©AFP/Ahmad AL-BASHA

Yemen: se agrava la crisis alimentaria y la ONU pide ayuda urgente para evitar una catástrofe

10/02/2017

El número de personas que padecen inseguridad alimentaria en Yemen ha aumentado en 3 millones en siete meses, y se estima que actualmente 17,1 millones de yemenís tienen dificultades para alimentarse, según una evaluación conjunta realizada por tres organismos de la ONU.

De esos más de 17 millones, se calcula que unos 7,3 millones necesitan ayuda alimentaria de emergencia.

Los resultados preliminares de la Evaluación de la seguridad alimentaria y la nutrición en emergencias (ESANE) revelan que las condiciones de seguridad alimentaria y nutrición se están deteriorando rápidamente debido al conflicto en curso.

Más de dos tercios de la población de Yemen –que tiene 27,4 millones de habitantes- carecen actualmente de acceso a alimentos y tienen una dieta insuficiente.

La ESANE es una encuesta conjunta realizada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), en colaboración con las autoridades yemenís. Se trata de la primera evaluación nacional a nivel familiar realizada en el país desde la escalada del conflicto a mediados de marzo de 2015.

Las tasas de malnutrición aguda han superado el umbral “crítico” en cuatro gobernaciones, mientras que la producción agrícola está disminuyendo en todo el país, según el informe. “La rapidez con la que está empeorando la situación y el enorme incremento de personas expuestas a la inseguridad alimentaria son sumamente preocupantes”, señaló Salah Hajj Hassan, Representante de la FAO en Yemen. “Teniendo en cuenta que la agricultura es la principal fuente de sustento para la mayoría de la población –añadió-, la FAO pide con urgencia fondos para ampliar su apoyo a los medios de subsistencia agrícolas de campesinos, pastores y comunidades pesqueras con el objetivo de mejorar su acceso a los alimentos en 2017 y evitar que la difícil situación de la seguridad alimentaria y los medios de vida se deteriore aún más”.

“Estamos presenciando unas de las tasas de malnutrición infantil más elevadas en Yemen en los últimos tiempos. Los niños que padecen malnutrición grave y aguda tienen un riesgo de muerte once veces mayor que el de sus coetáneos sanos, si no se tratan a tiempo. Incluso si sobreviven, estos niños corren el riesgo de no alcanzar todo su potencial de desarrollo, lo que pone en serio peligro a toda una generación en Yemen y mantiene al país sumido en el círculo vicioso de pobreza y subdesarrollo”, afirmó por su parte Meritxell Relaño, Representante de UNICEF en Yemen.

“El nivel actual de hambre en Yemen no tiene precedentes, y se traduce en duras privaciones y consecuencias humanitarias negativas para millones de yemenís, especialmente para los grupos vulnerables”, dijo a su vez Stephen Anderson, Director de país del PMA en Yemen. “De forma trágica, vemos como más y más familias se saltan comidas o se van a dormir con hambre, mientras los niños y las madres desfallecen por el escaso sustento. El PMA solicita ayuda urgente para los siete millones de personas que padecen inseguridad alimentaria grave y que podrían no sobrevivir a esta situación durante mucho más tiempo”, advirtió Anderson.

Seguridad alimentaria

La grave situación de inseguridad alimentaria en el país ha empeorado rápidamente en los últimos meses, estimándose que el 65% de los hogares padecen hoy inseguridad alimentaria. Además, la situación económica de tres cuartas partes de las familias es peor ahora que antes de la crisis. Los ingresos han caído y muchos empleados del sector público llevan meses sin cobrar. Como consecuencia, el 80 por ciento de los yemeníes están hoy endeudados y más de la mitad de las familias han tenido que comprar alimentos a crédito. Muchos hogares -el 60 por ciento- han recurrido a mecanismos negativos de supervivencia como consumir alimentos que no prefieren, reducir porciones o suprimir comidas completas.

Malnutrición

Los resultados de la ESANE revelan que más de 2 millones de niños padecen malnutrición aguda. En cuatro gobernaciones -Abyan, Al Hudaydah, Hadramaut y Taizz- las tasas de malnutrición han sobrepasado el umbral de “emergencia”, lo que equivale a un nivel de malnutrición aguda superior al 15 por ciento. En otras siete -Adén, Al Dhale'e, Al Jawf, Al Mahwit, Hajjah, Lahj y Shabwah- las tasas superan actualmente el umbral “grave”, con un porcentaje de malnutrición aguda por encima del 10 por ciento.

Agricultura

El sector agrícola es la principal fuente de sustento para al menos el 60% de las familias yemeníes. Los medios de subsistencia de este importante segmento de la población se han visto gravemente afectados por la drástica reducción de la producción agrícola en 2016, en comparación con los niveles previos a la crisis.

Hasta 1,5 millones de familias dedicadas a la agricultura carecen actualmente de acceso a insumos agrícolas vitales (incluyendo semillas, fertilizante y combustible para el riego) y necesitan urgentemente apoyo agrícola de emergencia. Entre ellas, 860 000 familias que viven de la ganadería no tienen acceso a piensos (forraje, concentrados y minerales) y muchas se han visto obligadas a vender sus animales para satisfacer otras necesidades familiares.

Mientras tanto, el control insuficiente de enfermedades de los cultivos y el ganado erosiona aún más un sector agrícola, que se encuentra ya en una situación delicada y requiere protección de emergencia para salvaguardar sus activos.

Labor de la FAO

El trabajo de emergencia de la FAO en 2017 se centra en cuatro áreas principales de actividad: suministro de insumos y aperos agrícolas, así como material hortícola y sistemas de riego a los hogares vulnerables para mejorar el acceso de las familias a los alimentos; protección de emergencia del ganado, vacunando a millones de animales; ayuda de emergencia para mejorar y diversificar ingresos y medios de subsistencia mediante programas de “dinero en efectivo por trabajo”, avicultura, apicultura y pesca; y mayor coordinación de las respuestas institucionales en materia de seguridad alimentaria y agricultura, reforzando al mismo tiempo la resiliencia. La FAO solicita urgentemente 48,4 millones de dólares EEUU para ampliar su respuesta y asistir a 3 millones de las personas más vulnerables en Yemen en 2017.

Labor de UNICEF

Solamente en los últimos dos años, UNICEF ha contribuido a tratar a 460 000 niños víctimas de malnutrición aguda grave en Yemen. Este organismo centrado en la infancia ha facilitado también suplementos vitamínicos y vacunas a niños menores de cinco años, además de distribuir medicamentos y equipo médico, suministros nutricionales, y ayuda a niños heridos.

UNICEF ha contribuido igualmente a la rehabilitación y construcción de escuelas, realizado transferencias de efectivo incondicionales y repartido artículos de higiene personal a los más vulnerables y combustible para empresas hídricas y camiones cisterna para los millones de desplazados, incluyendo las víctimas de los enfrentamientos en Taizz, Saada y otros lugares.

UNICEF pide urgentemente 237 millones de dólares EEUU para continuar su labor en Yemen.

Labor del PMA

El PMA trabaja para proporcionar ayuda alimentaria urgente mediante la distribución directa de alimentos y cupones para alimentos a casi siete millones de personas en Yemen. El PMA presta además asistencia nutricional a mujeres lactantes y embarazadas, así como a niños que padecen malnutrición aguda moderada o están en riesgo de padecerla.

Dentro del Plan de Respuesta Humanitaria para Yemen de 2017, el PMA solicita fondos por valor de más de 950 millones de dólares EEUU para ayudar este año a más de siete millones de yemenís.

Los resultados preliminares de la ESANE se han incorporado al Plan de Respuesta Humanitaria 2017 para Yemen, que también se ha presentado esta semana. Las conclusiones se utilizarán igualmente para elaborar la próxima Clasificación integrada de la seguridad alimentaria y la fase humanitaria (CIF) para Yemen, cuya publicación está prevista en marzo. Se están realizando análisis complementarios sobre los resultados de la ESANE y se ofrecerá un informe final en marzo.