Previous Page Table of Contents Next Page


Labores de la FAO en materia de alerta y socorro

LABORES DE LA FAO EN MATERIA DE ALERTA Y SOCORRO

SISTEMA MUNDIAL DE INFORMACION Y ALERTA SOBRE LA ALIMENTACION Y LA AGRICULTURA

Los encargados de formular políticas y los organismos de socorro necesitan una información lo más actualizada y precisa que sea posible sobre todos los aspectos de la oferta y demanda de alimentos. El Sistema mundial de información y alerta sobre la alimentación y la agricultura (SMIA) publica periódicamente boletines sobre producción y mercados de alimentos en todo el mundo e informes sobre la situación en los distintos países y regiones. El SMIA señala problemas alimentarios inminentes, de manera que se puedan programar intervenciones y evitar sufrimientos. Para ello, el SMIA:

· vigila constantemente la oferta y demanda de alimentos en todos los países del mundo;

· compila y analiza información sobre producción, existencias, comercio y ayuda alimentaria en todo el mundo y vigila los precios de exportación y la evolución de las principales bolsas de cereales;

· reacciona ante las catástrofes naturales o de origen humano enviando misiones de evaluación rápida a los países afectados y publicando alertas e informes especiales que se distribuyen inmediatamente a la comunidad internacional;

· informa a la comunidad internacional a través de sus publicaciones periódicas, informes extraordinarios e Internet;

· responde a las peticiones concretas de información de gobiernos, organizaciones no gubernamentales, instituciones de investigación y particulares;

· elabora nuevos criterios para establecer sistemas de alerta.

Si bien el SMIA es de ámbito mundial, presta especial atención a los países y regiones donde hay más probabilidades de que ocurran emergencias alimentarias. Ha sido también el primero en generar información sobre la situación alimentaria en la Comunidad de Estados Independientes y en Europa oriental.

La vigilancia por países permite al SMIA adquirir un profundo conocimiento de la evolución de los mercados mundiales de alimentos. También permite a los analistas de políticas estudiar las cuestiones alimentarias desde una perspectiva subregional o regional. La vigilancia del SMIA se centra en un grupo de unos 80 países de bajos ingresos y con déficit de alimentos. La seguridad alimentaria en estos países es especialmente vulnerable a una mala cosecha o a una subida de los precios internacionales de los cereales.

El SMIA es administrado por la Dirección de Productos Básicos y Comercio de la FAO. Las actividades de vigilancia del rendimiento de los cultivos reciben el apoyo del Servicio del Medio Ambiente y los Recursos Naturales de la FAO, a través del Control del medio ambiente de Africa en tiempo real con imágenes de satélite (ARTEMIS). El Centro de operaciones de emergencia contra la langosta y el Sistema de prevención de emergencia (EMPRES) de plagas y enfermedades transfronterizas de los animales y las plantas suministran periódicamente información sobre movimientos de plagas migratorias y operaciones de lucha. La Dirección de Alimentación y Nutrición, la Oficina de Operaciones Especiales de Socorro y el Servicio de Coordinación de Políticas colaboran estrechamente con el SMIA. El Servicio de Seguridad Alimentaria y Análisis de Proyectos Agrícolas planifica y aplica sistemas regionales y nacionales de alerta e información alimentaria con el apoyo de la FAO. Las oficinas regionales, subregionales y nacionales de la FAO facilitan la circulación de información procedente de las autoridades gubernamentales e intergubernamentales.

El Programa mundial de alimentos (PMA) colabora con el SMIA a través de reuniones periódicas de coordinación, misiones conjuntas, intercambio de información publicada y contactos diarios oficiales y extraoficiales. El SMIA participa también en misiones entre organismos, bajo los auspicios del Departamento de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas, que efectúan estimaciones por sectores de las necesidades de socorro en los países afectados por catástrofes. La mayoría de las misiones se envían a países donde se tienen noticias de catástrofes naturales o relacionadas con la guerra, pero también se efectúan misiones periódicas en algunos de los países y subregiones más expuestos a la inseguridad alimentaria.

El SMIA constituye un foro abierto para el intercambio de información sobre la seguridad alimentaria. Se recibe información económica, política y agrícola de una gran variedad de fuentes oficiales y extraoficiales. Desde 1975, se han establecido vínculos institucionales y acuerdos sobre intercambio de información con 113 gobiernos, tres organizaciones regionales y 60 ONG. También colaboran con el SMIA numerosos institutos internacionales de investigación, servicios de noticias y organizaciones del sector privado.

OFICINA DE OPERACIONES ESPECIALES DE SOCORRO

A principios del decenio de 1970, la FAO creó una oficina especial para coordinar las intervenciones de urgencia en la agricultura y sectores afines. La Oficina de Operaciones Especiales de Socorro encabeza los esfuerzos de la Organización para prestar asistencia en casos de catástrofe. Responde a las peticiones de ayuda de urgencia en los sectores agropecuario y pesquero que presentan los países en desarrollo afectados por calamidades excepcionales (sequías, inundaciones, ciclones o huracanes, plagas agrícolas y epizootias), así como desastres de origen humano (situaciones de emergencia causadas por guerras, disturbios civiles o agitaciones políticas).

La asistencia de urgencia de la FAO abarca una gran variedad de actividades para rehabilitar las zonas devastadas. La Oficina de Operaciones Especiales de Socorro ayuda también a los países en desarrollo a establecer medidas de prevención y posteriores a la emergencia. Entre sus actividades se incluyen las siguientes:

· evaluación y vigilancia de necesidades urgentes en el sector de la economía agropecuaria;

· movilización y coordinación del apoyo de donantes;

· ejecución de operaciones urgentes de socorro mediante el suministro de insumos agrícolas como semillas, fertilizantes y plaguicidas; equipo agrícola como pequeñas herramientas, maquinaria agrícola y equipo de riego y de pesca; material veterinario, piensos y animales de cría; servicios logísticos, incluidos vehículos y piezas de repuesto, talleres y cursos de capacitación.

Las actividades de compra de materiales y formulación de proyectos se inician poco después de que se produzca la emergencia, y van seguidas de medidas iniciales de rehabilitación. Estas primeras operaciones de socorro pueden constituir puntos de partida para mejorar las prácticas agrícolas y empezar a programar la transición de la emergencia al desarrollo.

Los proyectos de socorro de urgencia y rehabilitación se financian con contribuciones de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, organismos de las Naciones Unidas y el Programa de cooperación técnica de la FAO. El personal de la Sede de la FAO coordina la recaudación de fondos con el Departamento de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas y la ejecución de los proyectos con los representantes de la FAO en los países. En 1996, la Oficina de Operaciones Especiales de Socorro de la FAO proporcionó ayuda de emergencia a países de Africa, Asia, América Central y el Caribe, Europa y el Cercano Oriente.


Previous Page Top of Page Next Page