FAO en El Salvador

Aumento de las medidas de resiliencia climática en los agroecosistemas del corredor seco de El Salvador (RECLIMA)

El proyecto Aumento de las medidas de resiliencia climática en los agroecosistemas del corredor seco de El Salvador (RECLIMA), que ejecuta FAO, El Gobierno de El Salvador y el Fondo de la Iniciativa de las Américas (FIAES), con la cooperación financiera del Fondo Verde del Clima, busca mejorar la resiliencia de los agricultores y agricultoras familiares en situación de vulnerabilidad frente al cambio climático, en 114 municipios del corredor seco de El Salvador.

Componente 1: Mejorar la resiliencia de los medios de vida y sistemas de producción en las familias

50 mil productores y productoras con sus familias, mejorarán sus sistemas de producción contribuyendo a la recuperación de los agroecosistemas e incrementarán su resiliencia antes los impactos del cambio climático.

Se trabajará la mejora continua de los suelos y los recursos hídricos a través de la aplicación de prácticas de agricultura sostenibles para fomentar el manejo responsable del medio ambiente que genere un desarrollo económico integral.

Aproximadamente 4,000 familias tendrán acceso a agua para consumo, producto de la construcción de sistemas comunitarios de capacitación de agua lluvia con sistemas de purificación, contribuyendo de esta manera a aliviar la carga doméstica de las mujeres y niñas en lo que respecta al acarreo de agua para el consumo familiar.

130 agentes de extensión de CENTA que brindan asistencia técnica a hombres y mujeres serán capacitados en adaptación al cambio climático y se incrementará el apoyo técnico, con la formación de 1,420 extensionistas comunitarios.

Componente 2: Restaurar y reforestar los ecosistemas degradados para promover la protección de las fuentes de agua con enfoque de paisajes

Se invertirá en la restauración y protección de la vegetación en áreas críticas de recarga de agua, a través de una combinación de regeneración natural y asistida con especies de árboles nativos de la zona.

La plantación de árboles contará con una amplia participación de las comunidades y de los gobiernos locales, quienes participaran en el establecimiento de viveros y la siembra y manejo los árboles en las áreas de interés de recarga hídrica.

Serán restauradas aproximadamente 17, 333 hectáreas de ecosistemas degradados de importancia para la prestación de servicios ambientales, buscando capturar más de 4.2 millones de Toneladas de Carbono.

Componente 3: Mejorar los procesos de gobernanza y flujo de información en apoyo a la sostenibilidad y escalabilidad del proyecto

Se facilitarán los espacios de coordinación interinstitucional para ajustar políticas públicas y marcos regulatorios que apoyen medidas adaptación y mitigación en los territorios.

Se proporcionará capacitación y asistencia técnica a organizaciones en los municipios objetivo para permitirles participar de manera efectiva y colaborativa en los procesos de planificación y toma de decisiones que determinan la gestión de los paisajes.

Más de las 500 estructuras territoriales como Gobiernos locales, Asociaciones de Desarrollo comunal (ADESCOS), Comités municipales y comunitarios protección civil serán fortalecidas para mejorar la gobernanza y planificación local, en apoyo de la adaptación al cambio climático.

Asimismo, se trabajará en la incorporación de acciones que promuevan la adaptación en más de de 9 instrumentos de planificación nacional.