La FAO ayuda a los somalíes a obtener beneficios de los desechos del ganado

La FAO ayuda a los somalíes a obtener beneficios de los desechos del ganado

05/12/2012

Suweisra Mohamed sostiene en su mano un grueso hueso seco de camello con una sonrisa de satisfacción. "Esto vale ahora un montón de dólares", dice, blandiendo un fémur de camello macizo y bien cortado. A sus 47 años de edad, Suweisra, una infatigable mujer somalí, ha descubierto por fin lo que ella misma define como un tesoro escondido en los montones de residuos de Somalilandia. De hecho, hay pilas de restos de animales en descomposición en las cercanías de todos los mataderos repartidos por el país del Cuerno de África.

"Hasta ahora, solíamos tirar estos huesos, que para nosotros carecían de utilidad", explica. "Pero ahora sé que durante muchos años hemos estado tirando el dinero, un montón de dinero." Suweisra es la Presidenta de la Asociación de Desarrollo de la carne en Somalilandia, una organización local que reúne a 40 mujeres y hombres en la región semiautónoma de Somalilandia, situada en la costa somalí del Golfo de Adén.

El tesoro de los huesos

Cada día, decenas de miles de camellos son sacrificados en toda Somalia, un país donde la carne es uno de los principales ingredientes de la dieta. Toneladas de huesos, cuero, pezuñas, y otras partes de los animales que tradicionalmente se consideran sin interés, se descartan.

En virtud de una iniciativa financiada por el Reino Unido, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) alienta a las comunidades a aumentar sus ingresos mediante el procesado de pieles de animales, así como la fabricación de jabón a partir de médula ósea y artesanía con los huesos de los camellos. El primer año de esta iniciativa ha dado resultados sorprendentes.

"Nos han enseñado la manera de cortar cuidadosamente los huesos frescos por ambos extremos y extraer la médula ósea, que hervimos y mezclamos con sosa cáustica en un proceso muy sencillo", explicó una de las alumnas describiendo el proceso de fabricación de jabón. Luego utilizó el jabón que había fabricado unas horas antes para lavar a mano un tejido de color blanco. "Funciona muy bien", aseguró.

Tras dos décadas de guerra, sequía y subdesarrollo, Somalia apenas tiene industria doméstica que produzca artículos de primera necesidad como el jabón. En Somalilandia, menos afectada por el reciente conflicto, el proyecto representa un rayo de esperanza y un ejemplo a imitar por el resto del país.

Los huesos macizos y duros de camello pueden tallarse para fabricar múltiples objetos. En el primer año del programa SEED, más de 100 alumnos han aprendido a hacer collares, pulseras, floreros, abalorios y peines, entre otros productos.

Aumentar el valor del ganado

En la mayor parte de Somalia, el ganado se vende mediante una valoración a ojo. Las ovejas de las razas locales, que pesan unos 35-40 kg pueden venderse a un precio equivalente a 320-340 dólares EEUU. Las vacas de raza Borana, con un peso estimado de 400 kg, se venden por alrededor de 930 dólares. Los camellos, con un peso de unos 300 kg, se cotizan en Oriente Medio en cerca de 820 dólares por cabeza.

Los camellos son en Somalia una actividad económica importante, con un valor total de exportación estimado en más de 250 millones de dólares anuales.

Con las actividades empresariales del programa SEED, la producción nacional de carne de Somalia está en vías de alcanzar su máximo potencial explotando lo que hasta ahora eran tan solo residuos. Abdi Aw Ali Dahir, Ministro de Ganadería de Somalilandia, aseguró que cuando se aprovechan los huesos de los animales en su totalidad -mediante la producción de jabón y artesanía-, el valor del ganado aumenta de manera significativa.

"Con el jabón y objetos como la artesanía que se producen a partir de los huesos, hemos visto el valor de cada animal -ya se trate de cabras, ovejas o camellos-, aumentar entre un 30 y un 60 por ciento y esto es algo sin precedentes y positivo para nuestro pueblo", aseguró Dahir Ali. "Este es el tipo de actividades en las que creemos firmemente para sacar a la gente del círculo de la pobreza", añadió.

La producción de jabón y artesanía con los huesos se van afianzando poco a poco en el mercado de Somalia. Ahora existen planes para ampliar estas iniciativas a otras regiones, como medio para crear puestos de trabajo e ingresos en un país devastado por la guerra. Hasta la fecha, 120 jóvenes somalíes, la mayoría mujeres, ya han recibido capacitación y comenzado a producir toneladas de jabón y cientos de collares, cucharas peines y floreros, que se venden a nivel local.

La ampliación de SEED

El fortalecimiento de la economía nacional somalí, a través del desarrollo de la ganadería y la pesca, es un resultado clave del Programa SEED que financia el Reino Unido.

Joanna Reid, responsable del Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID) en Somalia, señaló que con condiciones de estabilidad en Somalilandia e inversiones suficientes en el sector ganadero, hay esperanzas de que su dinámica economía de mercado crezca rápidamente.

Para lograr un cambio revolucionario en los sectores citados, el DFID ha estado trabajando con la FAO, el PNUD, la OIT y Save the Children en una serie de iniciativas. Tras la finalización de la primera fase del Programa SEED en julio de 2012, la segunda fase busca ahora crear miles de puestos de trabajo sostenibles en Somalia.

"En la Fase I, hemos logrado demostrar que se pueden generar empleos e ingresos de elementos como los huesos, lo que estamos ampliando de forma masiva en la Fase II a áreas como el curtido y el teñido de cueros y pieles y la producción de biogás y estiércol", explicó Luca Alinovi, Representante de la FAO para Somalia.