Las 9 000 familias incluidas en el proyecto podrán recolectar cerca de 6 000 toneladas de maíz, maní y arroz en septiembre de 2014

Acción conjunta para evitar una crisis alimentaria en la República Centroafricana

21/03/2014

El Banco Mundial, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Gobierno de la República Centroafricana han unido sus fuerzas para ayudar a prevenir una crisis de seguridad alimentaria y nutricional a gran escala en esta nación golpeada por los conflictos.

El Banco Mundial ha financiado un acuerdo por valor de 8 millones de dólares con la FAO como parte de un programa de 20 millones para apoyar la ayuda alimentaria y la producción agrícola, que está siendo implementado en coordinación con el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

“Este proyecto de emergencia se enmarca en el compromiso del Banco Mundial por un total de 100 millones de dólares para ayudar a restaurar los servicios esenciales del Estado, y proporcionar alimentos, atención médica y apoyo al restablecimiento del sector agrícola en la República Centroafricana”, aseguró Midou Ibrahima, Representante del Banco Mundial en el país africano. 

En virtud del acuerdo, las actividades a corto plazo se centrarán en el suministro de semillas y aperos agrícolas a 9 000 familias campesinas para las próximas temporadas de siembra, a partir de mediados de abril.

La mayoría de las comunidades informaron que no tienen semillas para plantar después de los desplazamientos masivos de población debido a la inseguridad generalizada en el país durante la campaña agrícola de 2013. Estos desplazamientos y la imposibilidad de cultivar han llevado a una grave disminución de la producción de alimentos, mientras que los precios alimentarios en la capital, Bangui, han aumentado rápidamente debido a las grandes perturbaciones que han experimentado los mercados.

Las 9 000 familias recibirán cada un 25 kg de semillas, y se calcula que podrán recolectar cerca de 6 000 toneladas de maíz, maní y arroz en septiembre de 2014.

Para mejorar aún más el sistema de semillas de cultivos básicos, el proyecto apoyará 70 grupos especializados en semillas para producir y vender a la FAO y sus asociados 175 toneladas adicionales, que se distribuirán a 7 000 familias para la próxima campaña.

"Los agricultores necesitan apoyo para poder producir sus propios alimentos, restablecer sus medios de vida y aprovechar las oportunidades económicas locales”, explicó Alexis Bonte, Representante de la FAO en funciones en la República Centroafricana.

La FAO y el PMA han desarrollado un plan coordinado para garantizar que la distribución de semillas vaya acompañada por la de alimentos, evitando así que las familias beneficiarias utilicen las semillas para alimentarse.

La Ministra centroafricana para el Desarrollo Rural, Marie-Noëlle Koyara, aseguró por su parte que "la agricultura y el desarrollo rural están impulsando la recuperación de nuestro país. En la actualidad, la agricultura es nuestra principal fuente de cohesión social y de retorno a la paz. En nombre de la Presidenta, Catherine Samba Panza, y del Gobierno de Transición, agradecemos al Banco Mundial y la FAO que movilicen recursos de forma continua con el fin de superar los retos y mejorar el desarrollo socioeconómico”.

Mayor resiliencia

A largo plazo, el proyecto se centrará en la capacitación de unas 370 asociaciones de campesinas, lo que representa más de 11 000 mujeres.

“La ayuda prestada se centrará en la producción de hortalizas y actividades de transferencia de efectivo para recapitalizar los ahorros y préstamos de tipo comunitario, llamados tontines", dijo Bonte. "El acceso a los insumos y las oportunidades de financiación rural para las mujeres –añadió- son una prioridad para la FAO. El papel de la mujer en la seguridad alimentaria, la nutrición y la paz es crucial”.

Esta estrategia, desarrollada para aumentar la resiliencia, fortalece las capacidades y habilidades de las mujeres a nivel social, técnico y financiero.

Además, alrededor de 200 expertos técnicos de universidades y organismos gubernamentales se beneficiarán de capacitación en diversos temas, incluyendo multiplicación de semillas, transferencia de dinero en efectivo, financiación rural y nutrición para impulsar los conocimientos locales en la rehabilitación del sector agrícola.

Se necesita más apoyo

Gracias a los fondos recibidos hasta ahora -incluidos los del proyecto del Banco Mundial-, la FAO distribuirá antes de abril un total de 2 400 toneladas de semillas de cultivos de primera necesidad, así como herramientas agrícolas manuales -como azadas- a unas 105 000 familias vulnerables en 15 prefecturas.

Pero se necesitan más fondos para ayudar a los campesinos del país africano, donde cerca del 75 por ciento de la población obtiene de la agricultura sus ingresos y medios de subsistencia.

La FAO pretende prestar apoyo a 150 000 familias en virtud de un plan del Grupo de Seguridad Alimentaria de las Naciones Unidas, que busca obtener un total de 180 millones de dólares EEUU para ayudar a 1,25 millones de personas.

Para ello ha hecho un llamamiento pidiendo 45 millones de dólares y hasta la fecha ha movilizado 25 millones con aportes del Fondo fiduciario de solidaridad para África, Bélgica, el Fondo Central para Emergencias, Reino Unido, el Banco Mundial y Estados Unidos, así como de los propios mecanismos de financiación de la FAO.