Procesamiento de productos forestales no madereros


El procesamiento primario y vertical de los PFNM agrega valor al producto, proporciona empleo local y ayuda a una mayor retención de su valor en el país de origen. Sin embargo, en los países en desarrollo, los productos cosechados llegan al mercado - local o externo - ya sea luego de algún procesamiento intermedio como lavado y calibrado, o luego del procesamiento primario.

El procesamiento vertical orientado al mercado es altamente exigente en cuanto a calidad y confiabilidad de suministro. Sin embargo, en la mayoría de los países en desarrollo, el procesamiento vertical sofisticado raramente se practica debido a la falta de tecnología, mano de obra calificada, experiencia en el manejo, mecanismos de inversión y comercialización, junto con una inadecuada información/conocimiento sobre recursos y desarrollo de recursos.

El procesamiento que se practica en la Región utiliza una gema de tecnologías y equipo: desde procesos semi-mecánicos o mecánicos con equipo fabricado localmente, en su mayoría, hasta aquellos con tecnología de procesamiento mejorada y equipos importados. Los siguientes son ejemplos de esta amplia gama: la destilación simple para extraer aceites esenciales que implica el paso de vapor a través de una carga de hojas frescas o parcialmente secas, y la condensación del vapor; la fabricación de canastos ornamentales con paja toquilla, a nivel de hogar; el descascarado manual de la nuez del Brasil, que implica secado al sol, remojo y remoción de la cáscara; la preparación y enlatado del palmito; el procesamiento un tanto sofisticado de semillas de achiote para producir Bixina cristalizada, como lo está haciendo una firma en Perú; y el altamente mecanizado congelamiento con hidrógeno y descascarado de las nuez del Brasil, actualmente en etapa experimental. En la Región también hay infraestructuras establecidas, especialmente en los países más grandes, para producir preparaciones medicinales/productos farmacéuticos a base de productos fitoquímicos, y fragancias de aceites esenciales y artículos de consumo similares utilizando PFNM. Estas producciones satisfacen las demandas del mercado local, nacional y hasta cierto punto regional.

La mayor parte del procesamiento de PFNM para uso local, ya sea medicinas a base de hierbas o canastos de paja, se realiza en pequeñísimas unidades familiares, empleando personas sin ninguna capacitación, y que trabajan a jornada parcial. Son actividades de bajo retorno. Su supervivencia es poca, ya que tienden a ser abandonadas a medida que suben los salarios y surgen oportunidades alternativas. Aquellos productos de unidades comparativamente más grandes y mejores que efectúan procesamiento primario para exportación, como el caso del polvo y pasta de achiote o la citronela y otros aceites esenciales, son sometidos a un mayor procesamiento en los países importadores desarrollados. Por ejemplo, el polvo de achiote se utiliza para producir Bixina soluble en aceite, y Norbixina soluble en agua.

Siempre que exista una adecuada tecnología y capacidades, muchos países de la Región cuentan con el potencial para instalar el procesamiento orientado a la exportación de PFNM, tales como extractos naturales y colorantes de buena calidad. Sin embargo, es necesario conocer las necesidades específicas del mercado, como asimismo las especificaciones y estándares requeridos para el producto, antes de decidirse a emprender la producción orientada a la exportación. También existe la necesidad de vincular la producción a una fuente confiable de suministro de materia prima. La tecnología moderna, más eficiente, puede causar mayor destrucción si está ligada a economías extractivas y suministro irregular. Aunque es importante agregar valor al producto en forma local, el tratar de producir bienes de consumo sin una adecuada preparación o estudios, es un asunto arriesgado.

En la mayoría de los países no existe una estrategia nacional para agregar valor a los PFNM de los bosques. Sujeto a la factibilidad basada en un suministro estable de PFNM adecuados y al análisis de factores económicos y de mercado, el desarrollo a través de la adición de valor, demandará tecnologías de proceso adecuadas que sean capaces de producir bienes de mercado, como asimismo una clara estrategia de desarrollo.

La tecnología de proceso para plantas medicinales, por ejemplo, ayuda a aislar compuestos activos puros para la formulación de drogas y compuestos intermedios para la producción de drogas semi-sintéticas, y para preparar remedios corrientes (extractos, polvos, tinturas, entre otros).

Antes de comenzar la producción propiamente tal, es necesario efectuar ensayos piloto. Las plantas piloto polivalentes, como aquella diseñada y desarrollada por la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial, ONUDI, pueden ser utilizadas para llevar a cabo operaciones de extracción de sabores, aromas y compuestos medicinales del material vegetal, por ejemplo extracción acuosa o con solvente, extracción continua, preparación de extractos sólidos y óleoresinas, destilación de aceites esenciales, fraccionamiento de aceites esenciales y procesamiento de otros productos económicos derivados de las plantas.

Las pequeñas industrias forestales, y particularmente las que producen PFNM pueden desempeñar un importante rol en la promoción de actividades de desarrollo forestal participativo de campesinos, tanto a través del manejo y conservación de bosques y otras áreas silvestres, como por el impacto positivo que pueden tener en la calidad de vida de la familia y de la comunidad campesina.

Los PFNM han sido aprovechados en Ecuador, sobre todo por las comunidades campesinas, en actividades artesanales, y constituyen una importante actividad complementaria de la economía campesina, de forma preferente en aquellas zonas donde se promociona la agroforestería o donde la aptitud de los suelos desestimarla el uso de la tierra con fines agrícolas.