Página precedente Indice Página siguiente


4. OPERACIONES EN UNA GRANJA CAMARONERA

4.1 PREPARACION Y LLENADO DE ESTANQUES

En general, en la preparación de precriaderos y estanques de engorde se sigue el siguiente esquema:

  1. Se seca el fondo al sol, una vez seco se ara con el fin de airear y distribuir homogéneamente la materia orgánica presente.

  2. En casos que el suelo sea ácido efectuar los agregados correspondientes de cal (CaO) disuelta en agua, en cantidades que pueden variar entre 100 y 2.000 kg por Ha, de acuerdo con el grado de acidez.

  3. En caso de tener que adicionar selladores o bentoniba, deben agregarse en ese momento en las cantidades indicadas en el capítulo correspondiente.

  4. Los estanques deben ser fertilizados entre 7 y 10 días antes de la colocación de los animales. Para realizar esta operación se esparcen los fertilizantes orgánicos y/o inorgánicos en canfidades adecuadas (Apéndice II) y a continuación se inicia el llenado de los estanques hasta que la columna de agua alcance 20 cm. En algunos casos se recomienda llevar el nivel de agua a 10/15 cm y al cabo de 5 días elevar la columna de a gua a 30 cm (Dirección Nacional de Acuicultura, Panamá, 1984). Una vez colocados los camarones se aconseja repetir esta operación utilizando la mitad de las cantidades de fertilizante cada 2–3 semanas.

  5. El día anterior a colocar las postlarvas en los precriaderos, o los camarones juveniles en los estanques de engorde se debe elevar la columna de agua al nivel deseado (0.6 – 1.5 m).

  6. El agua que se coloca en los estanques debe filtrarse, colocando en la compuerta de entrada marcos con redes filtrantes de un tamaño de red de 0.54 mm de malla aproximadamente. Se aconseja utilizar además una malla más grande que actúe como prefiltro con el mismo fin; en ciertos casos, es conveniente la construcción de un cerco de malla antes de la compuerta de entrada.

4.2 OBTENCION DE LA SEMILLA

Como se ha expresado anteriormente las postlarvas y/o juveniles se pueden obtener ya sea, a partir de ambientes naturales o por desoves y desarrollo de los huevos en ecloserías. Hasta estadios postlarvales este método será tratado en un capítulo aparte por lo cual solo se hará referencia aquí a los métodos de captura de postlarvas y juveniles en la naturaleza.

4.2.1 Obtención de semillas en ambientes naturales

En latinoamérica se capturan semillas de P.stylirostris y P.vannamei en esteros, bajfos, riachos y canales de aguas tranquilas, a salinidades relativamente bajas, donde llegan las postlarvas y juveniles para alimentarse.

Los elementos más utilizados para capturar las semillas son: Atarraya, resallo, trasmallo, malla o bajío, chayo o copo, etc (Figura 11) siendo más efectivo el último arte nombrado.

Cobo Cedeño (1977) ha determinado que 10 hombres en un día capturan entre 10.000 y 40.000 ejemplares, éstos son colocados en recipientes de plástico de aproximadamente 20 l con aireación y cambio de agua.

Actualmente en la época de aparición de la semilla se establecen campamentos de personas dedicadas a la captura de camarones, los cuales son vendidos a mayoristas quienes los transportan en recipientes de 200 l o más, los mantienen en tanques por 24 hs para realizar una selección, para conducirlos inmediatamente a las distintas camaroneras que los compran.

4.3 TRANSPORTE DE LA SEMILLA

En los países latinoamericanos la semilla se transporta en tanques de fibrocemento, fibra de vidrio o plástico de 200 o 300 l, con agua hasta sus 3/4 partes, oxigenados (Figura 12) en algunos casos una malla fina cubre las paredes internas y fondo de los estanques apra facilitar la colocación de la semilla en los precriaderos (Yoong Basurto y Reinoso Naranjo, 1982). Hay ocasiones que aparecen con las larvas otros animales como larvas de peces o cangrejos por lo que es indicado agregar Rotenone en concentraciones 5/7 ppm para su eliminación.

Durante el transpporte, la densidad de la semilla debe estar entre 250 y 122 por litro dependiendo de la temperatura, al aumentar la temperatura la densidad debe ser menor. Durante el transporte se evitarán las altas temperaturas; los camarones de aguas tropicales toleran temperaturas entre 18 y 25°C y de aguas templadas temperaturas inferiores a los 20°C. La concentración de oxígeno disuelto no deberá bajar de 5ppm por lo que se recomienda aireación continua durante el transporte.

Durante todo el viaje los recipientes estarán cubiertos por una red de malla fina y aireados en forma permanente; para ello se pueden utilizar aireadores a batería, o bien tubos de oxígeno o aire comprimido de aproximadamente 10 kg. de carga con válvula reguladora conectados a un tubo de PVC que finaliza hundido en el agua del recipiente en una piedra difusora o tubo rígido perforado para una mejor distribución del aire (Figura 13).

Otro método alternativo sería construir una pileta de lona o plástico en la caja de una pick up o camioneta lo que nos daría un volumen aproximado de 2 m3, en este caso la pileta deberá estar dividida en cuatro partes por una red de malla debiéndose tener las mismas precauciones de aireación.

Figura 11

Figura 11. Trasmallo para captura de postlarvas y juveniles.

Figura 12

Figura 12. Transporte de semilla.

Figura 13

Figura 13. Esquema de tanque para transporte de semilla.

En caso de querer enviar postlarvas en avión se aconseja bajar lentamente la temperatura del agua a 17/18°C para especies tropicales y colocarlas en bolsas de nylon llenas con agua de mar aireada, con una densidad de 1500 larvas/litro (dependendo del estadio de desarrollo) y luego las bolsas se colocan en recipientes térmicos para evitar la elevación de la temperatura.

En todos los casos una vez que las postlarvas y/o juveniles arriban a destino, antes de colocarlos en los precriaderos, deben ser adaptados a las condiciones de salinidad y temperatura de los mismos. A tal fin se debe agregar paulatinamente a los tanques de transporte, agua de los estanques; se debe tener especial cuidado en no variar en mas 2/3°C la temperatura y 2/3 la salinidad por hora ya que cambios bruscos en estas variables afectarán la supervivencia de los camarones.

Una vez realizada esta operación los animales están listos para ser colocados en los precriaderos. En Ecuador y Perú el biólogo que recibe los camarones, debe poner especial cuidado que las postlarvas que reciba sean en su mayoría P. vannamei ya que la otra especie P. stylirostris presenta problemas para su engorde y P. occidentalis tiene un pobre crecimiento en los estanques.

4.4 ESTABULAMIENTO DE LOS ESTANQUES

a)   Precriaderos: La densidad a la cual se colocan los animales varía de acuerdo con el cuidado que se tenga de los estanques y de la capacidad técnica de la granja, del suministro o no de alimenta ción, cambios de agua, etc.

Por ejemplo en cultivos extensivos de P. monodon se colocan 20/30 semillas/m2 (Primavera y Apud, 1980); en Ecuador en granjas de P. stylirostris y P. vannamei se estabulan entre 100 y 200 animales/m2 (Yoong Basurto y Reinoso Naranjo, 1982). La experiencia perso. nal indica para las dos especies mencionadas una densidad de 120 camarc nes/m2, aunque en algunas granjas ésta suele ser de 20–25/m2. En algunos criaderos de perú la densidad inicial de postlarvas de P. vannamei se encuentra en los 100/m2.

Los animales permanecen en los precriaderos entre 30 y 60 días, hasta alcanzar pesos que varían entre 0.5 y 4g.

b)   Criaderos o estanques de engorde: En estos estanques los animales son llevados hasta talla comercial, para la mayoría de las especies ésta se encuentra entre 18 y 25 g, para P. monodon la talla de cosecha puede llegar hasta los 40 g.

Los criaderos generalmente tienen una superficie entre 5 y 20 hectáreas, pero los de menor tamaño (5 – 9 ha) son más prácticos, ya que en ellos, se puede ejercer un mayor control sobre los camarones en cría, lo que permite sembrar una mayor densidad de animales.

En términos generales en un estanque al que sólo se fertiliza y se cambia el agua se pueden colocar hasta 2 camarones por m2; si se agrega algún tipo de alimento, con un mayor recambio de agua la densidad de podrá encontrar entre 3 y 10 animales por metro cuadrado, pudiéndose llegar hasta 40 camarones/m2 utilizando aireación suplementaria (Liao y Chao, 1983). En el caso de Pleoticus muelleri se han obtenido muy buenos resultados trabajando en estanques con aireación, fertilización y alimento balanceado con densidades de 20 animales/m2. Pero cuando la densidad aumenta a 30 camarones/m2 se obtiene una supervivencia de solo 50%. En la Tabla 2 se pueden observar a las densidades que se estabulan distintas especies de peneidos en estanques o tanques de engorde y las dimensiones de los mismos.

4.5 MANTENIMIENTO DE LOS ESTANQUES

Una vez colocados los camarones en los estanques y con el fin de mantener el medio en condiciones óptimas se debe realizar recambio de agua. Estos cambios pueden variar entre 2, 5 y 25,0% así como la frecuencia, que puede ser diaria o cada 3 o 4 días, esto será una función de la capacidad del sistema de mantener la calidad del agua. En los precriaderos es conveniente no cambiar el agua durante los primeros 15 días, razón por la cual se aconseja el uso de airadores.

La frecuencia del cambio de agua dependerá de los siguientes parámetros:

  1. Temperatura del agua

  2. Salinidad

  3. Cantidad de oxígeno disuelto

  4. pH

  5. Turbidez

  6. Coloración

4.5.1 Temperatura

Se debe medir diariamente, para los camarones de aguas tropicales como P.stylirostris, P.vannamei; la temperatura del agua deberá entre 20 y 32°C, siendo el óptimo entre 22 y 30°C (Yoong Basurto y Reinoso Naranjo, 1982), aunque para P. stylirostris los mejores crecimientos se han obtenido a temperaturas entre 27 y 30°C (Fenucci et al., 1982), pudiéndose extender esta temperatura a todas las especies tropicales. En cuanto al langostino argentino (Pleticus muelleri) la experiencia indica que la temperatura puede fluctuar entre 6 y 27°C aunque la temperatura óptima entre 9 y 23°C.

Tabla 2. Densidad y tratamientos para el engorde de diversas especies del género Penaeus. (F: fertilización, A: alimentación).
EspeciePaísDensidad Camarones/m2Superficie Estanques (Ha)TratamientoFuente
P.stylirostrisEcuador2–310–15FYoong Basurto y
P.vannamei 3 ó más10–15F,AReinoso Naranjo, 1982
P.stylirostris yEcuador10–208–10F,AAutor
P.vannamei     
P.vannameiPanamá45F,ADirección Nacional
P.stylirostrisPanamá25F,AAcuicultura, Panamá,
ambas sppPanamá0,5–15F1984
P.stylirostris yEcuador2–2,5No consignaF 
P.vannamei 3–5No consignaF,ACun, 1982
P.vannameiParu520FAutor
P.monodonFilipinas0,5–2No consignaFPrimavera y Apud, 1980
P.monodonFilipinas160,25ALiu y Mancebo, 1983
P.monodonIndia21,14FSundarhrajan et al., 1979
P.japonicusJapón16–204–10AKurata y Shigeno, 1979
P.brasiliensisVenezuela100,028AGomez y Scelzo, 1982

4.5.2 Salinidad

Este parámetro deberá ser tomada diariamente y podrá oscilar entre los 15 y 40% encontrándose para la mayoría de las especies entre 15 y 30%. En el caso de Peneidos, que habitan las costas argentinas, la salinidad no debe bajar de 26%.

4.5.3 Cantidad de oxígeno disuelto

Es uno de los parámetros más importantes, se cuantifica dos veces al día, en la mañana y al atardecer. En los estanques este elemento proviene del agua de recambio, la fotosíntesis y en menor grado del que se disuelve en la superficie del estanque proveniente de la atmósfera.

Las menores concentraciones de oxígeno se observan durante la madrugada y las mayores a última hora del día. Se consideran raugos normales de concentración entre 4 y 9 ppm, Se debe evitar no solo una baja concentración, sino valores superiores a 10 ppm, ya que esto indicaría una excesiva concentración de fitoplancton que puede producir una depleción notable de oxígeno durante la noche.

Se debe puntualizar que en los estanques el oxígeno tiende a estratificarse, es decir, hay generalmente una mayor concentración en las capas superiores del agua, que en el fondo; dado que los camarones viven allí, es necesario realizar una homogenización de la columna de agua para tener una correcta aireación.

Entre los elementos que pueden utilizarse se encuentran los agitadores a paleta “Paddle wheel” que pueden ser movidos por motores a nafta o con energía eólica; en zonas donde hay corriente eléctrica se pueden utilizar flotadores.

4.5.4 pH

Indica la concentración de iones hidrégeno H+, es decir, si el agua es ácida o básica. El rango óptimo de pH se encuentra entre 7 y 9; pero valores de pH 5 han demostrado no ser nocivos para los camarones. No obstante ésto, una elevación o disminución pronunciada de los valores de pH puede producir efectos letales para el equilibrio ecológico del estanque. La medición de esta parámetro deberá ser diaria.

4.5.5 Turbidez

Da idea del material en suspensión que se encuentra en el agua del estanque, este material interfiere en el paso de la luz. En los estanques se debe evitar que haya partículas de detrito o arcilla en suspensión. La turbidez se mide con el disco de Secchi y es la medida de la profundidad a la cual este disco desaparece al sumergirlo en el agua.

Si la visibilidad es menor de 30 cm, hay problemas potenciales, si es mayor la luz puede penetrar mejor y habrá una mayor productividad y crecimiento de los organismos de los cuales podrán alimentarse los camarones. Esta medición: se puede efectuar cada 3 días.

4.5.6 Coloración del agua

Depende de varios factores, concentración y tipo de algas, materia en suspensión, etc. Los colores que puede presentar el agua son:

  1. Verde pálido: indica adecuada concentración de algas

  2. Gris: denota pocas algas en el estanque, se recomienda mayor fertilización, complementada con recambio de agua

  3. Verde musgo: algas que comienzan a morir, se requiere un urgente recambio de agua.

  4. Verde brillante: indica grandes concentraciones de algas, debe efectuarse recambio de agua para disminuir el riesgo que baje la concentración del oxígeno disuelto durante la noche.

  5. Marrón: indica gran cantidad de algas muertas, se debe efectuar recambio de agua y fertilización, problablemente haya una falta de nutrientes y exceso de metabolitos.

4.6 MUESTREOS PERIODICOS PARA DETERMINAR BIOMASA EN LOS ESTANQUES

Los muestreos periódicos tienen por finalidad la determinación de la evolución del crecimiento de la población de estanque y son de fundamental importancia, ya que permitirán el ajuste de las cantidades de alimento suministradas y algunas condiciones experimentales; deberán realizarse cada 10/15 días.

El método de muestreo consiste en dividir el estanque en doce sectores iguales, imaginarios, y elegir cuatro de ellos al azar. En estos sectores se tirará una red tipo sayo que en general tiene 6 m de diámetro, aunque puede usarse una de menor tamaño.

En cada una de las cuatro muestras se cuenta el número de animales y se los pesa, calculando el peso medio. Se obtendrá así una tabla como la que sigue:

MuestraN°indiv.Peso medio (g)
1N1W1
2N2W2
3N3W3
4N4W4
PROMEDIONW

En base a estos datos se podrá calcular la población del estanque (P).

Con la estimación de la población del estanque y el peso medio, se puede calcular la biomasa existente en el mismo, de acuerdo con la siguiente fórmula:

Biomasa= P × W

Como se puede apreciar también se puede estimar la supervivencia al momento de realizar el muestreo.

4.7 ALIMENTACION EN LAS DISTINTAS ETAPAS DE CRIA

En un sistema de cultivo semiintensivo o intensivo la alimentación es uno de los puntos más críticos ya que en general, este aspecto representa entre el 45 y 60% del costo total de producción. En la alimentación hay que tener en cuenta:

  1. Frecuencia

  2. Cantidad y calidad de alimento

4.7.1 Frecuencia de alimentación

Es conveniente alimentar a los animales dos veces al día, en la mañana y por la tarde, ya que si se suministra la ración en una oportunidad, ésta no será consumida de inmediato y por lo tanto comenzará a descomponerse, produciendo no solo contaminación sino también una baja de la concentración de oxíggno disuelto, principalmente en el fondo del estanque.

4.7.2 Calidad del alimento

Cuando se iniciaron las actiyidades de cría de camarones en las primeras épocas era común suministrar alimentos naturales: así por ejemplo en los precriaderos de Japón se utilizaba carne de almeja molida (Shigeno, 1975) para alimentar P. japonicus; mientras que en los estanques de crecimiento el mismo autor obtenía buenos resultados con mejillón azul y la almeja “short-necked clam”, también se utilizan y se han usado algunas variedades de cangrejos, eufáusidos, anchoítas, caballa, etc. En el caso del camarón argentino Artemesia longinaris se obtiene un buen crecimiento alimentando con trozos de calamar (López y Fenucci, 1987).

Pero los alimentos naturales presentan el problema de la dificultad de su obtención, debido a fluctuaciones, problemas de almacenamiento y variaciones en el precio; es por ello que desde hace ya varios años la mayoría de las investigaciones se han desarrollado para tratar de obtener una comida pelletizada, barata que permita un rápido crecimiento de los camarones en cría, y así se ancuentran a la venta distintos productos pelletizados o con forma de lenteja.

Para ser efectivas estas dietas (cuya calidad es muy variable) deben cumplir una serie de características:

  1. Ser estables, es decir no deben disolverse o desintegrarse para permitir un aprovechamiento más efectivo por parte del camarón.

  2. Deben atraer a lo animales.

  3. Deben hundirse ya que el camarón se alimenta en el fondo.

  4. En lo posible se utilizarán en su fabricación elementos de fácil obtanción en la región, su costo debe ser bajo y tener un factor de conversión no mayor de 2:1.

  5. Fundamentalmente tendrán que producir un rápido crecimiento de los animales en cría con una supervivencia razonable.

Existen infinidad de dietas experimentales y comerciales para cría de camarones, pero no se puede hablar de una dieta que sirva para todas las especies de camarones cultivables y ni siquiera para la misma especie en las distintas etapas de crecimiento. Así por ejemplo: Penaeus stylirostris en tallas superiores a 10 g asimila mejor, proteina de origen animal (harina de calamar) que proteína de soya o levadura de cerveza, mientras que ejemplares de 1 a 4 g de peso asimilan igualmente proteinas de origen animal o vegetal (Fenucci et al, 1982). Para P. japonicus (Nose, 1964) se ha determinade que asimilan con mayor eficiencia proteinas de origen animal que otras de origen vegetal.

Para otra importante especie como P. vannamei, Smith et al., (1985) postulan que el crecimiento de ejemplares pequeños parece depender del nivel de protenina en la dieta, mientras que el crecimiento de los tamaños medianos y grandes parece estar más influenciado por la fuente de proteinas. En cuanto a P. setiferus, animales de más de 8 g parecen asimilar igualmente proteinas animales y vegetales (Fenucci et al., 1986); en cuanto a P.monodon Lee (1971) determino que la absorción de proteinas animales y vegetales se realiza con igual eficiencia.

En términos generales una dieta efectiva para una especie o talla no es necesariamente buena en otras. En general todas las dietas que se encuentran en el mercado tienen proteinas tanto de origen animal como vegetal.

Otros componentes importantes en las dietas son los ácidos grasos y colesterol. Diversos experimentos realizados por ejemplo en P. stylirostris (Fenucci et al., 1981, 1984), en P.japonicus (Aquacop, 1979; Guary et al., 1976; Kanazawa et al., 1977a, 1978, 1979a) y en P. indicus (Read, 1981) y en el camarón argentino Artemesia longinaris (Petriella et al., 1984) demuestran la importancia de los ácidos grasos de la serie linolénica (w3) en la dieta; estableciendo una relación entre el crecimiento de estas especies y la cantidad de ácidos altamente insaturados de la serie w3 en la dieta (20:5 w3 y 22:6 w3). Se ha determinado también que en las especies de camarones marinos la síntesis de estos dos ácidos a partir del ácido linolénico estarían poco desarrolladas o inhibidas (Kanazawa et al., 1977b, 1979b, Bottino et al., 1980).

Según las investigaoiones realizadas por Kanazawa et al., 1971; Deshimaru y Kuroki, 1974 y Martinez et al., 1984 indican la necesidad mínima de este compuesto en la dieta con valores que se encuentran entre 0.5 y 2.5%.

Si bion todas las dietas contienen complejos vitamínicos en proporciones variables, poco es lo que se conoce, aunque se ha demostrado que el complejo B es necesario para la dieta de los crustáceos; por otra parte diversos autores (Hunter et al., 1979; Lightner et al., 1979, Kitabayashi et al., 1971) han determinado la necesidad de vitamina C en la alimentación de diversas especies de camarones.

En cuanto a los hidratos de carbono, estos son digeridos con menor eficiencia que las proteinas (Fenucci et al., 1982; 1986) y parecen no tener la importancia de los otros componentes en la dieta

En el mercado se pueden adquirir dietas pelletizadas para camarones marinos, como por ejemplo, MR 10, MR 15, MR 20, MR 25, MR 30, MR 35, fabricadas con distintos porcentajes de proteínas.

En algunas granjas ecuatorianas se suministra a los juveniles de los precriaderos la dieta MR 35 para luego continuar alimentando en los estanques de engorde con MR 25. En Estados Unidos, Texas, Chamberlain et al. (1981) utilizan durante todo el período de cría de P. stylirostris y P. vannamei una MR 20; mientras que en Panamá (Dirección Nacional de Acuicultura, 1984) se utilizan las dietas MR 20 y MR 25. En Pleoticus muelleri (langostino argentino) se ha utilizado con gran éxito un alimento comercial con 40 % proteinas.

La composición de las dietas comerciales es de muy difícil obtención ya que constituye un secreto industrial, pero podemos decir que el porcentual de los principales componentes de una dieta varía de acuerdo con la especie entre:

Compuesto%
Proteinas15–65
Carbohidratos2–60
Lípidos2–8
Celulosa1–5
Vitaminas1–3
Humedad3–12

Para un estudio más detallado de los problemas nutricionales de camarones peneidos se aconseja la lectura de los siguentes trabajos: New, 1976; Deshimaru, 1982; Fenucci, 1981; Kanazawa, 1982; Castell, 1982.

4.7.3 Cantidad de alimento

El porcentaje de alimentación varía en el tiempo, así por ejemplo en los precriaderos de Panamá se comienza alimentando a P. stylirostris y P. vannamei con el 25% de la biomasa existente, cantidad ésta que se disminuye paulatinamente hasta un 3% en la etapa de cosecha (Dirección Nacional de Acuicultura Panamá, 1984).

En los casos en que se utilizan precriaderos la alimentación debe comenzar una semana después de colocados los juveniles y se debe agregar alimento tratando de lograr un crecimiento medio de 0.8 a 1.0 g por semana; es por ello que cada 10/15 días se deben realizar muestreos para determinar el crecimiento (biomasa en el estanque), y de esa manera ajustar la alimentación (Ver item 4.6)

En cuanto a P.stylirostris y P.vannamei se comienza suministrando a animales de 1.5 g de peso medio alrededor del 20% de su biomasa, 4% para camarones de 10 g y 3% para tallas superiores a los 14 g (Chamberlain et al., 1981).

En otras áreas por ejemplo Filipinas, Liu y Mancebo (1983) engordando P. monodon comienzan alimentando con el 10% de la biomasa durante los primeros 15 días siguen con 8% hasta los 30 días, 6% entre los 30 y 45 días y luego de los 45 días alimentan connel 4% de la biomasa, hasta la cosecha.

En cuanto al langostino Pleoticus muelleri, en cultivos experimentales, se suministró a ejemplares de 3 g 6% de su biomasa, ejemplares de 10 g el 3% de la misma, finalizando la cosecha de langostinos de 20 g con una alimentación diaria de 1.4%.

Con respecto a la alimentación se debe tener en cuenta que el factor de conversión de las dietas deberá ser inferior a 1:2 para una mayor rentabilidad en la producción.

4.8 COSECHA

Para realizar esta operación existen diversos métodos: uno consiste en bajar paulatinamente el nivel de agua de los estanques hasta tener una columna de agua de 20–30 cm, para luego utilizar di versos tipos de redes para capturar los camarones (atarrayas, redes playeras).

Otro método consiste en vaciar parcialmente el estanque hasta el mismo nivel anterior, para luego vaciarlo totalmente colocando a la salida de la compuerta redes o cajas, éste es el método más utilizado en la actualidad. Se debe tener cuidado de bajar el nivel de agua lentamente para evitar corrientes fuertes que puedan aplastar a los camarones.

La cosecha se deber realizar entre el atardecer y las primeras horas de la mañana a bajas temperaturas y tener hielo a dispocisión.

Para las especies americanas, el tamaño al cual se cosecha varía entre 15 y 25 g de peso medio con un tiempo de engorde entre 120 y 160 días; en el caso de la especie asiática P. monodon ésta se cosecha a tallas que varían entre 30/60 g de peso con un tiempo de engorde entre 120 y 180 días (Primavera y Apud, 1980). Pleoticus muelleri alcanza en 150 días 20 g de peso medio, con un rango que oscila entre 15 y 27 g.

5. CRIA DE LARVAS DE CRUSTACEOS PENEIDOS EN ECLOSERIAS

Esta técnica consiste básicamente en hacer desovar hembras maduras y fecundadas en estanques apropiados. Los huevos desovados se colocan en recipientes en los cuales eclosionan al primer estadio larval (Apéndice III).

Cada estadio es alimentado de una manera especial, a los nauplios no se les suministra alimento, a las protozoeas las alimenta con fitoplancton, mientras que una buena dieta para las mysis pueden ser estadios naupliares de Artemia salina, rotíferos o nematodes. Estos alimentos también se utilizan en los primeros estadios de postlarvas; y cuando estas adquieren hábitos bentónicos-demersales se las alimenta con trozos de mejillones, almejas o dietas preparadas.

La cria de larvas se realize por lo general, en ambientes cerrados o al menos techados, a efectos de mantener más o menos constantes las condiciones ambientales, principalmente la temperatura.

En la actualidad se pueden diferenciar dos métodos de cría de larvas, el japonés y el americano, existiendo de este último una variante que podríamos denominar intermedio que parecería ser el más apropiado. En la Tabla 3 se resumen las características principales de cada uno de los métodos.

Para establecer la eclosería, cualquiera sea el sistema que se utilice, se deben tener en cuenta los siguientes factores:

  1. Calidad y cantidad de agua: dulce y salada no contaminada en cantidades suficientes; el agua de mar no debe tener fluctuaciones de salinidad por lluvias o descarga de ríos en la zona.

  2. Obtención de hembras ovígeras: el establecimiento debe estar cerca del lugar donde se obtienen las mismas o de un establecimiento donde se produce maduración en cautividad.

  3. Acceso: el establecimiento debe estar sobre buenos caminos y tener fácil comunicación con centros poblados.

  4. Energía eléctrica: contar con aire acondicionado o calefacción para mantener constante la temperatura, así como la necesidad de aireación continua del agua de los tanques implica la necesidad de este fluido. Es necesario además un grupo electrógeno pro pio para evitar los inconvenientes provocados por los cortes de energía.

  5. Personal: adecuadamente preparado para la realización de las tareas, es conveniente contar con un supervisor, técnicos especialistas en los distintos pasos de la cría y personal de apoyo o maestranza; no hay que olvidar que la mayoria de los problemas que se producen en las ecloserías se deben a fallas humanas, principalmente por falta de conocimiento o responsabilidad.

Tabla 3. Diferencias existentes entre los diversos métodos de cultivo de larvas de camarones peneidos. Fuentes: Mock y Neal 1977, Fenucci, 1977, Simon, 1981.
 METODO
 JAPONESINTERMEDIOAMERICANO
Dimensión de tanques de desove10 × 10 × 2 m
4,2 × 7,6 × 1,8 m
50 – 60 l12 – 500 l
Node hembras por tanque de desove30 – 1001 – 31 – 3
Forma y tamaño de los tanques de criaRectangular
10 × 10 × 2 m
Rectangular
5,5 × 2 × 1,3 m
Cilíndrico-cónico
500 – 2000 l
Densidad larvas20 – 40 l50 – 100 l100 – 200 l
Filtrado del aguagruesorodados, grava, arenafiltro de celulosa tierra de diatoneas, 1 – 5
Alimento naupliosNinguno, se fertiliza con nitratos y fosfatosNingunoNinguno
Alimento protozoeasFitoplancton que crece naturalemente, a veces se agregan cultivos puros de algasCultivo puro de algas (Chaetoceros, Tetraselmis, etc)Cultivos puros de algas Skeletonema, Chaetoceros, Tetra- selmis, etc. Levaduras.
Alimento mysisFito y Zooplancton que crece en los estanquesNauplios de Artemia salina, rotíferos, alimentos preparadosNauplios de Artemia salina, rotíferos, nematodes, alimentos preparados
Alimento postlarvasNauplios de Artemia almejas, mejillones, alimentos preparadosNauplios de Artemia alimentos preparadosNauplios de Artemia alimentos preparados
Tiempo de permanencia postlarvas tanques de cría10 – 25 días10 días1 – 4 días

5.1 METODO AMERICANO DE CRIA DE LARVAS

Este sistema ha sido desarrollado en el National Marine Fisheries Service de Galveston, Texas USA y su utilización, con diversas modificaciones, se ha extendido a distintas partes del mundo. Los trabajos iniciales que se pueden citar son: Cook y Murphy, 1966, 1969, Mock y Murphy, 1970, Mock y Neal 1977; Salser y Mock, 1974; Mock et al., 1980.

5.1.1 Desove de hembras

Las hembras grávidas ya sea traídas del mar o de instalaciones de maduración son colocadas en recipientes de diversas dimensiones y formas. Por ejemplo se pueden utilizar damajuanas invertidas de 15 o más litros con la boca cerrada por un tapón a través del cual se pasa un tubo con un piedra difusora para producir aireación y movimiento del agua (Figura 14). Otro tipo de recipientes son tachos de residuos de plástico negro con 75–100 l de capacidad con tapa con aireacion (Chamberlain y Lawrence, 1981a). También se utilizan tanques circulares de polietileno de 500 litros cubiertos con plástico para disminuir la incidencia de la luz (INDERENA - Misión China, 1979) o tanques cónicos de 150 litros en los cuales se coloca una placa perforada a través de la cual pasan los huevos al fondo, previniendo así que éstos sean comidos por las hembras (AQUACOP, 1983).

En todos los casos el agua es aireada y se le agrega el agente quelante EDTA (1 g/100 l).

5.1.2 Calidad del agua utilizada durante el proceso de cría

El agua de mar se bombea y deja sedimentar en tanques o reservorios, luego se filtra a través de un sistema de conchilla y arena, para posteriormente pasar a través de filtros de celulosa de 5 y 1 μ respectivamente; en algunas ecloserías (Mc Vey y Fox, 1983), previo al pasaje entre los dos filtros el agua atraviesa un sistema de luz ultravioleta.

En algunas ecloserías del Ecuador, el agua bombeada del mar es pasada a tanques donde es sedimentada, luego atraviesa un filtro de arena o tierra de diatomeas y enviada a tanques donde es tratada con hipoclorito de sodio en cantidades menores de 1 ppm, para posteriormente someterla a aireación por 24 horas y pasarla a través de filtros de celulosa.

En general durante todo el proceso se agrega al agua EDTA, éste es un agente quelante que favorece la eclosión de los huevos y la muda de las larvas, en cantidades de 1 g cada 100 litros de agua. En muchos casos se agregan antibióticos en diversas concentraciones en distintos estadios del ciclo, así por ejemplo Chamberlain y Lawrence (1981a) utilizan 0.18 mg/l de eritromicina y 0.09 mg/l de miociclina.

Figura 14

Figura 14. Recipientes utilizados para desove de hembras de camarón.

La temperatura ideal del agua, durante todo el proceso de cultivo (desove y desarrollo de las larvas), para camarones tropicales como Penaeus stylirostris y P.vannamei, P.aztecus, P.setiferus, etc es de 28°C no debiendo nunca ser inferior a 24°C ni superior a 32°C. Para estas especies la salinidad de agua debe oscilar entre 25 y 35% con una media entre 28 y 30 (Cook y Murphy, 1969; Chamberlain y Lawrence, 1981a; Mc Vey y Fox, 1983).

Con camarones de aguas templadas como Artemesia longinaris y Pleoticus muelleri se trabaja a temperaturas entre 18 y 23°C y salinidades superiores a 30 (Boschi y Scelzo, 1977; Scelzo y Boschi 1975).

Por lo expuesto es que se recomienda que la eclosería sea un lugar cerrado, con aire acondicionado, principalmente en zonas donde hay fluctuaciones de temperatura; en caso de descender mucho ésta, pueden utilizarse calentadores en los tanques.

5.1.3 Estanques de cría desde huevo a postlarva

Este tipo de tanques ha sido perfectamente descrito por Salser y Mock (1974). En general son tronco cónicos de volúmenes variables; así por ejemplo en el laboratorio de Galveston se utilizan tanques de 1.900 l (Salser y Mock, 1974), en el Centro Oceanológico del Pacífico (AQUACOP, 1983) se usan tanques cilíndrico-cónicos con volúmenes entre 500 y 2.000 l. En nuestro instituto los tanques de cría de larvas son de la misma forma, de 500 l construídos también en fibra de vidrio reforzada.

Los tanques están montados sobre un armazón de acero o madera (Figura 15A) tienen una profundidad de 120 cm, un diámetro superior de 100 cm y uno inferior de 75 cm, mientras que la parte cónica tiene una profundidad de 30 cm; en el centro de la misma hay un orificio central de 3,75 cm de diámetro en el cual se enrosca un caño del mismo diámetro, en el caso que se quiera recirculación se usa un caño perforado y cubierto con una red de fitoplancton de 50 μ de malla (Figura 15 A y B).

En las paredes internas del tanque se adosan 4 tubos de PVC distribuidos simétricamente de 3.75 cm de diámetro, los cuales llegan a 5 cm de fondo del tanque, la parte superior de los mismos termina en un codo con una perforación central, a través del cual se pasa un tubo de 5mm de diámetro que termina en una piedra difusora; la parte inferior del caño de PVC se. cierra parcialmente con un corcho de goma cortado oblicuamente. Estos tubos por los que circula aire actúan como bombas de agua y hacen circular la misma desde abajo hacia arriba. Además se colocan 4 tubos de aireación del mismo diámetro que el anterior que también finalizan en una piedra difusora (Figura 15 A).

Figure 15

Figura 15. A: Esquema de tanque cónico de fibra de vidrio utilizado para cría de larvas de camarones peneidos; B: tubo perforado y cubierto por red de fitoplancton que permite la recirculación del agua.

Cuando se quiere realizar recirculación de agua o cambios principalmente en los estadíos naupliares y de mysis, se reemplaza el tubo central por uno perforado, el agua pasa a través del mismo y por un filtro de celulosa de 5 ó 1μ, a partir de allí el agua es elevada y entra nuevamente al tanque por medio de un sistema de bomba de aire.

Principalmente en los estadíos de mysis el agua se llega a cambiar hasta un 80% para evitar los problemas causados por la elevada concentración de amonio.

5.1.4 Metodología de trabajo

Una vez obtenido el desove, los huevos o estadíos naupliares son colocados en los tanques de cría con densidades variables: asi Cook y Murphy (1969) para Penaeus aztecus estiman una densidad óptima de 92 nauplii/l, para la misma especie y otras del golfo de México, Mock y Neal (1977) crían larvas con una concentración de 184/l. Otros autores como AQUACOP (1983) utilizan para P. indicus, P.vannamei, P.merguiensis y P.monodon densidades entre 100–120 larvas/l.

En cuanto a P.brasiliensis no se obtienen diferencias en supervivencia con concentraciones de huevos que varían entre 252 y 432/l (Grupo INDERENA-Misión China, 1979). Con P.notialis y P.schmitti se trabaja con más de 150 nauplii por litro.

A la luz de estos resultados se estima que la densidad óptima de huevos o nauplii sería de 100 y 150 individuos por litro.

Los huevos de camarones tropicales tardan en eclosionar al primer estadío naupliar de 12 a 18 horas, mientras que en las especies de aguas templadas como Artemesia longinaris y Pleoticus muelleri la eclosión se produce entre 12 y 36 horas después de la puesta (Boschi y Scelzo, 1977; Scelzo y Boschi, 1975).

Estadio de nauplius: Como se ha dicho anteriormente, los camarones peneidos tienen de 4 a 6 estadios naupliares, por lo general este estadio tarda en pasar al de protozoea de 30 a 67 horas en condiciones normales, llegando a 85 horas en camarones de aguas templadas.

Durante los estadios de huevo y naupliares se realiza recirculación de agua y durante el último estadio naupliar se comienza con el agregado de diversos tipos de algas para que estén disponibles en el primer subestadio de protozoea.

Estadio de protozoea: Se puede dividir en tres sub-estadios, cuya duracion varía en 3 y 5 días, pudiendo llegar a 14 (Boschi, 1977). Durante este periodo no se realiza recirculación ni cambio de agua en los tanques.

Este estadio es el más crítico de todo el desarrollo ya que las larvas comienzan a alimentarse. El alimento, por lo general, consiste en diversas especies de algas y levadura, la mayoría de las ecloserías mantienen en los tanques una concentración mínima de algas de 50.000 células/ml, aunque se puede considerar que un remanente de 20.000–30.000 algas/ml es suficiente.

En la Tabla 4 se muestran distintos tipos de alimentos utilizados en la cría de protozoeas de camarones peneidos: por el sistema americano se agregan por lo general los cultivos puros de algas por la mañana y en la tarde, tratando de llevar las concentraciones iniciales de estos organismos a 100.000 cls/ml; no obstante lo antedicho Alfonso et al., (1985) obtienen muy buenos resultados en la cría de protozoeas con el agregado de cultivos bialgales de Tetraselmis chuii y Chlorella kessleri utilizando concentraciones de 50 y 5 células por ml respectivamente, con una supervivencia del 89% hasta el estadio de mysis.

Estadio de mysis: Tiene una duración de 3 a 5 días con un máximo de 14 días, de acuerdo con la especie presenta 3 o 4 sub-estadios. Su principal alimento es el zooplancton, siendo el más utilizado los estadios naupliares de Artemia salina.

En este período en los tanques de cría se realiza no sólo recirculación y filtrado de agua sino también un recambio de hasta un 80% diario.

En general durante el primer sub-estadio de mysis (MI) se continúa con el agregado de algas del tipo Tetraselmis y de Artemia en concentraciones de hasta 1.5 animales/ml. A medida que cambian los sub-estadios se disminuye paulatinamente el agregado de algas y se aumenta la cantidad de Artemia llegando en el sub-estadio de mysis tres (MIII) a agregar hasta 4 Artemia por mililitro, en casos excepcionales esta cantidad llega a 9/ml. Algunos autores como Boschi y Scelzo (1977) y Scelzo y Boschi (1975), alimentan durante todos los sub-estadios solo con Artemia salina.

En general se trata de obtener concentraciones de algas que van desde 50.000 cls. a 20.000 cls/ml desde el sub-estadio MI al MIII.

Ultimamente y dado el alto costo de los huevos de Artemia se ha tratado de reemplazar ésta por otro tipo de alimento, así se han utilizado con éxito en la cría de P.notialis y P.schmitti (Leal et al., 1985) rotíferos (Brachionus plicatilis) en concentraciones de 10 individuos por mililitro combinados con un cultivo bialgal de Tetraselmis (20 cls./ml) y Chlorella (2 cls./ml) suplementando en algunos casos con yema de huevo.

Tabla 4. Tipos de alimentos, utilizados para distintos subestadios de protozoea en algunas especies del género Penaeus, Artemesia longinaris y Pleoticus muelleri (S:Skeletonema, T; Tetraseimis, Th:Thalassiosira, Ch:Chaetoceros, I:Isochrysis, C:Chlorella, L:Levadura, A:Artemia salina, B:Brachionus), *supervivencia a postlarva
EspecieCondiciones ambientalesAlimento NaupliiAlimento ProtozoeaSupervivencia aFuente
 T°CS% PIPIIPIIIMysis % 
P.aztecus28–3027–35SSS,TS,T95Mock, 1974
P.aztecus.P. setiferus y P.duorarum27–3028–30SSTT80*Mock y Neal, 1977
P.kerathurus27–3031–33SS,ChS,T,BS,T,B99San Feliú et al., 1976
P.kerathurus23–2526SSSS90Yúfera et al., 1984
P.stylirostris2832SS,L,ThS,L,TS,L,T48Mock et al., 1980
P.aztecus, P.in- dicus, P.japoni- cus, P. monodon, P. vannamei y P. stylirostris25–2935II,ChI,ChCh,A-AQUACOP. 1983
P.monodon,P.van- namei, P.styli- rostris2825–33I,LI,LI,T,LI,T,L50*Mc Vey y Fox, 1983
P.notialis22–2634–37-C,TC,TC,T89Alfonso et al., 1985
P.notialis23–2835–36T,CT,CT,CT,C70Leal et al., 1985
P.schmitti25–2635–36T,CT,CT,CT,C94Leal et al., 1985
P.schmitti28–2922–27-SSS-Martinez Silva, et al., 1984
P.brasiliensis26–2832–34SSSS,A86INDERENA, Misión China, 1979
A.longinaris16–2133–34-SSS-Boschi y Scelzo, 1977
P.muelleri19–2433-SSS-Scelzo y Boschi, 1975

Estadios de postlarva: Al alcanzar el estadío de postlarvas éstas son colocadas en tanques de 3 o 4 m2 de fondo plano, con aireación y circulación de agua permanente. En principio se alimentan con estadios naupliares de Artemia, en este nivel una postlarva de camarón puede llegar a ingerir hasta 150 nauplii/día. Diariamente se coloca una cantidad de Artemia que puede variar entre 2 a 8 ejemplares por mililitro, en algunos casos se suele utilizar Artemia congelada. A medida que transcurre el tiempo, las larvas adquieren hábitos bentónico-demersales ingiriendo otro tipo de alimento.

Para P.stylirostris, trabajando con ejemplares de 6.4 mg de peso medio Fenucci et al., (1984) comprobaron que la suplementación de Artemia salina con una dieta preparada y molida (E) producía al cabo de 30 días una mejor supervivencia e incremento en peso, 91 y 749,1% respectivamente que alimentando sólo con Artemia (45,6 y 422,3%). Para animales de mayor tamaño, 300 mg, una dieta molida (L) fue el mejor alimento promoviendo un incremento en peso de 226,5% con una supervivencia del 85%. En el siguiente cuadro se muestra la composición de las dietas utilizadas.

        Componente Dieta 
 E L
Harina calamar15 15
Harina pescado20 30
Harina mejillón30 30
Harina soja5 5
Afrechillo22 22
Otros ingredientes*8 8

* Concentrado de pescado: 3%, alginato de sodio: 2%, hexametafosfato de sodio: 1%, vitaminas: 2%

Por otra parte, Zein Eldin y Fenucci (MS) utilizando P.setiferus de 2.0 mg de peso medio, han obtenido mejores incrementos en pesos medios y supervivencia superior al 80% alimentando con larvasde Artemia y rotíferos, que con dietas preparadas. San Feliu et al., (1973) alimentan las postlarvas de P. kerathurus primero con Artemia salina adulta y de a poco la van reemplazando por carne de mejillón y cangrejo trozado.

P. japonicus (Kurata y Shigeno, 1979) es alimentado en los estadios postlarvales con carne de almeja y mejillón y en algunos casos dietas preparadas.

Una vez alcanzado el estadio de postlarva 20 ó 25 los individuos son transferidos a los tanques de precría o nurseries.

5.2 METODO INTERMEDIO DE CRIA DE LARVAS

Consiste en la utilización de tanques rectangulares de 5 a 10 m3 de volumen con esquinas cóncavas para la cría de larvas hasta PL20–25, en los cuales hay circulación continua de agua y aireación. Los estanques están construídos en general en manpostería o ladrillos, recu biertos por varias manos de pintura epoxi para evitar rugosidades que contribuyen a la contaminación bacteriana y de hongos. Estos tanques funcionan como las denominadas “raceways” (Mock et al., 1977). En la Figura 16 se muestra un tanque típico de acuerdo con Simon (1981), se trata de un tanque rectangular dividido en su parte media por una plancha de plástico o madera que tiene a a ambos lados las denominadas bombas de aire que hacen que el agua suba del fondo hacia arriba y sea enviada en la dirección que muestran las flechas en la figura, así se produce no solo oxigenación sino movimiento del agua; la concavidad de los vértices impide el depósito de materia orgánica e impurezas. En general el fondo de estos tanques tiene inclinación hacia el centro y el área de drenaje. En la figura también se muestra el sistema de vaciado que es simple, y con solo mover el tubo se logra sacar el volumen de agua deseado. Este tubo se encuentra conectado a un filtro vertical de distinto tipo de malla de no mas de 25μ.

Este métodos ha sido descrito por Simon en 1981 y tiene la ventaja, como se ha dicho anteriormente, de poder mantener postlarvas hasta estadios Pl 23–25. La metodología de trabajo y tipo de agua utilizada es similar a la americana. Se utiliza una densidad de larvas de camarones entre 50–100/litro, alimentando los diversos estadios de protozoea con algas unicelulares. Así por ejemplo para P. monodon y P. vannamei se alimentó para las densidades antedichas en el V estadio naupliar con 50.000 células/ml de Chaetoceros sp, y en los estadios de protozoea se agregaron concentraciones de algas de 80.000–100.000 células/ml, no permitiendo que la concentración de las mismas bajara de 40.000 células/ml.

Desde los estadios de mysis hasta Pl3 se alimenta con nauplii de Artemia salina, en concentraciones de 2–3/ml. A partir del estadio Pl3 se comienza con una alimentación preparada, una pasta elaborada con huevo, almeja o calamar molido, levadura, leche en polvo, suministrando éste 3 a 4 veces por día. Por otra parte se estima que cualquiera de las dietas utilizadas en el método americano sería de utilidad, dependiendo en cada caso de los requerimientos nutricionales de la especie, realizándose durante todo el proceso un intercambio diario de agua de alrededor 20–30%.

5.3 TAREAS A REALIZAR EN UNA ECLOSERIA

a)   Control de las variables ambientales: Diariamente en la mañana y tarde se debe tomar la temperatura del agua, tratando de mantener ésta dentro de los rangos óptimos para el normal desarrollo de la especie en cría. Otros parámetros que deben ser tenidos en cuenta y medidos por lo menos diariamente son: Salinidad, pH y, a partir de los estadios de mysis la concentración de amonio.

Figura 16

Figura 16 A - B: Estanque para cría de larvas de camarones. (Simon, 1981).

b)   Recuento diario de las larvas en los distintos estadios: Un método simple consiste en colocar en el agua un tubo de vidrio o PVC abierto en ambos extremos de 0,5-1m de largo y 2–3 cm de diámetro y dejar que éste se llene. Esta operación debe realizarse tantas veces como sean necesarios para llenar un vaso de precipitados de 1 a 2 litros. Se debe poner especial atención en que las larvas se encuentren distribuídas homogéneamente en el momento de realizar el muestreo.

El contenido del vaso se vierte a través de un embudo que tiene en su fondo una malla de 80–120 donde quedan atrapadas las larvas; a continuación la red se coloca sobre una cápsula de petri dividida en cuadrados y bajo lupa se cuenta la cantidad de larvas, tomando además nota del estadio en que se encuentran.

Conociendo el número de larvas en un volumen determinado se puede calcular la cantidad de larvas que hay en el tanque, por ejemplo; si en un litro de muestra se cuentan 300 larvas y el tanque tiene 500 l, la cantidad total de larvas en el mismo será de 150.000.

c)   Identificación de estadios y subestadios larvales: Esta actividad es de suma importancia, se debe realizar diariamente, ya que permite determinar el tipo de alimento que se debe agregar (para identificación de estadios ver Apéndice III).

d)   Recirculación y cambio de agua: En el método americano solo se realiza recirculación de agua en los estadios de huevo, nauplius y mysis y a partir de éste último estadio, un recambio que varía entre un 30 a un máximo de 80% diario. Esta última operación se realiza para evitar la contaminación del agua por acumulación de desechos amoniacales, se debe poner especial cuidado en evitar las bruscas variaciones en la temperatura y salinidad del agua de los tanques, ya que ésto puede producir una alta mortalidad.

e)   Alimentación de las larvas: En general se debe alimentar dos veces por día en la mañana y por la tarde. Por lo general durante los estadios de protozoea se debe agregar algas en cantidades suficientes para lograr un mínimo de 100.000 células/ml en los tanques; se debe evitar quecla concentración de algas baje de 20.000–30.000 cls/ml y en caso que ésto ocurra se deben adicionar algas. Durante el estadio de mysis se agregan algas por ejemplo Tetraselmis y nauplii de Artemia salina (ver sección 5.1.4). Cuando se realiza la identificatión de estadios larvales se debe verificar si la mayoría de las larvas tienen el tracto digestivo con alimento, en caso afirmativo si la calidad y cantidad de alimento que se está suministrando es la correcta.

6. AGRADECIMIENTOS

El autor desea agradecer al Dr. Enrique E. Boschi, al Dr. Addison L. Lawrence y a la Dra. Ana M. Petriella por haber permitido la inclusión de material gráfico propio.

Al Sr. Julio H. Magnaterra por la realización de los dibujos. A la Sra. Vera Bacic por el copiado del manuscrito. A la Lic. Ana C. Díaz y a la Lic. Mónica I. Muller por la lectura crítica del manuscrito y especialmente a esta última por la redacción del apéndice sobre Cultivo de algas unicelulares.

7. REFERENCIAS

Al Attar, M.H. y H. Ikenoue, 1979 The production of juvenile shrimps (Penaeus semisulcatus for release off the coast Kuwait during 1975. Kuwait Bull.Mar.Sci., 1 30 pp.

Alfonso, E., S. Leal y B. Guitart, 1985 Ensayos sobre alimentación de protozoeas de Penaeu notialis en el laboratorio. Rev.Inv.Mar.Cuba, 6(1):79–86

Angelescu, VV y E.E. Boschi, 1959 Estudio biológico pesquero del langostino de Mar del Plata. Serv.Hidrogr.Nav.Argentina, H.1017:135 pp.

AQUACOP, 1975 Maturation and spawning in captivity of penaeid shrimp: Penaeus merguiensis de Man, Penaeus japonicus Bate, Penaeus aztecus Ives, Metapenaeus ensi: de Hann, and Penaeus semisulcatus de Hann. Proc.World.Maricul.Soc., 6:123-32

AQUACOP, 1977 Reproduction in captivity and growth of Penaeus monodon Fabricius in Polynesia. Proc.World.Maricul.Soc., 8:927-45.

AQUACOP, 1979 Penaeid reared brood stock: Closing the cycle on Penaeus monodon, Penaeus stylirostris and Penaeus vannamei. Proc.World.Maricul.Soc., 10:445-52

AQUACOP, 1983 Constitution of the broodstock, maturation, spawning and hatching systems for penaeid shrimps in the Centre Océanologique du Pacifique- and penaeid larval rearing in the Centre Océanologique du Pacifique. En CRC Handbook of Mariculture, Volumen I, Crustacean Aquaculture, editado por J.P. Mc Vey. CRC Press, Inc., Boca Raton, Florida,: 105-27

Arnstein, D.R. y T.W. Beard, 1975 Induced maturation of the prawn Penaeus orientalis Kishinouye in the laboratory by means of eyestalk removal. Aquaculture, 5:411-12

Bardach, J.E., J.H. Ryther y W.O. McLarney, 1972 Aquaculture: the farming and husbandry of freshwater and marine organisms. Wiley Interscience, New York, U.S.A. 868 pp.

Blanco, G.J., 1972 En Coastal Aquaculture in the Indo-Pacific Region, editado por T.V.R. Pillay. Fishing News (Books) Ltd., Londres,: p 60–67

Boschi, E.E., 1963 Los camarones peneidos comerciales de la Costa Atlántica de América del Sur. Clave para el reconocimiento de las especies y datos bioecológicos. Bol.Inst.Biol.Mar.Mar del Plata, Argentina, 3:39pp.

Boschi, E.E., 1977 Biología de los crustáceos cultivables en América Latina. FAO,Inf.Pesca, (159) Vol.2:73–95

Boschi, E.E., 1986 La pesquería del langostino en el litoral patagonico. Redes, Argentina, 20:20–26

Boschi, E.E. y V. Angelescu, 1962 Descripción de la morfología externa e interna del langostino con algunas aplicaciones de índole taxonómicas y biológicas. Bol.Inst.Biol.Mar., Mar del Plata, Argentina, 1:73 pp.

Boschi, E.E. y M.A. Scelzo, 1977 Desarrollo larval y cultivo del camarón comercial de Argentina, Artemesia longinaris Bate (Crustacea, Decapoda, Penaeidae). FAO,Inf.Pesca, (159) Vol.1:287–327

Bottino, N.R., J. Gennity, M.L. Lilly, E. Simmons y G. Finne, 1980 Seasonal and nutritional effects on the fatty acids of three species of shrimp, Penaeus setiferus, P. aztecus and P. duorarum. Aquaculture, 19:139-48

Brown, A. y D. Patlan, 1974 Color changes in the ovaries of penaeid shrimp as a determinant of their maturity. Mar.Fish.Rev., 36(7):23–26

Brown, A., J. McVey, B.S. Middleditch y A.L. Lawrence, 1979 Maturation of white shrimp (Penaeus setiferus) in captivity. Proc.World Maricul.Soc., 10:435-44

Caillouet Jr, C.W., 1973 Ovarian maturation induced by eyestalk ablation in pink shrimp Penaeus duorarum Burkenroad. Proc.World Maricul.Soc., 3:205-15.

Castell, J.D., 1982 Fatty acid metabolism in crustaceans. En Second International Conference on Aquaculture Nutrition : Biochemical and Physiological Approaches to Shellfish Nutrition, editado por G.D. Pruder, C. Landgon y D. Conklin. Lousiana State University, Baton Rouge, Louisiana,: 124-45

Cobo Cedeño, M., 1977 El cultivo del camarón en el Ecuador. FAO,Inf.Pesca, (159) Vol.1: 249-63

Cook, H.L. y M.A. Murphy, 1966 Rearing penaeid shrimp from egg to postlarvae. Proc.S. East Ass.Game Fish.Comms., 19:283-8

Cook, H.L. y M.A. Murphy, 1969 The culture of larval penaeid shrimp. Trans.Am.Fish.Soc., 98(4):751-54

Cummings, W.C., 1961 Maturation and spawning of the pink shrimp Penaeus duorarum Bukenroad. Trans.Am.Fish.Soc., 90(4):462-68

Cun, M., 1982 Guía práctica para la cría de camarones comerciales (Penaeus) en Ecuador. Bol.Cient.Téc.Inst.Nac.Pesca, Guayaquil, Ecuador, V(1):28 pp.

Chamberlain, G.W. y N.P. Gervais, 1984 Comparison of unilateral eyestalk ablation with enviromental control for ovarian maturation of Penaeus stylirostris J.World Maricul.Soc., 15:29–30

Chamberlain, G.W. y A.L. Lawrence, 1981a Maturation, reproduction, and growth of Penaeus vannamei and P. stylirostris fed natural diets. J.World Maricul.Soc. 12(1):209-24

Chamberlain, G.W., y A.L. Lawrence, 1981b Effect of light intensity and male and female eyestalk ablation on the reproduction of Penaeus stylirostris and P. vannamei. J.World Maricul.Soc., 12(2):357-72

Chamberlain, G.W., D.L. Hutchins y A.L. Lawrence, 1981 Mono- and polyculture of Penaeus vannamei and P. stylirostris in ponds. J.World Maricul.Soc., 12(1) 251-70

Chen, L.C., T.Edelstein y J. Mc Lachlan, 1969 Bonnemaisonia hamifera Hariot in nature and in culture. J.Phycol., 5:211-20

Deshimaru, O., 1982 Protein and amino acid nutrition of the prawn Penaeus japonicus. En Second International Conference on Aquaculture Nutrition: Biochemical and Physiological approaches to shellfish Nutrition, editado por G.D. Pruder, C. Landgon y D. Conklin. Lousiana State University Baton Rouge, Louisiana,: 106-23

Deshimaru, O. y K. Kuroki, 1974 Studies on a purified diet for prawn-I Basal composition of diet. Bull.Jap.Soc.Sci.Fish., 40(4):413-19

Direción Nacional de Acuicultura, 1984 Panamá, Manual de cría de camarones peneidos en es ques de aguas salobres. Folleto de Divulgación Técnica, 55 pp.

Drach, P., 1939 Mue et cycle d'intermue chez les crustacés décapodes. Annls.Inst.Océanogr.Mónaco, 19:103–391

Drach, P., 1944 Etude préliminaire sur le cycle d'intermue et son conditionnément hormona chez Leander serratus (Pennant). Bull.Biol.Fr.Belg., 78:40–62

Egusa, S., 1961 Studies on the respiration of the “Kuruma” prawn, Penaeus japonicus Bate: Preliminary experiments on its oxigen concentration. Bull.Jap.Soc. Sci.Fish., 27:22–26

Elred, B., R.M. Ingle, K.D. Woodburn, R.F. Hutton Y H. Jones, 1961 Biological observations on the commercial shrimp Penaeus duorarum Burkenroad, in Florida waters. Prof.Pap.Ser.3, Florida State Board Cons.Mar.Lab.,:139 pp.

Ewald, J.J., 1965 Investigaciones sobre la biología del camarón comercial en el occidente de Venezuela. 2°Informe al Fondo Nacional de Investigaciones Agropecuarias, Caracas, Venezuela, :145 pp.

Fenucci, J.L., 1977 Cultivos de especies de custáceos y moluscos. Primera Reunión sobre Ciencia y Tecnología del Mar, Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires, Argentina, : 213-25

Fenucci, J.L., 1981 Studies on the nutrition of marine shrimp of genus Penaeus. Doctoral Dissertation, Department of Biology, University of Houston, U.S.A.,: 185 pp.

Fenucci, J.L. y L. Atena, MS Estudics sobre la influencia de la salinidad y la temperatura en el consumo de oxígeno por el camarón argentino Artemesia longinaris Bate.

Fenucci, J.L., A.L.Lawrence y Z.P. Zein-Eldin, 1981 The effects of fatty acid and shrimp meal composition of prepared diets on growth of juvenile shrimp, Penaeus stylirostris. J.World Maricu.Soc., 12(1):315-24.

Fenucci, J.L., M.I. Muller y J.H.Magnaterra, 1987 Estudio sobre la factibilidad de cría del langostino Pleoticus muelleri Bate. Primera Reunión Arg. de Acuicultura, San Carlos de Bariloche, Argentina,:32.

Fenucci, J.L., A.B. Casal de Fenucci, A.L. Lawrence y Z.P. Zein-Eldin, 1982 The assimilation of protein and carbohydrate from prepared diets by the shrimp, Penaeus stylirostris. J.World Maricu.Soc., 13:134-45

Fenucci, J.L., A.B. Casal de Fenucci, A.L.Lawrence y Z.P. Zein-Eldin, 1986 Comparison of apparent digestibility of proteins and carbohydrates from compounded diets by two species of penaeid shrimp: Penaeus setiferus and P. vannamei. Resumen en el XVI Meeting de la World Maricul.Soc.

Fenucci, J.L., M.B. Sáez, A.M. Petriella y M.I. Muller, 1984 Estudios sobre la nutrición de Penaeus stylirostris en la Argentina. Rev.Lat.Acui.Lima,Perú, 19:22–28

Flassch, J.P., 1978 Production d'algues unicellulaires á des fins d'aquaculture. Oceanis, 4(1):1–12

Flassch, J.P., G. Saulan e Y. Normant, 1975 Vialibility of a phytoflagellate after freezing. Proc.World Maricul.Soc., 6:423-28

Fox, J.M., 1983 Intensive algal culture techniques. En CRC Handbook of Mariculture, Volumen I, Crustacean Aquaculture, editado por J.P.McVey.CRC Press, Inc., Boca Raton, Florida,: 15–41

Fuss, C.M. y L.H.Ogren, 1966 Factors affecting activity and borrowing habits of the pink shrimp Penaeus duorarum Burkenroad. Biol.Bull.Mar.Biol.Woods Hole, Mass., 130:170-91

Gates, J. y W.B. Wilson, 1960 The toxicity of Gonyaulax monilata to Mugil cephalus. Limnol.Oceanogr., 5(2):171-74

Gomez, A. y M.A. Scelzo, 1982 Polyculture experiments of pompano Trachinotus carolinus (Carangidae) and spotted red shrimp Penaeus brasiliensis (Penaeidae) in concrete ponds, Margarita Island, Venezuela. J.World Maricul.Soc., 13: 146-53

Griffith, G.W., M.A. Murphy Kenslow y L.A. Ross, 1973 A mass culture method for Tetraselmis sp. A promising food for larval crustaceans. Proc.World Maricul.Soc., 4:289-94

Guary, J.C., M. Kayama, Y Murakami y H. Ceccaldi, 1976 The effects of a fatfree diet and compounded diets supplemented with various oils on moult, growth and fatty acid composition of prawn, Penaeus japonicus Bate. Aquaculture, 7(3):245-54.

Guillard, R.R.L. y J.H. Ryther, 1962 Studies of marine planktonic diatoms. I Cyclotella nana Husted and Detonula confervacea (Cleve) Gran. Can.J.Microbiol., 8:229-39

Halder, D.D., 1978 Induced maturation and breeding of Penaeus monodon Fabricius under brackishwater pond conditions by eyestalk ablation. Aquaculture, 15(2): 171-74

Huner, J.V. y L.B. Colvin, 1979 Observations on the molt cycles of two species of juvenile shrimp, Penaeus californiensis and P. stylirostris (Decapoda:Crustacea). Proc.Nat.Shellfish Assoc., 69:77–84

Hunter, B, P.C. Magarelli, D.V. Lightner y L.V. Colvin, 1979 Ascorbic acid-dependent collagen formation in penaeid shrimp. Comp. Bioch. Physiol., 69B: 381-85

INDERENA - Misión China, 1979 Propagación artificial y desarrollo larval del camarón comercial Penaeus (M) brasiliensis Latreille, del Caribe colombiano. Proyecto para el Desarrollo de la Acuicultura Marina, INDERENA-República de China (Taiwan), 1(3): 35 pp.

Kanazawa, A., 1982 Penaeid nutrition. En Second International Conference on Aquaculture Nutrition: Biochemical and Physiological Approaches to Shellfish Nutrition, editado por G.D. Pruder, C. Landgon y D. Conklin. Lousiana State University, Baton Rouge, Lousiana,: 87–105.

Kanazawa, A., S. Teshima y K.Ono, 1979a Relationship between essential fatty acid requirements of aquatic animals and the capacity for bioconversion of linolenic acid to highly unsaturated fatty acids. Comp.Biochem. Physiol., 63B:295–98

Kanazawa, A., S.Teshima y S.Tokiwa, 1977a Nutritional requirementes of prawn-VII Effect of dietary lipids on growth. Bull.Jap.Soc.Sci.Fish, 43(7):849-56

Kanazawa, A.,N. Tanaka, S.Teshima y K.Kashiwada, 1971 Nutritional requirements of prawn: II-Requirements for sterols. Bull.Jap.Soc.Sci.Fish, 37(3):211-15

Kanazawa, A., S. Teshima, M.Endo y M.Kayama, 1978 Effects of eicosapentaenoic acid on growth and fatty acid composition of the prawn, Penaeus japonicus. Mem.Fac. Fish.,Kagoshima Univ., 27(1):35–40

Kanazawa,A., S.Tokiwa, M.Kayama y M.Hirata, 1977b Essential fatty acids in the diet of prawn-I Effects of linoleic and linolenic acid on growth. Bull.Jap.Soc.Sci. Fish., 43(9):1111-14

Knazawa, A., S.Teshima, S.Tokiwa, M.Kayama y M.Hirata, 1979b Essential fatty acids in the diet of prawn-II Effect of docosahexaenoic acid on growth. Bull.Jap. Soc.Sci.Fish., 45(9):1151-53

King, J.E., A study of the reporductive organs of the common marine shrimp, Penaeus setiferus (Linnaeus). Biol.Bull., Lancaster, Pa., 94(3):244-62

Kitabayashi, K., K.Shudo, K.Nakamura y S.Ishikawa, 1971 Studies on formula feed for umura prawn II. -On the utilization values of glucose. Bull.Tokai Reg.Fish. Res.Lab., 65:109-18

Kurata, H. y K,Shigeno, 1979 Recent progress in the farming of Kuruma shrimp (Penaeus japonicus) En Advances in Aguaculture, editado por T.V.R.Pillay y Wm.A.Dill. Fishing News Books Ltd., Farnham, Inglaterra,: 258-68

Lawrence, A.L., Y. Akamine, B.S. Middleditch, G.W. Chamberlain y D. Hutchins, 1980 Maturation and Reproduction of Penaeus setiferus in captivity. Proc.World Maricu.Soc., 11:481-87

Leal, S.,E.Alfonso y A.Gainza, 1985 Recomendaciones sobre la alimentación de larvas de camarones Penaeus notialis y P. schmitti en cultivo. Rev.Inv.Mar. Cuba, VI(1): 87–93

Lee, D.L., 1971 Studies on the protein utilization related to growth in Penaeus monodon Fabricius. Aquiculture, 1(4):1–3

Liao, I.C. y N.H. Chao, 1983 Hatchery and grow-out: penaeid prawns. En CRC Handbook of Mariculture, Volume I, Crustacean Aquaculture, editado por J.P.Mc.Vey. CRC Press, Inc.,Boca Ratón, Florida,: 161-68

Liao, I.C. e Y.P. Chen, 1983 Maturation and spawning of penaeid prawns in Tungkang Marine Laboratory, Taiwan. En CRC Handbook of Mariculture, Volume I, Crustacean Aquaculture, editado por J.P.Mc.Vey. CRC Press, Inc., Boca Ratón, Florida,: 155–160

Liao, I.C., H.M. Su y J.H. Lin, 1983 Larval Foods for penaeid prawns. En CRC Handbook of Mariculture, Volume I, Crustacean Aquaculture, editado por J.P. McVey. CRC.Press, Inc., Boca Ratón, Florida,: 43–70

Lidner, M.J.y W.W. Anderson, 1956 Growth, migrations, spawning and size distribution of shrimp Penaeus setiferus. U.S.Dep.Int.Fish, Wild.Serv.Fish.Bull., 106: 555–645

Lightner, D.V., B.Hunter, P.C.Magarelli y L.B. Colvin, 1979 Ascorbic acid:Nutritional requirements and role in wound repair in penaeid shrimp. Proc. World Maricul.Soc., 10:513-28

Liu, M. y V.Mancebo, 1983 Pond culture of Penaeus monodon in the Philippines, survival, growth and yield using commercially formulated feed. J.World Maricul. Soc., 14: 75–85

Lockwood, A.P.M., 1967 Aspects on the physiology of crustacea. W.H.Freeman and Co.,San Francisco,: 328 pp.

Lopez, A.V. y J.L. Fenucci, 1987 Influencia de la temperatura y contaminantes en el crecimiento del camarón argentino, Artemesia longinaris Bate. Primera Reunión Argentina de Acuicultura, San Carlos de Bariloche, Argentina,: 31

Lumare, F., 1981 Artificial reproduction of Penaeus japonicus Bate as a basis for the commercial production of eggs and larvae. J.World Maricul.Soc. 12(2):335-44

Marchiori, M.A. y M.H.Boff, 1983 Induced maturation, spawning and larvae culture of the pink shrimp Penaeus paulensis Perez Farfante. Mems.Asoc.Latinoam Acuicult., 5(2): 331-37

Martínez, P., A.B.Casal de Fenucci y J.L. Fenucci, 1984 Dietary cholesterol influence on the growth and survival of the argentine prawn Artemesia longinaris Bate. Resumen en 1st. International Conference on the Culture of Penaeid Shrimp/Prawns, Diciembre 4–7, 1984, Iloilo City, Filipinas.

Martinez Silva, L.,M. Torres V., R.Remolina C. y J.Maldonado H., 1984 Propagación artificial y desarrollo descriptivo de los diferentes estadios larvales del camarón blanco Penaeus (Litopenaeus) schmitti (Burkenroad, 1936) del Caribe colombiano. Contrib. INDERENA, Cartagena, Colombia, 1(1): 16 pp.

Mc.Lachlan. J., 1964 Some considerations of the growth of marine algae in artificial media. Can.J.Microbiol., 10:769-82

McVey,J.P., J. Fox, 1983 Hatchery techniques for penaeid shrimp utilized by Texas A & MNMFS Galveston Laboratory Program. En CRC Handbook of Mariculture, Volumen I, Crustacean Aquaculture, editado por J.P.McVey.CRC Press, Inc., Boca Raton, Florida,: 129-54

Mock, C.R., 1974 Larval culture of penaeid shrimp at the Galveston Biological Laboratory Contrib. No 344 from the Natl.Mar.Fish.Service, Galveston, Texas,: 33–39.

Mock, C.R. y M.A.Murphy, 1970 Techniques for raising penaeid shrimp from the egg to postlarvae. Proc.World Maricul.Soc., 1:143-56

Mock, C.R. y R.A. Neal, 1977 Sistemas de cultivo del camarón. FAO,Inf.Pesca, (159)Vol.1: 220-25

Mock, C.R., D.B.Revera y C.T.Fontaine, The larval culture of Penaeus stylirostris using modifications of the Galveston Laboratory technique. Proc. World Maricul.Soc, 11: 102-17

Mock, C.R., L.R.Ross y B.R. Salser, 1977 Design and preliminary evaluation of a closed system for shrimp culture. Proc.World Maricul.Soc., 8:335-69