Implementación del programa, por zona y clase de finca


Determinación de la disponibilidad estacional de las especies de ramoneo y de las cargas permisibles por sector, en el monte natural

Los estudios florísticos realizados en el Chaco Boliviano, han permitido localizar y caracterizar las agrupaciones vegetales constitutivas de los ecosistemas de esa zona. Correlacionando la información puntual obtenido del terreno a los resultados de interpretación de imágenes satelitales y fotografías aéreas, se llevó a cabo un mapeo de la vegetación, por zona y por sector. Luego, se determinaron los niveles de biomasa consumible y biomasa aprovechable de las principales especies de ramoneo, en la llanura, la zona de transición y el piedemonte. Las planillas presentadas a continuación dan en forma sinóptica los valores de materia seca (ms) disponible estacionalmente en las respectivas zonas, así como la producción consumible realmente aprovechable en distintos períodos por las especies listadas. Debido a que en casi toda la Provincia, las especies de ramoneo constituyen más de 90% de la producción consumible total, y que los recursos forrajeros artificiales, aunque en desarrollo rápido, cubren menos de 10% de los requerimientos animales, se debe enfatizar lo siguiente:

1. La producción consumible medida en un sector determinado del monte no corresponde a la biomasa realmente aprovechable, dado que:

- En verano, parte de la producción se queda fuera de alcance, debido a la densidad de la vegetación o la altura de la formación boscosa
- Se pierde una parte importante de las hojas secas caídas suelo y que serían consumidas por el ganado en invierno (choroquete, tala, etc...), ya sea por descomposición, ataque por insectos (severo en la llanura) o consumo por la fauna, en otoño y el mismo invierno
- Es determinante, para lograr una producción sustentable y mantener el equilibrio del ecosistema, que una parte de la hojarasca sea convertida en materia orgánica y reincorporada al suelo con el objeto de preservar su fertilidad y controlar a la erosión

2. El rebrote de la principal especie de ramoneo, Ruprechtia triflora (choroquete o duraznillo), no es tan significativo como para ser tomado en cuenta en la determinación del forraje disponible en invierno, ya que su comportamiento como especie de primavera, acaba su ciclo vegetativo en verano y pierde su biomasa foliar en otoño. Por lo tanto, se debe aceptar que un sector del monte choroquete sistemáticamente aprovechado en verano, no pueda volver a ser utilizado en invierno sin poner en peligro el frágil equilibrio, del medio ambiente en la llanura y zona de transición.

3. Consiguientemente a lo expresado arriba. se ha considerado que:

- De la biomasa consumible disponible en verano/otoño en cada grupo vegetal, el ganado no puede utilizar más de 50% sin que ocurra una baja de la producción y una regresión ecológica preocupante a corto plazo.
- Al 50% de materia seca realmente aprovechables como hojas secas al entrar en el invierno, se debe aplicar un coeficiente de pérdida, mes tras mes, debido a los factores ya mencionados. Se ha visto conveniente deducir mensualmente 10 % de la producción aprovechable a partir de julio, o sea un promedio de 25% sobre los 150 días de periodo seco.
- Al implementarse el sistema de cría en forma extensiva, contando únicamente con el monte natural (complejo Choroquete / Tusca / Tala, Choroquete / Sevil, etc...) se deben agregar las superficies requeridas por unidad animal (UA) en verano a aquellas reservadas para el invierno, para determinar las cargas de equilibrio que se tienen que aplicar a este componente forrajero.

De los datos preliminares compilados para la llanura y el piedemonte se desprende que, en la situación más extensiva, es decir sistemas de cría bovina contando casi exclusivamente con especies de ramoneo, se necesitan de 22 a 34 ha por UA o 15 - 22 ha por cabeza (promedio) para cubrir los requerimientos animales bovinos a lo largo del año. Suponiendo, en el caso más favorable, que el estrateo herbáceo del monte represente un aporte significativo, o sea 10 - 15% del forraje disponible en invierno, y que los componentes forrajeros semi-intensivos o intensivos permitan cubrir otros 10 - 15%, las cargas de equilibrio no deberían ser inferiores a 14 - 18 ha / UA (10 - 13 ha por cabeza). Los estudios realizados por los proyectos e instituciones de apoyo al sector pecuario en la actualidad, para la llanura y zona de transición, una carga efectiva de 8 - 9 ha por UA, o sea 6 ha por cabeza.

Producción y disponibilidad forrajera estacional esperada del monte mejorado

Se consideraron las siguientes estimaciones de biomasa consumible total y biomasa realmente aprovechable estacionalmente, por zona:

Llanura chaqueña, valles secos

Pastoreo de verano - otoño:

- Componente ramoneo:

166 kg ms/ha

- Pasto de sombra (estrato herbáceo) 1 800 kg ms. aprovechables el 70%:

1 260 kg ms/ha

Total aprovechable

1 426 kg ms/ha

Pastoreo de invierno - primavera:

- Componente ramoneo (hojarasca)

124 kg ms/ha

- Pasto de sombra, 1 500 kg ms, aprovechables el 60%:

900 kg ms/ha

Total aprovechable

1 024 kg ms/ha

Chaco de transición

Siendo las cifras de disponibilidad de ramoneo aprovechable respectivamente de 191 kg ms/ha (promedio) en verano y 126 kg ms/ha en invierno, o sea una variación global inferior a 10 por ciento en relación a la llanura, se ha visto conveniente aplicar las cifras de producción estacional de la llanura al Chaco de transición, con el fin de simplificar los cálculos y evitar la presentación de un número demasiadamente alto de modelos de intensificación forrajera. Por lo tanto, se hará siempre referencia, en el trabajo de elaboración de los respectivos modelos a la llanura/chaco de transición/valles secos.

Producción estacional aprovechable de las especies de ramoneo por sector en el monte natural del Chaco tarijeño



Biomasa consumible

Biomasa aprovechable(1)

Sector

Zona climática

Verano/Otoño

Invierno/ Primavera

Verano/Otoño (kg ms/ha)

Invierno/Primavera (kg ms/ha)

Bolívar/Esmeralda

LL

361

271


135

Galpones

LL

366

275

183

137

D'Orbigny/Crevaux

LL

268

201

134

100

Pilcomayo

CT

308

231

154

116

Zona Intermedia

CT

341

256

171

128

Canto del Monte

CT

493

370

247

135

El Gabual - > Este






Ibibobo

CT

273

205

137

102

Piedemonte

PM

240

180

120

90

LL = Llanura
CT = Chaco de transición
PM = Piedemonte
ms = Materia seca

Nota:
1. Se ha determinado que en un año de precipitación regular, el 50% de la biomasa consumible es aprovechable por el ganado bovino, aplicando un coeficiente de 10% de pérdida de ms por mes, o sea 25 % en promedio sobre el período junio - octubre.

Piedemonte. valles subhúmedos

Pastoreo de verano - otoño:

- Componente ramoneo:

1 120 kg ms/ha

- Pasto de sombra: 2 000 kg de biomasa consumible. aprovechables el 75%:

1 500 kg ms/ha

Total

1 620 kg ms/ha

Pastoreo de invierno - primavera:

- Componente ramoneo (hojarasca)

90 kg ms/ha

- Pasto de sombra: 1 800 kg de biomasa consumible, de los cuales 1 200 kg son aprovechables

1 200 kg ms/ha

Total

1 290 kg ms/ha

Cargas permisibles por sector en las varias zonas del Chaco tarijeño (*)
(En situación de carga de equilibrio que permita el USO sostenido del monte chaqueño)



Verano/otoño

Invierno/primavera

Sup. total monte natural (ha/año)

Sector

Zona climática

biom. aprov. (kg ms/ha)

sup. req. (ha)

biom. aprov. (ka ms/ha)

sup. req. (ha)


Bolivar/Esmeralda

LL

181

11

135

15

26

Galpones

LL

183

11

137

11

22

D'Orbigny/Crevaux

LL

134

15

100

15

30

Pilcomayo

CT

154

13

116

13

26

Zona Intermediaria

CT

171

12

128

12

24

Canto del Monte

CT

247

8

135

15

23

El Gabual- > Este







Ibibobo

CT

137

15

102

15

30

Piedemonte

PM

120

17

90

17

34

(*) En base a requerimientos diarios de 10 kg /ms I UA o sea:
- Verano / otoño = 200 días x 10 kg = 2 000 kg / UA
- Invierno / primavera = 150 días x 10 kg = 1 500 kg / UA

Se puede observar que la producción aprovechable estacional y anual del monte de Piedemonte es más baja que la de la Llanura, debido a condiciones climáticas restrictivas. Esto se explica por el hecho de que el choroquete no es siempre dominante en las formaciones vegetales de Piedemonte y por el tamaño más desarrollado de esta especie, lo que la pone parcialmente fuera del alcance del ganado durante su periodo vegetativo.

Aspectos prácticos del mejoramiento y del manejo de los sectores mejorados

Especies arbustivas y arbóreas a mantener o favorecer en el espacio silvopastoril chaqueño

Especies de interés silvopastoril (ramoneo, aprovechamiento maderero)

Nombre común

Nombre científico

Familia

Algarobilla o Guayacán

Caesalpinia paraguayensis

Caesalpinaceae (L)

Algarrobo blanco

Prosopis alba

Mimosaceae (L)

Cebil

Piptadenia macrocarpa

Mimosaceae (L)

Cebil horco

Piptadenia excelsa

Mimosaceae (L)

Chañar

Geoffroea decorticans

Fabaceae (L)

Duraznillo o Choroquete

Ruprechtia triflora

Poligonaceae

Duraznillo negro

Ruprechtia corylifolia

Poligonaceae

Mistol

Ziziphus mistol

Rhamnaceae

Negrillo

Caesalpinia floribunda

Caesalpinaceae (L)

Quebracho colorado

Schinopsis lorentzii

Anacardiaceae

Sacha poroto

Capparis retusa

Capparidaceae

Tala blanco

Celtis tala

Ulmaceae

Tala negro

Achatocarpus praecox

Ulmaceae

Toborochi

Chorisia insignis

Bombacaceae

Tusca

Acacia aroma

Mimosaceae (L)

Urundel

Astronium urundeuva

Anacardiaceae

(L) =- Leguminosa

Corresponde indicar que dentro de las especies presentadas arriba, son pocas las que oferecen un elemento importante de alimentación bovina durante el periodo invierno(i) - primavera(p), ya sea por su disponibilidad de follaje (Fo), hojarasca (Ho) o frutas (Fr). En el Chaco tarijeño, los árboles y arbustos que representan un aporte significativo en el referido periodo son, por orden de importancia:

Duraznillo o choroquete:

Ho (invierno), Fo & Fr (primavera)

Tusca:

Fo (i/p), Fr (p)

Tala:

Ho (i), Fo (p)

Algarrobo blanco:

Fo (p), Fr (p)

Chañar:

Fo (p), Fr (p)

Quebracho colorado:

Fr (i), Fo (p)

Otras especies maderables o de diferente utilidad

Nombre común

Nombre científico

Familia

Cedro

Cedrella sp.

Meliaceae

Lapacho

Tabebuia sp.

Bignoniaceae

Mora

Moras alba

Moraceae

Quebracho blanco

Aspidiosperma sp.

Apocinaceae

Palo blanco

Calycophyllum multiflorum

Rubiaceae

Palo santo

Bulnesia sarmientoi

Zygophyllaceae ?

Roble

Amburana cearensis

Papilionaceae

Técnicas de desmonte selectivo y limpieza

La eliminación de las especies arbóreas y arbustivas indeseables o dañinas se puede llevar a cabo por corte exclusivamente manual, con hacha y o machete, o manual/mecánica usando una motosierra. El desbajerado o talado del estrato arbustivo del duraznillo. donde se encuentra en formaciones compactas. se realizará únicamente con machete.

El trabajo se hace habitualmente con personal especializado. aunque salga más económico con mano de obra familiar. Se calcula que las necesidades de mano de obra fluctúan de 10 jornales/ha, en situación de monte bajo/ralo con poca caraguata (Bromelia serra) a 15 jornales/ha en el piedemonte o lugares invadidos por la caraguata.

Se recomienda implementar las operaciones de limpieza y desbajero talado en dos tiempos. En primer lugar, se arrancará la caraguata con un azadón. cuidándose de amontonarla en un lugar abierto. con el fin de que se seque rápidamente y luego de haber acumulado ramas secas encima de ella, se pueda quemar para asegurar su eliminación. Se agregarán la sacharrosa (Pereiskia sacharrosa). la tunilla (Opuntia quimilo), el cardón (Harrisia tortuosa), la ulala (Cereus validus) y el pinon (Jatropa sp) a la caraguata. A continuación, se procederá a arrancar la barba de chivo (Clematis montevidensis), especie trepadora. cuyo crecimiento puede impedir el del pasto de sombra, y se implementará en forma conjunta el desbajerado/talado. Los troncos cortados de tamaño suficiente, tal como los de la brea (Cercidium austral) suelen ser separados para la preparación ulterior de carbón vegetal, lo que permite una ganancia compensatoria. Es aconsejable que las ramas secas. fuera de las que van a ser utilizadas para quemar a la caraguata, se queden en el lugar de su corte. Así se logrará la protección y mantenimiento de la gramínea instalada en su fase de establecimiento.

Por qué dividir en lotes el monte mejorado, alambrarlo, y asegurar el abastecimiento de agua en cada uno

Cuanto más alambrados o lotes posee una explotación. más cerca se encuentra de una producción y explotación óptima. Vale insistir sobre la necesidad de poner en descanso el monte mejorado, con el fin de que se recomponga el componente de ramoneo, se asegure la reposición del recurso forestal y el pasto de sombra produzca su semilla. Por tal efecto, corresponde distinguir, tal como indicado anteriormente. los sectores de pastoreo de verano, de los de invierno. Corresponde igualmente relacionar el plan de mejoramiento a los requerimientos estacionales reales de cada categoría. El plan tendrá por lo tanto que determinar lo siguiente:

- ¿Cuántas categorías se tiene que manejar en forma separada?
- ¿Cuáles superficies de monte mejorado se necesitarán, mes por mes, para las respectivas categorías'?
- ¿Cuántos kilómetros de alambradas serán requeridas para manejar por lotes el sector mejorado?
- ¿Qué implicancias tendrá la. realización de este programa en términos de abastecimiento de agua (disponibilidad y costo) a los bebederos en cada lote?

Es claro que la disponibilidad espacial de agua es de primera importancia en el manejo de los recursos forrajeros de calidad desarrollados. Consciente de que se debe, en la medida de lo posible. "llevar el agua al animal y no el animal al agua", el ganadero Chaqueño siempre buscó instalar y expandir sus infraestructuras prediales al lado de fuentes seguras de abastecimiento de agua. Sin embargo, la propuesta de uso racional semi-intensivo del monte Chaqueño no se llevará a cabo sin una distribución espacial adecuada del agua, la instalación de bebederos en cada lote y una supervisión rigurosa del rebaño. Esta supervisión constante dará al productor la posibilidad de perfeccionar su manejo sanitario y reproductivo, tal como ajustar las cargas animales a la receptividad del monte, cambiando sus bovinos de lote al momento oportuno. Por este efecto, vale citar el dicho australiano que dice "tengo potreros por todas mis categorías de hato, y uno más, por si acaso...", es decir que corresponde tener al lado una superficie de reserva de monte mejorado utilizable en años de bajas precipitaciones u ocurrencias de heladas fuertes.

Instalación de la gramínea de sombra

La exitosa implantación del pasto de sombra es condicionada por diferentes factores, tales como:

1. La especie gramínea elegido. Los criterios de selección son la adaptabilidad, la perennidad y la productividad estacional y anual global. Por otra parte, se tomará cuidado de no introducir una gramínea tan agresiva como el pasto estrella (Coastal Bermuda) al lado de cultivos y/o huertas en el Piedemonte / Valles subhúmedos. En base a esos criterios, se recomienda considerar, para cada zona, las especies y variedades siguientes:

Llanura chaqueña, zona de transición y valles secos

Monte choroquete compacto (cerrado):

+ Cynodon plectostachyus, C. nlemfuensis (Pasto estrella)
+ Panicum maximum, cv Gatton
+ Panicum maximum, cv Green Panic (Pánico verde)
+ Una mezcla de los dos Panicum mencionados

Monte choroquete muy abierto:

+ Grama Rhodes (Chloris gayana)
+ Pasto Bufalo (Cenchrus ciliaris), cv USA, Texas, Paraguay, Nunbank, Molopo
+ Urochloa mosambicensis

Piedemonte, valles subhúmedos

Las especies ya mencionadas para la llanura, excluyendo pasto estrella al lado de los cultivos.

2. El modo de instalación para las especies a implantar por siembra, es aconsejable que se haga una siembra por voleo, directamente en las ramas cortadas, después de la limpieza / desbajerado, en el período favorable. Cuando ocurra una acumulación de materia seca y/u orgánica en el suelo, se hará la siembra por pocitos a una distancia de 1m x 1m. Es posible que la implementación de esta última forma de siembra requiera la eliminación de las ramas secas cortadas, aunque este procedimiento no sea siempre obligatorio. Para el Pasto Estrella, a instalar por estaca, las distancias de planta a planta suelen ser de 2m x 2m o 3m x 2m.

3. El período de instalación. Es menester que la instalación se haga al inicio de la temporada de lluvias, con el objeto de que el pasto se establezca, en la medida de lo posible, antes que aparezcan malezas de hojas anchas y otras especies indeseables. Se considera que el periodo óptimo coincide con las precipitaciones abundantes de diciembre. No es aconsejable sembrar después del fin de enero; sin embargo, el trasplante de pasto estrella puede realizarse sobre un plazo más extendido, o sea hasta fines de febrero.

Manejo del sector mejorado

Se había indicado anteriormente que el mejoramiento del monte Choroquete es relevante no solamente para los sectores de pastoreo de invierno - primavera, sino también para los sectores de pastoreo de verano otoño. El concepto básico a tomar en consideración, es que no vale disponer de recursos alimenticios de calidad durante el período julio - octubre, enfocando el manejo de los varios lotes por categoría, si no se puede aplicar, a lo largo del año, un manejo sanitario y reproductivo satisfactorio del hato. En este sentido, si el mejoramiento del monte aprovechable en invierno es una necesidad bien sentida, es imprescindible que se complete este proceso de intensificación con la implantación de lotes de monte mejorado reservados exclusivamente para el verano, los mismos que contarán igualmente con sus divisiones internas y acceso permanente al agua.

Referente al manejo a aplicar, una vez acabadas las operaciones de limpieza selectiva, desbajerado, cierre y siembra de la gramínea, se debe considerar lo siguiente:

1. Al acabarse la siembra en diciembre-enero, los respectivos lotes previstos para su aprovechamiento en verano no serán pastoreados antes del fin de marzo, durante el año de establecimiento; por otra parte. el primer pastoreo debe ser liviano y organizado, de modo tal que permita al pasto de sombra producir y propagar su semilla, ya sea al inicio de marzo, o al fin del rebrote (mayo-junio).
2. La carga animal puntual debe ser ajustada a la producción consumible realmente aprovechable del complejo pastoreo / ramoneo. Para lograr una carga estacional correcta en cada lote, se sugiere agrupar los bovinos del rebaño en categorías compatibles, calcular los requerimientos mensuales de las varias categorías y determinar el promedio estándar de superficie requerida por cada categoría.
Con todo, es imposible obtener un relacionamiento perfecto entre los requerimientos animales estacionales y la biomasa aprovechable disponible a un momento determinado. Por lo tanto. es necesario que se organice una supervisión y un seguimiento permanente y riguroso del hato, con el fin de cambiar de potrero o ajustar las cargas mediante el traslado de animales de un potrero a otro, siempre y cuando se busque mantener compatibilidad entre los varios bovinos ocupando un designado potrero.