©FAO/ UNMISS

El recrudecimiento de la violencia en Sudán del Sur amplía el espectro de la catástrofe del hambre

16/07/2016

Millones de personas que pasan hambre en Sudán del Sur se verán al borde de la catástrofe si hay nuevos ataques de violencia que hacen descarrilar el frágil proceso de paz, según informó hoy la FAO. La Organización llamó a la calma y a la estabilidad advirtiendo que, si la paz no se sostiene, al coste humano de los recientes combates en Juba se unirá el agravamiento del hambre en todo el país.

La evaluación más reciente, publicada el mes pasado, mostró que Sudán del Sur ya estaba en situación crítica, con más de 4,8 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria severa y tasas de malnutrición rampantes. La evaluación proyectó una grave escasez de alimentos en los próximos meses y advirtió sobre el riesgo de hambre en algunas partes del país.

"En Juba, que no ha experimentado tal nivel de violencia en años, parece que se sostiene una calma frágil pero la incertidumbre se apodera de la ciudad y se han interrumpido los suministros a los mercados de alimentos”, afirmó el representante de FAO, Serge Tissot.

"Y aunque esperamos que la situación se mantenga, la violencia puede estallar de nuevo. Si el frágil proceso de paz se tambalea, las consecuencias serán catastróficas y esta situación ya de por si grave, en la que más de la mitad de la población del país sufre inseguridad alimentaria, podría deteriorarse mucho", agregó.

"Volver a la estabilidad y continuar el proceso de paz es esencial para permitir la continuidad de la producción agrícola y la apertura de los mercados”, subrayó el Director General de la FAO, José Graziano da Silva.

"La población de la nación más joven del mundo no puede permitirse ya más inestabilidad", dijo, y agregó: "Hay que recordar que la paz y la seguridad alimentaria son las dos caras de la misma moneda – la que impulsa el desarrollo y la prosperidad. El futuro del país depende de que la gente de Sudán del Sur adopte un compromiso firme y duradero con la paz, ahora".

Hay que reemplazar los insumos agrícolas saqueados

Durante el estallido de violencia de la semana pasada, el almacén de la FAO en Juba última fue saqueado y se desvalijaron las existencias de suministros tan esenciales como semillas y herramientas destinadas a ayudar a personas en situación de inseguridad alimentaria en todo el país a salvar su vida. La Organización está evaluando la magnitud de las pérdidas.

"En condiciones normales, la recolección de la cosecha de maíz y sorgo comenzaría dentro de unas semanas – y la plantación de una segunda temporada se llevaría a cabo durante el mismo período. La forma en la que se puedan llevar a cabo estas actividades tendrá un gran impacto en la seguridad alimentaria, tanto a corto como a largo plazo”, agregó.

Los recientes enfrentamientos entre las fuerzas de oposición y el gobierno han sido los más violentos en Juba desde el final de la guerra civil, que duró dos años, en agosto de 2015.