Facilitar la disponibilidad de alimentos, FAO-EU



Facilitar la disponibilidad
de alimentos


FAO y EU
: aprovechar el potencial rural

Pdf completo 1.8kb [folleto]

ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA AGRICULTURA Y LA ALIMENTACIÓN (FAO)
Roma, 2009



La información, denominaciones y puntos de vista que aparecen en este libro no constituye la expresión de ningún tipo de opinión de parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), con respecto a la situación legal de cualquier país, territorio, ciudad o área, o de sus autoridades, o en lo concerniente a la delimitación de sus fronteras o límites.

Todos derechos reservados. Se autoriza la reproducción y difusión de material contenido en este producto informativo para fines educativos u otros fines no comerciales sin previa autorización escrita de los titulares de los derechos de autor, siempre que se especifique claramente la fuente. Se prohíbe la reproducción de material contenido en este producto informativo para reventa u otros fines comerciales sin previa autorización escrita del:

Jefe de la Subdirección de Políticas y Apoyo en Materia de Publicación Electrónica
Dirección de Comunicación - FAO
Viale delle Terme di Caracalla, 00153 Roma, Italia
o por correo electrónico a: copyright@fao.org


TECNOLOGÍA PARA LOS MÁS POBRES DE MYANMAR. «Ya casi no gastamos en leña», explica U Kyaw Sein Aung. Desde que se instaló un pequeño biodigestor en su casa, este agricultor satisface aproximadamente el 90 por ciento de sus necesidades de combustible con biogás. Entre marzo y abril de 2009 se han construido otros 75 biodigestores parecidos en el estado de Rakhine Septentrional, donde vive U Kyaw Sein Aung, a través de una iniciativa de la FAO financiada por la Unión Europea, con tecnología moderna a fin de impedir que se agoten los recursos forestales de la zona mediante la creación de otros combustibles para una población en aumento que utiliza cada vez más leña del bosque. «La integración de tecnologías nuevas en los sistemas sociales de los agricultores es primordial en las economías predominantemente agrícolas, como la de Myanmar», explica Shin Imai, Representante de la FAO en el país, haciendo hincapié en que el suministro de tecnología es uno de los pilares de las actividades de la FAO financiadas por la UE en 2008 2010, en apoyo a los agricultores más necesitados de Myanmar.

AFRÍCA: ALIADA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO.«La agricultura debe desempeñar una función central en la reducción de las emisiones de carbono en África», dijo Maria Helena Semedo, Representante regional adjunta de la FAO para África, en la inauguración de la conferencia CarboAfrica, en noviembre de 2008. Llegaron a la capital de Ghana más de 100 participantes de la comunidad científica internacional, los gobiernos y las Naciones Unidas, para debatir los resultados preliminares de la investigación dirigida por CarboAfrica, un conjunto de 15 instituciones de África y Europa, en el que participa la FAO, creado en 2006 con una contribución de 2,8 millones de euros de la Comisión Europea. La función del África subsahariana en el sistema mundial del clima está poco estudiada. En el contexto del cambio climático y el Protocolo de Kyoto –el tratado internacional de 1997 para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero–, CarboAfrica tiene como propósito proporcionar datos científicos para sustentar las políticas de ordenación de los recursos y participación en los mercados de créditos de carbono.

EL REGRESO DE LA YUCA. Después de años de enormes pérdidas agrícolas debidas a un virus devastador, en el otoño de 2008 los agricultores estaban cosechando una yuca sana –uno de los principales alimentos en África– en toda la región de los Grandes Lagos. Esta cosecha fue posible después de la distribución de material de siembra libre de virus a unos 330 mil pequeños productores de los países asolados por el virus: Burundi, la República Democrática del Congo, Rwanda y Uganda. El cultivo mejorado ahora beneficia a un total aproximado de 1,65 millones de personas. «Hemos progresado mucho en devolver a esta región la autosuficiencia en la producción de yuca», explica Cees Wittebrood, del Departamento de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO). En África, el consumo anual de yuca per cápita es de 80 kg, por lo cual cuando una cepa virulenta del mosaico de la yuca diezmó las cosechas en toda la región de los Grandes Lagos, las consecuencias fueron catastróficas.

ATENTA OBSERVACIÓN DE LA ESCALADA DE LOS PRECIOS. Este pequeño país del Cáucaso vio dispararse los precios de los alimentos y los combustibles en 2007-2008. El gobierno trató de proteger a la población más vulnerable elevando el salario mínimo, las pensiones e incrementado la seguridad social. ¿Cómo decidieron cuánto incrementar los pagos? Para eso es necesario tener estadísticas precisas, oportunas y fáciles de usar. El Servicio Nacional de Estadísticas de Armenia observa el costo de 200 productos alimentarios en todo el país cada 10 días. El ministerio de agricultura y el servicio meteorológico también recogen datos sobre la producción de alimentos y el clima. Todos estos datos en conjunto presentan un panorama de la situación del país y ayudan al gobierno a tomar importantes decisiones para sus políticas.

AFRONTAR LA SEQUÍA. Una mañana temprano, Thalasso Badage, una joven de Gabbra, ajusta dos recipientes en el lomo de un camello echado. Una vez asegurada la carga, el camello se alza y se une a una caravana que está partiendo. En la llanura que conduce hacia la cuenca pluvial que está al pie del monte Afkaba es difícil imaginar cómo se puede pastorear en este terreno de oscuras rocas volcánicas intercalado de pasto ralo. Si bien los Gabbra, camelleros del norte árido de Kenya, están adaptados a su entorno difícil, la presión sobre sus condiciones de vida se está intensificando. El crecimiento de la población y los conflictos por los recursos limitados los han vuelto más susceptibles a crisis como la del aumento de los precios de los alimentos. A principios de 2009 las Naciones Unidas advirtieron que en el Cuerno de África 20 millones de personas necesitan ayuda de emergencia.

RECUPERAR LOS CONOCIMIENTOS BÁSICOS DE AGRICULTURA. Numerosos agricultores acudieron a ayudar a Sylvestre Bucumi a excavar zanjas en su terreno en el distrito de Ramvija, del sur de Burundi, donde cultiva bananos, maíz y frijoles. Explica que se trata de una actividad colectiva a través de la cual los agricultores, en grupo, también trabajan las parcelas de los otros. «Hasta nuestro presidente ha dicho “Es hora de trabajar unidos”». Los agricultores excavan estas zanjas transversales para recoger la capa superior del suelo, que es muy fértil y de otra forma se la llevaría la lluvia. «Es una forma de conservar el poco fertilizante que tenemos», indica Cassien Nsanzurwimo, que dirige las actividades. Nsanzurwimo terminó un programa de capacitación impartido en todo el país para personal de extensión. En 2006, el gobierno de Burundi contrató a 2 803 instructores para cada colline o ladera, que es la unidad administrativa más pequeña del país. Con financiación de 1,5 millones de euros aportada por la Unión Europea, la FAO ayudó a capacitar a estos nuevos trabajadores de extensión. .


© FAO 2009