Preparación ante desastres en República Dominicana, Haití y Jamaica

Preparación ante desastres en República Dominicana, Haití y Jamaica

31/05/2013

En los últimos años, las inundaciones, deslizamientos, sequías y huracanes han paralizado la producción agrícola en el Caribe, donde la agricultura es la principal actividad de subsistencia de un número significativo de personas. Para fortalecer la preparación de la comunidad y la resiliencia para enfrentar desastres naturales en la región, la FAO puso en marcha el proyecto "Fortalecimiento de las capacidades locales para la reducción de riesgos de desastres y adaptación al cambio climático de la agricultura en zonas vulnerables de la República Dominicana, Haití y Jamaica" (OSRO/RLA/102/BEL) en octubre de 2011.

El proyecto de un millón de euros fue financiado por la Cooperación Belga y ejecutado por la FAO en colaboración con socios nacionales y locales. Un total de 16 comunidades participaron en el proyecto: seis comunidades de la región sur de la República Dominicana, cinco de Jamaica y cinco de la región sureste de Haití.

El proyecto estuvo destinado a aumentar la capacidad de resiliencia de las comunidades agrícolas y pesqueras a través de la implementación de planes comunitarios para la gestión de riesgos de desastres en agricultura (GRDA), identificando buenas prácticas y tecnologías específicas del lugar, así como el intercambio de conocimientos sobre buenas prácticas y experiencias agrícolas. El proyecto logró fortalecer las capacidades en GRDA de los agricultores y pescadores, haciendo que las comunidades se encuentren mejor preparadas y más resilientes a los desastres.

Los principales logros del proyecto incluyen el establecimiento de una metodología participativa para elaborar planes comunitarios en GRDA y conformar comités comunitarios en GRDA que participen activamente en la elaboración de los planes. Los socios locales y las organizaciones de agricultores fueron capacitados en el proceso de GRDA, incluida la planificación en comunicación estratégica y el uso de herramientas de comunicación. Las prioridades inmediatas identificadas durante el diagnóstico participativo fueron abordadas en los planes comunitarios de GRDA e implementados en las áreas piloto. Además, se proporcionaron reservas y suministros de contingencia en cada comunidad, en base a las necesidades identificadas. De igual manera, se identificaron buenas prácticas agrícolas para la reducción del riesgo de desastres en las comunidades seleccionadas en los tres países.

El proyecto diseñó e implementó estrategias de comunicación en apoyo a las actividades comunitarias de GRDA. Se llevaron a cabo planes locales de información y comunicación para apoyar: los diagnósticos participativos de los medios de vida y actividades de sensibilización, sistemas comunitarios de alerta temprana, documentación e intercambio de prácticas en GRDA, entre otros.

El éxito del proyecto a nivel local, puede contribuir a expandir y replicar la experiencia a nivel nacional y regional. En base a las lecciones aprendidas, se dieron las siguientes recomendaciones con el fin de obtener intervenciones de GRDA más sostenible:

  • Expandir el conocimiento desarrollado por el proyecto y fortalecer la asociación con los gobiernos, las ONG y las organizaciones de agricultores.
  • Capitalizar la experiencia del proyecto en los tres países y a nivel regional (Caribe) a través de la formación continua y la exposición.
  • Documentar la metodología GRDA y difundirla a través de un folleto y CD producidos en los tres idiomas (inglés, español y francés).
  • Validar las buenas prácticas agrícolas para la reducción de riesgos, en particular las identificadas en la frontera haitiano-dominicana.
  • Integrar las actividades de comunicación participativa desde el comienzo de la planificación en GRDA y mejorar las capacidades locales para la gestión de los procesos y herramientas de comunicación.

A nivel nacional, se deben considerar otros aspectos:

  • En Jamaica, se necesita un plan de acción con el gobierno y la institución agrícola a nivel nacional para asegurar el financiamiento y la continuidad del trabajo iniciado por el proyecto.
  • En República Dominicana, asegurar la apropiación de la metodología del proyecto por parte del departamento nacional en GRDA y su inclusión en los programas nacionales.
  • En Haití, el desarrollo de las capacidades nacionales en GRDA a nivel central y local.