Los organismos de la ONU lanzan un proyecto de protección medioambiental y resiliencia para las comunidades de acogida y los refugiados en Bangladesh

Los organismos de la ONU lanzan un proyecto de protección medioambiental y resiliencia para las comunidades de acogida y los refugiados en Bangladesh

18/09/2018

Las familias que viven en el campamento de refugiados más grande del mundo recibieron esta semana los primeros 2 500 hornillos y bombonas de gas licuado de petróleo (GLP) dentro de un proyecto de las Naciones Unidas para proteger el medio ambiente y reforzar la resiliencia de la población en Cox's Bazar, en Bangladesh.

El proyecto SAFE Plus tiene como objetivo proporcionar a 125 000 familias de acogida y familias de refugiados hornillos de GLP para evitar una mayor deforestación debida la tala de leña para cocinar. El acrónimo SAFE corresponde a las siglas en inglés de “Estrategias seguras para combustibles y energía además de restauración del paisaje y medios de vida”, (Safe Approaches to Fuel and Energy Plus Landscape Restoration and Livelihoods). Esta iniciativa es fruto de una asociación entre la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Cuando unos 700 000 refugiados rohingya buscaron asilo en Cox's Bazar en agosto del año pasado para escapar de la violencia en Myanmar, gran parte del bosque protegido de la zona fue talado para obtener combustible y material para construir refugios, incrementando gravemente el riesgo de inundaciones y deslizamientos de tierra debidos a la erosión del suelo. Los nuevos hornillos de GLP permitirán a las familias cocinar de forma segura sin la necesidad de recolectar leña de unos bosques esquilmados. También mejorarán la seguridad de las mujeres y los niños, que corren el riesgo de sufrir violencia de género y ataques de animales cuando recogen leña. Además, reducirán los riesgos para la salud causados por la inhalación de humo y las hogueras.

Las familias de las comunidades de acogida y las de refugiados con hornillos de GLP recibirán el combustible que necesitan a través de un sistema de transferencia de “cartera múltiple” del PMA. La plataforma digital SCOPE de administración de transferencias y beneficiarios del PMA identifica a los beneficiarios a través de la autenticación biométrica y garantiza que la ayuda que reciben se registra y gestiona con precisión. Las “carteras de combustible” en sus tarjetas de asistencia SCOPE registrarán el GLP que reciben, junto con alimentos y otros artículos.

“Crear un acceso sostenible al GLP para cocinar es la pieza clave en el rompecabezas de abordar la deforestación y la reforestación”, aseguró Peter Agnew, Director del Programa de la FAO en Bangladesh. “Elimina la demanda de leña, lo que a su vez nos permite replantar las áreas deforestadas con confianza, sabiendo que los nuevos árboles no serán desenterrados y vendidos como leña”.

“Facilitar el acceso a fuentes de energía alternativas propicia prácticas medioambientales más sostenibles. La deforestación es una gran preocupación. Además, las familias cocinan predominantemente en espacios interiores, así que estamos bastante preocupados sobre el impacto del humo del fuego para cocinar en el sistema respiratorio de la gente”, afirmó el Coordinador de Emergencias de la OIM, Manuel Pereira.

“Sabemos que el acceso limitado a la leña resulta en estrategias de supervivencia como cocinar demasiado poco los alimentos”, explicó el coordinador de emergencias del PMA, Peter Guest. “Por lo tanto –añadió- estamos fortaleciendo la seguridad alimentaria al brindar a las personas un mejor y más seguro acceso al combustible. La plataforma SCOPE está ayudando al PMA y a nuestros socios de las Naciones Unidas a ofrecer ayuda humanitaria de manera más eficiente”.

Hoy en día, hay más de 919 000 refugiados rohingya en Bangladesh. Estos refugiados, así como las comunidades de acogida de Bangladesh -al menos 1,3 millones de personas-, dependen de la ayuda humanitaria para cubrir sus necesidades básicas. La iniciativa SAFE Plus cuenta con el respaldo de Irlanda, Japón y los Estados Unidos de América y colabora en la labor del Gobierno de Bangladesh, en particular la Comisión de Ayuda y Repatriación de Refugiados, que depende del Ministerio de Gestión y Socorro en Casos de Desastre.