Comercio y mercados
 > economic > Comercio y Mercado > Comercio y mercados > Quiénes somos
 

Quiénes somos

La División de Comercio y Mercados examina con regularidad las cuestiones de alcance mundial que afectan al comercio en el sector agrícola, proporciona información analítica y de políticas pertinente, mantiene un servicio exhaustivo de información comercial sobre los principales productos agrícolas, acoge las Secretarías del Comité de Problemas de Productos Básicos (CCP), nueve Grupos Intergubernamentales de Productos Básicos (GIG) y el Sistema de información sobre el mercado agrícola (SMIA), y es responsable de prestar servicios a los mecanismos de alerta temprana en caso de escasez de alimentos.

Problemas de productos básicos
La División funciona como Secretaría del Comité de Problemas de Productos Básicos (CCP), así como de nueve Grupos Intergubernamentales de Productos Básicos (GIG) que rinden informes al CCP. Es responsabilidad del CCP (que es un comité permanente del Consejo de la FAO) mantener en examen las cuestiones de alcance mundial que afectan a la producción, el comercio, la distribución y el consumo de productos agrícolas, y preparar un estudio empírico e interpretativo de la economía mundial de los productos básicos. El CCP detecta los problemas específicos de los productos básicos y propone medidas internacionales para mitigarlos.

Sistema de información sobre el mercado agrícola (SIMA)
Los Ministros de Agricultura del G-20, reconociendo la importancia de disponer de información oportuna, exacta y transparente para hacer frente a la volatilidad de los precios de los alimentos, puso en marcha en 2011 el Sistema de información sobre el mercado agrícola (SIMA). La administración del SIMA corre a cargo de una Secretaría conjunta integrada por nueve organizaciones y entidades internacionales (FAO, FIDA, OCDE, UNCTAD, PMA, Banco Mundial, OMC, IFPRI y el Equipo de tareas de alto nivel de las Naciones Unidas sobre la crisis mundial de la seguridad alimentaria). La Secretaría, que tiene su sede en la División, elabora metodologías apropiadas e indicadores generales para reflejar la evolución de los mercados de alimentos y difunde información sobre el estado actual y futuro de esos mercados y sobre las políticas alimentarias.

Participación de los pequeños agricultores en el mercado
La labor de la División en relación con los pequeños agricultores y las pequeñas explotaciones familiares se basa en la premisa de que el grado en que estos pueden participar en los mercados de insumos y productos agrícolas y la funcionalidad de esos mercados, son un factor fundamental que determina su voluntad y capacidad para aumentar los excedentes comercializables. La División procura mejorar la base de conocimientos disponible sobre las pautas y determinantes de la participación en el mercado y sobre las dificultades con que se enfrentan las diferentes categorías de pequeños productores para acceder a mercados alternativos, como base para orientar la preparación de medidas relativas las políticas y mejoras institucionales adecuadas que favorezcan el desarrollo de cadenas de valor y mercados integradores. La División presta su apoyo a las organizaciones nacionales y regionales para que aprecien la importancia de la participación de los pequeños agricultores en el mercado y de los enfoques para potenciar esa participación, prestando especial atención a la función de las asociaciones público-privadas, las asociaciones de productores y las cooperativas.

Alerta temprana
La División es responsable del funcionamiento del Sistema mundial de información y alerta sobre la alimentación y la agricultura (SMIA). El SMIA, establecido tras la crisis mundial de los alimentos que se produjo a principios de los años 70, supervisa constantemente la situación mundial de la oferta y demanda de alimentos básicos y es, para todos los países del mundo, la principal fuente de información sobre la producción de alimentos y la seguridad alimentaria a través de la publicación denominada Perspectivas de Cosechas y Situación Alimentaria, informes especiales sobre las misiones de evaluación de cultivos y de la seguridad alimentaria y resúmenes informativos por países que se actualizan continuamente. A raíz de la crisis provocada por el aumento acelerado de los precios de los alimentos en 2007-08, el SMIA creó un instrumento en línea de análisis y publicación de datos sobre el precio de los alimentos que actualmente abarca los precios nacionales de los alimentos básicos en 82 países, así como los precios internacionales de las exportaciones de cereales. El SMIA ofrece un servicio de información global sobre los mercados de productos agrícolas y respalda las iniciativas nacionales y regionales para mejorar los sistemas de alerta temprana. El sistema se ha convertido en una red mundial que abraza 119 países, 61 ONG y numerosas organizaciones comerciales, de investigación y de medios de difusión.

Informes sobre la situación y las perspectivas a plazo medio de la alimentación y la agricultura en el mundo
La División mantiene una vigilancia constante sobre la situación y las perspectivas del mercado mundial de todos los productos agrícolas más importantes, incluidos los alimentos básicos, los productos tropicales y las materias primas. La producción de publicaciones periódicas obedece a un calendario estricto: mensualmente se publica el boletín Global Food Price Monitor (Seguimiento de la situación mundial de los precios de los alimentos); dos veces al año, Perspectivas Alimentarias; trimestralmente, Perspectivas de Cosechas y Situación Alimentaria; y, anualmente, el informe OCDE-FAO Perspectivas de la agricultura. En este último, las proyecciones a plazo medio sobre la agricultura mundial se basan en la actividad conjunta de elaboración de modelos econométricos a cargo de expertos de ambas organizaciones.

Volatilidad de los mercados
Las oscilaciones de los precios son una amenaza para la seguridad alimentaria y afectan a los consumidores, los productores y los gobiernos. La División se ocupa de las repercusiones de la volatilidad de los precios en los mercados nacionales e internacionales, así como de la capacidad de los países para hacer frente a un entorno cada vez más impredecible y seguir garantizando, pese a todo, la seguridad alimentaria de sus poblaciones. Reconociendo que la elaboración y aplicación de políticas apropiadas y eficaces requieren una profunda comprensión de la naturaleza, las causas y los efectos de la volatilidad de los precios, la División asigna prioridad al análisis de la volatilidad de los mercados y a sus repercusiones, así como al asesoramiento normativo. La labor de la División incluye la organización de reuniones de expertos y eventos especiales, la realización y publicación de estudios analíticos sobre la volatilidad, la intensificación de la atención que presta a la supervisión de los mercados y la publicación de información y evaluaciones al respecto.

Cambio climático
Según las previsiones, el cambio climático alterará significativamente las estructuras de producción de alimentos, la productividad y los rendimientos de los cultivos, lo que tendrá consecuencias de gran alcance en la seguridad alimentaria mundial futura. Por este motivo es sumamente necesario y urgente lograr una mejor comprensión de las repercusiones económicas y sociales del cambio climático en los mercados alimentarios y agrícolas. La División está elaborando instrumentos y metodologías centrados en análisis de las repercusiones económicas y sociales del cambio climático, con el objetivo de mejorar la capacidad de los países en desarrollo para integrar políticas respetuosas del clima en el desarrollo agrícola y promover oportunidades económicas sostenibles para los pequeños productores. La elaboración de estas metodologías tiene lugar en una serie de proyectos piloto centrados en los mercados que se están ejecutando en Marruecos, Kenya y en varios países de África occidental. A nivel mundial, la División realiza análisis y estudios para comprender mejor los vínculos existentes entre las políticas en materia de cambio climático, la seguridad alimentaria y el comercio.

Inversiones en la agricultura
Para muchos países en desarrollo, la inversión extranjera directa (IED) representa un importante factor que podría contribuir a colmar el déficit de inversión. La IED tiene el potencial de reportar beneficios en materia de desarrollo a través, por ejemplo, de la transferencia de tecnología, la creación de empleo y el desarrollo de infraestructuras. La incógnita de si estos beneficios potenciales se realizarán efectivamente o no es motivo de gran preocupación, dado que la IED también puede llegar a perjudicar a los países receptores. La División proporciona a los países en desarrollo y desarrollados información objetiva sobre las tendencias de la IED y sus repercusiones en la agricultura. Además, promueve la inversión responsable en el sector, en particular mediante la formación de consenso internacional sobre los principios para una inversión agrícola responsable.

Asociaciones público-privadas
La División ha concertado acuerdos de colaboración con el sector privado para fomentar el comercio de productos agrícolas sostenibles. Por otra parte, también respalda asociaciones público-privadas que tienen como objetivo hacer que la producción y el comercio sean más sostenibles en diversos sectores, como el de los bananos y las frutas tropicales. La División, por ejemplo, organiza el Foro Mundial Bananero, una asociación público-privada de las principales partes interesadas que busca aumentar la sostenibilidad de la producción y el comercio. La División también presta apoyo técnico y logístico al Comité Directivo y a los grupos de trabajo especializados del Foro. Estos últimos elaboran recomendaciones técnicas y mejores prácticas para el sector, en materia de métodos de producción sostenibles, distribución de valor a lo largo de la cadena de comercialización y condiciones laborales.

Acuerdos comerciales
La labor de la FAO en el ámbito de las políticas comerciales agrícolas y las actividades de desarrollo de la capacidad conexas ha evolucionado en relación con las demandas efectivas de asistencia al respecto y en colaboración con asociados bilaterales y otras organizaciones internacionales. En general, las diferentes actividades de la Organización en el ámbito de las políticas relacionadas con el comercio pueden dividirse en actividades normativas, es decir, la labor de análisis de políticas que tiene lugar en la Sede, en Roma, y actividades operacionales, esto es, las que se centran en el desarrollo de la capacidad en relación con el comercio a nivel regional, subregional y nacional. Estas actividades complementarias establecen vínculos y mecanismos de retroinformación entre la labor que se realiza en la Sede y las necesidades de los profesionales que trabajan sobre el terreno, incluidas las misiones que, en Ginebra, participan en las negociaciones sobre agricultura en la OMC.

Contacto

Viale delle Terme di Caracalla
00153 Roma, Italia
Tel:+39-06-57051

Situación alimentaria mundial

World food situation