ERC/00/5


 

22a CONFERENCIA REGIONAL DE LA FAO PARA EUROPA

OPORTO, PORTUGAL, 24-28 DE JULIO DE 2000

Tema 8 del programa

RECONSTRUCCIÓN Y FOMENTO DE LA AGRICULTURA EN ZONAS DEVASTADAS POR CATÁSTROFES Y CONFLICTOS ARMADOS (BALCANES)

Índice



I. INTRODUCCIÓN

1. En este documento se facilita información sobre las actividades llevadas a cabo por las organizaciones con sede en Roma especializados en la agricultura y la alimentación (organizaciones son sede en Roma) para hacer frente a las consecuencias de los desastres y conflictos armados y atender las necesidades de rehabilitación y desarrollo de los sectores agrícolas de los países balcánicos1. En la sección de antecedentes se analiza la evolución política de la región y se describen los acontecimientos que han perturbado la paz y la estabilidad, con graves repercusiones en los sectores agrícolas de los respectivos países. En el capítulo siguiente se presenta brevemente el mecanismo de coordinación que regula la cooperación de las organizaciones con sede en Roma, con especial atención a las emergencias. Luego se examina la asistencia alimentaria de urgencia (facilitada por el PMA) y las operaciones de socorro de emergencia llevadas a cabo por la comunidad internacional, en que la FAO asume la labor de coordinador de las intervenciones para el sector agrícola. En el capítulo siguiente, se analiza, por países y por donantes, la contribución a las intervenciones orientadas a la rehabilitación. En el capítulo final se esbozan las actividades actuales y previstas de inversión, con especial atención al sector agrícola y rural de los países balcánicos. Se incluye un resumen de una iniciativa promovida por la UE, el Pacto de Estabilidad para Europa sudoriental, y de las futuras actividades de las organizaciones con sede en Roma con el fin de atender las necesidades de rehabilitación de los sectores agrícolas de la región.

II. ANTECEDENTES

2.  En 1991, los conflictos armados precedieron el avance hacia la independencia de Eslovenia y Croacia. Mientras que en Eslovenia las hostilidades fueron de alcance limitado, en Croacia el conflicto dio lugar a la ocupación de aproximadamente un tercio del territorio croata. Como consecuencia del conflicto y de la desintegración de la antigua Yugoslavia, el PIB per cápita de Croacia bajó de 3 351 dólares EE.UU. en 1990 a 2 505 dólares en 1993, debido sobre todo a la significativa pérdida de capacidad productiva, a la hiperinflación y a la desaceleración de la reforma económica.

3. En 1992, el conflicto de Bosnia y Herzegovina se intensificó y las hostilidades continuaron hasta el restablecimiento de la paz con la firma del Acuerdo de Dayton, de diciembre de 1995. En este Acuerdo se preveía el establecimiento de dos entidades en el Estado de Bosnia y Herzegovina y el regreso de los refugiados y personas desplazadas a su comunidad de origen. En un protocolo adicional, se acordó la restitución de los territorios de la República de Croacia. Los tres años y medio de conflicto devastaron los recursos humanos y físicos y echaron por tierra la economía de Bosnia y Herzegovina. Según las estimaciones, aproximadamente 1,2 millones de personas abandonaron sus tierras, unos 200 000 murieron o desaparecieron y, de los que se quedaron, más de un millón tuvieron que desplazarse a otro lugar como consecuencia de las hostilidades. El total de los daños en el sector agrícola se estimaba en 4 540 millones de dólares EE.UU.; en algunas áreas, se perdió hasta el 70 por ciento del equipo agrícola y el 60 por ciento del ganado, se destruyeron las construcciones agrarias y los sistemas de riego y se perturbaron los sistemas de comercialización de los alimentos.

4. Después del Acuerdo de Dayton relativo a Bosnia y Herzegovina, la comunidad internacional comprometió su apoyo a un programa de reconstrucción y recuperación prioritarias a medio plazo, con un monto previsto de 5 100 millones de dólares EE.UU. Como consecuencia de la inestabilidad de la región, esta cifra aumentó en las posteriores conferencias de donantes, situándose en 5 350 millones de dólares. Aproximadamente 300 millones se destinaron al sector agrícola, y el resto se asignó en buena parte a la reparación de la infraestructura y a la vivienda.

5. Las expectativas de la comunidad internacional, es decir, que con el proceso de paz en Bosnia y Herzegovina y un programa masivo de reconstrucción, la región se estabilizaría y se concentraría en el desarrollo económico, no se hicieron realidad. Las sanciones de las Naciones Unidas/UE impuestas desde 1991 contra la República Federativa de Yugoslavia tuvieron efectos negativos en el conjunto de la economía y en la producción agrícola y agroindustrial del país. Tuvieron también fuertes repercusiones en la situación económica de la ex República Yugoslava de Macedonia, ya que privaron a este país, exportador de alimentos, de sus interlocutores comerciales tradicionales. Los efectos de las sanciones fueron especialmente nocivos en la provincia de Kosovo, donde la agricultura representa aproximadamente el 40 por ciento de la economía y donde más del 60 por ciento de la población es rural. Durante 1998, un gran número de kosovares había abandonado sus hogares, voluntariamente o por la fuerza, y sus tierras agrícolas y ganado. Tras el fracaso de las negociaciones, comenzó la ofensiva aérea de la OTAN sobre objetivos militares en la República Federativa de Yugoslavia, con inclusión de Kosovo y Montenegro. En junio de 1999, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptó la resolución 1244 como base para el despliegue de una fuerza de seguridad (KFOR) en la Provincia. Otros aspectos fundamentales de la Resolución 1244 fueron la desmilitarización de la provincia, el establecimiento de una administración civil, el suministro de asistencia para casos de emergencia y la reconstrucción de la Provincia.

6. Las hostilidades de la región repercutieron también en los sectores agrícolas de los países vecinos, es decir, Rumania y Bulgaria, ya que perturbaron el comercio y hubo que desviar el transporte de mercancías (el tráfico por barco en el Danubio se redujo a menos del 25 por ciento de su plena capacidad debido a los daños sufridos en la infraestructura).

III. RESPUESTA DE LAS ORGANIZACIONES CON SEDE EN ROMA ESPECIALIZADAS EN AGRICULTURA Y ALIMENTACIÓN FRENTE A LA CRISIS DE LOS BALCANES

7.  Como primera medida frente a las situaciones de emergencia, la FAO y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) han establecido mecanismos ampliamente comprobados de colaboración, basados en reuniones periódicas de coordinación, misiones conjuntas, tramitación de operaciones alimentarias de urgencia y contactos diarios informales y oficiales con el Sistema Mundial de Información y Alerta (SMIA) de la FAO. Se envían Misiones Conjuntas FAO/PMA de evaluación de las cosechas y del suministro de alimentos (FWCFM) para determinar rápidamente la situación alimentaria durante las emergencias en curso, y así poder adoptar medidas oportunas y adecuadas con el fin de evitar sufrimientos y pérdidas humanas. Debido a su carácter exhaustivo, objetivo e imparcial, las conclusiones de estas misiones han alcanzado gran relieve en las decisiones de los donantes sobre sus promesas de contribución.

8. Durante las recientes crisis de los Balcanes, la FAO/SMIA y el PMA realizaron misiones conjuntas a Albania y a la ex República Yugoslava de Macedonia a comienzos de junio de 1999 para evaluar el efecto de los refugiados en las poblaciones de acogida. En julio de 1999, poco después del regreso de la mayor parte de los refugiados kosovares y de las personas internamente desplazadas a sus hogares en la provincia de Kosovo, se envió a la Provincia otra Misión para evaluar la situación del suministro de alimentos y obtener información de importancia básica para planificar la asistencia de socorro en los meses próximos. Conviene señalar que los informes de estas misiones son utilizados con frecuencia por el PMA para preparar las solicitudes de ayuda alimentaria de urgencia ("operaciones de emergencia").

9. En lo que se refiere a los Balcanes, en 1999 el Director General de la FAO y el Director Ejecutivo del PMA aprobaron conjuntamente operaciones de emergencia por un valor aproximado de 409 millones de dólares EE.UU.

A. Asistencia alimentaria de urgencia en la región

10.  El PMA ha contribuido en forma notable a atender las necesidades alimentarias de las poblaciones de los Balcanes afectadas por conflictos durante los años noventa. Desde 1992, el PMA ha suministrado 1,5 millones de toneladas métricas de asistencia alimentaria a la región. Esta se ofreció a los grupos cuya seguridad alimentaria se había visto amenazada como consecuencia de la perturbación de la actividad agrícola, la interrupción de los cauces normales de comercio y las crisis económicas relacionadas con el conflicto.

11. Cuando los movimientos de la población alcanzaron niveles sin precedentes a comienzos de 1999, la asistencia del PMA se destinó principalmente a los países que habían recibido un número masivo de refugiados kosovares. A comienzos de junio de 1999, se alcanzó un máximo de 440 000 refugiados en Albania y de 270 000 en Macedonia.

12. La repatriación rápida y espontánea de kosovares en junio de 1999 exigió la inmediata reorientación de la ayuda alimentaria. En mayo/junio de 1999 se enviaron FWCFM conjuntas para establecer el contexto económico y social más amplio dentro del cual se realizarían las actividades de socorro. En particular, las misiones trataron de determinar qué efectos se producirían en la disponibilidad de alimentos básicos y en el mercado de trabajo como consecuencia del gran número de refugiados que habían encontrado residencia temporal con familiares y miembros del clan. Además, las misiones consideraron también la posible necesidad de asistencia inmediata en forma de alimentos por trabajo para esa población. Las principales conclusiones de las misiones indicaban que el conflicto no había tenido grandes efectos negativos en la agricultura local de Albania y la ex República Yugoslava de Macedonia. Por consiguiente, la asistencia a estos países se redujo gradualmente a 60 000 y 20 000 refugiados respectivamente, que es el volumen actual. En la ex República Yugoslava de Macedonia, quienes reciben asistencia son los restantes refugiados kosovares, incluidas las minorías serbia y roma que llegaron una vez finalizado el conflicto. En Albania, la FWCFM observó que la población había sufrido algunos efectos como consecuencia de la acogida de refugiados en forma masiva. Además, la seguridad alimentaria de los hogares agrícolas había sido precaria desde los primeros años noventa, lo que confirma la necesidad de establecer sistemas adecuados de vigilancia de la nutrición y la seguridad alimentaria con el fin de identificar y supervisar los grupos más expuestos a ese peligro. Es también evidente la necesidad de estrategias acertadas de educación nutricional para alentar la adopción de dietas equilibradas. Tanto la ayuda alimentaria como los insumos agrícolas figuraban también entre las recomendaciones para los grupos más vulnerables. El PMA continúa ofreciendo asistencia a unas 60 000 personas, incluidos los hogares rurales vulnerables y grupos sociales como los pensionistas, los hogares presididos por una mujer y los discapacitados.

13. Cuando se retiró la ayuda alimentaria a Albania y de la ex República Yugoslava de Macedonia, se produjo a continuación una afluencia de repatriados en junio de 1999. En 1998, el PMA había comenzado ya a ofrecer asistencia al número creciente de personas internamente desplazadas y de refugiados. A finales de 1998 se había alcanzando un total de 420 000, y con la repatriación de junio de 1999 eran aproximadamente 950 000 las personas que necesitaban asistencia alimentaria. Las operaciones de ayuda alimentaria se suspendieron el 23 de marzo de 1999 con la evacuación de todo el personal internacional, pero se reanudaron el 13 de junio de 1999 cuando los primeros convoyes humanitarios siguieron el despliegue de las fuerzas de seguridad internacional, las Fuerzas de Kosovo de la OTAN (KFOR).

14. La asistencia del PMA a la región ha llegado a la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro, con exclusión de Kosovo) desde 1992. La operación, con sede en Belgrado, comenzó en 1992 después del primer desplazamiento de refugiados desde otras partes de la antigua Yugoslavia, sobre todo desde Croacia. El PMA ofreció asistencia a estos refugiados y a los de Bosnia y Herzegovina y, cuando el conflicto de Kosovo alcanzó mayor dimensión, a un número creciente de miembros de la etnia serbia desplazados a Serbia central y Vojvodina. Durante el mismo período (1992- 1998) el PMA comenzó a ofrecer asistencia a los refugiados de Croacia y Bosnia en Montenegro. El PMA abrió su oficina en Podgorica en septiembre de 1998 y ha continuado ayudando a los anteriores refugiados y personas desplazadas así como a los miembros de las minorías serbia y roma procedentes de Kosovo en 1999.

15. En julio de 1999 una misión conjunta PMA/ACNUR de evaluación de las necesidades de ayuda alimentaria en Serbia/Montenegro confirmó la necesidad de asistencia para los hogares vulnerables entre la población residente (es decir, las personas no desplazadas ni refugiadas). Se trataba fundamentalmente de población urbana, en muchos casos pensionistas incapaces de atender sus necesidades básicas de subsistencia, así como de discapacitados e inválidos. Para el año 2000, el PMA tiene previsto ofrecer asistencia a 540 800 personas de esas categorías, además de los 337 500 refugiados y personas internamente desplazadas, con una reducción gradual a 170 000 para el final de ese mismo año.

16. Conforme ha ido terminando la fase aguda de la emergencia, el PMA ha planificado una reducción gradual y sistemática de su asistencia de socorro. Ya a finales de 1999, el PMA había comenzado a aplicar su programa adoptando criterios conforme a los cuales sólo los grupos más vulnerables continuarían recibiendo ayuda alimentaria. Se llevaron a cabo estudios en profundidad de las economías alimentarias de los hogares como base para orientar este intento de seleccionar mejor los destinatarios. En consecuencia, el número de beneficiarios en la provincia de Kosovo bajó a 900 000 en enero de 2000. Están previstos nuevos descensos importantes del nivel de asistencia de socorro en coincidencia con la cosecha de primavera del año 2000, que mejorará la seguridad alimentaria de la mayor parte de los hogares agrícolas. El PMA ha coordinado con la Dependencia de Coordinación de Servicios de Emergencia de la FAO (FAO/DCSE) en Pristina la evaluación de las necesidades alimentarias. Esta cooperación se refuerza ahora con el establecimiento de un sistema conjunto FAO/PMA de vigilancia de la seguridad alimentaria, financiado por la Oficina de los Estados Unidos de Asistencia para Casos de Desastre en el Extranjero (OFDA).

B. Asistencia de socorro de urgencia para los sectores agrícolas

Bosnia y Herzegovina

17. En 1994, la FAO estableció una Oficina de coordinación de medidas de emergencia en Bosnia y Herzegovina. Esta oficina desempeñó un papel importante en la coordinación de las intervenciones agrícolas, facilitó la participación del personal de la FAO en la formulación y ejecución de proyectos, preparó material que se utilizó para la recaudación de fondos, organizó actividades de emergencia de distribución de insumos agrícolas, participó en llamamientos interinstitucionales, supervisó la aplicación de los proyectos TeleFood y respaldó un proyecto patrocinado por el Fondo Fiduciario PNUD/Japón cuyo objetivo era la rehabilitación del sector de las semillas. Se llevaron a cabo unos 22 proyectos de emergencia para la distribución de insumos a los agricultores afectados por la guerra en Bosnia y en Herzegovina. Además de los recursos propios de la FAO, ofrecieron fondos para esta actividad los gobiernos de Bélgica, Finlandia, Francia, Italia, Países Bajos, Noruega, Suiza, Reino Unido y los Estados Unidos de América, así como por el PNUD y el ACNUR. En el Cuadro 1 se presenta una panorámica general de la asistencia de los donantes y de los países beneficiarios de la región.

18. Se estableció un "grupo de acción" para la agricultura, presidido por la FAO, que actuó como centro de coordinación de las actividades agrícolas en ambas entidades de Bosnia y Herzegovina, con participación activa de funcionarios públicos, organismos de las Naciones Unidas, representantes de donantes bilaterales y un gran número de ONG. En calidad de presidente del Grupo de Acción, el Coordinador de medidas de emergencia de la FAO ofreció asesoramiento técnico a los donantes y ONG acerca de cuestiones agrícolas, como la idoneidad y calidad de las variedades de semillas y el material de siembra que se debía importar. Además, ofreció servicios de asesoramiento técnico a través de una red de agrónomos nacionales que trabajaron sobre el terreno.

La "crisis de Kosovo"

19. El conflicto armado de Kosovo tuvo como resultado el éxodo casi sin precedentes de unos 800 000 refugiados hacia los países vecinos, es decir, la ex República Yugoslava de Macedonia y Albania, así como el desplazamiento interno de la mayor parte del resto de la población (estimada en 600 000 personas), mientras que unas 150 000 se habían desplazado a otros lugares de Serbia y Montenegro. Los rápidos cambios de la situación representaron un enorme problema para la comunidad internacional y, en particular, para los organismos humanitarios de las Naciones Unidas. La FAO respondió sin pérdida de tiempo a este desafío e inicialmente prestó apoyo a los ministerios de agricultura y alimentación tanto de Albania como de la ex República Yugoslava de Macedonia para permitir a estos países hacer frente a la afluencia masiva de refugiados en las zonas rurales y a los efectos de esta situación en el sector agrícola. No obstante, las condiciones cambiaron rápidamente después del 10 de junio de 1999, fecha en que se alcanzó un acuerdo entre el Gobierno de la República Federativa de Yugoslavia y la OTAN, que permitía el despliegue de las tropas de mantenimiento de la paz en la provincia de Kosovo. A finales de julio de 1999, la mayor parte de los refugiados habrían regresado a sus tierras nativas de Kosovo.

Cuadro 1: Asistencia de emergencia, por países y donantes (1994-2000) - (en $EE.UU.)

País beneficiario Bosnia y Herzegovina Albania Ex República Federativa de Yugoslavia Kosovo

Total

Donante          
FAO/PCT 818 000 787 200 705 052 387 000

2 697 252

ACNUR 7 697 354 -- -- --

7 697 354

PNUD 2 600 000 -- -- --

2 600 000

Banco Mundial       565 000  
Finlandia -- -- -- 2 191 472

2 191 472

Francia 10 000 -- -- 193 416

203 416

Italia 668 083 -- -- 700 000

1 368 083

Luxemburgo -- 256 000 -- 868 129

1 124 129

Países Bajos 2 477 489 -- -- 3 000 000

5 477 489

Noruega -- -- -- 1 239 956

1 239 956

Suecia -- -- -- 2 099 287

2 099 287

Reino Unido -- 626 000 -- --

626 000

Estados Unidos -- -- -- 2 337 975

2 337 975

Multilateral 5 223 495 -- -- --

5 223 495

Total 19 494 421 1 669 200 705 052 13 582 235

35 450 908

Provincia de Kosovo

20. En respuesta a la nueva situación, la FAO envió en julio de 1999 una misión de evaluación de las necesidades alimentarias y agrícolas para determinar las áreas prioritarias de intervención. Esta misión dio lugar a una reorientación de la estrategia de asistencia de la FAO y a la decisión de trasladar inmediatamente al Coordinador de Emergencia de la FAO y el personal técnico adicional desde Tirana hasta Pristina para formar la Dependencia de Coordinación de Servicios de Emergencia de la FAO. Para julio de 1999 esta unidad estaba ya en funcionamiento y tenía el siguiente mandato:

21. Las operaciones iniciales de la FAO/DCSE fueron sufragadas con recursos propios de la FAO. No obstante, se consiguió financiamiento adicional gracias a la respuesta generosa de los donantes ante el llamamiento consolidado interinstitucional de las Naciones Unidas para los Balcanes del sur, emprendido bajo los auspicios de Oficina de las Naciones Unidas de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) en julio de 1999. El total de las contribuciones al componente de la FAO del llamamiento ascendió a 9,7 millones de dólares EE.UU., que representan aproximadamente el 44 por ciento del monto total solicitado inicialmente, es decir, 22 millones de dólares. Ello representa un porcentaje muy elevado, ya que el resultado medio de los llamamientos consolidados interinstitucionales suele ser de aproximadamente el 5 por ciento. Además, los donantes que habían tenido la oportunidad de evaluar la labor de la DCSE han aportado fondos adicionales (2,9 millones de dólares EE.UU.) para las intervenciones que llevará a cabo la DCSE.

22. En la actualidad, la DCSE continúa ofreciendo asistencia técnica a los distintos organismos relacionados con la asistencia agrícola de emergencia. Además, la DCSE identificó varios proyectos de asistencia para familias rurales vulnerables, en particular hogares de repatriados, desplazados y "personas en situación de riesgo" (minorías étnicas) para los que se ha conseguido financiamiento (3,3 millones de dólares EE.UU. de diversos donantes). Todas las actividades de proyectos, con excepción del relativo al sector forestal, se están llevando a cabo en cooperación con ONG y, en algunos casos, mediante acuerdos específicos con ellas.

23. Tomando como base los resultados de la cosecha de trigo prevista en el verano de 2000, se examinarán las necesidades ulteriores de asistencia de emergencia en la Provincia. La FAO está participando actualmente en la distribución de fertilizantes, maíz y semillas vegetales. Además, se está ofreciendo apoyo para restablecer un laboratorio de control de semillas y aumentar la capacidad de multiplicación de éstas (1 millón de dólares EE.UU.). Otras actividades orientadas a facilitar la transición de la ayuda de emergencia a la ayuda para la rehabilitación y el desarrollo son el respaldo a las actividades de reparación de maquinaria agrícola (1,5 millones de dólares EE.UU.), una campaña de vacunación del ganado y la elaboración de una base de datos sobre la ganadería (161 500 dólares), el apoyo a la rehabilitación del sector forestal (1,24 millones de dólares) y el establecimiento de un sistema de vigilancia de la seguridad alimentaria (conjuntamente con el PMA, por un monto total de 628 425 dólares -mencionado en el párrafo 17, más arriba). Todas estas actividades se están realizando en el año 2000 y en estrecha colaboración con las ONG presentes en Kosovo.

24. La mayor parte de las actividades esbozadas más arriba se están llevando a cabo con fondos obtenidos en el marco del Llamamiento consolidado de 1999. En noviembre de 1999, bajo los auspicios de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de Ginebra, se lanzó el Llamamiento consolidado interinstitucional de las Naciones Unidas para Europa sudoriental para el año 2000. La FAO pidió 25 060 000 dólares EE.UU. para asistir inicialmente a 70 000 hogares necesitados, número que según las previsiones descenderá a 40 000 a finales del año 2000 debido al mejoramiento progresivo de la situación. Los fondos recibidos hasta ahora por la FAO2 ascienden a 3,3 millones de dólares EE.UU. (de Noruega, Finlandia y Suecia). Se han efectuado promesas adicionales por un total de 3,98 millones de dólares EE.UU. para las que se espera la aprobación oficial. Si bien los fondos disponibles permiten abordar las necesidades más urgentes de la Provincia y contribuir a la recuperación inicial de la capacidad productiva agrícola de las familias rurales afectadas en la Provincia, hay todavía numerosas necesidades desatendidas.

Albania

25.  Como respuesta inmediata a la crisis, el Director General de la FAO aprobó un proyecto de emergencia del Programa de Cooperación Técnica (PCT), por un total de 395 800 dólares EE.UU. y un período de seis meses, para ayudar a las autoridades de Albania a hacer frente a la masiva afluencia de refugiados de Kosovo. En abril de 1999 se enviaron doce funcionarios de la FAO, entre ellos el coordinador de medidas de emergencia responsable de los programas de asistencia para el sector agrícola llevados a cabo por ONG y otros donantes bilaterales, para ayudar al Ministerio de Agricultura y Alimentación a responder a la crisis humanitaria y llevar a cabo una evaluación en profundidad de los efectos de la crisis en la economía alimentaria así como en la seguridad alimentaria de los hogares. Como se ha indicado, después del regreso de la mayor parte de los refugiados a Kosovo en junio de 1999, el Coordinador y la Unidad de Coordinación fueron trasladados a Pristina (julio de 1999).

26. El informe de la FAO sobre los efectos de la crisis de Kosovo en la agricultura y el medio ambiente de Albania, preparado por los funcionarios enviados por la FAO, se presentó en un seminario nacional celebrado en Tirana a finales de octubre de 1999. Entre sus recomendaciones específicas figuraban la distribución de insumos para facilitar la recuperación en la próxima campaña agrícola, la capacitación de los agricultores vulnerables, la mejora de los servicios de mercado, la rehabilitación y apoyo a las fábricas de elaboración de alimentos, las medidas ambientales y la reparación de caminos para facilitar las comunicaciones. Se pedía que los proyectos de desarrollo en curso tuvieran en cuenta estas recomendaciones en sus actividades de ejecución.

27. El programa de asistencia de la FAO en Albania en apoyo de las familias albanas que acogen refugiados kosovares mediante el suministro de insumos agrícolas se benefició de las contribuciones efectuadas por los Gobiernos de Luxemburgo y el Reino Unido ( 256 000 y 626 000 dólares EE.UU., respectivamente). Los recursos propios de la FAO en apoyo de este programa ascendieron a 400 000 dólares EE.UU. La asistencia se ofreció a través de ONG asociadas entre 4 700 familias anfitrionas en el área de Kukes, con el objetivo de reducir los efectos negativos de los refugiados en la seguridad alimentaria de los hogares residentes. Esta asistencia permitió a las familias aumentar su producción de trigo aproximadamente un 30 por ciento (es decir, 2,4 toneladas por hectárea) e incrementar la disponibilidad de leche.

La ex República Yugoslava de Macedonia

28. Lo mismo que en el caso de Albania, el Director General de la FAO aprobó un proyecto del PCT para ayudar al Ministerio de Agricultura a hacer frente a la crisis humanitaria inmediatamente después de que comenzara el conflicto en Kosovo (400 000 $EE.UU.) REVISA . No obstante, la rápida evolución de la situación en el país, con el masivo regreso de refugiados a Kosovo, limitó el efecto previsto del proyecto y sólo se enviaron algunos voluntarios. No obstante, el proyecto consiguió identificar algunas áreas fundamentales en que sería necesaria asistencia a corto y medio plazo, incluido el control de calidad de los alimentos en las fronteras y el desarrollo de los servicios de mercado. Estas recomendaciones están siendo examinadas por las direcciones técnicas de la FAO competentes.

C. Fase de rehabilitación

29.  La rehabilitación del sector agrícola de varios países independientes en los Balcanes (por ejemplo, Croacia y Bosnia y Herzegovina) que surgieron de los conflictos armados durante la primera mitad de los años noventa está muy avanzada, pero no ha concluido todavía. En este proceso, el Banco Mundial y la UE son las principales fuentes de apoyo financiero. Mientras que el Banco concentró su ayuda en la reconstrucción y rehabilitación de la infraestructura agrícola imprescindible para la recuperación de la capacidad productiva de esos sectores, la CE y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) encauzó su ayuda a la infraestructura en general y al desarrollo de la capacidad. El FIDA y donantes bilaterales respaldaron el proceso de rehabilitación con proyectos en consonancia con su mandato específico. En el Cuadro 2 puede verse un resumen de las contribuciones efectuadas por los distintos donantes y países.

Contribución de la FAO al proceso de rehabilitación

Eslovenia

30. El sector agrícola de Eslovenia sufrió indirectamente la fragmentación de la antigua Yugoslavia, debido a las graves perturbaciones que tuvieron que soportar sus interlocutores comerciales en lo que se refiere a los productos agrícolas y a los problemas de acceso a los mercados externos, pero no sufrió daños materiales.

31.  En 1991, el Centro de Inversión de la FAO (TCI) preparó una contribución sobre la agricultura al memorando económico del Banco Mundial. En 1994, a petición del Gobierno y del Banco Mundial, el TCI identificó un proyecto de desarrollo del regadío y, en el mismo año, una misión conjunta BERD/FAO visitó Eslovenia para identificar proyectos relacionados con la agroindustria y el crédito rural. Durante 1997/98 la Subdirección de la FAO de Asistencia para las Políticas para Europa (REUP) llevó a cabo un estudio sobre las opciones de políticas para la agricultura de Eslovenia en un entorno de adhesión a la UE, cuyo objetivo era aclarar las opciones del país relacionadas con el comercio agrícola con la UE y otros organismos de comercio regional y evaluar la competitividad del sector agrícola en orden a la posible adhesión a la UE.

Cuadro 2. Contribución de los donantes a la fase de rehabilitación

País Donante Año Valor
(en $EE.UU.)
Croacia FAO 1993 360 000
  Banco Mundial 1996 25 000 000
  Banco Mundial 1996 17 000 000
  Banco Mundial 1996 42 000 000
  BERD 1997 19 300 000
  Banco Mundial 1998 40 600 000
Total Croacia     144 260 000
Bosnia y Herzegovina Banco Mundial/FIDA 1996 25 000 000
  Banco Mundial 1997 7 000 000
  FAO 1998 396 000
  FIDA/AIF 1998 15 000 000
Total de Bosnia y Herzegovina     47 396 000
Kosovo Banco Mundial 2000 25 000 000
Ex República Yugoslava de Macedonia FIDA 1996 8 100 000
  Banco Mundial 1996 12 000 000
  Banco Mundial 1996 8 400 000
  Banco Mundial 1997 12 500 000
Total de la ex República Yugoslava de Macedonia     41 000 000
Albania FIDA 1994 26 600 000
  Banco Mundial 1994 10 000 000
  Banco Mundial 1996 8 000 000
  Banco Mundial 1999 24 000 000
  FIDA 1999 13 600 000
Total Albania     82 200 000

La ex República Yugoslava de Macedonia

32. La ex República Yugoslava de Macedonia no intervino en los conflictos armados pero sufrió importantes trastornos en su comercio agrícola como consecuencia de las sanciones de las Naciones Unidas contra Yugoslavia, que interrumpieron las corrientes comerciales tradicionales con Serbia y Montenegro, y por el bloqueo impuesto por Grecia (febrero de 1994 a septiembre de 1995), que privó al país de los mercados y abastecedores tradicionales del sur. La consiguiente caída de los niveles de vida en la ex República Yugoslava de Macedonia se intenta corregir ahora con programas de ayuda financiados en particular por el Banco Mundial y la CE.

33. Con asistencia del Programa de Cooperación FAO/Banco Mundial, se han preparado tres proyectos del Banco Mundial en apoyo de la rehabilitación del sector agrícola. Los tres han conseguido financiamiento y se están llevando a cabo en la actualidad. Son los siguientes: i) proyecto de rehabilitación de los sistemas de riego; ii) proyecto de apoyo a la agricultura privada, y iii) proyecto de desarrollo del sector privado.

Croacia

34. La reconstrucción de las zonas afectadas por la guerra en Croacia ha recibido apoyo sobre todo gracias a tres préstamos del Banco Mundial: El Proyecto de urgencia de reconstrucción agrícola (25 millones de dólares EE.UU.), el Proyecto de reconstrucción de Eslovenia oriental (67,3 millones de dólares, de los cuales 40,6 millones son un crédito del Banco) y el Proyecto de silvicultura costera (orientado sobre todo a la restauración de los bosques destruidos durante la guerra en torno a Dubrovnik, Zadar y Split - con un costo total de 63,7 millones de dólares; de ellos, 42 millones son de un préstamo del Banco Mundial), todos preparados con ayuda de la FAO. Además, la FAO formuló una "estrategia de desarrollo agrícola sostenible", cuyas recomendaciones fueron ratificadas por el Banco Mundial y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD). Estas recomendaciones dieron lugar también a la formulación y financiamiento del Proyecto de servicio de apoyo a los agricultores privados (30 millones de dólares EE.UU., el 57 por ciento de los cuales se ha financiado con un préstamo del Banco Mundial) y la preparación de un proyecto en apoyo de la construcción de mercados al por mayor en tres ciudades (Zagreb, Osijek y Rijeka - 39,6 millones de dólares EE.UU., 49 por ciento de los cuales se han financiado con un préstamo del BERD).

Kosovo

35. Inmediatamente después de la adopción de la Resolución 1244 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el 10 de junio de 1999, el Programa de Cooperación FAO/Banco Mundial adoptó, en coordinación con otras dependencias de la FAO, varias iniciativas para la preparación de un programa de recuperación económica y reconstrucción y para la identificación de proyectos de inversión en el sector agrícola.

36. En la segunda Conferencia de Donantes de noviembre de 1999 se presentó a todos los participantes el Programa a corto y medio plazo para la reconstrucción y recuperación de Kosovo (2 340 millones de dólares EE.UU.), preparado por la Comisión Europea y el Banco Mundial. La sección agrícola del texto principal y el anexo sobre la agricultura fueron preparados por el Banco Mundial con aportaciones del Proyecto de Cooperación FAO/Banco Mundial. El total de las necesidades de financiamiento externo para el sector agrícola se estimó en 235 millones de dólares EE.UU., divididos como sigue: 8 millones para el invierno de 1999/2000; 86 millones para abril-diciembre de 2000 y 141 millones para la reconstrucción de la segunda fase (2001-2004).

Bosnia y Herzegovina

37. El apoyo a la reconstrucción en Bosnia y Herzegovina durante los cuatro últimos años (1996-99), ha alcanzado un total de 43 millones de dólares EE.UU. en lo que se refiere a los proyectos agrícolas terminados. Hay proyectos en curso por un total adicional de 70 millones de dólares. Así pues, se prevé que el total de los desembolsos sume 113 millones de dólares, que corresponderían aproximadamente al 5 por ciento del apoyo total a la reconstrucción. Se han destinado cantidades considerables a la agricultura a través de líneas de crédito, el apoyo al fortalecimiento de las instituciones gubernamentales, viviendas rurales y transporte, aunque no se dispone de las cifras exactas.

38. A través del Proyecto de Cooperación FAO/Banco Mundial la FAO ha ayudado al Gobierno a formular los dos principales proyectos financiados por el Banco Mundial en el sector de la agricultura: uno ya terminado, el Proyecto de urgencia de reconstrucción agrícola, y otro en curso, el Proyecto de reconstrucción del sector forestal. El Programa de Cooperación de la FAO ofreció también respaldo periódico y actividades de seguimiento y evaluación para ambos proyectos. El Proyecto de urgencia de reconstrucción agrícola puede considerarse como un éxito, ya que se consiguieron todos sus objetivos de ejecución debido a la eficiencia de la Unidad de Gestión de Sarajevo, lo que hizo posible ofrecer a los beneficiarios insumos fundamentales y, en particular, ganado de importación.

39. En 1998, la FAO financió, en el marco de su Programa de Cooperación Técnica, la formulación de una "estrategia a medio plazo para el sector agrícola de Bosnia y Herzegovina" (396 000 dólares EE.UU.). El proyecto contó con la participación de especialistas nacionales de ambas entidades, que trabajaron en estrecha cooperación con especialistas internacionales en la realización de estudios analíticos sobre el sector. El documento final de la estrategia es la base para la programación y planificación de la labor en los ministerios de ambas entidades, que se está llevando a cabo con la asistencia del programa Phare de la Unión Europea. En la Federación, el documento se ha enviado a las autoridades cantonales para que formulen observaciones, que se incluirán en el documento antes de que se someta a la aprobación del Parlamento. El documento fue bien recibido por la comunidad de donantes, ya que contiene numerosas recomendaciones sobre esferas que podrán ser objeto de financiamiento de los donantes.

República Federativa de Yugoslavia

40. En abril de 2000, la Oficina de Operaciones Especiales de Socorro (TCOR) envió una misión de evaluación de las necesidades a Serbia y Montenegro. Tomando como base sus conclusiones, la misión recomendó que la FAO emprendiera un programa de urgencia para el suministro de insumos y aperos agrícolas (que incluiría también ayuda de urgencia para el ganado) a los pequeños agricultores vulnerables, refugiados y personas internamente desplazadas. La FAO tiene intención de presentar varias propuestas de proyectos para el próximo examen de mitad de período del llamamiento consolidado interinstitucional de las Naciones Unidas para Europa sudoriental (finales de mayo de 2000).

Contribución del FIDA al proceso de rehabilitación

Bosnia y Herzegovina

41. El FIDA cofinanció el Proyecto de reconstrucción agrícola y contribuyó en particular al componente de repoblación ganadera (6,3 millones de dólares EE.UU. en forma de préstamo y un millón de dólares como donación). Teniendo en cuenta la gran necesidad de continuar las actividades de repoblación, en abril de 1997 el FIDA aprobó el Proyecto de reconstrucción y desarrollo de pequeñas explotaciones. Este proyecto se concibió como complemento del Proyecto de reconstrucción agrícola y abarcó ambas entidades (Federación de Bosnia y Herzegovina y República Srpska). El costo total del proyecto asciende a 15 millones de dólares, de los cuales 14 fueron otorgados por el FIDA en condiciones altamente favorables y 1 millón fue el concedido por el Banco Mundial de acuerdo con las condiciones ofrecidas por la Asociación Internacional de Fomento (AIF). El proyecto ha estado en activo desde febrero de 1998 y su intención principal era financiar los siguientes componentes: programa de capacitación agrícola para promover el desarrollo de la capacidad local; importación y adquisición local de ganado; distribución de ganado; apoyo institucional limitado, y servicios locales de apoyo a la ganadería.

República Federativa de Yugoslavia

42. No se ha efectuado una evaluación independiente detallada de los daños sufridos por el sector agrícola y las agroindustrias correspondientes. No obstante, hay estimaciones de fuentes internas de la República Federal de Yugoslavia. El daño a medio y largo plazo parece limitado en la República de Montenegro pero muy considerable en algunas agroindustrias, en particular la de fertilizantes de la República de Serbia. El sector agrícola se ha visto afectado por la falta de capital interno de inversión durante los años noventa y a partir del embargo decretado por los países occidentales.

IV. DE LA EMERGENCIA A LA RECUPERACIÓN/REHABILITACIÓN Y EL DESARROLLO

43. Una vez concluida la fase de emergencia, las actividades de rehabilitación/recuperación y desarrollo en la región se organizan de acuerdo con un sistema que contiene diferentes marcos, entre los cuales destaca por su importancia el Pacto de Estabilidad para Europa sudoriental3. Dentro de este de Pacto de Estabilidad, la UE ha organizado un proceso de estabilización y adhesión que comprende a Albania, Bosnia y Herzegovina, Croacia, la República Federativa de Yugoslavia y la ex República Yugoslava de Macedonia, lo que representa su principal contribución al pacto de estabilidad y ofrece una perspectiva de desarrollo político y económico para alentar la cooperación regional y ofrece un panorama claro de integración en la estructura de la UE. En el marco de estos acuerdos, el Banco Mundial y la Comisión Europea han recibido el mandato de coordinar todas las cuestiones relacionadas con la recuperación económica, la reforma y la reconstrucción de Europa sudoriental. En ese contexto, las iniciativas de otros donantes deberán integrarse en el programa general de recuperación y de rehabilitación para la región.

A. Pacto de Estabilidad para Europa sudoriental

44. Con el fin de lograr la paz a largo plazo, fomentar la prosperidad y reducir la pobreza en Europa sudoriental, la comunidad internacional comprendió que un requisito previo era la aplicación de programas de reforma interna, la rehabilitación de la infraestructura, y el establecimiento de un sistema sólido de gobierno y de instituciones y políticas para fomentar la cohesión y la integración social. Para ello, se adoptó el Pacto de Estabilidad para la región como instrumento para alcanzar esas metas.

45. Una Conferencia de financiamiento regional para examinar los proyectos de reconstrucción regional en Europa sudoriental (Bruselas, 29 y 30 de marzo de 2000), convocada en virtud del artículo 41 del Pacto de Estabilidad con el fin de recaudar los fondos necesarios para la aplicación de los proyectos prioritarios de la primera fase en el marco del los "proyectos de arranque inmediato", permitió obtener compromisos por valor de 2 400 millones de euros, cuando el objetivo era de 1 800 millones de euros. En las medidas de rehabilitación se hizo hincapié en determinadas esferas, como la democratización y los derechos humanos; la reconstrucción económica, el desarrollo y la cooperación; la defensa y la seguridad, y las cuestiones intersectoriales, como las iniciativas contra la corrupción, los traumas y la reconciliación/desarrollo social. En las solicitudes de promesas de contribución no se hizo ninguna referencia expresa a la rehabilitación de los sectores agrícolas en esos países, que continúan siendo importantes por su contribución al PIB y porque constituyen una fuente de empleo para una población rural considerable. La transición a sistemas basados en el mercado, la crisis sufrida como consecuencia de la ruptura de los mercados tradicionales causada por el conflicto regional, el regreso de los refugiados a las zonas rurales y la asociación con la UE requieren de estos países ajustes para los que se necesitan numerosos mecanismos de asistencia técnica. Entre ellos podrían figurar el asesoramiento en la formulación de políticas, la orientación específica sobre las cuestiones relacionadas con los cultivos y la producción ganadera, los problemas institucionales, la comercialización y las agroindustrias, los sistemas de tenencia de tierras, la rehabilitación del regadío y el desarrollo forestal.

B. Actividades futuras de las organizaciones con sede en Roma para atender las necesidades de rehabilitación en los sectores agrícolas de la región

PMA

46. El PMA ha sido el principal proveedor de asistencia alimentaria de urgencia durante estas últimas crisis. No obstante, estudios recientes parecen indicar que la ayuda alimentaria quizá no sea ya instrumento más adecuado y eficaz para el desarrollo de los Balcanes en la actualidad. Por ello, no es probable que el PMA participe en las iniciativas de ayuda alimentaria a los Balcanes. No obstante, si las circunstancias lo requirieren, el Programa está dispuesto a ofrecer asistencia en casos de urgencia.

FAO

47. Al determinar sus actividades futuras en la región, la FAO tiene intención de hacer especial hincapié en ayudar a los países a pasar de una situación de emergencia a actividades de recuperación/rehabilitación y desarrollo, así como a la aplicación de reformas en sus sectores agrícolas. Entre esas actividades se incluirá la asistencia técnica en materia de políticas agrícolas que contribuya al establecimiento de economías de mercado y de instituciones que fomenten una mayor producción y productividad, así como la integración y cohesión social, tal como se establece en el Pacto de Estabilidad para Europa sudoriental. Se concederá también prioridad a la ayuda a los gobiernos de la región a identificar prioridades de inversión y a formular propuestas de proyecto orientadas a la reconstrucción y el desarrollo sostenibles de los sectores agrícolas y rurales. Al ofrecer esta asistencia, la FAO mantendrá su estrecha asociación con otras instituciones de desarrollo asociadas, en particular con las implicadas en el Pacto de Estabilidad y en concreto con su Secretaría.

48. En lo que se refiere a Kosovo, se están ultimando acuerdos con el Banco Mundial y la Misión de Administración Provisional de las Naciones Unidas en Kosovo (UNMIK) para la aplicación de un Programa de urgencia de reconstrucción agrícola en Kosovo, con un presupuesto total previsto de 25 millones de dólares EE.UU. El Banco Mundial y el Centro de Inversiones de la FAO formularon dicho Programa. El objetivo es crear las condiciones para la pronta recuperación de la producción agrícola en las dos próximas campañas y para relanzar la economía rural invirtiendo en activos agrícolas fundamentales (ganado vacuno y mecanización de las explotaciones) y servicios agrícolas clave (servicios veterinarios y desarrollo de la capacidad de análisis de políticas). El Programa tiene cuatro componentes: i) apoyo al restablecimiento de la cabaña nacional (8 millones de dólares EE.UU.); ii) establecimiento de servicios veterinarios (2 millones de dólares); iii) reparación y sustitución de la maquinaria agrícola (13 millones de dólares), y iv) desarrollo de la capacidad de formulación de políticas agrícolas (1 millón de dólares). La FAO está ultimando también un acuerdo de proyecto con Suiza que aportará 1,2 millones de dólares EE.UU. en apoyo de las intervenciones de la Dependencia de Coordinación de Servicios de Emergencia que permita pasar de la fase de emergencia a la de rehabilitación/desarrollo. Los objetivos del proyecto son garantizar la supervisión constante de la situación del sector agrícola y la difusión de información; apoyar grupos dinámicos en actividades conducentes a la autosuficiencia y reforzar la capacidad de la Misión de las Naciones Unidas en Kosovo para elaborar una política agrícola coherente para la Provincia. Se prevé que el proyecto durará hasta diciembre de 2001.

49. Mientras tanto, UNMIK ha preparado un plan estratégico para el sector agrícola cuyo objetivo principal es respaldar los cambios estructurales en la economía rural y fomentar el desarrollo de la agricultura privada con orientación comercial. Ello garantizaría la obtención de niveles mínimos de ingreso y de seguridad alimentaria para la comunidades rurales. La FAO podría colaborar en aplicación de las estrategias pertinentes en todas esas esferas siempre que se otorguen los fondos necesarios.

50. Además, el Centro de Inversiones de la FAO participa actualmente en la formulación de varios proyectos y estudios relacionados con la rehabilitación y el desarrollo de diferentes subsectores de las economías agrícolas de la región. Se espera que varios de estos proyectos puedan dar lugar a considerables préstamos del Banco Mundial o del BERD, con posible cofinanciamiento de la CE. Estas actividades se centran en los siguientes países:

Albania: Proyecto de pesca (Banco Mundial),
Proyecto de servicios agrícolas (Banco Mundial)
Bulgaria: Segundo préstamo de ajuste del sector agrícola (Banco Mundial);
Rehabilitación de los sistemas de riego (CE-SAPARD y Banco Mundial);
Proyecto forestal (Banco Mundial);
Examen del sector lechero (BERD).
Croacia: Examen del sector agrícola (Banco Mundial;
Control alimentario del río Sava (Banco Mundial);
Examen del subsector de los productos lácteos (BERD);
Reestructuración de un agrikombinat en Eslovenia oriental (BERD).
Rumania: Rehabilitación de los sistemas de riego (Banco Mundial);
Programa de apoyo a la reforma forestal (Banco Mundial);
Proyecto de patrimonio cultural (FMAM);
Proyecto contra la contaminación agrícola (FMAM);
Examen del sector lechero (BRED);
Kosovo: Creación de un centro asesor para agroempresarios (BERD).

FIDA

51. Bosnia y Herzegovina. El FIDA está preparando actualmente un proyecto de financiamiento de la ganadería y del sector rural en Bosnia y Herzegovina, basado en una doble etapa de apoyo y financiamiento para promover y desarrollar un sistema de financiamiento rural basado en asambleas, y el establecimiento de un fondo de crédito para el desarrollo de la empresa en pequeña escala. El costo previsto del proyecto asciende a 10 millones de dólares EE.UU. El proyecto propuesto está concebido como parte de una intervención a largo plazo del FIDA en apoyo de las zonas rurales, sobre todo en las tierras altas y en las regiones castigadas por la guerra de Bosnia y Herzegovina, que tienen el porcentaje más elevado de pobres, repatriados y personas desplazadas, lo que hará posible que las actividades del proyecto evolucionen en respuesta a las nuevas circunstancias y oportunidades. El proyecto actual representa el primer tramo de financiamiento del FIDA para una intervención general a largo plazo. Se adoptará un planteamiento gradual que permitirá al proyecto responder de manera flexible a las nuevas exigencias de una economía en proceso de considerable reforma, y podría acomodarse a los ajustes que deberán adoptarse para construir la sociedad civil y efectuar la transición de actividades de emergencia a iniciativas más orientadas al desarrollo, inspiradas y reguladas por las normas de una economía abierta y de mercado.

52. Albania. En los tres próximos años las actividades del FIDA harán hincapié sobre todo en el apoyo a la ejecución de proyectos y a la consolidación de las cuantiosas inversiones realizadas hasta ahora. Actualmente no se está tramitando ningún nuevo proyecto financiado por el FIDA para Albania.

53. Las intervenciones del FIDA en Albania se han acomodado a las necesidades locales, y se basan en una estrategia de desarrollo de las zonas marginales. Esta orientación ha guiado las intervenciones actuales del FIDA, que sirven de base para promover aumentos sostenibles de la actividad económica en las zonas más desfavorecidas de Albania. El Programa de desarrollo de las zonas montañosas (MADP) se presentó a la Junta Directiva en diciembre de 1999; por ello, el proyecto se aplicará durante la primera mitad del nuevo decenio. Este proyecto asciende a aproximadamente 13,6 millones de dólares EE.UU., incluida una donación de 0,4 millones, y aprovechará, consolidará y ampliará los logros de los dos proyectos anteriores centrados en 14 de los distritos más desfavorecidos de Albania. Las actividades iniciales respaldadas por el MADP son las siguientes: i) prestación de servicios financieros rurales; ii) apoyo a la infraestructura rural, en particular a la rehabilitación de pequeños planes de regadío mediante gravedad, formación de asociaciones de usuarios del agua, rehabilitación de caminos secundarios y abastecimiento de agua en los hogares, y iii) apoyo a la producción agrícola primaria en forma de ordenación de pastos, atención veterinaria y asistencia para la producción agrícola y ganadera.

54. La ex República Yugoslava de Macedonia. El primer proyecto del FIDA en la ex República Yugoslava de Macedonia, el Proyecto de rehabilitación rural de las regiones meridionales y orientales se está ejecutando actualmente y se espera que continúe hasta el año 2002. El proyecto, que está recibiendo financiamiento del FIDA por un total de 8,1 millones de dólares EE.UU. (en condiciones muy favorables), aunque aprobado en 1996 entró en vigor a finales de 1997. El proyecto ha conseguido establecer un mecanismo de préstamos en gran escala administrado por una institución financiera privada encargada de ofrecer crédito a los agricultores individuales de la zona del proyecto. Actualmente, el FIDA está preparando el Proyecto de servicios financieros agrícolas, que se presentará a la Junta Ejecutiva en septiembre de 2000. Este segundo proyecto, previsto provisionalmente por un total de 8 millones de dólares EE.UU., será de alcance nacional y aprovechará la experiencia del anterior proyecto de rehabilitación rural. Sus actividades incluirán los siguientes aspectos: i) un componente de servicios financieros rurales con una amplia gama de productos crediticios (sociales, productivos y de apoyo a la pequeña empresa), y ii) un componente de comercialización agrícola que apoyará, mediante servicios de extensión y asistencia técnica el desarrollo de las industrias de agroelaboración, los productos agrícolas con posibilidades de exportación y las pequeñas empresas agrícolas y no agrícolas. Actualmente no se prevé ninguna otra asistencia para la ex República Yugoslava de Macedonia durante los tres próximos años.

55. Las intervenciones del FIDA en la ex República Yugoslava de Macedonia tienen como objetivo atender las necesidades locales y trabajar de acuerdo con la estrategia general de desarrollo del Gobierno. Una de las cuestiones más importantes con que se enfrenta el país es el masivo nivel de desempleo (más del 40 por ciento) que se produjo como consecuencia del retroceso de la economía después de la independencia. En el futuro, el FIDA hará especial hincapié en las actividades generadoras de ingreso y de empleo en las zonas rurales, así como en la prestación continuada de servicios de crédito para actividades agrícolas productivas, lo que ayudará a reducir la pobreza rural y a resolver el problema del desempleo.

_________________________________

1  En el presente documento se hace referencia sobre todo a los siguientes países: Albania, Bosnia y Herzegovina, Croacia, ex República Yugoslava de Macedonia y República Federativa de Yugoslavia.

2  Al 15 de mayo de 2000.

3  Entre los participantes del Pacto de estabilidad se incluían todos los países miembros de la UE y los países miembros del Grupo de los Siete, Albania, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Croacia, Hungría, Rumania, Eslovenia, la ex República Yugoslava de Macedonia, Turquía y todos los organismos internacionales e iniciativas importantes presentes en la región.