Table Of ContentsNext Page


COMPUESTOS DE ACCION BIOLOGICA

Este capítulo ha sido una contribución de Magalis Bittner del Laboratorio Químico de Productos Naturales de la Universidad de Concepción.

Tradicionalmente se piensa en el reino vegetal como una fuente de remedios y pociones mal definidas de hierbas, muchas de dudosa eficiencia. Sin embargo el 25% de las drogas prescritas y altamente purificadas derivan del reino vegetal, incluyendo agentes terapéuticos claves como la digoxina (un glucósido cardiotónico de la dedalera, Digitalis lanata), la quinina (un alcaloide antimalaria de la corteza del árbol Cinchona spp.) y la codeína (un alcaloide analgésico de la adormidera del opio) (Papaver somniferum L.) .

El grado de actividad terapéutica de las drogas derivadas de plantas es muy amplio e incluye tales propiedades como los anticolinérgicos, antihipertensivos, antimicrobianos, anticáncer, relajante muscular, antiinflamatorios, analgésico, antifertilidad, entre otros.

El número de estructuras químicas descritas en plantas superiores llega a los cientos de miles y está aumentando continuamente. Aproximadamente 1.500 estructuras químicas nuevas de plantas superiores se describen cada año, de las cuales un buen número tiene actividad biológica. Desafortunadamente nuestros conocimientos rudimentarios de la química y bioquímica de las plantas restringe todavía nuestra capacidad de explotar completamente los productos químicos naturales.

La flora vascular de Chile continental e insular incluye alrededor de 6.000 especies entre nativas endémicas y adventicias. De éstas no más de un 10% han sido estudiadas químicamente. Las características geográficas de Chile, debido a sus condiciones climáticas extremas y a sus barreras naturales, le permiten encontrar estructuras nuevas de importancia química, fisiológica, ecológica, taxonómica y en la evolución.

Se estudiaron 519 extractos de plantas para determinar actividad anticáncer, las plantas que fueron confirmadas se distribuyen en los siguientes grupos: en la División Pteridophyta 1, División Angiospermae Dicotiledoneae 14, Monocotiledoneae 1. Estas están distribuidas en las siguientes familias, como se indica a continuación: Celastraceae 1, Compositae 6 y 1 especie en las siguientes familias: Elaeocarpaceae, Leguminosae, Linaceae, Thymelaeaceae, Umbelliferae, Winteraceae, Amaryllidaceae. Al estudiar químicamente cada una de estas especies se aislaron algunos compuestos de actividad relevante especialmente en las Compositae, Gutierrezia resinosa, Pleocarphus revolutus, Podanthus ovatifolius, Podanthus mitiqui y Pluchea chingoyo, además de la Elaeocarpaceae Crinodendron hookerianun y la Amaryllidaceae, Rhodophiala ananuca.

Además se han estudiado otras especies por sus antecedentes en literatura como son Aristotelia chilensis y Podocarpus saligna especies que aunque no fueron confirmadas en el test anticáncer presentan compuestos de interés biológico.

Por otro lado, se estudiaron 276 extractos de plantas para detectar actividad antibacteriana frente a uno o más microorganismos de ensayo. Dentro de este grupo de plantas la que se estudió con mayor énfasis fue Haploppapus multifolius, especie de la cual se aislaron cumarinas con actividad antibacteriana.

En los últimos 20 años en el Laboratorio de Química de Productos Naturales de la Universidad de Concepción se han investigado más de un centenar de plantas chilenas, ya sea con actividad anticáncer, antimicrobiana o que tenga algún uso en medicina popular. Como resultado de estos estudios se han aislado un importante número de compuestos, muchos de ellos de estructura nueva y con alguna actividad biológica interesante.

Los resultados de todos estos años de investigación de ese grupo, demuestra que la flora de Chile es especial y en ella se puede encontrar un alto potencial químico. Sin embargo, los resultados también demuestran que es necesario incrementar el desarrollo científico y tecnológico en este campo ya que existe un potencial ilimitado para el desarrollo químico de excelencia.

En las actuales condiciones no es posible explotar este importante potencial de la flora chilena, evidenciándose la necesidad de incrementar los recursos destinados a esta área para poder contribuir al descubrimiento de nuevos principios activos inmersos en nuestra flora, con posibles aplicaciones en la medicina y la industria.

COLORANTES

Son innumerables los productos vegetales que se han usado para obtener determinados colores en el mundo. En Chile existe un grupo grande de especies que proporcionan sustancias colorantes. A pesar de que, debido a la gran variedad de productos sintéticos en el mercado, disminuyó el consumo de estos productos, en la actualidad se está revalorizando la utilización de productos naturales, al descubrirse efectos indeseados en colorantes sintéticos.

Los principales colorantes vegetales están presentes, especialmente en hojas, flores y tallos herbáceos. Hay sin embargo, casos en que los tejidos leñosos, incluyendo la corteza del tallo y de la raíz son particularmente ricos en estas sustancias, como sucede con el pacul, Krameria cistoidea y los churcos, Oxalis gigantea y O. carnosa. En otros casos los frutos contienen principios tintóreos, es el caso de la algarrobilla, Balsamocarpon brevifolium, maqui, Aristotelia chilensis y palqui, Cestrum parqui.

Según recopilación de Juan Ortíz Garmendia (1968), los indios Atacameños usaban numerosos colores y casi todos vegetales, los principales eran: blanco, negro, rojo, azul cobalto, verde, amarillo, café, marrón. Para cada uno de ellos tenían distintos matices desde muy claros a muy oscuros. En tanto que los Diaguitas se supone que usaron una mayor cantidad de vegetales para teñir sus hilos y telas.

Amarillo

Naranja

Cobrizo

Rubio canoso

Ocre

Amarillo leonado o bayo

Rosado

Color carne

Ladrillo

Rojo

Café claro

Pardo - café oscuro

Verde

Violeta

Azul

Gris

Gris violeta

Gris verdoso

Gris plomo

Gris café

Negro

ESENCIAS Y ACEITES

Las principales especies de las cuales se extrae aceites esenciales en Chile son:

Existen en el país varias especies nativas que se emplean para extraer sus aceites esenciales para usos como aromas en perfumería o industrialmente. De igual manera especies aclimatadas en el país se emplean con éxito en este mismo rubro, tal es el caso del eucalipto, el pino y la rosa mosqueta.

Instituciones nacionales como PROCHILE, que se han dado la tarea de diversificar la oferta exportable chilena, está trabajando con un grupo de 11 empresas exportadoras de aceites naturales, aromas químicas y preparaciones para la industria cosmética y alimenticia, a través de del Comité de Aceites Naturales y Aromas.

Las exportaciones de las empresas de este Comité han tenido una evolución marcadamente más positiva que la industria en general. En 1993 exportaron $EE.UU. 495.794, en 1994 $EE.UU. 568.339 y en 1995 $EE.UU. 634.926. Entre enero y mayo de 1996, las ventas ascendieron a $EE.UU. 2.000.000, lo que corresponde a un incremento superior al 200 % con relación al año anterior.

Actualmente, los aromas químicos, son los productos estrella, seguidos por el aceite de mosqueta y el de eucalipto.

Para estimular el desarrollo del sector, se han realizado dos misiones comerciales a Estados Unidos y Europa. Ellas permitieron aumentar las exportaciones a estados Unidos desde solo $EE.UU. 56.028 en 1995 a $EE.UU. 351.841 en el período enero - mayo de 1996, con proyecciones de exportación a este mercado para 1996 de $EE.UU. 800.000, lo que equivaldría a un aumento de 14 veces las exportaciones de 1995.

Una importante especie en explotación es la rosa mosqueta, coral, coralillo, rosa silvestre; dog rose fruit, wild rose; huken, hund rose, wildrösen. Hay tres especies: Rosa rubiginosa, R.. moschata, R.. canina.

Estas especies de la familia Rosaceae son originarias de Europa (Polonia, Hungría, Rusia y el Cáucaso). Fue introducida en Chile por los conquistadores españoles y actualmente cubre una vasta zona de unas 1.500.000 ha y su mayor concentración se da en la VII y VIII Región entre Parral y Mulchén.

Las especies de rosa son más de cien, pero en Chile aparentemente se encuentran tres de ellas: Rosa rubiginosa, la principal representante; Rosa canina, se encuentra en pequeños grupos y Rosa moschata ubicada principalmente en la cuenca del Cajón del Maipo, Santiago y en la Quebrada Alvarado en Limache. (Fernández, P. 1994).

Es un arbusto con ramas muy flexibles y con numerosas espinas que alcanzan alturas entre 0,5 y 3,5 m dependiendo de la especie.

Las hojas están compuestas de dos estípulas prominentes, con tres a siete folíolos doblemente aserrados. La inflorescencia es compleja y se desarrolla en el extremo de las ramas. Las flores son hermafroditas, actinomorfas y con receptáculo cóncavo. Presentan cinco cépalos pintados o lobulados, cinco pétalos abovados blancos o rosados; estambres infinitos, numerosos pistilos libres con ovarios semi-ínferos.

Los ovarios uniloculados dan origen a frutos secos llamados aquenios. El receptáculo después de la fecundación se desarrolla elíptico-ovoide, de color amarillo naranja o rojo oscuro. En términos comerciales al conjunto de receptáculo y sus aquenios se les llama fruto.; el cual tiene un alto contenido de vitamina C (100 g de fruta fresca contienen 500 a 950 mg de vitamina C.).

Entre sus usos se puede citar: mermelada, jalea, bebida y cosméticos. También se usa en la fabricación de tintas y esencias.

Se usa para la disolución de cálculos biliares y renales, en el control de catarros, intestinales y para el control de la tos convulsiva. (Fernández, P. 1994). Las actividades de recolección de este fruto han alcanzado gran importancia especialmente en la VIII Región ocupando hasta unas 200.000 personas en la época de recolección.

La recolección es manual, posteriormente el secado se hace al sol o en hornos, y luego se separa la cascarilla de la semilla. De esta última se obtiene un aceite por medio de la aplicación de un solvente orgánico. De este aceite se obtienen más de 20 subproductos.

Los frutos disecados y semillas se exportan siendo el producto más importante de los productos forestales no maderables producidos por Chile en cuanto a montos exportados.

FIBRAS

Bajo la denominación de fibras se reconocen varios productos muy heterogéneos entre sí. En Chile el principal producto de esta naturaleza es el mimbre, que se obtiene de las ramas del sauce mimbre, Salix viminalis, especie exótica que se ha aclimatado muy bien en el país a lo largo del valle Central y hasta la Región de Aysén y de otras variedades del género Salix, tales como Salix alba, S. fragilis, S. purpurea y S. humboldtiana, esta última, especie originaria de Chile.

El Salix viminalis, de nombre común mimbre, es una especie forestal cuyo cultivo en terrenos agrícolas y manejo como monte bajo, ofrece la posibilidad de proporcionar anualmente una materia prima utilizada en Chile y en el mundo para fabricar muebles y otras manufacturas.

El mimbre presenta características similares al ratán, fibra muy conocida en el mercado internacional por su utilización en muebles. El mercado global de este tipo de manufacturas representa cerca de $EE.UU. 2.000 millones anuales. Los principales países oferentes son Malasia, Tailandia, Filipinas e Indonesia, y los mayores demandantes, Norteamérica, Reino Unido, Francia y Alemania. El comercio de materia prima ratán, proveniente principalmente de plantaciones, por las restricciones a la exportación de fibra de bosques naturales en el sudeste asiático, se calcula en $EE.UU. 400 millones anuales. El precio internacional es aproximadamente de $EE.UU. 1.000/t seca a $EE.UU. 7.000 t/seca dependiendo del tipo y calidad.

En el país, el cultivo del mimbre se extiende en aproximadamente 200 ha, concentradas preferentemente en Chimbarongo, las cuales producen 6.200 t/año de materia prima. De este volumen un 8% es exportado, un 33% se pierde por descalificación o residuos y el 59% restante se utiliza en la fabricación artesanal (3.800 t).

Este cultivo rinde en promedio 12 t secas/ha, con rangos de precios de exportación de $EE.UU. 800 a 1.000/t dependiendo del mercado de destino y de la calidad del producto. Su costo de establecimiento, por una sola vez, es de $EE.UU. 1.800 a 2.000/ha, y el costo de mantención y cosecha anual, de $EE.UU. 700 a 1.000.

Las manufacturas de mimbre se originan en 1.200 pequeñas unidades artesanales, concentradas en la localidad de Chimbarongo (70%), las cuales poseen escaso desarrollo, debido a desconocimiento del mercado, insuficiente tecnología y know-how. Como resultado, la población asociada a estas unidades (4.000 personas), sólo logra niveles de subsistencia.

En Chile, en los últimos años, la crisis del agro y de la minería del carbón (Zona Arauco) ha provocado que amplios sectores de trabajadores se vean afectados. Ante esta realidad ha cobrado importancia la búsqueda de alternativas laborales de mayor rentabilidad y una de ella es el desarrollo de productos forestales no madereros.

El cultivo de especies forestales, como eucalipto y álamo, han contribuido al proceso de reconversión. Sin embargo, aunque éstas son rentables, no constituyen una solución para el campesinado y ex-mineros, puesto que implican períodos de espera en la obtención de beneficios superiores a los ocho años.

El cultivo, explotación y exportación de la materia prima mimbre, así como la utilización localmente en artesanías e industrialización del mimbre para la fabricación de muebles, adornos y utensilios para el hogar y la industria se ha presentado como una alternativa cierta de empleo de mano de obra.

Instituciones nacionales, conjuntamente con pequeños empresarios privados han presentado a entidades financieras y obtenido el financiamiento de un proyecto para el "desarrollo integral de la silvicultura e industrialización del mimbre" el que comenzó a implementarse en 1997.

El objetivo general del proyecto es generar información y capacidades nacionales, empresariales e institucionales, en silvicultura, manufacturación y comercialización, de manera de promover la inversión privada en las áreas del cultivo e industrialización del mimbre, especialmente de muebles desde la VI hasta XI regiones del país y crear así nuevas fuentes de trabajo en el área rural y sub urbana. Areas para cultivo potencial del mimbre, según estimaciones, alcanzaría en Chile a unas 300.000 ha, distribuidas desde la VI a la VIII región, en terrenos bajo riego (capacidad de uso I a IV), los cuales están subutilizados o bien deben reconvertirse, y desde la VIII a la XI región, en terrenos de secano (capacidad de uso I a IV).

Para lograr el objetivo señalado, el proyecto se ha estructurado en tres etapas:

  1. Desarrollo del cultivo del mimbre, cuya finalidad es la obtención de clones mejorados de Salix viminalis para mejorar los rendimientos de cosecha por lo menos en un 10%, creando así condiciones más competitivas para la comercialización de la fibra.

  2. Desarrollo industrial de muebles de mimbre, cuya finalidad es la generación de nuevos diseños y procesos de fabricación; La instalación de fábricas de muebles de mimbre utilizando tecnología moderna, el mejoramiento de la gestión empresarial y la generación y difusión de información de mercado para mejorar la competitividad externa y el cumplimiento de los estándares internacionales de estas manufacturas.

  3. Desarrollo de mercado, cuya finalidad es identificar oportunidades de negocio interna y externamente para el mimbre y muebles de este material.

Para abordar los desarrollos especificados se utilizarán como metodologías el establecimiento de ensayos, pruebas de laboratorio e in situ, registros de campo, absorción de tecnologías (a través de misiones tecnológicas y de consultores externos) y su aplicación a unidades pilotos artesanales y semi-industriales.

La transferencia de los resultados del proyecto se realiza a través del Instituto de Desarrollo Agropecuario, INDAP y la Corporación Nacional Forestal, CONAF en el caso de la promoción del cultivo y del Instituto Nacional de Capacitación Profesional, INACAP, la Corporación de Investigaciones Tecnológicas, INTEC - CHILE y la Universidad del Bío-Bío, para la promoción de la industrialización.

El proyecto contempla la realización de seminarios, charlas, talleres, material gráfico y audiovisual para capacitar a los profesionales de las instituciones señaladas en el cumplimiento de su rol de extensión, difusión y transferencia hacia los usuarios finales: los campesinos, artesanos, empresarios, jóvenes y trabajadores (que buscan una especialización) y principalmente industriales y potenciales inversionistas.

Para garantizar el cumplimiento de los objetivos y resultados esperados del proyecto, se ha conformado un equipo multidisciplinario, integrado por destacados profesionales la Corporación de Investigación Tecnológica, INTEC-CHILE y del Instituto Forestal, INFOR, a lo que se agrega la participación de Universidades y Empresarios del rubro, Agricultores y Organizaciones del Agro.

La realización gradual del cultivo potencial, significaría al país beneficios económicos directos incrementales. Existe el potencial además de estudiar el uso de estas especies Salicáceas para uso bioenergético y producción de alcoholes para emplear como combustibles limpios.

Aparte del mencionado mimbre, existen otras fibras de importancia local que forman parte de las numerosas enredaderas del sur de Chile, comúnmente llamadas voqui, las cuales proporcionan fibra para amarras y tejidos, dentro de las más importantes se pueden mencionar:

Estos voquis están todavía en uso por la gente del campo.

Con quilineja, Luzuriaga radicans, los chilotes hacían cables para anclas (Reiche 1901).

Leptocarpus chilensis proporciona un material excelente para techumbres, con este mismo fin se usan las hojas de Jubaea, Typha, Festuca, Juncus, Scirpus, entre otras. También algunas Bromeliáceas especialmente ñocha, Greigia landbeckii (Reiche 1901).

Hoy en día estas fibras vegetales se usan en muy baja proporción, sólo a nivel local para la confección de artesanías.

TANINOS

Con el nombre de taninos se designa un amplio grupo de sustancias que se encuentran en el reino vegetal, en la gran mayoría de los vegetales.

Los taninos se usan principalmente como curtientes, son absorbidos por las pieles forman combinaciones insolubles, transformándolas en cueros.

En Chile se procesan anualmente 20.000 t de cuero, para lo cual se emplean 4.000 t. de taninos vegetales y 600 t de curtientes sintéticos. Estas necesidades se cubren totalmente del exterior, principalmente de Argentina, donde producen tanino de Quebracho.

Aún cuando el tanino que se usa en Chile es importado, en forma potencial existen fuentes importantes de estos compuestos como es el caso de la algarrobilla (Balsamocarpon brevifolium) y la corteza de pino insigne (Pinus radiata).

Algarrobilla, Balsamocarpon brevifolium

Arbusto de la familia Caesalpiniaceae, de 1 a 2 m de altura, hojas paripinnadas y flores amarillo oro que se agrupan en racimos en el extremo de las ramas. El fruto es una legumbre de 4 a 5 cm de largo por 1 a 2 cm de ancho, muy parecido al fruto del maní, contienen en su tejido celular un polvo fino de color amarillo rojizo, rico en tanino (44% en promedio). Las semillas no contienen tanino, sólo entorpecen el proceso de extracción.

En Chile esta especie se encuentra en forma natural en varios sectores de la III Región.

Antiguamente esta especie fue intensamente explotada llegándose a exportar 220 t de vaina por año. Por esta razón la distribución de esta especie se ha reducido, también ha contribuido a este exterminio el hecho de que es muy buena como leña y carbón.

Según Karl Reiche (1901) los frutos de algarrobilla; son en Chile los únicos que se usan en curtiembres. Según este mismo autor en el año 1899 se exportaron 295.131 kg con destino a Inglaterra, Francia y Alemania.

En la actualidad esta especie no se usa para la extracción de tanino.

Pino insigne o radiata, Pinus radiata   

Esta especie, de la familia Pinaceae es originaria de la Península de Monterrey, Estados Unidos, fue introducida en Chile, constituyéndose la principal especie de plantación en el país y de la cual en 1997 existían alrededor de 1.380.000 ha plantadas. Su corteza contiene alrededor del 10 % de taninos

El uso de taninos a partir de diferentes especies de pino se conoce desde la más remota antigüedad y dada su abundancia y bajos costos aún mantienen su importancia; la cantidad de taninos que contiene la corteza varía ampliamente y depende de la especie.

Con el fin de utilizar los taninos provenientes de las plantaciones, se instaló una planta de extracción de taninos, en Chile, que tiene una capacidad de producción de 600 toneladas anuales. Dado que en Chile no hay mercado para este tipo de tanino, esta planta funcionó muy poco tiempo.

El desecho que se produce del proceso de extracción del tanino se usa como combustible de calderas y como sustrato de viveros.

También existen antecedentes sobre otras especies que pueden tener importancia para la producción de tanino en Chile, entre ellas destacan el espino, Acacia caven aromo del país, Acacia dealbata y aromo australiano, Acacia melanoxylon.

Por otra parte, antiguamente se usaron otras especies chilenas para la producción de taninos. Según Karl Reiche (1901) hay algunas cáscaras ventajosamente empleadas en las curtidurías, la más importante es el lingue, Persea lingue de la cual en 1899 se exportaron al Perú 314.191 kg. Según este mismo autor eran importantes las cortezas de peumo, Cryptocarya alba, muermo o ulmo, Eucryphia cordifolia y también los rizomas de pangue, Gunnera tinctoria.

SEMILLAS FORESTALES

Este capítulo es una contribución de Rodolfo Gajardo Michell, del Departamento de Silvicultura de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la Universidad de Chile.

Una interesante actividad productiva dentro del sector de productos forestales no madereros, es la referida a la recolección y producción de semillas forestales, para emplearlas con fines reproductivos, tanto nacionales como para la exportación.

La diversificación y mejoramiento de las plantaciones forestales requiere semillas de calidad. En Chile existen alrededor de 350 viveros permanentes que producen plantas de especies forestales y ornamentales leñosas. El abastecimiento de semillas es, para el caso de la gran empresa forestal, obtenido de sus propios huertos semilleros o del extranjero, mediante importación. Los medianos y pequeños viveristas consiguen la semilla por cosecha directa o por adquisición a proveedores del mercado nacional.

Esta última situación tiende a evolucionar hacia la constitución efectiva de un mercado de semillas forestales. En primer lugar, los productores de plantas están sujetos a una demanda creciente por diversificación de especies y por la necesidad de satisfacer el mercado de las ornamentales leñosas, utilizadas en forestación urbana y en restauración ecológica; también, el desarrollo de ciertas tendencias en la vida social, manifiesta requerimientos por la producción de plantas aromáticas y medicinales, que muchos viveros originalmente forestales abordan con el fin de diversificar su producción. Todo esto implica una mayor complejidad en el abastecimiento de semillas.

La situación descrita ha motivado el surgimiento de una oferta de semillas de la parte de productores e intermediarios. Pequeños y medianos propietarios, organizaciones de campesinos, habitantes de áreas forestales, también productores de plantas, comercializadores de insumos, profesionales relacionados con el tema, y en la ciudad, empresas de mantención de áreas verdes, han descubierto que la cosecha y venta de semillas forestales puede ser una interesante alternativa de producción.

La calidad de la semilla forestal, y por ende su precio, considera tener en cuenta aspectos técnicos referentes a los temas siguientes: a. Identificación de origen y procedencia; b. Selección y tratamiento silvicultural de rodales semilleros; c. Cosecha y procesamiento primario de las semillas; d. Condiciones de almacenamiento; e. Tratamientos pregerminativos; f. Ensayos de germinación y certificación y, g. Comercialización.

Identificación de origen y procedencia

Las condiciones ambientales del lugar de destino de las plantas que se espera producir, establecen un requerimiento preciso en cuanto a origen y procedencia de la semilla. Una satisfactoria adaptación al medio es un requisito fundamental en la sobrevivencia y luego, en el mejor aprovechamiento de las potencialidades que ofrece el sitio.

Selección y tratamiento silvicultural de rodales semilleros

Cuando se ha establecido un rodal natural como fuente productora de semillas, o cuando se ha creado un huerto semillero, es necesario tener en cuenta la aplicación de un conjunto de tratamientos silviculturales. Esto tiene como propósito asegurar las mejores condiciones biológicas de los árboles, especialmente en su estado fitosanitario y en su condición nutritiva.

Es preciso intervenir a los individuos, mediante podas y raleos, para permitir una mejor arquitectura; esto tiene incidencia en la producción de flores y frutos, así como también creando las mejores condiciones para la cosecha. A menudo, se regula el sotobosque, lo que disminuye la competencia por nutrientes, y en especies nativas, facilita la colecta del material. Una adecuada mantención de los rodales semilleros, incrementa sensiblemente la producción de semillas y permite precaver su calidad biológica, especialmente con altos niveles de cuaja.

Cosecha y procesamiento primario de las semillas

Las labores de cosecha de semilla son fundamentales para asegurar su calidad, y por lo tanto su precio. Es necesario disponer de todos los materiales y herramientas necesarios para obtener rendimientos óptimos. El procesamiento primario, que debe ser aplicado en las faenas de cosecha, permite mejorar sensiblemente los niveles de pureza, eliminando todo tipo de materiales extraños a la semilla.

También, el control de las condiciones de humedad, mejora la conservación y las características de apreciación visual de la semilla (color, textura). Cada especie tiene sus requerimientos propios, que es preciso cumplir para obtener una semilla de calidad y precio.

Condiciones de almacenamiento

La semilla cosechada oportunamente y en buenas condiciones, en muchos casos permite un almacenamiento de mediano y largo plazo; por supuesto, esto dependerá de la naturaleza de la especie. De acuerdo al rango de mantención de la capacidad germinativa, hay especies cuya semilla solamente puede conservarse durante algunas semanas; estas se denominan especies "recalcitrantes". Otras, en condiciones normales de conservación, pueden durar muchos años; son denominadas especies "ortodoxas". Hay muchos factores que afectan la duración de la semilla almacenada.

Tratamientos pregerminativos

Aunque muchas semillas germinan luego de la aplicación de humedad y temperatura adecuadas, hay un número considerable que requiere de un tratamiento especial para romper estado de latencia. La latencia es una condición natural que permite al embrión resistir muy largos períodos de tiempo. En la naturaleza, esto facilita la sobrevivencia de la especie frente a condiciones ambientales desfavorables. A menudo, los procesos a que es sometida una semilla para su conservación acentúan su latencia.

Ensayos de germinación y certificación

Cada lote de semillas tiene asociada una información importante respecto a sus condiciones de germinabilidad. Ya sea durante las faenas de cosecha, procesamiento, almacenamiento o luego de la aplicación de tratamientos pregerminativos, es necesario conocer la capacidad germinativa de la semilla. También, es importante tener un conocimiento preciso de lo que habitualmente se conoce como valores básicos.

Comercialización

La comercialización de semillas forestales en Chile es un hecho complejo, especialmente, porque es una actividad que recientemente ha sido iniciada con cierta formalidad. Es un mercado sin mucho historia en cuanto a precios y cantidades, en que empieza a manifestarse una producción más o menos permanente y donde la demanda es más bien errática. La perspectiva que presenta es auspiciosa. En primer lugar, la diversificación de especies forestales en uso es considerable, y es un campo que se extiende hacia las especies leñosas nativas y exóticas que son empleadas como ornamentales, así como también hacia plantas leñosas o herbáceas silvestres que proporcionan otros valores, como son las aromáticas, medicinales, saborizantes, tintóreas, etc.

En el Cuadro 6 se incluye una lista de especies nativas e introducidas comercializadas en Chile.

Cuadro 6. Semillas de especies nativas e introducidas comercializadas en Chile (Temporada 1997).

Especie

Número de
semillas/kg

% Germinación

Precio
$EE.UU./kg

Abedul, Betula pendula

5.000.000

50

120

Algarrobo europeo, Ceratonia siliqua

8.970

88

90

Aliso, Alnus glutinosa

506.000

45

140

Arbol de Judea, Cercis siliquastrum

34.500

67

50

Arbol de 3 espinas, Gleditsia triacanthos

4.970

98

75

Arce, Acer negundo

7.870

98

25

Aromo australiano, Acacia melanoxylon

56.900

98

90

Aromo chileno, Acacia dealbata

78.900

98

65

Avellano, Gevuina avellana *

110

76

12

Boldo, Peumus boldus *

10.970

60

120

Canelo, Drimys winteri *

256.400

40

190

Casuarina, Casuarina equisetifolia

1.860.000

78

140

Catalpa, Catalpa bignonioides

53.560

98

75

Ciprés calvo, Taxodium distichum

30.100

25

30

Ciprés de Cordillera, Austrocedrus chilensis*

216.600

87

300

Coihue, Nothofagus dombeyi *

66.500

13

160

Colliguay, Colliguaja odorifera *

11.080

78

60

Encino americano, Quercus falcata

450

100

4

Espino, Acacia caven *

7.680

100

40

Eucalipto, Eucalyptus globulus

250.000

98

115

Falso acacio, Robinia pseudoacacia

46.500

87

85

Ginkgo, Ginkgo biloba

433

98

15

Grevillea, Grevillea robusta

82.330

87

140

Guayacán, Porlieria chilensis *

12.320

80

140

Huala, Nothofagus leonii *

2.340

76

195

Hualo, Nothofagus glauca *

1.760

87

115

Jabonero de China, Koelreuteria paniculata

8.650

56

33

Jacarandá, Jacaranda mimosaefolia

103.400

98

113

Laurel, Laurelia sempervirens *

236.500

45

140

Lingue, Persea lingue *

1.230

78

33

Liquidambar, Liquidambar styraciflua

154.500

85

135

Litre, Lithrea caustica *

22.300

84

53

Lupino, Lupinus arboreus

12.340

91

20

Maitén, Maytenus boaria *

54.300

78

85

Mañio de hoja larga, Podocarpus salignus *

17.650

56

140

Mayo, Sophora macrocarpa *

2.150

98

60

Notro, Embothrium coccineum *

73.780

98

140

Olivillo, Aextoxicon punctatum *

1.870

46

85

Palma canaria, Phoenix canariensis

1.590

98

40

Palma washingtonia, Washingtonia filifera

12.430

94

85

Palo verde, Parkinsonia aculeata

10.650

78

90

Pelú, Sophora microphylla *

10.450

98

110

Peral japonés, Brachychiton populneum

7.680

87

43

Peumo, Cryptocarya alba *

360

99

7

Pimiento, Schinus molle *

28.700

89

40

Pino insigne, Pinus radiata

76.700

97

40

Quillay, Quillaja saponaria *

143.600

78

135

Raulí, Nothofagus alpina *

87.600

43

213

Roble, Nothofagus obliqua *

76.800

78

120

Tara, Caesalpinia spinosa *

15.460

78

60

Tepa, Laureliopsis philippiana*

346.000

37

140

Tineo, Weinmannia trichosperma *

8.500.000

28

275

* Especies nativas chilenas
Fuente: Centro de Semillas Forestales. Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales, Universidad de Chile.

 

MATERIALES PARA MUEBLES

Aparte del uso de las maderas propiamente tal, en la fabricación de muebles se emplean variados productos regionales. Además del mimbre, ya descrito en el documento, destaca el Coligüe, bambusásea, que se usa conjuntamente con tejidos de mimbre y otras fibras.

Coligüe, Chusquea culeou

Con el nombre de coligüe se conoce a las especies del género Chusquea de la familia Gramineae, el cual se distribuye en el norte desde México y las islas del Caribe hasta Argentina y Chile en el sur (Mc Clure 1973 en Vablem et al. 1979).

En Chile se desarrollan aproximadamente 10 especies desde los 30º 40´ a los 49º de latitud sur, siendo especialmente abundante entre los 33º y 43º, dominando generalmente el sotobosque de las pluviselvas caracterizadas por especies de Nothofagus. Las especies de Chusquea forman a menudo matorrales impenetrables conocidos como colihuales o quilantales.

Los beneficios directos de este género incluye forraje para el ganado en invierno y materia prima para la manufactura de muebles. En mueblería se emplea para realizar las estructuras de diferentes muebles, los elementos de estas estructuras, comúnmente son unidos y cubiertos con tejidos de mimbre y tapizado.

Se emplean también en construcciones ligeras además en usos especiales en la minería y horticultura. Se les emplea como tutor en variadas plantaciones frutales y hortícolas, como picanas para colocar explosivos en las perforaciones que se hacen para las tronaduras en minas. Se emplea también como revestimiento de interiores, tapa-cercos en viviendas y como cielo raso y sombreaderos en construcciones rústicas.

El coligüe, una de las especies que se ha estudiado, tiene culmos erectos y no ramificados que se presentan en aglomeraciones de hasta 100 culmos. Cada culmo tiene un diámetro basal de hasta 4 cm y una longitud de hasta 9 m, dimensiones que normalmente son alcanzadas en un solo período vegetativo.

También se ha estudiado es Chusquea. tenuiflora, la cual se encuentra en elevaciones entre 900 y 1.200 m.s.n.m. Esta especie produce aglomeraciones pequeñas generalmente densas de 6 a 30 culmos que normalmente domina al resto del sotobosque. Los culmos alcanzan 1 cm de diámetro basal y una longitud de hasta 3 m, dimensiones que también alcanzan en un período vegetativo.

Otras Bambúsaceas nativas del Nuevo Mundo, tales como Guadua y también otras del Viejo Mundo, Bambusa, Phyllostachys, Dendrocalamus, Melocana, Cephalostachum, entre otras, son de gran importancia económica en la fabricación de papel y como material de construcción. (Hidalgo 1978, en Vablem et al. 1979).

ESPECIES CON POTENCIAL ENERGETICO E INDUSTRIAL

Contribución de Sara Gnecco Donoso, del Departamento de Química Orgánica de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad de Concepción.

En la última década se ha reconocido la importancia de las especies vegetales de zonas áridas y la necesidad de aprender a manejar estos recursos, en beneficio de los pobladores locales y como una ayuda para combatir la desertificación creciente.

Es así como muchos países han iniciado diversas investigaciones, con el fin de estudiar sus reservas con potencial económico.

Los ecosistemas del desierto se caracterizan por una cobertura vegetal baja, pero muchas especies adaptadas a estas zonas presentan una alta eficiencia de conversión fotosintética durante períodos favorables del año, además tienen la ventaja adaptativa de utilizar períodos cortos y erráticos de lluvias.

Las plantas del desierto más importantes, bajo el punto de vista económico, son las que producen compuestos orgánicos altamente reducidos como goma, resinas y parafinas. Aunque tienen una velocidad de crecimiento menor que los cultivos convencionales, estas plantas utilizan el agua con mayor eficiencia, produciendo un mayor contenido energético por unidad de peso de biomasa seca.

Algunas de estas especies contienen hasta 30%, base peso seco, de compuestos extraíbles con solventes orgánicos, y más de 5% de "aceites totales" (llamados hidrocarburos o biocrudo).

Estos últimos están como mayor componente del latex, o distribuídos a través de los tejidos de la planta (3,4). La goma natural (cis-1,4-poliisopreno) de Hevea brasiliensis es el producto más conocido del látex. Sin embargo, muchas especies de plantas producen en su látex hidrocarburos con menor peso molecular que la goma (10.000 a 50.000 en vez de 1.000.000). Esto indica que las moléculas son más pequeñas, parecidas a las del petróleo, y podrían ser fácilmente sometidas a cracking o ser utilizada como goma líquida .

La mayor parte de las plantas examinadas en detalle hasta ahora, pertenecen a las familias Euphorbiaceae y Compositae. Euphorbia lathyris ha sido cultivada en plantaciones experimentales en California y Arizona, con el propósito de obtener hidrocarburos y etanol; guayule, Parthenium argentatum ha sido cultivada en México y Estados Unidos con el fin de obtener goma ( 1,6,8 ).

La Corporación Nacional Forestal (CONAF), ha estimado que en Chile podría utilizarse 190.000 km2 para cultivar estas plantas. Buchanan y su grupo han estimado (3) que el rendimiento de biomasa, base seca, para las plantas productoras de hidrocarburos sería de 1.130-2.250 t/ km2/año.

Aún, considerando un rendimiento moderado de 800 t/km2/año y un rendimiento aproximado de 10% de extraíbles tipo hidrocarburo, la cantidad de "petróleo verde" sería una contribución importante a la economía de los países sudamericanos. La mayoría de ellos deben importar gran porcentaje del petróleo que consumen. Por ejemplo en los últimos años Chile ha importado más del 60% del petróleo que consumió.

Los extractos de estas plantas son materias primas potenciales para la obtención de combustibles, ricos en energía y/o productos químicos industriales. Es importante, por lo tanto, hacer una evaluación química y agronómica de la flora nativa potencialmente útil, y seleccionar las especies aptas para ser utilizadas en el futuro como fuentes renovables de hidrocarburos. También es necesario desarrollar y/o adaptar las tecnologías adecuadas para transformar estos recursos en productos comercialmente interesantes.

En los últimos años se han evaluado, bajo el punto de vista químico, diversas plantas chilenas productoras de látex y resinas. Aplicando un esquema de extracción-partición simple y por análisis espectroscópico, espectrométrico y cromatográfico, se ha logrado identificar los compuestos presentes en mayor porcentaje en los extractos y fracciones poco polares.

En base a los resultados obtenidos, las especies que presentan mayor potencial como fuentes renovables de hidrocarburos y/o hidratos de carbono son Pluchea absinthioides, Euphorbia copiapina y Euphorbia lactiflua (7,4, 11,7 y 10,0% de extraíbles con CH2 CL2, en base a peso seco respectivamente).

La brea, Pluchea absinthioides, es una especie silvestre de amplia distribución territorial, se encuentra desde la III a VII regiones y ha sido utilizada por los pobladores locales como especie altamente combustible. En sus tallos las ceras se aprecian a simple vista. Los tallos y hojas extraídos tienen un contenido de proteínas de 20 % (N. Kjeldhal) y un poder calorífero de 2,6 cal/g, estimado con la ecuación de Dulong. Así, podría utilizarse como forraje para ganado ó como fuente calórica por combustión directa (14,15).

Euphorbia copiapina es una especie que se encuentra en la III región, en terrenos de extrema aridez, próximos al mar. Aunque la biomasa aérea es pequeña, posee una raíz tuberosa de gran tamaño, que contiene almidón y otros azúcares (43% en base seca).

Por hidrólisis y fermentación de éstos, utilizando Saccharomyces cerevisiae, se obtuvo etanol, lográndose un rendimiento de 10 l/100 kg de tubérculo seco.

El lechero, Euphorbia lactiflua, es un arbusto que se encuentra en las regiones II y III. El látex del lechero se puede hacer fluir desde la planta practicando cortes en sus tallos.

El hidrocarburo presente en mayor porcentaje en este látex (40%) es el poliisopreno (goma natural), cuyo peso molecular (PM) es del orden de 58.000, siendo más cercano al PM de la goma líquida (GNL) que al de la goma natural de Hevea ó guayule. Así, para obtener GNL, polímero de gran importancia tecnológica, a partir del látex del lechero no se requeriría un proceso de depolimerización complejo como en el caso de las otras especies mencionadas.

Se ha probado que es posible propagar Euphorbia lactiflua mediante cultivos in vitro, por lo que este método podría utilizarse para implementar cultivos masivos de esta especie.

También se ha demostrado que es posible aumentar el contenido de goma del lechero utilizando inductores químicos de poliisopreno, del tipo de los reguladores de crecimiento auxínicos, DCPTA y derivados. Una de las dificultades que deben solucionarse, antes de implementar cultivos masivos de Euphorbia lactiflua, es evitar la producción de alergenos en el látex.

Se ha comprobado que los alergenos se inactivan durante el proceso de obtención de goma, debido a la acción de la temperatura y/o solventes utilizados y que en las plántulas obtenidas por cultivo de tejidos vegetales, la producción de éstos disminuye apreciablemente. Así, la producción de alergenos podría ser controlada por medio de manipulación genética.

Los resultados logrados con los métodos de conversión investigados, junto al contenido de proteínas de las especies extraídas, permiten predecir que, con las 3 especies seleccionadas se podrían desarrollar procesos integrados, como los propuestos para cultivos "multi-usos". Así, a partir de estos cultivos podrían obtenerse simultáneamente combustibles, intermediarios químicos, fibras y alimentos, lográndose un proceso global eficiente y una rentabilidad satisfactoria.

Estrategias de investigación y desarrollo

Para llegar a utilizar las especies de zonas áridas como recurso energético en Chile, se requiere de un esfuerzo mancomunado, integrado por distintas disciplinas. Un sistema idealizado para lograr esta meta involucraría los siguientes aspectos:

ARTICULOS DE USO DIARIO Y ARTESANIAS

Innumerables vegetales de distintos tipos se emplean en la producción de artículos de uso doméstico, ornamental u otros. En Chile podemos señalar el empleo del fuste y ramas de la queñua, Polylepis besseri, P. tarapacana, la que permite realizar bellas esculturas y adornos, con sus troncos con colores de albura, duramen y corteza muy diferenciados: amarillo café oscuro y café claro o grisáceo receptivamente.

Esta especie, originaria de las partes altas de la Cordillera de Los Andes, se le encuentra sobre los 3.500 m.s.n.m. en la parte norte del país, así como en el Perú y Bolivia.

Cardón, Echinopsis atacamensis, Cactácea muy frecuente en la alta Cordillera de los Andes de la región de Antofagasta, genera una especie de madera, de su cuerpo leñoso, con orificios que resultan de extraer las espinas. Se le emplea como materia de construcción en las zonas altiplánicas, y para la confección de objetos ornamentales, lámparas y algunos muebles menores Otras Cactáceas, como copaos, Eulychnia spp. y quiscos, Echinopsis spp. se utilizan para fabricar los "palos de agua", consistentes, en uno trozo seco del fuste (que es hueco), al que se le ponen espinas hacia el interior y se le introducen algunas semillas o piedras, cerrándose por ambos lados. Al voltear el instrumento, se produce el deslizamiento de las semillas las que al golpear las espinas interiores, generan un sonido semejante al murmullo del agua de un arroyo cordillerano.

De trozos de la madera de guayacán, Porliera chilensis, del algarrobo, Prosopis chilensis y del tamarugo, Prosopis tamarugo se fabrican objetos torneados de gran belleza, ya que estas tres especies tienen maderas de muy alta densidad, con albura y duramen de colores muy contrastantes. Amarillo y verde el guayacán, amarillo y marrón oscuro los Prosopis. También se realizan figuras y esculturas de finos acabados.

En las zonas australes se emplean para la fabricación de pequeños objetos torneados y tallados, especies tales como: el avellano, Gevuina avellano y ciruelillo, Embothrium coccineum.

PRODUCTOS ANIMALES

Dentro de la gama de PFNM existe uno bastante peculiar en la zona austral de Chile. En la XI Región en torno a la ciudad de Coyhaique. Esto se refiere a la caza y procesamiento de la liebre silvestre.

Esta especie llegó a constituirse en plaga, afectando las incipientes plantaciones forestales, así como otros cultivos locales. En el año 1979 se creo la Empresa Comercial Mañihuales Ltda, que tiene entre sus actividades la industrialización de la liebre.

Esta actividad da trabajo en forma directa en planta a unas 60 personas entre los meses de mayo a agosto, durante el invierno en una área en la cual no hay muchas fuentes alternativas de trabajo y adicionalmente adquiere las liebres a cazadores, que representa entre 300 a 500 personas.

La empresa paga aproximadamente $EE.UU. 3,0 por liebre puesta en planta a los cazadores, lo que implica ingresos marginales del orden de $EE.UU. 240.000 anuales para los cazadores. Es decir unos $EE.UU. 800 anuales por persona, lo que tiene bastante significación para la población rural local sin trabajos alternativos en el crudo invierno local.

Las liebres cazadas, son retiradas diariamente por vehículos de la empresa compradora con el mismo sistema de recolección de leche para las plantas lecheras. Las liebres son procesadas en la planta obteniéndose como producto final: carne congelada de lomo, muslos, cuarto delantero y carne deshuesada. Como subproductos se obtienen: cueros sanos, alimento para mascotas congelado, víseras y carne con hueso.

Los productos se exportan a los mercados de Francia, Bélgica, Holanda y Alemania.

En la temporada de 1995 la recepción y rendimiento de liebres fue de 80.749 unidades que produjeron 105.244 kg.


Bluearr.gif (140 bytes) Top Bluearr.gif (140 bytes) NWFP Home Bluearr.gif (140 bytes) FAO Home