El recrudecimiento de la plaga de langosta del desierto sigue poniendo en jaque la seguridad alimentaria del Cuerno de África y el Yemen pese a los intensos esfuerzos

El recrudecimiento de la plaga de langosta del desierto sigue poniendo en jaque la seguridad alimentaria del Cuerno de África y el Yemen pese a los intensos esfuerzos

17/12/2020

Los nuevos enjambres de langosta del desierto que se han generado están poniendo en peligro los medios de vida agropastoriles y la seguridad alimentaria de millones de personas en el Cuerno de África y el Yemen, pese a los esfuerzos ímprobos para controlar la plaga a lo largo de 2020, dijo hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Con apoyo internacional y una campaña de respuesta a gran escala sin precedentes bajo la coordinación de la FAO, se han tratado más de 1,3 millones de hectáreas de infestaciones acridianas en 10 países desde enero.

Las operaciones de control han evitado, aproximadamente, la pérdida de 2,7 millones de toneladas de cereales, por valor de casi 800 millones de USD, en países ya afectados gravemente por la inseguridad alimentaria aguda y la pobreza. Esta cantidad es suficiente para alimentar a 18 millones de personas durante un año.

Sin embargo, las condiciones atmosféricas favorables y las lluvias estacionales generalizadas han propiciado que la langosta del desierto se reproduzca en grandes cantidades en el este de Etiopía y Somalia. Esto se vio agravado por el ciclón Gati, que provocó inundaciones en el norte de Somalia el mes pasado, permitiendo así que las infestaciones acridianas se multiplicaran en los meses siguientes. Ya se están formando nuevos enjambres que amenazan con invadir de nuevo el norte de Kenya, y la langosta también ha empezado a reproducirse a ambos lados del mar Rojo, lo que supone un nuevo riesgo para la Arabia Saudita, Eritrea, el Sudán y el Yemen.

"Hemos conseguido mucho, pero aún no hemos ganado la batalla contra esta implacable plaga", señaló el Director General de la FAO, Sr. QU Dongyu. "No debemos desistir. Las langostas siguen propagándose día y noche, y los peligros que conllevan están exacerbando la inseguridad alimentaria de las familias vulnerables en toda la región afectada".