Inicio  > La FAO en acción > Rendición de cuentas ante las poblaciones afectadas

La nueva app

Descargue ya!

Llamamientos recientes

Documents

Projects

Otros recursos

Síguenos en

Rendición de cuentas ante las poblaciones afectadas

Rendición de cuentas ante las poblaciones afectadas

La FAO define la rendición de cuentas

La FAO define la rendición de cuentas ante las poblaciones afectadas en situaciones de emergencia humanitaria desde la perspectiva de los derechos humanos. Para la FAO, la rendición de cuentas ante las poblaciones afectadas significa un compromiso activo de los participantes en labores humanitarias y las organizaciones para utilizar su poder de manera responsable teniendo en cuenta a las personas a las que se intenta asistir y rindiendo cuentas ante ellas.

La creciente tendencia hacia la rendición de cuentas ante las poblaciones afectadas alienta a los participantes en labores humanitarias a reconocer el considerable poder que poseen con respecto a las comunidades afectadas por los desastres y ser diligentes al garantizar el ejercicio de manera responsable en todos los niveles del sistema. El concepto de rendición de cuentas ante las poblaciones afectadas fomenta el principio subyacente de que las personas afectadas por las emergencias son partes interesadas fundamentales de los organismos de ayuda humanitaria y tienen el derecho fundamental a expresar su opinión, y que los participantes en las labores humanitarios tienen el deber de responder.

Conseguir buenos resultados con la rendición de cuentas ante las poblaciones afectadas va de la mano con prácticas positivas en materia de género, protección, VIH/SIDA y minusvalía, por ejemplo. Además, la opinión general sostiene que favorecer la participación de las comunidades afectadas por los desastres en todas las fases del ciclo del programa mejora la eficacia de los programas humanitarios y, por tanto, de sus resultados y realizaciones.

El buen funcionamiento de los sistemas de rendición de cuentas ayuda a garantizar que los programas satisfagan las necesidades identificadas, reduciendo al mismo tiempo la posibilidad de error, corrupción y la necesidad de reclamar. Por consiguiente, cuando la rendición de cuentas se realiza de manera adecuada, las mujeres y los hombres que reciben ayuda están bien informados, intervienen en el intercambio de comunicación, participan en la adopción de decisiones que afectan a sus vidas y se sienten seguros y bien acogidos para reclamar si, por ejemplo, notan que algún aspecto de la respuesta no es adecuado o tiene consecuencias imprevistas o inoportunas.

Historias relacionadas

No se hallaron datos.