y 130 000 toneladas de maíz. La necesidad de importación de cereales para la actual campaña comercial, estimada en alrededor de 412 000 toneladas, se refiere principalmente al trigo y arroz de alta calidad.

VIET NAM (19 de febrero)

Se han terminado de recoger las cosechas de arroz de verano y otoño y las de Lua Mua (cosecha del “décimo mes” recogida en diciembre y enero). La cosecha de verano había sufrido algunos daños debidos a las inundaciones registradas en el Delta del río Mekong (en el sur), mientras que en la parte central del país predominaron condiciones secas. Sin embargo, las precipitaciones buenas caídas durante los últimos meses del año beneficiaron a la cosecha Lua Mua que se produce en la parte septentrional del país. Debido a la disminución de la superficie plantada en el Delta Mekong, donde los agricultores han pasado a otros cultivos, la superficie sembrada con arroz disminuyó ligeramente. La conjunción de todos estos factores hace que la producción total de arroz para 2002 se estime en 34,1 millones de toneladas (22,7 millones de toneladas de arroz elaborado), lo que representa un aumento de alrededor del 6,5 por ciento respecto al año anterior.

Debido al aumento de la superficie y a unas condiciones de crecimiento en general favorables, la producción de maíz en 2002 se estima en 2,3 millones de toneladas, o sea un 6 por ciento más que el año anterior.

Las exportaciones de arroz en 2002 fueron de 3 230 000 toneladas, lo que constituye un aumento del 7 por ciento respecto al año anterior. Viet Nam es el tercer exportador mundial de arroz después de Tailandia y la India.

YEMEN (19 de febrero)

Están por comenzar los preparativos de la tierra para la siembra de las cosechas principales de sorgo y mijo que se recogerán hacia fin de año. La producción de la cosecha de sorgo de 2002 se estima en alrededor de 268 000 toneladas, alrededor de un 30 por ciento menos que el año anterior. También disminuyó ligeramente la producción de la cosecha de trigo, situándose en 150 000 toneladas. La de maíz, estimada en 50 000 toneladas, fue semejante a la de 2001. Las importaciones de cereales en 2003, principalmente trigo, se pronostican en 2,5 millones de toneladas, en torno del mismo nivel del año anterior.

AMÉRICA CENTRAL (incluído el Caribe)

COSTA RICA (14 de febrero)

Se ha terminado de recoger la cosecha de maíz (principalmente blanco) de la segunda temporada de 2002/03 en condiciones atmosféricas estacionales. La producción de las cosechas de maíz de la primera y segunda temporada se estima provisionalmente en un nivel bajo de 12 000 toneladas, debido principalmente a una superficie plantada inferior a la media agravada por los déficit de humedad registrados a lo largo de toda la campaña. Como consecuencia de la disminución de la superficie plantada, causada principalmente por la incertidumbre de la política gubernamental en materia de importaciones, también se ha obtenido una mala producción de arroz, el cereal principal. La producción de frijoles, un importante alimento básico del país, se estima en un nivel medio de alrededor de 14 000 toneladas.

Las importaciones de trigo en la campaña comercial 2002/03 (julio/junio) se pronostican en alrededor de 200 000 toneladas, volumen semejante al del año anterior, mientras que las de maíz (principalmente amarillo) deberían de aumentar ligeramente con respecto a las 560 000 toneladas importadas en 2001/02 (julio/junio). Las importaciones de arroz en 2003 se pronostican provisionalmente en alrededor de 75 000 toneladas, pero podrían aumentar a alrededor de 100 000 toneladas, según sea el resultado de la cosecha de arroz de la primera temporada de 2003.

CUBA (15 de febrero)

Está a punto de comenzar la recolección de la cosecha de maíz de la segunda temporada de 2002/03, mientras que la de la cosecha de arroz (sembrada entre abril y agosto) ya ha terminado. Se prevé una producción de maíz satisfactoria. En cambio, la producción de arroz en 2002 se estima provisionalmente en un nivel inferior a la media de 281 000 toneladas, cercana a la mala producción obtenida el año anterior. Según los pronósticos, las importaciones de arroz en 2003 se mantendrán en el mismo nivel relativamente alto de las 480 000 toneladas importadas en 2002.

Las perspectivas para la cosecha de la caña de azúcar de 2003, el principal producto agrícola de exportación, son inciertas. Tras algunos retrasos causados principalmente por la falta de piezas de repuesto y combustible y por algunas reparaciones de la infraestructura, etc., se ha comenzado a recoger la cosecha. Todo parece indicar que la producción podría ser muy inferior a los 3,6 millones de toneladas previstos de azúcar sin refinar, situándose en un nivel semejante al de la cosecha de 2002. La cosecha del año pasado fue una de las peores de los últimos cincuenta años. La recuperación del país respecto a la crisis económica de comienzos de los años noventa dejó mucho que desear en 2002, al haber disminuido espectacularmente las fuentes de divisas como el turismo y las remesas del exterior y a raíz de las graves consecuencias de los dos violentos huracanes registrados a fines de septiembre.

EL SALVADOR (14 de febrero)

Se han terminado de recoger las cosechas de cereales secundarios de la segunda temporada de 2002/03 y la producción total de maíz para el año (ambas cosechas) se estima provisionalmente en un nivel muy superior a la media de 637 000 toneladas. La producción de sorgo es de alrededor de 139 000 toneladas, semejante a la del año pasado pero inferior a la media de los últimos cinco años (168 000 toneladas). La producción de frijoles, un producto básico importante, se estima en 82 000 toneladas, frente al volumen muy superior a la media de 84 000 toneladas del año pasado. La crisis sigue afectando al sector cafetero y es probable que continúe en los últimos meses. Se han registrado casos de malnutrición grave entre los niños, particularmente en las provincias occidentales de Ahuachapán y Sonsonate. Se está prestando asistencia alimentaria de la comunidad internacional a unas 2 200 familias. También se está considerando la posibilidad de prestar asistencia alimentaria en otras zonas productoras de café.

Se prevé que las importaciones de trigo en la campaña comercial 2002/03 (agosto/julio) serán del orden de las 195 000 toneladas, volumen semejante al importado el año anterior. Las importaciones de maíz se pronostican en 335 000 toneladas, nivel considerablemente superior al de las importaciones de 2001/02.

GUATEMALA (14 de febrero)

Se han terminado de recoger las cosechas de cereales secundarios y frijoles de la segunda temporada de 2002/03. La producción de maíz, el cereal principal, se estima provisionalmente en 1,1 millones de toneladas, alrededor de un 4 por ciento más que la media de los últimos cinco años. También se ha obtenido una producción media de sorgo. Se continúa prestando asistencia alimentaria de la comunidad internacional a las familias rurales de algunas zonas del oeste, cuyas cosechas de la primera temporada de 2002 se vieron gravemente afectadas por el mal tiempo. También se proporciona asistencia alimentaria a miles de trabajadores que han perdido sus empleos en los cafetales como consecuencia de la crisis internacional de los precios que sigue afectando gravemente al sector. Se han registrado casos de malnutrición entre los niños.

Las importaciones de trigo en la campaña comercial 2002/03 (noviembre/octubre) se pronostican en 540 000 toneladas, volumen ligeramente superior al del año anterior (510 000 toneladas). Las importaciones de maíz en la campaña comercial 2002/03 (julio/junio) se prevén en 590 000 toneladas, poco menos que el año anterior.

HAITI (14 de febrero)

Se han terminado de recoger las cosechas de cereales de la segunda temporada de 2002/03, mientras que la siembra de la cosecha de arroz de regadío apenas ha comenzado. También han empezado los preparativos de la tierra para la siembra de la cosecha de maíz y arroz de secano que comienza en marzo. En 2002 se obtuvo una producción de maíz y arroz inferior a la media. La sequía, y las intensas lluvias e inundaciones que le siguieron, afectaron a los cultivos durante la primera parte del año, dando lugar a malas cosechas en diversas localidades del Département de la Grand’Anse y en el Département du Sud. Según los informes, en las zonas afectadas escasean los alimentos y los precios de algunos artículos alimentarios han subido de forma pronunciada. La situación alimentaria también es difícil en el Département del Nord-Ouest, la zona del país más afectada por la sequía. Se está distribuyendo asistencia alimentaria de la comunidad internacional, y es probable que continúe en los próximos meses.

Las importaciones de trigo en la campaña comercial 2002/03 (julio/junio) deberían ser del orden de las 295 000 toneladas, poco más que el año anterior. Las importaciones de arroz en 2003 se pronostican en 230 000 toneladas.

HONDURAS (14 de febrero)

Se han terminado de recoger las cosechas de cereales secundarios de la segunda temporada de 2002/03 y la producción de maíz, el cereal principal, se estima provisionalmente en alrededor de 500 000 toneladas, aproximadamente un 4 por ciento menos que la media de los últimos cinco años (519 000 toneladas). La merma se debe principalmente a las pérdidas de las cosechas de la primera temporada provocadas por la sequía. La producción de sorgo se sitúa en un nivel medio de 74 000 toneladas. Miles de trabajadores cafeteros siguen sin empleo como consecuencia de la crisis internacional de los precios que continúa afectando al sector. Se está distribuyendo asistencia alimentaria a las familias más afectadas de diversas localidades de los departamentos de Ocotepeque, Lempira, El Paraíso y Olancho.

Las importaciones de trigo en la campaña comercial 2002/03 (julio/junio) deberían de ser del orden de las 250 000 toneladas, frente a unas 210 000 toneladas importadas el año anterior. Se pronostica que las importaciones de maíz serán ligeramente superiores a las 230 000 toneladas importadas en 2001/02.

MÉXICO (14 de febrero)

Se señala que los niveles de los embalses de agua y las condiciones atmosféricas son suficientes para las cosechas de trigo de regadío de 2003 en las zonas nordoccidentales del país (sembradas en octubre/diciembre de 2002). La superficie plantada es ligeramente superior a la media de 718 000 hectáreas de los últimos cinco años. La cosecha comenzará a partir de abril y los pronósticos iniciales apuntan a una producción media de alrededor de 3,3 millones de toneladas. Las operaciones de recolección de la importante cosecha de verano (plantada en primavera y verano de 2002) están muy avanzadas. Las perspectivas son buenas y la producción total de maíz para 2002 (cosechas sembradas en otoño/invierno de 2001/02 y en primavera/verano de 2002) se pronostican inicialmente en 19 millones de toneladas, lo que representa un resultado ligeramente mejor que la media de los últimos cinco años (18,3 millones de toneladas). Se ha terminado de recoger la cosecha de sorgo de 2002 y la producción se estima en alrededor de 5,5 millones de toneladas, frente a los 5,9 millones de toneladas obtenidos en 2001, lo que constituye un volumen inferior a la media en alrededor de un 6 por ciento. La merma se ha debido a una grave sequía registrada en el principal estado productor de Tamaulipas.

NICARAGUA (14 de febrero)

Está a punto de terminar la recolección de la cosecha de la tercera temporada (“apante”) de 2002/03. La producción de maíz para todo el año se pronostica inicialmente en un nivel récord de 485 000 toneladas, debido principalmente al aumento de la superficie sembrada y a unos rendimientos mejorados. La producción de sorgo también es de un nivel alto de 98 000 toneladas. La de frijoles se estima provisionalmente en un volumen récord de 144 000 toneladas.

Las importaciones de trigo en la campaña comercial 2002/03 (julio/junio) se pronostican en alrededor de 120 000 toneladas, volumen semejante al del año anterior. Las importaciones de maíz en 2002/03 (julio/junio) deberían de disminuir considerablemente con respecto al nivel de 2001/02 como consecuencia de un incremento significativo de la producción.

El sector cafetero continúa viéndose afectado por la crisis internacional de los precios y miles de trabajadores de los cafetales continúan sin empleo. Se está prestando asistencia alimentaria de la comunidad internacional a las familias afectadas.

PANAMÁ (14 de febrero)

Pese al mal tiempo imperante durante toda la campaña agrícola de 2002/03, la producción de maíz y arroz fue buena. La de arroz, uno de los alimentos básicos principales de la alimentación, se estima provisionalmente en un nivel elevado de 320 000 toneladas, frente a la media de 253 000 toneladas de los últimos cinco años. También se obtuvo una producción de maíz superior a la media.

Han comenzado los preparativos de la tierra para la siembra de las cosechas de cereales de 2003/04. Se señalan condiciones de sequía, y algunas localidades rurales se ven afectadas por la falta de agua. El gobierno está adoptando medidas oportunas.

REPÚBLICA DOMINICANA (14 de febrero)

Se han terminado prácticamente de recoger los cereales secundarios y el arroz de la segunda temporada de 2002/03. La producción de maíz se estima en un nivel medio de 32 000 toneladas, mientras que la de arroz alcanzaría un nivel récord de 740 000 toneladas. El aumento de la producción arrocera se debe principalmente a la política gubernamental orientada a lograr que el país alcance la autosuficiencia en la producción de arroz para no tener que seguir importando este alimento tan importante. Se ofrecieron a los productores incentivos financieros así como precios mínimos garantizados. Desde entonces la producción ha excedido con mucho la demanda interna de 390 000-400 000 toneladas, dando lugar a un exceso de reservas arroceras que cuesta mucho mantener y que, según se prevé, se exportarán a los países vecinos.

Han comenzado los preparativos de la tierra para la siembra de las primeras cosechas de cereales secundarios de 2003/04 que comenzarán a partir de marzo, mientras que ya se ha empezado a sembrar la primera cosecha de arroz de 2003. Se pronostica que la superficie plantada con arroz decrecerá respecto al nivel récord de 2002.

AMÉRICA DEL SUR

ARGENTINA (15 de febrero)

Para mediados de enero se había terminado de recoger la cosecha de trigo de 2002/03 en condiciones atmosféricas en general secas. Se han recogido alrededor de 5 890 000 hectáreas, frente a los 6 840 000 hectáreas cosechadas en la campaña de 2001/02. La producción obtenida se estima entre 12,2 millones de toneladas y 13 millones de toneladas, lo que representa una merma considerable con respecto a la producción de la campaña anterior (15,3 millones de toneladas) y respecto a la media de los últimos cinco años (14,9 millones de toneladas). Además de la reducción de la superficie plantada, la merma de la producción se atribuye también al mal tiempo, particularmente a las fuertes lluvias caídas en las principales zonas productoras del sudeste de la provincia de Buenos Aires.

Al final de enero volvieron a recibirse lluvias entre normales e intensas, que beneficiaron a la cosecha de maíz de 2002/03 que había experimentado los efectos de la sequía anterior. Se ha terminado de sembrar y la recolección comenzará a partir de marzo. Pese a las lluvias benéficas, la merma se produjo debido a una reducción de la superficie plantada con respecto a la de 2001/02 y a la superficie media de los últimos cinco años. Los pronósticos iniciales indican para 2003 una producción de maíz del orden de los 14 millones de toneladas, volumen muy inferior a la media de 16 millones de toneladas de los últimos cinco años y a la producción de 14,7 millones de toneladas obtenida en 2002.

A finales de enero se había terminado la siembra de la cosecha de arroz de 2003. La superficie total plantada se estima provisionalmente en alrededor de 138 000 hectáreas, lo que representa un incremento respecto a las 124 000 hectáreas plantadas en 2002 pero un nivel muy inferior a la media de 213 000 hectáreas. La producción de arroz en 2002 fue de 0,7 millones de toneladas, frente a una media quinquenal de 1,1 millones de toneladas.

BOLIVIA (15 de febrero)

Las intensas lluvias e inundaciones registradas durante enero y la primera quincena de febrero en el departamento de Santa Cruz, la principal zona productora situada en la parte oriental del país, han afectado al desarrollo de los cultivos de 2003. También se registraron lluvias fuertes e inundaciones en enero en los alrededores de La Paz con efectos semejantes en los cultivos. En cambio, en enero se registró una grave sequía en los valles del departamento central de Cochabamba y en el sur del departamento de Chuquisaca, donde se han señalado daños a los cultivos de trigo y cereales secundarios plantados recientemente. Según informes oficiales, han quedado afectadas más de 34 350 hectáreas de tierras agrícolas. El gobierno ha declarado un estado de emergencia y actualmente se están distribuyendo alimentos de la comunidad internacional a los grupos vulnerables. Las perspectivas para el trigo y los cereales secundarios de la primera temporada de 2003 que se recogerán a partir de marzo son inciertas.

Las importaciones de trigo en la campaña comercial 2002/03 (julio/junio) se pronostican en 250 000 toneladas, volumen semejante al del año anterior.

BRASIL (15 de febrero)

La recolección de la cosecha de trigo de 2002 había terminado en diciembre, estimándose la producción obtenida en 2,9 millones de toneladas, volumen inferior a los 3,3 millones de toneladas obtenidos en 2001 pero aún así superior a la media de los últimos cinco años (2,4 millones de toneladas). Anteriormente se había pronosticado una producción mayor, pero el mal tiempo (heladas, sequías y lluvias tardías) afectó a los cultivos en los principales estados productores de Paraná y Rio Grande do Sul. El aumento de la producción con respecto a la media se debió al programa de incentivos para los agricultores ejecutado por el gobierno con el afán de reducir la dependencia del país respecto a las importaciones. Anualmente, se importan alrededor de 7 millones de toneladas de trigo. La siembra de la cosecha de trigo de 2003 comenzará a partir de finales de mayo y, en consonancia con el programa de expansión del gobierno, se prevé un aumento de la superficie sembrada.

La siembra de la cosecha principal de maíz de 2002/03 (cosecha de verano) está prácticamente terminada. Pese a una ligera disminución de la superficie sembrada con respecto a la del año anterior, se pronostica oficialmente un aumento de la producción de la cosecha principal de maíz de 2003 a alrededor de 29,8 millones de toneladas, gracias a la situación buena de los cultivos y a la previsión de rendimientos mejorados. En los grandes estados productores del centro y el sur está por comenzar la siembra de la cosecha de la segunda temporada (“zafrihna”) de 2003, mientras que en los estados nordorientales ya ha terminado. También se están ofreciendo incentivos financieros a los productores de maíz para que aumenten la producción. En 2002, la producción de maíz disminuyó significativamente a 35,5 millones de toneladas con respecto al nivel casi sin precedentes de 41,4 millones de toneladas obtenidos en 2001. La producción de las cosechas de la primera temporada (de verano) y de la segunda temporada (“zafrinhas”) de 2003 se estima en alrededor de 37,1 millones de toneladas.

Está a punto de comenzar la recolección de la cosecha de arroz de 2003, de la que se pronostica una producción de nivel medio.

COLOMBIA (15 de febrero)

La recolección de las cosechas de cereales de la segunda temporada de 2002/03 está muy avanzada. Se prevé que la producción de maíz, el principal cereal secundario, será de alrededor de 1 150 000 toneladas, volumen ligeramente superior al de la producción obtenida en 2001 y a la media de los últimos cinco años situada en alrededor de 1 millón de toneladas. Se prevé una producción media de 250 000 toneladas de sorgo. La producción de arroz, el cereal principal, se estima para 2002 en 2 350 000 toneladas, frente a un nivel medio de 2,1 millones de toneladas.

Según los pronósticos, en 2003 las importaciones de trigo disminuirán con respecto al volumen de 1,2 millones de toneladas del año anterior, como consecuencia principalmente del alza de los precios internacionales. Las importaciones de maíz en 2003 deberían de mantenerse en torno a los 2,1 millones de toneladas debido a la fuerte demanda del sector forrajero.

En diversas partes del país se continúa prestando asistencia alimentaria de la comunidad internacional a la población desplazada en el interior y a las víctimas de los disturbios civiles que vienen afectando al país desde hace mucho tiempo.

CHILE (15 de febrero)

La recolección de la cosecha de 2003 ha terminado recientemente y la producción obtenida se estima provisionalmente en un nivel medio de 1,5 a 1,6 millones de toneladas. Anteriormente se había pronosticado un nivel superior, pero la cosecha se vio afectada por el exceso de humedad y la disminución de los rendimientos obtenidos. También se ha terminado de sembrar la cosecha de maíz de 2003 en una superficie estimada oficialmente en 96 790 hectáreas, lo que representa un incremento respecto a los 87 270 hectáreas sembradas en 2002. El aumento de la superficie se debe a los precios atrayentes ofrecidos a los productores. Está a punto de comenzar la recolección y se pronostica una producción superior a la media. La superficie sembrada con cebada aumentó con respecto a la del año anterior pero aún así sigue siendo inferior a la media. También se señalan para 2003 plantaciones de avena superiores a la media.

Según los pronósticos, en la campaña comercial 2002/03 las importaciones de trigo se mantendrán en 300 000 toneladas, volumen semejante al de la campaña comercial de 2001/02. Las importaciones de maíz en 2003/04 (febrero/enero) se pronostican inicialmente en 1,1 millones de toneladas.

ECUADOR (15 de febrero)

Se ha comenzado a sembrar la cosecha principal de trigo de 2003, que se produce solamente en el altiplano, mientras que la recolección de la primera cosecha de maíz amarillo (cosecha de invierno) comenzará a partir de abril. La cosecha de maíz de invierno se produce principalmente en las zonas costeras de las provincias de Esmeraldas, Manabi, Guayas, Los Ríos y El Oro y absorbe alrededor del 65-70 por ciento de la producción total anual de maíz. También ha comenzado en las zonas costeras de estas provincias la siembra de la cosecha principal de arroz que se recogerá a partir de abril. Durante la primera quincena de febrero han reinado condiciones atmosféricas secas, después de unas precipitaciones moderadas caídas el mes anterior; en cambio, en los primeros días de febrero se registraron en las provincias costeras lluvias fuertes que dejaron incomunicadas a algunas comunidades. Si se reanudaran las lluvias normales, las perspectivas iniciales para las cosechas son buenas.

Las importaciones de trigo en la campaña comercial de 2002/03 (julio/junio) deberían pasar de las 450 000 toneladas en 2001/02 (julio/junio) a alrededor de 460 000 toneladas. Se pronostica que las importaciones de maíz en 2003 (enero/diciembre) aumentarán con respecto a las 240 000 toneladas de 2002 (enero/diciembre).

Se está distribuyendo asistencia alimentaria a los refugiados procedentes de Colombia, víctimas de los disturbios civiles que afectan a dicho país.

PERÚ (15 de febrero)

A principios de febrero se registraron lluvias intensas e inundaciones en las partes sudorientales del país, particularmente en los departamentos de Cuzco, Madre de Dios y Puno. Se señalaron algunas víctimas y daños considerables a las viviendas y a la infraestructura. En algunas de las regiones se ha declarado el estado de emergencia y se está prestando socorro a la población afectada. Ha comenzado la siembra de la cosecha de trigo de 2003, un tipo de trigo blando que se produce principalmente en las sierras para el consumo local y que no sirve para la molienda. Los pronósticos iniciales indican que la superficie plantada debería de alcanzar, como el año pasado, un nivel superior a la media. Se ha comenzado a sembrar la cosecha de maíz amarillo de 2003, mientras que ya se ha sembrado la mayor parte del maíz blanco. Tanto el maíz blanco como el amarillo se producen durante todo el año, principalmente en la costa y en los valles orientales de la Cordillera de los Andes. Se prevé que la superficie total de maíz estará cercana al nivel récord de 560 000 hectáreas alcanzado en 2002. Los niveles de los embalses de agua para la siembra de la cosecha de arroz de regadío de 2003 se consideran suficientes en las principales zonas productoras septentrionales de Lambayeque y Piura. Han comenzado las operaciones de siembra para la recolección que comenzará a partir de mayo.

Según los pronósticos, las importaciones de trigo en 2003 serán del orden de 1,3 millones de toneladas, volumen semejante al de las de 2002. Las importaciones de maíz en 2003 deberían de mantenerse sin modificaciones en 1 millón de toneladas.

URUGUAY (15 de febrero)

La recolección de la cosecha de trigo de 2002 ha terminado recientemente, estimándose provisionalmente la producción en alrededor de 280 000 toneladas, casi el doble de la cosecha afectada por las inundaciones de 2001 pero aún así inferior a la media de los últimos cinco años. También se ha terminado de recoger la cosecha de cebada de 2002 con una producción estimada en alrededor de un nivel medio de 170 000 toneladas. La recolección de las cosechas de cereales secundarios de 2003, así como la de la importante cosecha de arroz, comenzará a partir de marzo. Se prevé una recuperación en la producción arrocera que en 2002 había alcanzado un nivel inferior a la media de 940 000 toneladas, debido principalmente a los precios poco atractivos para los productores y a las limitaciones experimentadas por éstos.

VENEZUELA (15 de febrero)

Se han terminado de recoger las cosechas de cereales secundarios de 2002 y la producción de maíz se estima provisionalmente en un nivel cercano a la media, mientras que la de sorgo debería de ser inferior al nivel medio. La merma de la producción se ha debido principalmente al mal tiempo reinante en las principales zonas productoras durante la campaña agrícola. En 2002, la producción de arroz, el cereal principal, fue de 0,6 millones de toneladas, volumen considerablemente inferior a la media de los últimos cinco años (0,7 millones de toneladas). La merma de la producción arrocera se debe a la escasa disponibilidad de agua para riego en las importantes zonas productoras del estado central de Guárico. Aunque las reservas arroceras son suficientes para satisfacer la demanda interna en los próximos meses, es probable que hacia fines de 2003 se tengan que importar alrededor de 25 000 toneladas.

EUROPA

UE (17 de febrero)

Las informaciones más recientes indican que la superficie total sembrada con trigo de invierno podría ser marginalmente inferior a la del año anterior. En la última parte de 2002 los precios del trigo estuvieron bajo presión en la UE debido a las cantidades grandes de importaciones procedentes de otras partes de Europa, lo que redujo el incentivo para que los productores de la UE plantaran trigo, mientras que en el norte de Europa y en algunas partes de España y Portugal las condiciones húmedas impidieron los trabajos de campo.

ALBANIA (17 de febrero)

Las precipitaciones superiores a lo normal recibidas en lo que va de la campaña, tras unas condiciones particularmente secas para la producción de cereales del año pasado, han mejorado las condiciones de humedad del suelo para la cosecha de trigo de invierno y las perspectivas para los cereales de primavera. En el marco de la operación de urgencia regional balcánica el PMA continúa prestando asistencia a las personas pobres de Albania que no pueden satisfacer sus necesidades alimentarias básicas.

BELARÚS (4 de febrero)

La superficie plantada este año con cereales de invierno es semejante a la de los dos últimos años. Sin embargo, los cereales de invierno se encuentran en una situación crítica debido al frío riguroso imperante en diciembre y enero, a la insuficiente cubierta de nieve y a las heladas. Los cereales de primavera son los cultivos más importantes del calendario agrícola del país, y en primavera se resiembran los cereales de invierno gravemente damnificados. Por lo tanto, se considera que en 2003 la producción total disminuirá sólo en alrededor de 390 000 toneladas con respecto a la de 2002. La producción de cereales pronosticada para 2003 incluye 2,1 millones de toneladas de cebada, 1,7 millones de toneladas de centeno y 970 000 toneladas de trigo. La necesidad de importación de cereales durante la actual campaña comercial se estima en 651 000 toneladas, incluidas 405 000 toneladas de trigo, 135 000 toneladas de maíz y 71 000 toneladas de centeno.

BOSNIA Y HERZEGOVINA (6 de febrero)

Los cereales de invierno se han plantado en superficies semejantes a las del año pasado, y la situación de los cultivos de invierno es satisfactoria. La producción total de 2003 se pronostica en poco más de 1,1 millones de toneladas, volumen semejante al de 2002. La producción pronosticada incluye alrededor de 340 000 toneladas de trigo, 640 000 toneladas de maíz y 55 000 toneladas de cebada. La necesidad de importación de cereales para la actual campaña comercial se estima en 230 000 toneladas, incluidas 80 000 toneladas de ayuda alimentaria.

BULGARIA (17 de febrero)

Según informes oficiales, la superficie sembrada con trigo de invierno será del orden de las 900 000 hectáreas, frente a una media de alrededor de 1 millón de hectáreas. La disminución se atribuye al mal tiempo reinante durante el apogeo del período de siembra otoñal, y a los pocos ingresos obtenidos por los pequeños y medianos productores de trigo de las cosechas del año pasado. Se informa que las condiciones atmosféricas para los cultivos han sido en general satisfactorias después de la siembra, fuera de algunos daños provocados por las heladas en algunas partes productoras de menor importancia situadas en el nordeste. Las perspectivas para la siembra de cereales de primavera se consideran favorables, gracias a unas reservas de humedad del suelo en general mejoradas en comparación con la situación del año anterior.

CROACIA (6 de febrero)

Los informes más recientes indican una cosecha de invierno satisfactoria. Se han sembrado con cereales de invierno superficies semejantes a las del año pasado. Si reinaran condiciones atmosféricas favorables, se considera que la producción total de cereales de este año será igual a la de la cosecha significativamente mejorada del año anterior, estimada en 3,3 millones de toneladas. La producción total de cereales pronosticada incluye aproximadamente 2,1 millones de toneladas de maíz, 988 000 toneladas de trigo y 171 000 toneladas de cebada. Las exportaciones de cereales en la campaña comercial actual se estiman en 450 000 toneladas.

ESTONIA (5 de febrero)

Según se prevé, la superficie total sembrada con cereales será semejante a la de 2002. Los cereales de primavera son los más importantes del calendario agrícola del país. La producción de cereales se pronostica provisionalmente en 531 000 toneladas, volumen semejante al de 2002. En este pronóstico se incluyen 240 000 toneladas de cebada y 150 000 toneladas de trigo. La necesidad de importación de cereales en la campaña comercial actual se estima en 243 000 toneladas, incluidas 104 000 toneladas de trigo, 60 000 toneladas de maíz y 45 000 toneladas de cebada.

EX REPÚBLICA YUGOSLAVA DE MACEDONIA (17 de febrero)

Las perspectivas iniciales para la próxima campaña de cereales de invierno de 2002/03 son satisfactorias, gracias a unas precipitaciones abundantes recibidas durante una parte del verano, que permitieron la reposición de los niveles de humedad del suelo después del período de seca anterior.

FEDERACION DE RUSIA ( 3 de febrero)

La superficie sembrada este año con cereales de invierno es inferior en más del 7 por ciento a la 2002. Además, el frío riguroso de diciembre y la insuficiente cubierta de nieve han afectado a extensas superficies de cereales y legumbres de invierno de manera que los cultivos de invierno se encuentran en una situación crítica. Por lo tanto, la FAO estima provisionalmente la producción total de cereales para 2003 en 75,5 millones de toneladas, alrededor de 9,6 millones de toneladas menos que en 2002. La producción total de cereales de 2003 incluye aproximadamente 42,5 millones de toneladas de trigo, 17,7 millones de toneladas de cebada, 5 millones de toneladas de centeno, 7,5 millones de toneladas de avena y alrededor de 1,6 millones de toneladas de maíz. Durante los dos últimos años Rusia ha obtenido una cosecha de cereales y legumbres significativamente mejorada. Las exportaciones de cereales durante la actual campaña comercial se estiman en 13 millones de toneladas, incluidos 10 millones de toneladas de trigo y 3 millones de toneladas de cebada.

Las personas desplazadas en el interior del país y la población vulnerable de Chechenia continúan necesitando ayuda alimentaria y otros tipos de asistencia. El PMA ha empezado a distribuir unas 34 000 toneladas de productos alimenticios básicos a aproximadamente 290 500 personas desplazadas y a la población vulnerable de Chechenia e Ingushetia. Esta operación de urgencia debería de terminar al final de diciembre de 2003.

HUNGRÍA (17 de febrero)

Se estima que la superficie sembrada en Hungría con trigo de invierno es semejante a la del año anterior. Sin embargo, se señala que la situación de los cultivos es significativamente mejor, lo que denota un incremento de la producción con respecto al nivel inferior a la media del año pasado, siempre y cuando el tiempo fuera normal durante el resto de la campaña.

LETONIA (5 de febrero)

La superficie plantada con cereales de invierno es semejante a la del año pasado (144 00 hectáreas). La producción total de cereales se estima provisionalmente en 990 000 toneladas, volumen superior en aproximadamente 30 000 toneladas a la de 2002. En este pronóstico se incluyen aproximadamente 400 000 toneladas de trigo, 295 000 toneladas de cebaba y 150 000 toneladas de centeno.

LITUANIA (5 de febrero)

Según los informes más recientes, este año se sembraron con cereales de invierno superficies semejantes a las de 2002. La producción total de cereales se pronostica provisionalmente en 2,5 millones de toneladas, volumen semejante al de 2002, en el que se incluyen poco más de 1 millón de toneladas de cebada, 800 000 toneladas de trigo y 450 000 toneladas de centeno. Las exportaciones de cereales durante la actual campaña comercial se estiman en 168 000 toneladas, y las importaciones en 105 000 toneladas.

MOLDOVA (5 de febrero)

La superficie sembrada este año con cereales de invierno (476 000 hectáreas) es semejante a la de 2002, y no se señalan daños importantes sufridos por los cultivos de invierno de este año. Las cosechas de trigo y primavera tienen casi la misma importancia. Las estimaciones provisionales cifran la producción total de cereales de 2003 en alrededor de 2,7 millones de toneladas, volumen semejante al de 2002. Este pronóstico incluye aproximadamente 1 190 000 toneladas de trigo, 1,2 millones de toneladas de maíz y 230 000 toneladas de cebada. El gobierno de Moldova está intentando, con la ayuda de la comunidad internacional, de aumentar en un futuro cercano la producción agrícola, en particular los cereales. Moldova ya ha exportado alrededor de 395 000 toneladas de cereales durante la actual campaña comercial, lo que constituye un récord después de la era soviética. Por consiguiente, las existencias de trigo son escasas y es posible que el país tenga que importar trigo para colmar el déficit.

POLONIA (17 de febrero)

Las estimaciones oficiales cifran la superficie total sembrada con trigo de invierno en 4,4 millones de hectáreas, o sea 3,5 por ciento menos que el año anterior. La superficie sembrada con trigo es de 1,9 millones de hectáreas, sólo marginalmente inferior a la del año pasado.

REPÚBLICA CHECA (17 de febrero)

En la República Checa, las perspectivas son algo inciertas. Es posible que la nueva oleada de inundaciones registrada a principios de enero haya afectado ulteriormente a algunos cultivos que ya habían sufrido los efectos del mal tiempo durante la siembra de otoño. Como consecuencia de las condiciones húmedas imperantes durante el período de siembra, se estima que la superficie sembrada con trigo de invierno, que se recogerá en el verano de este año, ha descendido a alrededor de 700 000 hectáreas, 100 000 menos que el año anterior.

REPÚBLICA ESLOVACA (17 de febrero)

Las condiciones húmedas registradas en otoño del año pasado trastornaron las siembras de los cereales de invierno (principalmente trigo), y se estima que la superficie sembrada es muy inferior a lo normal. Además, las condiciones atmosféricas imperantes en lo que va del invierno también han sido desfavorables para los cultivos en fase de latencia, de suerte que la producción de este año podría resultar notablemente menguada.

RUMANIA (17 de febrero)

A diferencia de muchas otras partes de la región, la siembra de cereales de invierno realizada en otoño del año pasado se benefició de unas condiciones atmosféricas en general favorables. La superficie total sembrada con trigo se estima en alrededor de 2,1 millones de hectáreas, semejante a la del año anterior, y las perspectivas para los rendimientos son buenas gracias a que los cultivos se sembraron en una fecha óptima.

UCRANIA (3 de febrero)

Los daños sufridos por los cultivos de invierno han sido significativamente mayores que los de los últimos seis años. Unas condiciones atmosféricas relativamente más calurosas y la insuficiente cubierta de nieve provocaron graves heladas en la mayor parte del país, que afectaron a los cereales de invierno. Se estima que más del 20 por ciento de la superficie plantada con cereales de invierno (7 780 000 hectáreas) se resembrará en primavera, mientras que los rendimientos del resto de los cereales de invierno deberían de ser inferiores a la media. Por lo tanto, la producción de cereales de 2003 se estima provisionalmente en alrededor de 35 millones de toneladas, o sea unos 3,4 millones de toneladas menos que en 2002. En la producción total de cereales de este año se incluyen 18,9 millones de toneladas de trigo, 8,7 millones de toneladas de cebada y 4,8 millones de toneladas de maíz. Las exportaciones de cereales en la actual campaña comercial se estiman en 12,2 millones de toneladas, incluidos 8 millones de toneladas de trigo y 3,3 millones de toneladas de cebada.

YUGOSLAVIA, REP. FED. DE (SERBIA Y MONTENEGRO) (6 de febrero)

La superficie sembrada con cereales de invierno, principalmente trigo y cebada, es semejante a la del año pasado, y la situación de los cultivos de invierno es satisfactoria. La producción de cereales en 2002 se estima en 8,1 millones de toneladas, o sea alrededor de 300 000 toneladas menos que en 2001. En la producción pronosticada para este año se incluyen 2,1 millones de toneladas de trigo, 5,6 millones de toneladas de maíz, y 303 000 toneladas de cebada. Las exportaciones totales de cereales en la campaña actual se estiman en 700 000 toneladas, incluidas 250 000 toneladas de trigo y 450 000 toneladas de maíz.

En el marco de una operación prolongada de socorro y recuperación iniciada en julio del año pasado, el PMA ha venido prestando asistencia a un promedio de aproximadamente 134 000 refugiados, de los cuales 130 000 están en Serbia y 4 000 en Montenegro. La CICR continuará ayudando a las personas desplazadas en el interior del país hasta fines de marzo de 2003.

AMÉRICA DEL NORTE

CANADÁ (17 de febrero)

La cosecha de trigo de invierno relativamente pequeña que se recogerá en 2003 ya se ha sembrado en una superficie estimada en un nivel récord de 400 000 hectáreas, lo que constituye un aumento del 67 por ciento respecto al año pasado, en respuesta a los altos precios del trigo vigentes en otoño. Según los primeros indicios, la cosecha principal de primavera que se sembrará en los próximos meses también apunta a un marcado incremento de la superficie sembrada, estimado en alrededor de un 7 por ciento. Si las condiciones atmosféricas volvieran a la normalidad durante este año, también disminuirá notablemente la tasa de abandono y se recuperarán los rendimientos medios. Como consecuencia, la superficie total cultivada con trigo en 2003 podría superar hasta en un 25 por ciento a la de 2002, y la producción podría aumentar en un 60 por ciento. También se prevé en 2003 un aumento de la producción de cereales secundarios, tras el volumen menguado obtenido en 2002. Sin embargo, para todos los cereales la superficie efectivamente sembrada dependerá mucho de las precipitaciones de primavera, ya que los niveles de humedad del suelo siguen siendo bajos en una gran parte de las principales zonas productoras.

ESTADOS UNIDOS (17 de febrero)

El tiempo predominantemente seco imperante desde octubre del año pasado en las principales zonas productoras de trigo de invierno está creando una preocupación mayor por las perspectivas de la cosecha de este año. La más afectada es la parte septentrional de las Grandes Praderas en las que, según se informa, los niveles de humedad del suelo son peores que los niveles ya inferiores a lo normal del año pasado. En otras partes, como en las praderas centrales y meridionales, la situación de los cultivos durante el invierno ha sido mucho mejor que hace un año gracias a unas precipitaciones benéficas caídas al comienzo de la campaña, pero la sequedad acumulada desde entonces podría empezar a manifestar sus efectos negativos en primavera cuando los cultivos interrumpan la fase de latencia y necesiten humedad para su desarrollo. Según el informe de enero del USDA (Seeding Report), la superficie sembrada con trigo de invierno para la cosecha de 2003 ha aumentado en un 6 por ciento con respecto al año anterior, a 17,9 millones de hectáreas, lo que constituye la superficie mayor desde 1998. El incremento se atribuye principalmente al alza de los precios del trigo registrado en agosto durante el apogeo del período de siembra. La cuantía de las siembras de trigo y cereales secundarios de primavera, que en algunos estados comienzan a partir de marzo, dependerá mucho de las precipitaciones que se reciban en las próximas semanas.

OCEANIA

AUSTRALIA (19 de febrero)

Después de diciembre, la estimación de la producción total de cereales de invierno de 2002 se ha revisado a la baja debido principalmente a los resultados, peores de lo previsto, obtenidos en Australia Occidental y Australia Meridional. En todo el país los cultivos de cereales de invierno de 2002 han sido devastados por una grave sequía, de suerte que en el informe de febrero de ABARE la producción total de la producción de cereales de invierno en 2002 se cifraba en 15,4 millones de toneladas, un 61 por ciento menos que la cosecha récord del año anterior, lo que constituye la producción más baja desde 1982. Del total indicado, se estima que el trigo representa 9,4 millones de toneladas, o sea un 62 por ciento menos que en 2001. También la cosecha de cereales secundarios de invierno se considera afectada por la sequía. Según el informe de ABARE, la superficie total sembrada con cultivos de maíz y sorgo de verano asciende a poco más de 500 000 hectáreas, alrededor de un 40 por ciento menos que el año anterior y un 20 por ciento menos del nivel medio de los últimos cinco años. También son malas las perspectivas para los rendimientos, a menos que se recibieran dentro de poco precipitaciones abundantes para los cultivos en desarrollo.

FIJI (19 de febrero)

El 13 de enero, las Islas se vieron azotadas por el ciclón “Ami” que dejó un saldo de víctimas y daños a las viviendas, a los cultivos y a la infraestructura. La isla de Vanua Levu, la segunda mayor del Grupo Fiji, que representa una cuarta parte de la población del archipiélago, fue la más afectada, seguida de otras islas conocidas con el nombre de Grupo Lau. Labasa, la capital de la isla, quedó sumergida bajo las riadas repentinas provocadas por las fuertes lluvias y vendavales del huracán. El 23 de enero el gobierno declaró un estado de desastre y dirigió un llamamiento pidiendo ayuda internacional. Se señala que las personas afectadas son del orden de las 53 000. La comunidad internacional ha prestado socorro de urgencia.

ISLAS SALOMÓN (19 de febrero)

El 28 y 29 de diciembre las Islas Salomón se vieron fuertemente azotadas por el ciclón tropical “Zoe”, uno de los peores de todos los tiempos, que provocó daños inmensos a las viviendas y a los cultivos, así como a los sistemas de abastecimiento de agua y a otras instalaciones comunitarias, particularmente en las aldeas costeras. Las islas más afectadas fueron las de Tikopia (situada a alrededor de 600 millas de la capital del Archipiélago), Anuta, Fataka y algunas partes de la isla Santa Cruz. No se señalan pérdidas de vidas humanas, pero las personas afectadas son del orden de las 2.000. La comunidad internacional prestó ayuda de socorro y apoyo logístico. La seguridad alimentaria de la población se ve amenazada, de suerte que se recomienda mantener una vigilancia cercana en los próximos meses.


1. La estimación de la necesidad de importaciones se basa en el informe de la misión FAO/PMA del 25 de octubre de 2002, y es diferente de la cifra relativa a la necesidad de importaciones publicada en “Perspectivas Alimentarias” de febrero de 2003. Esta estimación se basa en las cifras revisadas de la población y del consumo per cápita.


Página anteriorInicioPágina siguiente