Página precedente Indice Página siguiente


5. SISTEMAS DE COMUNICACIóN POR SáTELITE


5.1. Principios

Los sistemas de comunicación por satélite relacionados con el control de la pesca, utilizan satélites que, o bien son geoestacionarios, o se encuentran orbitando. En los sistemas geoestacionarios los satélites permanecen en una posición fija con relación a una situación geográfica dada (realmente el satélite se encuentra en una órbita fija que se mueve manteniendo una relación estable con la tierra). Con este tipo de sistema el satélite es capaz en todo momento de recibir y transmitir mensajes a cualquier equipo transmisor o receptor que se encuentre dentro del área geográfica permanentemente visible por el satélite. Los sistemas de comunicaciones basados en satélites geoestacionarios pueden disponer de más de un satélite al objeto de cubrir mayor porcentaje de la superficie terrestre.

Los satélites de comunicación orbitales se mueven dentro de una órbita de modo que el satélite pasa sobre una situación geográfica dada a intervalos regulares. Tales sistemas conllevan que los equipos transmisores o receptores terrestres solo se encuentren dentro del radio de alcance del satélite a intervalos periódicos, y consigan transmitir o recibir únicamente cuando estén dentro de la cobertura del satélite, o dicho de otro modo, cuando el satélite esté «visible». El equipo transmisor puede almacenar los mensajes hasta el momento de paso del satélite. Cuando los mensajes son transmitidos al satélite, pueden también ser almacenados en el mismo hasta que el satélite entre dentro de la zona de cobertura de una estación receptora terrestre. A diferencia de los sistemas geoestacionarios, un solo satélite podría de hecho cubrir toda la superficie de la tierra. Sin embargo pueden producirse carencias temporales de cobertura cuando el satélite no se encuentre a la vista de unas posiciones geográficas dadas. Incrementando el número de satélites se consigue incrementar igualmente la cobertura del sistema, y disminuir las carencias temporales de cobertura cuando el satélite no se encuentra visible desde una posición dada.

En ambos tipos de sistemas de comunicaciones pueden utilizarse transmisores fijos o móviles. Estos transmisores se instalan a bordo de un buque, avión, edificio, etc., y utilizan señales de radio para enviar el mensaje al transpondedor instalado en el satélite. El mensaje puede almacenarse en el satélite para ser reenviado posteriormente, o de forma inmediata, a otro receptor o transmisor con capacidad de recepción (transceptor) instalado en otro buque, avión, edificio, etc. En otros casos la estación receptora será una gran estación fija (una «estación terrestre») con capacidad de enlace con el sistema normal de telefonía terrestre.

5.2. Elementos que afectan al rendimiento del sistema

El rendimiento de un sistema basado en satélites depende en primer lugar del tipo y la intensidad de la señal de radio utilizada entre el transmisor instalado en el buque y el satélite. La potencia de la señal del satélite y su capacidad para enfocarla sobre un área geográfica son factores interdependientes, que conjuntamente determinarán los requisitos de tamaño y potencia exigibles al equipo transmisor del buque.

El tipo de señal radio utilizada por los transceptores empleados para el control pesquero se encuentra normalmente comprendida dentro de la banda de microondas, dada su gran fiabilidad y su bajo requerimiento de potencia. Esta señal no resulta mayormente afectada por las condiciones atmosféricas.

5.3. Descripción de los sistemas

Los sistemas de comunicaciones utilizados para las labores de seguimiento, control y vigilancia pesquera son, principalmente, Inmarsat, Argos y Euteltracs. Las descripciones detalladas de cada sistema pueden obtenerse directamente de los suministradores por lo que no se recogen en este documento, salvo con carácter muy general.

5.3.1. Inmarsat

Inmarsat es un sistema geoestacionario que cuenta con cuatro satélites operativos. Dos de ellos se encuentran ubicados sobre los Océanos Pacífico e Indico respectivamente, y los otros dos cubren el Océano Atlántico. Esta distribución proporciona una cobertura casi global puesto que todos los satélites están muy próximos al ecuador y las áreas de cobertura se solapan alrededor de la esfera terrestre, centradas a lo largo del ecuador. Sin embargo la cobertura total de las regiones polares no es posible, ya que la altura sobre la superficie terrestre a la que se encuentran los satélites no permite que las regiones polares sean visibles. El área fuera de cobertura es la comprendida al sur de 75 grados de latitud sur, y al norte de 75 grados de latitud norte.

Inmarsat ofrece una variedad de diferentes tipos de servicios de comunicaciones utilizando los mismos satélites. Muchos buques de gran porte utilizan Inmarsat A, o su sucesor digital, Inmarsat B. Estos tipos de servicio incluyen voz, fax y envío de datos a alta velocidad, tanto en modo transmisión como en modo recepción. El Inmarsat A o B proporcionan realmente un medio de comunicación «punto a punto» o dúplex, similar al que proporcionaría una conexión telefónica en la que ambos interlocutores se encuentran conectados de modo directo y prácticamente en tiempo real.

El Inmarsat M utiliza un formato mas reducido y de menor velocidad que el Inmarsat A o B, pero proporciona unos servicios similares. Tanto el Inmarsat A y B como el M no disponen de sistemas automáticos de informes de posición. Suministran un servicio de comunicaciones similar al de una línea telefónica, del tipo «punto a punto», sobre el cual es posible desarrollar un sistema de informes de posición. Sería necesario un esfuerzo adicional importante para llegar a cumplir con los requisitos de seguridad deseables en las funciones seguimiento y control pesquero, especialmente los relativos a establecer la autenticidad del origen de los datos de posición, minimizar los riesgos de integridad del sistema por posibles interferencias del operador, así como las precauciones adicionales de fiabilidad que requieren los sistemas punto a punto.

El Inmarsat C es sustancialmente diferente de los otros formatos ofertados. El Inmarsat C no es un sistema «punto a punto» sino más bien un sistema de «almacenamiento y envío» (store and forward), mediante el cual los datos no son enviados inmediatamente desde el emisor al receptor. El informe se almacena en una ubicación intermedia, tal como una estación costera terrestre (LES) de Inmarsat, antes de ser reenviado al receptor final. Normalmente el tiempo total de transmisión es de cinco minutos aproximadamente. Obviamente este retraso no es apropiado para las comunicaciones de voz, pero es más adecuado y menos costoso para comunicaciones de tipo telex o correo electrónico. También se puede enviar texto en formato libre en un modo denominado de «mensaje». Además el Inmarsat C proporciona una manera muy económica de enviar informes de tamaño muy pequeño. Se le denomina modo de informe de datos (data reporting) y permite el envío de paquetes de datos de 16 bits.

El Inmarsat C, tal como se define por la propia organización Inmarsat, incluye un procedimiento automático de envío de informes que lo convierten en un sistema de seguimiento directamente asequible en el mercado, altamente satisfactorio, y utilizado en muchos sistemas de seguimiento tanto en aplicaciones terrestres como marítimas. El transceptor puede programarse para enviar informes a intervalos de tiempo preestablecidos. La programación de dichos intervalos puede realizarse remotamente desde un centro de control por medio del sistema de comunicaciones por satélite. El transceptor puede recibir y procesar otras instrucciones, tales como una petición de envío inmediato de la posición actual del buque. Las posiciones geográficas se obtienen del receptor GPS que se encuentra integrado en el transceptor de Inmarsat C.

5.3.2. Argos

El sistema Argos esta basado en el uso de un subsistema especializado de comunicaciones instalado a bordo de dos satélites situados en órbita polar, pertenecientes a la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica norteamericana (NOAA, USA). Existe una variedad de equipos transmisores disponibles para su utilización con el sistema Argos en aplicaciones de seguimiento de móviles. El sistema actualmente funciona únicamente en modo envió, es decir del buque a tierra. El modo de recepción esta planificado para un futuro próximo.

Argos es un sistema del tipo de almacenamiento y envío, que almacena en el satélite los mensajes enviados desde el transmisor instalado en un buque, hasta que tiene a su alcance visual una estación terrestre de Argos. Los mensajes quedan también almacenados en los diferentes centros de procesamiento de Argos para su oportuna distribución por todo el mundo.

Argos tiene capacidad para GPS y dispone de un sistema automático de envío de informes de posición. La posiciones GPS se obtienen a intervalos predeterminados por el equipo instalado a bordo del buque, y se retransmiten en el momento en que el satélite entra en el campo de su alcance visual. El satélite también tiene la posibilidad de calcular la posición mediante un método basado en el efecto Doppler de la señal enviada por el transmisor Argos instalado en el buque.

5.3.3. Euteltracs

El sistema Euteltracs está basado en la utilización de dos satélites geoestacionarios operados por la Organización Europea de Telecomunicaciones por Satélite, Eutelsat. Estos satélites dan una cobertura regional que abarca Europa, el mar Mediterráneo y Oriente Próximo. La tecnología del sistema fue desarrollada por la compañía norteamericana Qualcomm que opera la red Omnitracs, una red satelital similar, de ámbito regional, con cobertura en el área de Norte América.

Las utilidades facilitadas por el sistema son muy parecidas a las del Inmarsat C, suministrado comunicación bidireccional en el modo de almacenamiento y envío. Euteltracs/Omnitracs ofrece una amplia variedad de soluciones listas para su utilización en aplicaciones de seguimiento de vehículos en el sector del transporte. El sistema Euteltracs se ha utilizado en la Unión Europea como parte del desarrollo del SLB en Europa. La utilización de la tecnología Euteltracs/Omnitracs para el SLB ha sido relativamente limitada, pero puede ampliarse en la medida en que Qualcomm y sus socios extiendan la actual cobertura propia, de un sistema regional, a la de un sistema global.

5.4. Compatibilidad de los sistemas

Aunque estos tres sistemas específicos constituyen tres tipos de sistema fundamentalmente diferentes, no existe razón alguna para que, desde el punto de vista de la ordenación pesquera, no puedan ser utilizados de forma compatible, siempre que los datos se encuadren dentro de los requisitos del SLB y que cada sistema responda a las exigencias de dicha ordenación pesquera desde el punto de vista de la cobertura y las funciones. Esto se ha podido comprobar en Europa, Estados Unidos y Nueva Zelanda, en donde se ha utilizado simultáneamente mas de un sistema en la misma pesquería.

5.5. Facilidad de uso

La instalación de los transmisores y receptores es relativamente sencilla, pero es conveniente que se efectúe por personal técnico experimentado o instruido como el que puede encontrarse en muchas empresas comerciales de suministros marinos. El manejo de los equipos por parte del operador del buque también es relativamente sencillo, siguiendo las instrucciones de los suministradores del equipo y de los manuales de usuario. El envío de informes de posición normalmente no requiere ninguna actuación por parte del operador del buque, sin embargo para el envío de informes de capturas es necesario disponer de documentación sobre los requisitos e instrucciones de utilización. En caso de que el equipo sea también utilizado para funciones de seguridad, tales como las del Sistema Mundial de Socorro y Seguridad Marítimos (SMSSM), será necesaria una formación adecuada.

Desde el punto de vista del centro de control del sistema, la facilidad de uso vendrá determinada por la interfaz facilitada por el proveedor de servicios del sistema de satélites, así como por las funciones propias del software utilizado en el centro de control. Ambas son cada día más fáciles de utilizar y se encuentran dentro de las posibilidades de la mayoría de los organismos de ordenación pesquera, contando con las instrucciones facilitadas por las empresas suministradoras.

5.6. Posibles sistemas futuros

Si los sistemas actualmente en desarrollo se llevan a cabo, en los próximos años existirá una plétora de sistemas móviles de comunicación por satélite interesados en prestar sus servicios a la industria pesquera. Todos se basan en constelaciones de satélites situados en uno o más de los tres tipos básicos de órbita (órbita baja, órbita media u órbita elíptica). Algunos son solamente sistemas de transmisión de datos, pero la mayoría son sistema de telefonía dúplex.

Los sistemas exclusivos de transmisión de datos supondrán una dura competencia para los tres sistemas actualmente en uso. Sin embargo el grado de utilidad de los sistemas de telefonía en el contexto del SLB, está todavía por determinar. Aunque existe un interés significativo en la comunidad pesquera por conseguir comunicaciones económicas de voz por vía satélite, conviene plantearse un dilema importante.

La pregunta que debemos hacernos es si el sistema será o no capaz de transmitir informes de posición y responder a las peticiones de información, al mismo tiempo que la tripulación del buque está hablando por teléfono. Teóricamente ello sería posible utilizando un terminal con capacidad de canal dual, o utilizando el canal de señalización del sistema para el envío continuo de informes de posición y la respuesta a peticiones de información.

La solución técnica que se utilice es en si misma irrelevante (aunque la posibilidad de canal dual puede encarecer excesivamente los costes de hardware y comunicaciones), pero si la respuesta a la pregunta sobre la posibilidad de mantener el envío continuado de posiciones - incluso cuando el sistema esté siendo utilizado para telefonía - es negativa, entonces será difícil calificar dicho sistema como válido para su inclusión en la arquitectura del SLB.

5.7. Sistemas automáticos de identificación de buques

Como resultado de la iniciativa de la Organización Marítima Internacional se está llevando a cabo una consulta internacional con vistas a establecer un sistema mundial de identificación automática de buques. La motivación de esta incitativa responde principalmente a la necesidad de intensificar la capacidad en seguridad y salvamento exigida por el convenio SOLAS (Seguridad de la Vida Humana en el Mar) y el SMSSM.

De modo esquemático, el sistema automático de identificación de buques utilizará los propios sistemas de navegación y comunicación del buque para calcular y transmitir su posición a las autoridades locales de la zona en la que se encuentre operando. Cada buque llevara a bordo una «caja negra» que determinará, teniendo en cuenta su posición geográfica, a qué entidad debe informar y cual será el medio de comunicación más apropiado (VHF, HF, sistemas satélite) para hacer llegar su posición a dicha entidad.

A pesar de su origen en el ámbito de la seguridad marítima, existe un consenso en considerar que este sistema, cuando se encuentre operativo, podrá ser utilizado para otros fines tales como el seguimiento de buques por las autoridades aduaneras, o para la protección de los recursos pesqueros. Es fácil imaginar que el citado sistema puede proporcionar información muy valiosa sobre el movimiento internacional de los buques, y especialmente de aquellos que debido a sus actividades dudosas, pretendan evitar aquellas pesquerías en las que sea obligatorio utilizar el SLB.

Entrarían dentro de esta categoría los buques registrados en pabellones de conveniencia con objeto de evitar la normativa establecida por los Estados del pabellón responsables. A este respecto, el sistema automático de identificación de buques sería una valiosa herramienta para la observancia del Acuerdo para la Aplicación de las Pesquerías en Alta Mar de la FAO (ver Apéndice 1). Otros buques cuyos movimientos serían de gran interés para las autoridades, y de los que se podría efectuar un seguimiento al menos parcial mediante los sistemas automáticos de identificación de buques, serían aquellos que se encuentran actualmente realizando actividades de pesca ilegales, tales como la utilización de redes de deriva.

Lamentablemente, todavía no se ha llegado a un acuerdo sobre el enfoque, la tecnología o la normativa necesaria para poner en marcha los servicios automáticos de identificación de buques. Cuando se resuelvan estos temas quizás exista un fundamento suficiente para establecer cierta cooperación, o incluso homogeneización entre el SLB y la identificación automática de buques, pero es demasiado pronto para realizar esta afirmación.


Página precedente Inicìo de página Página siguiente