Photo: ©FAO/Jose Cendon

Nuevas ayudas frente a la alarmante situación de seguridad alimentaria en Sudán del Sur

31/03/2014

El gobierno del Reino Unido ha destinado 13,7 millones de dólares EEUU en fondos de emergencia a la FAO para ayudar a que las familias afectadas por el conflicto en Sudán del Sur restablezcan sus medios de subsistencia basados en la agricultura y hagan frente a una situación de seguridad alimentaria cada vez más alarmante.

Los fondos -8,3 millones de libras esterlinas (13,7 millones de dólares EEUU)- proceden del Departamento del Reino Unido para el Desarrollo Internacional (DFID). Esta oportuna contribución permitirá a la Organización de la ONU ayudar a los agricultores a plantar a tiempo en la próxima temporada de siembra.

La actual temporada de siembra se extiende desde ahora hasta principios de junio en las zonas más afectadas. La FAO ha hecho un llamamiento para obtener 77 millones de dólares EEUU para asistir a cerca de 2,3 millones de personas de forma inmediata y que puedan plantar hortalizas y cultivos básicos de maduración rápida, pescar y combatir las enfermedades del ganado.

"Tenemos una importante ventana de oportunidad para ayudar a millones de personas en Sudán del Sur, pero no tenemos tiempo que perder en esta situación cada vez más alarmante” explicó Sue Lautze, responsable de la Oficina de la FAO en Sudán del Sur.

“Alrededor de siete millones de personas se ven amenazadas por el hambre, incluyendo cerca de un millón que han huido de sus hogares a causa de los combates y el temor que han generado. No sólo hay personas desplazadas, también calculamos que unos diez millones de cabezas de ganado se han visto obligadas a alejarse de sus rutas de pastoreo habituales”, señaló Lautze.

“La financiación de generosos donantes como el Reino Unido –añadió- ayudará a la FAO a dar apoyo a la gente en las actividades agrícolas y de comercialización allí donde estén, alimentar y vacunar el ganado, y conseguir aparejos para pescar”.

La FAO ha creado paquetes de subsistencia de emergencia por unos 30 dólares por persona. Dependiendo del paquete, pueden proporcionar o 6 meses de cultivos básicos para una familia, un año de hortalizas diversificadas, servicios de sanidad animal de 80 familias durante un mes, o pescado suficiente para alimentar a 20 familias a diario.

En zonas menos afectadas de Sudán del Sur, el éxito de la temporada principal de siembra será fundamental para la seguridad alimentaria a medio plazo. En la región de Ecuatoria occidental, que ha tenido las tasas de producción más altas a nivel nacional en los últimos 5 años, los agricultores no se han visto directamente perjudicados por el conflicto y ya han comenzado a preparar sus campos.

Los campesinos están preocupados porque la crisis ha interrumpido las cadenas de suministro de insumos, los mercados y las iniciativas de desarrollo en todo el país. La FAO pretende ayudarles a obtener acceso a semillas de calidad, aperos, capacitación y otra asistencia necesaria para asegurar una producción razonable en 2014. Esto es importante para asegurar la disponibilidad de alimentos a finales de este año, debido sobre todo al actual déficit de producción de cereales del país que llega a las 400 000 toneladas.

La FAO apoya directamente a los agricultores a través de sus programas de multiplicación de semillas, que permiten a los productores de las regiones menos afectadas por la violencia producir semillas para operaciones humanitarias en las regiones en conflicto del este del país.

Millones de personas amenazadas

De los 7 millones de personas que se consideran en riesgo de alguna forma de inseguridad alimentaria, en febrero se calculaba que unos 3,7 millones se enfrentan a niveles considerados agudos o de emergencia. Los organismos de la ONU y las organizaciones no gubernamentales han realizado un llamamiento conjunto pidiendo 1 270 millones de dólares EEUU para atender las necesidades humanitarias urgentes en el primer semestre de 2014.

La FAO ha movilizado más de 6 millones de dólares EEUU de sus propios recursos y está negociando con diversos donantes para obtener otros 25 millones, pero los fondos disponibles está muy lejos de los necesarios para ayudar a las familias.

“El tiempo apremia, dado que la mayoría de las carreteras en los estados más afectados quedarán inundadas durante la temporada de lluvias”, advirtió Lautze. “Nos veremos obligados –añadió- a cambiar de la distribución por tierra a la entrega por vía aérea. Esto último resulta más costoso y menos eficaz, pero debemos hacer todo lo posible para ayudar en este momento de necesidad”.