El apoyo de la Fundación IKEA permitirá a la FAO, en asociación con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), ayudar a que 17 000 refugiados y residentes locales obtengan ingresos dignos produciendo cultivos de alta calidad.

La Fundación IKEA realiza una contribución de 3,5 millones de USD para apoyar la labor de la FAO con refugiados y comunidades de acogida en África oriental

30/07/2020

La iniciativa pretende incrementar la autonomía de las poblaciones vulnerables y sentar las bases para aumentar la inversión en agronegocios

El apoyo de la Fundación IKEA permitirá a la FAO, en asociación con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), ayudar a que 17 000 refugiados y residentes locales obtengan ingresos dignos produciendo cultivos de alta calidad.

Una contribución por valor de 3,5 millones de USD de la Fundación IKEA apoyará los esfuerzos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) destinados a empoderar a los refugiados y sus comunidades de acogida en una de las mayores crisis del mundo a causa de desplazamientos de personas. La asociación ayudará a poblaciones vulnerables de Kenya y Uganda a generar fuentes de ingresos fiables ayudándolas a producir cultivos demandados y vinculándolas con oportunidades de mercado.

Hoy en día, África oriental sufre una de las mayores crisis mundiales a causa de desplazamientos de personas: las estimaciones indican que, actualmente, solo en Kenya y Uganda viven más de 1,9 millones de refugiados. La mayoría de los refugiados reside en campos, aunque el número de los que viven en zonas urbanas viene aumentando en los últimos años. Muchos refugiados llevan en los países de acogida largos períodos de tiempo; algunos han huido de conflictos anteriores en países vecinos como Somalia, Sudán del Sur, la República Democrática del Congo, Etiopía, Burundi, Rwanda y Eritrea, pero otros se han visto obligados a abandonar sus hogares a causa de la hambruna o fenómenos meteorológicos como sequías e inundaciones.

"La agricultura puede ofrecer soluciones incluso en algunos de los entornos más difíciles", afirmó Beth Bechdol, Directora General Adjunta de la FAO. "Gracias a la Fundación IKEA podremos ayudar a algunas de las comunidades más vulnerables del mundo a usar la agricultura como vía para crear medios de subsistencia sostenibles".