Madagascar: comienza la campaña contra la langosta

Madagascar: comienza la campaña contra la langosta

23/09/2013

Madagascar está iniciando una campaña para combatir una plaga de langosta migratoria malgache, que pone en peligro la seguridad alimentaria y los medios de vida de unos 13 millones de personas, cerca del 60 por ciento de la población de la isla.

Esta semana se pondrán en marcha las operaciones de reconocimiento aéreo para identificar y delimitar las áreas que requieren tratamiento con plaguicidas. Continúan mientras tanto las inspecciones sobre el terreno, que se han venido realizando mensualmente desde febrero de 2013. También se avanza en la adquisición de plaguicidas, vehículos y equipos para las operaciones de vigilancia y lucha contra la plaga.

Se espera que las operaciones de fumigación comiencen a finales de octubre, una vez se haya iniciado la temporada de lluvias.

Se trata de la primera de las tres campañas sucesivas contra la langosta que tendrán lugar entre septiembre de 2013 y septiembre de 2016, según el programa de tres años elaborado conjuntamente por la FAO y el Ministerio de Agricultura de Madagascar. Este programa, que deberá ser implementado y coordinado por la FAO en estrecha colaboración con el Gobierno y el Ministerio malgache de Agricultura, permitirá tratar más de 2 millones de hectáreas infestadas.

"De los 13 millones de personas en situación de riesgo, nueve millones dependen directamente de la agricultura para obtener alimentos e ingresos", explicó Patrice Talla, Representante de la FAO en Madagascar. "La campaña contra la langosta –añadió- es de vital importancia para tratar de evitar más daños a los cultivos de los campesinos pobres”.

La FAO ha obtenido hasta la fecha 23 millones de dólares EEUU para el programa, que tendrá un coste de 41,5 millones de dólares en tres años. Las negociaciones para obtener más financiación se encuentran en fase avanzada, pero se necesitan aún muchos fondos para financiar el programa completo.

“En la lucha contra la langosta, prevenir es mucho mejor que curar”, aseguró Ren Wang, Subdirector General de la FAO al frente del Departamento de Agricultura y Protección del Consumidor. "Tenemos fondos suficientes –añadió- para iniciar la campaña del primer año y poner bajo control la plaga de langostas, de forma que no se prolongue durante años y cueste cientos de millones de dólares. Pero necesitamos más fondos en los próximos tres años para terminar el trabajo".

La campaña se centra en:

  • Mejorar el seguimiento y análisis de la plaga
  • Operaciones de fumigación aérea
  • Vigilar y mitigar el impacto de las operaciones contra la plaga en la salud humana y el medio ambiente
  • Evaluar la efectividad de cada campaña contra la langosta y su impacto en cultivos y pastos

Daños a los cultivos

La plaga de langostas comenzó en abril de 2012. Enormes enjambres de insectos de gran movilidad han dañado desde entonces grandes extensiones de pastos y tierras cultivadas. Aunque la plaga ha afectado principalmente al sur del país, se espera que hacia finales de 2013 y principios de 2014 algunos insectos lleguen a las regiones del norte, más productivas, según advirtió una misión de evaluación de los daños de la langosta realizada por la FAO entre abril-mayo de 2013.

Los daños en los cultivos de cereales -como el arroz, principal alimento básico, y el maíz-, podrían alcanzar un 70 por ciento en algunas regiones. Se calcula que la producción fuera de temporada ha disminuido en comparación con años anteriores, ya que los campesinos son reacios a sembrar debido a la amenaza de la langosta.

El informe de una misión conjunta FAO/PMA de evaluación de cultivos y seguridad alimentaria, llevada a cabo entre junio/julio de 2013, será hecho público en breve y proporcionará más información sobre el resultado de la campaña agrícola de 2013 y la situación de la seguridad alimentaria.

Esta campaña contra la langosta no podría haberse iniciado sin el apoyo de la comunidad internacional y el Gobierno de Madagascar, a través de financiación directa y subvenciones para pesticidas.

Se han recibido aportaciones para el programa contra la langosta por parte de Bélgica, el Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia (CERF), Francia, Noruega y el Banco Mundial.