Previous Page Table Of ContentsNext Page

Actividades forestales de la FAO

Alfred John Leslie (1921–2009)

Alfred (Alf) John Leslie, ex Director de la Subdirección de Industrias Madereras de la FAO, falleció en paz el 24 de enero de 2009 en Te Awamutu (Nueva Zelandia) poco antes de cumplir 88 años de edad. Alf Leslie será echado muchísimo de menos.

Por su dinamismo, energía sin límites y capacidad motivadora y sus ponderados consejos, que recibían alta consideración, Alf Leslie era una figura símbolo para los especialistas forestales. Exigía que los debates se instaurasen en fundamentos sólidos, y que las decisiones tomadas así como los resultados alcanzados no dejasen de ejercer influencia en el sector forestal por muchas décadas, tanto en Oceanía como en el resto del mundo. Alf se exigía mucho a sí mismo, y a los demás alentaba a adoptar una conducta semejante al aplicar los conocimientos, cuestionar las normas establecidas, e infundir ideas en otras personas y, ante todo, a ser responsables de sus propias decisiones y actos.

Alf nació en Melbourne (Australia) en 1921. Después de completar sus estudios secundarios, fue contratado por la Comisión Forestal de Victoria para realizar estudios remunerados en la Escuela Forestal de Creswick (Victoria) (1938-1940). Prestó servicio activo en la Marina Real Australiana durante la segunda guerra mundial. Tras recuperarse de las heridas sufridas en la guerra, la Comisión Forestal de Victoria le asignó un cargo en Taggerty, antes de que obtuviese, en 1949, su licenciatura en ingeniería forestal por la Universidad de Melbourne. En 1948 contrajo matrimonio con Jean.

Alf trabajó como ingeniero forestal para la Comisión Forestal de Victoria (1949-1951) y posteriormente como encargado del sector de la madera y como forestal jefe para Australian Paper Mills (1951-1958) en Victoria (Australia), ganando un sólido conocimiento de las labores sobre el terreno, particularmente en silvicultura de plantación.

La carrera internacional de Alf Leslie comenzó cuando fue contratado por la FAO para ocupar el cargo de profesor de conferencias en la Universidad de Ibadan (Nigeria) (1964-1966). Tras regresar a Australia por un breve período y trabajar en el Instituto de Investigaciones Forestales de Canberra (1966-1968), Alf prosiguió su labor internacional como Economista forestal en la Sede de la FAO en Roma (1968-1974). Posteriormente, volvió a Roma para ocupar el cargo de Director de la Subdirección de Industrias Madereras (1977-1981) y desarrollar una labor destacada antes jubilarse y establecerse, primero en Australia, y finalmente en Nueva Zelandia. Con energía inquebrantable siguió escribiendo artículos y realizando consultorías para la FAO y para la Organización Internacional de las Maderas Tropicales (OIMT) hasta 2008.

Alf fue un ensayista fecundo dotado de una capacidad superior de comunicar sus conocimientos; muchas de sus obras se han convertido en clásicos de la especialidad. Gustaba de desafiar a los intelectos jóvenes e inspirar sus ideas. Fue docente de la Universidad de Melbourne, Victoria (Australia) (1958-1964) al tiempo que completaba sus estudios de maestría en ingeniería forestal. Fue profesor adjunto de la Universidad de Canterbury, Christchurch (Nueva Zelandia) entre 1974 y 1976, y profesor invitado de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y de la Universidad Nacional Australiana. Durante esos años, fue director de tesis de doctorado en repetidas ocasiones. En reconocimiento por sus servicios forestales internacionales, la Universidad de Melbourne le otorgó un doctorado honorario en ciencia forestal en 1994.

En 2001, recibió la Medalla Regional de la Asociación Forestal del Commonwealth por su contribución a la silvicultura en todo el mundo. Además, en 2007, el Consejo de Ingeniería Forestal le otorgó el Premio Internacional de Ingeniería Forestal. Alf fue también Presidente de la Unión Internacional de Sociedades de Ingenieros Forestales.

Alf desafió las opiniones convencionales, y en una época en la que la mayor parte de los forestales se preocupaba de la manera como llevar a cabo las actividades forestales, a él le interesaba más saber los motivos que las inspiraban. Respetaba profundamente la labor de sus predecesores y pensaba que los forestales estarían mejor preparados para hacer frente al futuro si comprendieran más cabalmente el pasado. Era un hombre de intereses amplios, pero lamentaba el afán de especialización cada vez mayor de la sociedad moderna.

Cuando yo era forestal joven, tuve el privilegio de escuchar el discurso de apertura que Alf pronunció tras la alocución del Primer Ministro de Nueva Zelandia en la Conferencia del Instituto de Ingenieros Forestales de Australia y Nueva Zelandia en 1980. El tema era el futuro de la silvicultura de plantación en Nueva Zelandia. Alf comenzó formulando las siguientes preguntas: «El futuro, ¿pero según quién? ¿El gobierno? ¿El Servicio Forestal? ¿El sector privado? ¿Los ambientalistas? ¿O el público?» Sus palabras estimularon los debates no solo en aquella época, sino a lo largo de las décadas siguientes durante la reforma del sector forestal de Nueva Zelandia, la venta de los bienes estatales al sector privado y la segregación del patrimonio de protección y producción forestal.

Alf Leslie inculcó ideas fructuosas y retadoras en las mentes de los forestales jóvenes. Constituye pues un homenaje apropiado la iniciativa tomada por su familia y sus colegas en todo el mundo de hacer aportaciones al fondo en memoria de Alf Leslie con el objeto de establecer una arboleda en la Escuela Forestal de Creswick, Victoria (Australia), la cual será de utilidad por mucho tiempo para el aprendizaje de los forestales jóvenes. Quienes lo deseen, pueden realizar una donación a la siguiente cuenta bancaria:

Titular de la cuenta: LJ Leslie, Alf Leslie Memorial Fund
Cuenta No 03-0442-0231527-001
Código SWIFT: WPACNZ2W
Nombre del banco: Westpac Bank
Dirección del banco: 98 Alexandra Street, Te Awamutu, 3800, Nueva Zelandia

Jim Carle
Jefe del Servicio de Desarrollo de Recursos Forestales de la FAO

Reunión bienal de forestales latinoamericanos y caribeños

La Comisión Forestal para América Latina y el Caribe (COFLAC) celebró su 25a reunión del 29 de septiembre al 3 de octubre de 2008 en Quito (Ecuador).

El tema principal de la reunión fueron los bosques y el cambio climático. La comisión reconoció que el cambio climático ofrece la oportunidad de demostrar a la sociedad la importancia de los bosques, pero subrayó que es esencial que el sector forestal proporcione una información fiable que permita llevar a cabo debates fructuosos sobre el tema, e hizo notar que la mayor parte de la información sobre cambio climático proveniente de fuentes no pertenecientes al sector forestal suele crear confusión y suposiciones erradas acerca de la respuesta de los bosques al cambio climático. Muchos de los delegados convinieron en que era preciso intensificar las investigaciones científicas y tecnológicas en sectores relacionados con el forestal, y que cabía hacer hincapié en el influjo del cambio climático en la salud, vitalidad y distribución de los bosques.

Algunos delegados expresaron su preocupación porque los posibles mecanismos de apoyo para la reducción de emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de los bosques podrían no ser fácilmente accesibles para los países de América Latina y el Caribe y dar origen a situaciones de frustración, tal como ha ocurrido con los proyectos forestales realizados en el ámbito del Mecanismo para un desarrollo limpio (MDL). La comisión hizo hincapié en la necesidad de abrir caminos sencillos para obtener los beneficios de tales mecanismos y facilitar el acceso a nuevos recursos facilitados por los países donantes con el objeto de financiar la reducción de emisiones. Además, algunos países de la región cuya superficie terrestre ostenta una cubierta forestal extensa y que no tropiezan con mayores problemas causados por la deforestación solicitaron que se los apoyase en su pedido de formas de compensación por el mantenimiento de sus bosques, y que dicho pedido fuese tomado en consideración en las deliberaciones del segundo período de compromiso en el ámbito de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

Una de las sesiones sobre instituciones forestales y legislación comprendió exposiciones de la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo y de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica. La comisión observó que, si bien es importante decentralizar las atribuciones relativas a las actividades forestales, es preciso que este proceso sea gradual, transparente y responsable; y los participantes recalcaron la necesidad de proporcionar capacidad, equipo y apoyos adecuados a las autoridades locales con el fin de prepararlas para desarrollar las funciones que se les habrían de encomendar.

Una sesión consagrada a la ordenación forestal sostenible puso de relieve el preocupante nivel alcanzado por la deforestación y degradación forestal, y aportó pruebas de un aumento de las plagas y enfermedades en los bosques de la región. Llamó la atención acerca de la expansión notable de las áreas protegidas en la región –que suman casi 400 millones de hectáreas– y la necesidad de financiar la administración y ordenación sostenible de las mismas. Está en curso un estudio sobre casos ejemplares de ordenación forestal sostenible en América Latina y el Caribe que había sido encomendado por la anterior sesión de la comisión.

La comisión ha solicitado mayor apoyo a la FAO en materia de determinación de nuevos mecanismos que permitan mejorar la contabilización de los valores y servicios ambientales que generan las actividades forestales en las cuentas nacionales, y nuevas fuentes de financiación para el sector forestal, comprendidos los pagos por servicios ambientales y los mecanismos de mercado. La comisión recomendó igualmente el establecimiento de vínculos más estrechos entre la COFLAC y el Congreso Forestal Latinoamericano (CONFLAT), que se celebra cada tres años.

La comisión destacó con profunda preocupación los efectos devastadores provocados por los huracanes en Cuba y Haití, y subrayó la necesidad de proporcionar a estos países el mayor apoyo para mitigar sus efectos negativos y permitir la restauración de la cubierta forestal y la reconstrucción de las condiciones de habitabilidad para las comunidades afectadas.

Con anterioridad a la reunión se celebraron dos talleres sobre mecanismos de apoyo a los programas forestales nacionales y las perspectivas de reducción de emisiones por deforestación y degradación en América Latina.

La 26a reunión de la COFLAC, que se celebrará en 2010, será hospedada por Guatemala.

Para consultar el informe completo de la 25a reunión, véase: www.rlc.fao.org/es/comisiones/coflac/2008/

Primera Semana Forestal Europea

La primera Semana Forestal Europea fue celebrada del 20 al 24 de octubre de 2008, en conjunción con la reunión conjunta del 34o período de sesiones de la Comisión Forestal Europea de la FAO y el 66o período de sesiones del Comité de la Madera de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (CEPE).

Organizada conjuntamente por la FAO, la CEPE, la Conferencia Ministerial sobre la Protección de Bosques en Europa y la Presidencia francesa de la Unión Europea, la Semana Forestal Europea representó un esfuerzo para ampliar la colaboración del sector forestal en la región. Los actos principales de la Semana fueron organizados tanto en la Sede de la FAO en Roma como por el Comité Económico y Social Europeo en Bruselas (Bélgica). Tuvieron lugar al mismo tiempo más de 150 actos subsidiarios en el plano nacional y local en 30 países europeos (véase el recuadro).

En la Sede de la FAO en Roma, los representantes de gobiernos, organizaciones intergubernamentales, organizaciones no gubernamentales e institutos de investigación, así como propietarios privados de bosques compartieron puntos de vista y propuestas de solución de problemas mundiales, haciendo hincapié en los asuntos relacionados con los bosques, el cambio climático, la bioenergía y el agua. Asistieron a la Semana unos 400 participantes de 45 países.

Las sesiones plenarias se complementaron con diálogos sobre política y actos organizados por asociados sobre temas como el mejoramiento de la observancia de la ley y la gobernanza en el ámbito de la Política Europea de Vecindad, la nueva política forestal de la Federación de Rusia, los asuntos de género y las actividades forestales, el papel de los productos madereros en la mitigación del cambio climático y la adaptación de las especies forestales al cambio climático. Un taller especial tuvo como tema la función de la madera en la bioconstrucción.

En Bruselas se celebró una conferencia de un día de duración sobre el rol de los bosques y el sector forestal en el cumplimiento de los compromisos climáticos de la Unión Europa.

FAO/G.Marcelli

Con ocasión de la Semana Forestal Europea se organizan centenares de actividades nacionales y locales

Durante la Semana Forestal Europea, más de 150 organizaciones en 32 países –de Islandia a Turquía y de Portugal a la Federación de Rusia– celebraron actos nacionales y locales relacionados con los bosques.

Las actividades comprendieron desde debates de expertos sobre los bosques y el cambio climático hasta giras para niños. Entre las actividades había eventos culturales, iniciativas pedagógicas, reuniones sobre políticas, excursiones a lugares naturales, ruedas de prensa y actos de plantación de árboles. Una página interactiva del sitio Web de la Semana Forestal Europea permitió a los organizadores intercambiar información acerca de los acontecimientos programados en toda la región. Se configuró así un impresionante conjunto de actividades que ponían de relieve la contribución de los bosques a la vida diaria de las personas.

Una asociación letona, por ejemplo, organizó una campaña de información sobre la función de la madera en la mitigación del cambio climático, destinada a privados que realizan obras de construcción o de reforma de viviendas, así como a encargados de la adopción de decisiones y a los medios de comunicación. El propósito era ampliar el conocimiento del papel de los bosques y de los productos madereros en el secuestro de dióxido de carbono, y la importancia de la madera como recurso natural renovable idóneo para las construcciones realizadas con criterios de sostenibilidad y para la creación de espacios sanos donde vivir. El Consejo Finlandés de la Madera organizó un seminario intitulado «Hecho con el Día de la Madera», destinado a constructores y arquitectos, en el que se trataron temas actuales relacionados con el empleo de la madera en la arquitectura y la investigación sobre la madera. El Centro de Bosques Privados de Estonia organizó cursos para propietarios privados de bosques. En Bélgica, los Dendronautas propusieron una gira al corazón de las Ardenas guiada por duendes, elfos, druidas, gnomos y trovadores. En Alemania, se programaron lecciones para aprender a treparse a los árboles, y se ofreció a los niños la oportunidad de realizar obras de «arte terrestre» dentro del bosque. El Servicio Forestal de Islandia lanzó la busca del árbol más grande del país, y una asociación de Belarús organizó una conferencia sobre los bosques y los forestales en la literatura.

Para consultar la totalidad de los materiales, véase la página de las actividades nacionales en el sitio Web de la Semana Forestal Europea en: www.europeanforestweek.org/50790

Un nuevo programa apoya la aplicación de las leyes forestales, la gobernanza y el comercio en los países del ACP

En noviembre de 2008, la FAO lanzó un programa de cuatro años de duración financiado por la Comisión Europea y destinado a apoyar la aplicación de las leyes forestales, la gobernanza y el comercio en países de África, el Caribe y el Pacífico (ACP) (un grupo de casi 80 países que cooperan con la Unión Europea en el ámbito de la Convención de Lomé).

En muchos países de estas regiones, la explotación forestal ilegal y el comercio de madera asociado dan lugar a problemas de índole política, socioeconómica y ambiental. Además de socavar el imperio de la ley, los principios de una gobernanza democrática y el respeto de los derechos humanos, estas prácticas debilitan la competitividad de las operaciones forestales legítimas y limitan la posibilidad de que éstas contribuyan a la ordenación forestal sostenible; deterioran los medios de vida de la población local, conducen a la pérdida de biodiversidad y perjudican las cuencas hidrográficas y otros ecosistemas forestales.

El nuevo programa apoyará:

El programa funcionará a petición de los países. Dos veces al año se harán convocatorias específicas para la presentación de propuestas. El programa está abierto a todos los países del ACP, pero se dará preferencia a las propuestas provenientes de los que realizan intercambios comerciales interiores, regionales y exteriores intensos de productos forestales. En principio, el programa no financiará el 100 por ciento de los costos de las actividades, y se espera que las organizaciones destinatarias hagan aportaciones financieras o en especie. Para asegurar la diseminación eficaz de sus resultados, el programa hará hincapié en la gestión de la información y los conocimientos y en la comunicación de las lecciones aprendidas.

Todas las organizaciones forestales pertinentes de los países del ACP –instituciones de gobierno, organizaciones de la sociedad civil y organizaciones del sector privado– tendrán derecho a recibir apoyo. Las peticiones de propuesta de las dos últimas deberán acompañarse de una solicitud oficial de los gobiernos interesados.

Las propuestas serán examinadas por un panel de expertos seleccionado por un comité ejecutivo; la selección será convalidada por un comité directivo que incluirá representantes de la Secretaría del ACP, la Comisión Europea, la FAO y otros donantes.

Una pequeña unidad de administración de proyectos, localizada en la Sede de la FAO, se encargará de las tareas de administración rutinaria del programa en coordinación con la Secretaría del ACP y la Comisión Europea. Para mayor información, se ruega contactar con: Eva.Muller@fao.org

Las inscripciones para el XIII Congreso Forestal Mundial se han abierto

El XIII Congreso Forestal Mundial se celebrará del 18 al 25 de octubre de 2009 en Buenos Aires (Argentina), y su tema será «Desarrollo forestal, equilibrio vital». El congreso comprenderá ponencias, debates, reuniones empresariales y exposiciones, así como dos mesas redondas de alto nivel sobre el cambio climático y la bioenergía. Se han recibido ya más de 2 500 resúmenes de ponencias procedentes de todas las regiones del mundo.

Inscripciones
La inscripción en línea al congreso fue abierta el 1o de febrero de 2009. Los participantes provenientes de países de ingreso bajo y mediano y los que se inscriban antes del 30 de junio tendrán derecho a tarifas especiales. Se aplicarán descuentos a grupos, estudiantes y jubilados. Además, se ofrecerán becas a los participantes de países en desarrollo.

Los organizadores del congreso se han esforzado en garantizar una distribución equilibrada de participantes de todas las regiones del mundo. Se dará prioridad a las personas que han presentado un resumen de ponencia. Las instrucciones para la solicitud de becas se pueden consultar en el sitio Web del congreso.

Exposición forestal internacional
Una exposición forestal internacional representará un lugar de encuentro para promover el conocimiento y la toma de conciencia acerca de la ordenación forestal sostenible. La exposición será de especial interés para productores, mayoristas y minoristas de productos madereros y no madereros; proveedores de herramientas y otros insumos; empresas de logística y de distribución; organizaciones de gobierno y organizaciones internacionales y organismos de cooperación; organizaciones no gubernamentales, asociaciones e instituciones.

Las reservas en línea de instalaciones para la exposición de productos fueron abiertas el 1o de febrero de 2009.

Eventos paralelos
La iniciativa de organismos especializados, países e instituciones de organizar eventos paralelos relacionados con las siete sesiones temáticas del Congreso Forestal Mundial será muy bien acogida. Los eventos paralelos darán a los participantes la oportunidad de profundizar los debates y reflexiones, crear redes y diseminar los mensajes clave.

La fecha límite para la presentación de solicitudes de realización de eventos paralelos es el 31 de marzo de 2009. La duración máxima programable de estos eventos será de dos horas. Solo se aceptará una solicitud por organización. Habrá servicios de interpretación simultánea y de comidas. Los términos, condiciones y tarifas se pueden consultar el sitio Web del congreso.

Reuniones empresariales
Se facilitarán espacios para la organización de reuniones empresariales. Las reuniones serán oportunidades valiosas para las industrias forestales y de elaboración de la madera de crear nuevas redes comerciales o de reforzar los contactos existentes. Para mayores informaciones se ruega contactar con la Secretaría en: info@cfm2009.org

Conferencia internacional sobre los bosques y el agua

¿Cuál es la relación entre los bosques y el agua, el recurso vital más valioso? Este fue el tema de la conferencia científica internacional «Los bosques y el agua: ¿una verdad oportuna?» celebrada en Barcelona (España) el 30 y 31 de octubre de 2008. La interrelación entre los dos sectores, en el contexto del cambio climático, el aumento de la temperatura, la pluviosidad incierta, el cambio del uso de tierra, el aumento demográfico y la creciente demanda hídrica, fueron los asuntos que debatieron investigadores, juristas y académicos.

Los temas examinados por la conferencia incluyeron:

Las recomendaciones normativas se concentraron en la necesidad de realizar acciones sinérgicas en el seno de las administraciones forestales y de aguas en materia de políticas y planificación. La conferencia hizo hincapié en la necesidad de considerar con una óptica holística la interacción entre agua, bosques y otros usos de la tierra y los factores socioeconómicos. Subrayó la importancia del desarrollo territorial integrado a nivel nacional y regional, y vinculó los beneficios preliminares y finales de estos procesos.

Los participantes señalaron que las interacciones biofísicas entre los bosques y el agua, en diferentes situaciones y contextos, y el diseño integrado de unos modelos de ordenación de recursos forestales e hídricos eficientes y eficaces eran los campos más importantes para futuros estudios. No menos esencial es proporcionar un conocimiento exhaustivo acerca de la interfaz bosques/agua a los encargados del diseño de las políticas.

La conferencia fue organizada por el Instituto Forestal Europeo, el Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals (CREAF), el Centre Tecnològic Forestal de Catalunya (CTFC), la FAO, la Conferencia Ministerial sobre la Protección de Bosques en Europa, la Unión Internacional de Organizaciones de Investigación Forestal (IUFRO), la Universidad de Barcelona, la Universidad de Lleida y la Obra Social Caixa Catalunya, con el financiamiento del Gobierno de Cataluña (España).

Para leer más sobre los bosques y el agua, véase el número 229 (2007) de Unasylva, íntegramente dedicado a este tema (www.fao.org/forestry/unasylva).

Apoyo a la ordenación forestal en Afganistán

En Afganistán, país montañoso y de tierras en su mayor parte áridas, la larga guerra civil ha complicado los problemas ambientales causados por la escasez de agua, la degradación del suelo y el sobrepastoreo. Los bosques, que cubren alrededor del 1,3 por ciento del territorio, han sido muy dañados por el desbroce realizado con fines militares, el aprovechamiento ilegal de la madera y la recolección insostenible de leña. La caza excesiva y la degradación de los hábitats han aniquilado la fauna indígena. El derrumbe de las instituciones gubernamentales ha dificultado el control de la explotación y comercio ilegales de la madera, y el éxodo de oficiales forestales capacitados ha dejado la Dirección de Bosques y Pastizales poco capacitada para las tareas de planificación, diseño de políticas y comunicación.

La madera, la leña y los productos forestales no madereros (PFNM) han jugado en todo tiempo un papel vital para los medios de vida de la población afgana rural. En las provincias orientales, el cedro (Cedrus deodora) crece por encima de los 1 800 m de altitud y se explota con fines de exportación. La reconstrucción de Kabul y otras ciudades que han sufrido los daños de la guerra hará aumentar la demanda de madera de construcción.

La FAO ha estado proporcionando ayuda al sector forestal afgano por conducto de diversos proyectos. En 2003, las autoridades solicitaron la asistencia de la FAO para reconstruir el sector forestal de forma sostenible. Tras una ayuda de emergencia que se limitó al sector forestal a través de la plantación de árboles, en 2005 fue formulado el proyecto de cooperación técnica «Apoyo a la rehabilitación del sector forestal» para contribuir al desarrollo de un programa forestal nacional ampliado. A través de un proceso participativo que ha involucrado a todas las partes interesadas, el proyecto secundó la preparación de una política y estrategia para el sector forestal y la elaboración de una nueva ley forestal. La política y estrategia forestal se integra plenamente en el Plan indicativo agrario, en el cual se enmarca el desarrollo del sector agrícola. Un componente importante de la estrategia es la creación de capacidad para la administración forestal, el sector privado y las organizaciones no gubernamentales.

Tras la conclusión de este proyecto, en 2007, la FAO ha seguido brindando asistencia para la ejecución de la política y estrategia forestal y los ensayos de campo de la reciente ley forestal. Un nuevo proyecto, «Mejora de los medios de vida y seguridad alimentaria en Afganistán», incluye un componente de actividad forestal participativa destinado a apoyar los medios de vida sostenibles. Las actividades se concentrarán en el refuerzo de la capacidad institucional, la mejora de la capacidad técnica en materia de ordenación de bosques y plantación de árboles, la recolección de información sobre PFNM y el suministro y consumo de leña.

A pesar de que para modificar las costumbres y hábitos se necesita tiempo, se espera que, para 2010, cuando el proyecto haya concluido, las instituciones forestales estarán capacitadas para asesorar a las comunidades en la ordenación y uso sostenible de sus bosques.

Previous PageTable Of ContentsNext Page