Aumenta la inseguridad alimentaria grave en Afganistán

Aumenta la inseguridad alimentaria grave en Afganistán

10/09/2015

El número de personas en Afganistán que recurren a la venta de tierra o que acuden a amigos o familiares en busca de ayuda debido a la inseguridad alimentaria se ha duplicado en el último año, según un informe conjunto publicado hoy por los organismos de las Naciones Unidas y sus socios.

La Evaluación estacional de la seguridad alimentaria en Afganistán 2015 (SFSA, por sus siglas en inglés), publicada por el Grupo de Seguridad Alimentaria y Agricultura (FSAC) del país determinó que, en el momento álgido de la temporada de escasez, el número de afganos gravemente expuestos a la inseguridad alimentaria aumentó del 4,7 por ciento de la población hace 12 meses al 5,9 por ciento actual. Es decir, ahora mismo más de 1,5 millones de personas padecen inseguridad alimentaria grave, lo que supone un incremento de más de 317 000 personas con respecto al año anterior. Se considera que otros 7,3 millones de personas- más de uno de cada cuatro afganos (27,5 por ciento de la población)- están moderadamente expuestas a la inseguridad alimentaria.

Pero es más preocupante constatar que la proporción en aumento de personas en situación de inseguridad alimentaria grave que ya han agotado su capacidad para hacer frente a estas situaciones de emergencia. Ello significa que mucha más gente se ve obligada a vender su tierra, sacar a los niños de la escuela para trabajar, o depender de sus familiares. El informe del SFSA indica que el número de personas que se ha visto obligada a tomar estas decisiones desesperadas se ha duplicado en el último año hasta alcanzar más del 20 por ciento de la población que sufre inseguridad alimentaria en todo el país. Esto provocará que más afganos si cabe sean muy vulnerables a la pobreza extrema.

"Cuando la gente recurre a estas medidas, carece de resiliencia para hacer frente a futuras crisis", aseguró hoy Claude Jibidar, Representante y Director Nacional del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) en Afganistán. "Estas cifras son sumamente alarmantes, sobre todo en un país en el que más de un tercio de la población ya está expuesta a la inseguridad alimentaria. Este informe podría presagiar un futuro aumento en los próximos doce meses de la necesidad de alimentos y otro tipo de ayuda humanitaria".

“A pesar de que Afganistán producirá algo más de trigo este año, numerosas personas pobres y hambrientas no podrán comprar alimentos en el mercado", advirtió Tomio Shichiri, Representante de la FAO en Afganistán. "Es un problema –añadió- de acceso a los alimentos más que de producción. Se debe prestar especial atención a los hogares encabezados por mujeres y a las personas desplazadas para mejorar su acceso a los alimentos y sus medios de subsistencia agrícolas”.

El informe muestra que las familias encabezadas por mujeres tienen casi un 50 por ciento más de probabilidades de padecer inseguridad alimentaria grave que otras familias en Afganistán, teniendo una dieta mucho más pobre e ingresos mucho menores. Las mujeres que encabezan su hogar también son dos veces más propensas a utilizar estrategias de supervivencia de emergencia como la mendicidad. Las personas desplazadas por los conflictos o desastres -en particular quienes viven en tiendas de campaña-, carecen también de una alimentación adecuada. Las provincias de Khost y Paktika, que albergan a más de 35 000 familias desplazadas (más de 200 000 personas), necesitan ayuda inmediata para evitar que la inseguridad alimentaria se agrave.

El FSAC, la FAO, el PMA y el Gobierno advirtieron que la falta de financiación podría agravar aún más este problema. "Cuando los agricultores comienzan a vender activos productivos como ganado, maquinaria o tierra, es que no les queda otro recurso”, afirmó Abdul Majid, Coordinador del FSAC. “No se trata sólo de una pérdida para los campesinos sino para toda la comunidad -ya que las habilidades y los medios para la producción agrícola se perderán- saturando el mercado laboral urbano". "Es impactante saber que un tercio de la población afgana está expuesta a la inseguridad alimentaria y que su situación continúa empeorando", declaró Assadullah Zamir, Ministro afgano de Agricultura, Riego y Ganadería. "Pedimos a la comunidad de donantes que continúe prestando asistencia a los afganos más vulnerables antes de que sea demasiado tarde".