La FAO, el FIDA y el PMA llegan a 22 millones de personas gracias a las cuantiosas inversiones de la Unión Europea en agricultura

La FAO, el FIDA y el PMA llegan a 22 millones de personas gracias a las cuantiosas inversiones de la Unión Europea en agricultura

02/12/2011

Los organismos de la ONU destacan el impacto del Mecanismo alimentario de la Unión Europea en la seguridad alimentaria mundial - En tan solo dos años, la FAO, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) han asistido a más de 22 de millones de personas entre las más golpeadas por la crisis mundial de los precios alimentarios, gracias a la generosa financiación del Mecanismo alimentario de la Unión Europea (EUFF, por sus siglas en inglés), en una evidencia tangible de que las inversiones en agricultura y nutrición mejoran la seguridad alimentaria mundial, según indicaron hoy los tres organismos de la ONU.

El efecto combinado del alza de precios alimentarios en 2007-2008 y la crisis financiera y económica mundial, ha empujado a millones de personas al hambre y la pobreza. A finales de 2008, cuando el número de personas desnutridas se aproximaba a los mil millones, la Unión Europea lanzó su Mecanismo alimentario, dotado con 1 000 millones de euros. Establecida mediante una estrecha colaboración con el Grupo de Alto Nivel de expertos de la ONU para la crisis mundial de la seguridad alimentaria, el Mecanismo ha canalizado cerca de 367 millones de euros a través de la FAO, el FIDA y el PMA para cerrar la brecha existente entre las necesidades de emergencia a corto de plazo y el desarrollo a largo plazo impulsando la producción y productividad en los países más afectados por la crisis.

Con el suministro de semillas y fertilizantes de calidad, la mejora y construcción de infraestructuras y la reducción del impacto de las calamidades naturales, los tres organismos han ayudado a mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición de más de 22 millones de personas en 35 países de África, Asia y Latinoamérica. Al vincular a los campesinos con los mercados y los servicios financieros, y ayudar a facilitar prácticas agrícolas sostenibles y rentables y la creación de nuevas fuentes de ingresos, los efectos del EUFF seguirán influyendo en su futuro.