FAO/SMIA - Cosechas y escaseces alimentarias No.1, febrero 2005

Página anteriorInicioPágina siguiente

INFORMES POR PAISES1/

1/ Aparecen en negrita los países con malas perspectivas de cosecha, y/o con déficit de suministros de alimentos durante la campaña comercial en curso, que tienen necesidad de ayuda excepcional o de urgencia. Los países afectados o amenazados por malas cosechas sucesivas y/o escasez de alimentos se indican con un asterisco (*).

________________________

AFRICA SEPTENTRIONAL

ARGELIA (3 de febrero)

La siembra de los cereales de invierno que se cosecharán a partir de junio de 2005 está casi terminada. Las perspectivas iniciales son buenas siempre y cuando persistan condiciones atmosféricas normales.

La producción total de cereales de 2004 se ha estimado en 3 950 000 toneladas, volumen semejante a la cosecha excelente obtenida en 2003 y superior en un 75 por ciento al nivel medio de producción. Ello se debe a unas condiciones atmosféricas en general favorables, al aumento de la superficie sembrada y a una suficiente disponibilidad de insumos agrícolas, así como a la ejecución del Plan de Desarrollo Agrícola establecido por el gobierno en 2000. Como consecuencia, se pronostica que las importaciones de cereales, principalmente trigo, decrecerán a alrededor de 5,5 millones de toneladas.

EGIPTO (3 de febrero)

La siembra de las cosechas de trigo y cebada de 2005 ha terminado en condiciones atmosféricas normales, a la vez que se está preparando la tierra para la siembra del maíz y el arroz a partir de abril. La superficie plantada con trigo se ha estimado provisionalmente en alrededor de 1,249 millones de hectáreas, superior al nivel de 2004.

En 2004 la producción total de cereales fue de 21,39 millones de toneladas, que se comparan con los 20,65 millones de toneladas de 2003 y con una media de 19,88 millones de toneladas de los últimos cinco años. La producción de la cosecha de trigo, principalmente de regadío, se estima en 7,18 millones de toneladas, un 5 por ciento más que la producción superior a la media de 2003. Se estima que la producción de cebada ha aumentado a 163 000 toneladas con respecto a la buena cosecha obtenida el año anterior, debido principalmente a una apreciable expansión de la superficie sembrada.

Según las previsiones, las importaciones de trigo en la campaña comercial 2004/05 (julio/junio) aumentarán en alrededor de un 4 por ciento a 7,2 millones de toneladas. Las de maíz, utilizado principalmente como pienso, se pronostican en alrededor de 4,8 millones de toneladas, cerca de 100 000 toneladas más que el año anterior.

MARRUECOS (6 de febrero)

Según los informes, a partir de diciembre se han recibido lluvias entre normales y superiores a lo normal en la mayoría de las zonas productoras, salvo en algunas partes del sur y el oeste del país. Se ha terminado la siembra de los cereales de invierno que se recogerán a partir de mayo. Se señala que el número de los enjambres de langostas del desierto ha decrecido apreciablemente en todo el país debido a unas intensas operaciones de lucha y a unas temperaturas excepcionalmente frías registradas en enero. La superficie sembrada con trigo y cebada se estima provisionalmente en un nivel superior a la media. Los cultivos se están desarrollando satisfactoriamente y las perspectivas son en general favorables, principalmente en la importante zona cerealera del centro de Marruecos. Los pronósticos iniciales apuntan a producciones satisfactorias en 2005, pero inferiores a las de 2004 en que la producción total de cereales superó en más de un 78 por ciento el volumen medio de los últimos cinco años.

Gracias a dos años consecutivos de cosechas excelentes, se pronostica que las importaciones de cereales en la campaña comercial 2004/05 (julio/junio) disminuirán a alrededor de 3,1 millones de toneladas.

TÚNEZ (6 de febrero)

La siembra de las cosechas de trigo y cebada han terminado hace poco y en condiciones atmosféricas generalmente favorables. Los cultivos se están desarrollando satisfactoriamente y las perspectivas para las cosechas de invierno de 2005 que se recogerán a partir de mayo son por ahora favorables. Salvo condiciones atmosféricas adversas durante el resto del período vegetativo, la producción de trigo y cebada en 2005 se pronostica en 1,35 millones de toneladas y 420 000 toneladas, respectivamente. Estos volúmenes de producción son inferiores a los volúmenes sin precedentes de 2004, estimados en 1,72 millones de toneladas de trigo y 620 000 toneladas de cebada, pero siguen siendo superiores a la media de los cinco años anteriores.

Las importaciones de cereales en 2004/05 (julio/junio), principalmente trigo y maíz, se pronostican en 1,8 millones de toneladas, alrededor de 232 000 toneladas más que el año anterior.

AFRICA OCCIDENTAL

BENIN (8 de febrero)

Predominan condiciones secas propias de la estación. En el sur han comenzado los preparativos de la tierra para la primera cosecha de maíz. La siembra comenzará con la llegada de las lluvias, en marzo normalmente. La producción total de cereales en 2004 se ha estimado en un volumen sin precedentes de 1,6 millones de toneladas, aproximadamente un 60 por ciento más que la media.

Gracias a una cosecha excelente obtenida en 2004, se pronostica que las importaciones de cereales en la campaña comercial 2005 disminuirán a alrededor de 148 000 toneladas. El país se ve afectado por las políticas cada vez más proteccionistas de Nigeria y los controles más estrictos ejercidos contra el comercio de las reexportaciones. El crecimiento económico disminuyó en 2004 y los ingresos de las familias se vieron perjudicados, así como su acceso a los alimentos.

BURKINA FASO (8 de febrero)

Una misión conjunta FAO/CILSS de evaluación de cosechas ha estimado provisionalmente la producción total de cereales en 2004 en 3,06 millones de toneladas, aproximadamente un 14 por ciento menos que la cosecha sin precedentes obtenida en 2003, pero todavía superior a la media de los cinco años anteriores. La producción de sorgo, el cereal más importante, decreció en un 8 por ciento a 1,48 millones de toneladas. El mijo y el maíz disminuyeron en un 26 por ciento y 11 por ciento, respectivamente, a 881 000 toneladas y 594 400 toneladas. La producción de fonio aumentó aproximadamente un 22 por ciento a unas 11 000 toneladas. El tiempo seco y la infestación de langostas del desierto han causado graves daños a los cultivos y pastizales en las zonas septentrionales cercanas a la frontera con Malí. La provincia de Oudalan fue la más afectada con pérdidas de cosecha estimadas en cerca de un 100 por ciento para el mijo y un 80 por ciento para los pastizales. Según los informes, unas 98 aldeas de la región septentrional se encuentran en situación de riesgo, mientras en el centro norte se estima que la merma de la producción oscila entre 30 y 50 por ciento. Aunque el suministro nacional de alimentos no se vio afectado sensiblemente por el descenso de la producción en el norte, los precios de los cereales han subido abruptamente en las localidades afectadas por la sequía y las langostas del desierto. El gobierno ha organizado la distribución de cereales en las comunidades afectadas, lo cual contribuyó a detener los aumentos de los precios y a mejorar el acceso a los alimentos.

Según los pronósticos, las importaciones comerciales de cereales en la campaña comercial que termina en octubre de 2005 aumentarán a alrededor de 217 000 toneladas (180 000 toneladas de arroz y 37 000 toneladas de trigo). Las importaciones comerciales de cereales en 2003/04 se estimaron en 140 000 toneladas, aproximadamente.

CABO VERDE (8 de febrero)

Debido a un comienzo tardío de la estación de las lluvias que retrasó las siembras y a las precipitaciones irregulares recibidas posteriormente junto con infestaciones de langostas del desierto, en la mayoría de las islas las condiciones de crecimiento para la cosecha del maíz, el único cereal que se produce, han sido malas en 2004. Una misión conjunta FAO/CILSS de evaluación de cosechas estimó la producción de la cosecha de maíz en aproximadamente 4 042 toneladas, producidas principalmente en la isla de Santiago (más del 50 por ciento). Este volumen de producción representa solamente una tercera parte de la producción del año pasado y es semejante a las malas cosechas de 1997 y 1998. La producción de frijoles y papas también fue inferior a lo normal. Aunque incluso en años buenos el país importa la mayor parte de sus necesidades de consumo, la población rural sobre todo de las zonas semiáridas podría verse gravemente afectada por el déficit de producción.

Se pronostica que las importaciones totales de cereales en la campaña comercial que termina en octubre de 2005 estarán en torno a las 100 000 toneladas. Teniendo en cuenta la importación comercial de cereales prevista en 41 500 toneladas y las 28 000 toneladas de promesas de ayuda alimentaria, el déficit total descubierto para el año es de alrededor de 31 000 toneladas.

CHAD (8 de febrero)

Una misión conjunta FAO/CILSS/FEWSNET ha estimado provisionalmente la producción de cereales de 2004/05 en 1,038 millones de toneladas, o sea alrededor de una tercera parte menos que la buena producción del año pasado. Según las estimaciones, la producción de sorgo y mijo, los cultivos alimentarios más importantes, han disminuido en un 30 por ciento y 43 por ciento, respectivamente, a 0,4 millones de toneladas y 0,3 millones de toneladas. La merma de la producción se debió principalmente a las lluvias insuficientes recibidas en septiembre en algunas partes de la zona saheliana. Las pérdidas debidas a la infestación de langostas del desierto no son considerables.

Al final de enero, el número estimado de refugiados sudaneses en el Chad oriental era de 213 314. El PMA ha ultimado la nueva fase de la OU 10327.0 para el período comprendido entre julio de 2005 y diciembre de 2006. Se necesitan aproximadamente 92 000 toneladas de alimentos, por un costo total estimado en alrededor de 82 millones de dólares EE.UU..

CÔTE D'IVOIRE (9 de febrero)

La recolección de las cosechas de cereales de 2004 está terminada. No se prevé una recuperación importante de la producción, a pesar de las condiciones atmosféricas favorables en su conjunto durante el período vegetativo, debido a la persistencia de la inseguridad, al desplazamiento de la población provocado por los conflictos y a una prolongada división del país que continúa impidiendo las actividades productivas y comerciales. El gobierno organizó últimamente una evaluación de las cosechas conjuntamente con la FAO y el PMA, pero todavía no se conocen los resultados.

A pesar de la merma de la producción agrícola desde 2002, la situación general del suministro de alimentos sigue siendo suficiente y la inflación moderada, debido principalmente a las constantes importaciones de alimentos en el sur que está en manos del gobierno y al comercio transfronterizo con Burkina Faso y Malí en el norte controlado por los rebeldes. Sin embargo, la seguridad alimentaria de muchas familias continúa viéndose obstaculizada por el trastorno de los medios de vida, especialmente en el oeste. Además, debido a una situación de mercado constantemente desfavorable, los pequeños productores de cultivos comerciales están experimentando una pérdida importante de ingresos. Aunque se estima que la producción del algodón ha aumentado en 2004/05 a aproximadamente 400 000 toneladas, frente a las 180 000 toneladas del año anterior, debido principalmente a una mejora de la distribución de insumos a los algodoneros, sigue habiendo todavía incertidumbre respecto de la comercialización del producto.

GAMBIA, REPÚBLICA DE (8 de febrero)

La misión conjunta FAO/CILSS de octubre de 2004 estimó provisionalmente la producción de cereales de 2004 en un volumen sin precedentes de alrededor de 239 000 toneladas, lo que representa un aumento de cerca del 12 por ciento con respecto a la buena cosecha del año anterior y un volumen apreciablemente superior a la media de los cinco años anteriores. Aunque se han señalado infestaciones de saltamontes, meloidos y striga en algunas zonas, los daños a los cultivos han sido en general limitados. A pesar de la reciente invasión de langostas del desierto, se prevé que la situación alimentaria de este año será satisfactoria, gracias a una cosecha excelente y a una buena producción de maní. Con la llegada de las nuevas cosechas a los mercados, han bajado los precios de los cereales secundarios. Los del maíz, mijo y sorgo han bajado en un 22 por ciento, 25 por ciento y 28 por ciento, respectivamente, en comparación con el mismo período del año anterior.

GHANA (9 de febrero)

Predominan condiciones secas propias de la estación. La producción total de cereales en 2004 se estima provisionalmente en 1,93 millones de toneladas, volumen ligeramente inferior al de 2003 y cercano a la media quinquenal. La producción de cacao en 2004/05 no debería alcanzar el nivel récord de 2003/04, debido a que las condiciones atmosféricas fueron menos favorables. Sin embargo, el precio relativamente alto del cacao en el mercado internacional debería beneficiar a los agricultores campesinos, estimados en 1,6 millones, que producen la mayor parte del cacao del país.

Las crisis en Côte d’Ivoire y Liberia han dado lugar a una afluencia de nacionales de terceros países en tránsito a través de Ghana a sus respectivos países, a la presencia de nacionales de Côte d'Ivoire y de Liberia que buscan asilo, y al regreso de nacionales ghaneses.

GUINEA* (9 de febrero)

La recolección de la cosecha de arroz de 2004 está terminada y se prevé una producción semejante a la del año anterior. La repatriación de los refugiados sierraleoneses presentes en Guinea concluyó a finales de julio. En 2004 se han repatriado alrededor de 12 170 personas, lo que llevó el número de refugiados repatriados desde el comienzo de la operación en octubre de 2001 a alrededor de 56 000. Aunque el restablecimiento de la paz en Sierra Leona ha hecho bajar el número de los refugiados presentes en Guinea, todavía queda un gran número en el país. Según los resultados de una verificación realizada por el PMA en junio de 2004, hay todavía en el país 80 806 refugiados (73 840 de Liberia; aproximadamente 3 980 de Côte d'Ivoire y más de 1 830 de Sierra Leona), además de unas 80 000 PDI y más de 100 000 repatriados que volvieron de Côte D’Ivoire en 2002 a Guinea Forestière.

GUINEA-BISSAU (8 de febrero)

Una Misión conjunta FAO/CILSS de evaluación de cosechas ha estimado la producción total de cereales de 2004 en aproximadamente 208 000 toneladas, un 71 por ciento más que el volumen del año pasado. Se prevé que el arroz, el cultivo principal, aumente un 91 por ciento a alrededor de 127 000 toneladas. Las importaciones comerciales en 2004/05 (noviembre/octubre) se pronostican en 30 000 toneladas de arroz y 15 000 toneladas de trigo. Con los mercados de alimentos bien abastecidos, los precios de los cereales son más bajos que los del mismo período del año pasado.

Guinea-Bissau afrontó un período de carestía particularmente difícil en 2004 como consecuencia de la subida abrupta de los precios del arroz en el país, debida principalmente a una disminución de las importaciones comerciales causada por un aumento de los precios mundiales. Los bajos precios al productor del acajú, la principal exportación del país, han limitado ulteriormente el acceso a los alimentos principalmente para los agricultores que viven en regiones estructuralmente deficitarias de alimentos, como Pirada y Pitche en el este y Biombo y Cacheu en el norte. Se pronostica que el consumo de cereales por habitante se recuperará apreciablemente en 2004/05 respecto de su nivel bajo anterior. Pero la reciente invasión de langostas del desierto puede afectar a la producción de acajú, la principal fuente de ingresos para los agricultores.

LIBERIA* (9 de febrero)

La recolección de la cosecha de arroz de 2004 está terminada. Aunque la inseguridad ha hecho que muchos agricultores no pudieran cultivar, se prevé que la producción agrícola se recupere algo del nivel muy bajo del año anterior, gracias a que muchas personas desplazadas regresaron a sus hogares una vez terminada la guerra civil. La producción arrocera en 2004/05 se estima en 159 600 toneladas, frente a las 110 000 toneladas obtenidas en 2003/04.

Desde el 1 de octubre de 2004, la ACNUR ha organizado la repatriación de más de 8 000 refugiados liberianos, de los 300 000 dispersos en toda el África occidental. El programa de desarme de las Naciones Unidas ha terminado oficialmente el 31 de octubre, como estaba previsto. Desde diciembre de 2003 hasta el 6 de noviembre de 2004 se había desarmado a un total de más de 96 325 ex combatientes y desmovilizado a aproximadamente 85 240. Al mejorar la situación de seguridad, el PMA ha ampliado su operación a 10 de los 15 distritos del país. En 2004, el PMA distribuyó una media mensual de 8 000 toneladas para alimentar a 650 000 beneficiarios. En el marco de la actual OPSR, el PMA estima que cerca de una tercera parte de la población liberiana se vería afectada de inseguridad alimentaria y podría necesitar ayuda alimentaria. En consecuencia, el PMA se propone alimentar a una media de 750 000 personas entre enero y junio de 2005. Sin embargo, el organismo está haciendo frente a un grave déficit de recursos y se ha visto obligado, desde junio, a reducir las raciones que distribuye a las 250 000 PDI, aproximadamente, que reciben su ayuda en el país.

Tras la subida abrupta de los precios del arroz en el país, debida principalmente a un aumento de los precios mundiales, el gobierno estableció un comité especial para que recomendara soluciones que hicieran bajar los precios del arroz y estabilizaran el mercado. En febrero deberían de comenzar las ventas subvencionadas de alrededor de 33 000 toneladas de arroz donadas por China.

MALI (8 de febrero)

La producción total de cereales de 2004 se ha estimado en alrededor de 2,99 millones de toneladas, es decir un 12 por ciento menos que la cosecha sin precedentes obtenida en 2003, pero alrededor de un 8 por ciento más que la media de los cinco años anteriores. Según la Misión conjunta FAO/CILSS de evaluación de cosechas que visitó el país en 2004, las pérdidas de cosecha más importantes debidas a la langosta se dieron en el mijo (37 000 toneladas), el caupí (3 000 toneladas) y el sorgo (9 000 toneladas). Aunque las pérdidas son apreciables en las zonas afectadas, el hecho de que en las zonas productoras meridionales más importantes se haya obtenido una producción agrícola buena hace que a nivel nacional las pérdidas no sean cuantiosas. La producción interna debería cubrir la mayor parte de las necesidades de cereales del país, pero muchas familias agrícolas necesitarán ayuda alimentaria, así como semillas y otros insumos, para la agricultura fuera de estación e incluso para la próxima temporada principal.

MAURITANIA* (8 de febrero)

La situación alimentaria sigue siendo crítica en Mauritania. La misión de evaluación de cosechas y suministros alimentarios que visitó el país últimamente estimó la producción de cereales de 2004 en aproximadamente 101 192 toneladas, alrededor de un 44 por ciento menos que el año pasado y un 36 por ciento menos que lamedia de los cinco años anteriores. Ello se debió a la sequía y a las infestaciones generalizadas de langostas del desierto que causaron graves daños a los cultivos y a los pastizales en todo el país. Los cultivos diéri (de secano), que normalmente representan aproximadamente el 30 por ciento de la producción total nacional de cereales, se vieron gravemente damnificados tanto por las langostas como por la sequía. La pérdida de mijo, sorgo temprano y leguminosas fue casi total en todas las zonas visitadas. La misión estimó que un 30 por ciento de los cultivos de arroz en el sector de regadío de gran escala – que en los últimos años representa más del 90 por ciento de la producción arrocera y el 50 por ciento de la producción nacional de cereales – ha quedado devastada por las langostas del desierto, pero los agricultores temían pérdidas mucho mayores en el caso de que los enjambres estuvieran todavía presentes durante las fases de llenado del grano. Los pastizales han resultado gravemente afectados y ya ha comenzado el desplazamiento de los rebaños hacia el sur. El país ya lleva varios años de sequía y malas cosechas y la capacidad de los mauritanos para hacer frente a esta situación se ha agotado. El acceso a los alimentos se hace difícil para miles de familias rurales y la situación empeorará si no se toman medidas apropiadas para ayudar a las comunidades afectadas. El país podría volver a caer en una crisis alimentaria semejante a la enfrentada en 2002/03.

NÍGER (8 de febrero)

La terminación prematura de las lluvias en septiembre de 2004 afectó a los cereales y pastizales y contribuyó al desplazamiento de las langostas del desierto hacia las zonas cultivadas. En alrededor de 125 de las 205 aldeas de la región de Tahoua los cultivos han sufrido daños a causa de las langostas. La Misión conjunta FAO/CILSS/PMA de evaluación de cosechas ha estimado provisionalmente la producción de cereales de 2004 en 3,14 millones de toneladas, un 12 por ciento menos que la buena cosecha del año pasado, pero un volumen cercano a la media de los cinco años anteriores. Debido, sin embargo, al descenso de la producción cerealera, se estima que aproximadamente 3,6 millones de personas corren el riesgo de que escaseen los alimentos. En 2003, la población en riesgo se estimaba en 1,58 millones de personas. Según los pronósticos, las importaciones de cereales en la campaña comercial que termina en octubre de 2005 aumentará de forma pronunciada con respecto al año pasado, a más de 500 000 toneladas.

NIGERIA (9 de febrero)

Predominan condiciones secas propias de la estación. En el sur han comenzado los preparativos de la tierra para la primera cosecha de maíz. Las siembras comenzarán con la llegada de las lluvias, en marzo normalmente. La producción total de cereales en 2004 se ha estimado en alrededor de 22,8 millones de toneladas, volumen semejante al de la cosecha sin precedentes del año anterior, debido a unas condiciones de crecimiento generalmente favorables durante la estación de las lluvias.

Las importaciones de cereales han marcado una tendencia al alza en los últimos años, debido principalmente al crecimiento demográfico urbano elevado, que cambió los hábitos de consumo, y a los resultados agrícolas insuficientes. Por consiguiente, el Gobierno ha tomado una serie de medidas encaminadas a mejorar la producción agrícola, incluidos el Programa Especial para la Seguridad Alimentaria ejecutado conjuntamente con la FAO, una subvención de 25 por ciento a los fertilizantes, la aplicación de aranceles nulos a los productos agroquímicos importados, la selección de subsectores claves para la rehabilitación o expansión y la realización de controles más estrictos contra las importaciones ilegales. Está planificando, además, prohibir las importaciones de arroz en 2006. Se pronostica que las importaciones de cereales, principalmente arroz y trigo, disminuirán en 2005 a alrededor de 3,68 millones de toneladas.

La violencia desatada entre las comunas del centro y el norte de Nigeria en mayo de 2004 causaron la muerte de cientos de personas y el desplazamiento de por lo menos otras 50 000. La mayor parte de las personas desplazadas en el interior están viviendo en campamentos que limitan con el estado de Plateau y muchos agricultores tienen temor de sembrar cultivos en campos distantes. La seguridad alimentaria podría verse afectada en la región.

SENEGAL (8 de febrero)

La Misión conjunta FAO/CILSS/PMA de evaluación de cultivos y suministros de alimentos estimó la producción de cereales de 2004 en aproximadamente 1 132 700 toneladas, un 22 por ciento menos que la cosecha récord de alrededor de 1,4 millones de toneladas del año pasado, pero cercana a la media quinquenal. Se estima que la importante cosecha de mijo decrecerá en un 40 por ciento a alrededor de 379 166 toneladas, mientras la producción de sorgo disminuyó un 30 por ciento respecto al año anterior. Esta merma se debe a la insuficiencia de las precipitaciones combinada con las graves infestaciones de langostas del desierto en algunas zonas del norte y el centro, como las regiones de Matam, Saint-Louis, Thiès, Diourbel y Louga. En cambio, la producción de maní, el cultivo comercial principal, aumentará un 28 por ciento debido a que los agricultores reemplazaron el mijo y sorgo con el maní y se renovaron algunos programas agrícolas gubernamentales, tales como las subvenciones a las semillas de maíz y maní y a los fertilizantes. Además, las principales zonas productoras de maní se vieron libres tanto de las langostas del desierto como de las precipitaciones insuficientes.

Los precios del mijo han ido subiendo abruptamente desde septiembre en las regiones afectadas. Aunque se prevé que la necesidad total de importación de cereales, estimada en 952 000 toneladas (principalmente trigo y arroz), se cubra con importaciones comerciales, es probable que los precios del mijo se mantengan altos. Además de la ayuda alimentaria dispensada a las poblaciones más afectadas, muchas familias agrícolas necesitarán semillas y otros insumos para la agricultura fuera de estación, e incluso para la próxima temporada principal. Los grupos ganaderos y agropecuarios se han visto afectados especialmente. Debido a la escasez de pastizales y de agua, ya ha comenzado el desplazamiento de los rebaños hacia el sur, con la posibilidad de que se produzcan enfrentamientos. Es necesario adoptar urgentemente medidas para establecer zonas de tránsito seguro para el ganado y vacunar a los animales que van a los pastizales del sur.

SIERRA LEONA* (9 de febrero)

La recolección de la cosecha de arroz de 2004 está terminada. La producción debería de aumentar ulteriormente este año, gracias a una situación de seguridad mejorada, al aumento de la superficie plantada tras el regreso de los refugiados y de los agricultores desplazados, así como a una mayor disponibilidad de insumos agrícolas.

La situación de seguridad se mantiene calma en el país. La repatriación de los refugiados sierraleoneses presentes en Guinea concluyó a finales de julio. En 2004 se han repatriado alrededor de 12 170 personas, lo que lleva a alrededor de 56 000 el número de los refugiados repatriados desde el comienzo de la operación en octubre de 2001. También se ha reasentado aproximadamente a un millón de personas desplazadas en el interior. Sin embargo, quedan todavía en el país 65 000 refugiados liberianos.

Las importaciones de cereales en 2005 se pronostican en alrededor de 288 000 toneladas, incluidas 35 000 toneladas de ayuda alimentaria.

TOGO (9 de febrero)

Predominan condiciones secas propias de la estación. En el sur han comenzado los preparativos de la tierra para la primera cosecha de maíz. Las siembras comenzarán con la llegada de las lluvias, en marzo normalmente. La producción total de cereales en 2004 se ha estimado en un volumen sin precedentes de 879 700 toneladas, alrededor de un 18 por ciento más que la media. Como consecuencia, se pronostica que en la campaña comercial 2005 las importaciones de cereales disminuirán a alrededor de 165 000 toneladas, con inclusión de las reexportaciones. Sin embargo, la evolución política actual puede afectar a la situación alimentaria del país en el caso de que persista la incertidumbre.

AFRICA CENTRAL

CAMERÚN (10 de febrero)

La producción total de cereales en 2004 se ha estimado en alrededor de 1,5 millones de toneladas, aproximadamente un 11 por ciento más que la media, debido a unas condiciones de crecimiento generalmente favorables durante la estación de las lluvias.

La situación del suministro de alimentos es en general satisfactoria. Los precios se han mantenido en general estables en todo el país, gracias a una oferta de alimentos suficiente y a una disminución de las exportaciones transfronterizas destinadas a Nigeria, debido principalmente a la Naira relativamente débil y al franco CFA valorizado.

Con el afán de diversificar la economía en vista de la disminución de la producción petrolera, el Gobierno lanzó últimamente una campaña quinquenal para revitalizar el sector del cacao e impulsar la producción a 200 000 toneladas anuales. En 2003/04 se han producido 160 000 toneladas de cacao en el Camerún, donde entre un millón y dos millones de personas dependen del sector directa o indirectamente.

CONGO, REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DE* (17 de febrero)

La mejora relativa de la situación de seguridad desde 2004 en el país y la ayuda prestada a las personas desplazadas en el interior (PDI) y a los refugiados repatriados han tenido repercusiones positivas en las actividades agrícolas de las zonas afectadas. Sin embargo, los enfrentamientos registrados recientemente en la parte oriental del país han desplazado a más de 100 000 personas además de los 3 millones de PDI que ya había. Por consiguiente, la inseguridad de los productores y comerciantes (que se ven obligados a pagar gravámenes no autorizados sobre su producción), la escasez de insumos básicos (como materiales de plantación mejorados, aperos manuales, equipos de pesca y suministros veterinarios) y la infraestructura rural decrépita (los caminos secundarios, principalmente) constituyen las limitaciones principales de la producción y distribución de alimentos. Además, los cultivos básicos, como la yuca y el banano, se han visto gravemente damnificados en la presente campaña por las plagas y enfermedades.

En la RDC, la inseguridad alimentaria afecta a más del 70 por ciento de la población total de 57 millones de habitantes. De ahí que en una mesa redonda celebrada en marzo de 2004 el gobierno y la comunidad de los donantes confirmaron la rehabilitación del sector agrícola como la piedra angular de su estrategia de reducción de la pobreza. Las operaciones se centrarán en los dos componentes principales que por una parte abordan las necesidades de urgencia y por otra apuntan a la rehabilitación a medio y largo plazo. En el marco del Programa de colaboración mínima para la transición y la recuperación, la comunidad de los donantes ha prometido 6 860 millones de dólares EE.UU. durante los próximos cuatro años, de los cuales 285 millones de dólares se destinarán a la agricultura. El país también ha recibido 39 millones de dólares EE.UU. del FMI en el marco del Servicio de Reducción de la Pobreza y Desarrollo.

CONGO, REPÚBLICA DE (10 de febrero)

La producción interna de cereales cubre alrededor del 3 por ciento de las necesidades totales de cereales; el resto se importa, principalmente en condiciones comerciales. En 2005, la necesidad de importación de cereales, principalmente trigo y arroz, se estima en aproximadamente 242 000 toneladas, prácticamente igual que el año anterior.

Tras el acuerdo de paz firmado entre el Gobierno y los rebeldes en marzo de 2003, el Gobierno y algunas organizaciones internacionales han establecido un programa de desarme, desmovilización y reintegración para los ex milicianos. En el marco de dicho programa, 42 000 ex combatientes se reintegrarán durante 2004-2006. Las últimas 3 250 personas desplazadas que vivían todavía en campamentos cerca de Brazzaville regresaron en abril de 2004. Según la ACNUR, el país hospeda a un gran número de refugiados que huyeron de los conflictos en los países vecinos, incluidos congoleños de la República Democrática del Congo, angoleños y rwandeses. La situación de seguridad sigue siendo inestable y obstaculiza la ayuda humanitaria.

El PMA está haciendo frente a un grave déficit de recursos y se está centrando más en la asistencia de urgencia a los grupos más vulnerables (PDI, repatriados y familias malnutridas), mientras continuará participando con otros asociados en las operaciones de rehabilitación hasta que lo permitan los recursos.

GUINEA ECUATORIAL (10 de febrero)

El país no produce una cantidad considerable de cereales. Los alimentos básicos son la patata, la yuca y el plátano. Importa por término medio 10 000 toneladas de trigo y 6 000 toneladas de arroz.

En los últimos años la inflación ha sido más alta en Guinea Ecuatorial que en los otros países de la zona del franco, debido al rápido aumento de la demanda interna que se produjo desde el auge del petróleo a mediados de los años noventa. Sin embargo, la inflación anual disminuyó considerablemente en 2004, a 4 por ciento, con respecto al 7,3 por ciento estimado en 2003.

GABON (10 de febrero)

Los cultivos alimentarios principales son la yuca y el plátano. El único cereal que se produce es el maíz que se siembra a partir de julio y se recoge a partir de noviembre. En un año normal la producción alcanza alrededor de 30 000 toneladas. Las importaciones de cereales en 2005, principalmente trigo y arroz, se estiman en aproximadamente 167 000 toneladas. El crecimiento económico ha marcado últimamente una tendencia a la baja, debido a la disminución de la producción petrolera, que continuará afectando a los ingresos de las familias y a su acceso a los alimentos.

REPÚBLICA CENTROAFRICANA (RCA) (10 de febrero)

La recolección de las cosechas de cereales de 2004 está terminada. La producción debería de recuperarse algo, gracias a una situación de seguridad mejorada en comparación con la situación de 2003 y al aumento de la superficie plantada, tras la distribución de insumos agrícolas realizada con ayuda de la FAO en las localidades afectadas negativamente por la rebelión desatada en 2003.

La inflación, estimada en un 7 por ciento en 2003, debido al aumento de los precios de los alimentos derivado de los trastornos en el transporte, disminuyó en 2004 debido principalmente a una situación de seguridad mejorada. Y, según las previsiones, se mantendrá estable en 2005, lo cual debería mejorar en el país el acceso a los alimentos. Aunque la mayor parte de las 230 000 PDI ha regresado a sus hogares, se estima que quedan todavía en el Chad 41 000 refugiados de la República Centroafricana.

SANTO TOMÉ Y PRÍNCIPE (10 de febrero)

Los cultivos alimentarios básicos son las raíces, el plátano y los tubérculos. Las importaciones anuales de cereales se estiman en unas 12 000 toneladas. Las necesidades de ayuda alimentaria para 2005 en alrededor de 3 000 toneladas. En 2003, la agricultura representa el 19 por ciento del PBI y alrededor del 86 por ciento de las exportaciones, pero la estructura de la economía se verá transformada considerablemente por la producción petrolera que debería comenzar en 2010.

AFRICA ORIENTAL

BURUNDI* (10 de febrero)

Está en curso la recolección de las cosechas de maíz, sorgo y frijoles de la temporada principal, plantadas en septiembre y octubre. Tras un comienzo esporádico de la campaña, en diciembre y enero se recibieron lluvias intensas, salvo en el norte y el nordeste del país, donde se prevé que el tiempo seco reducirá considerablemente la cosecha. Al final de enero, unas lluvias torrenciales causaron inundaciones que destruyeron, según los informes, cerca de 1 000 viviendas en la parte occidental del país. Una misión conjunta de evaluación FAO/PMA/UNICEF/Ministerio de Agricultura está preparando actualmente su informe y los resultados deberían estar prontos dentro de poco. En la presente campaña la FAO distribuyó batatas a 7 500 agricultores vulnerables y semillas de sorgo a 75 400 familias para contribuir al proceso de reasentamiento agrícola. La siembra de las cosechas de la segunda temporada (2005B) deberían comenzar en breve.

La producción total de cereales para 2004 se estimó en 281 000 toneladas, alrededor de un 3 por ciento más que el año anterior. Pero hubo una merma en la producción de leguminosas, debido al comienzo temprano de la estación seca, y en las raíces y tubérculos debido a un brote del virus mosaico de la yuca. En algunos mercados los precios han aumentado considerablemente.

Sigue habiendo inseguridad en algunas zonas de la provincia de Bujumbura rural. Por consiguiente, el proceso de paz sigue siendo lento y muy frágil. Desde marzo de 2003 más de 150 000 refugiados han regresado de Tanzanía a Burundi, pero quedan casi otros tantos en Tanzanía.

ERITREA* (11 de febrero)

Una misión conjunta FAO/PMA de evaluación de cultivos y suministros de alimentos que visitó Eritrea al final del año pasado observó que en 2004 las lluvias Azmera (marzo-mayo), importantes para los preparativos de la tierra y la reposición de pastizales, habían fracasado en las principales zonas agrícolas, y las lluvias principales Kremti (junio-septiembre) habían sido tardías y habían terminado prematuramente. Como consecuencia, la producción cerealera en 2004 se pronostica en alrededor de 85 000 toneladas, menos de la mitad del volumen medio de los doce años anteriores. Los ganaderos resultaron gravemente afectados por el retraso de las lluvias en algunas partes y comenzaron temprano a emigrar con su ganado hacia las zonas costeras que reciben las lluvias Bahri. También fueron insatisfactorios los resultados de las lluvias Bahri (octubre-febrero), que son importantes para el desarrollo de los cultivos y los pastizales en las partes áridas de la zona septentrional del Mar Rojo y en las laderas, que sin esas lluvias serían zonas áridas.

La necesidad de importación de cereales para 2005 se estima en 422 000 toneladas, de las cuales se prevé que se importarán comercialmente alrededor de 80 000 toneladas. Con las 80 000 toneladas de ayuda alimentaria prometida y en tramitación, el déficit descubierto estimado por la misión es de 262 000 toneladas, para las cuales se necesita asistencia internacional.

En 2005, unos 2,3 millones de personas, cerca de dos terceras partes de la población total – incluidas las zonas urbanas y periurbanas – necesitarán asistencia alimentaria en diversa medida. Se necesita urgentemente apoyar la producción agropecuaria para restablecer la capacidad productiva en 2005. También se requieren variedades de semillas de cereales de ciclo corto y de maduración rápida en el caso de que continúe en los próximos años el régimen de lluvias tardías registrado en los últimos años.

ETIOPIA* (11 de febrero)

Una misión conjunta PMA/FAO de evaluación de cultivos y suministros de alimentos que visitó el país el año pasado estimó la producción de cereales y legumbres de la temporada "meher" de 2004 en 14,27 millones de toneladas, un 24 por ciento más que las estimaciones revisadas del año anterior y un 21 por ciento más que la media de los cinco años anteriores. Las precipitaciones generalizadas, una utilización mayor de fertilizantes (un 20 por ciento más) y un incremento del 30 por ciento en el uso de semillas mejoradas, especialmente maíz y trigo, impulsaron los rendimientos medios en las principales zonas productoras.

Pese a una buena cosecha, aproximadamente 2,2 millones de personas gravemente afectadas de inseguridad alimentaria necesitarán asistencia de urgencia para satisfacer las necesidades alimentarias mínimas en 2005. Además, aproximadamente 683 000 personas de la región de Somali y 250 000 personas de la región Afar, que entrarán a formar parte del programa de seguridad, necesitarán asistencia alimentaria de urgencia durante el primer semestre de 2005. Las necesidades totales de alimentos de urgencia en 2005 se estiman, por lo tanto, en 387 500 toneladas. Las distribuciones selectivas de alimentos complementarios a 700 000 niños menores de cinco años y a 300 000 mujeres embarazadas y madres lactantes necesitarán 89 000 toneladas de alimentos de mezcla enriquecidos y aceite vegetal.

Lo que se ha dado este año por primera vez en la historia de los llamamientos de ayuda alimentaria a Etiopía es la separación entre las necesidades de las personas afectadas de inseguridad alimentaria crónica y las afectadas de inseguridad alimentaria grave. El Programa de Protección de la Producción se dirigirá a alrededor de 5 millones de personas afectadas de inseguridad alimentaria crónica con el objetivo de reconstituir sus medios de subsistencia a través de obras públicas y comunitarias mediante la transferencia de dinero y de alimentos, mientras que las personas afectadas de inseguridad alimentaria grave serán objeto de distribuciones de alimentos de urgencia.

La comercialización y el transporte oportunos de los productos serán cuestiones decisivas en 2005. Para ayudar a los mercados internos se recomienda que en lo posible se adquiera la ayuda alimentaria en el lugar.

KENYA* (11 de febrero)

Las perspectivas para la cosecha de cereales de la temporada secundaria de las “lluvias cortas” de 2004/05, que se está recogiendo en este momento, son malas debido a la insuficiencia de las precipitaciones. Esta cosecha constituye la fuente principal de alimentos en algunas partes de las provincias centrales y orientales y representa aproximadamente un 15 por ciento del total de la producción anual. La producción de la cosecha principal de maíz de las “lluvias largas” de 2004, estimada en alrededor de 1,7 millones de toneladas y recogida a partir de agosto, fue muy inferior a la media. En total, la producción de cereales en 2004/05 se estima en alrededor de 2,5 millones de toneladas, cerca de un 13 por ciento menos que la media de los cinco años anteriores.

Los precios del maíz disminuyeron algo a partir de diciembre de 2004 pero en general son mucho más altos que la media correspondiente a este mismo período. En diciembre, los precios del maíz eran un 30 a 60 por ciento más altos en comparación con la media de la mayoría de los mercados principales.

A pesar de las condiciones mejoradas de los pastizales en la mayor parte de los distritos ganaderos, particularmente del nordeste, la situación ha seguido siendo mala en algunas zonas ganaderas que recibieron precipitaciones insuficientes, a saber Marsabit occidental, las tierras bajas de Baringo, Mandera occidental, Turkana nordoriental y la mayor parte del distrito de Kajiado. Las repercusiones de una serie de malas temporadas anteriores han hecho que numerosas familias quedaran muy vulnerables e incapaces de hacer frente a la situación al haber sufrido reiteradas pérdidas de ganado y de medios de vida.

RWANDA (10 de febrero)

En Rwanda ha comenzado la recolección de las cosechas de la temporada principal de 2005A (frijoles, maíz y sorgo). El tiempo ha sido irregular este año, con precipitaciones inferiores a lo normal al comienzo de la temporada y lluvias intensas a principios de diciembre y en enero, con una pluviosidad total por debajo de lo normal. Por consiguiente, las perspectivas para las cosechas no son buenas. Según los informes de FEWSNET, los precios de algunos productos alimenticios importantes han sido más altos en 2004 que en 2002 y en 2003. Sin embargo, en diciembre durante el período de la cosecha los precios de las papas y del sorgo han bajado considerablemente respecto a noviembre. La economía rwandesa creció un 6 por ciento en 2004, debido principalmente a la vigorosa actuación del sector agrícola. Sin embargo, según los resultados provisionales de la evaluación conjunta FAO/PMA/UNICEF/Gobierno actualmente en curso, en 2005 se necesitaría un total de 30 000 toneladas de ayuda alimentaria. En las últimas semanas ha continuado la afluencia de refugiados provenientes de la RDC y de Burundi, cuyo número se cifra actualmente en alrededor de 50 000. Situación que, según se prevé, comportará consecuencias negativas para la seguridad alimentaria de Rwanda.

SOMALIA* (11 de febrero)

El reciente tsunami asiático ha afectado también a algunos asentamientos de Somali ubicados a lo largo de una línea costera de 650 kilómetros entre el distrito de Hafun y la ciudad de Gara’ad en la región de Mudug norte, estado de Puntland. Según se estima, la gigantesca marejada ha causado la muerte de 100 a 300 personas y el desplazamiento de 5 000. Las artes y equipos de pesca se perdieron en grandes cantidades y cientos de viviendas y embarcaciones fueron destruidos o damnificados, a la vez que los pozos y reservas de agua quedaron fuera de uso. Un total de 30 000 personas necesita asistencia de socorro hasta que comience la próxima temporada de pesca al final de 2005.

En el sur de Somalia, está casi terminada la recolección de la cosecha de cereales de la temporada secundaria “deyr” de 2004/05, que normalmente representa entre el 25 y el 30 por ciento de la producción anual de cereales. En su informe de evaluación estacional, la Dependencia de Análisis de la Seguridad Alimentaria de Somalia (FSAU) indicó que las lluvias excepcionalmente buenas de la temporada deyr de 2004/05 habían dado lugar a una producción de cereales superior a la media en la mayor parte de las zonas agrícolas. En consecuencia, la producción de la campaña se estima en más de 122 000 toneladas, un 21 por ciento más que la media posterior a la guerra. En otras partes, la producción de cereales “karan” de 2004, que se recogió en diciembre de 2004 en Somalia nordoccidental, se estimó en alrededor de 17 000 toneladas, es decir un 17 por ciento más que la media posterior a la guerra. La producción total de cereales en 2004/05, incluida la cosecha principal “gu” recogida al final de agosto y septiembre, se estima en 264 400 toneladas.

A pesar de la buena cosecha deyr, hay unas 500 000 personas que continúan experimentando una grave inseguridad alimentaria y tasas elevadas de malnutrición debido a la inseguridad, a las grandes pérdidas de ganado sufridas anteriormente, a la mala situación de los pastizales, al monto elevado de la deuda familiar y a la indigencia. Estas personas necesitan asistencia humanitaria inmediata en la forma de transferencia de recursos y de apoyo a los medios de vida. La FSAU ha indicado un déficit nacional de cereales revisado de alrededor de 8 000 toneladas en la campaña comercial 2004/05 (agosto/julio). Para informaciones y análisis ulteriores puede consultarse el sitio www.unsomalia.net en la página web de la FSAU.

SUDÁN* (11 de febrero)

La primera semana de enero de 2005 trajo un poco de optimismo al haberse firmado un acuerdo de paz para finalizar la guerra en el sur del Sudán. Desde 1983, han muerto más de 2 millones de personas y otros 4 millones han abandonado sus hogares. Con el gran número de repatriados previsto en los próximos meses, los problemas humanitarios y las necesidades de rehabilitación y reconstrucción de la economía e infraestructura actualmente destrozadas serán enormes. La continua crisis que afecta al Gran Darfur, donde las hostilidades han obligado a más de 2 millones de personas a abandonar sus viviendas y granjas, constituye otro desafío humanitario de gran envergadura. Los informes pintan un cuadro patético en el que el conflicto ha penetrado en casi todas las partes del Gran Darfur, haciendo muy difíciles las actividades agrícolas y la asistencia humanitaria.

Una misión conjunta FAO/PMA de evaluación de cultivos y suministros de alimentos enviada al sur del Sudán en octubre de 2004 señaló una merma en la producción de cereales de la campaña actual con respecto al año anterior. En el Sudán central y septentrional, se pronostica una producción de cereales inferior a la media debido a la irregularidad de las precipitaciones y a los disturbios civiles. Las estimaciones actuales para 2004 cifran la producción total de cereales en el Sudán en alrededor de 3,9 millones de toneladas, volumen inferior en más del 12 por ciento a la media de los cinco años anteriores.

TANZANIA, REPÚBLICA UNIDA DE (11 de febrero)

En las zonas de precipitaciones bimodales acaba de comenzar la recolección de las cosechas de cereales de la temporada corta “Vuli” de 2004/05. Las perspectivas generales son malas debido a la irregularidad de las precipitaciones. Según los informes, la escasez de semillas también ha limitado la siembra de la temporada.

La cosecha de cereales de 2003/04, principalmente maíz, se estima en alrededor de 4,8 millones de toneladas, volumen superior en más del 19 por ciento a la cosecha del año anterior y a la media de los cinco años anteriores. En general, la situación del suministro de alimentos es satisfactoria y los precios se mantienen estables, o están bajando, en el centro, en la costa oriental, en la región del lago y en el norte de Tanzanía. Se señala que unos doce distritos del norte y el centro de Tanzanía, principalmente en las regiones de Arusha, Kilimanjaro, Dodoma, Morogoro, Shinyanga y Singida están haciendo frente a diversos grados de inseguridad alimentaria.

UGANDA* (11 de febrero)

La recolección de los cultivos alimentarios de la segunda temporada de 2004/05 está casi terminada, previéndose una cosecha de nivel medio. La producción ha mejorado la seguridad alimentaria, al reponer las reservas familiares y los suministros del mercado. La afluencia de las cosechas a los mercados principales, incluidos los de las zonas afectadas por el conflicto, es normal. Pero los precios son relativamente altos debido a la mengua de las cosechas de cultivos alimentarios de la temporada principal de 2004, y queda por verse cómo evolucionarán una vez recogida la cosecha. El PMA continúa proporcionando socorro de alimentos de urgencia a más de 200 000 personas en las regiones del Nilo Oeste y Karamoja debido a la sequía.

Los disturbios civiles que continúan en el norte de Uganda, pese a la disminución de los ataques de los rebeldes en los últimos meses, continúan dificultando gravemente la situación alimentaria de la población. Más de 1,4 millones de personas desplazadas que viven en más de 100 campamentos congestionados, continúan dependiendo de la ayuda alimentaria del PMA para su supervivencia.

AFRICA AUSTRAL

ANGOLA* (10 de febrero)

Al comienzo de la campaña agrícola 2004/05 se recibieron lluvias entre normales y superiores a lo normal para la siembra de las cosechas de la temporada principal. De continuar las tendencias registradas hasta ahora, las perspectivas para la cosecha de este año se presentan favorables. La producción de cereales de 2004 se estimó en alrededor de 724 000 toneladas, alrededor de un 9 por ciento más que el año pasado, o sea un 27 por ciento más que la media de los cinco años anteriores. Ello se debió principalmente al aumento de las superficies cultivadas, al tiempo favorable, al reasentamiento de muchas personas desplazadas en el interior y refugiados y a una abundante distribución de insumos agrícolas. En las partes septentrionales y meridionales del país se obtuvieron cosechas mejoradas y en el altiplano central los resultados fueron variados. A pesar de la buena cosecha obtenida, el país necesita importar alrededor de 820 000 toneladas de cereales para 2004/05, de las cuales 642 000 toneladas se preveían en forma de importaciones comerciales y 178 000 toneladas en forma de ayuda alimentaria de urgencia.

Entre los problemas que se presentan para mejorar la producción de alimentos en el país figura el acceso a los insumos de producción tales como animales de tiro, fertilizantes y servicios de extensión agrícola. Últimamente, el Banco Mundial ha aprobado una subvención de 21 millones de dólares EE.UU. a Angola para la ejecución de un proyecto de lucha contra el VIH/SIDA, el paludismo y la tuberculosis.

Según las previsiones, la economía angoleña, que produce más de 1 millón de barriles de petróleo crudo al día, que en 2004 obtuvieron más del doble del precio presupuestado en el mercado internacional, experimentará un auge con el crecimiento del 16 por ciento previsto por el Gobierno para 2005. Paradójicamente, existe en el país un gran número de personas afectadas de inseguridad alimentaria. Con su distribución limitada de alimentos, el PMA alimenta actualmente alrededor de 850 000 personas vulnerables, la mayor parte de las cuales son personas desplazadas en el interior (PDI). Gracias a la mejora de la situación de seguridad, un gran número de PDI y de refugiados ha regresado a sus zonas de origen.

BOTSWANA (10 de febrero)

El análisis de las imágenes trasmitidas por satélite (NDVI) hace pensar en un crecimiento de los cultivos y de la vegetación de la temporada principal inferior a lo normal en la mayor parte del país, salvo en el este donde se han señalado precipitaciones superiores a la media. Según declaraciones del Ministerio de Agricultura, la superficie sembrada con cereales (principalmente sorgo) se ha reducido considerablemente este año debido a las precipitaciones irregulares e insuficientes. Sin embargo, la producción interna de cereales en Botswana asciende normalmente a un 5-10 por ciento de las necesidades totales del país. Se estima que la producción de cereales de 2004, principalmente sorgo, se recuperará con respecto a la cosecha afectada por la sequía del año anterior a un nivel más normal de alrededor de 19 000 toneladas. La industria ganadera de Botswana se ha visto diezmada por dos brotes consecutivos de fiebre aftosa que destruyeron más de 16 000 animales durante 2002 y 2003 y causaron la pérdida de acceso a los mercados europeos.

LESOTHO* (10 de febrero)

Las precipitaciones esporádicas y, por lo general, insuficientes recibidas en Lesotho es un motivo de preocupación en un momento en que el país está tratando de recuperarse de la sequía que lo ha afectado durante muchos años. Aunque últimamente se recibieron lluvias intensas, la pluviosidad acumulativa para la presente campaña ha sido considerablemente inferior a lo normal. La situación del suministro de alimentos, especialmente durante estos meses de carestía, sigue siendo muy difícil debido a una merma del 60 por ciento de la producción de cereales en 2004 con respecto al año anterior. Aunque una gran parte de las necesidades de importación de cereales puede colmarse comercialmente, con importaciones provenientes principalmente de Sudáfrica, la falta de poder adquisitivo de una gran parte de la población ha creado un problema importante de inseguridad alimentaria. El socorro de alimentos de urgencia para la campaña comercial 2004/05 (abril/marzo) se estimó en 48 500 toneladas de cereales para las personas más vulnerables afectadas por las malas cosechas y por el VIH/SIDA. Desde enero de 2005, una nueva Operación Prolongada de Socorro y Rehabilitación (OPSR) regional del PMA tiene por objeto beneficiar por término medio a 171 000 personas.

MADAGASCAR* (10 de febrero)

A principios de la campaña agrícola 2004/05, durante los meses de octubre y noviembre se recibieron lluvias entre normales y superiores a lo normal para la siembra de las cosechas de arroz, maíz y sorgo de la temporada principal. En diciembre y enero se recibieron lluvias intensas. Se informa que la superficie plantada con arroz ha aumentado, como respuesta a los altos precios actuales del producto. La estimación oficial de la producción arrocera en 2004 es de 3 millones de toneladas, aproximadamente un 8 por ciento más que el año anterior. La producción de maíz se estimó en un volumen medio de 170 000 toneladas, lo que representa un aumento de alrededor del 10 por ciento con respecto a la producción menguada a causa de la sequía del año anterior. Las repercusiones de los ciclones de 2004, el aumento del costo de las importaciones de petróleo y los precios deprimidos de sus principales exportaciones, tales como la vainilla y el camarón, han causado graves problemas de seguridad alimentaria a los grupos vulnerables. Desde abril de 2004, los precios del arroz han ido en aumento. Se prevé que los precios altos beneficiarán a los agricultores que cuentan con excedentes comercializables.

El rápido aumento de los precios del arroz (por ejemplo, de 2 400 Fmg o sea alrededor de 25 centavos de dólar EE.UU. por kilogramo en abril a alrededor de 7 000 Fmg o sea 74 centavos de dólar EE.UU. en diciembre) debido principalmente a los altos precios mundiales y a la devaluación de la moneda local, ha afectado gravemente a la situación de la seguridad alimentaria del país. Las importaciones de arroz han disminuido de forma pronunciada este año causando en el país la “crisis arrocera”. En junio, la Unión Europea comprometió 70 millones de euros para su proyecto africano de mayor envergadura de toda su historia para rehabilitar la carretera principal de norte a sur. En octubre, el FMI anunció un desembolso de 16,6 millones de dólares EE.UU. para promover el crecimiento económico y reducir la pobreza. Según los informes, más del 75 por ciento de los 16 millones de habitantes de Madagascar vive por debajo de la línea de pobreza de 1 dólar EE.UU. por día.

MALAWI* (10 de febrero)

Las precipitaciones acumulativas recibidas desde que comenzó la campaña agrícola actual en octubre de 2004 han sido superiores a lo normal en la mayor parte de las zonas del país. Según el Departamento de Servicios Meteorológicos del país, no se registran rachas secas de gravedad. Se considera que en general el crecimiento de los cultivos es satisfactorio. Pero en algunas zonas del sur las lluvias intensas provocaron inundaciones estacionales localizadas. Los suministros alimentarios pueden adquirirse fácilmente en el país debido a un comercio transfronterizo sin restricciones con los países vecinos, pero el acceso limitado a los alimentos para las familias de bajos ingresos junto con el aumento de los precios de los alimentos básicos constituye un problema. En la mayoría de los mercados, los precios de 2004 fueron constantemente más altos que los precios subvencionados de la Corporación de Desarrollo y Comercialización Agrícolas (ADMARC) correspondientes a 2003. Sin embargo, los precios actuales del maíz son más bajos que los precios correspondientes a 2001. Los precios del maíz se han estabilizado en torno a los 17 - 20 MK/kg ya que del vecino país de Mozambique fluye una corriente constante de importaciones transfronterizas.

Para la actual campaña comercial 2004/05 (abril/marzo) el Comité de Evaluación de la Vulnerabilidad estimó que alrededor de 1,3 millones de personas vulnerables, incluidas las que viven en zonas que obtuvieron malas cosechas y las gravemente afectadas por el VIH/SIDA, necesitarían una ayuda alimentaria de urgencia del orden de las 56 000 toneladas de cereales.

MAURICIO (10 de febrero)

En Mauricio la producción interna de cereales asciende a menos del 1 por ciento de las necesidades totales de cereales; por consiguiente, el país importa en forma comercial prácticamente todas sus necesidades de consumo de cereales. La caña de azúcar se produce en alrededor del 90 por ciento de la superficie cultivada y representa el 25 por ciento de los ingresos de importación del país.

La pérdida del acceso preferencial a los mercados de los Estados Unidos y europeos prevista para 2007 tendrá probablemente consecuencias negativas para el azúcar y los textiles, las dos importantes industrias generadoras de ingresos del país. Según el Economist Intelligence Unit, en los últimos tres años Mauricio ha registrado una tasa de desempleo relativamente alta (más del 10 por ciento), casi el doble de la media registrada en 2000 (5,9 por ciento).

MOZAMBIQUE (10 de febrero)

En lo que va de la campaña actual Mozambique ha experimentado características meteorológicas variadas, con lluvias intensas en el centro, favorables en el norte y dispersas en el sur. La Junta Hídrica Regional de Zambezi (ARA - Zambeze) emitió una alerta máxima el 1 de febrero a causa de las inundaciones provocadas por el desborde de los ríos Zambezi y Pungue debido a las intensas lluvias recibidas en el lugar y en el vecino país de Zambia, que afectaron a siete distritos en Mozambique central. Ahora bien, según un comunicado del Gobierno emitido el 4 de febrero, los niveles del agua iban descendiendo en las zonas más expuestas a riesgos hasta ubicarse por debajo de las marcas críticas. En este momento se desconocen los daños causados a las cosechas principales de los alimentos básicos, el maíz y el sorgo sembrados en noviembre y diciembre de 2004, y al cultivo comercial de la caña de azúcar. A pesar de las inundaciones y si continúa la tendencia en general satisfactoria del crecimiento de los cultivos, las perspectivas para las cosechas de la campaña 2004/05 se considerarían favorables.

La producción de cereales en 2004, estimada en alrededor de 2 millones de toneladas (aproximadamente un 17 por ciento más que la media y un 11 por ciento por encima de la buena cosecha del año anterior), continuó la constante recuperación registrada en los últimos años. A pesar de la producción nacional en general satisfactoria, el país en su conjunto hace frente a un déficit neto de alrededor de 610 000 toneladas de cereales, particularmente en el sur y en algunas partes del centro.

En general, la situación del suministro de alimentos es satisfactoria en el país. Según informes de SIMA/MADER, los precios al por menor del maíz se han estabilizado en la mayoría de los mercados del país y actualmente son más bajos que en los mismos meses de los dos años anteriores. En abril de 2004 el análisis de la vulnerabilidad indicaba que aproximadamente 187 000 personas necesitaban 49 000 toneladas de ayuda alimentaria de socorro en la campaña comercial 2004/05 debido a los efectos de las inundaciones o sequías de los años anteriores y para hacer frente a los problemas del VIH/SIDA. Desde entonces, la situación de la seguridad alimentaria ha mejorado debido a una actividad agrícola satisfactoria durante la segunda temporada.

NAMIBIA (10 de febrero)

Según la Dependencia de Alerta Temprana e Información Alimentaria de Namibia (NEWFIU), la campaña agrícola 2004/05 se retrasó y las condiciones atmosféricas en general secas han entorpecido las perspectivas para una buena cosecha. También se señaló que casi todos los agricultores de Caprivi oriental eran beneficiarios de un programa de urgencia de distribución de semillas ejecutado al principio de la campaña. Los agricultores también se beneficiaron del programa gubernamental ampliado de aceleración de la energía de tracción animal y de un microproyecto de aumento de la productividad que suministra aperos y accesorios para arar. En 2004, a pesar de las intensas lluvias e inundaciones registradas en las provincias nordorientales de Caprivi y Kavago, NEWFIU estimó la producción total de cereales en 131 000 toneladas, un 28 por ciento más que la producción superior a la media del año anterior. Teniendo en cuenta el nivel de consumo habitual, este volumen representaba alrededor de 150 000 toneladas de la necesidad de importación de cereales, que deberán colmar principalmente proveedores comerciales.

Según la red regional integrada de información de las Naciones Unidas, se está terminando la valuación de las tierras agrícolas comerciales que se utilizará para crear un fondo de impuesto territorial con objeto de financiar, en parte, la adquisición estatal de tierras agrícolas destinadas al reasentamiento de miles de namibianos sin tierra.

SUDÁFRICA (20 de febrero)

Con las lluvias inferiores a lo normal e irregulares recibidas hasta ahora, la campaña agrícola 2004/05 para las cosechas principales no comenzó muy bien en Sudáfrica. Sin embargo, las intensas precipitaciones caídas en diciembre y al final de enero trajeron algún alivio en la zona del triángulo del maíz ubicada en el nordeste del país. La provincia de Cabo occidental está experimentando un tercer año de sequía consecutivo. En el plano nacional, la superficie sembrada con maíz en la presente campaña se estima en alrededor de 3 millones de hectáreas, más o menos semejante a la del año anterior. Las primeras estimaciones oficiales para la cosecha de maíz de verano de 2005 se cifran en 10,5 millones de toneladas, alrededor de un 8 por ciento más que el año pasado.

La estimación oficial definitiva para la cosecha de trigo de invierno recogida en octubre y noviembre de 2004, situada en 1,7 millones de toneladas, indica un incremento de alrededor del 10 por ciento con respecto al año pasado. Lo cual se traduciría en una necesidad de importación de trigo para este año de 1 millón de toneladas. La estimación definitiva de la producción total de maíz de 2004 ha sido revisada al alza por el Comité de estimación de cosechas del país (CEC) a 9,7 millones de toneladas. A pesar de la sequía tan pregonada que afecta al país, este nivel de producción es casi igual al del año anterior e incluso ligeramente mejor que la media de los cinco años anteriores.

Con el temor de una grave sequía en el país en 2004, el precio SAFEX del maíz blanco, que a principios de febrero de 2004 había subido a 216 dólares EE.UU. por tonelada, a principios de febrero de este año bajó a alrededor de 105 dólares EE.UU. por tonelada, debido al mejoramiento de la producción agrícola local e internacional y a una sustancial baja de los precios internacionales del maíz.

SWAZILANDIA* (10 de febrero)

La siembra y el crecimiento de los cultivos de la temporada principal han sido irregulares en la presente campaña debido a las precipitaciones escasas y mal distribuidas desde el comienzo de la campaña en octubre de 2004. En diciembre y enero se registraron lluvias cortas pero intensas que deberían de ayudar a los cultivos. Según el National Disaster Task Force, los cultivos sufrieron algunos daños a causa de las granizadas caídas el 23 de enero. Por consiguiente, las perspectivas para las cosechas se consideran en este momento desfavorables. La situación de la seguridad alimentaria es grave en todo el país debido a una sequía que redujo de un 30 por ciento la producción de cereales de la temporada principal de 2004. Con una tasa de autosuficiencia de cereales de sólo alrededor de un tercio, la población de Swazilandia depende principalmente de las importaciones de alimentos. Las necesidades de importación de cereales en la campaña comercial 2004/05 (mayo/abril) se estiman en alrededor de 132 000 toneladas, de las cuales se prevé importar comercialmente 100 000 toneladas. El resto (32 000 toneladas) se cubrirá con ayuda alimentaria destinada a las personas más vulnerables (142 000), con el fin primordial de mitigar los efectos del VIH/SIDA y de prestar un apoyo directo a las familias que no pueden acceder a los alimentos e insumos agrícolas disponibles.

ZAMBIA (10 de febrero)

Al haber comenzado tarde las lluvias, se retrasó la siembra de las cosechas principales de la presente campaña en algunas zonas. Las lluvias repuntaron en diciembre y al final de enero, lo que sirvió para las nuevas siembras y el crecimiento de las plantas ya sembradas. Sin embargo, en el plano nacional las precipitaciones acumulativas recibidas desde octubre de 2004 han sido inferiores a la media, con los niveles máximos registrados en el norte y los niveles mínimos en el sur. A pesar de ello, las perspectivas generales son favorables. Los pronósticos a largo plazo para la campaña se consideran normales. Al igual que el año pasado, también este año se ejecutó el programa de subvenciones del gobierno para la distribución de fertilizantes y semillas a determinados agricultores. Como consecuencia de dos buenas cosechas consecutivas los precios del maíz están por debajo de la media de los últimos diez años (FEWSNET).

La producción de cereales de 2004, estimada en 1,37 millones de toneladas, fue superior en un 1 por ciento a la excelente cosecha de 2003 y superior en alrededor del 23 por ciento a la media de los últimos cinco años. Considerando las necesidades totales de la utilización del país y la gran cuantía de existencias remanentes, se prevé un excedente de exportación de alrededor de 150 000 toneladas durante la campaña comercial 2004/05. Según el Ministerio de Agricultura y Cooperativas, la superficie sembrada con yuca aumentó en un 47 por ciento pasando de 140 251 hectáreas en 2002/03 a 206 051 hectáreas en 2003/04, lo que se traduce en un incremento del 46 por ciento de la producción a alrededor de 1,4 millones de toneladas. La situación de la seguridad alimentaria en el país es relativamente buena. Como quedan excedentes de maíz disponibles de las últimas dos campañas, el PMA se propone comprar en el lugar 80 000 toneladas de maíz en 2005 para sus operaciones nacionales y regionales.

ZIMBABWE* (10 de febrero)

La siembra de las cosechas principales se retrasó en la presente campaña agrícola debido a un comienzo irregular de las precipitaciones. La mayoría de las zonas recibieron buenas precipitaciones en diciembre y en la última parte de enero. Sin embargo, la pluviosidad acumulativa en el país ha sido inferior a lo normal. A juzgar por las imágenes de satélite más recientes, se prevé un crecimiento de los vegetales y cultivos inferior a lo normal en todo el país, salvo en algunos distritos septentrionales que se beneficiaron de unas precipitaciones mejoradas. Se señala también que los agricultores han experimentado escasez de fertilizantes, combustible, piezas de repuesto y energía de tracción animal.

Según los informes, las compras de maíz por parte de la Junta Comercial de Granos del Gobierno han sido considerablemente menores de lo previsto. Según declaraciones de FEWSNET, los precios del maíz en el mercado paralelo variaron a mediados de diciembre de 2004 de 830 dólares por kilogramo en las zonas excedentarias (principalmente en la parte del centro norte del país) a 2 225 dólares por kilogramo en las zonas deficitarias periféricas. Durante el período poscosecha de abril estos precios pasaron de una media de 280 dólares a 560 dólares por kilogramo. Por consiguiente, la continua hiperinflación, estimada en una tasa anual de 149 por ciento en noviembre de 2004 (aunque en constante disminución desde alrededor de 600 por ciento a principios de 2004), combinada con niveles extremadamente elevados de desempleo, limitan mucho el acceso a los alimentos de parte de los grupos más vulnerables de la población. Según el comité de evaluación de la vulnerabilidad, alrededor de 2,3 millones de personas solamente de las zonas rurales no pueden satisfacer sus necesidades alimentarias y es probable que en las zonas urbanas ocurra otro tanto.

CERCANO ORIENTE

ARABIA SAUDITA (11 de febrero)

Las condiciones de crecimiento para las cosechas de trigo y cebada de 2004/05 que se recogerán a partir de abril han mejorado gracias a las precipitaciones recibidas últimamente. La producción de trigo en 2004 se estima en 1,6 millones de toneladas, alrededor de un 20 por ciento menos que el año anterior. Las importaciones de cereales secundarios (principalmente cebada y maíz) en 2004/05 (julio/junio) se pronostican en 7,4 millones de toneladas, alrededor de un 2 por ciento más que el año anterior.

CHIPRE (11 de febrero)

La siembra de las cosechas de trigo y cebada de 2004/05 que se recogerán a partir de mayo está terminada. La producción de cebada en 2004 se ha revisado a 95 000 toneladas, volumen semejante a la media de los cinco años anteriores. Las importaciones de cereales en 2004/05 (mayo/abril), principalmente trigo y cebada, se pronostican en el nivel de alrededor de 645 000 toneladas del año anterior.

IRÁN, REPÚBLICA ISLÁMICA DE (9 de febrero)

Los cultivos principales sembrados actualmente son el trigo, el principal alimento básico del país, y la cebada. La recolección de la cebada comenzará a partir de marzo, mientras que la del trigo comenzará en torno a mayo y junio.

La producción de trigo para 2004 se ha estimado en un nivel sin precedentes de 14 millones de toneladas, 0,5 millones de toneladas más que la excelente cosecha del año pasado y 3,6 millones de toneladas más que la media de los cinco años anteriores, debido a un considerable apoyo financiero del Gobierno y a unas condiciones atmosféricas favorables. Como consecuencia del aumento de la producción, se prevé que el país mantendrá la autosuficiencia en trigo en 2004/05.

La Federación Internacional de la Cruz Roja, junto con la Sociedad de la Media Luna Iraní, ha comenzado la reconstrucción y rehabilitación (a partir de septiembre de 2004 hasta diciembre de 2005) tras el terremoto de Bam, que causó la muerte de más de 26 000 personas, dejó más de 30 000 heridos y 75 600 personas sin vivienda.

IRAQ* (11 de febrero)

Pese a las recientes precipitaciones recibidas en la región, las perspectivas para las cosechas de cereales de invierno de 2005 en el Iraq, que se recogerán a partir de mayo, son inciertas. La producción total de cereales de 2004 se estima en 2,9 millones de toneladas, volumen situado en torno a la media de los cinco años anteriores.

El Sistema Público de Distribución puesto en funcionamiento en el marco del programa de Petróleo-por-Alimentos establecido por la RCS 986 (1995) suministra alimentos a toda la población de aproximadamente 26,3 millones de iraquíes. El Ministerio de Comercio reemplazó al PMA en la contratación de los alimentos. El PMA ejecutará un programa de urgencia de un año a favor de las personas más vulnerables. De acuerdo a un estudio realizado por el Ministerio de Salud en cooperación con el Instituto para Estudios Internacionales Aplicados de Noruega y el PNUD, este año la malnutrición grave entre los niños menores de cinco años aumentó a 7,7 por ciento en comparación con el 4 por ciento de hace dos años. Las encuestas nutricionales indican que en el sur del Iraq la situación ha empeorado.

ISRAEL (11 de febrero)

Las perspectivas iniciales para las cosechas de trigo y cebada de 2005, que se recogerán a partir de abril, son hasta ahora favorables, debido a las precipitaciones mejoradas que se han recibido. En años normales, la producción interna de trigo cubre menos de una quinta parte de las necesidades totales, y el resto se importa comercialmente. La producción total de trigo y cebada en 2004 se estima en 128 000 toneladas, casi un 8 por ciento menos que la media de los cinco años anteriores. Las importaciones de cereales en 2004/05 (julio/junio) se pronostican en alrededor de 3 050 000 toneladas.

JORDANIA (11 de febrero)

A finales de diciembre terminó la siembra de los cereales de invierno de 2004/05 en condiciones atmosféricas generalmente buenas. Las lluvias y una cubierta de nieve favorables han contribuido a restablecer la humedad del suelo.

La producción total de trigo y cebada en 2004 se estimó en 25 000 toneladas, volumen inferior en más del 56 por ciento a la media de los cinco años anteriores. Ello se debe principalmente a la grave sequía del año pasado que afectó a la mayor parte del país. Normalmente, la producción interna de cereales cubre solamente una pequeña parte de las necesidades de consumo y el resto se cubre con importaciones. Las importaciones de trigo en 2004/05 (julio/junio) se pronostican en 860 000 toneladas, alrededor de un 10 por ciento más que el año anterior. Las importaciones de cereales secundarios se pronostican en 900 000 toneladas, semejantes a las de 2003/04.

LÍBANO (11 de febrero)

La siembra de las cosechas de trigo y cebada, que se recogerán a partir de junio, terminaron en condiciones atmosféricas en general mejoradas. La producción de cereales en 2004 se estima en 131 000 toneladas, volumen inferior a la media.

Las importaciones de cereales, principalmente trigo, en 2004/05 (julio/junio) se pronostican en alrededor de 790 000 toneladas, volumen semejante a la media de los cinco años anteriores.

SIRIA (11 de febrero)

Unas buenas lluvias y la cubierta de nieve han mejorado las perspectivas para las cosechas de trigo y cebada que se recogerán a partir de mayo. La producción de trigo en 2004 se estima en un nivel superior a la media de 4,7 millones de toneladas. La producción de cebada aumentó apreciablemente a 1,1 millones de toneladas, alrededor de un 20 por ciento más que la media de los cinco años anteriores.

Las importaciones de cereales en 2004/05 (julio/junio) se pronostican en un volumen total de 1,6 millones de toneladas, alrededor de un 12 por ciento más que el año anterior.

TURQUIA (11 de febrero)

Las perspectivas iniciales para las cosechas de trigo y cebada de 2004/05, que se siembran normalmente entre septiembre y noviembre, han mejorado gracias a las intensas lluvias y nevadas caídas últimamente. La producción de trigo de 2004, que se recogió en verano, se estima en 20,5 millones de toneladas. En este nivel, excede en casi 1 millón de toneladas a la producción de 2003 y en alrededor de un 5 por ciento a la media de los cinco años anteriores. Análogamente, la producción de cereales secundarios de 2004 (principalmente cebada y maíz) aumentó alrededor de 600 000 toneladas a 11,3 millones de toneladas. La producción arrocera en 2004 se estima en 400 000 toneladas, alrededor de un 7 por ciento más que el año anterior.

Las importaciones de trigo en 2004/05 (julio/junio) se pronostican en 800 000 toneladas, que se comparan con el volumen de 1,2 millones de toneladas estimado para el año anterior. También se prevé una disminución de cerca de 300 000 toneladas en las importaciones de maíz a 800 000 toneladas. Según la Lista Arancelaria de 2005, la mayor parte de los derechos de importación se mantuvieron iguales a los del año pasado. Sin embargo, algunos derechos aumentaron en 2005, por ejemplo los correspondientes al trigo, maíz y sorgo.

YEMEN (11 de febrero)

Están por comenzar los preparativos de la tierra para la siembra de las cosechas principales de sorgo y mijo que se recogerán hacia el final del año. La producción de la cosecha de sorgo de 2004 se estima en aproximadamente 250 000 toneladas, volumen inferior en más del 20 por ciento al del año pasado y a la media de los cinco años anteriores. La producción de la cosecha de trigo también disminuyó a 98 000 toneladas respecto de las 104 000 toneladas del año anterior. La producción de maíz, estimada en 32 000 toneladas, fue semejante a la del año anterior pero inferior a la media en más del 27 por ciento.

Las importaciones de cereales en 2004 – principalmente trigo – se estiman en 2,6 millones de toneladas, alrededor de un 4 por ciento más que el año anterior, mientras se pronostica un aumento en 2005.

ASIA

AFGANISTÁN* (9 de febrero)

Los informes más recientes y las imágenes trasmitidas por satélite muestran que las intensas nevadas así como las precipitaciones superiores a lo normal recibidas en gran parte del país, aunque menos en el sur y sudoeste, pueden reponer considerablemente las capas freáticas agotadas en todo el país. Además, se considera que las fuertes nevadas suministrarán el agua para riego durante la primavera y el verano. Una humedad del suelo suficiente permitirá también a muchos agricultores, particularmente en el norte del Monte Hindukush, sembrar grandes extensiones de tierra con cereales de secano. Es demasiado temprano para hacer pronósticos acerca de la cosecha de cereales ya que dependerá de las precipitaciones que se reciban en la primavera y el verano, y de las temperaturas, así como de las invasiones de langostas y de los brotes de plagas y enfermedades. Sin embargo, las perspectivas indican para este año una cosecha buena en el caso de que predominen condiciones atmosféricas favorables y se mantenga un control sobre las langostas, las plagas y las enfermedades. La sequía del año pasado afectó a una gran parte del país y la producción total de cereales se estimó en alrededor de 3 millones de toneladas, es decir un 43 por ciento menos que la cosecha sin precedentes de 2003 y un 21 por ciento menos que la cosecha media obtenida en 1998.

Si las cosechas de este año no se ven afectadas por factores extraordinarios, las necesidades de ayuda alimentaria importada disminuirán apreciablemente. Sin embargo, se seguirá necesitando ayuda alimentaria, en lo posible adquirida en el país, ya que sigue siendo difícil para muchas familias vulnerables acceder a los alimentos.

ARMENIA (9 de febrero)

Los informes más recientes indican que se han sembrado cereales de invierno en 127 000 hectáreas, cifra semejante a la del año pasado pero alrededor de 15 000 hectáreas más que la media quinquenal. La situación de los cereales de invierno es satisfactoria y la producción total puede igualar a la buena cosecha de 2004, que totalizó aproximadamente 424 000 toneladas. La producción total de cereales en 2004 incluyó aproximadamente 350 000 toneladas de trigo, 62 000 toneladas de cebada y 6 000 toneladas de maíz. La papa es el segundo cultivo alimentario más importante después del trigo. Los rendimientos de la papa han continuado mejorando en los últimos años, debido a la introducción de nuevas variedades de alto rendimiento a través de los proyectos de asistencia técnica de la FAO. Armenia es un país deficitario en alimentos y continúa dependiendo de las importaciones de alimentos aún cuando la cosecha es superior a la media. Las importaciones totales de cereales para la actual campaña comercial 2004/05 se estima en alrededor de 169 000 toneladas, incluidas 50 000 toneladas de ayuda alimentaria.

AZERBAIYÁN (9 de febrero)

Los informes más recientes indican que se han sembrado cereales de invierno en superficies semejantes a las del año pasado y que la situación de los cultivos es buena. La producción total de cereales dependerá de las precipitaciones y de las temperaturas imperantes en la primavera y principios del verano. En 2004, la producción total de cereales se estimó en aproximadamente 2 130 000 toneladas, volumen ligeramente superior a la buena cosecha obtenida en 2003. La producción total de 2004 incluyó alrededor de 1,7 millones de toneladas de trigo, 232 000 toneladas de cebada y 150 000 toneladas de maíz. Unas condiciones atmosféricas generalmente favorables y una humedad del suelo suficiente, así como el acceso mejorado a la compra de insumos, contribuyeron a la buena cosecha del año pasado. Azerbaiyán es un importador neto de cereales y necesita más de 3,7 millones de toneladas de cereales por año para satisfacer las necesidades internas. Las importaciones totales de cereales para la campaña comercial 2004/05 se pronostican en alrededor de 980 000 toneladas, principalmente trigo panificable.

BANGLADESH (9 de febrero)

También Bangladesh se vio azotado por el desastre del tsunami, pero los daños, principalmente en el sector pesquero, fueron limitados en comparación con los países más afectados.

Los cultivos principales que se han sembrado son el trigo y el arroz Boro de regadío. El trigo se siembra en noviembre y diciembre y se cosecha a partir de finales de marzo. La superficie plantada se estima en 19 000 hectáreas, muy por encima del objetivo del Gobierno (12 000 hectáreas), debido al tiempo favorable y a la disponibilidad de semillas de calidad y de fertilizantes. La cosecha Boro de regadío, que representa el 45 por ciento de la producción arrocera del país, se siembra entre noviembre y enero y se cosecha a partir de abril. La superficie plantada se estima sin modificaciones respecto al año pasado.

La actual situación del suministro de alimentos es difícil en el país ya que a mediados de enero las reservas de cereales alimentarios habían bajado a un nivel peligroso en los almacenes del Gobierno: a sólo alrededor de 450 000 toneladas de arroz y entre 500 y 700 toneladas de trigo.

Las inundaciones registradas al final del verano del año pasado tuvieron efectos devastadores en el sector agrícola. Hasta ahora el PMA ha distribuido galletas de alto contenido energético a más de 600 000 alumnos de escuelas primarias en las zonas afectadas por las inundaciones. Hasta el 31 de diciembre de 2004, se habían distribuido 2 990 toneladas de galletas y se preveía la distribución de 230 toneladas en enero. Los envíos de arroz destinados a Bangladesh se desviaron a Indonesia para alimentar a las víctimas del tsunami. Las actividades de rehabilitación de la infraestructura y de los medios de vida rurales se han retrasado.

CAMBOYA (9 de febrero)

La recolección de las cosechas de arroz y de otros cultivos de la estación húmeda está casi terminada. La cosecha principal de arroz de la estación húmeda representa normalmente un 80 por ciento de la producción arrocera total. La segunda cosecha de arroz (estación seca) ya está sembrada. La superficie sembrada se estima en 280 000 hectáreas, alrededor de 14 000 hectáreas más que el año pasado. Las condiciones de crecimiento de los cultivos son normales.

La producción arrocera total de 2004 se estima en 4,5 millones de toneladas, 200 000 toneladas menos que la cosecha sin precedentes del año anterior, debido a la sequía registrada al final de la estación húmeda, pero 360 000 toneladas más que la media de los cinco años anteriores. La situación del suministro de alimentos del país en 2005 es satisfactoria y la producción interna casi puede cubrir las necesidades.

CHINA (9 de febrero)

En China continental ya está sembrado el trigo de invierno, que normalmente representa un 95 por ciento de la producción total de trigo. Se estima que la superficie sembrada para la presente campaña ha aumentado alrededor de un 5 por ciento, o sea en 1 millón de hectáreas, respecto del año pasado como consecuencia de los precios atractivos del producto y de unas condiciones de siembra favorables. Las condiciones atmosféricas han sido hasta ahora benéficas en las principales regiones productoras de trigo.

La producción total de cereales en 2004 se estima en 359 millones de toneladas (producto elaborado), un 11 por ciento más que el año pasado (5,6 por ciento en el caso del trigo, 15 por ciento para el arroz y 11 por ciento para el maíz), lo que representa el primer aumento de la producción anual desde 1998, como consecuencia de un tiempo casi perfecto, de la firmeza de los precios y de una serie de políticas de apoyo del Gobierno. Sin embargo, China cambiará su posición comercial neta en el sector cereal pasando de ser un exportador neto en 2003/04 (julio/junio, con exportaciones netas de 9,6 millones de toneladas) a ser un importador neto en 2004/05 (con importaciones netas de 3 millones de toneladas), debido a la menguada producción obtenida en los últimos años y al nivel muy bajo de las existencias remanentes.

El Consejo de Estado, que es el gabinete de China, declaró en su principal documento normativo sobre asuntos rurales publicado en enero de 2005 que China continuará durante este año las políticas de apoyo agrícola (reducción de impuestos, subvenciones directas y subvenciones para las semillas y aperos, precios de protección mínimos) para incrementar la producción de cereales y los ingresos de los agricultores. Se pronostica que la superficie cultivada con trigo, arroz y maíz continuará aumentando en 2005. Pero se prevé que China seguirá haciendo frente a un déficit de cereales y continuaría siendo un importador neto de cereales en 2005/06.

COREA, REPÚBLICA DE (9 de febrero)

Los cereales sembrados actualmente son la cebada y el trigo, que se sembraron hacia fines del año pasado y se cosecharán a partir de abril. El arroz, el cereal principal, se siembra a partir de mediados de mayo y se recoge a partir de mediados de septiembre. La producción arrocera de 2004 se estima en 6 760 000 toneladas, aproximadamente un 12 por ciento más que la producción afectada por el mal tiempo del año pasado, pero un 2 por ciento menos que la media de los cinco años anteriores. Debido a los cambios en el régimen alimenticio, el consumo de arroz por habitante ha ido disminuyendo constantemente desde 120 kilogramos en 1990 a 80 kilogramos en 2004.

La importación de cereales en 2004/05 se estima en torno a los 13 millones de toneladas (3,9 millones de toneladas de trigo, 8,6 millones de toneladas de maíz y 250 000 toneladas de arroz). El Gobierno ha aceptado duplicar los contingentes en el próximo decenio con respecto al 4 por ciento actual (porcentaje de las importaciones en el consumo interno) y poner directamente a disposición de los consumidores coreanos el arroz importado.

COREA, REPÚBLICA DEMOCRÁTICA POPULAR DE* (18 de febrero)

Actualmente no hay actividades agrícolas importantes en curso. El trigo de invierno (y la cebada de invierno), que son algunos de los cereales tempranos del programa de doble cultivo, se plantaron entre finales de septiembre y mediados de octubre y la superficie sembrada en 2004/05 es de 70 080 hectáreas, sólo marginalmente superior a la del año anterior. La cebada y la papa temprana de primavera, al igual que los cultivos de primavera, se sembrarán en marzo y las superficies previstas en 2005 son de 31 500 hectáreas y 99 500 hectáreas, respectivamente. Las semillas de trigo y cebada escasearon debido a las inundaciones generalizadas registradas en junio de 2004, antes de la recolección. Unas 224 toneladas de semillas de cebada de primavera se adquirieron últimamente por intermedio de la FAO y se distribuirán a las explotaciones cooperativas de 30 distritos ubicados dentro de la zona cerealera de las llanuras occidentales. Ha habido una excepcional falta de nieve en muchas partes del país en el invierno de 2004/05, lo que podría conducir a bajos niveles de agua en los embalses para el riego de los cultivos de primavera y verano. Sin embargo, en algunas zonas se señalan algunas buenas lluvias otoñales caídas en 2004.

Basándose en la misión conjunta FAO/PMA de evaluación de cultivos y suministros de alimentos de noviembre del año pasado, la producción arrocera de 2004 se estima en 2 370 000 toneladas, un 5,6 por ciento más que el año anterior, como consecuencia del tiempo favorable, del mejoramiento de las instalaciones de riego en la región cerealera principal y de una mayor aplicación de fertilizantes suministrados por conducto de la ayuda internacional. La producción total de cereales en 2004/05 (cosechas de la temporada principal de 2004 y cosechas de invierno y primavera de 2004/05), incluidas las papas en equivalente de cereales y la producción de las huertas familiares y de los terrenos en declive, se pronostica en 4 235 000 toneladas (producto elaborado), aproximadamente un 3 por ciento más que la producción de 2003 y la mejor cosecha obtenida en los últimos diez años.

Pese a una recuperación de la producción de cereales, se prevé que el suministro interno descenderá muy por debajo de las necesidades alimentarias mínimas y el país tendrá que depender nuevamente de la asistencia externa ya que su capacidad de importar comercialmente sigue siendo muy limitada. La necesidad de importación en 2004/05 se estima en 897 000 toneladas, de las cuales las importaciones comerciales cubrirán sólo 200 000 toneladas.

En el marco de la OU 10141.03, el PMA necesita 504 000 toneladas de alimentos por un valor de 202 millones de dólares EE.UU. para alimentar a 6,5 millones de personas más vulnerables de Corea del Norte – incluidos niños, mujeres y ancianos. En enero y febrero de 2005, el PMA pudo alimentar a todos los beneficiarios seleccionados con las raciones previstas. Nuevas promesas sustanciales permitirán al PMA mantener la ayuda hasta mayo de 2005 salvo el suministro de aceite que debido al retraso de las llegadas se ha destinado este mes a los beneficiarios de la costa occidental.

Las raciones diarias del Sistema Público de Distribución se redujeron a 250 gramos en enero, antes de lo previsto. Normalmente, las raciones se reducen en marzo cuando las existencias de las principales cosechas se han agotado y antes de que comience la cosecha temprana. Las raciones son las más reducidas desde enero de 2001, pero no se prevén aumentos hasta junio. Sin embargo, pese a su disminución, los 6,5 millones de beneficiarios del PMA pueden todavía satisfacer sus necesidades alimentarias mínimas siempre y cuando las distribuciones de los alimentos tramitados lleguen en el momento oportuno.

FILIPINAS (9 de febrero)

Los cultivos principales sembrados actualmente son el arroz y maíz de estación seca, sembrados en octubre y diciembre para recogerse a partir de abril y mayo. La situación de los cultivos es en general normal, salvo en el norte y sudoeste de Luzón, en el centro y oeste de Visayas, y en el norte, oeste y sur de Mindanao, donde los cultivos experimentaron una falta de humedad.

A pesar de los efectos desastrosos de cuatro tifones, en 2004 Filipinas alcanzó otra excelente cosecha de arroz de 14,4 millones de toneladas, un 1,7 por ciento más que el año anterior y aproximadamente un 11 por ciento más que la media de los cinco años anteriores, debido al incremento de la superficie cultivada con arroz híbrido (230 000 hectáreas en 2004, frente a las 7 000 hectáreas en 2001). También se prevé una producción de maíz de 2004 mayor que en 2003, situada en un nivel sin precedentes de 5,5 millones de toneladas, como consecuencia de los precios atractivos del producto y de la tecnología de hibridación adoptada. El Gobierno espera que la producción arrocera alcance en 2005 los 15,1 millones de toneladas y la de maíz los 5 930 000 toneladas.

GEORGIA (9 de febrero)

Los informes más recientes indican que Georgia obtuvo alrededor de 663 000 toneladas de cereales en 2004, cerca de 66 000 toneladas menos que en la cosecha de 2003. La cosecha del año pasado incluyó alrededor de 217 000 toneladas de trigo, 385 000 toneladas de maíz y unas 50 000 toneladas de cebada. Se señala que unas condiciones atmosféricas adversas y la evolución política registrada en el país han contribuido a que la cosecha fuera inferior a lo previsto. Georgia necesita aproximadamente 1,3 millones de toneladas de cereales por año para satisfacer las necesidades internas. La necesidad total de importación de cereales se estima en alrededor de 575 000 toneladas, incluidas unas 125 000 toneladas de ayuda alimentaria.

En el marco de una Operación Prolongada de Socorro y Recuperación (OPSR) de tres años el PMA ha distribuido en total 7 500 toneladas de alimentos a unos 220 000 beneficiarios desde que comenzó la OPSR en julio de 2003. La OPSR actual, cuya terminación está prevista para junio de 2006, incluye componentes de socorro y recuperación, principalmente distribución de alimentos a los grupos vulnerables y programas de alimentos por trabajo.

INDIA (9 de febrero)

El tsunami del 26 de diciembre de 2004 causó más de 10 700 víctimas y miles de desaparecidos, y afectó a unos 2 731 000 personas. Los estados de Tamil Nadu y Andhra Pradesh en la costa sudoriental de la India y las islas Andaman y Nicobar fueron las zonas más afectadas. Al menos 140 000 personas, principalmente miembros de familias pesqueras, se encuentran en centros de socorro establecidos por el Gobierno.

Sobre las comunidades pesqueras ha recaído el peso mayor de los daños y las pérdidas de los medios de vida. Los sectores pesquero y acuícola de Tamil Nadu y Andhra Pradesh y de las islas de Andaman y Nicobar han sufrido daños importantes. Muchas aldeas pesqueras de esas zonas han perdido vidas humanas, buques pesqueros, instalaciones piscícolas, refugios y otras propiedades. Sólo en Andhra Pradesh, que normalmente produce alrededor del 25-30 por ciento de las exportaciones totales de alimentos marinos de la India, se dieron por perdidos 2 000 buques pesqueros, unos 300 000 pescadores quedaron sin trabajo y alrededor de 400 tanques piscícolas sufrieron daños.

Más de 134 000 hectáreas de arrozales quedaron gravemente damnificadas en Tamil Nadu (principalmente en el distrito de Nagapattinam).

El Gobierno de la India, en colaboración con los Estados/Territorios de la Unión, organizó operaciones de socorro y de rescate en gran escala. La primera fase de dichas operaciones ha terminado y ahora el Gobierno de la India está preparando un programa global de rehabilitación y recuperación bajo la autoridad coordinadora de la comisión de planificación. El Gobierno no ha hecho llamamientos de asistencia exterior para la fase de socorro de urgencia, pero ha pedido al Sistema de las Naciones Unidas, al Banco Mundial y al BAsD que proporcionaran apoyo y movilizaran recursos para la fase de rehabilitación y reconstrucción.

El cultivo principal rabi (de invierno) sembrado actualmente es el trigo, que se siembra entre octubre y diciembre y se cosecha en marzo y abril. Se señala que la superficie cultivada es marginalmente inferior a la del año anterior debido a la diversificación de cultivos hacia las semillas oleaginosas. El departamento meteorológico ha declarado zona deficitaria de lluvias durante el presente invierno a la región central de la India (Maharashtra, Gujarat y Madhya Pradesh), que son los principales productores de trigo. En general, las precipitaciones fueron inferiores a lo normal en muchas zonas productoras, de las cuales el 39,6 por ciento había recibido precipitaciones inferiores a la media hasta el 2 de febrero. Pese a las condiciones desfavorables imperantes hasta ahora, el Gobierno espera que la producción de trigo de 2005 alcance los 75 millones de toneladas, alrededor de 3 millones de toneladas más que en 2004. La Corporación de Alimentos de la India y los organismos del Gobierno estatal prevén la compra de 18 millones de toneladas de trigo para el Sistema Público de Distribución durante la próxima campaña comercial.

La estimación más reciente de la producción del arroz kharif (monzónico) de 2004 se cifra en 85 millones de toneladas, aproximadamente 2 millones de toneladas, o sea un 2 por ciento, menos que en 2003, debido a las repercusiones negativas tanto de las inundaciones como de las sequías registradas durante la fase de crecimiento. En total, la producción de cereales de 2004 (producto elaborado) se estima en 190,5 millones de toneladas, aproximadamente 3,7 millones de toneladas de toneladas, o sea un 2 por ciento, más que el año anterior.

En 2003/04, la India fue uno de los mayores exportadores mundiales de trigo y arroz, habiendo exportado 5 millones de toneladas de trigo y 2,6 millones de toneladas de arroz. Según los pronósticos, en 2004/05 los volúmenes de exportación serán mucho menores debido a las escasas reservas de cereales.

INDONESIA (9 de febrero)

La isla occidental de Sumatra, la zona habitada más cercana al epicentro del terremoto, quedó devastada por el tsunami. Las víctimas provocadas por el tsunami en Indonesia ascendieron a más de 230 000 (entre muertos y desaparecidos). Según los informes, ha muerto más del 70 por ciento de los habitantes de algunas aldeas costeras. Las zonas más afectadas están ubicadas en la provincia de Aceh y en dos distritos del norte de Sumatra.

En la provincia de Aceh, la agricultura es importante para la economía, ya que representa el 32,2 por ciento del PBI regional y en 2003 empleó el 47,6 por ciento de la fuerza laboral. En la agricultura, la actividad predominante fue la producción de cultivos alimentarios, con contribuciones menores provenientes de la horticultura, las plantaciones y la cría de animales.

Las cosechas de arroz y maíz de la temporada principal de 2005, que se recogerán a partir de marzo, ya estaban sembrados cuando el tsunami azotó Sumatra. La isla de Sumatra es la segunda de Indonesia en cuanto a producción de arroz pero las dos provincias más afectadas representan conjuntamente (incluidos todos los distritos) aproximadamente un 10 por ciento de la producción nacional total en un año normal. Las evaluaciones de la FAO indican que han quedado devastadas aproximadamente 40 000 hectáreas de tierras de regadío sumergidas por las inundaciones y resultaron damnificadas 30 981 hectáreas de arroz. Las pérdidas inmediatas de cosecha se estiman en 80 000 toneladas de arroz y 160 000 toneladas de otros cultivos. Además de las pérdidas inmediatas registradas en la producción agrícola, la arena y el barro depositados sobre las tierras agrícolas, la erosión, la salinización y los daños causados al sistema de riego, se traducirán en una cierta pérdida permanente de tierras agrícolas. Además de los daños causados por el tsunami, se señala que en la última década de enero las riadas destruyeron 21 793 hectáreas de arrozales y 3 686 hectáreas de maíz en Lampung. Las inundaciones damnificaron también 16 678 hectáreas de arrozales en la provincia vecina de Sumatra sur. Los daños a los cultivos tendrán graves repercusiones en la seguridad alimentaria de las poblaciones afectadas, aunque no deberían afectar a las perspectivas nacionales generales para la cosecha principal de arroz de 2005.

La ganadería ha sido un sector en crecimiento en la provincia de Aceh. Las estimaciones provisionales indican que debido al tsunami se perdieron 23 300 rumiantes grandes, 21 000 rumiantes pequeños y alrededor de 2,5 millones de aves. El sector pesquero es una actividad económica importante para la isla de Sumatra, que representa alrededor de una tercera parte de las capturas nacionales. El sector proporciona empleo a más de 100 000 personas en las zonas de la provincia de Aceh y del norte de Sumatra afectadas por el desastre. Aproximadamente un 65-70 por ciento de la flota pesquera en pequeña escala y el equipo conexo quedó destruido. Entre un 15-20 por ciento de los pescadores de los 18 kabupatens más afectados ha muerto. Se estima que la producción de la industria pesquera de Aceh descenderá en un 60 por ciento en 2005. Las pérdidas de equipo pesquero, la destrucción y daños causados a la infraestructura y a las instalaciones pesqueras, incluidos los puertos pesqueros y los depósitos piscícolas, tendrán repercusiones negativas a largo plazo en la economía nacional y local.

El PMA ha proporcionado aproximadamente 8 200 toneladas de ayuda alimentaria desde que se produjo el desastre. El 4 de febrero el Gobierno de Indonesia declaró que había terminado la primera fase de la operación de socorro de urgencia en la provincia de Aceh y que comenzaría la recuperación y reconstrucción en las zonas afectadas por el tsunami. En este momento hay 250 organizaciones internacionales trabajando en la provincia de Aceh. La FAO continúa dirigiendo la coordinación del socorro y la recuperación en los sectores agrícola y pesquero.

La situación del suministro de alimentos en Indonesia es satisfactoria. La producción total de arroz en 2004 (temporadas principal y secundaria) se estimaba oficialmente en 54 millones de toneladas, alrededor de un 4 por ciento más que la buena cosecha de 2003, debido a unas condiciones de crecimiento excelentes y al sostenimiento gubernamental de los precios internos al productor. Indonesia ha sido en los últimos años un gran importador de arroz. Pero, gracias a la excelente cosecha obtenida el año pasado, el Gobierno prohibió las importaciones de arroz en 2004 y ha prorrogado la prohibición hasta junio de 2005.

JAPÓN (9 de febrero)

El único cultivo sembrado en este momento es el trigo de invierno. La cosecha principal de arroz sembrada en mayo y junio se recogió en octubre y noviembre y la producción de 2004 se estima en aproximadamente 11 millones de toneladas, un 12 por ciento más que la producción afectada por las condiciones atmosféricas del año pasado y un 2 por ciento menos que la media de los cinco años anteriores.

La importación de cereales en 2004/05 (julio/junio) se pronostica en 26 millones de toneladas (unos 20 millones de toneladas de cereales secundarios, 5,6 millones de toneladas de trigo y 0,7 millones de toneladas de arroz).

KAZAJSTÁN (9 de febrero)

Las imágenes más recientes transmitidas por satélite y otros informes muestran condiciones atmosféricas favorables y buenas precipitaciones, que asegurarán suficiente humedad del suelo para los cultivos de primavera y una cubierta de nieve protectora para los cereales de invierno. Los cereales de primavera son los cultivos más importantes en el calendario agrícola del país, mientras los de invierno representan sólo un 5 por ciento de la superficie total plantada con cereales. El año pasado Kazajstán obtuvo un total de 12,6 millones de toneladas de cereales, aproximadamente 3 millones de toneladas menos que en 2003 y 1,7 millones de toneladas menos que el nivel medio de la producción quinquenal. La producción del año pasado incluyó aproximadamente 9,9 millones de toneladas de trigo, 1.6 millones de toneladas de cebada y 475 000 toneladas de maíz. Las razones principales que explican la escasa producción del año pasado fueron las condiciones atmosféricas relativamente adversas y los precios del trigo situados por debajo de la media.

Las exportaciones totales de cereales durante la campaña comercial 2004/05 se pronostican en alrededor de 4,8 millones de toneladas, frente a casi 5,9 millones de toneladas durante la campaña comercial 2003/04. El trigo es, con mucho, el cultivo más importante del país tanto en términos de producción como de exportaciones.

MALASIA (9 de febrero)

Malasia también se vio afectado por el desastre del tsunami pero los daños, principalmente en el sector pesquero, fueron limitados en comparación con los países más afectados.

La cosecha principal de arroz, sembrada hasta noviembre del año pasado, se desarrolló en condiciones de precipitaciones normales. La recolección, que comenzó en diciembre en algunas zonas, terminará en abril. Para 2004 se estima una producción total de 2,18 millones de toneladas de arroz. Este nivel de producción interna cubre sólo alrededor de dos terceras partes del consumo total de arroz. El resto (0,6 millones de toneladas) tiene que cubrirse con importaciones. Las importaciones de trigo y maíz en la campaña comercial 2004/05 (julio/junio) se estiman en 1,4 millones de toneladas y 2,6 millones de toneladas, respectivamente.

MALDIVAS (9 de febrero)

La marejada y las inundaciones causadas por el tsunami del 26 de diciembre de 2004 inundaron todas las islas y afectaron en diversos grados a toda la población. Unas 100 000 personas, o sea una tercera parte de la población, se han visto gravemente afectadas. Murieron más de 80 personas y hay 20 desaparecidos. Alrededor del 10 por ciento de la población se desplazó y alrededor de 13 000 siguen desplazadas.

El tsunami provocó graves daños a las viviendas y a la infraestructura en los sectores turístico y pesquero. El turismo es la industria principal del país, que representa aproximadamente un 30 por ciento del PBI, más del 60 por ciento de los ingresos de divisas y alrededor de un 90 por ciento de los ingresos fiscales. La pesca es el segundo sector principal de la economía y alrededor del 20 por ciento de la población total depende de ella como principal actividad generadora de ingresos. Cientos de buques, embarcaciones y puertos han quedado destruidos o damnificados. Los daños totales al sector pesquero se han calculado en 25 millones de dólares EE.UU. mientras que los costos de rehabilitación se han evaluado en 15,3 millones de dólares EE.UU..

La agricultura, limitada por la escasa disponibilidad de tierras de cultivo y la escasez de mano de obra interna, desempeña una función secundaria en la economía global pero es una actividad generadora de ingresos para las familias rurales y contribuye a su seguridad alimentaria. Las pérdidas en la agricultura son graves, con un 30 por ciento de las parcelas completamente destruidas. Las plantas perennes como el coco, la fruta del pan, el mango etc. han sido sacados de raíz o sufren la toxicidad de la sal.

El PMA ha proporcionado unas 40 toneladas de ayuda alimentaria desde que se produjo el desastre. La FAO hizo un llamamiento por 2 millones de dólares EE.UU. a través del sistema de llamamientos urgentes para el suministro de semillas, aperos y otros insumos agrícolas y la rehabilitación de los sectores pesquero y agrícola.

MONGOLIA* (9 de febrero)

Tras cuatro años consecutivos caracterizados por el fenómeno del dzud (invierno crudo con verano de sequía), el invierno de 2003/04 no fue tan riguroso y crudo y la pérdida de ganado fue mucho menor. Las condiciones para la cría de animales jóvenes fueron favorables a principios de 2004 y el número de los animales aumentó en todas las categorías, con la excepción de los camellos. Sin embargo, se han pronosticado pérdidas cuantiosas para el invierno de 2004/05 como consecuencia de un verano seco en 2004, que afectó a un 60 por ciento del país, de las fuertes nevadas caídas recientemente, y de una temperatura muy inferior a lo normal registrada durante el invierno de 2004/05 a partir de diciembre del año pasado.

La cosecha de trigo de 2004, prácticamente el único cereal que se produce en el país y se recoge en septiembre, se estima ahora en 135 400 toneladas, alrededor de un 20 por ciento menos que el año anterior, como consecuencia del tiempo seco registrado en las principales regiones productoras de trigo. También han sido malas en 2004 las cosechas de las papas y las hortalizas, cuyas producciones se estiman en 8 700 toneladas y 49 000 toneladas, respectivamente.

Para cubrir las necesidades del consumo interno en la campaña comercial 2004/05 (octubre/septiembre), el país necesitará importar unas 263 000 toneladas de cereales. Dado que el país tiene un problema grave de balanza de pagos, las importaciones comerciales cubrirán sólo una parte y el déficit tendrá que cubrirse con ayuda alimentaria. El fenómeno del dzud y la sequía han agotado los mecanismos de subsistencia de las familias de Mongolia y han redundado en un aumento de la pobreza. Se estima que cerca del 35 por ciento de la población total vive por debajo de la línea de pobreza, con un ingreso familiar medio de 20-30 dólares EE.UU. mensuales. En algunas zonas urbanas, el porcentaje de la población que vive por debajo de la línea de pobreza ha alcanzado el 70 por ciento.

MYANMAR (9 de febrero)

Unas 200 aldeas situadas en la costa meridional y que dependen de la pesca se han visto muy afectadas por el tsunami. Se estima que más de 60 personas han muerto y más de 3 200 personas de 638 hogares se han desplazado. Las zonas más afectadas son la municipalidad de Laputta del distrito de Ayeyawaddy, en la que habitan agricultores de subsistencia y familias pesqueras afectados de pobreza. Los daños económicos directos se estiman en 180 000-250 000 dólares EE.UU.. Se ha destinado ayuda alimentaria internacional a unas 30 000 personas más afectadas. Con todo, los daños causados por el tsunami del océano Indico a la cosecha de arroz son muy limitados.

La recolección de la cosecha de arroz de la temporada principal de 2004 terminó en diciembre del año pasado. La cosecha secundaria sembrada actualmente se recogerá a partir de mediados de marzo. La producción arrocera de 2004 se estima en 22 millones de toneladas, aproximadamente un 4 por ciento menos que la producción sin precedentes del año pasado, pero todavía superior en un 1 por ciento a la media de los cinco años anteriores. La producción de trigo y maíz en 2004 se estima en 107 000 toneladas y 574 000 toneladas, respectivamente. Debido a los constantes aumentos de la producción arrocera en los últimos años, la situación del suministro de cereales es en general satisfactoria en el país.

NEPAL (9 de febrero)

El trigo de invierno ya está sembrado y se recogerá en abril. Las condiciones atmosféricas son favorables, con precipitaciones superiores a la media y una temperatura cercana a lo normal en enero. La recolección del arroz de la temporada principal de 2004 terminó en diciembre y la producción arrocera total de 2004 se estima en 4,3 millones de toneladas, 3,5 por ciento menos que el año pasado, pero un 2 por ciento superior a la media de los cinco años anteriores. La producción de trigo de 2004 se estima en alrededor de 1,3 millones de toneladas. La necesidad de importación de cereales total en 2004/05 se estima en 80 000 toneladas.

El conflicto armado entre las fuerzas de seguridad del Gobierno y los maoístas ha durado nueve años y se ha cobrado más de 10 000 víctimas (sólo en 2004 murieron más de 2 330 personas), y ha trastornado la seguridad y los medios de vida de miles de familias, dejando al país entre los países más pobres del mundo con un PBI por habitante en 2004 de sólo 230 dólares EE.UU.. La seguridad alimentaria del país también se ve afectada todos los años por las inundaciones y los aludes, que en el año 2004 afectaron a 800 000 personas.

PAKISTÁN (9 de febrero)

El cultivo principal sembrado en este momento es el trigo de invierno, que se siembra en octubre y noviembre y se recoge en abril y mayo. Las precipitaciones generalizadas de invierno recibidas desde el 21 de enero deberían beneficiar a todos los cultivos estacionales, particularmente en las zonas de secano del alto Punjab, incluidos los distritos de Attock, Chakwal, Jehlum y Rawalpindi. La reciente racha de lluvias ha aliviado también la grave sequía imperante en la provincia meridional de Baluchistán, pero también ha causado en algunas partes graves inundaciones que afectaron a más de 30 000 personas.

La producción de trigo de 2004 se estima en 19,4 millones de toneladas, aproximadamente un 1 por ciento más que el volumen del año pasado y un 1,6 por ciento más que la media de los cinco años anteriores debido a un aumento de los rendimientos. Pese al aumento de la cosecha de trigo, se prevé que el país tendrá que importar 1,5 millones de toneladas de trigo para 2004/05 debido a la escasez de reservas y al crecimiento demográfico. El Gobierno ha establecido un objetivo de producción de trigo para 2005 de 20 750 000 toneladas. Los informes más recientes indican la producción arrocera de 2004 en 7,4 millones de toneladas, un 1,8 por ciento más que el año anterior. Pakistán es un exportador importante de arroz y las exportaciones de 2004/05 se pronostican en 2,1 millones de toneladas.

REPÚBLICA DE KIRGUISTÁN (9 de febrero)

Los informes más recientes indican que los cereales de invierno se han plantado en 355 000 hectáreas, semejantes a las del año pasado. Según los informes, la situación de los cultivos de invierno es satisfactoria y se prevé que la producción total de cereales será igual a la buena producción del año pasado, estimada en más de 1,7 millones de toneladas. La producción total del año pasado incluyó aproximadamente 1,2 millones de toneladas de trigo, 170 000 toneladas de cebada y 320 000 toneladas de maíz. La necesidad total de importación de cereales para la campaña comercial 2004/05 se estima en 158 000 toneladas, incluidas 140 000 toneladas de trigo panificable y aproximadamente 10 000 toneladas de arroz.

REPÚBLICA DEMOCRÁTICA POPULAR DE LAOS (9 de febrero)

El arroz es el cultivo principal del país que representa el 90 por ciento de la superficie total cultivada. Otros cultivos que se producen son el maíz (el segundo en cuanto a superficie sembrada), la caña de azúcar y el maní. La recolección del arroz de la estación húmeda, sembrado entre mediados de mayo y principios de julio de este año, está terminada. Esta cosecha, que se produce principalmente en la cuenca del río Mekong, representa aproximadamente un 75 por ciento de la producción total de arroz. La segunda cosecha de arroz, que se produce en régimen de riego en la estación seca, se siembra desde mediados de noviembre hasta enero y se recoge en abril.

La producción arrocera de 2004 se estima en un nivel récord de 2,7 millones de toneladas, aproximadamente un 2 por ciento más que la buena cosecha del año anterior y un 15 por ciento más que la media de los cinco años anteriores, debido al continuo aumento del uso de variedades de alto rendimiento y al tiempo favorable. Gracias al aumento de la producción, el país puede prácticamente mantener su autosuficiencia alimentaria. Sin embargo, los sectores más pobres de la población, que viven principalmente en las zonas de tierras altas, tienen un acceso insuficiente al arroz, padecen de inseguridad alimentaria crónica y necesitan ayuda. El PMA ha establecido puestos de distribución de alimentos de urgencia en 16 provincias para distribuir la ayuda alimentaria (principalmente arroz).

SRI LANKA* (9 de febrero)

Según los informes, como consecuencia del tsunami murieron más de 30 000 personas, unas 450 000 están desplazadas en el interior del país y 91 749 casas quedaron destruidas. Los distritos más afectados son Galle, Matara, Hambantota, Ampara, Batticaloa, Tricomalee, Mullativu, Kuchaveli y Jaffna.

Los distritos del litoral oriental y meridional más afectados están entre las principales zonas arroceras del país, que representan una tercera parte de la producción de la temporada principal Maha. La siembra de la cosecha del arroz Maha de 2005 ya había terminado cuando llegó el tsunami. Las olas penetraron sólo a una distancia de medio kilómetro por término medio, afectando solamente a las partes de aguas abajo de las principales zonas agrícolas. Pero en algunas zonas como el distrito de Galle, las aguas salinas penetraron hasta más de 3 kilómetros y destruyeron un gran número de plantas de mango y jaqueros. Se estiman que quedaron completamente damnificadas cerca de 5 938 hectáreas de cultivos y que el agua salina afectó a las tierras agrícolas listas para cultivar.

En las zonas costeras la pesca es la principal actividad económica, que proporciona empleo directo a cerca de 250 000 personas. En los últimos años, la industria pesquera ha surgido como un sector dinámico orientado a las exportaciones, generando ingresos considerables en divisas. Las estimaciones indican que el 66 por ciento de la flota pesquera y de la infraestructura industrial de las regiones costeras ha quedado destruido y que diez de los doce principales puertos pesqueros resultaron devastados, causando efectos económicos adversos tanto en el plano local como nacional. El sector ganadero sufrió pérdidas relativamente moderadas.

Desde que se produjo el desastre, el PMA ha proporcionado aproximadamente 11 675 toneladas de alimentos. Se ha aprobado la financiación de proyectos de la FAO que totalizan 16,7 millones para apoyar la rehabilitación de la industria pesquera de Sri Lanka.

El cultivo principal sembrado actualmente en Sri Lanka es el arroz de la cosecha principal Maha, que se siembra entre octubre y diciembre y se recoge a partir de marzo. La siembra Maha coincide con la llegada del monzón nordoriental, que es la principal estación de las lluvias del país. Las precipitaciones totales y las condiciones de crecimiento son favorables durante la temporada Maha de 2004/05 en el país y se espera una buena cosecha.

En 2004, Sri Lanka sufrió dos graves sequías consecutivas, especialmente en Anuradhapura, Kurunegala y Puttalam. La necesidad total de importación de cereales de 2005 se estima en 1,3 millones de toneladas.

TAILANDIA (9 de febrero)

La mayor parte de los 400 kilómetros del litoral occidental del país, que incluye numerosas islas del Mar Andaman, ha quedado devastado por el tsunami. Según los informes, murieron unas 5 300 personas y otras mil resultaron afectadas. En las provincias sudorientales más afectadas de Ranong, Phang Nga, Phuket, Krabi, Trang y Satun son cuantiosos los daños causados al turismo y a la infraestructura pesquera.

En el sector pesquero, se vieron afectadas unas 3 000 familias y unos 5 400 buques pesqueros quedaron damnificados o totalmente destruidos, de los cuales el 75 por ciento eran buques pequeños. Los daños causados a las jaulas acuícolas flotantes se estiman en 32,7 millones de dólares EE.UU., con un total damnificado de cerca de 1,1 millón de metros cuadrados (41 439 jaulas) destinados al cultivo de peces de mar, unas 30 hectáreas de explotaciones de camarones y 79 hectáreas de mariscos. Los cultivos no sufrieron daños importantes. Las aguas marinas cubrieron aproximadamente 1 300 hectáreas de tierras, de las cuales 900 hectáreas quedaron damnificadas.

Desde que se produjo el desastre, el PMA ha proporcionado aproximadamente 11 675 toneladas de alimentos.

Las principales actividades agrícolas actuales incluyen la siembra del arroz de la segunda temporada que se recogerá a partir de mayo y junio. A pesar de la sequía, se pronostica que la superficie sembrada alcanzará los 8 230 000 rais (6,25 rais = 1 hectárea), superando el objetivo del Gobierno de 7 520 000 rais, como consecuencia de los buenos precios del arroz. En enero el precio del arroz Thai 100% B estaba en torno a los 297 dólares EE.UU. por tonelada, frente a los 210-220 dólares EE.UU. por tonelada de enero del año pasado. La sequía ha devastado zonas agrícolas en muchas provincias y la terminación prematura de la estación de las lluvias hizo bajar los niveles de agua en las reservas y presas de todo el país.

Tailandia mantuvo su posición como principal exportador mundial de arroz en 2004, gracias a varias cosechas de arroz excelentes y a los altos precios del producto. El volumen de las exportaciones arroceras en 2004 se estima en un volumen sin precedentes de 10 millones de toneladas, un 32 por ciento más que el año anterior, mientras que el valor de las exportaciones alcanzó los 2 730 millones de dólares EE.UU., un 49 por ciento más que el año anterior.

La producción arrocera para 2004 se estima en alrededor de 25,2 millones de toneladas, un 7,5 por ciento menos que la producción récord de 2003 y un 3 por ciento menos que la media de los cinco años anteriores como consecuencia de la sequía. Se acaba de recoger el maíz y se estima una producción de 4,23 millones de toneladas, volumen modificado sólo marginalmente respecto al año pasado. Las exportaciones de arroz en 2005 se pronostican provisionalmente en más de 8 millones de toneladas, debido a una mengua de la producción.

TAYIKISTÁN (9 de febrero)

Las imágenes más recientes trasmitidas por satélite y otros informes indican que este año los embalses y ríos del país gozarán de niveles de agua considerablemente mejorados, necesarios para el extenso sistema de riego del país. La agricultura de secano cubre superficies insignificantes, mientras la agricultura de regadío depende totalmente de la cubierta de nieve presente en el sudeste (Afganistán) y de los niveles del agua de los dos ríos principales (Amu y Syr), así como de los diversos embalses del país. La producción total de cereales del año pasado totalizó un volumen sin precedentes de 775 000 toneladas, superior en 40 000 toneladas al de 2003 y en 231 000 toneladas a la producción media de los últimos cinco años. La producción del año pasado incluyó unas 660 000 toneladas de trigo, 61 000 toneladas de cebada, 21 000 toneladas de maíz y 32 000 toneladas de arroz. Tayikistán es un país estructuralmente deficitario de alimentos y, a pesar de la cosecha obtenida, la necesidad total de importación de cereales para la campaña comercial 2004/05 se estima en alrededor de 381 000 toneladas, incluidas 103 000 toneladas de ayuda alimentaria.

TIMOR-LESTE, REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DE (4 de febrero)

Los cultivos principales de arroz y maíz, sembrados en noviembre y diciembre, están emergiendo actualmente y se recogerán a partir de abril y mayo. La producción total de cereales de 2004 se estima provisionalmente en 133 000 toneladas (equivalente elaborado), aproximadamente un 22 por ciento más que la producción afectada por la sequía del año anterior. Para satisfacer las necesidades de consumo de cereales, las importaciones necesarias para 2004/05 se estiman en 42 000 toneladas, volumen muy inferior al de más de 60 000 toneladas del año anterior, gracias a una recuperación de la producción.

Según el Informe sobre el Desarrollo Humano de 2003 del PNUD, Timor-Leste es el país más pobre de Asia, con más de un 40 por ciento de la población viviendo por debajo de la línea de pobreza. Casi el 80 por ciento de los habitantes vive todavía en comunidades rurales que dependen de una agricultura de subsistencia y hacen frente a escaseces alimentarias estacionales.

TURKMENISTÁN (9 de febrero)

Los informes oficiales más recientes indican que se han sembrado en total 898 000 hectáreas con cereales de invierno, como el año pasado. Se prevé que Turkmenistán se beneficiará de las nevadas superiores a la media caídas aguas arriba en Afganistán, Tayikistán y la República de Kirguistán. Los ríos que alimentan los vastos sistemas de riego presentes en el país desértico nacen en los mencionados países de la región. Según informes oficiales, el año pasado el país obtuvo un récord de 2,8 millones de toneladas de cereales, incluidos unos 2,6 millones de toneladas de trigo, 110 000 toneladas de arroz y 60 000 toneladas de cebada. Durante la actual campaña comercial (2004/05) Turkmenistán prevé la exportación de unas 120 000 toneladas de trigo y la importación de unas 40 000 toneladas de trigo duro y 4 000 toneladas de arroz.

UZBEKISTÁN (9 de febrero)

Informes recientes indican que Uzbekistán ha sembrado poco más de 1,3 millones de hectáreas de cereales de invierno, semejante a la superficie sembrada el año pasado. Los cereales de invierno son los cultivos más importantes del país y su situación actual es satisfactoria debido a unas condiciones atmosféricas mejoradas y a la posibilidad de adquirir insumos. Las nevadas superiores a la media registradas aguas arriba en Tayikistán, Afganistán y la República de Kirguistán garantizarán agua de riego suficiente para el extenso sistema de riego del país. La producción total de cereales del año pasado totalizó alrededor de 5,3 millones de toneladas, cerca de 218 000 toneladas menos que la producción sin precedentes obtenida en 2003, pero 805 000 toneladas más que la producción media de los cinco años anteriores. La producción del año pasado incluía aproximadamente 4,9 millones de toneladas de trigo, 100 000 toneladas de cebada, 100 000 toneladas de maíz y 200 000 toneladas de arroz. Durante la campaña comercial 2004/05 el gobierno prevé exportar unas 500 000 toneladas de trigo e importar poco más de 400 000 toneladas de trigo, arroz y maíz.

VIET NAM (9 de febrero)

Entre las principales actividades agrícolas actuales figura la siembra del arroz de invierno y primavera que se recogerá entre abril y julio según los lugares. La producción total de arroz de 2004 se estima en 35,5 millones de toneladas, aproximadamente un 2,8 por ciento más que la producción récord de 2003, gracias a unas condiciones atmosféricas favorables.

Viet Nam, el segundo exportador mundial de arroz, debería exportar 4 millones de toneladas en 2004/05 como consecuencia del aumento de la producción interna y de los precios atractivos del producto. El Gobierno prevé ingresar alrededor de mil millones de dólares EE.UU. por las exportaciones arroceras de 2005.

El virus de la gripe aviar, etiquetado como H5N1, ha causado la muerte de por lo menos 19 personas en Viet Nam desde que se produjo el brote a principios de 2004, y se han sacrificado más de 40 millones de aves (pollos, patos y codornices). El brote más reciente fue al final de diciembre, que afectó a 4 000 pollos. A principios de octubre, se sacrificaron alrededor de 9 000 aves en cuatro provincias del Delta Mekong.

AMÉRICA CENTRAL (incluído el Caribe)

COSTA RICA (8 de febrero)

A principios de enero unas lluvias torrenciales afectaron a las provincias caribeñas y septentrionales, con inundaciones y derrumbes que causaron daños a la infraestructura y a las viviendas y pérdidas de bananos, plátanos y piñas. Ha comenzado en condiciones atmosféricas secas normales la recolección de las cosechas de cereales de la segunda temporada de 2004 en las provincias de Brunca (sur) y Chorotega (noroeste), sobre el Pacífico. También está muy avanzada la recolección de la importante cosecha de frijoles de la segunda temporada, pronosticándose provisionalmente la producción anual para 2004 en torno a las 11 300 toneladas, lo que representa una recuperación respecto de la escasa cosecha de sólo 8 800 toneladas del año anterior (debida a las pérdidas de cosecha causadas por las lluvias intensas caídas a principios de 2004), pero una producción todavía inferior a la media quinquenal situada en aproximadamente 14 000 toneladas. Fuentes oficiales estiman provisionalmente la producción arrocera de 2004 en alrededor de 233 000 toneladas, cerca de un 6 por ciento menos que el año anterior y un 22 por ciento menos que la media quinquenal situada en 278 000 toneladas. Esta merma se debe fundamentalmente a las repercusiones negativas del veranillo prolongado registrado en el norte en agosto y septiembre y a la presencia del ácaro del arroz “Steneotarsonemus spinki”, responsable de más de un 20 por ciento de reducción de los rendimientos en las principales provincias productoras de Limón y Guanacaste. La producción de la cosecha de maíz (blanco) de 2004 se prevé en 12 000 toneladas, alrededor de un 12 por ciento menos que en 2003.

El país depende de las importaciones para satisfacer las necesidades internas de cereales y las necesidades de importación para la campaña comercial 2004/05 (julio/junio) se pronostican en niveles medios de 550 000 toneladas de maíz, 210 000 toneladas de trigo y 120 000 toneladas de arroz.

CUBA* (9 de febrero)

Ha comenzado la recolección de la caña de azúcar y de las cosechas de verano. Las perspectivas son desfavorables a causa del tiempo seco y de las lluvias excesivas debidas a una sucesión de huracanes registrados durante la campaña agrícola. En particular, una grave sequía prolongada imperante en las provincias orientales de Camagüey, Holguín y Las Tunas ha reducido la producción de los cultivos alimentarios y comerciales, especialmente la caña de azúcar, y la producción ganadera. Los pronósticos iniciales apuntan a una producción nacional de azúcar crudo de alrededor de 1,8 millones de toneladas, volumen muy inferior al récord negativo de 2,2 millones de toneladas obtenido en 2002/03. La recolección de la cosecha de arroz de verano de regadío ha terminado y la producción arrocera total de 2004 se estima provisionalmente en 650 000 toneladas, por debajo del nivel récord del año anterior, pero todavía en torno a la media de los cinco años anteriores. La siembra de la cosecha de maíz de secano de la segunda temporada comenzará a partir de marzo y abril.

Las importaciones de trigo en la campaña comercial 2004/05 (julio/junio) se pronostican en alrededor de 1 millón de toneladas, mientras que las de arroz deberían estar cercanas al volumen de 600 000 toneladas del año anterior.

EL SALVADOR (9 de febrero)

La recolección de las cosechas de cereales secundarios, arroz y frijoles de la segunda temporada de 2004 ha terminado recientemente en condiciones secas normales. Pese a algunas pérdidas de poca monta debidas a la canícula que afectó en junio a los cultivos de la primera temporada en los departamentos orientales de Usulután, La Unión y San Miguel, se prevé que la producción total de maíz de 2004 (cosechas de las temporadas primera y segunda) alcanzarán un nivel sin precedentes de casi 650 000 toneladas. La producción de la cosecha de arroz para 2004 se estima en 26 000 toneladas, lo que representa una cierta recuperación con respecto a la muy mala cosecha obtenida en la campaña anterior (22 000 toneladas) pero todavía inferior a la media de 38 000 toneladas de los últimos cinco años.

Las necesidades de importación para la campaña comercial 2004/05 se pronostican en 300 000 toneladas de maíz, 200 000 toneladas de trigo y alrededor de 60 000 toneladas de arroz. La comunidad internacional continúa entregando ayuda alimentaria y de otro tipo, destinada a los grupos vulnerables, tales como los niños menores de cinco años y las mujeres embarazadas y madres lactantes.

GUATEMALA* (9 de febrero)

La recolección de las cosechas de cereales y frijoles de la segunda temporada de 2004 está prácticamente terminada. Se prevé que la producción total de cereales secundarios de 2004 alcanzará el millón de toneladas, alrededor de un 10 por ciento menos que la media de los últimos cinco años. La merma se debe principalmente a los efectos negativos de la canícula de agosto que causó graves pérdidas a la importante cosecha de maíz de la primera temporada en los departamentos de Retalhuleu y Suchitepéquez en el sudoeste y de El Progreso, Zacapa y Chiquimula en el este. La producción arrocera de 2004 se estima en un volumen inferior a la media de 35 000 toneladas debido a la insuficiencia de las precipitaciones recibidas durante la campaña agrícola.

Según los pronósticos, las importaciones de maíz, principalmente amarillo, aumentarán en la campaña comercial 2004/05 (julio/junio) con respecto a las 600 000 toneladas del año anterior a 750 000 toneladas, mientras que las de trigo deberían mantenerse estables en un volumen cercano al del año pasado (540 000 toneladas). La comunidad internacional continúa proporcionando asistencia alimentaria a las familias rurales con altas tasas de malnutrición crónica y a las familias afectadas financieramente por la persistencia de la crisis del sector cafetero.

HAITÍ* (9 de febrero)

La siembra de las cosecha de maíz y arroz de la primera temporada de 2005, que se recogerán en julio y agosto, ha comenzado en las tierras altas de secano de los departamentos centrales y septentrionales y en las tierras bajas de regadío del departamento meridional de Grand Anse. La producción total de la cosecha de maíz para la campaña comercial 2004/05 (julio/junio) se estima en 220 000 toneladas, alrededor de un 10 por ciento más que el año anterior debido al aumento de la superficie plantada y a unas condiciones atmosféricas favorables imperantes en la temporada principal. Sin embargo, en los departamentos Sur y el Noroeste, las cosechas de maíz, sorgo y frijoles de la segunda temporada se vieron perjudicadas por la sequía registrada durante los últimos meses del año. La producción arrocera continúa disminuyendo como consecuencia de la continua reducción de la superficie plantada y de los rendimientos debida al aumento de los problemas de drenaje y a la falta de mantenimiento de la infraestructura de riego. La producción arrocera total en 2004 se estima en un nivel bajo de 90 000 toneladas.

Según se prevé, las necesidades de importación para la campaña comercial 2004/05 (julio/junio) serán de alrededor de 300 000 toneladas de trigo y 260 000 toneladas de arroz. Aunque la seguridad sigue siendo incierta e inestable, la comunidad internacional continúa distribuyendo ayuda alimentaria a las comunidades afectadas por las inundaciones de mayo de 2004 (distrito de Mapou en el departamento Sureste, a lo largo de la frontera con la República Dominicana) y en septiembre de 2004 (la ciudad de Gonaïves en el departamento de Artibonite) y en el departamento Noroeste propenso a la sequía.

HONDURAS* (8 febrero)

La recolección de las cosechas de maíz y frijoles de la segunda temporada de 2004/05 está muy avanzada. Las condiciones de tiempo seco imperantes desde noviembre a enero afectó a la cosecha de la primera temporada y a la siembra de la segunda temporada en las provincias sudorientales de Francisco Morazán, Choluteca, Valle y El Paraíso. Por consiguiente, la producción total de maíz para 2004 se pronostica provisionalmente en un nivel inferior a la media de 450 000 toneladas. Ya ha comenzado la recolección de la cosecha secundaria de arroz de la segunda temporada en las provincias atlánticas de Cortés y Colón. A pesar de algunas pérdidas debidas al tiempo seco imperante al final del año pasado, la producción total de arroz de 2004 se estima inicialmente en un volumen superior a la media de 29 200 toneladas, como consecuencia de la buena producción obtenida en la cosecha arrocera ‘de primera’.

Las importaciones de trigo y de maíz (principalmente blanco) en la campaña comercial 2004/05 (julio/junio) se pronostican en 200 000 toneladas y 250 000 toneladas, volúmenes semejantes a los del año anterior. La comunidad internacional continúa prestando asistencia alimentaria sobre todo a las mujeres, a los niños menores de cinco años y a los ancianos de las municipalidades afectadas por la sequía.

MÉXICO (4 de febrero)

La recolección de la cosecha de maíz de verano de secano de 2004, que representa casi el 85 por ciento de la producción total, está muy avanzada. Los pronósticos iniciales apuntan a una producción total de maíz para la campaña comercial 2004/05 (invierno y verano) de 22,5 millones de toneladas, cerca de un 9 por ciento más que el año pasado debido a unas condiciones atmosféricas favorables durante el período de crecimiento y a unas siembras sin precedentes efectuadas en el estado de Sinaloa como consecuencia del programa de apoyo del gobierno a la producción de maíz blanco. Está en curso la recolección de la cosecha de sorgo de verano de 2004 y las perspectivas para la producción son buenas, especialmente en el principal estado productor de Tamaulipas donde los rendimientos deberían ser muy superiores a lo normal. La producción total de sorgo de 2004 (invierno y verano) se estima provisionalmente en un volumen sin precedentes de 7,1 millones de toneladas. Está en curso la siembra de las cosechas de trigo y maíz de invierno de 2005, que se recogerán a partir de abril y mayo, y las intenciones de siembra apuntan a una superficie de 1,1 millones de hectáreas para el maíz, semejante a la de la campaña de invierno de 2004, mientras que para el trigo se prevé un aumento de cerca del 10 por ciento.

Según las previsiones, las importaciones de trigo para la campaña comercial 2004/05 (julio/junio) alcanzarán el volumen sin precedentes de 4 millones de toneladas, debido a la escasa producción obtenida en 2004 de 2,45 millones de toneladas (frente a la media de cerca de 3 millones de toneladas de los últimos cinco años) como consecuencia de la insuficiencia de los suministros de agua en los principales estados productores de Sonora y Baja California, que se tradujo en una reducción de cerca del 15 por ciento de la superficie plantada con la importante cosecha de trigo de invierno de 2003/04.

NICARAGUA* (4 de febrero)

La recolección de la cosecha de “postrera” (segunda temporada) de maíz y frijoles está prácticamente terminada, mientras que la de la cosecha de “apante” (tercera), especialmente importante para los frijoles en los departamentos de la costa atlántica, comenzará en marzo. En total, la producción de maíz de la campaña comercial 2004/05 debería estar en torno a las 430 000 toneladas, alrededor de un 25 por ciento menos que la producción récord de 580 000 toneladas de 2003/04. Esto se debe fundamentalmente al veranillo prolongado de agosto que causó alrededor de un 30 por ciento de pérdida de la superficie plantada durante la importante cosecha de maíz de la primera temporada en los departamentos de León, Chinandega, Madriz y Matagalpa. Según pronósticos provisionales, la producción de frijoles, un cultivo básico importante de la alimentación local, será semejante al volumen récord de 225 000 toneladas del año anterior. El sector cafetero, la primera fuente agrícola de divisas, se encuentra todavía en un período de crisis. Se prevén rendimientos malos debido a la insuficiencia de los recursos financieros destinados al mantenimiento de las plantaciones y la producción de 2004 se estima en un nivel bajo de 46 000 toneladas, alrededor de un 45 por ciento menos que la producción de 82 000 toneladas obtenida en 2003.

Las necesidades de importación para la campaña comercial 2004/05 se pronostican en un nivel medio de 125 000 toneladas de trigo y 110 000 toneladas de arroz, mientras que las importaciones de maíz se pronostican en un nivel alto de 120 000 toneladas debido a la disminución de la producción interna. La comunidad internacional continúa distribuyendo asistencia alimentaria en los departamentos septentrionales y centrales de Segovia, Jinotega y Matagalpa, particularmente a través de programas de alimentación escolar y de alimentos por trabajo.

REPÚBLICA DOMINICANA (8 de febrero)

Se han empezado a recoger las cosechas de cereales secundarios y frijoles de la segunda temporada. La producción arrocera total en 2004 (cosechas de la temporada principal y de la segunda temporada) se estima provisionalmente en 580 000 toneladas, cerca de un 10 por ciento menos que la del año pasado. Ello se debe a las repercusiones negativas de las lluvias copiosas que afectaron a los cultivos de arroz de la temporada principal durante la siembra efectuada en las provincias sudoccidentales y nordorientales en mayo y durante la recolección de mediados de septiembre en la zona nordoriental de Bajo Yuna. Las recientes inundaciones registradas en la parte nordoriental de Bajo Yuna, la zona productora más importante, han retrasado algo la siembra de la cosecha principal de arroz de primavera de 2005.

Según se prevé, en la campaña comercial 2004/05 (julio/junio) las importaciones de trigo y maíz (principalmente maíz amarillo para la industria de piensos) serán de 330 000 toneladas y 900 000 toneladas, respectivamente, volúmenes semejantes a los del año anterior.

AMÉRICA DEL SUR

ARGENTINA (9 de febrero)

La recolección de la cosecha de trigo de 2004 ha terminado recientemente y, según las primeras estimaciones oficiales, la producción se cifra en 16 millones de toneladas, volumen superior a la media de los últimos cinco años situada en torno a los 14,8 millones de toneladas. Ello se debe a un incremento del 5 por ciento de la superficie sembrada y a los efectos positivos en los rendimientos derivados de unas condiciones atmosféricas favorables. La siembra de la cosecha de maíz de 2005 ha terminado a comienzos de enero y la superficie plantada se estima en 2,5 millones de hectáreas, con un incremento cercano al 9 por ciento en comparación con 2004. El tiempo seco está afectando al maíz en el sudoeste de Buenos Aires y en el norte de Córdoba, donde algunas superficies dañadas se han ya destinado para piensos. Si se reanudan las condiciones atmosféricas favorables, la producción del maíz debería situarse entre los 17 y los 18 millones de toneladas, poco menos que la producción sin precedentes obtenida en 1998. La recolección de la cosecha de arroz de 2005 ha comenzado en las principales provincias productoras de Corrientes y Entre Ríos. Según los informes, la situación de la cosecha es en general buena y los pronósticos iniciales apuntan a una producción cercana a los 0,8 millones de toneladas.

BOLIVIA (7 de febrero)

Con algo de retraso debido a la limitada humedad del suelo, la siembra de las cosechas de cereales de verano 2004/05 ha terminado a finales de diciembre en los principales departamentos productores de Santa Cruz y Chuquisaca. Se señala que la situación de los cultivos es en general buena y deberían recogerse a partir de abril. A principios de enero, con la llegada de las primeras precipitaciones, ha comenzado también la siembra de la cosecha de maíz en los valles sudorientales del departamento de El Chaco donde se señala que la disponibilidad de semillas es la preocupación mayor, debida a las repercusiones negativas de la sequía prolongada que afectó a la producción del año pasado. Desde finales de diciembre, la comunidad internacional ha comenzado a suministrar ayuda alimentaria de urgencia a las familias afectadas por la sequía en El Chaco.

Las importaciones de trigo en la campaña comercial 2004/05 (julio/junio) se pronostican en alrededor de 280 000 toneladas, con una leve disminución con respecto al volumen del año pasado debida a la buena producción obtenida.

BRASIL (9 de febrero)

La recolección de la cosecha del trigo de invierno de 2004 ha terminado recientemente y la producción se estima oficialmente en 5,8 millones de toneladas, semejante al volumen sin precedentes alcanzado el año anterior. El tiempo seco está afectando negativamente a la cosecha de maíz de la primera temporada (verano) en Rio Grande do Sul, el estado productor principal del sur, donde se esperaba un aumento de la producción cercano al 40 por ciento. La recolección de la cosecha de maíz está a punto de comenzar y, debido a las lluvias escasas, es posible que el pronóstico oficial relativo a una producción de 32,5 millones de toneladas, superior en un 4,6 por ciento a la de la misma temporada de 2004, necesite alguna revisión a la baja. La recolección de la cosecha de arroz de 2005 está a punto de comenzar en las zonas del centro y del sur, y los pronósticos iniciales apuntan a un resultado inferior en 11 millones de toneladas a la producción sin precedentes del año pasado.

CHILE (8 de febrero)

La recolección de la cosecha de trigo de 2004/05 ha comenzado en condiciones atmosféricas favorables en las zonas productoras del sur y la producción se pronostica en 1,9 millones de toneladas, volumen superior al de la producción récord de 1,8 millones de toneladas del año pasado. Los agricultores están haciendo frente actualmente a problemas de comercialización a causa de los bajos precios internacionales del trigo, que en algunos casos alcanzan sólo para cubrir parcialmente los costos de producción. La recolección de la cosecha de maíz de 2005, sembrada entre septiembre y diciembre, comenzará a partir de marzo y, de continuar las condiciones favorables de crecimiento, se espera obtener una producción sin precedentes de 1,3 millones de toneladas.

Como consecuencia de la buena producción interna, la necesidad de importación de trigo en la campaña comercial 2004/05 (julio/junio) probablemente disminuya en comparación con los años anteriores, pronosticándose en torno a las 300 000 toneladas. En cambio, pese a la posibilidad de una producción sin precedentes, la necesidad de importación de maíz en la campaña comercial 2004/05 (julio/junio) debería mantenerse en un volumen medio de 900 000 toneladas debido a la creciente demanda de la industria de piensos (fundamentalmente para aves y cerdos).

COLOMBIA (14 de febrero)

Las lluvias torrenciales caídas durante la segunda semana de febrero han causado la pérdida de vidas humanas y causado daños a las viviendas e infraestructuras en los departamentos nordorientales y centrales del Norte de Santander, Santander y Tolima. El servicio meteorológico nacional (IDEAM) advierte que las precipitaciones podrían continuar en los próximos días y extenderse hacia los departamentos del oeste. Aunque todavía no se dispone de una evaluación oficial de los daños causados a la agricultura, es probable que la producción de las cosechas de cereales de la segunda temporada de 2004/05, cuya recolección ha comenzado, se vea afectada por las recientes condiciones atmosféricas desfavorables. Es posible que el pronóstico oficial anterior relativo a una producción total sin precedentes de maíz, sorgo y arroz para 2004, debida a un aumento de la superficie plantada, requiera una revisión a la baja de los volúmenes previstos en 1,44 millones de toneladas de maíz, 285 000 toneladas de sorgo y 2,6 millones de arroz

Según los pronósticos, las necesidades de importación de cereales para la campaña comercial 2004/05 (julio/junio) serán semejantes al volumen del año anterior de 1,2 millones de toneladas de trigo y 2 millones de toneladas de maíz. La comunidad internacional continúa proporcionando ayuda alimentara a la población desplazada en el interior, víctimas de la persistente violencia civil que afecta al país.

ECUADOR (9 de febrero)

La falta de precipitaciones está causando pérdidas en las cosechas de invierno de 2005 de arroz y maíz amarillo que se plantaron a principios de enero en los principales departamentos productores costeros de Los Ríos, Guayas y El Oro. Por consiguiente, la mayor parte de las actividades de siembra se ha retrasado y es probable que la recolección de la cosecha de arroz comience tarde al final de mayo, mientras la mayor parte de la cosecha de maíz podría recogerse en agosto y septiembre y no en junio y julio, como siempre.

El país es autosuficiente en arroz, pero cada año se necesitan entre 400 000 y 450 000 toneladas de trigo, alimento básico importante en la alimentación local, para satisfacer la demanda interna. Además, las necesidades de importación de maíz para la campaña comercial 2004/05 se pronostican en 350 000 toneladas.

GUYANA (9 de febrero)

Las lluvias torrenciales caídas a mediados de enero causaron grandes inundaciones en la capital y a lo largo de la costa oriental, especialmente en la Región 3 (Islas Essequibo/Oeste), la Región 4 (Demerara/Mahaica) y la Región 5 (Mahaica/Berbice). Las inundaciones afectaron a cerca de 200 000 personas, casi el 30 por ciento de la población de Guyana, y se considera como el mayor desastre que ha afectado al país en el último siglo. La intensidad de la crisis ha tenido graves repercusiones en los normales mecanismos de subsistencia de las familias y las comunidades, ya que muchas de las zonas afectadas se encuentran también entre las más pobres. Aunque no se dispone todavía de una evaluación oficial de las pérdidas agrícolas, es evidente que los agricultores han perdido una gran parte de sus medios de producción, cultivos y ganado y el acceso a los alimentos continúa siendo un problema importante. En este momento, los agricultores están extrayendo agua para secar los arrozales antes de que comience el tiempo de la cosecha al final de febrero para evitar la pérdida total de la cosecha del arroz de primavera.

El trigo es un componente importante de la alimentación local (el segundo más importante después del arroz) y es totalmente importado; las necesidades de importación en la campaña comercial 2004/05 se pronostican en un volumen medio de 40 000 toneladas. Las exportaciones de arroz en 2004 se estiman en torno a las 230 000 toneladas, igual que en 2003, pero las pérdidas debidas a las inundaciones podrían reducir significativamente ese volumen. La comunidad internacional está proporcionando actualmente raciones de alimentos de emergencia a las familias de las zonas afectadas por las inundaciones.

PARAGUAY (4 de febrero)

En las zonas en las que ya se ha recogido la cosecha de soja ha comenzado la siembra de la cosecha de maíz de la primera temporada de 2005. Las intenciones de siembra apuntan a alrededor de 250 000 hectáreas de maíz, superficie ligeramente superior a la de la misma temporada en 2004. La recolección de la cosecha de arroz ha comenzado en los principales departamentos meridionales de Itapúa y Caazapá. La producción para 2004 se pronostica en 130 000 toneladas, alrededor de 13 000 toneladas más que el año anterior gracias a unos rendimientos buenos. En los molinos el arroz se está pagando alrededor de un 50 por ciento menos que el año anterior, lo cual es motivo de grave preocupación para los productores que en algunos casos no pueden cubrir todos los gastos de producción.

PERÚ (8 de febrero)

La siembra de la cosecha de maíz amarillo de 2005 ha comenzado en los departamentos de Cajamarca, Apurímac y Cuzco, mientras que la mayor parte de la siembra de la cosecha del maíz blanco ya está terminada. Está a punto de comenzar la siembra del arroz de 2005 en los departamentos septentrionales de Piura y Lambayeque, en los que las precipitaciones son muy necesarias para restaurar el nivel suficiente de agua en los embalses de Poechos y Tinajones. Se señala una escasez de agua también en el embalse de Condoroma situado en el departamento meridional de Arequipa. La producción de cereales en 2004 se ha visto afectada por una grave sequía que imperó en el norte del país a principios del año. La producción arrocera en 2004 se estima en 1,8 millones de toneladas, volumen muy inferior al de la producción récord de más de 2,1 millones de toneladas obtenida en 2003 y 2002. El bajo nivel de los embalses del norte durante el período comprendido entre enero y marzo de 2004 redujo la superficie plantada a alrededor de 50 000 hectáreas en los principales departamentos productores de Lambayeque y Piura, lo cual se vio compensado en parte por el aumento de 22 000 hectáreas sembradas en el departamento amazónico de San Martín. También se prevé una reducción de alrededor del 13 por ciento, en comparación con el año anterior, de la producción total de maíz (amarillo y blanco) para 2004, habiéndose registrado pérdidas importantes en los departamentos de La Libertad y Ancash.

Las importaciones de trigo y maíz en la campaña comercial de 2005 (enero/diciembre) se pronostican en alrededor de 1,4 millones de toneladas y 1 millón de toneladas, respectivamente, con un ligero incremento con respecto al año anterior debido a una merma de la producción interna de 2004 y a una creciente demanda interna.

URUGUAY (8 de febrero)

La recolección de las cosechas de arroz y maíz de verano de 2004 está prevista para marzo y los rendimientos serán inferiores a la media debido a unas precipitaciones limitadas recibidas durante diciembre y enero. La producción de arroz se prevé en un nivel alto de 1,3 millones de toneladas, lo que garantiza excedentes exportables situados en torno a las 800 000 toneladas. A pesar de la sequía registrada durante el período de siembra (noviembre/diciembre) que impidió la obtención del objetivo previsto de 200 000 hectáreas, la excelente producción obtenida se debe al aumento de alrededor de un 22 por ciento de la superficie plantada en respuesta al alza de los precios internacionales. Los pronósticos iniciales apuntan a una elevada producción de la cosecha de maíz de cerca de 260 000 toneladas, debida principalmente a un aumento del 50 por ciento de la superficie plantada en respuesta a los altos precios internos, lo que representa la superficie mayor cultivada en los últimos diez años. La recolección de las cosechas de trigo y cebada de invierno de 2004 ha terminado y los pronósticos oficiales apuntan a cosechas excelentes para ambos cultivos. En efecto, la producción de la cosecha de trigo se estima en un nivel elevado de 530 000 toneladas, debido a un aumento de más del 50 por ciento de la superficie plantada, mientras que la de la cosecha de cebada se estima en un nivel sin precedentes de 406 000 toneladas, debido a un aumento del 26 por ciento de la superficie plantada así como a unos rendimientos de nivel récord.

VENEZUELA (15 de febrero)

Las precipitaciones torrenciales que cayeron durante la segunda semana de febrero han afectado a varios departamentos de Venezuela, causando desbordes de los ríos y derrumbes con daños a las viviendas y a la infraestructura. El Gobierno ha declarado el estado de emergencia en siete estados costeros de Falcón, Yaracuy, Carabobo Aragua, Vargas, Miranda y Capital Federal, pero las lluvias intensas han afectado también a los estados meridionales de Mérida, Táchira y Zulia en la frontera con Colombia. Todavía no se dispone de una evaluación de los daños a los cultivos, pero se prevén pérdidas en los cultivos alimentarios y comerciales, tales como las hortalizas que normalmente cultivan los pequeños agricultores de las zonas afectadas, con consecuencias negativas en la seguridad alimentaria de la población local. Es probable, sin embargo, que los daños causados a los cultivos alimentarios básicos principales como el maíz, el sorgo y el arroz hayan sido limitados ya que los principales estados productores de Guarico, Portuguesa y Cojedes resultaron poco afectados por las recientes lluvias excesivas. Además, la recolección de la cosecha principal de verano, que representa alrededor del 80 por ciento de la producción anual, ya se había terminado para finales de 2004.

La recolección de la pequeña cosecha de maíz de invierno, que se siembra entre octubre y noviembre, comenzará a partir de abril. Para 2004 se estima una producción anual media de maíz de alrededor de 1,5 millones de toneladas, debido principalmente a las repercusiones positivas en los rendimientos derivadas de las condiciones atmosféricas favorables imperantes en la principal zona productora de Portuguesa y Guarico. La producción arrocera de 2004 se estima provisionalmente en alrededor de 750 000 toneladas, superior a la producción media de cerca de 720 000 toneladas.

El país depende totalmente de las importaciones para satisfacer las necesidades internas de trigo, y las necesidades de importación para la campaña comercial 2004/05 (julio/junio) se pronostican en un nivel medio de 1,4 millones de toneladas. Al mismo tiempo, las necesidades de importación de maíz (principalmente maíz amarillo) se pronostican en 700 000 toneladas.

EUROPA

UE (9 de febrero)

Las perspectivas para las cosechas de cereales de invierno plantadas en otoño son buenas gracias a un tiempo en general favorable imperante en lo que va del invierno hasta ahora. La excepción principal es el sur de España y Portugal, donde la persistencia de la sequía ha ido reduciendo constantemente los suministros de humedad para los cereales de invierno. En las partes centrales y orientales de la región, propensas a la destrucción invernal, la cubierta de nieve ha sido en general suficiente para proteger los cultivos contra las temperaturas bajas potencialmente perjudiciales.

Al volverse a aplicar en 2005 el requisito del 10 por ciento de retirada de tierras, frente al 5 por ciento vigente en 2004, la superficie total sembrada con cereales en la UE debería de disminuir para la cosecha de 2005. Sin embargo, todo parece indicar que la reducción podría situarse entre el 1 y el 2 por ciento. Las importantes reducciones de la superficie pronosticada para el trigo duro, el centeno y el maíz podrían verse parcialmente compensadas por el aumento de la superficie sembrada con trigo blando. La superficie sembrada con cebada debería de mantenerse inalterada. Se esperan aumentos considerables de la superficie sembrada con trigo en Francia, Alemania, Italia y España, que compensarían con creces las reducciones registradas en algunos otros países, como Dinamarca, Hungría y Suecia.

Cualquiera que fuera la superficie definitiva sembrada con cereales para la cosecha de 2005, que continuará siendo una incógnita hasta que termine la siembra de primavera de este año, la reducción porcentual de la producción será significativamente mayor si los rendimientos vuelven a situarse en los niveles medios tras los niveles excelentes alcanzados el año pasado. En base a los pronósticos actuales sobre la superficie sembrada, la producción total de cereales de la UE en 2005 podría ser inferior en un 5 a 8 por ciento a la de la cosecha del año anterior.

ALBANIA (9 de febrero)

La producción de cereales en 2004 se estima en alrededor de 520 000 toneladas, volumen cercano a la media de los últimos cinco años. Las condiciones atmosféricas durante la temporada fueron generalmente favorables. Se estima que el trigo ha representado cerca de 285 000 toneladas de la producción total. La necesidad de importación de cereales para 2004/05 se estima en 380 000 toneladas, en torno a la media de los cinco años anteriores, y se prevé que la mayor parte será de trigo.

Las perspectivas iniciales para la cosecha del trigo de invierno de 2005 que acaba de plantarse son generalmente satisfactorias pese a unas condiciones de humedad superiores a lo normal señaladas al final de 2004. La superficie sembrada con trigo ha registrado pocas variaciones anuales durante los últimos años, y se prevé que continuará siendo de 100 000 hectáreas en 2005.

El PMA continúa proporcionando ayuda alimentaria a los grupos más vulnerables de la población, centrándose en las esferas de la asistencia social sectorial; en las actividades forestales y la ordenación de pastizales al nivel de comunas, y la creación de bienes comunitarios a través de proyectos en régimen de alimentos por trabajo.

BELARÚS (9 de febrero)

Los informes más recientes indican que los cereales de invierno se han plantado en superficies semejantes a la de años anteriores y los indicadores meteorológicos apuntan a una buena cosecha para este año. La destrucción invernal suele revestir características importantes y la falta de suficiente humedad del suelo para los cultivos de primavera tiende a comprometer las cosechas de primavera y verano. Las perspectivas de este año apuntan a una buena cosecha de cereales debida a unas precipitaciones y una cubierta de nieve protectora superiores a la media. El año pasado Belarús obtuvo unos 5,6 millones de toneladas de cereales, frente a los 4,9 millones de toneladas obtenidos en 2003. La cosecha de 2004 incluía alrededor de 1,86 millones de toneladas de cebada, poco más de 1 millón de toneladas de trigo y aproximadamente 1,7 millones de toneladas de centeno. Las importaciones totales de cereales para la actual campaña comercial (2004/05) se estiman en 455 000 toneladas, frente a las 610 000 toneladas del año anterior. Se prevé que Belarús exportará aproximadamente 240 000 toneladas de centeno durante la campaña comercial 2004/05.

BOSNIA Y HERZEGOVINA (9 de febrero)

Los informes más recientes indican que la situación de los cereales de invierno, principalmente trigo y cebada, es satisfactoria. Las cosechas de verano, principalmente maíz, son las más importantes en el calendario agrícola del país. El año pasado se obtuvo una cosecha récord de cereales de 1,56 millones de toneladas, lo que representa un aumento de casi medio millón de toneladas respecto a 2003. La cosecha de cereales del año pasado comprende unas 250 000 toneladas de trigo, 65 000 toneladas de cebada y 1,2 millones de toneladas de maíz. Pese a la cosecha sin precedentes obtenida el año pasado, la necesidad total de importación de cereales para la campaña comercial 2004/05 se estima en 330 000 toneladas, incluidas 50 000 toneladas en concepto de ayuda alimentaria.

BULGARIA (7 de febrero)

Las perspectivas iniciales apuntan a otra buena cosecha de trigo en 2005. Se señala que la superficie sembrada con trigo de invierno ha aumentado a casi 1,1 millones de hectáreas con respecto a las 950 000 hectáreas aproximadamente del año pasado y las condiciones atmosféricas han sido favorables durante el otoño y en lo que va del invierno hasta ahora. Sin embargo, si los rendimientos vuelven a acercarse a los niveles medios de los cinco años anteriores, tras los niveles excelentes alcanzados en 2004, se prevé que la producción será semejante a la de alrededor de 4 millones de toneladas del año pasado.

CROACIA (9 de febrero)

Los informes más recientes indican que la situación de los cultivos de cereales de invierno, principalmente trigo y cebada, es buena y las superficies plantadas son semejantes al nivel medio de los últimos años. Si las condiciones atmosféricas se mantuvieran favorables durante la primavera y comienzos del verano, es posible que se repita la buena cosecha del año pasado. La producción total de cereales del año pasado se estimó en alrededor de 3,3 millones de toneladas, unas 800 000 toneladas más que en 2003. Las exportaciones totales de cereales para la campaña comercial 2004/05 se estiman en 140 000 toneladas, y las importaciones en alrededor de 87 000 toneladas.

ESTONIA (9 de febrero)

Los cereales de invierno se han sembrado en 33 000 hectáreas, superficie semejante a la sembrada en los últimos años. Los cereales de invierno representan alrededor del 13 por ciento de la superficies total sembrada con cereales. La producción cerealera había estado disminuyendo constantemente en el último decenio, pero parece haberse estabilizado durante los dos últimos años. Las perspectivas indican una cosecha de cereales semejante a la del año pasado, estimada en alrededor de 515 000 toneladas. Este total incluía aproximadamente 150 000 toneladas de trigo, 240 000 toneladas de cebada y 40 000 toneladas de centeno. La necesidad total de importación de cereales para la campaña comercial 2004/05 se estima en alrededor de 258 000 toneladas, incluidas 136 000 toneladas de trigo, 20 000 toneladas de centeno y 60 000 toneladas de maíz.

EX REPÚBLICA YUGOSLAVA DE MACEDONIA (4 de febrero)

La producción de cereales en 2004 es muy superior a la media de los últimos cinco años, debido principalmente a unas condiciones atmosféricas favorables. La producción de trigo, el cereal principal que se produce, se estimó en alrededor de 370 000 toneladas. Como consecuencia, las importaciones de trigo en la campaña comercial 2004/05 (julio/junio) deberían normalizarse en torno a las 65 000 toneladas, después de haber aumentado a más de 100 000 toneladas el año anterior.

Las estimaciones cifran la superficie sembrada con cereales de invierno (principalmente trigo y cebada) que se recogerán en 2005 en alrededor de 160 000 hectáreas, cifra ligeramente superior a la media. Tras un comienzo lento, los informes oficiales de finales de noviembre indicaban que las operaciones de siembra habían terminado en casi el 90 por ciento y que el 10 por ciento restante se sembraría hacia el 10 de de diciembre. Se señala que las condiciones de humedad son satisfactorias para la emergencia y el arraigo de los cultivos. Suponiendo un tiempo normal durante el resto de la temporada y rendimientos medios, la cosecha de cereales de invierno debería ascender a alrededor de 420 000 toneladas, poco más que el nivel medio de tiempos recientes.

FEDERACIÓN DE RUSIA (8 de febrero)

Los informes más recientes indican que los cereales de invierno se han plantado en cerca de 14,3 millones de hectáreas, aproximadamente 3 millones de hectáreas más que el año pasado. Una cubierta de nieve abundante ha proporcionado una buena protección a los cultivos de invierno, que normalmente sufren grandes pérdidas debidas a las condiciones atmosféricas rigurosas. La cubierta de nieve protectora no solamente reducirá la destrucción invernal sino que también proporcionará suficiente humedad del suelo para los cultivos de primavera. En general, se prevé una buena cosecha de cereales para este año. Pero dependerá mucho de las condiciones atmosféricas imperantes al principio de la primavera cuando se derrite una gran parte de la nieve y los cultivos siguen expuestos a las heladas. En 2004, la Federación de Rusia produjo más de 77 millones de toneladas de cereales y legumbres en comparación con 66,2 millones de toneladas en 2003. La cosecha del año pasado incluyó aproximadamente 45,3 millones de toneladas de trigo, 17,2 millones de toneladas de cebada, 3,5 millones de toneladas de maíz y 2,9 millones de toneladas de centeno. Las exportaciones totales de cereales para la campaña comercial 2004/05 se pronostica en más de 7,7 millones de toneladas. Las importaciones totales de cereales en el mismo período se estiman en 3,2 millones de toneladas de trigo, principalmente panificable, y centeno.

Las operaciones militares y los disturbios civiles continúan trastornando las actividades sociales y económicas en Chechenia. El conflicto ha desplazado a más de 300 000 personas, 100 000 de las cuales viven en el vecino Ingushetia. En el marco del actual programa de operaciones de urgencia de 18 meses, que comenzó en enero de 2004, el PMA prestará asistencia a aproximadamente 259 000 personas más vulnerables de la población de Chechenia e Ingushetia con 47 882 toneladas de alimentos durante un período de 18 meses.

LETONIA (9 de febrero)

Los informes más recientes indican que se han plantado 144 000 hectáreas de cereales de invierno, superficie semejante a la de los últimos años. Según los informes, la situación de los cereales de invierno es satisfactoria. De predominar condiciones atmosféricas favorables en primavera y comienzos del verano, se prevé que Letonia cosechará aproximadamente 980 000 toneladas de cereales, alrededor de 60 000 toneladas más que en 2004 y que las cosechas medias de los últimos cinco años. La cosecha del año pasado incluyó unas 380 000 toneladas de trigo, 270 000 toneladas de cebada y 150 000 toneladas de centeno. Las importaciones totales de cereales para la campaña comercial 2004/05 se estiman en 161 000 toneladas, y las exportaciones en 52 000 toneladas.

LITUANIA (9 de febrero)

Según los informes, la situación de los cereales de invierno es satisfactoria y se han plantado en una superficie de 400 000 hectáreas semejante a la de los últimos cinco años. Las cosechas de invierno y de primavera tienen igual importancia y la producción total de cereales en 2004 se estimó en 2,3 millones de toneladas, unas 180 000 toneladas menos que el año anterior. La cosecha del año pasado incluyó unas 790 000 toneladas de trigo, 970 000 toneladas de cebada y 420 000 toneladas de centeno. Las exportaciones totales de cereales (principalmente trigo) para la campaña comercial 2004/05 se estiman en 250 000 toneladas y las importaciones para el mismo período se estiman en 264 000 toneladas.

MOLDOVA (9 de febrero)

Unas condiciones atmosféricas favorables y un acceso mejorado a la compra de insumos han permitido a los agricultores igualar las superficies sembradas con cereales de invierno del año pasado, estimada en 328 000 hectáreas. Se señala que la situación de los cereales de invierno es satisfactoria y las perspectivas apuntan a una reedición de la buena cosecha del año pasado. La producción total de cereales en 2004 ascendió a aproximadamente 2,5 millones de toneladas, unas 166 000 toneladas menos que la cosecha sin precedentes obtenida en 2002. La cosecha del año pasado incluyó unas 830 000 toneladas de trigo, 190 000 toneladas de cebada y 1,4 millones de toneladas de maíz. Unas condiciones atmosféricas favorables y unos rendimientos considerablemente superiores a la media contribuyeron a la buena cosecha del año pasado. La necesidad interna de cereales se estima en torno a los 2,2 millones de toneladas de toneladas por año. Las exportaciones totales de cereales, trigo y maíz, durante la campaña comercial 2004/05, se pronostican en 220 000 toneladas. Durante la campaña comercial 2003/04, las importaciones de cereales totalizaron unas 259 000 toneladas debido a una mala cosecha.

RUMANIA (7 de febrero)

Las perspectivas para la cosecha de trigo de invierno de 2005 son favorables. Las condiciones atmosféricas han sido en general ideales después de la siembra efectuada en otoño. Los niveles suficientes de humedad del suelo aseguraron un buen arraigo de los cultivos y las fuertes nevadas caídas en el invierno han protegido a los cultivos contra los daños potenciales de las heladas. La superficie plantada con trigo se estima oficialmente en 2,2 millones de hectáreas, alrededor de un 13 por ciento más que la cultivada el año pasado. Sin embargo, aún suponiendo condiciones atmosféricas normales hasta la cosecha, los rendimientos disminuirían con respecto a los niveles excepcionalmente elevados alcanzados el año pasado y, por consiguiente, a pesar del incremento de la superficie, la producción podría disminuir con respecto al nivel excelente de 7,6 millones de toneladas del año anterior, a alrededor de 5,5 millones de toneladas.

SERBIA Y MONTENEGRO (9 de febrero)

Los informes más recientes indican que los cereales de invierno, principalmente trigo y cebada, se han plantado en superficies semejantes a las del año pasado y la situación de los cultivos es satisfactoria. El año pasado se obtuvo una cosecha sin precedentes, que en este momento se estima en 9,7 millones de toneladas frente a los 5,5 millones de toneladas de 2003. De predominar condiciones atmosféricas favorables, es muy posible que se repita la cosecha del año pasado. La producción del año pasado incluyó aproximadamente 2,7 millones de toneladas de trigo, 6,5 millones de toneladas de maíz y 340 000 toneladas de cebada. Las exportaciones totales de cereales para la campaña comercial 2004/05 se estiman en 710 000 toneladas y las importaciones para el mismo período en 313 000 toneladas.

UCRANIA (9 de febrero)

Los cereales de invierno se han plantado en una superficie de alrededor de 7,1 millones de hectáreas, semejante a la superficie media plantada en los cinco años anteriores, pero superior en 1 millón de hectáreas a la del año pasado. Gracias a las precipitaciones y a una cubierta de nieve protectora podría repetirse la cosecha sin precedentes del año pasado. Además, Ucrania prevé incrementar las superficies sembradas con cereales de primavera y es posible que las intensas nevadas proporcionen una humedad del suelo suficiente para asegurar el crecimiento de los cultivos en la primavera y el verano. El año pasado Ucrania obtuvo una producción sin precedentes de 41 millones de toneladas de cereales y legumbres, frente a poco más de 20 millones de toneladas obtenidos en 2003. La producción de 2004 incluyó aproximadamente 17,5 millones de toneladas de trigo, 11 millones de toneladas de cebada y cerca de 9 millones de toneladas de maíz. Una demanda regional y nacional elevada y creciente, así como los ingresos relativamente elevados derivados del maíz, han inducido a los agricultores a aumentar la producción maicera, desde poco más de 3 millones de toneladas en 2002 a cerca de 9 millones de toneladas en 2004.

Las exportaciones totales de cereales durante la campaña comercial 2004/05 se pronostican provisionalmente en cerca de 9 millones de toneladas, incluidos alrededor de 4 millones de toneladas de trigo, 3,5 millones de toneladas de cebada y 1,4 millones de toneladas de maíz. En 2003/04, por primera vez en el último decenio el país se transformó en un importador neto de cereales con importaciones que totalizaron aproximadamente 3,9 millones de toneladas debido a la mala cosecha obtenida en 2003.

AMÉRICA DEL NORTE

CANADÁ (9 de febrero)

Agriculture and Agri-Food Canadá presentó a principios de febrero sus perspectivas para la siembra de cosechas de 2005/06. Las primeras indicaciones apuntan a un incremento de la superficie total de trigo a expensas de las superficies sembradas con cebada y semillas oleaginosas, pero también con la siembra de algunas tierras en barbecho. Se prevé un aumento de alrededor del 4 por ciento de la superficie sembrada con trigo blando y también un aumento marginal de la superficie sembrada con trigo duro. Sin embargo, los rendimientos deberían volver a niveles medios después de los niveles altos del año pasado y se pronostica provisionalmente que la producción total de trigo en 2005 descenderá alrededor de un 6 por ciento a 24,4 millones de toneladas. También debería de disminuir algo la producción de cereales secundarios en 2005, alrededor del 2 por ciento, a 26,1 millones de toneladas. La merma se debe a la reducción de la superficie plantada con cebada y a una vuelta a los rendimientos medios después de los niveles excelentes alcanzados el año pasado en todos los cereales secundarios.

ESTADOS UNIDOS (7 de febrero)

La superficie sembrada con trigo de invierno para la cosecha de 2005 se estima oficialmente en 16,8 millones de hectáreas, un 4 por ciento menos que la superficie del año anterior. La mayor parte de la merma se refiere a la superficie de trigo blando rojo de invierno, que disminuyó en un 19 por ciento, hasta el nivel más bajo registrado hasta ahora, a causa principalmente de una humedad excesiva durante el período de siembra. La superficie sembrada con trigo duro rojo de invierno ha disminuido sólo en un 1 por ciento. Hasta ahora la situación de los cultivos ha sido en general favorable. En el norte de las grandes praderas han predominado temperaturas frías, pero los cultivos están protegidos por una buena cubierta de nieve. En cambio, en las praderas centrales y meridionales, unas temperaturas más benignas han reducido la cubierta de nieve así como el rigor del invierno para los cultivos en fase de latencia dejándolos algo más vulnerables de volver a registrarse temperaturas muy bajas. A estas alturas, previéndose pocos cambios en la superficie sembrada con trigo de primavera y suponiendo una tasa normal de destrucción invernal, se prevé que la superficie total sembrada con trigo para la cosecha de 2005 disminuirá con respecto al año anterior. Si los rendimientos se situaran en torno a la media de los últimos cinco años, la producción total también podría disminuir algo con respecto a los 58,7 millones de toneladas cosechadas en 2004.

OCEANÍA

AUSTRALIA (4 de febrero)

La cosecha de trigo de 2004 que acaba de recogerse se estima oficialmente en 20,4 millones de toneladas, alrededor de un 20 por ciento menos que la producción récord del año anterior y un volumen ligeramente inferior a la media quinquenal. Aunque la superficie plantada fue superior a la media, los rendimientos se redujeron debido a unas condiciones generalmente secas combinadas con las temperaturas calurosas registradas en algunas importantes zonas productoras. Las lluvias intensas caídas en diciembre en algunas partes orientales, especialmente en Nueva Gales del Sur, llegaron demasiado tarde para beneficiar a los cultivos de trigo y solamente sirvieron para trastornar la cosecha y reducir la calidad de algunos cultivos. También se vio afectada la producción de cebada, que descendió a un nivel inferior a la media de 6,5 millones de toneladas, con respecto a los 8,7 millones de toneladas obtenidos el año anterior.

Pese a la falta de precipitaciones durante las fases de crecimiento de la campaña agrícola de invierno de 2004, las zonas de la cosecha principal de cereales secundarios de verano se beneficiaron de unas lluvias oportunas caídas durante la siembra. Se estima que la superficie total sembrada con sorgo y maíz ha aumentado alrededor de un 24 por ciento a casi 800 000 hectáreas.


Página anteriorInicioPágina siguiente