Mejora la seguridad alimentaria de Zimbabwe

Mejora la seguridad alimentaria de Zimbabwe

10/08/2010

Si bien la seguridad alimentaria en Zimbabwe mejoró considerablemente gracias a la intervención del gobierno y a un programa internacional de asistencia de 70 millones de USD que dio a los agricultores insumos subsidiados, el país sigue necesitando ayuda alimentaria para 1,68 millones de personas para el año que viene.

Estos son los principales resultados de un informe presentado hoy por una misión conjunta de evaluación de los cultivos y la seguridad alimentaria, enviada a Zimbabwe en junio por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa de Ayuda Alimentaria de las Naciones Unidas (PMA).

La misión descubrió que la superficie donde se cultiva el maíz, el alimento básico principal, aumento un 20% en 2010 y llegó a su nivel más alto de 30 años, con un aumento de la producción del 7% respecto a 2009.

En comparación con la mala temporada de 2008, en que se cosecharon menos de 500 000 toneladas de maíz, en 2009 y 2010 la producción se duplicó con creces, llegó a 1,27 y 1,35 millones de toneladas, respectivamente.

"El generoso apoyo internacional para la campaña de insumos de 2009/2010 contribuyó significativamente a los resultados agrícolas relativamente positivos, si bien en algunas zonas del país las lluvias fueron irregulares", indicó Cristina Amaral, Jefe de las operaciones de emergencia y rehabilitación de la FAO en África.

"A pesar de que hay una mayor disponibilidad de alimentos, hasta 1,68 millones de personas seguirán necesitando ayuda porque los precios siguen estando comparativamente altos para las familias con ingresos bajos y con poco acceso o ninguno a moneda fuerte", indicó Jan Delbaere, del PMA y coautor del informe.

"Zimbabwe sólo cuenta con 1,66 millones de toneladas de cereales disponibles, frente a un total de necesidades previsto de 2,09 millones de toneladas en el año comercial 2010/2011 (abril/marzo), lo que deja un déficit de 428 000 toneladas", explica Liliana Balbi, Jefe de equipo, del Sistema Mundial de Información y Alerta de la FAO. Una parte se cubrirá con importaciones comerciales, que según las proyecciones serán en  total 317 000 toneladas de cereales, de lo cual 200 000 toneladas de maíz.

La misión estimó que 1,68 millones de zimbabwenses correrían peligro de sufrir hambre en 2010/2011 y que se necesitarían 133 000 toneladas de ayuda alimentaria para ellos. El informe indica que la pobreza general y la inseguridad alimentaria crónica han reducido la variedad en el consumo e incrementado la prevalencia de malnutrición crónica entre los niños pequeños.

El programa de ayuda en insumos de 2009/2010, formulado conjuntamente por la Alianza para una revolución verde en África, la FAO, el FIDA y el PMA, propuso un programa de impacto rápido para impulsar con fuerza la producción de alimentos básicos a cargo de los pequeños agricultores en Zimbabwe. La comunidad internacional respondió bien y la FAO recibió contribuciones de varios donantes, como la Unión Europea, los Estados Unidos de América, los Países Bajos, Suecia, España y Finlandia. La UE hizo la mayor contribución financiera a través de su Mecanismo para productos alimenticios, por valor de €15,400,000 ($20 millones).

Se distribuyeron, en total, 51 500 toneladas de fertilizantes y 6 500 toneladas de semillas de maíz a 738 000 familias. La FAO también promovió la agricultura de conservación, que ayudó a los agricultores a mejorar la fertilidad del suelo a través de técnicas como el mantenimiento de la cubierta orgánica del suelo, la disminución del arado y una mejor rotación de los cultivos. El programa también promovió el uso de vales, con los cuales los agricultores pueden obtener los insumos que necesitan de los proveedores locales.