FAO.org

Inicio > Country_collector > FAO en Ecuador > Noticias > Detail
FAO en Ecuador

Historia: ¨Más leche significa más oportunidad de darles educación a mis hijos¨

26/06/2019

¨Antes del proyecto GCI, teníamos las vaquitas amarradas. No había muchos nacimientos y la producción de leche era baja. Con el apoyo de los ingenieros, ahora sabemos cómo tratarlas (a las vacas), su alimentación, higiene, y el celo. Ya son 3 años que trabajamos con los técnicos y la capacitación ha sido clave para mejorar la finca¨, cuenta Zoila Panamá de 43 años.

Zoila vive en Tangalí, comunidad dentro la parroquia Quichinche en la provincia de Imbabura. Esta comunidad, se caracterizaba por la baja producción de leche, falta de riego tecnificado y malas condiciones de ordeño; hoy vive una realidad diferente a la que tenía hace 3 años.

Al bajar por la pendiente del lado derecho que cruza la finca de 6.000 m2 de Zoila, se ve el sembrío de uvillas, su pasto verde claro, y al fondo, sus 3 vacas y 1 ternera de 2 semanas de nacida. Heredada por sus padres, la producción de leche ha sido su actividad y sustento durante toda la vida.

Mirando sus 3 vacas, 1 de ellas recién parida y las otras dos a punto de parir, cuenta, ¨Antes producía 7 litros de leche diarios por vaca, pero ahora produzco 10 litros de leche diarios por animal. Más leche significa más oportunidad de darles educación a mis hijos ¨. Zoila asegura que el tipo de pasto ha marcado la diferencia en su producción. Este ha sido el caso de varios productores/as de Tangalí.

Su vecino y fundador de la comunidad, Clemente Fuerez, se ha dedicado a la ganadería por más de 50 años. Así, ha alimentado a su familia y ha provisto la educación para sus hijos. ¨En todos mis años como ganadero nunca había tenido tan buena producción de leche¨ dice Clemente, cuya producción e ingresos han aumentado en un 40% a partir de la siembra de avena, construcción de infraestructura de ordeño y cosecha de agua lluvia.

Zoila y Clemente entregan su producción lechera todos los días en el Centro de Acopio de Tangalí, liderado por Avelino Antamba, Dirigente Comunitario de Tangalí y Líder de la Asociación de la comunidad, quien también es productor de la zona y ha incrementado su producción a raíz de la intervención del proyecto.

Como líder comunitario, Avelino ha fomentado la creatividad, la organización y hasta la disciplina en las finanzas de Tangalí. Al recibir diariamente la leche de los productores/as y conversar sobre los problemas financieros o necesidades que tengan en su hogar, Avelino sabe cuán preciada es la producción de leche de sus 32 vecinos y lo que esta representa para su economía.

El Centro de Acopio es el espacio donde la comunidad se reúne, comparte experiencias del quehacer diario y halla soluciones para el desarrollo de Tangalí.  

¨En el Centro tenemos abono, balanceado, medicinas, etc. El que necesite algo me pide y se le descuenta de la siguiente quincena de su producción de leche. Aquí entregan su leche y se surten de insumos¨, indica Avelino.

¨Si algo se termina en el Centro de Acopio, yo hago el pedido y Zoila se encarga de pagar. Como es presidenta da la Caja Comunal, ella está a cargo de pagos¨, continúa.

La producción diaria es entregada a compañías productoras de queso y yogurt. Todo el dinero que entra al Centro de Acopio es invertido en insumos para los productores de la Asociación y también dirigido a financiar la Caja Comunal Makipurashpa Wiñachukuna, liderada por Zoila.

¨Me gusta estar al frente de la Caja Comunal porque siento que promuevo el ahorro y el desarrollo de mi comunidad¨, dice Zoila quien aparte de su puesto como lideresa comunitaria, estrena su caseta de ordeño construida por su esposo, Alberto Panamá.

¨Como ordeñamos dentro de la caseta, la leche no se moja con la lluvia, es más limpia. También se me hace más fácil limpiar el piso¨, cuenta con una sonrisa en el rostro. Al tener piso de cemento, la caseta facilita la limpieza de desechos de las vacas y además cosecha agua lluvia mediante la tubería del techado y el tanque instalado a su lado izquierdo.

¨Con el agua de la lluvia que llega al tanque, guardo agua para regar el pasto si hay días que no llueve. Todo ahora es más fácil y mejor. Las capacitaciones han sido clave. ¨, concluye Zoila.

 

El dato:

Al contar con un eje participativo a nivel comunitario, el proyecto “Ganadería Climáticamente Inteligente (GCI)” facilita el proceso de empoderamiento de los/as productores. Los talleres proveen información técnica y a la vez proporcionan un espacio de intercambio de conocimientos y experiencias, discusión y toma de decisiones colectivas. La estrategia consiste en alentar a todos quienes participan a implicarse en mayor grado en las decisiones productivas, económicas y sociales que afectan a sus medios de vida y su comunidad.

El 100% de los productores/as vinculados al proyecto en Tangalí han implementado buenas prácticas ganaderas, de las cuales se destacan: la incorporación de especies forrajeras con alto contenido proteico; y la división de potreros con la incorporación de cercas eléctricas y cercas vivas. Estas medidas de adaptación y mitigación al cambio climático han contribuido en un 40% de aumento de producción en las fincas de los productores/as de la comunidad; teniendo así más ingresos, que son destinados a la inversión y la canasta familiar.

En Imbabura, los productores cuentan ya con dos cajas comunales, conformadas en el marco del proyecto GCI, donde tienen acceso a créditos de USD. 300 a USD. 500.  El proyecto entregó los 7 primeros créditos por un monto de USD. 2.500 durante el mes de junio. Estos se destinarán a infraestructura ganadera, manejo de ganado mediante cercas eléctricas, alimentación, entre otros.

La intervención del proyecto GCI ha logrado influenciar a una superficie de 1.681 hectáreas y vinculado a 128 productores/as de la zona. Dentro de este marco, también se han construido 33 casetas de ordeño en Imbabura bajo el enfoque GCI. Esto se ha logrado de la mano de los productores/as de las comunidades ya que ellos mismos se encargan de la construcción, con la dirección de los técnicos del proyecto; hay mayor aprovechamiento de pastos en el punto óptimo de consumo; y se han construido sistemas de cosecha de agua lluvia.

 

El proyecto GCI tiene previsto continuar con los espacios de fortalecimiento de capacidades a través de las Escuelas de Campo (ECAs); entregar maquinaria para la planta artesanal productora de queso y yogurt en el sector Inguincho; continuar con el proceso de fortalecimiento en Cajas Comunales; y extender la implementación de buenas prácticas ganaderas.

Galería fotográfica: https://flic.kr/s/aHsmEgaB8G