Comunicación para el desarrollo rural en México - en los buenos y en los malos tiempos
back contents next

7 - EL SISTEMA DE COMUNICACIÓN EN CIRCUNSTANCIAS CAMBIANTES

Las nuevas circunstancias de PRODERITH II requirieron grandes cambios en el Sistema de Comunicación Rural. En consecuencia, el personal comenzó un largo período de debate interno y discusión acerca de su trabajo. Este terminó con un documento producido en octubre de 1987, titulado : "Propuesta para el Sistema de Comunicación Rural de PRODERITH II - Material para Discusión".

Una consideración general fue que, a pesar de que el sistema desarrollado bajo PRODERITH I fue democrático en su naturaleza, tuvo una forma de manejo centralizada. También se centró en el uso del vídeo como medio principal. Las nuevas demandas bajo PRODERITH II requerían un sistema descentralizado y el uso de cualquier medio que pudiera ser apropiado en una situación dada.

Otro aspecto importante fue que, de acuerdo con las políticas del Gobierno, el Sistema de Comunicación tendría que ser planeado de tal forma que pudiera ser transferido a los agricultores, de la misma manera que otros servicios.

Muchos otros aspectos del Sistema de Comunicación Rural de la fase I seguían siendo todavía válidos, aunque se necesitara expandirlos u organizarlos en diferente forma. Por ejemplo , la comunicación seguiría jugando un papel importante en estimular y desarrollar una capacidad para el análisis de situación a nivel de la comunidad y para la socialización de los resultados a través de discusiones colectivas que fomentaran así la participación. Igualmente válida sería la comunicación para la difusión e intercambio de información requerida por varios grupos sociales vinculados a PRODERITH, con el fin de crear consenso alrededor de sus estrategias y acciones.

Un área específica de trabajo para el Sistema de Comunicación sería la de apoyar y fortalecer las organizaciones y asociaciones de productores agrícolas, estuvieran o no dentro del sistema de ejidos. A más largo plazo, se esperaría que ellos se hicieran cargo de muchos de los servicios que habían sido previamente prestados por el estado. Únicamente a través de procesos adecuados de comunicación, que condujeran a lograr consensos, los productores serían capaces de fortalecer su capacidad de acción y manejo hasta tal punto que pudieran asumir dicho papel.

El nivel y la intensidad de la asistencia técnica requerida sería mucho más difícil de lograr en PRODERITH II, debido a que las áreas de proyecto eran mucho más grandes y se debía atender un número muchísimo mayor de personas. Hubo acuerdo sobre la importancia que tendría el uso de medios y de técnicas de comunicación para expandir el alcance de los técnicos de campo y, al mismo tiempo, para mejorar la calidad de los mensajes dirigidos a los agricultores y a las comunidades rurales.

La noción de red

Durante las discusiones iniciales , el personal de comunicación consideró algunos de los aspectos sociales de su trabajo. Fue de particular interés un Estudio de Caso sobre Comunicación para el Desarrollo de la FAO, acerca del Grameen Bank de Bangladesh . Este estudio hizo hincapié en que los intereses compartidos son la fuerza que crea redes y formaciones sociales, las mantiene juntas, y estimula su evolución.

El estudio de caso describía la forma como el Grameen Bank había desencadenado procesos de comunicación que ayudaron a los más pobres de los pobres a salir de su situación de desintegración y desconfianza social, para incorporarse a un nuevo estado de seguridad personal y confianza mutua. Esto se logró a través de las redes del personal del banco y de acciones de grupo en las comunidades. En efecto, se ayudó a la población a crear un nuevo ambiente económico y social para ellos mismos. Los procesos de comunicación se lograron a través de canales interpersonales y dinámica de grupos, más que a través de los medios.

La experiencia del Grameen Bank llevó al personal de PRODERITH a considerar las relaciones de información y comunicación existentes entre ciertos individuos o grupos sociales, y a través de ciertos canales, cuando hay intereses compartidos. PRODERITH podría quizás seleccionar y fortalecer aquellas relaciones de comunicación, para así facilitar la transferencia del conocimiento pertinente, incrementar las capacidades de decisión y de administración de las comunidades rurales, y acelerar los procesos de adopción y cambio.

En una red de comunicación relacionada con el desarrollo rural, típicamente existirían cuatro niveles: local, municipal, estatal y federal. Sería necesario identificar los diversos canales de la red y el tipo de información que debería y podría ser promovida a través de ellos, así como los tipos de medios o procesos de comunicación. La estrategia de comunicación de PRODERITH II podría basarse en un enfoque de red que uniera a pequeñas comunidades rurales entre sí, a través de un proceso de comunicación y, al mismo tiempo, las contactara con las asociaciones de productores, los centros de investigación, los CADRIs, los gobiernos municipal y estatal, y con la misma administración central de PRODERITH.

El personal de comunicación quería también disminuir el énfasis en el uso exclusivo del vídeo y el material impreso, porque se dio cuenta de que otros medios podrían ser más efectivos en ciertos aspectos del fortalecimiento y la alimentación de las redes. Por lo tanto, se estudió la forma como los medios interpersonales, de grupo y masivos podrían adaptarse a una situación típica de red de comunicación.

Una propuesta para descentralizar el Sistema de Comunicación Rural y transferirlo a los campesinos

Descentralizar el Sistema de Comunicación dependería de la creación de unidades regionales de comunicación que fueran capaces de conducir, en forma autónoma, actividades de planeación de la comunicación, y de producción y difusión de materiales. La Unidad Central mantendría solamente un papel de apoyo, especialmente en relación con la capacitación del personal y la asesoría en tecnología.

Con el fin de transferir estas unidades regionales de comunicación a los campesinos , el plan era trabajar con diferentes niveles de las organizaciones de productores, y en especial con las uniones de ejidos. Si se involucraran desde el inicio sería posible despertar en ellos su interés y capacidad hasta tal punto que ellos mismos pudieran asumir la completa y autónoma responsabilidad sobre el manejo de las unidades regionales, haciéndose cargo del personal capacitado y de los equipos de PRODERITH.

La estrategia propuesta incluyó también la creación o el mejoramiento de la capacidad de comunicación de diferentes organizaciones locales y municipales.

Como se verá más adelante , hubo diferentes niveles de éxito en el cumplimiento de las funciones y en el logro de los objetivos establecidos para el Sistema de Comunicación Rural.

back contents next