Previous PageTable of ContentsNext Page

El Pequeño

Conservar el Medio Ambiente: Una Tarea de Todos

Una vez un pequeño niño fue a la escuela,
era él muy pequeñito
y la escuela muy grande,
pero cuando el pequeño niño
descubrió que podría ir a su clase
con sólo entrar por la puerta del frente
se sintió feliz
y la escuela no le parecía tan grande,
después de todo.

Una mañana
estando el pequeño niño en la escuela
su maestra le dijo
Hoy vamos a hacer un dibujo
jqué bueno! pensó el pequeño niño
a él le gustaba mucho dibujar;
él podría hacer muchas cosas
leones y tigres
gallinas y vacas
trenes y botes
y sacó su caja de lápices
y comenzó a dibujar

Pero la maestra dijo: !Esperen!
no es hora de empezar
y él esperó hasta que todos parecían listos
Ahora, dijo la maestra:
vamos a dibujar flores
iqué bueno! pensó el pequeño niño
"me gusta mucho dibujar flores"
y empezó a dibujar preciosas flores
con sus lápices de colores.

Pero la maestra dijo: - iEsperen!
no es hora de empezar
yo les enseñaré como
y dibujó una flor roja con un tallo verde
aqu&i está dijo la maestra,
ahora pueden empezar.

El pequeño niño miró la flor de la maestra
y después miró la suya,
a él, le gustaba mas su flor
que la de la maestra pero no le dijo,
sólo volteó su papel
dibujó una flor roja con un tallo verde
igual a la de su maestra.

Otro día,
cuando el pequeño niño entró a su clase
la maestra dijo:
hoy vamos a hacer algo con barro,
iqué bueno! pensó el pequeño niño
"me gusta mucho el barro"
El podía hacer toda clase de cosas con el barro:
serpientes y elefantes
ratones y muñecos
camiones y carros
y entonces comenzó a estirar su bola de barro

Pero la maestra dijo, iesperen!, no es hora de empezar 
y luego esperó hasta que todos 
parecían estar preparados 
iahora!, dijo la maestra 
vamos a hacer un plato

ique bueno! dijo el pequeño niño 
"A mi me gusta mucho hacer platos" 
y comenzó a construir platos 
de distintas formas y tamaños

Pero la maestra dijo: iesperen!, yo les 
enseñare cómo.
Y ella les enseño a todos cómo hacer un profundo plato 
iaqui tienen!, dijo la maestra
ahora, ya pueden comenzar.

El pequeño niño miró el plato de la maestra
después miró el suyo
a él, le gustaba mas su plato que el de la maestra
pero no lo dijo.
convirtió sus platos de nuevo en una bola de barro y
comenzó a hacer uno profundo como el de la maestra.

Y muy pronto el pequeño niño 
aprendió a esperar a mirar y
a hacer cosas iguales a las de la maestra.
Muy pronto dejó de hacer cosas
que surgían de sus propias ideas.
entonces ocurrió que el pequeño niño y
su familia se mudó a otra casa
en otra ciudad.
y el pequeño niño comenzó a ir
a su nueva escuela

Esta escuela era más grande 
que la otra escuela 
tenia que subir grandes escaleras 
y caminar por un largo pasillo 
para llegar a sus aulas.

En su primer día de clases
El estaba allí cuando la maestra dijo:
hoy vamos a hacer un dibujo
iqué bueno! pensó el pequeño niño
y esperó que la maestra le dijera qué hacer
pero la maestra no dijo nada.
sólo caminaba dentro del salón

Cuando llegó donde el pequeño niño
ella dijo: ¿no quieres empezar tu dibujo?
si, dijo el pequeño niño, ¿qué es lo que vamos a hacer?"
yo no lo sé, hasta qué tú lo hagas dijo la maestra.
¿cómo lo hago? preguntó el pequeño niño
cómo tu quieras, contestó la maestra
"¿y de cualquier color?", preguntó el pequeño niño
de cualquier color, dijo la maestra
si todos hacemos el mismo color y el mismo dibujo,
¿cómo voy a saber de cuál es y quien lo hizo?, dijo la maestra
"yo no sé dijo el pequeño niño
y comenzó a dibujar una flor roja con el tallo verde.

-Helen E. Buckley

Previous PageTop of PageNext Page