2. Principales factores que impiden o facilitan el desarrollo


2.1 Factores que impiden el desarrollo
2.2 Factores que favorecen el desarrollo
2.3 Problemas de comercialización


2.1 Factores que impiden el desarrollo

En el pasado, una serie de factores, algunos de los cuales parecen ser de carácter social o político, han impedido el desarrollo de los PFNM.

2.1.1 En los países en desarrollo los prejuicios, tanto entre los funcionarios del gobierno como entre la población en general, favorecen, en muchos casos, los productos de tipo occidental frente a los indígenas. Los productos básicos silvestres son socialmente inaceptables o se consideran inferiores desde el punto de vista tecnológico porque fueron utilizados por los propios antepasados, los cuales eran menos refinados (Sène 1985). Ese tipo de prejuicios pueden persistir incluso cuando se demuestra con toda claridad que el producto de estilo occidental es inadecuado por razones ambientales o de otro tipo. Estos cambios en los gustos y preferencias suelen ser muy comunes en el caso de los productos alimenticios.

Un programa educativo que utilizara los medios de comunicación podría intentar superar esos prejuicios y crear un orgullo nacional en la utilización de los recursos naturales. Asimismo, los precios competitivos y el control de calidad son factores importantes para asegurar la aceptación de los productos naturales.

2.1.2 Frecuentemente, los empleados del gobierno se muestran reacios a asumir la responsabilidad de iniciativas para reforzar aspectos aparentemente secundarios para la economía nacional. Aunque desde el punto de vista individual la aportación de los PFNM es pequeña, en conjunto representan, muchas veces, un porcentaje notable de la economía rural y pueden contribuir de forma importante a aumentar los ingresos de exportación. Sin embargo, si se calcula su coste individualmente, puede parecer también que su desarrollo y comercialización exigen un esfuerzo excesivo.

Es necesario valorar mejor los beneficios sociales y económicos que pueden obtener las comunidades e industrias rurales de una mejor utilización de los PFNM y, asimismo, reforzar las instituciones y empresas rurales descentralizadas.

2.1.3 Es posible que los funcionarios gubernamentales y las comunidades urbanizadas no aprecien la importancia de los PFNM para la población rural. En ocasiones, se elaboran los planes y proyectos para el desarrollo de esos productos y recursos sin consultar a las comunidades rurales implicadas, lo que puede entrañar el rechazo de las medidas que han de adoptarse.

Antes de iniciar cualquier proyecto hay que resaltar las ventajas de los PFNM para las comunidades rurales y la necesidad de su participación y de realizar las consultas pertinentes.

2.1.4 Tanto los trabajadores de campo como los científicos tienen prejuicios para investigar y desarrollar productos naturales que pueden ser considerados de segundo orden y que no requieren análisis especializados. Muchas veces, en países en desarrollo hay científicos que han recibido una capacitación avanzada en Occidente y les parece degradante realizar una investigación relativamente básica, que con frecuencia se basa simplemente en la observación y selección inteligentes más que en la ingeniería genética. La excepción más destacada a este principio general es la búsqueda de nuevos productos bioquímicos, que exige una investigación científica avanzada junto con observaciones etnográficas adecuadas.

La preocupación internacional creciente por la biodiversidad y la protección de acerbos genéticas en peligro puede impulsar a los científicos a sentirse mas orgullosos de los recursos naturales de sus países y a valorar su importancia para la comunidad. Es importante suscitar ese sentimiento de orgullo mediante la capacitación y extensión forestales con ayuda de los medios de comunicación.

2.1.5 No existe suficiente información básica detallada sobre la disponibilidad de recursos, rendimientos, calidad, preparación y utilización de la mayor parte de los PFNM, así como sobre su importancia para la economía rural local y menos aun sobre su valor potencial para la economía nacional.

Es necesario impulsar la creación de bancos de datos de recursos naturales, reunir información para poder realizar una valoración correcta de su contribución económica y prestar asistencia al desarrollo sostenible de esos recursos.

2.1.6 Muchas veces no se aprecia todo el potencial de un producto por falta de un intercambio suficiente de información entre países, debido a razones lingüísticas o políticas. Por ejemplo, aunque el baobab está ampliamente extendido por toda Africa, es probable que los habitantes de los distintos países en los que existe no conozcan siquiera una docena de los más de 50 usos de sus productos en toda su área de distribución.

El baobab proporciona alimento y sombra

Sin duda, hacen falta más estudios monográficos y mejor distribuidos, de especies que pueden ser de utilidad. Para ello se pueden contratar especialistas y, además, los proyectos pueden incluir información pública y extensión, demostración e intercambio como medios de superar ese obstáculo.

2.1.7 Muy pocas instituciones académicas imparten enseñanza sobre los PFNM, sobre plantas con valor económico o sobre etnobotánica. Son éstos temas pluridisciplinares, cuyo conocimiento es fundamental para cualquier programa de desarrollo de los PFNM.

Hay que considerar la posibilidad de iniciar programas de capacitación en las instituciones académicas y cursos de capacitación de corta duración para los oficiales forestales responsables y los planificadores de desarrollo rural.

2.1.8 Por lo general, en los países en desarrollo las fuentes de información sobre los PFNM son escasas. Incluso cuando existen publicaciones disponibles, muy pocas de ellas se ocupan específicamente de los PFNM 3. Otros artículos están dispersos en un gran número de publicaciones, lo que hace necesario consultar buenas bibliotecas de ciencias biológicas cuando se quiere conseguir información 4.

3 Las principales publicaciones de plantas son Economic Botany, Journal d'Agriculture Traditionnelle et Botanique Appliquée y Travaux d'Ethnobotanique et d'Ethnozoologie; otras, como A Quarterly Journal of Natural Products (antes llamada Lloydia) y el Journal of Ethnopharmacology, se ocupan de las plantas medicinales.

4 Pueden encontrarse ulteriores referencias a la bibliografía sobre PFNM en Wickens (1990).

Los manuales existentes se ocupan en gran medida de plantas que ya son explotadas comercialmente o lo serán en breve. No obstante, hay estudios importantes por temas o por especies que han sido publicados como monografías o informes por la FAO, el CIRF, la ONUDI, la OMS, el ILCA, el ICRAF, la GTZ, la Academia Nacional de Ciencias de los EE.UU., etc. La fauna silvestre, que tiene un mayor atractivo popular, está mejor documentada que las plantas.

Es necesario fomentar la preparación de manuales regionales y/o nacionales e informar a los profesionales de los países en desarrollo de la existencia de servicios que preparan resúmenes de documentos para uso exclusivo de los países en desarrollo, que pueden facilitar el acceso a documentación efímera sobre PFNM, tales como el ILEIA, el ODI, la Red Forestal Social, etc.

2.1.9 El empleo de PFNM fue predeterminado en gran medida por los modelos de explotación colonial anterior, cuando muchos países tropicales estaban gobernados por los europeos. En el ámbito de los diferentes sistemas coloniales sólo se seleccionaron algunas especies clave para la exportación, lo cual determinó las políticas de cultivo e investigación. En algunos casos, las ventajas comerciales de que gozaban esos cultivos se debían a la actividad de investigación que se les aplicaba, desproporcionada en comparación con la que se dedicaba a otros cultivos de potencial similar o quizá superior.

Dirigir los recursos de investigación hacia esos productos olvidados y que tienen un potencial prometedor puede reportar dividendos económicos importantes, aunque tal vez exija un compromiso a largo plazo.

2.1.10 La prosperidad relativa de los primeros años sesenta indujo a descartar muchos productos forestales no madereros tradicionales, por ejemplo los plaguicidas de origen vegetal, en favor de productos de tipo occidental (véase 2.1.1, más arriba). Es posible que la generación de más edad, que conocía sus usos, desaparezca sin haber transmitido sus conocimientos. Además, en esos países ya no es posible acceder a gran parte de la información pertinente registrada durante el periodo colonial y que, sin embargo, está disponible todavía, en muchos casos, en la antigua potencia colonial.

Es importante obtener la información retenida por la metrópolis colonial para ponerla a disposición de los países interesados. Asimismo, hay que intentar registrar y documentar los usos tradicionales que conocen las generaciones de más edad, antes de que se pierdan para siempre.

2.1.11 En algunos casos se han descartado posibles usos de PFNM al no disponer de la tecnología apropiada o porque la situación económica no era propicia. Otras voces se ha introducido una especie, pero sin seleccionar el material original (la procedencia). Lamentablemente, esos fracasos producen descrédito y tienden a desalentar otras iniciativas.

Es necesario revisar los usos de PFNM que han sido descartados, a la luz de la viabilidad técnica y económica actual.

2.1.12 En algunos países, el empleo de PFNM puede ser dificultado o excluido por completo por una legislación forestal restrictiva, que a veces llega incluso a prohibir la recolección de madera muerta, frutos silvestres, etc.

Hace falta reformar esa legislación restrictiva y evaluar las leyes consuetudinarias y los tabúes en relación con posibles conflictos que puedan plantearse con la legislación formal.

2.1.13 Los mecanismos del mercado mundial han favorecido la progresiva concentración en un numero limitado de materias primas en la creencia de que la uniformidad es más eficaz que la diversidad. Esto impone una presión creciente sobre los países en desarrollo para que centren su atención en los productos de primera necesidad.

Por fortuna hay una conciencia cada vez más clara sobre los peligros inherentes a la utilización de germoplasma limitado y al monocultivo. Con todo, es necesario reforzar esa conciencia mediante la educación y los medios de comunicación.

2.1.14 En general, no se aprecia que los PFNM exigen un enfoque pluridisciplinario por parte de los biólogos y científicos sociales 5. Incluso los paleocientíficos y los historiadores pueden contribuir. Por ejemplo, el redescubrimiento del uso de la penicilina por parte de Fleming en el siglo XX podría haberse producido mucho antes de haberse prestado más atención a los escritos del Egipto faraónico, en los que está registrado el uso de un moho del mismo tipo que el de la penicilina.

5 Véase el Apéndice A a propósito de la función e interacción de algunas de las disciplinas que podrían estar implicadas en el desarrollo de productos vegetales.

Es necesario reforzar los programas de capacitación y promover contactos entre los científicos sociales y los biólogos. Al mismo tiempo, hay que conseguir que los industriales y hombres de negocios puedan acceder más fácilmente a la información sobre la capacidad potencial del mercado de nuevos productos forestales.

2.2 Factores que favorecen el desarrollo

En los países en desarrollo, el fomento de PFNM ha sido favorecido principalmente por el deterioro de factores económicos internos y externos, y por los esfuerzos encaminados a conservar los bosques tropicales y la diversidad biológica.

2.2.1 El empeoramiento de la situación económica interna y las crisis de las balanzas de pago han sido causa de que muchos países en desarrollo no puedan hacer frente, por más tiempo, al pago de determinadas importaciones, viéndose obligados a utilizar en mayor medida sus recursos naturales. Los plaguicidas sintéticos constituyen un ejemplo de productos importados costosos que ahora han de ser sustituidos por plaguicidas vegetales locales (véase 2.1.10 más arriba).

Es necesario favorecer el desarrollo de programas de capacitación, dirigidos a los oficiales forestales nacionales sobre oportunidades para el desarrollo de productos. Por ejemplo, el Departamento Forestal de Zambia ha creado, después de un proceso de capacitación en los Royal Botanic Gardens, Kew, un banco de datos sobre PFNM, para promocionar su utilización.

2.2.2 Algunas administraciones gubernamentales son cada vez más conscientes de que el bienestar de un sector de comunidades locales depende de los recursos forestales no madereros, y de que la utilización de esos recursos puede proporcionar una mejora constante de su nivel de vida.

Hay que dar publicidad a los éxitos conseguidos para impulsar un desarrollo ulterior.

2.2.3 En los países occidentales, el movimiento verde está creando nuevas oportunidades de mercado, especialmente por su demanda de productos farmacéuticos herbáceos que sustituyan a los sintéticos. Los esfuerzos realizados recientemente por vincular las ventas de productos forestales con la conservación de los bosques higrofíticos ha estimulado la demanda y elevado los precios de algunos productos. Los beneficios se están reinvertiendo en proyectos de desarrollo comunitario por grupos tales como Cultural Survival, The Body Shop, Conservation International, etc. (mayo de 1990).

Es necesario identificar y fomentar esas oportunidades.

2.2.4 En ocasiones, la emigración de pueblos crea nuevos mercados étnicos. Este es el caso de la emigración a Israel de la comunidad judía de Marruecos, cuya predilección por el aceite de argán obtenido de la planta endémica silvestre marroquí Argania spinosa ha impulsado su cultivo en Israel.

Es necesario conocer y satisfacer esas demandas.

2.2.5 La búsqueda constante de nuevos productos bioquímicos para la producción de medicamentos y para la industria ha sido impulsada por la necesidad urgente de hallar cura para el SIDA. Las drogas para el tratamiento del cáncer y la necesidad de encontrar alternativas estratégicas al caucho y al aceite de esperma de ballena forman parte de los programas de investigación vigentes que se están desarrollando desde hace decenios.

Conviene fortalecer las instituciones nacionales de los países en desarrollo de manera que también estos países puedan participar en la búsqueda de nuevos productos bioquímicos y farmacéuticos y obtener beneficios de su aprovechamiento. Esa participación debe garantizar los derechos intelectuales y de origen, estableciéndose criterios para el pago de derechos de patente al país de origen de los recursos genéticos.

2.2.6 Existe una conciencia cada vez más clara de que el mundo depende de un número progresivamente menor de recursos básicos, especialmente en el sector de la alimentación, y de que es urgente la diversificación pala evitar las posibles consecuencias de las pandemias.

Como se ha mencionado en el apartado 2.1.13, hay que estimular aún más esa toma de conciencia a través de la educación y de los medios de comunicación.

2.2.7 El incremento constante de la población mundial y la ocupación de las tierras más favorables ha determinado la necesidad de utilizar mejor las zonas más inhóspitas. Con frecuencia es necesario utilizar nuevos PFNM, adaptados a esos medios, como base para el desarrollo de los recursos regionales. Esto es especialmente cierto en las regiones áridas y semiáridas del mundo, pero también en las zonas tropicales húmedas.

Hace falta reforzar las instituciones nacionales para estimular la investigación sobre el uso de PFNM en esas regiones más inhóspitas.

2.3 Problemas de comercialización

Aunque se consideran complejos, los problemas que plantea la identificación y elaboración de PFNM son relativamente sencillos en comparación con loo de la comercialización, en el plano local, nacional o internacional (Wickens et al., 1989).

2.3.1 Debe existir un espacio en el mercado a la espera de ser llenado, ya sea para sustituir un producto existente por otro superior y/o más barato, o para atender a una demanda hasta ahora no satisfecha.

La estructura de precios de un producto debe permitir que tanto el proveedor como el comerciante y el comprador se sientan razonablemente satisfechos, sin que el intermediario consiga un beneficio excesivo a expensas del proveedor.

2.3.2 El aumento de la producción con miras a introducirse en los nuevos mercados puede causar problemas al productor. Es posible que los recursos financieros del proveedor individual no le permitan subsistir durante el período improductivo necesario para incrementar las existencias destinadas a satisfacer la demanda del nuevo mercado. En general, cuanto más caro es el proceso de elaboración, mayor es el volumen de producción necesario para mantener los costes a un nivel razonable. Aunque el aumento de la producción en la comunidad incrementará la demanda de mano de obra, esta tendencia será contrarrestada por cualquier mejora de la eficacia de la tecnología de elaboración necesaria para mantener la competitividad.

2.3.3 Para que prevalezca el régimen de mercado de competencia, se ha de evitar el monopsonio (número escaso de compradores). Sin embargo, en las fases iniciales de desarrollo del producto pude ser necesario proteger a los productores nacionales restringiendo las importaciones de productos sustitutivos y facilitar financiación para la exportación y asistencia técnica.

2.3.4 Las restricciones del comercio entre países pueden impedir las exportaciones, o razones de política interna pueden imposibilitar la introducción de un producto nuevo si los fabricantes de un producto alternativo están en situación de desventaja. Es posible también que la presión ejercida por el grupo de presión "pro vida animal" reduzca el mercado de los productos silvestres. La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) protege a una serie de especies, pero la existencia de mercados clandestinos mantiene en pie la amenaza de extinción.

2.3.5 Es necesario considerar conjuntamente todos estos factores de comercialización. Por ejemplo, los grupos de presión ecologistas intentan conseguir la sustitución del aceite de esperma de ballena por aceite de jojoba o por otros productos vegetales similares. Actualmente, la producción de jojoba es demasiado reducida y su precio demasiado elevado para que el aceite de esperma de ballena sea sustituido totalmente en los usos industriales. Sin dada, la existencia de un número mayor de grandes plantaciones rentables permitirá reducir los precios pero, casi con toda seguridad, impedirá también competir a los pequeños productores. A muchos países en desarrollo la exportación de jojoba les resultará antieconómica, por lo cual han de buscar mercados alternativos en las industrias de la cosmética. Tendrán que decidir, entonces, si deben restringir las importaciones de productos sustitutivos para apoyar a los productores nacionales de jojoba. Pero esa protección puede tener el efecto secundario no deseado de inducir a los empresarios del país a invertir en actividades productivas más rentables perjudicando también a los pequeños productores.