Página precedente Indice Página siguiente


PARTE XI

SOPAS Y CALDOS

67. En su Quinto período de sesiones la Comisión había examinado una propuesta de Suiza para que se crease un Comité del Codex sobre Sopas y Caldos; en esa ocasión, decidió que antes de seguir adelante era necesario reunir la información sobre las reglamentaciones nacionales sobre esos productos y evaluar la importancia de las sopas y caldos en el comercio internacional.

68. La Comisión examinó un documento preparado por la delegación de Suiza, la Subdirección de Legislación de la FAO y la Secretaría de la Comisión. En los debates sobre ese documento se señaló que en algunos países se consideraba que las sopas que contenían carne eran productos cárnicos. En consecuencia, sería necesario que, después de un cuidadoso examen, se estableciese a cuál de los Comités del Codex existentes debería encomendarse la iniciación de esta clase de actividades. Se puntualizó asimismo que era posible que resultase difícil llegar a un acuerdo internacional acerca de las normas sobre la composición de las sopas y caldos y que, por consiguiente, era preciso dar pruebas de cautela en la adopción de decisiones sobre la gama de y la naturaleza de los productos que podrían ser objeto de estudio por parte de la Comisión.

69. Diversas delegaciones destacaron la necesidad de estudiar los problemas del etiquetado, la higiene y los aditivos alimentarios en relación con las sopas y caldos. Otras delegaciones pusieron de relieve que, dado el volumen del comercio internacional de esos productos, también debían establecerse los requisitos mínimos para su composición. La delegación de Suiza comunicó a la Comisión que su Gobierno estaba dispuesto a asumir la responsabilidad de la presidencia de un Comité del Codex encargado de elaborar normas internacionales para las sopas y los caldos. Por su parte, el Coordinador para Europa declaró que el Comité Coordinador para Europa podía emprender actividades de esa clase, con carácter regional. No obstante, habida cuenta del volumen del comercio internacional, la Comisión estimó que, en caso de iniciarse las actividades relacionadas con las normas para dichos productos, esas actividades debían ser de carácter mundial.

70. La Comisión expresó su aprecio por el documento de antecedentes sobre sopas y caldos, y señaló que constituía un ejemplo del tipo de informes que esperaba recibir, de conformidad con lo dispuesto en las directrices para fijar las prioridades a trabajos futuros La Comisión convino en que en algún momento habría que emprender algunos trabajos sobre sopas y caldos. Se solicitó que la Secretaría enviase a los países Miembros un cuestionario destinado a obtener informaciones sobre los siguientes puntos:

  1. el tipo de órgano auxiliar que debería emprender esta tarea.

  2. el mandato y el ámbito de las actividades de este órgano;

  3. si había necesidad o no de preparar normas sobre: a) higiene, b) etiquetado y c) composición;

  4. información sobre las legislaciones nacionales acerca de estos productos;

  5. información sobre los códigos nacionales de prácticas relativos a dichos productos.

La Comisión acordó examinar, en su próximo período de sesiones, un documento basado en las respuestas al citado cuestionario, y determinar la naturaleza y el ámbito de las actividades y el tipo del órgano auxiliar que debería emprender este trabajo.


Página precedente Inicěo de página Página siguiente